Enrique Aguirre

Enrique Aguirre


El líder del Partido Demócrata en el Senado dio a conocer que será durante la segunda semana del próximo mes que arranque el proceso

El juicio político del expresidente estadounidense Donald Trump comenzará en el Senado la segunda semana de febrero, varios días después de que la Cámara de Representantes envíe la acusación en su contra, dijo el viernes el senador jefe de la mayoría demócrata, Chuck Schumer.

Este cronograma refleja un acuerdo alcanzado con la minoría republicana del Senado, que permitirá al equipo legal del exmandatario prepararse y a la Cámara Alta avanzar en otros temas cruciales, incluida la confirmación de los nominados al gabinete del presidente Joe Biden.

La Cámara de Representantes acusó a Trump por segunda vez el 13 de enero, una semana antes de que dejara el cargo. Esta vez, es señalado de alentar a sus partidarios en la toma del Capitolio el 6 de enero. El caos desatado ese día dejó cinco muertos, incluido un policía, y conmocionó al país y al mundo.

Schumer dijo que el acta de acusación a Trump será entregada y leída en el Senado el lunes a las 19H00 (00H00 GMT). Los 100 senadores prestarán juramento como jurados del juicio al día siguiente.

Los miembros de la Cámara Baja asignados por la presidenta Nancy Pelosi como gerentes de juicio político (en la práctica unos fiscales), y los miembros del equipo de defensa aún por nombrar de Trump, tendrán tiempo para redactar sus escritos legales.

«Una vez que se redacten los escritos, la presentación de las partes comenzará la semana del 8 de febrero», dijo Schumer a sus colegas en el Senado.

En el ínterin, el Senado decidirá sobre las nominaciones del gabinete de Biden «y el proyecto de ley de ayuda por covid que brindaría alivio a millones de estadounidenses que están sufriendo durante esta pandemia», explicó Schumer.

«La sanación y la unidad solo llegarán si hay verdad y rendición de cuentas, y eso es lo que proporcionará este juicio», afirmó.

Los miembros deliberarán si Trump debe ser condenado o no por lo que la Constitución de Estados Unidos describe como «delitos graves y faltas».

Trump fue acusado de un solo cargo de «incitación a la insurrección» durante un discurso en Washington el mediodía del 6 de enero, antes de que una turba de seguidores suyos irrumpiera en la sede del Congreso durante la certificación de la victoria electoral del demócrata Biden.

«Rapidez sin precedentes»

El retraso del juicio es el resultado de un acuerdo que Schumer alcanzó con el líder de la minoría republicana del Senado, Mitch McConnell.

McConnell fue un aliado cercano de Trump en el Congreso durante los cuatro años de su mandato. Pero reprendió severamente al presidente saliente por tratar repetidamente de revocar los resultados de las elecciones y por su incitación a los manifestantes. Y dejó la puerta abierta a un posible voto de condena a Trump.

El influyente senador republicano planteó postergar el juicio hasta febrero, argumentando que Trump necesita tiempo para contratar abogados y preparar su defensa.

El viernes, McConnell evocó la «rapidez sin precedentes» del proceso en la Cámara Baja, donde Trump fue acusado tras sólo un día de debate.

Trump es el único líder estadounidense que ha sido acusado dos veces por la Cámara de Representantes.

En diciembre de 2019, el presidente republicano fue inculpado por «abuso de poder» y «obstruir el buen funcionamiento del Congreso».

Trump era señalado de pedirle a Ucrania que investigara presunta corrupción vinculada con su entonces rival político Biden, a cambio de desbloquear una ayuda militar crucial para ese país en guerra.

El Senado, entonces con mayoría republicana, lo absolvió el 5 de febrero de 2020 tras dos semanas de juicio.

Con el Senado ahora compuesto por 50 demócratas y 50 republicanos, y una mayoría de dos tercios necesaria para condenar a Trump, al menos 17 republicanos tendrían que votar en contra del expresidente para asegurar una condena.

Si eso ocurre, se llevará a cabo una votación posterior sobre la prohibición de que Trump ocupe un cargo público en el futuro, lo cual lo inhabilitaría para postularse en 2024, como ha insinuado. Solo se requiere una mayoría simple para inhabilitarlo.

Además de Trump, otros dos presidentes fueron sometidos a procesos de juicio político: los demócratas Bill Clinton, en 1998, y Andrew Johnson, en 1868.

El republicano Richard Nixon, en 1974, renunció para evitar ser acusado por el escándalo de Watergate.

AFP
Washington DC. EU
Viernes 22 de enero de 2021.


Luis Acevedo Pesquera

Ahora que ya se fue Trump de la Casa Blanca y que el presidente López Obrador dijo que confía en mantener una buena relación con Biden, al que ya le encontró coincidencias, mandó callar al Fiscal General de la República y mandó decir al secretario de Hacienda que con la nueva administración México “tendrá margen de maniobra” económica, conviene revisar un indicador que maneja el Fondo Monetario Internacional (FMI) para medir el nivel de incertidumbre global.

Este índice de incertidumbre mundial mide los asuntos económicos y políticos que generan inquietud entre la población de 143 países y que tienden a limitar la inversión, con lo que se afecta al consumo, el comercio, la generación de empleo, el desarrollo económico y democrático. Si ustedes quieren, desde una perspectiva neoliberal.

La información que se levanta trimestralmente señala que si bien la incertidumbre en el mundo ha disminuido en alrededor de 60 por ciento desde el máximo alcanzado al inicio de la pandemia de COVID-19 en marzo de 2020, se mantiene en el nivel de 50 por ciento por encima del promedio histórico entre 1996 y 2010.

Eso es resultado de las decisiones en materia política y económica de las naciones con más fuerza o poder relativo frente a otras. Es lo que explica el efecto locomotora, en donde la maquina poderosa jala o imprime el impulso a los vagones; con más vigor a los más cercanos y dependientes, para ir disminuyendo hacia el final del convoy.

Así, de acuerdo al FMI, el crecimiento de las principales economías de importancia sistémica en el mundo, como Estados Unidos y la Unión Europea, es un factor impulsor fundamental de la actividad económica en el resto del mundo, sin dejar de reconocer la importancia regional de China y Japón para la zona asiática.

Sin embargo, la evolución económica no es definitiva en los procesos de evolución de los países, sobre todo si se considera el elevado nivel de interdependencia que prevalece entre México y Estados Unidos. El progreso y, sobre todo, el aprovechamiento de los eventuales beneficios económicos depende de las decisiones políticas nacionales que, si no se adaptan a las condiciones establecidas por la locomotora económica, se convierten en una barrera a la entrada de cualquier beneficio para la sociedad, que se manifiesta como incertidumbre.

Por ejemplo, la incertidumbre relacionada con Estados Unidos durante el gobierno de Donald Trump fue el factor primordial del desasosiego mundial durante los últimos años. Por eso, históricamente se ha construido la idea de que cuando Washington estornuda al mundo le da una pulmonía económica, diría el exgobernador del Banco de México, Agustín Carstens. En los últimos 4 años, el FMI señala que la incertidumbre relacionada con Estados Unidos contribuyó con el 13 por ciento de la incertidumbre mundial, aunque hubo momentos en que llegó a niveles del 30 por ciento.

Pensemos en lo que han significado los acuerdos económicos para nuestro país, primero el TLCAN que marcó un cambio económico y político radical desde la perspectiva neoliberal. De los resultados y deficiencias derivados de ese cambio estructural de México, la responsabilidad ha sido de la representación política en todos los órdenes de gobierno y de las instancias encargadas de promover la participación política. Se han privilegiado los resultados electorales y no la transparencia ni la rendición de cuentas. De ahí el desdén ciudadano a la política y sobre todo a los políticos.

Las cosas no han cambiado en los dos últimos años.

La política se ha centrado en ofrecer resultados cuantitativos que se noten en sufragios y no en calidad de políticas públicas, con todas las consecuencias sanitarias, educativas y económicas, en donde éstas últimas abiertamente -como ya anunció el secretario de Hacienda- se basan en la mayor interdependencia del porvenir estadounidense vía el neoliberal T-MEC, a pesar de las aparentes diferencias ideológicas del gobierno mexicano con el nuevo responsable de la Casa Blanca.

Así, habrá que esperar los datos de lo que dirá el Índice de Incertidumbre Mundial para saber qué nos depara el destino con el proceso de transformación política que deberá consolidarse en términos económicos, desde la perspectiva del crecimiento de inversión privada y pública, producción, empleo, educación, salud, Estado de derecho y bienestar, que darán sentido a la calidad del gobierno, más allá de los discursos.

@lusacevedop

Quadratín
En Contexto
Ciudad de México
Luis Acevedo Pesquera
Viernes 22 enero 2021.


Carlos Ferreyra

 
Azorado, con mirada de ¿wath? el entejanado repitió, con voz tenue, tímida casi pero sin dejar de apuntarnos con su pavorosa escuadra, como se dice usualmente en las crónicas de notas roja, en la que estábamos en evidente riesgo de ingresar: les digo que dejen de mirar a las damas.

La bronca se armó porque dos señoras de evidente tenue virtud, sentadas en una mesa a pocos metros de la nuestra, cada que se les ocurría hacían un gesto, una carantoña hacia dónde Agustín Granados y yo estábamos comiendo.

Evidentemente nada pretendían con un par de sujetos que no eran precisamente unos galanes. Trataban de darles picones al par de acompañantes, ambos de temible catadura, con chamarras de piel, cinturones piteados, pantalones rectos y botas de víbora iguales, tacón alto.

Granados se puso de pie, mira do de frente al teóricamente temible pistolero, con su voz ronca, pero en tono festivo recalcando cada palabra, preguntó, cuáles damas, donde están y remató:

— Mira, no seas pendejo y guarda tu chingadera, que con una buena mentada de madre y dos cachetadas guajoloteras me tranquilizo.

No tuve tiempo para sentir temor, primero al ver la tranquilidad de Agustín y luego por el desconcierto del pistolero cuando intervinieron dos de nuestros ángeles guardianes, don Cándido y el señor Pichardo, ambos de edad avanzada que con la experiencia de décadas de trabajo cantinero en tono imperativo les indicaron que no permitirían que molestaran a la clientela.

Recogieron la mesa de los empistolados, les indicaron la salida y allí acabó el incidente.

—Don Candi —hicimos notar—se fueron sin pagar la cuenta.

—No importa, la pagan ustedes…

Un día se fue Agustín cumpliendo una ausencia que nadie esperaba. Yo menos que el resto, porque convivíamos y combebíamos a diario, en largas sobremesas repletas de ingenio, buenos recuerdos y sin mucha formalidad, destazamiento del acontecer nacional.

Para mí fue más que doloroso, porque las semanas anteriores a su larga marcha, no tuvimos mayor contacto. Sin darme a lo trágico, estuve pensando la razón del alejamiento de tan extraordinario amigo.

Nunca he sido partidario de culpar a otros de lo que puedo ser responsable. Pero en este caso no encontré una sola causa de nuestro distanciamiento. Consultada la persona que más cerca estaba de mi amigo, sólo me dijo que se estaba sintiendo enfermo, lo que era comprensible: a pesar de la prohibición médica, no dejó de fumar y tampoco redujo el consumo de bebidas alcohólicas.

Hace quince años de su alejamiento y lo recuerdo como si todavía ayer don Cándido Feregrino o el paisano Pichardo, ambos veteranísimos meseros de La Ópera, nos regañaran, nos pusieran en paz para no molestar a la clientela.

Porque con Agustín todo era fiesta. Hacíamos el programa de TV Cada Noche lo Inesperado, que conducía Luis Spota. El cerebro el creador era Héctor Anaya y Agustín y yo simples colaboradores. Festejábamos en el departamento de Anaya, en el edificio del Cine de las Américas, por la buena respuesta del público al programa.

En cierto momento fuimos por una botella de ron. Salimos, dimos vuelta hacia Chilpancingo, pero nos topamos con una cuarteta de idiotas que pensaron en robarnos nuestro preciado pomo.

No tenían por qué saberlo, pero Héctor lo mismo que Agustín era expertos en el arte de Fistiana, pero con patín yucateco, rodillazo en zonas blandas y todo lo necesario para defenderse de agresiones callejeras.

Cuidadosamente Anaya dobló sus anteojos que colocó en el bolsillo superior de la camisa… y se desató la madrina. El cuarteto de frustrados asaltantes ya no sentía lo duro, sino lo tupido, según reza el lugar común.

En cierta etapa de la trifulca me tuve de echar para atrás víctima de un ataque de risa. Héctor, furioso, le dice a uno de los contrarios: mira, aquí están tus pinches lentes para que aprendas a respetar.

Con furia, los remachó con los pies, los hizo moronitas, el armazón quedó inservible y mientras los otros huían, Anaya buscó sus anteojos en la bolsa donde ya no estaban. Los había hecho polvo. Bueno, tan cómico el asunto que al propio perjudicado le dio risa. Nos fuimos a casa con nuestra botellita de ron, defendida con tal denuedo que parecía la defensa de la virginidad de una princesa.

Granados se distinguió por su inteligencia, su enorme cultura y su retentiva. Era capaz de citar páginas de obras leídas por ejemplo en la Prepa. Con la advertencia de que no era repetidor sino menorista que digería todo lo que miraba en letras e ideas.

Hubo un programa cultural en canal 4, a cargo de Félix Cortés Camarillo. Por equis o zeta decidieron quitárselo y dárselo a Agustín. Muy buen programa, exaltaba la labor de escritores, pintores, músicos y muchos otros representantes de las bellas artes.

La grabación o transmisión del programa tenía como escenario una casa vieja de la colonia Portales. Apenas unos minutos antes de entrar al aire, el productor le entregaba ejemplos de la obra del personaje en turno, si era novelista, le bastaba media hora para memorizar una tercia de capítulos convenientemente repartidos en el libro.

Sus entrevistados se morían de la emoción, sentían que el periodista era adorador de sus letras. Llegaba a descubrir caminos en una obra, que el autor desconocía. Con la pintura era igual: entrevistas inteligentes para brillo de los creadores.

Era un programa que entraba en el impuesto sobre ingresos de la empresa, pagados con programas de contenido cultural. Otra trampa fiscal en favor de los empresarios.

Lamentos sin fin cuando desapareció inclusive la calidad de televisión cultural del canal.

Resaltó en la crónica de campaña en elecciones presidenciales y sus reportes desde el Congreso alcanzaban tintes de genialidad. De allí derivó una columna de comentarios políticos, que tituló: Dicen los que saben.

Este es un personaje, militante de la izquierda verdadera, en algún momento preso político, una intensidad de vida merece que algún biógrafo resalte su paso por el agitado mundillo de la información, en el que fue puntal, sin duda.

Agustín dice que se fue. Ya siempre lo espero, aunque, como va la cosa, seguramente lo alcanzaré yo y sólo deseo que el pomo defendido con tal denuedo, nos acompañe en esos momentos…

De memoria
Puebl@Media
Carlos Ferreyra
Ciudad de México
Viernes 22 enero 2021.


Jorge Rodríguez


En el cuarto de guerra preelectoral del diputado Gabriel Biestro Medinilla existe una auténtica preocupación por el rumbo que tomará el proceso interno de Morena para definir candidato a la presidencia municipal de Puebla una vez que arranque.

Si en sexenios gobernados por el PRI y por el PAN ser el candidato del mandatario era garantía para recibir la postulación a la que se aspiraba, con Morena, en el caso específico del estado de Puebla, las condiciones son distintas, principalmente porque el recién nombrado dirigente nacional de ese instituto político, Mario Delgado Carrillo, no ha podido, ni podrá, hacerse del control unipersonal del partido.

El grupo en el poder local, que apoya las aspiraciones del todavía legislador y líder del Congreso, confiaba en el empoderamiento del nuevo presidente morenista para contrarrestar la influencia y la capacidad de decisión que posee al interior del partido lopezobradorista la dupla formada por Bertha Luján Uranga y Alfonso Ramírez Cuéllar, para postular sin contratiempos a su favorito, lo que no ocurrió.

Al día de hoy, cuando faltan solo unos días para que Morena dé a conocer la convocatoria para el registro de aspirantes a la presidencia municipal, los acontecimientos sucedidos en ese instituto y el empuje mostrado por Claudia Rivera Vivanco para buscar la reelección han hecho ver a Biestro ya sus colaboradores en esta apuesta que podrían, con muchas probabilidades, quedarse en el camino, sin la candidatura que buscan.

El escenario que favorece las aspiraciones de la presidenta municipal en funciones, que un día dice que tal vez quiere, al otro que sí, que seguro, y al tercero que mejor prefiere esperar a la convocatoria, es el que ha llevado a los asesores del diputado a sugerirle que pida una contienda abierta, en las calles, ante la militancia, de manera que pueda evitar la manipulación de una encuesta armada en el escritorio para tratar de ungir a su competidora.

Así están las cosas en el partido que debería llevar a cabo todas las ventajas que otorga el ejercicio del poder para la elección intermedia.

Biestro anticipa una "imposición" de Luján en beneficio de Rivera, de ahí que considere que una elección abierta, con voto en urna de los simpatizantes del partido, sea la única alternativa para hacerse de la candidatura sin riesgos de por medio.

Si lograra convencer a los dirigentes del partido de recurrir a ese método de selección del candidato, o candidata, la movilización vendría a ser la herramienta que marcaría la diferencia entre el ganador y el perdedor, y ahí la gente de Biestro tiene plena confianza en las capacidades de uno de sus operadores, formado en las filas del PRD, para vencer a su contrincante, ni más ni menos que Eric Cotoñeto Carmona.

Sabedor de las pretensiones del aspirante, Edgar Garmendia de los Santos, algo así como encargado de despacho de la presidencia estatal del partido, ha insistido en el uso de la encuesta como método de selección.

Quien quiera competir, así sea Biestro, tendrá que hacerlo a través de la encuesta, ha dicho en corto y en privado el aliado de Claudia Rivera.

Biestro y compañía enfrentan una auténtica resistencia.

Por eso temen la unción, por segunda vez consecutiva, de la inquilina del palacio municipal.

Gorjeo: @jorgedzc

Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El Sol de Puebla
Jorge Rodríguez
Puebla, México
Viernes 22 enero 2021.


“Se trata de empatía con personas que viven episodios complicados en sus familias, como un familiar hospitalizado o en tratamiento”, dijo la alcaldesa de la ciudad de Puebla, Claudia Rivera Vivanco
   

Puebla, Pue. - Con recursos donados por servidores públicos municipales, la ciudad de Puebla puso en marcha un programa de apoyo para cremaciones y recargas de oxígeno a familias afectadas por el Covid-19.

Se llevará a cabo un pago único de cinco mil pesos por servicios de cremación por muertes causadas por el virus SARS-CoV2 y tres mil 500 por recargas de tanques de oxígeno generadas por la enfermedad.

La estrategia de apoyos también contempla recursos para medicamentos sedantes, antiinflamatorios y anticoagulantes a familias que así lo requieran y cumplan con los requisitos.

Con monto asignado de un millón 750 mil pesos, resultado de la aportación voluntaria de las y los Servidores Públicos del Ayuntamiento de Puebla, arrancará a partir de este miércoles el plan de ayuda.

El Sistema Municipal DIF Puebla será el encargado de llevar a cabo las acciones de difusión, planeación, seguimiento y control, contempladas en la estrategia.

“Se trata de empatía con personas que viven episodios complicados en sus familias, como un familiar hospitalizado o en tratamiento”, dijo la alcaldesa de la ciudad de Puebla, Claudia Rivera Vivanco.

El recurso será otorgado a los y las ciudadanos de la ciudad de Puebla y de sus 17 Juntas Auxiliares que soliciten el apoyo y que sus servicios de cremación y/o recarga de tanques de oxígeno correspondan al tiempo en el que esté vigente la estrategia.

El apoyo será entregado vía cheque, una vez que el ciudadano/a presente en tiempo y forma la documentación completa en original y una copia correspondiente para el apoyo solicitado.

El Universal
Édgar Ávila / Corresponsal
Ciudad de  Puebla, México
Jueves 21 de enero de 2021.


•    Anuncia Barbosa detenciones de exfuncionarios antes de las elecciones

•    El gobernador afirma que no se trata de una persecución política pues sólo se actuará donde existan casos comprobados de ilícitos cometidos en perjuicio del estado


Puebla. - Antes de las elecciones del 6 de junio habrá detenciones de exfuncionarios de gobiernos panistas y ese hecho no obedecerá a motivaciones de carácter político, sino al interés de castigar la corrupción del pasado y de hacer cumplir la ley, anunció el gobernador Miguel Barbosa sin revelar la identidad de los presuntos involucrados.

Barbosa negó que el colofón de las investigaciones que ahora mismo se realizan en la Fiscalía General del Estado pueda denominarse como una persecución política, por parte de los involucrados o de los dirigentes del PAN, debido a que solo se actuará donde existan casos comprobados de ilícitos cometidos en perjuicio del erario.

--¿Nombres gobernador? ¿Nos puede adelantar algunos?, preguntó El Sol de Puebla.

--No, no soy ministerio público, pero muchos de esos que han alzado la manita (para ser candidatos en el PAN), respondió.

En otro tema, el mandatario dio la bienvenida a la contienda por la presidencia municipal de Puebla a Claudia Rivera, Gabriel Biestro, Alejandro Armenta y a cualquier otro simpatizante de Morena que pretenda participar, pero pidió a los dirigentes de ese partido que elijan bien, en función del potencial de voto entre los eventuales electores y no de afinidades partidistas.

 “Que sea el perfil que requiere la sociedad, no el partido, la sociedad, porque estás compitiendo frente a una sociedad, no te están eligiendo para un cargo partidario”, subrayó.

Desde la Sala Juárez de Casa Aguayo, Barbosa habló también del tema más importante para los poblanos: la pandemia por coronavirus. De entrada, afirmó que, para el 25 de enero, cuando concluya el periodo de restricciones establecido en el último decreto, relajará algunas medidas para responder a las demandas del sector empresarial, pero con las precauciones que para entonces requiera el número de contagios y fallecimientos por la enfermedad.

--¿Cómo van las denuncias por corrupción presentadas en contra de funcionarios de los gobiernos pasados?

--Primero te diré que este asunto es un asunto de justicia, no es un asunto de persecución política, y nadie que haya violado la ley, cuando empieza una investigación, puede llamarse perseguido político. Nadie puede llamarse perseguido político si fue un corrupto. Es un asunto de aplicación de la ley.

--¿Qué pasó en el anterior gobierno?

--Con excepción del gobierno de Guillermo Pacheco Pulido, se cometieron actos de corrupción, diría yo, masiva, y se prepararon para que no se encontraran rastros. Se llevaron documentos, destruyeron documentos, muchísimas cosas, pero ya está muy avanzado todo, y el método fue muy sencillo.

Lo único que hicimos fue revisar obra por obra y ahí encontramos actos de corrupción, como seguramente habrá en el día a día de sus gobiernos, pero de eso no me estoy ocupando, me estoy ocupando de las obras, la corrupción que hubo en el CIS, en el tren turístico, en rueda de la fortuna, en el teleférico, en la plataforma Audi, en el centro expositor (…) la corrupción en Ruta 1, 2 y 3, la corrupción que hubo en el campo, en motocultores, en los temas de dragado del Atoyac y sanitización del Atoyac, donde se gastaron mil millones de pesos, un conjunto de cosas del manejo administrativo y financiero con facturas falsas.

Está todo y ellos lo saben. No es persecución política. Formaron un grupo de millonarios impresionante. Yo no voy a dejar que eso se quede sin castigo. Hoy esos que buscan candidaturas, que cometieron actos de corrupción, no me importa, es decisión de su partido otorgarles esa candidatura o no, pero es decisión de las instituciones determinar las responsabilidades, más allá de que sean candidatos.

- ¿Cuándo, gobernador, habrá casos concretados? ¿Cuándo veremos detenciones?

-Ya hay denuncias avanzadas contra muchísimos.

- ¿Nombres? ¿Nos puede adelantar algunos?

-No, no soy ministerio público, pero muchos de esos que han alzado la manita (para conseguir una candidatura en el PAN).

-¿Será antes del 6 de junio que sepamos de quiénes se trata?

-Claro que sí, pronto.

- ¿Antes de la elección?

-Sí, claro, pronto,

- ¿Qué tan pronto?

-No sé, a lo mejor unos días.

-¿Cómo se encuentra el estado en materia sanitaria, por la pandemia?

-Lo primero que te diré es que seguimos tomando decisiones claras y firmes. Tenemos una estrategia sobre los hechos que están ocurriendo. Venimos de vivir un desbordamiento social de fin de año, de principios de año, que es consecuencia de diversas causas: una confianza desmedida, una pérdida del miedo del coronavirus, la gente se desbordó, y este momento, que es mal momento para el tema de la pandemia, es consecuencia de esas situaciones, pero estamos actuando y yo estoy cierto que pronto sociedad y gobierno vamos a disminuir el número de decesos y vamos a disminuir el número de hospitalizados, pero hoy tenemos un problema grave que resolver.

Por eso tenemos restricciones que están contenidas en decretos, los últimos del 28 de diciembre y del 4 de enero del presente año, donde cerramos nuevamente muchas actividades no esenciales, donde pusimos protocolos, horarios, y que esto termina el 25 de enero y yo espero que para entonces hayamos bajado la meseta.

-¿Al día de hoy sabe si este periodo se prolongará después del 25 o si se van a reducir algunas de las restricciones?

-Seguramente vamos a abrir ciertas actividades, a mejorar condiciones para que la gente siga trabajando, pero no veo que vayamos a encontrar las condiciones de control social y de contagios para el 25, lo digo con franqueza.

- ¿Reducir los contagios corresponde a una tarea de responsabilidad social?

-Nosotros le llamamos el pacto comunitario, que no es un asunto que se firma, es un asunto que llama al convencimiento y la convicción de que todos debemos de cuidar a quienes estén con nosotros y que debemos de cuidar a la sociedad.

Si todos pudiéramos tener mayor cuidado con nuestras relaciones personales y nuestra forma de trabajo, muchas cosas que hacemos, estaríamos en condiciones de controlar la enfermedad. La vacuna va a venir a resolver de manera muy importante esto, pero no del todo.

A partir de del diagnóstico que ha realizado su gobierno, ¿cuáles son los sectores sociales más perjudicados y dónde tiene usted que apretar más para ayudar a la gente?

Esta enfermedad es como todas, no respeta clases sociales, posibilidades económicas, pero sin duda impacta más a los que menos tienen. Quienes han podido cuidarse más, también depende de cuántos recursos tienen para ello. Quienes se han confinado de manera estricta es porque tienen Posibilidades materiales para ello. Quienes no, son quienes se han contagiado más y quienes han fallecido más.

Por eso nosotros tenemos que ser muy claros en que hoy, la política social de los gobiernos, debe atender los esquemas de los segmentos más afectados. (Con la pandemia) va a haber más pobres, mucho más pobres, no solamente en Puebla, en el mundo. Los niveles de pobreza se van a agrandar, no sólo en número, entonces tenemos que estar muy solidarios con la ayuda social, alimentaria, de vivienda, de servicios básicos y eso tiene que ser al mismo tiempo de la recuperación económica, que tiene que verse a partir de las posibilidades de trabajo.

Tenemos que impulsar, desde las posibilidades que tenemos, las condonaciones fiscales, los diferimientos de pago, las garantías que hemos dado para que el gobierno federal otorgue créditos, el campo, porque la vida social continúa, y la seguridad tiene que ser una prioridad porque la delincuencia no para. La inercia social continúa.

-Los empresarios han emprendido una campaña nacional que repercute aquí en Puebla: “abrir o morir”, y a partir de eso insisten a los gobiernos locales que permitan la apertura de sus negocios. ¿les responderá positivamente para el 25? ¿Hará caso a los empresarios?

-Yo le hago caso al pueblo. Sí me fijo en todos los grupos organizados, en los empresarios, pero le hago más caso al pueblo, así de sencillo. Cuando yo veo esos reclamos me identifico con ellos, pero también les digo que si abrimos también morimos, ¿de acuerdo?, ya no me refiero a una muerte económica, sino a una muerte física. Entonces, cuidado con el juego de expresiones.

Nosotros hemos sido en Puebla sensibles a este tipo de cosas y estamos en plática permanente con los empresarios.

-Usted advirtió a principios de mes que para el 18 de enero podría haberse visto saturada la capacidad hospitalaria del estado. ¿Ocurrió así?

-Tenemos un nivel de hospitalización muy alto, el más alto desde que inició la pandemia. La ocupación de julio rebasó la ocupación de enero y por eso tomamos la decisión de cerrar muchas actividades el día 28 de diciembre, y por eso tomamos la decisión de hacer modificaciones el 4 de enero, por el nivel de alza, pero nos preparamos en la retaguardia.

Nosotros sabemos cuánto tiene de porcentaje de ocupación cada hospital, y cada hospital ya tiene capacidad de ampliar su número de camas. Por eso yo he dicho que no habrá poblano ni poblana que se quede sin recibir atención.

-¿Qué acciones va a realizar su gobierno este año?

-Primero te diré que nosotros no estamos parados por la pandemia, y el largo periodo del cierre del año pasado lo tuvimos que aguantar, pero a partir de septiembre comenzamos a desarrollar todas las actividades de obra pública y de proyectos que teníamos que hacer, con dinero propio, del gobierno del estado. Somos un gobierno que no tiene un peso de deuda y somos un gobierno que tiene finanzas sanas, porque somos un gobierno que trata de gastar lo menos posible, austero.

Tenemos 3 mil 350 millones de pesos en obras públicas caminando; 400 kilómetros de carreteras olvidadas, de la sierra, la mixteca, de todos lados; más de 500 acciones de obra pública en materia educativa; acciones de política social; mercados; auditorios, muchísimas cosas, cuestiones de pobreza, agua potable, alcantarillado, pavimentos. Tenemos la obra social que no existió en la época de que solo existían obras suntuarias. Lo que Puebla necesita es obra social y nosotros vamos a empezar ya en este mes obra social porque viene la campaña y vamos a parar porque de acuerdo a la ley vamos a parar. Tenemos que hacer cosas muy rápido.

- ¿Cuál será el papel del gobernador en el proceso electoral que ya ha comenzado?

-El que debe de ser: respetar a los órganos electorales. Yo seré quien se empeñe en que este proceso electoral sea el primero democrático en el estado. Con todo y lo que significa la competencia, la pasión electoral, la guerra declarativa, todo esto, vamos a empeñarnos en que las cosas salgan bien. Qué pasaba en procesos electorales anteriores. El Poder Ejecutivo controlaba los órganos electorales, acomodaba resultados y formaba procesos electorales ilegítimos. Eso ha ocurrido siempre. El gobernador se metía a una elección y hacía ganar o perder a un partido o a un candidato. Yo no me voy a meter.

Yo debería tener opinión, no derecho de definición, en mi partido, pero debo de tener opinión, eso sí, pero el derecho a definir no, porque no es así Morena, y qué bueno que no sea así. Yo de Morena podré tener opinión sobre la situación tan caótica que hoy vive, pero no tengo el derecho de tomar definiciones por ser gobernador. Morena tuvo que haberse institucionalizado después de lo del 2018, debió haber renovado sus órganos inmediatamente después de 2018 para tener en órganos de dirección a toda esta gente que ganó en 2018, pero se quedó con los mismos que estaban desde años anteriores, con un nivel de radicalismo muy especial y su forma de hacer política, y tienen en un caos al partido.

- ¿Este caos pone en riesgo a Morena de perder la elección de Puebla?

-Genera falta de eficiencia y de efectividad electoral. Tú ve los aspirantes que se registraron para ser candidatos a diputados federales, medianitos todos. El asunto es que la toma de decisiones en morena no es unipersonal.

-Dice que opinará usted en Morena. ¿Qué opinará en torno a la definición del candidato a presidente municipal de Puebla?

-Yo espero que Morena compita con quien mejor pueda ganar o quien mejor pueda competir, que participe con quien mejor pueda competir, y para ello quien mejor pueda competir es quien tenga mejor nivel de aceptación, mejor nivel de evaluación. Que sea el perfil que requiere la sociedad, no el partido, la sociedad, porque estás compitiendo frente a una sociedad, no te están eligiendo para un cargo partidario. Es para gobernar una sociedad. Si quien quiere competir tienen niveles altos de aceptación, de evaluación social, de honradez, de sentido político, que lo haga, si no, no.

Yo espero que sí, que no se equivoquen, que no se asuma que, porque Andrés Manuel tiene el 70 por ciento de aceptación, va a ganar, no. Se evalúa el cargo. Cuando se vota se evalúa el cargo, no se evalúa al presidente de la República, no se evalúa al gobernador. La gente evalúa el cargo, quién puede hacer el mejor papel en un gobierno municipal de Puebla.

-En una entrevista previa usted elogió al diputado Gabriel Biestro, que ya levantó la mano para participar en la contienda interna, pero ayer (martes) lo hizo también Claudia Rivera y la semana pasada Alejandro Armenta expuso que valora inscribirse. ¿Qué opina de Rivera y de Armenta?

-Tienen el derecho de aspirar y si son los mejores evaluados pues que sean los candidatos, cualquiera, o Biestro, o Claudia o Armenta, el que sea mejor evaluado, o quien sea, que sea el candidato.

Con mi voto o sin mi voto, solamente ese es mi apoyo. Votaré por el candidato o la candidata de Morena, sin duda que sí. Yo no soy traidor, yo no ando promoviendo candidatos en otros partidos, yo me siento en el partido al que pertenezco, no ando haciendo trampas, que son la vieja forma de hacer política.

- ¿Quiere Miguel Barbosa un Congreso de mayoría morenita el año que viene?

-Yo aspiro a un Congreso con los mejores perfiles. Yo estoy seguro que voy a tener simpatía en el Congreso.

- ¿Qué pasará si la oposición, en este caso el PAN y sus aliados, le ganan la mayoría a Morena?

-No importa, tendré la mayor simpatía de los diputados de los partidos, sin importar cuál sea. porque creo que estamos haciendo las cosas correctas y creo que vamos a trabajar bien.

- ¿No hay miedo por un Congreso opositor?

-No, yo soy un político hecho y sé transitar en todos los escenarios de la política.

-¿Cuál será su relación con Morena una vez que transcurra esta lección, si Morena no logra ganar el Congreso?

-La de un hombre de partido. Yo estaré en donde este Andrés Manuel López Obrador, así de simple. Ni un día ni un día más, ni un día menos, ahí estaré. Yo soy andresmanuelista. Yo me muero por Andrés Manuel López obrador.

Por último, el gobernador reiteró que cuando termine su gobierno se retirará de la política y aseguró que tendrá presente la regla no escrita que obliga a los exmandatarios alejarse de la vida pública, a diferencia de otros que ahora mismo no lo han hecho.

“Yo espero ser alguien que pueda influir bien en las cosas de la sociedad, no de la política. Lo peor que puede hacer alguien que deja de ser gobernador es sentarse a un lado a ver qué le dan. No, ¡por favor! Que no vayan en contra de las reglas de la lógica política, que no vayan.”

El Sol de Puebla
Jorge Rodríguez
Ciudad de Puebla
Jueves 21 de enero de 2021.


•    Un plan para destejer el legado migratorio de Trump

•    La reforma migratoria que prepara Joe Biden incluye dar en ocho años la ciudadanía a 11 millones de indocumentados


Washington. - La política migratoria de Estados Unidos está a punto de dar un giro de 180 grados. Al menos eso es lo que ha prometido el presidente electo Joe Biden que, en cuanto ponga un pie en la Casa Blanca, quiere dejar atrás los programas “inhumanos y basados en el miedo” de Donald Trump y pasar página hacia unas “leyes que reflejen los valores de una nación de inmigrantes”, como adelantó durante la campaña. Su discurso está en las antípodas del de su predecesor, que llegó a Washington con la promesa de construir un muro, levantó una serie de barreras a la migración legal e ilegal, cerró las puertas a refugiados y solicitantes de asilo e impuso políticas brutales como la separación de los indocumentados que cruzaban la frontera sur de sus hijos.

Los planes que se conocen hasta el momento revelan que el nuevo presidente quiere dejar claro desde el primer día que EE UU volverá a ser un país de acogida. A través de una serie de acciones ejecutivas y proyectos de ley Biden tratará de deshacer el legado del republicano y “restaurar la humanidad del sistema de migración”, según ha adelantado este fin de semana quien será su jefe de Gabinete, Ron Klain. En un memorando, el funcionario dijo que este miércoles, el día de su investidura, el mandatario acabará, vía decreto, con el veto de viajes impuesto por la Administración saliente a algunos países musulmanes y pondrá en marcha un equipo que “comenzará el trabajo difícil pero crucial” de reunir a los cerca de 600 niños que fueron separados en la frontera sur de sus padres, a los que deportaron a Centroamérica en la mayoría de los casos y perdieron el rastro antes de devolverles a sus hijos.

El demócrata prevé también enviar este mismo miércoles una reforma migratoria al Congreso que daría opciones de regularizar su situación a los 11 millones de indocumentados que se estima que viven en Estados Unidos. La propuesta contempla un plazo de ocho años para que buena parte de esos migrantes puedan acceder a la ciudadanía, una vez que se verifique que no tienen antecedentes penales y que están al día con el pago de impuestos. Además ofrecerá una vía exprés a los grupos que ya están protegidos por estatus temporales, como los cerca de 700.000 dreamers (soñadores), los jóvenes a los que sus padres trajeron a Estados Unidos sin papeles cuando eran niños y para los que Barack Obama aprobó el programa DACA (acrónimo en inglés de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia), o a los cerca de 400.000 beneficiarios del estatus de protección temporal (TPS, en sus siglas en inglés) que protege de la deportación a ciudadanos de varios países que han sufrido guerras o desastres naturales como Honduras, Nicaragua o El Salvador.

En ambos casos, se trata de migrantes establecidos en el país, que pueden residir legalmente y trabajar con los permisos que les habían otorgado Gobiernos de distintos símbolos políticos, pero que no tenían forma de acceder a la residencia ni a la ciudadanía. Trump trató de quitarles las protecciones temporales, pero las medidas fueron recurridas en los tribunales, lo que ha mantenido sus estatus vigentes durante los cuatro años de su Administración.

El presidente electo también ha prometido acabar con programas más crueles de Trump, como el que envía a los solicitantes de asilo que llegan a la frontera sur a peligrosas ciudades del norte de México mientras esperan su turno para que un juez escuche sus casos a través de videoconferencias, e incrementar los cupos de refugiados que recibe el país, que el republicano redujo considerablemente. Además, pretende aprobar una serie de medidas para restablecer el sistema de asilo y acogida que Trump desmanteló en sus cuatro años de presidencia y, según prometió en la campaña, prevé ofrecer un TPS a los venezolanos que han huido del régimen de Nicolás Maduro.

Sin embargo, Biden sabe que necesitará tiempo y prudencia con las medidas de acogida de nuevos migrantes para no generar más caos, especialmente en un momento en que los estadounidenses sufren una fuerte crisis sanitaria y económica provocada por la pandemia que ha dejado 400.000 muertos. “La idea es hacerlo para mejorar la situación y no para empeorarla”, dijo Biden a la prensa en diciembre al ser preguntado sobre cómo pondría fin a los Protocolos de Protección de Migrantes, el programa por el que se ha enviado en los últimos dos años a más de 70.000 solicitantes de asilo a México. “Haré lo que prometí, pero no va a ser el primer día. Probablemente va a tomar seis meses ponerlo en marcha”, matizó el demócrata, que durante la campaña había prometido acabar con él el primer día de su mandato.

Biden ordena detener la construcción del muro con México

El programa de Biden ha sido recibido con ilusión y expectativa por las organizaciones que durante la presidencia del republicano han trabajado de manera incansable tanto desde la trinchera humanitaria, asistiendo a los solicitantes de asilo enviados a México o tratando de reunificar a las familias separadas en la frontera, como desde la legal, litigando en los tribunales por las nuevas medidas y reglas que consideraban que violaban los derechos de los migrantes. “Tenemos mucha esperanza, sobre todo porque vemos la oportunidad de que el país vaya a sanar de todo lo que ha destruido Trump. Aunque hay cosas que va a costar mucho cambiar”, afirma la abogada de inmigración Jodi Goodwill desde Harlingen (Texas). Hace tres meses, el equipo de transición se puso en contacto con ella y con otros letrados que trabajan en la frontera sur para que los asesoren en la creación de un plan que les permita procesar los casos de los migrantes que esperan del otro lado del muro.

El mandatario también se ha comprometido a no construir ni un metro de valla más en la frontera, la propuesta estrella de Trump. Por el contrario, apostará por un plan para apoyar a la Patrulla Fronteriza con más tecnología. Durante la campaña recalcó la importancia de afrontar las causas de la migración, para lo que anunció una inversión de 4.000 millones de dólares en Centroamérica, la región que más inmigrantes ha enviado a Estados Unidos en los últimos años, y una mayor cooperación con esa región y México. Según informes periodísticos, la reforma migratoria que Biden enviará al Congreso este mismo miércoles contempla acciones para remediar la migración desde el origen. No se espera, sin embargo, que ese proyecto sea una prioridad en el Capitolio, que en las próximas semanas debatirá el segundo juicio político a Trump, así como medidas urgentes relacionadas con la pandemia. Además, cualquier reforma migratoria deberá lidiar con un sector del Partido Republicano, que tiene la mitad del Senado, y que ha radicalizado sus posiciones respecto a la inmigración con la presidencia de Trump.

“Nos alegran mucho todos los pronunciamientos que el presidente Biden ha hecho, pero queremos que se centre en las cosas que él controla”, afirma Abel Nuñez, director del Centro de Recursos Centroamericanos (Carecen), una organización no gubernamental con sede en la ciudad de Washington. “Algo que nos enseñó y demostró el presidente Trump es que el Ejecutivo tiene mucho control para cambiar las políticas de inmigración en este país”, añade.

El reto para el Gobierno entrante será encontrar un equilibrio para implantar un sistema más humano, pero en el que la llegada de nuevos migrantes sea más controlada, algo difícil en un momento en que Centroamérica vive una profunda crisis provocada por la pandemia y dos potentes huracanes, Eta e Iota, que dejaron a decenas de miles de personas sin hogar ni medios de subsistencia, especialmente en Honduras. Este fin de semana se formó en ese país una de las mayores caravanas de migrantes vistas hasta ahora alentada, en parte, por las esperanzas de que la Administración de Biden sea más flexible con ellos. El Gobierno entrante, pese a todo, ha insistido en que no es un buen momento para migrar.

Un latino para dirigir la agenda de inmigración

El elegido por Biden para dirigir el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), que se encarga de las políticas migratorias, es Alejandro Mayorkas, un ex fiscal general de 61 años. Nacido en Cuba de padres judíos que escaparon del Holocausto y se exiliaron de la isla caribeña tras la llegada de Fidel Castro al poder en 1959, cuando él tenía solo un año, el primer latino en dirigir ese departamento lleva grabado en el ADN la empatía por quienes se ven obligados a dejar su país. Quienes han trabajado con él le definen como alguien que trabajará por que se cumplan las normas y grupos de activistas de inmigración han recordado con preocupación que él fue subsecretario de ese ministerio en el segundo Gobierno de Barack Obama, cuando Estados Unidos rompió récords de deportaciones.

El País
Lorena Arroyo
Washington, DC, EU.
Miércoles 20 enero 2021.


El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo este miércoles en su discurso de investidura que “la democracia ha prevalecido” tras el mandato de su predecesor, Donald Trump, y definió la jornada como “un día de historia y de esperanza”.

“Celebramos el triunfo de una causa, la causa de la democracia. Es frágil, preciosa. La democracia ha prevalecido”, aseveró Biden en su discurso tras haber jurado como el presidente número 46 en la historia de EE.UU.

“Es un día histórico y de esperanza, de renovación y resolución”, agregó.

Biden se refirió a los turbulentos días que ha vivido el país tras el asalto violento al Capitolio el pasado 6 de enero por una turba de seguidores del ya expresidente Trump.

En este sentido, aseguró que aún queda mucho para “curar” las heridas del país y llamó a confrontar el “extremismo político, el supremacismo blanco y el terrorismo doméstico”, que aseguró que derrotará.

Sobre el asalto al Capitolio por parte de seguidores de Trump el 6 de enero, prometió que no volverá a pasar “ni hoy ni mañana”.

Pidió, asimismo, seguir el “camino de la unidad” para superar las múltiples crisis que enfrenta el país, porque sin ella “solo hay amargura y furia”. Llamó a los estadounidenses a superar divisiones, declarando que “sin unidad, no hay paz.”

El presidente pidió este miércoles al país que rechace “la cultura en la que los hechos mismos son manipulados, e incluso fabricados” y pidió un inicio “fresco”, en el que la política no tiene que ser un “fuego furioso”.

Joe Biden se convirtió este miércoles en el presidente número 46 de la historia de Estados Unidos, al jurar el cargo en la ceremonia oficial de investidura ante las escalinatas del Capitolio y en medio de grandes medidas de seguridad.

A las 11.50 am ET, Biden comenzó el juramento con el que se compromete a “preservar, proteger y defender la Constitución de Estados Unidos”.

La investidura se celebra con un público reducido debido a los protocolos para evitar los contagios por covid-19 y un dispositivo de seguridad sin precedentes en la historia del país, con hasta 25.000 militares desplegados en Washington.

Rompiendo con la tradición, Trump no asistió al acto de investidura de su sucesor y puso rumbo a su mansión privada en Palm Beach (Florida), estado donde llegó poco antes del inicio de la ceremonia.

El vicepresidente saliente, Mike Pence, sí asistió al acto, al que también acudieron la mayoría de los legisladores estadounidenses y anteriores mandatarios, como George W. Bush (2001-2009) y Bill Clinton (1993-2001), junto a sus respectivas esposas, Laura Bush y Hillary Clinton.

AP / EFE
Washington, EU
Miércoles 20 enero 2021.


·         El rector de la BUAP dio a conocer que las Salas de Cine del CCU adquirieron un nuevo proyector cinematográfico DP2K-8S, el cual beneficiará a alumnos de Arpa

Los alumnos que están empezando su formación universitaria en este momento son llamados “generación Covid”, pero dicha alusión a la pandemia no debe tener implicaciones negativas; por el contrario, hace referencia a jóvenes que demuestran gran capacidad de adaptación a las circunstancias y están desarrollando nuevas habilidades de aprendizaje, expresó el Rector Alfonso Esparza Ortiz, al dar la bienvenida a 240 estudiantes de la Escuela de Artes Plásticas y Audiovisuales (Arpa), a quienes alentó a ser resilientes y competentes para enfrentar exitosamente los desafíos.

Al referirse a estos alumnos de las licenciaturas en Arte Digital, Artes Plásticas y Cinematografía, afirmó que poseen vocación para las artes, cuentan con un espíritu creativo que les ayuda a innovar y encontrar nuevos caminos, elaborar estrategias, generar recursos y nuevas ideas para producir soluciones originales.

“Esta imaginación constructiva, aunada a su talento y los conocimientos que les brindará la BUAP, la mejor universidad pública estatal del país, les permitirá transitar sus estudios en medio de la pandemia. Una vez que se gradúen habrán fortalecido sus competencias y capacidades, de modo que no serán más una ‘generación Covid’, sino una generación de hombres y mujeres creativos y exitosos”, aseguró.

Por otra parte, el rector Alfonso Esparza dio a conocer que las Salas de Cine del Complejo Cultural Universitario adquirieron un nuevo proyector cinematográfico DP2K-8S de Barco Alchemy, el cual beneficiará a los estudiantes de la Licenciatura en Cinematografía, quienes podrán proyectar sus trabajos en formato DCP (Digital Cinema Package), un estándar de exhibición cinematográfico a nivel mundial promovido por la Digital Cinema Initiatives.

El rector de la BUAP destacó además que la matrícula de Arpa aumentó en sus tres programas educativos y desde ciclos anteriores se ubica en los primeros lugares entre las unidades académicas de mayor demanda de ingreso, lo cual demuestra la pertinencia y calidad de su oferta académica, así como una planta docente calificada.

“Hemos visto que los egresados de Arpa están bien calificados e incluso antes de concluir sus estudios generan sus propios emprendimientos, se desempeñan como gestores culturales y son reconocidos por sus obras”, expresó.

En momentos como el actual, las expresiones creativas alivian los impactos negativos del confinamiento. “Por eso necesitamos formar más artistas plásticos, cineastas y artistas digitales. Nos sentimos muy complacidos de recibirlos en nuestra comunidad. ¡Bienvenidos a la BUAP!”, enfatizó el rector Esparza Ortiz.

Puebl@Media
Puebla, México
Miércoles 20 enero 2021.


En Puebla 5 de cada 10 aprueban al presidente Andrés Manuel López Obrador


Tres de cada 10 habitantes aprueban la gestión de Luis Miguel Barbosa Huerta en el estado de Puebla; es el segundo peor gobernador del país en la última encuesta de Mitofsky.

Por primera vez el mandatario de Morena cayó al penúltimo lugar del ranking de gobernadores, al cerrar 2020 con sólo 34.3 puntos de aprobación.

En un mes cayó 9 décimas, pues al concluir noviembre sumaba 35.2 puntos de respaldo ciudadano y ocupó el lugar 28.

Barbosa Huerta arrancó 2021 sólo por encima del exfutbolista Cuauhtémoc Blanco Bravo, gobernador de Morelos, quien sumó 20.7 por ciento de aprobación y se ubicó en el último sitio.

Por arriba del mandatario poblano se colocaron los priistas Juan Manuel Carreras López, gobernador de San Luis Potosí, y José Ignacio Peralta Sánchez, de Colima, con 35 y 36.4 puntos, respectivamente.

También el gobernador independiente de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, quien alcanzó 36.9 puntos y se ubicó en la posición 28 del ranking.

Cae aprobación de AMLO

La aprobación del presidente Andrés Manuel López Obrador cayó más que la de Barbosa Huerta en el último mes, pues tuvo una baja de 2.4 puntos.

Los 55.5 puntos de aprobación que tenía en noviembre pasaron a 53.1 en diciembre, su aprobación más baja desde el mes de julio.

Los gobernantes mejor aprobados fueron: el panista Mauricio Vila Dosal (de Yucatán), con 69.5 puntos; el priista Quirino Ordaz Coppel (Sinaloa), con 67.8 y Miguel Riquelme Solís (de Coahuila), igual del PRI, con 63.9 puntos.

Para la elaboración del ranking, Mitofsky realizó 75 mil 446 encuestas por internet en todo el país.

e-consulta
Héctor Llorame
Martes 19 enero 2021.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter