Enrique Aguirre

Enrique Aguirre


Director de OMS dijo que acaparamiento de dosis por países ricos socava esfuerzos de vacunación global, necesaria para detener el virus

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, denunció este lunes que algunos países ricos están socavando el reparto global de vacunas contra el Covid y les instó a replantearse las revisiones al alza de sus acuerdos con las farmacéuticas.

En una rueda de prensa virtual junto al Presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, explicó que cuando los países ricos revisan sus contratos para comprar más vacunas esto repercute negativamente en los estados que participan en el Fondo de Acceso Global para Vacunas Covid-19 (Covax), que pueden recibir menos dosis o más tarde.

Tedros agradeció las recientes promesas de los países del G7 para aportar 7 mil 500 millones de dólares al Covax, pero advirtió que no basta con financiación.

El dinero de por sí "no sirve para nada" si en los primeros compases de la campaña de vacunación, cuando las dosis que se pueden producir y comercializar no satisfacen la demanda global, los países de renta alta acaparan todas las partidas.

"Las ayudas son importantes, pero a la vez quiero apuntar los retos a los que nos enfrentamos. Incluso con el dinero. Si no podemos comprar vacunas, el dinero no sirve para nada. Algunos países industrializados están comprando más dosis y en consecuencia los contratos con Covax se están viendo afectados", afirmó.

Instó a los países ricos a plantearse si al actualizar al alza sus contratos con los productores de las vacunas-como han hecho recientemente Estados Unidos y la Unión Europea (UE), aunque Tedros no citó a ninguno en concreto-no están "poniendo en cuestión toda la iniciativa Covax".

Deben analizar, antes de pedir más dosis a los productores, si su decisión no tiene efectos negativos en las vacunas de Covax, agregó el director general de la OMS.

Steinmeier aseguró en este sentido: "los recursos financieros son necesarios, pero no son vacunas".

Tedros apeló a la solidaridad y a la ética, pero también se trata, argumentó, de proteger "al conjunto del mundo", porque la pandemia sólo se podrá vencer cuando se venza globalmente. "Las islas de felicidad no van a durar mucho", agregó.

Por su parte, Steinmeier afirmó que es necesario actuar de forma global contra el Sars-CoV-2.

"Una campaña de vacunación global es del interés de todos, incluso para los países ricos. Socavar Covax no sólo es un problema para los no inmunizados, también lo es para los países donde la población ya ha sido inoculada", explicó el responsable de la OMS apuntando a posibles variantes para las que las primeras vacunas no sean efectivas.

Tedros reconoció que los gobiernos están comprometidos, en primer lugar, con su ciudadanía, pero señaló que hay que explicar que no sólo basta con inmunizar a las personas de un país, es "mejor proteger a todo el mundo".

Frente a este problema, el director general de la OMS pidió un aumento significativo de la producción de vacunas tan rápido como sea posible para poder volver a la normalidad.

Abogó por la cooperación entre farmacéuticas (con la licencia de fórmulas autorizadas, por ejemplo), pero evitó posicionarse sobre la propuesta de eliminar las patentes de forma excepcional para el Covid y lograr así una producción masiva y barata.

Steinmeier apuntó además otro ángulo del denominado nacionalismo de las vacunas, pues la pandemia se ha convertido a su juicio en un momento geopolítico donde algunos países, en referencia a Rusia y China, están repartiendo dosis a otros países con objetivos políticos, algo que podría tener "enormes consecuencias para nuestro futuro".

Covax es una alianza dirigida por la OMS, la alianza para las vacunas GAVI y la Coalición para la Promoción de Innovaciones a favor de la Preparación ante Epidemias (CEPI) con el objetivo de garantizar el acceso equitativo a las vacunas contra el coronavirus. Hasta el momento ha adquirido 330 millones de dosis en nombre de 140 países.

Los países del G7 anunciaron este viernes 7 mil 500 millones de dólares para Covax, encabezados por las aportaciones de Estados Unidos (2 mil millones de dólares) y Alemania (mil 818 millones de dólares).

EFE
Ginebra, Suiza
Lunes 22 febrero 2021.



•    Fue titular de Seguridad Pública con Rafael Moreno Valle


•    Nombran al morenovallista Ardelio Vargas como subsecretario de Gobierno en Segob


El gobernador Miguel Barbosa Huerta nombró al ex morenovallista Ardelio Vargas Fosado como subsecretario de Gobierno de la Secretaría de Gobernación.

El funcionario ya fungía como asesor del mandatario morenista y el 4 de junio de 2020 destacó en las negociaciones con policías estatales que demandaban un aumento salarial y tras el paro por tercer día consecutivo.

El 5 de octubre de 2020 también fue el mediador en las protestas por la detención de cinco custodios por un caso de tortura en contra de dos reos de la cárcel de Tehuacán.

La notificación de Ardelio Vargas Fosado a Gobernación se dio a conocer en la cuenta oficial de Twitter del gobierno de Puebla donde se indica que Vargas Fosado cuenta con “la experiencia” para desempeñar su nuevo encargo en el servicio público con profesionalismo, “en favor de las y los poblanos”.

Ardelio Vargas Fosado fue el segundo secretario de Seguridad Pública del Estado (SSP), en la administración del entonces gobernador Rafael Moreno Valle.

En el informe de 2013 de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CDH) de Puebla destacó 11 operativos violentos que se llevaron a cabo en los primeros ocho meses del gobierno morenovallista, cuando Ardelio Vargas Fosado se encontraba al frente de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Uno de los casos más polémicos ocurrió con el desalojo violento de 500 personas que mantenían ocupadas 400 hectáreas de la ex hacienda de Atlamaxac en el municipio de Chignahuapan, del cual resultaron decenas de personas lesionadas entre ellas una mujer de 70 años, que recibió el impacto de un petardo.

Ardelio Vargas Fosado es originario de Xicotepec de Juárez, de donde fue presidente municipal durante 1987 a 1990 con el Partido Revolucionario Institucional (PRI). Su hija Guadalupe Vargas mantiene su militancia en el tricolor y es alcaldesa de este municipio con licencia.

En 2009-2011, Ardelio Vargas fue diputado federal del PRI por el Distrito 1 de Huachinango.

De 1994 a 2007 tuvo cargos federales como delegado del Centro Investigación del Centro de Investigación y Seguridad Nacional en Chiapas y Oaxaca, director de Investigación y de Seguridad del CISEN, Jefe del Estado Mayor de la Policía Federal Preventiva y Comisionado de la Policía Federal Preventiva.

e-consulta
Karen Meza
Puebla, México
Lunes 22 febrero 2021.


Jesús Silva-Herzog Márquez

El ideólogo no es solamente ciego, es también insensible. No reconoce otra fuente de indignación más que la que es combustible de su propio programa. No todo sufrimiento lo conmueve. Si no es llama de su causa, el dolor de los otros es la experiencia más remota, la más ajena. Solo la rabia de los suyos le parece digna. La de los otros es un engaño.

La torpeza del presidente López Obrador frente al feminismo no es pura ceguera intelectual, no es solamente el achaque de un conservador que es incapaz de tomarle el pulso a las causas más hondas y más potentes de la hora. Es, ante todo, un trastorno de la sensibilidad. En su respuesta a las exigencias feministas se revela claramente el perfil de un político obsesivo que deja de ver, pero, sobre todo, la insensibilidad de un hombre que es incapaz abrirse a la experiencia de otros.

López Obrador ignora los datos que no le gustan, desatiende la crítica lanzándose a la descalificación de quien la formula, cierra los ojos al efecto de sus decisiones y se empecina en seguir la ruta que trazó desde un principio. Su respuesta ante el dolor de las víctimas de la violencia machista es la consecuencia emocional de esa cerrazón: indiferencia y aun hostilidad a quien se duele por causas que no aparecen en el listado de agravios por él reconocidos. ¡Ya chole!, dice. Ya basta de hablar de la violencia machista y del respaldo político que le da mi partido. Hablemos de lo que yo quiero hablar y solamente de eso.

El comodín que usa para explicarlo todo no sirve para comprender las demandas feministas. La dicotomía política de liberales contra conservadores que el Presidente esgrime cotidianamente es absurda, cuando no contraproducente para su causa. El feminismo, literalmente, lo saca de quicio. Se trata de la irrupción de una agenda que lo desborda, que lo fastidia, lo exaspera. Ninguna oposición logra ese efecto. Ni este periódico, ni los intelectuales, ni las organizaciones de la sociedad civil, ni lo que queda de los partidos, lo enfada como lo hacen las mujeres que exigen lo elemental. El libreto ideológico le funciona para justificar el dispendio disfrazado de austeridad. Machaca eficazmente el relato histórico para atizar sus pleitos y para dispersar las distracciones. Me parece que todavía son recursos útiles porque magnetizan la polaridad, porque alientan a los suyos y porque provoca a los otros. Son, en efecto, las riendas retóricas de la conversación nacional. Pero los reflejos presidenciales ante el feminismo lo dejan solo, lo exhiben hasta con los suyos como criatura de un tiempo ido, lo confrontan con seguidores que apenas se atreven a balbucear su enfado pero que saben perfectamente bien que las manías del Presidente son indefendibles.

Al atropello del arrebato se suma el atropello de la protección política. A la violencia del impulso brutal, la agresión del desprecio desde la cúspide del poder. El presidente López Obrador ha agredido con el peor de los insultos a las mujeres que denuncian la violencia machista. Lo ha hecho reiteradamente. Ha negado que las activistas sean propiamente sujetos. Las describe agresivamente como instrumentos al servicio de las peores causas del país. No actúan por sí, sino al servicio de otros. Sabiéndolo o no, sirven "objetivamente" como juguetes de la reacción.

Si el feminismo ha sido la gran energía opositora en estos años es precisamente porque rompe las categorías que ha impuesto el relato oficial. Oposiciones, medios, organismos empresariales han terminado jugando en una cancha ajena para que el dueño del terreno imponga su dominio. Todas esas voces funcionan, en alguna medida, como resistencias prefiguradas y bienvenidas por el poder. El feminismo es otra cosa. No se alimenta de una nostalgia para restaurar el pasado reciente sino de la causa más radical de nuestra era. Se trata de un radicalismo justiciero que nada tiene que ver con la actuación política del régimen, convencido de que al feminismo se responde con cargos en el gabinete, evasivas y desdén.

 http://www.reforma.com/blogs/silvaherzog/      

Reforma
Ciudad de México
Jesus Silva-Herzog Márquez
Lunes 22 de febrero de 2021.


Fue detenida en el aeropuerto internacional de Dulles y será presentada mañana martes 23 de febrero ante la Corte Federal del Distrito de Columbia.

Washington.- Emma Coronel Aispuro, la esposa del narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, fue detenida la tarde de este lunes en el aeropuerto internacional de Dulles, Virginia, bajo la acusación de narcotráfico internacional.

El Departamento de Justicia indicó que Coronel Aispuro, estadunidense por nacimiento, será presentada mañana martes 23 de febrero ante la Corte Federal del Distrito de Columbia (Washington, D.C.) por medio de una audiencia virtual -video conferencia-.

“La esposa de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, líder de una organización mexicana de tráfico de drogas conocida como el Cártel de Sinaloa, fue detenida hoy en Virginia por cargos relacionados a su involucramiento en el tráfico internacional de drogas”, indicó en un comunicado de prensa el Departamento de Justicia.

El gobierno de Joe Biden indicó que Coronel Aispuro, de 31 años, fue detenida en el aeropuerto de Dulles, suburbio de la capital estadunidense, por lo que será presentada ante la Corte Federal este martes.

El Departamento de Justicia indicó que la esposa del Chapo está acusada de participar en una conspiración para distribuir cocaína, metanfetamina, heroína y mariguana para su importación a los Estados Unidos.

“Adicionalmente, Coronel Aispuro presuntamente conspiró con otros para apoyar a Guzmán Loera en su fuga de la prisión del Altiplano, localizada en Almoloya de Juárez; el 11 de julio de 2015”, establece el Departamento de Justicia.

Se agrega que después de que el Chapo fuera otra vez detenido, en enero de 2016, su esposa se volvió a involucrar con otros en un plan para otra fuga de su marido, uno de los líderes del Cártel de Sinaloa, previo a su extradición a Estados Unidos en enero de 2017.

“Coronel Aispuro está acusada de un cargo criminal de conspirar para distribuir un kilogramo o más de heroína, 5 kilos o más de cocaína, 1000 kilos o más de mariguana y 500 gramos o más de metanfetamina para su importación ilegal a Estados Unidos”, anota el Departamento de Justicia.

El anuncio de la captura de la esposa del Chapo fue hecho por el Asistente Interino del Procurador General de Justicia, Nicholas McQuaid, y el asistente del director a cargo del FBI, Steven D’Antuono.

Los fiscales a cargo del caso de la esposa del Chapo son Anthony Nardozzi y Kate Wagner.

El Chapo Guzmán fue sentenciado a cadena perpetua en 2019 en la Corte Federal del Distrito Este, en Brooklyn, Nueva York, en un proceso judicial que inició en noviembre de 2018 y al cual asistió Coronel Aispuro a casi todas las audiencias.

Proceso
Washington, DC, EU.
Lunes 22 de febrero de 2021.


Jorge Zepeda Patterson

•    A estas alturas la defensa que hace AMLO del candidato abusador no obedece a una especial devoción por Salgado, sino al hecho de que deponerlo de la candidatura constituiría un premio a la deslealtad de una fracción interna y una derrota ante la oposición.

•    Una y otra vez el Presidente ha hecho público que los misiles en contra de Macedonio se originaron desde el cuarto de guerra de su rival, es decir “fuego amigo.

El Presidente está atrapado en una tormenta de las llamadas perfectas con el polémico tema de la candidatura de Félix Salgado Macedonio a la gubernatura de Guerrero. Un atrabancado personaje quien ya era un candidato impresentable aun si no se hubiesen exhibido sus abusos en contra de las mujeres. Con este ingrediente adicional se ha convertido en la pluma de vomitar para la opinión pública y buena parte del resto del universo salvo para López Obrador y para muchos guerrerenses, a juzgar por los sondeos de popularidad.

Pese a la indignación generalizada, y convenientemente atizada y difundida por la oposición, AMLO parece estar decidido a concretar esta candidatura y por ende también lo hará su partido, por encima de la resistencia de muchas de las militantes y legisladoras de Morena.

Las razones para esto, que muchos ven como un empecinamiento, solo pueden especularse. En mi opinión obedecen a la mezcla de varios factores, como suele suceder con las tormentas perfectas.

Por un lado, y quizá el principal, la profunda molestia que tiene el mandatario con el rival de Salgado Macedonio, el ex súper delegado en Guerrero Pablo Amílcar Sandoval, posición desde la cual preparó su lanzamiento. Impulsado por esta poderosa plataforma, exhibir su rostro en cientos de espectaculares en la región y ser hermano de Irma Sandoval, titular de la Secretaría de la Función Pública, llevó a muchos a dar por sentado que se trataba de una candidatura asegurada. Sin embargo, en Palacio Nacional venían creciendo reservas sobre este grupo político desde hace algunos meses por razones acumulativas: los videos auto promocionales de la Secretaria, las polémicas protagonizadas por su esposo el académico y mediático John Ackerman, la puja de esta fracción por colocar a sus propios simpatizantes y aliados en comisiones y espacios políticos destacados y desencadenar rencillas dentro de Morena cuando no lo conseguían, además de la precampaña de Almícar considerada excesiva y onerosa desde la perspectiva del mandatario.

Sin embargo, hubo dos elementos adicionales que desencadenaron la animadversión presidencial. Uno, la investigación de la SFP en contra de Manuel Bartlett; y no tanto la investigación en sí misma sino el hecho de que este grupo quisiera convertir a la cabeza del director de la CFE en un trofeo de guerra para impulsar su propia popularidad, de allí la saña con la que se habría esculcado a familiares y cercanos del exgobernador de Puebla; un ímpetu convertido en acoso, a juicio de Palacio. El inmenso costo político que habría tenido la caída de su gran alfil en materia energética y que tal caída fuese por ambiciones de una facción política dispuesta a dañar al conjunto en aras de su propio proyecto, colmó la paciencia de AMLO.

La puntilla final fue el torpedeo de la candidatura de Salgado Macedonio, que antes del escándalo el centro había comenzado a promover para evitar que este grupo se hiciera del control de Guerrero. En realidad no se trata de un lopezobradorista de cuño, pero es alguien con quien el Presidente nunca había tenido mayores desencuentros; su celebridad local podía no obedecer a los motivos más encomiables, pero era obvio que se trataba de un personaje popular entre sus paisanos; eso y su lealtad eran razón suficiente para convertirlo en una opción útil para detener el ascenso de Pablo Almícar Sandoval.

Pero se desencadenó el escándalo del tenebroso pasado de Macedonio y el asunto se convirtió en una pesadilla. Una y otra vez el Presidente ha hecho público que los misiles en contra de Macedonio se originaron desde el cuarto de guerra de su rival, es decir “fuego amigo”. Una traición imperdonable de una facción interna en contra del interés del conjunto, a ojos presidenciales, porque el torpedeo a Salgado Macedonio se ha convertido en la gran bandera de la oposición. Aun menos gracia debe causarle el hecho de que se quiera mancharlo con la descabellada versión de que la elección de Salgado obedece a un supuesto pacto con los cárteles locales de la droga.

A estas alturas la defensa que hace AMLO del candidato abusador no obedece a una especial devoción por Salgado, sino al hecho de que deponerlo de la candidatura constituiría un premio a la deslealtad de una fracción interna y una derrota ante la oposición. Animal político como es, no se trata de que el Presidente ignore la legitimidad de las protestas de las mujeres y la comunidad en su conjunto, pero el uso que la oposición ha realizado de este escándalo y el hecho de que se origina en una traición interna, le llevan a priorizar la naturaleza instrumental y el oportunismo de sus enemigos y a no dimensionar la indignación de la opinión pública, ajena a estos intríngulis.

Desde luego, habrá una factura política por esta tormenta. A juzgar por el impacto de escándalos anteriores (suspensión del Aeropuerto de Texcoco, videos de su hermano Pío, liberación de “El Chapito” en Culiacán, negativa a usar tapabocas, por no hablar del desgaste que ocasiona una pandemia en marcha y su consiguiente infierno económico), tendríamos que concluir que no pasará de convertirse en tan solo una abolladura en la hasta ahora impenetrable armadura de su popularidad. El núcleo duro de sus simpatizantes se mantendrá incólume, aun cuando la suma de estas abolladuras comience a debilitar los contornos.

El problema es que entre los no simpatizantes, los no politizados y sobre todo, entre los otros actores y factores de poder, estas percepciones sí provocan un sensible daño. Parecerían confirmar, a ojos de la opinión pública, los peores adjetivos sobre López Obrador que desde siempre han propalado sus adversarios. En esa medida se traduce en un ambiente hostil para muchos de los proyectos de la 4T y entorpecen las posibilidades de que haga alianzas con otros actores sociales imprescindibles para llevar a buen puerto muchas de sus banderas.

Sin Embargo
Ciudad de México
Jorge Zepeda Patterson
Domingo 21 febrero de 2021.


La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y el Consejo Estatal de Coordinación del Sistema Nacional de Seguridad Pública (CECSNSP) de Puebla no acreditaron la compra de equipo y cursos para policías en los que supuestamente gastaron 96 millones 428 mil 100 pesos.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) calificó el hecho como posible daño patrimonial en su tercera entrega de la fiscalización de la cuenta pública 2019, publicada el sábado.

El órgano emitió una Promoción de Responsabilidad Administrativa Sancionatoria, a fin de que la Secretaría de la Función Pública (SFP) investigue las irregularidades y las sancione.

Las anomalías en la SSP y el CECSNSP corresponden al gobierno interino de Guillermo Pacheco Pulido y a los primeros cuatro meses del gobierno de Miguel Barbosa Huerta.

Cursos fantasma por 58.3 mdp

Del monto total, la ASF exhibió que 58 millones 313 mil 853 pesos se gastaron en supuestos cursos para capacitar a policías, pero no se comprobó la contratación.

El dinero se tomó del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública (FASP), pero se adjudicó al gobierno del estado, no a la SSP ni al consejo, lo cual constituyó otra irregularidad.

“Se presume un probable daño o perjuicio, o ambos, a la Hacienda Pública Federal por un monto de 58,313,853.32 pesos (cincuenta y ocho millones trescientos trece mil ochocientos cincuenta y tres pesos 32/100 M.N.), más los rendimientos financieros que se generen desde su disposición hasta su reintegro a la cuenta bancaria de la Tesorería de la Federación por destinar recursos del FASP 2019 para la impartición de cursos para personal policial, sin presentar evidencia de la formalización de un contrato o convenio de prestación de servicios, además que el gasto erogado se establece a nombre del Gobierno del Estado de Puebla, en incumplimiento de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público Estatal y Municipal, artículos 102, 103, 104 y 107”, ventila el informe de la ASF.

Compras irregulares por 38.1 mdp

Otro gasto que tampoco se comprobó fue por 38 millones 114 mil 300 pesos, para la compra de equipo médico y de laboratorio, material eléctrico, mobiliario y equipo de administración, cursos de capacitación, así como la aplicación de evaluaciones de confianza a policías.

“Se presume un probable daño o perjuicio, o ambos, a la Hacienda Pública Federal por un monto de 38,114,300.56 pesos (treinta y ocho millones ciento catorce mil trescientos pesos 56/100 M.N.), más los rendimientos financieros que se generen desde su disposición hasta su reintegro a la cuenta bancaria de la Tesorería de la Federación, por no presentar la documentación justificativa del gasto para la adquisición de equipo médico y de laboratorio, material eléctrico, mobiliario y equipo de administración, cursos de capacitación, aplicación de las evaluaciones de confianza, en incumplimiento de la Ley General de Contabilidad Gubernamental, artículo 70, fracciones I y II”, advierte el informe.

Perdonaron penas por 757 mp

Por otro lado, la ASF advirtió un daño patrimonial de 757 mil 793 pesos cometido por la Secretaría de Infraestructura de Puebla, por no aplicar penas a varias empresas constructoras de 19 obras en diversos municipios.

Las obras se ejecutaron con el Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF) y se concluyeron fuera del tiempo pactado, así que las empresas debían ser sancionadas, pero no fue así.

“Se presume un probable daño o perjuicio, o ambos, a la Hacienda Pública Federal por un monto de 757,793.14 pesos (setecientos cincuenta y siete mil setecientos noventa y tres pesos 14/100 M.N.), más los rendimientos financieros generados desde su disposición hasta su reintegro a la cuenta de la Tesorería de la Federación, por no aplicar las penas convencionales de los contratos números OP/ADE/SIMT-20190004, OP/LPN001/SIMT20190005 y OP/ADE/SIMT-20190476, debido a que no se terminaron las obras en el tiempo y forma de acuerdo a lo contratado”, exhibió la ASF.

Estas irregularidades se suman a los pagos de “aviadores” y personas difuntas que la Auditoría federal detectó en la Secretaría de Educación Pública (SEP) de Puebla.

e-consulta
Héctor Llorame
Ciudad de Puebla
Domingo 21 de febrero 2021.


• Existen dos tipos, la de impresos y de versiones digitales ilegales en internet: Quetzalli de la Concha, del grupo editorial Penguin Random House

• Cuando alguien compra en el mercado informal se convierte en patrocinador de actividades ilícita, sostuvo Kiyoshi Tsuru, socio fundador y director de TMI Abogados

• Continúan las actividades de la XLII Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería

La piratería editorial, poco a poco, de manera progresiva y como una enfermedad crónica, atenta contra la cultura nacional. Pero no sólo eso: cuando alguien decide adquirir un libro pirata financia a quienes no respetan el estado de Derecho, coincidieron en señalaron expertos de la industria editorial.

Al participar en la mesa redonda virtual “Piratería editorial”, que forma parte de las actividades de la XLII Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, Quetzalli de la Concha, gerente Legal y de Derechos de Autor del grupo editorial Penguin Random House, destacó que cuatro de cada diez libros que se consumen en el país son pirata, lo cual coloca a México en el primer lugar en venta de piratería de libro impreso.

Ese fenómeno, tolerado por el público y por las autoridades, ha ido creciendo exponencialmente. Hace 15 años dos de cada diez obras eran pirata; ahora ya son cuatro. Y eso tiene como consecuencia que el dinero por las ventas llega a la delincuencia organizada, y los autores, editores y casas editoriales que dan trabajo a más de 400 mil familias no reciben la remuneración que les corresponde.

Además, como público nos vemos afectados porque vamos matando lentamente a la industria editorial y al mercado legal de literatura en el país, remarcó la experta.

De la Concha aclaró que en este campo existen dos tipos de piratería: la industrial, es decir, de libros impresos que se encuentran en el mercado informal; así como versiones digitales ilegales en sitios pirata de internet.

En el primer caso, redes de la delincuencia organizada hacen tirajes de 20 mil o 30 mil ejemplares, y con ello lavan dinero de otras actividades que llevan a cabo, ya sea tráfico de drogas, armas o personas, así como  piratería de medicamentos, tabaco o alcohol.

Los libros que se ofertan en la vía pública o en los tianguis, son pirata. El público lector debe tener claro que no hay ninguna editorial que distribuya al mercado informal, y “para asegurar que no estamos comprando piratería hay que asistir a liberarías formalmente establecidas”, refirió Quetzalli de la Concha.

Añadió que los textos piratas pueden estar mal pegados, faltarles un capítulo, algunas páginas o estar encuadernados al revés, porque al delincuente le tiene sin cuidado la calidad de los ejemplares que vende, aunque de manera superficial parecen originales para engañar al comprador; y tampoco son tan baratos, a lo sumo 20 por ciento menos que un original.

Si compramos en el mercado informal está garantizado que estamos comprando piratería, y al hacerlo el dinero cae “en un sótano donde hay secuestrados, armas y drogas”. Así lo han evidenciado investigaciones a escala nacional e internacional. “Poner nuestro dinero ahí, es un suicidio colectivo”, calificó la expresidenta del Centro Mexicano de Protección y Fomento de los Derechos de Autor.

Para De la Concha la parte digital también es preocupante. Hay sitios de internet donde los usuarios pueden bajar libros “gratuitos”, cuando en realidad el objetivo es obtener información de sus datos personales y lucrar con ellos, o donde pueden ser víctimas de un hackeo en sus computadoras, junto con las cuentas bancarias, fotografías y el resto de la información que contenga el dispositivo. Peor aún, se engancha a menores de edad, lo cual puede llevar a otros ilícitos “escalofriantes”.

El consumo de contenidos ilegales en la red alcanza el 48 por ciento, según datos del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial. En 2020, con la pandemia, la lectura en pantalla creció 40 por ciento y la facturación de libros digitales sólo dos por ciento. Esto habla de la diferencia abismal entre el consumo legal e ilegal, destacó Quetzalli de la Concha.

Por ello, hizo un llamado a adquirir de manera legal los libros en cualquiera de sus formatos, y así proteger a los autores, “oxígeno intelectual y cultural para nuestro país y nuestra sociedad”.

En la mesa moderada por David García Escamilla, director editorial de la División Comercial Infantil y Juvenil de Penguin Random House, Kiyoshi Tsuru, socio fundador y director de TMI Abogados, recalcó que el acervo cultural de una nación es lo más importante que posee; es la manera en que se expresa el espíritu de un pueblo. “Y la forma de premiar a quienes nos regalan su poesía y prosa, es la propiedad intelectual”.

Los lectores, usuarios de internet o jugadores de videojuegos son también inversionistas, y pueden elegir dónde poner su dinero: en el mercado formal o informal. Cuando se deciden por la segunda opción, recalcó, se convierten en patrocinadores de actividades ilícitas que ponen en peligro el tejido de la sociedad.

“Cada vez que ‘bajo’ un libro o un videojuego pirata, me expongo a mí, a mi familia, a mis compañeros de trabajo, a la empresa para que la trabajo y afecto a todo el país”, subrayó.

Al hacerlo le damos acceso, por una puerta trasera, a delincuentes organizados y “mi dispositivo puede acabar siendo el blanco de un ataque cibernético que puede pegarle al sistema de pagos electrónicos del país o difundir un virus que ponga en riesgo a una organización o a la sociedad”.

Para los problemas que suceden en el ciberespacio también hay soluciones que provienen de ahí. En ese sentido, Kiyoshi Tsuru aconsejó a los autores migrar a la nueva etapa evolutiva de protección del derecho de autor en el entorno electrónico.

Puebl@Media
Ciudad de México
Domingo 21 febrero 2021.


López Obrador responde a las acusaciones de violación contra el aspirante de Guerrero con ataques a sus adversarios

De un lado, la defensa incondicional del precandidato por parte de Andrés Manuel López Obrador. Del otro, un clamor de la sociedad en su contra, malestar en el Gobierno y en Morena, la formación que lo sostiene, donde se han dado algunos cuestionamientos públicos, como el de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, o en todo caso se respira un elocuente silencio. La candidatura para gobernador del Estado de Guerrero de Félix Salgado Macedonio, un veterano político que creció con el presidente mexicano en el Partido de la Revolución Democrática (PRD), va camino de convertirse en una grave crisis interna en el partido del Gobierno. Salgado Macedonio es sospechoso de al menos dos violaciones y otros abusos sexuales y ha sido denunciado por tres mujeres en un país donde se registran 3.000 asesinatos machistas al año. Sin embargo, ha recibido un respaldo sin matices de López Obrador, que está cada vez más solo en esa defensa.

El mandatario ha recurrido hasta ahora a la estrategia habitual, que consiste en convertir los señalamientos que repercuten en el Gobierno o en su partido en un pretexto para cargar contra sus adversarios, la prensa y reafirmar su proyecto político. En esta ocasión, la gravedad del escándalo corre el riesgo de que esa táctica se vuelva como un bumerán. López Obrador ha rechazado apartar a Salgado y en sus últimas declaraciones sobre el caso calificó las críticas contra el precandidato de “campaña de linchamiento”.

“Cuando yo hago un señalamiento es porque tengo las pruebas, nunca una calumnia. Nada de la máxima de la mafia o del hampa del periodismo de que ‘la calumnia cuando no mancha, tizna’. No, no”, afirmó el presidente en la conferencia de prensa del viernes, en la que defendió que la decisión les corresponde a los votantes. “A ver, hay que preguntarle al pueblo de Guerrero, a las mujeres y a los hombres de Guerrero. Los que antes pensaban que el pueblo no existía se quedaron en el almanaque, no entendieron que ya hay un cambio y que el pueblo es ahora el actor principal de la vida pública de México, no es un convidado de piedra, ya no funciona, no sirve lo del llamado círculo rojo”, agregó.

Las violaciones denunciadas se remontan a 1998 y a 2017. Hay otro caso que está en manos de la Comisión de Honestidad y Justicia de Morena, una suerte de comité de garantías interno. Esa investigación permite ahora a los dirigentes de Morena evitar tomar abiertamente postura sobre el caso mientras se resuelve el expediente. El presidente nacional del partido, Mario Delgado, se ha escudado precisamente en ese argumento para evadir las acusaciones. “Hay un procedimiento que se está llevando a cabo que nosotros vamos a acatar. Vamos a respetar su resolución, lo informaremos en su momento”, manifestó durante una visita a Oaxaca, según recogió la prensa.

Las elecciones que renovarán la Cámara de Diputados y a los gobernadores de 15 de las 32 entidades federativas se celebran el 6 de junio y la campaña electoral comienza en abril, pero las actividades de propaganda para la votación del gobernador del Estado de Guerrero empiezan a principios de marzo. Es decir, el pulso para apartar a Salgado Macedonio está a punto de entrar en la recta final y aunque la formación ya lo ha ratificado aún queda pendiente la investigación interna. A eso se añade también el clima de molestia del mandatario con el adversario del precandidato dentro de Morena, Pablo Amílcar Sandoval, quien también aspiraba al Gobierno de Guerrero y finalmente hace semanas renunció a impugnar a su contrincante.

A pesar de la posición de López Obrador, el rechazo hacia el aspirante ha llegado hasta su gabinete. La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien sustituyó al mandatario en las conferencias de prensa matutinas durante su baja por covid-19, lo manifestó claramente esta semana, aunque no mencionó el nombre del político. Dijo que “el respeto irrestricto del derecho de las mujeres a vivir sin violencia es condición necesaria para un representante popular” y recordó que “es responsabilidad de cada partido demostrar que sus candidatos están a la altura de las circunstancias y proceder de acuerdo con las leyes”.

La senadora de Morena Martha Lucía Micher, presidenta de la Comisión parlamentaria para la Igualdad de Género, envió el jueves una carta a la dirección del partido en la que reclama una mayor ejemplaridad de los mecanismos de selección: “En estos momentos de recrudecimiento de la violencia contra las mujeres a lo largo y ancho del país, resulta indispensable que como instituto político se revise a fondo el proceso de selección de candidatas y candidatos, para evitar que sobre las y los candidatos pese cualquier atisbo de duda o de cuestionamiento sobre su conducta”. “El testimonio de mujeres víctimas de violencia sexual resultan ser la base para la intervención de las instituciones. No se puede descalificar a priori su veracidad, pues su palabra es el principio de la actuación justa”, señala el escrito. También la diputada de Morena Lorena Villavicencio contradijo la tesis del mandatario: “No estamos en contra de un personaje por un asunto partidario como dice el presidente. Queremos acabar con este clima de impunidad permanente, que se aplique la justicia y se repare el daño a las víctimas”, afirmó en un coloquio sobre el caso organizado por EL PAÍS.

El País
Francesco Manetto
Ciudad de México
Domingo 21 febrero 2021.


En su informe sobre el gasto público de 2019, la dependencia señala anomalías importantes en la Secretaría de Cultura, el aeropuerto que impulsó el PRI y los programas sociales del nuevo Gobierno. El monto es menos de la mitad de lo detectado en el último año de Peña Nieto

En su segundo informe sobre el gasto público del Gobierno mexicano y los órganos autónomos en 2019, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó irregularidades en el desembolso de 12.276 millones de pesos, unos 650 millones de dólares. Es el resultado del análisis de decenas de contratos de obra pública, convenios y esquemas de apoyo directo del Ejecutivo y de entes federales independientes. El trabajo de la ASF refiere por primera vez la fiscalización de programas sociales del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, como Jóvenes Construyendo el Futuro o Sembrando Vida. El monto es menor que en 2018, el último año de Gobierno de Enrique Peña Nieto, cuando se detectaron irregularidades por 28.876 millones de pesos, unos 1.440 millones de dólares.

Entre los entes fiscalizados con mayores señalamientos de presuntas irregularidades se encuentran la Secretaría de Cultura, la Secretaría de Bienestar y el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México S.A. de C.V., encargado de la construcción del nuevo aeropuerto de la capital, impulsado durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018). También aparecen Pemex o la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte. Con los señalamientos, la ASF invita a las entidades a que aporten documentación para solventar las irregularidades. En caso de no hacerlo, los auditores pueden proponer sanciones, incluso presentar denuncias penales.

Dentro de los señalamientos a la Secretaría de Bienestar, dependencia a cargo de Javier May, destacan los del programa Sembrando Vida y el esquema de “contratación de Servidores de la Nación”. Sembrando Vida es uno de los programas sociales emblema del Gobierno de López Obrador. Su objetivo, según la propia secretaría, es “atender la pobreza rural y la degradación ambiental” mediante proyectos agroforestales. La ASF explica, por ejemplo, que Bienestar dice haber entregado 74.962 apoyos económicos en efectivo a 61.602 beneficiarios por un valor de 338 millones de pesos, pero que no acreditó su entrega. Los señalamientos al programa Sembrando Vida suman un total de 609 millones de pesos, unos 30 millones de dólares.

En el caso del programa de Servidores de la Nación, el señalamiento es parecido. Adscritos a la Secretaría de Bienestar, el ministerio encargado de combate a la pobreza, los servidores han fungido de brigada del Gobierno federal en diferentes situaciones, la última, en la logística de la administración de las vacunas contra la covid-19. La ASF indica en este caso que Bienestar carece de documentación que compruebe el pago de 321 millones de pesos que la secretaría asegura haber pagado a los servidores de la nación en 2019. La ASF dice también que Bienestar transfirió 87 millones de pesos a tres cuentas bancarias “sin que presentara evidencia documental justificativa” que acredite que el dinero se usó para los honorarios de los servidores de la nación. Los señalamientos a Bienestar por este programa suman un total de 561 millones de pesos, algo más de 28 millones de dólares.

EL PAÍS ha contactado a un vocero de la secretaría de Bienestar, que ha recordado que la ASF permite, en esta etapa, que las dependencias auditadas resuelvan las irregularidades señaladas por los auditores. El vocero no ha querido comentar los casos de Sembrando Vida o el esquema de contratación de Servidores de la Nación.

El viejo nuevo aeropuerto

En el caso del aeropuerto que proyectó el Gobierno de Enrique Peña Nieto en el municipio de Texcoco (Estado de México), a las afueras de Ciudad de México, los auditores señalan irregularidades en el gasto de 3.215 millones de pesos. Proyecto estrella de la administración anterior, el Gobierno entrante sometió la obra a consulta popular. Antes siquiera de tomar posesión, López Obrador y su equipo preguntaron a la ciudadanía si querían que se construyera el aeródromo, una obra que superaría los 13.000 millones de dólares. La participación en la consulta fue baja, apenas un millón de personas, pero la respuesta fue que no. López Obrador decidió sepultar la obra, aunque su Gobierno ha seguido pagando parte de los contratos comprometidos durante la era Peña Nieto.

Varias de las irregularidades señaladas por los auditores apuntan a pagos realizados por “conceptos fuera del catálogo original”. Así, por ejemplo, en el contrato del “proyecto ejecutivo de pistas, rodajes, plataformas, ayudas a la navegación y otras instalaciones” del aeropuerto, la ASF indica que se pagaron ocho millones de pesos en el “diseño de infraestructura adicional para los paquetes de licitación nº 19 (pista 3), nº 20 (pista 6)”, etcétera, una suma que no era contemplada originalmente.

En el contrato de la construcción del “edificio terminal de pasajeros, vialidades de acceso, estacionamientos, torre de control y centros de control de operaciones”, los auditores afirman que no se acreditó “la realización del acompañamiento arquitectónico”, motivo por el que el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México desembolsó 229 millones de pesos, 11 millones y medio de dólares.

La ASF detectó irregularidades igualmente en pagos de 266 millones de pesos, 13 millones de dólares, con cargo al contrato para construir “las plataformas de la terminal, el edificio satélite, la terminal de carga y mantenimiento de aeronaves, del edificio del centro intermodal de transporte terrestre” y otras instalaciones. Y también en los contratos para la construcción de las “losas de cimentación” de la terminal y del centro de transporte terrestre intermodal, por 102 y 63 millones de pesos respectivamente.

No es la primera vez que la ASF señala pagos indebidos en la construcción del aeródromo o en la fase de cancelación de las obras. Los auditores señalaron en 2020 irregularidades en el pago de 2.598 millones de pesos ejercidos en 2018, todavía bajo el Gobierno de Peña Nieto.

Cultura y las deudas de años anteriores

La Secretaría de Cultura es una de las dependencias más analizadas por los auditores. Las irregularidades señaladas por la dependencia suman un total de 1.707 millones de pesos, poco más de 85 millones de dólares. Uno de las principales es el pago de 727 millones por supuestas deudas de años anteriores al 2019, “sin contar con la autorización correspondiente” y sin “proporcionar documentación que acredite que los bienes y servicios fueron recibidos a satisfacción”.

El segundo lote de contratos del que sospechan los auditores son con agencias de viajes, Viajes Premier y Artmex Viajes. Se trata de dos contratos por 206 millones de pesos, unos 10 millones de dólares. La ASF señala que la secretaría no presentó documentación relativa a la justificación de los viajes. El tercero es un contrato con dos empresas, Visión y Estrategia de Negocios y Lore Soluciones Integrales Empresariales de Sinaloa por 190, del que, dice la ASF, Cultura no presentó documentación que comprobara “la prestación de servicios”. Según una fuente de Cultura, este último contrato se firmó para contratar maestros de música, dibujo y teatro para niños en áreas rurales.

En total, la ASF realiza 27 señalamientos a la Secretaría de Cultura. Como en el resto de casos, la dependencia tiene ahora la oportunidad de aportar documentación que solvente las dudas de la ASF. Preguntado en general por la cantidad de irregularidades detectadas en el gasto de Secretaría de Cultura en 2018, un vocero de la dependencia ha indicado “las áreas responsables se encuentran informadas en relación a los requerimientos derivados de esta auditoría y están en proceso de seguir remitiendo información complementaria”.

El País
Pablo Ferri
Ciudad de México
Domingo 21 febrero de 2021.


Los casos que implican al divulgador, diplomático y filántropo mexicano están estallando en las redes sociales. Todos comparten el mismo patrón: chantaje, poder y citas en el sótano de la casa

Las víctimas eran conducidas al sótano de la casa, sin ventanas, las luces tenues, el vino dispuesto con alguna botana, una mesita de centro, dos sofás, siéntate, toma un trago, al fondo, la pantalla de cine y las bocinas. Y la puerta cerrada con llave. Ábreme. ¿No te vas a despedir? El dinero, al final, para comprar ropa, para cerrar bocas: la credibilidad la tengo yo, tú solo eres una niña. Y después, llegar a casa y vomitar para ver si sale la culpa, el miedo y el asco. La guarida de Andrés Roemer la describen a la perfección las mujeres que han denunciado agresiones, todas el mismo relato, el mismo proceder del nuevo “depredador sexual”, como le llaman, que estos días se desayuna, merienda y cena con confesiones en Twitter calladas por mucho tiempo. “Nunca había vivido un dolor tan grande”, ha dicho a este periódico. “Ahora te linchan igual si echas un piropo que si descuartizas a una persona”, afirma.

Andrés Roemer es un hombre prestigioso en México: profesor, diplomático, conductor del programa dominical ADN40 en TV Azteca, divulgador científico, actividades políticas, galardonado en las mejores casas académicas, cofundador junto al magnate Ricardo Salinas Pliego -cuya amistad enarbolaba ante las víctimas, según dicen estas- del Festival La Ciudad de las Ideas, un semillero de proyectos para mentes brillantes. Un hombre de poder con los mejores contactos. La reputación le da estos días la espalda gravemente. Tres mujeres han contado su caso, con nombre y apellidos, a este periódico. Otras han dejado amargas experiencias bajo el anonimato en redes sociales. Hasta seis mujeres lo acusan, sin denuncia en tribunales, de violación o abusos y el asunto tiene visos de seguir. Los mensajes en internet dicen ahora que muchos sabían lo que escondía bajo tantos honores este hombre que sigue conservando su trabajo en la televisora mexicana.

Roemer lo niega todo y asegura que se trata de un complot contra él urdido en otras esferas, empresariales. “El linchamiento mediático ha sido exagerado”, se queja. Dice que no tuvo nunca mala intención con nadie, pero que no sabe si son reales o no algunas acusaciones. En todo caso, “nunca hay que desmentir a un ser humano, solo escucharle y crecer”. “Ofrezco, en nombre de muchos hombres, nuestra ignorancia en temas que tenemos trabados inconscientemente”.

La bailarina Itzel Schnaas ha hecho saltar por los aires el último escándalo de abusos sexuales en México, cuando aún no se apaga el incendio originado por la candidatura electoral para gobernador de Guerrero de Salgado Macedonio, acusado de dos violaciones y varios abusos. Ella ha grabado un video contando su experiencia en aquella cámara subterránea. Schnaas se defendió bien de los manoseos. Otras corrieron peor suerte. Lo sucedido con Andrés Roemer, a decir de las víctimas, guarda similitudes con el caso de Harvey Weinstein, el famoso productor de cine estadounidense que dio origen al Me Too. Hombres de poder que chantajean a las mujeres con jugosas oportunidades laborales o con arruinar sus trabajos si no acceden a sus criminales deseos.

“El respetable, el filántropo, el intelectual, te engaña. Mucha gente lo admira, no puedes creer que vaya a actuar así”, dice la periodista Monserrat Ortiz. Ella solo tenía 22 años, ahora 27, cuando el chófer privado la introdujo a la casa por el garaje hasta el estudio del sótano donde Roemer celebraba sus “reuniones importantes”. Le había ofrecido un trabajo como traductora en sus ratos libres, bien pagado. Las condiciones las discutirían en casa, hasta donde la trasladó el chófer desde las oficinas de TV Azteca, su trabajo en aquel entonces. Hasta ahora, no había contado con detalle, dice por teléfono, lo que ocurrió aquella noche. El vino que no bebió, los ojos de él que no se quitaban de sus piernas. “Llevaba un vestido y me coloqué la chamarra sobre las rodillas porque me sentía incómoda, pero me la quitó y la puso en el perchero. Entonces me cubrí con un cojín, me lo quitó también. Qué bonitas piernas, ¿te has puesto el vestido para mí? Ortiz se fue paralizando por completo. Cuando todo acabó y él se subió el pantalón le ofreció unos siete mil pesos, que la muchacha dejó allí. “La próxima cómprate un vestido caro para mí”. Y aún se sacó del bolsillo algunos dólares. “Por si te falta”, le dijo, siempre según el relato de la mujer.

Antes de todo aquello, Ortiz no comprendía por qué las víctimas se paralizaban, por qué no denunciaban, por qué no huían. Ahora ya lo sabe. Y no puede olvidarlo. Llegó a casa con una tonelada de culpa. Se indujo el vómito, se bañó y tiró el vestido manchado a la basura. Nunca lloró, nunca se lo contó a nadie hasta años después, a su hermana. Solo pidió a su jefa que no le mandara más entrevistar a ese señor, sin detalles, y ella accedió. La culpa no le abandonaba. “¿Cómo pude caer en su juego, por qué me puse ese vestido? Pensé que igual él tenía razón para pensar que yo buscaba otra cosa. No sentía coraje contra él, sino contra mí”, se sorprende todavía. “Aquella noche le pedí que respetara a su esposa en lugar de pedir respeto para mí. Yo tenía toda la culpa. Incluso llegué a pensar que había sido una relación consensuada de tanto como me culpé”.

Aunque nunca denunció, -acudir a las autoridades no es un camino de rosas en México-, son muchos los detalles y escenarios que guarda en su cabeza. Los que han de salir a la luz en una demanda colectiva si las mujeres que trabajan en eso consiguen redondear la causa jurídica. Periodistas Unidas de México (PUM), la organización que ha estado canalizando estos mensajes acusatorios contra Roemer, trabaja en armar una red entre todas ellas, sumar esfuerzos y denuncias hasta que todo tenga su aterrizaje en los tribunales.

Son, en efecto, muchos los testimonios que ponen sobre la misma pista. Talia Margolis, que trabaja en comunicación para una empresa de pinturas, también se cruzó en su día con Andrés Roemer. Entonces el ámbito común de ambos era la Ciudad de las Ideas. La empresa de Margolis gestionaba las becas para los talentosos. Tenía 21 años. “Se sentó frente a mí, tan pegado que sus rodillas rodeaban las mías. Alabó mi talento y luego me dijo: qué ricas chichis [tetas] tienes. Me paré. Yo aquí he venido a hablar de trabajo, le dije. Me acuerdo de aquella sonrisa. Está bien, me dijo, perdón. Pero al momento volvió a las andadas: ¿estás depilada?, me preguntó”. Margolis temblaba. “Hace 10 años no existía toda esta conciencia que hay ahora. Solo lo veía como un hombre importante que me decía que iba a llegar muy lejos con su apoyo. Hacía tres o cuatro años que tenía ganas de denunciar, pero no quería hacerlo sola, quería estar acompañada. Y sabía que no era la única. Somos tantas…”.

En eso llegó la rabia de Itzel Schnaas, de 31 años, y todo saltó por los aires, la vergüenza de las víctimas y el prestigio de Andrés Roemer. La historia de Itzel Schnaas, video incluido, es algo distinta de las demás, porque ella procede de una familia con contactos entre la clase poderosa de México. Su padre es juez internacional de barcos de vela, comparte espacios de lujo con las altas esferas en Valle del Bravo, Puerto Vallarta. Allí recalan los altos ejecutivos de Salinas Pliego, y Roemer y ella tienen conocidos en común. Schnaas llegó a la casa advertida, pero sin intimidarse, aunque salió llorando, pero nunca mostró miedo ante él, dice. No se libró de sus manoseos que dejaban caricias no pedidas entre sus piernas “mientras él se agarraba el pene”. Roemer también le ofreció dinero para comprarse una bonita falda “para la próxima”, asegura. Y, como en el resto de casos, sufrió los mensajes de wasap. A pesar de ello, repite varias veces por teléfono: “Yo sé que soy la menor de sus víctimas”.

Ella lo ha denunciado públicamente tras emprender un proceso en la Unidad de Género del Grupo Salinas Pliego del que salió, afirma, con credibilidad, y él con una enorme mancha en su expediente que no le ha apeado de su trabajo. Roemer niega que este proceso existiera. “Le vi un día antes de publicar el video, por mediación de una conocida común. Me dijo que no esperaba eso de mí, que a mí no me había violentado. Se iba de hocico, con esa frase. Le leí el texto de mi video. Lloró, tembló y me pidió que no lo hiciera”, asegura Schnaas.

Roemer tiene previsto publicar un comunicado con sus explicaciones, pero antes, ha hablado con este periódico: “Es importante no hacerle a los demás lo que no quieren que les hagan”, dice, pero ofrece disculpas “a cualquier ser humano al que haya faltado”. Achaca estos comportamientos, cuando ocurren, a un “patriarcado mal manejado”. “Nunca he percibido que no hubiera un mutuo consentimiento. Entiendo perfectamente que los hombres tenemos una educación patriarcal muy equivocada y tenemos que aprender, crecer, escuchar, comunicarnos, madurar enormemente”. Niega “al cien por cien” la violación de la que le acusa Monserrat Ortiz, a quien dice no conocer. “En eso no hay la más remota duda, eso no es interpretable, eso ya es llevar al extremo las ganas de hacerme daño. Hasta yo recomiendo que sí te dan una bofetada pongas una denuncia penal, cosa que yo no tengo. Eso es absurdo, barbárico, increíble, doloroso”, dice.

“He aprendido dos cosas”, sigue Roemer en conversación con este periódico: “Que probablemente tengo enormes enemigos y que, con independencia de mi caso, es imprescindible que en las escuelas, en las universidades, en los foros formales e informales, hay que enseñar [a los hombres] a superar y madurar”. Cuando habla de enemigos y se refiere a un complot, Roemer se refiere a los amigos que comparte con Itzel Schnaas o su familia, altos ejecutivos del grupo Salinas Pliego, de quienes infiere que quieren apartarle del negocio. La propia Schnaas, en declaraciones a este periódico contó que también se sintió utilizada cuando vio “esa pelea de machos” desatada que usaba su caso de abuso para dejar caer a Roemer del grupo.

El doctor y la bailarina, en efecto, se vieron en un restaurante del sur de la Ciudad de México un día antes de que ella lo acusara públicamente en un video. Aquella conversación fue grabada y Roemer ha extraído un fragmento que ha publicado en Twitter en la que se habla de esos supuestos enemigos empresariales. “Detrás de esta denuncia están los intereses de dos personas, ajenos a los derechos de la mujer, que para mí son imprescindibles”, concluye Roemer en Twitter. “Mi único propósito es que se esclarezca la verdad”, se despide.

La bailarina recuerda la frase que le dijo el doctor aquel día en el sótano: “Tú y yo nos vamos a llevar muy bien”. El hombre no sabía la tormenta que se le venía encima.

El País
Carmen Morán Breña
Ciudad de México
Domingo 21 de febrero de 2021.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Síguenos en Twitter