Enrique Aguirre

Enrique Aguirre


Cambiará sus oficinas centrales a Puebla y reducirá su estructura preservando lo útil.

Ciudad de México.- Después de una reunión con el virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, Esteban Moctezuma anunció que harán una reconfiguración de la Secretaría de Educación Pública (SEP) para reducir su estructura y cambiar sus oficinas centrales a Puebla.

Moctezuma, quien ha sido propuesto por López Obrador para ocupar la titularidad de esa dependencia, informó que la primera oficina que se mudará a la capital poblana será la de él.

"A partir del 1 de diciembre estaré trabajando allá en Puebla y, además, despachando en México los asuntos que así lo requieran", aseveró.

El futuro funcionario dijo que le presentó a López Obrador una propuesta para reducir la estructura de la SEP, que pasaría de cuatro subsecretarías y una unidad de servicios educativos, a sólo tres, además de la reducción de otras áreas no prioritarias.

Tanto el traslado a Puebla como la reducción de la estructura, sostuvo, se harán de manera ordenada, planeada y con un enfoque que permita mejorar la capacidad institucional de la dependencia.

"Vamos a hacer una reducción en la cual no sufra la Secretaría ningún efecto en su trabajo, queremos hacer una reducción que sea un adelgazamiento, pero no nos vamos amputar absolutamente nada que sea útil", aclaró.

Moctezuma, quien fue entrevistado al salir de las oficinas de López Obrador, ubicadas en Chihuahua 218, en la Colonia Roma, dijo que está trabajando en una reforma a la Ley Educativa, con la cual se va a cancelar el aspecto punitivo que tuvo la reforma Constitucional en la materia.

"Esa iniciativa la estamos preparando en equipo, yo estoy haciendo la propuesta para cumplir con la palabra del candidato Andrés Manuel López Obrador, pero obviamente también la vamos a ver con el asesor jurídico, Julio Scherer y con la Secretaria de Gobernación propuesta, Olga Sánchez Cordero", expresó.

Moctezuma mencionó que también están diseñando el esquema de las 100 universidades públicas que se abrirán en el País, con las cuales se pretende aumentar la oferta educativa y que ésta incluya a más mexicanos.

"Su ubicación va estar en lugares en donde ayuden al desarrollo de la juventud de diferentes partes menos desarrolladas del País y con enfoque regional, esto quiere decir, las carreras que se van a impartir son carreras que van a estar íntimamente relacionadas con las necesidades y la vocación de la región", sostuvo.

Reforma
Ciudad de México
Domingo 15 julio 2018.


•    Esteban Moctezuma, propuesto por AMLO para la Secretaría de Educación, adelantó que comenzará a despachar de esa entidad y que en la dependencia también se reducirán subsecretarías.

•    Moctezuma reiteró que el eventual gobierno lopezobradorista habilitará 100 universidades en el país, las cuales se ubicarán en la zona suroeste –principalmente en estados con altos índices de pobreza.

Ciudad de México. - Esteban Moctezuma, propuesto para ser secretario de Educación en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, anunció que a partir del 1 de diciembre despachará en Puebla, donde se prevé que esté la Secretaría de Educación Pública (SEP).

La migración de la SEP, dijo, tendrá que ser algo programado y gradual a lo largo del sexenio.

“No queremos que nadie se sienta nervioso”, pidió.

ADNPolítico

@ADNPolitico
 #VideoADN ? Esteban Moctezuma dice que a partir del 1 de diciembre él comenzará a dirigir la SEP desde Puebla #Transición2018
11:44 - 15 jul. 2018
Información y privacidad de Twitter Ads
#Opinión |Estancamiento y educación, los retos del próximo gobierno

Moctezuma Barragán indicó que también en la SEP se analiza reducir subsecretarías de cuatro a dos.

“No vamos a amputar algo que sea útil”, dijo.

Actualmente existen cuatro: educación básica, educación media superior, educación superior y planeación, además de la unidad de educación en la Ciudad de México. Dos de ellas, desaparecerían, previó sin dar más detalles.

Adicionalmente hay cuatro coordinaciones generales; alrededor de 27 organismos.

Moctezuma consideró que la próxima administración se debe enfocar el trabajo de la SEP en equidad y calidad. Para cumplir la promesa de echar atrás la reforma educativa, indicó que el equipo de transición ya prepara la iniciativa para eliminar la evaluación punitiva a los docentes.

“Queremos que los maestros vivan en un nuevo ambiente de revalorización”, comentó.

Justificó que México necesita una descentralización organizada. Señaló que el país es muy grande, con grandes contrastes regionales y, en la medida que se descentralice, traerá beneficios.

Moctezuma reiteró que el eventual gobierno lopezobradorista habilitará 100 universidades en el país, las cuales se ubicarán en la zona suroeste –principalmente en estados con altos índices de pobreza. Aunque no dijo cuántas se construirán en los primeros años del sexenio, aseguró que en el Presupuesto de Egresos (PEF) 2019 se contemplará una partida presupuestal para el proyecto.

El futuro secretario de Educación fue el primero en arribar a la casa de transición de López Obrador en el segundo día de reuniones con su futuro gabinete.

ADN Político
Elvia Cruz
Ariadna Ortega
Ciudad de México
Domingo 15 julio 2018.


Tras pasar siete años en prisión, Ortega luchó contra el dictador Anastasio Somoza y tomó Managua en 1979 para convertirse en un héroe de la izquierda, una especie de Che Guevara centroamericano sin carisma

"Hemos logrado finalmente ir venciendo el odio". Daniel Ortega reapareció el viernes en la caravana bautizada como el 'repliegue por la paz' para disparar sus llamadas a la reconciliación. Vestía cazadora y gorra azul -pese a que los colores del sandinismo son el rojo y el negro y pese a que usa el blanco de forma reiterada- como si se tratara de un pastor evangélico intentando conducir a la fuerza un inmenso rebaño de seis millones de nicaragüenses. Un rebaño que ya no le quiere. "Retomemos el camino de la paz, el único que nos dará tranquilidad. ¡Qué viva Nicaragua bendita y siempre libre!". Las palabras del presidente centroamericano, de 72 años, contrastaban una vez más con la realidad: a esa misma hora sus tropas policiales y sus huestes paramilitares comenzaban un nuevo ataque despiadado contra los rebeldes.

El aparato oficialista de propaganda, que cuenta con la generosa ayuda de periodistas venezolanos y medios chavistas, no puede ocultar una realidad que salta a la vista entre represión, asesinatos y torturas. Por mucho que se empeñen, nada queda del guerrillero Daniel Ortega, aquel revolucionario que, tras pasar siete años en prisión, luchó contra el dictador Anastasio Somoza y tomó Managua en 1979 para convertirse en un héroe de la izquierda continental, una especie de Che Guevara centroamericano sin carisma, pero respaldado por un gesta.

Un Che Guevara sin carisma

Los papeles han cambiado hoy. La epopeya de los sandinistas del siglo XX la protagonizan ahora los jóvenes rebeldes que resisten en las calles con el apoyo de obispos valientes, que recuerdan a Monseñor Óscar Romero o a los jesuitas españoles de Ignacio Ellacuría. En cambio, Daniel Ortega, envejecido por el tiempo y el poder, cada día se parece más al dictador que derribó. El otoño del patriarca sandinista manchado por la sangre de las más de 300 víctimas mortales que arroja la rebelión de abril. El fracaso del hombre empeñado en pasar a la Historia como un Fidel Castro de los primeros tiempos y que hoy lucha con todas sus fuerzas para que no le comparen con el rey haitiano Henri Christophe, retratado por Alejo Carpentier como un tirano enloquecido.

Mucho se ha escrito sobre el líder sin brillo que se mantuvo al frente del sandinismo durante una década, primero como hombre fuerte y después como presidente, mientras que su vicepresidente, el escritor Sergio Ramírez, intentaba cambiar la vida diaria de uno de los países más pobres del continente.

La sorprendente derrota electoral en 1990 frente a Violeta Chamorro obligó al caudillo a iniciar una larga travesía de 17 años en el desierto político, de la que salió con la lección aprendida y en la que soltó tanto lastre que a su lado solo queda uno de los comandantes sandinistas triunfantes en la guerra civil.

Acusado de violación

Fueron años de sucesivas derrotas electorales y de acusaciones, no solo por la rapiña que dirigentes sandinistas llevaron a cabo antes de abandonar el poder. La sombra de su hijastra, Zoilamérica Narváez, persigue a Ortega desde entonces. La hija de la vicepresidenta Rosario Murillo denunció al mundo que su padrastro abusó sexualmente de ella desde los 11 años. El sumario del caso, que se mantuvo durante años en la Corte Interamericana de Derechos Humanos, describe aberraciones de tal dimensión que provocarían de forma automática el fin de cualquier político. Menos el de Daniel Ortega, un superviviente que ya suma 22 años en el poder y varias operaciones a corazón abierto. El escándalo no impidió que el aliado de los Castro y de Hugo Chávez se mantuviera en primera línea, gestando acuerdos en la sombra con antiguos enemigos, ya fuera la Iglesia o los empresarios.

El bisturí legislativo acondicionó las leyes electorales a su medida, lo que facilitó su regreso al poder en 2007.Desde entonces Nicaragua vive una nueva época, bajo el control autoritario del aparato de poder sandinista. Los petrodólares del chavismo mejoraban la economía local mientras Ortega hacía suya la hoja de ruta de Chávez y Maduro: control de todos los poderes públicos y persecución de la oposición.

Las polémicas elecciones presidenciales de 2016, similares a las vividas este año en Venezuela, atornillaron a la fuerza a la pareja presidencial y a sus ocho hijos. Hasta que la inesperada rebelión de abril situó al líder máximo frente a su espejo más grotesco, el que le iguala con el dictador que tanto odió. Como ese cartel, pegado en las paredes de Managua, que grita 'Ortega y Somoza, la misma cosa', y en el que ambos, ensangrentados, parecen el mismo.

El Mundo
Daniel Lozano
Managua / Madrid
Domingo 15 julio de 2018.


El conjunto de Deschamps acaba con el ímpetu del conjunto balcánico, que dominó gran parte del partido, pero que fue incapaz de contener el potencial ofensivo de su rival

Una Francia letal en ataque dejó en la lona a una más que digna Croacia (4-2) y se proclamó campeona del mundo en Rusia 20 años después de conquistar su primer Mundial. El conjunto de Didier Deschamps, con una de las generaciones más talentosas de su historia, fue demasiado para una Croacia valiente, muy superior en gran parte del partido, pero que no supo cómo contener el enorme potencial ofensivo de les bleus. La victoria de Francia dos años después de caer en la final de la Eurocopa ante Portugal demuestra que la hornada de jugadores que dirige Deschamps estaba predestinada a plantarse de nuevo en una final y en esta ocasión ganarla sin discusión.

En su tercera final mundialista (1998 y 2006) Francia demostró aplomo suficiente a la hora de contener a una Croacia desatada. El conjunto balcánico, debutante en un escenario como este, se reveló contra su falta de experiencia entró al partido decidido a gobernarlos. Su voluntad de tener el balón unido a su buen trato con el mismo, le permitió tener arrinconada a Francia. Modric y Rakitic se hicieron con el reloj de la final, mientras Rebic, Perisic y Mandzukic obligaban a la defensa francesa a excederse en la marca desde el primer instante.

No carburaba Francia en el centro del campo, donde Kanté y Pogba no lograban imponer su superioridad física, e incluso, como en el caso del jugador del Chelsea, se veía en la necesidad de cargarse de una tarjeta amarilla en los primeros minutos. Sin embargo, Francia demostró su mayor potencial ofensivo en la primera ocasión que tuvo. En una falta de Brozovic sobre Griezmann (muy dudosa) el jugador del Atlético metió el balón en el corazón del área y Mandzukic lo desvió involuntariamente al fondo de su portería. El mazazo, lejos de deprimir a Croacia, la despertó. Siguió empujando y mandando sobre el campo, y pronto logró devolver la igualada al marcador. Perisic se hizo con un balón en la frontal del área y tras colocárselo para su pierna izquierda lanzó un disparo violento que se coló junto al palo izquierdo de Lloris.

Francia se convirtió (puede que obligada por las circunstancias) en un equipo contragolpeador que empezó a recurrir a los balones largos a Mbappé. El jugador del PSG salió victorioso en cada carrera, aunque no terminaba de rematar sin oposición ante Subasic. Croacia mantenía el empuje y se hacía más peligrosa con el balón parado, pero tampoco lograba superar a Lloris. En un córner para Francia lanzando por Griezmann Perisic golpeó con la mano el balón tras la peinada de Giroud. El árbitro del encuentro, el argentino Néstor Pitana, recurrió al VAR y tras revisar la jugada en el monitor señaló el punto de penalti. Griezmann engañó a Subasic y volvió a adelantar a Francia antes del descanso.

La segunda parte empezó de nuevo con el dominio de Croacia, que parecía decidida a mantener las señas de identidad de la primera parte. Sin embargo, si la productividad ofensiva de Francia había sido casi impecable en el primer tiempo, en el segundo lo fue aún más. Tras una galopada de Mbappé por la derecha el balón cayó en los dominios de Pogba que con su pierna izquierda colocó el balón suavemente en costado derecho de la portería de Subasic. Predispuesta al contragolpe y con Croacia volcada al ataque, los franceses demostraron su voracidad. Mbappé esta vez tras una gran internada de Lucas se buscó un disparo claro y raso que colocó el cuarto tanto en el marcador. Todo parecía decidido, a pesar de que Croacia nunca bajó los brazos, hasta que Lloris cometió un error impropio de un portero de su nivel al intentar regatear a Mandzukic y este desvió un mal pase del portero francés al fondo de la portería.

Croacia siguió generando peligro, pero Francia demostró su gran fortaleza defensiva. Varane y Umtiti se multiplicaron en el centro de la defensa y repelieron todos los balones que llegaron por esa zona. El conjunto de Dalic lo intentó de todas las maneras pero no fue capaz de superar a una Francia que 20 años después vuelve a proclamarse campeona del mundo.

El País
Gorka Pérez
Daniel Gómez
Moscú, Rusia
Domingo 15 julio de 2018.


Morena ante el INE, acusó que esa institución está sometida a los intereses del ex Gobernador Rafael Moreno Valle.

Ciudad de México.- Luego de que el Instituto Electoral de Puebla ordenó abrir apenas el 26 por ciento de las urnas de la elección de Gobernador, Horacio Duarte, representante de Morena ante el INE, acusó que esa institución está sometida a los intereses del ex Gobernador Rafael Moreno Valle.

"El Ople de Puebla no sólo está subordinado, recibe instrucciones de Moreno Valle. Recordemos que Moreno Valle en Puebla tiene un control caciquil muy grave, y en ese sentido los resultados tienen que ver con esa inacción de las autoridades electorales", dijo Duarte en entrevista.

El virtual diputado federal electo de Morena indicó que la decisión del Ople de ordenar un recuento mínimo de casillas forma parte de la impugnación que el partido presentó ante el Tribunal estatal.

Detalló que, en promedio, el monto mínimo de casillas que se ha recontado en las entidades  federativas en elecciones locales es de entre 50 y 60 por ciento de casillas, por lo que, expuso, el caso de Puebla llama la atención.

"Desde que se estableció el recuento en la ley, en las 32 entidades está en el 60 por ciento (el promedio). Sólo en dos casos en la historia que estén abajo del 30 por ciento es el Estado de México en el 2017 y ahora Puebla.

"Son los dos estados donde menos recuento de casillas ha habido y eso evidentemente retrata de cuerpo entero la actuación de los Oples", declaró.

Duarte confió en que la impugnación presentada por las irregularidades en la elección en que la resultó electa Martha Érika Alonso, esposa de Moreno Valle, será resuelta favorablemente por el Tribunal local.

De lo contrario, advirtió, llevarán el caso a la Sala Regional y, luego, a la Sala Superior del Tribunal Federal.

"Nosotros tenemos confianza en que los tribunales van a fallar a nuestro favor, que no se va a dejar pasar este grado de impunidad que se tiene en el caso de Puebla, y tenemos mucha confianza en que vamos a hacer valer la ley en este caso", expuso Duarte.

Reforma
Zedryk Raziel
e Iris Velázquez
Ciudad de México
Sábado 14 de julio de 2018.


El legendario boxeador filipino Manny Pacquiao derribó tres veces y noqueó en siete rounds al argentino Lucas Matthysse y a sus 39 años de edad, se consagró como el nuevo campeón Welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en el evento estelar en la Axiata Arena de Kuala Lumpur, Malasia.

Pacquiao, quien no noqueaba desde 2009, salió triunfante en la primera gran cartelera en Malasia desde que Muhammad Ali venció a Joe Bugner en 1975 por los títulos de peso Pesado de la AMB y Consejo Mundial de Boxeo.

Matthysse cayó en los rounds tres, cinco y siete antes de no poder continuar en ese fatídico capítulo.

Al finalizar la batalla, Pacquiao (60-7-2, 39 KOs) no confirmó su regreso al ring en lo que resta del año y se dijo sorprendido por el nocaut.

Pacquiao tomó la iniciativa desde el comienzo en el centro del ring y controló las acciones ante un Matthysse expectante.

Pacquiao es zurdo, mientras que Matthysse derecho. El boxeador de Filipinas salió hacia el frente, mientras que el argentino dio pasos circulares evitando la izquierda del asiático.

En el segundo round, Pacquiao continuó con el protagonismo y la derecha en punta llegando a la cara del patagónico, quien todavía no conectó una buena mano.

A los 28 segundos del tercer round, con una combinación que terminó en una derecha no muy espectacular pero efectiva, Pacquiao mandó a la lona a un Matthysse que no encontraba la pelea.

En el cuarto round, Matthysse salió de su apatía y comenzó a tirar manos, sin mucha contundencia, pero fue un buen augurio ante un Pacquiao que se vio muy sólido y volvió a ganar el round.

La pelea se le empezó a ir de las manos a Matthysse en el quinto round, donde trató de meterse en el cuerpo a cuerpo, pero recibió una descarga que lo dejó con la rodilla en la lona.

El sexto round complicó al argentino, ya que desde el rincón le empezaron a pedir que reaccionara, pero no lograba volver en sí. Pacquiao siguió lastimándolo con derecha.

Todas las manos de Pacquiao llegaron a destino, conectando con poder, tanto que lo volvió a tirar a Matthysse en el séptimo round para convertirse en el nuevo campeón mundial welter de la AMB por nocaut técnico cuando el árbitro paró la pelea.

EFE
Kuala Lumpur, Malasia.
Sábado 14 de julio de 2018.


René Delgado

¡Qué interesante, difícil, prometedora y compleja situación!

Los actores principales y secundarios de la contienda electoral reconocieron y aceptaron sin chistar el resultado, pero la consecuencia está costando digerirla, incluso al propio Andrés Manuel López Obrador. El cambio de reglas en el ejercicio, el reparto y el sentido del poder se están tomando con júbilo y recelo. No tanto en el campo de la economía -donde las señales son de continuidad con ajustes en el equilibrio- como sí en el campo de la seguridad, la sociedad, la política y la administración.

Una cosa es el resultado electoral, otra la consecuencia política. No es lo mismo un tiempo de cambio, que un cambio de tiempo.

***

Ante la circunstancia, marcada por el pasmo de la oposición política, la ausencia del gobierno, el entusiasmo de los simpatizantes, la suspicacia de los adversarios económicos, la aversión de algunos comentaristas y el miedo de algunos medios, el candidato triunfante no pierde un minuto.

Andrés Manuel López Obrador reconoce la coyuntura y fiel a su sentido político, actúa con velocidad y un dejo de precipitación. Gana tiempo y espacio a la resistencia que, naturalmente, encontrará el cambio radical -de raíz, dice él- que pretende realizar. Entonces, trabaja sin descanso. Atiende a sus interlocutores, al tiempo que integra equipo; gira instrucciones; fija agenda y postura ejecutiva, administrativa y legislativa; encarga planes y delega tareas relativas a la inminente actuación de su gobierno.

Quiere llegar haciendo, no viendo cómo le hace.

***

En esa tesitura, el candidato triunfante anuncia medidas menores y mayores.

Desea con vehemencia asegurar resultados menores inmediatos -pensiones presidenciales, devolución del avión oficial, conversión de Los Pinos en sitio público, etcétera-, a fin de acrecentar y acreditar fuerza, respaldo y tino para generar resultados mayores posteriores -austeridad, seguridad, anticorrupción, justicia social. El título de la alianza que lo empoderó -Juntos Haremos Historia- no fue mera puntada. Quiere hacer de la alternancia, alternativa; no simple turno.

Le gusta y conoce la Historia y sólo tiene seis años para ser protagonista de ella, encabezando la cuarta transformación. Ahora no quiere escribir un libro, pretende aparecer en él.

***

El resultado marca el triunfo electoral de un candidato, la consecuencia reclama cumplir el mandato recibido que, en este caso, no sólo recayó directamente sobre el abanderado principal sino también sobre su movimiento. Como hacía años no ocurría, el electorado -fuente del poder- decidió privilegiar a una fuerza tanto en el Ejecutivo como en el Legislativo, así como en la mayoría de las gubernaturas estatales y las legislaturas que estuvieron en juego. Otorgó un poder enorme.

Ante al resultado no hubo resistencia, pero frente a la consecuencia hay algunas dudas y cuestionamientos. Y, ante ello, el candidato triunfante lanza un anuncio tras otro que, en su constante novedad, impide calibrar cómo cayó y se entendió el anterior. Quizá sea parte de una estrategia para conservar ventaja, pero si no es así, se están incrementando las expectativas y las dudas.

Ese vértigo está provocando mareos. Algunos actores se doblegan, otros dudan y algunos más resisten apoyarlo a secas. A la vez, el candidato triunfante está generando la impresión de cierta falta de articulación en los planes de mayor hondura: seguridad, descentralización, delegado único en los estados, etcétera.

***

Es prematuro tomar posturas inamovibles, es momento de ubicarse ante la consecuencia del resultado y no perder la oportunidad.

EL SOCAVÓN GERARDO RUIZ

Justo a un año del emblemático suceso, esta es la cuarta y última parte de la carta del secretario Gerardo Ruiz:

"Señor Delgado, estoy consciente de que la función pública se encuentra permanentemente sometida al escrutinio y a la crítica de la opinión pública, que normalmente poco considera el esfuerzo y la entrega de miles de servidores públicos para cumplir con los resultados comprometidos que normalmente revisten complejidades técnicas, sociales y financieras de gran dimensión, aun así considero que son más los logros y resultados que la problemática afrontada.

"Entendiendo que estas dificultades son parte del oficio público que uno afronta en vocación de servicio, aun así considero que lo más importante y trascendente es cumplir con las principales metas comprometidas que son básicas para el desarrollo del país.

"Por último, quisiera comentar que la SCT ha realizado una política de transparencia y rendición de cuentas a través de la publicidad de los procesos de contratación, la apertura de expedientes, inclusión de testigos sociales; testimonios de Notarios Públicos, así como la publicación de informes de resultados semestrales y anuales de cada sector, la publicación en redes sociales, además de ser pionera en asumir el compromiso del estándar de contrataciones abiertas en tres proyectos emblemáticos: Nuevo Aeropuerto Internacional de México, Red Compartida y Nuevo Puerto de Veracruz. El propósito siempre ha sido que la Secretaría sea un libro abierto para la ciudadanía.

"Le agradezco se haya tomado el tiempo para leer estos comentarios y en caso de alguna duda con gusto le será aclarada, aprovecho la oportunidad para enviarle el último Informe de Acciones Relevantes de la SCT y el 5to. Libro de Infraestructura de Comunicaciones y Transportes, en donde se refleja con detalle en buena medida el trabajo que se ha realizado en esta Secretaría durante el último año, así como un USB con los libros de los años anteriores.

“Atentamente,
Gerardo Ruiz Esparza”.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Reforma
Sobreaviso
René Delgado
Ciudad de México
Sábado 15 de julio de 2018.


El perredista vaticinó que el lugar se convertiría en un sitio emblemático en el sur de la ciudad.

Ciudad de México.- El pasado 8 de marzo, el ex jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, acudió a la inauguración de la plaza comercial Artz y dijo que la construcción estuvo estrictamente apegada a la normatividad de la Ciudad.

En la tarde de aquel jueves, Mancera Espinosa fue parte de la comitiva para celebrar la apertura de la plaza Artz. Estuvo acompañado del arquitecto Javier Sordo Madaleno, con quien realizó un recorrido por el recinto. Ambos caminaron por el patio del lugar y visitaron la zona de tiendas y locales.

En su discurso, el ex jefe de Gobierno reconoció que la obra enfrentó diversas dificultades y repercusiones económicas, debido a que se tenían que hacer mitigaciones y mejoras para beneficiar a vecinos y automovilistas.

"No fue un tema sencillo el desarrollo de esta obra, porque implicó varios retos, algunos desde el punto de vista de la ingeniería, otros de las adecuaciones de los propios arquitectos. Aquí hemos sido testigos de la modernidad, de procesos rigurosos en materia de construcción. Quiero decirles que no ha sido fácil, la verdad es que lo que estableció la Ciudad de México como requisitos para poder llegar a la conclusión de esta obra ha sido estrictamente apegado a ello, a la normatividad y a las leyes de la Ciudad", sostuvo.

Mancera Espinosa afirmó que la plaza era una combinación interesante, donde convergen el comercio, el arte y la convivencia. Vaticinó que el lugar se convertiría en un sitio emblemático en el sur de la ciudad.

"Así que, por todo esto quiero felicitar a Javier Sordo Madaleno, a todo su equipo, al grupo de arquitectos, de ingenieros e inversionistas que apuesta por nuestra ciudad, ojalá tengamos muchas de éstas en el futuro, que sean buenas noticias, que generen empleo, se necesita activación económica. Hoy el Gobierno de la Ciudad de México felicita a este grupo de mexicanos que apuestan por su país y por su ciudad y seguramente todo esto será un gran acontecimiento.

"Te felicito otra vez, Javier, y seguiremos trabajando de la mano, porque estoy seguro que esto va seguir, esto que es como una inquietud que tienes, seguir desarrollando cosas", comentó Miguel Ángel Mancera.

El Universal
Ciudad de México
Viernes 13 de julio de 2018.


Ciudad de México.- En México se resuelve solo el cinco por ciento de los homicidios. De los 154.557 asesinatos cometidos en el país de 2010 a 2016, el 94,8 por ciento permanecen impunes. El promedio son cinco condenas por cada cien víctimas, muy por debajo de las estadísticas del continente americano (24 sentencias), de Asia (48 sentencias) o de Europa (80 sentencias por cada cien homicidios).

México vive una crisis de impunidad en el momento más violento de su historia registrada: en 2017, nueve meses registraron un récord insólito, más de dos mil asesinatos.

Estas cifras se deben al colapso del sistema de justicia mexicano. En Colima, el estado con el nivel más alto de homicidios sin sentencia (98,8 por ciento), cada agente tiene una carga de 148 asesinatos rezagados; en Guerrero, una de las entidades más violentas del país, cada fiscal tiene novecientos casos pendientes y en Ciudad de México, que tiene el mayor aparato de justicia a nivel nacional, cada fiscal de homicidios tiene hoy un atraso de noventa casos. A este ritmo, se necesitarían 124 años para resolver los homicidios pendientes de solo seis años.

Otro vicio de la justicia en México es que la investigación para esclarecer los crímenes no se centra en llegar a la verdad, sino en encontrar a un culpable. Después de ocho meses de investigación y de entrevistar a más de sesenta funcionarios, abogados y expertos para un reportaje publicado en Animal Político, llegamos a una conclusión intuida pero poco señalada: una de las causas de la crisis de impunidad en el país es que el sistema de justicia mide sus resultados por número de detenidos.

Se trata de un método efectista de impartición de justicia que pasa por detener a un presunto culpable, muchas veces a partir de una confesión conseguida por tortura, sin investigar el caso. Solo en 2016, el 35 por ciento de los prisioneros en México no tenía condena: personas legalmente inocentes pero encarceladas que son víctimas de un sistema enfocado en llenar prisiones, pero no en prevenir crímenes ni en crear u homologar un protocolo que diga cómo investigar un homicidio.

El ejemplo más claro de este enfoque distorsionado de la justicia es el de Ayotzinapa, la desaparición de 43 estudiantes normalistas en Guerrero. El 4 de junio de 2018, a cuatro años del episodio de mayor indignación civil durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, un tribunal federal anunció su fallo unánime: la investigación oficial presenta graves deficiencias que impiden esclarecer lo que sucedió la noche del 26 de septiembre de 2014.

La sentencia enumera una serie de errores que es común escuchar por todo el país: hay indicios de que los detenidos confesaron por tortura, no se analizaron todas las pruebas o se sembró evidencia. El tribunal advirtió que la investigación no se hizo para buscar la verdad, sino para confirmar la versión del gobierno y propuso la creación de una Comisión de Investigación de la Verdad y la Justicia. En respuesta, ocho órganos gubernamentales han presentado recursos para no cumplir la resolución del tribunal. Parece que el gobierno ha entablado una disputa jurídica para no investigar uno de los casos más paradigmáticos de la crisis de justicia mexicana.

Además de estar desbordado y mantener un enfoque errado, el sistema de justicia presenta un déficit de recursos materiales. Tuxtepec, la segunda ciudad más poblada de Oaxaca y con una tasa de homicidios casi dos veces mayor que el promedio nacional, no tiene una morgue equipada para autopsias ni médicos que analicen los cuerpos. El trabajo lo hacen funerarias privadas y los cadáveres son llevados directamente al panteón municipal. También los peritos, detectives y funcionarios del Ministerio Público de México ganan en promedio de dos a diez veces menos que sus contrapartes en países como Brasil, Costa Rica y Estados Unidos. Esto contrasta con el mal uso de los recursos: en un laboratorio forense en el estado de Nayarit hay un equipo forense de un millón de dólares comprado hace cinco años que nunca ha sido usado.

Al mismo tiempo hay negligencia: en 2013, México recibió de la Cruz Roja Internacional un programa informático para identificar cuerpos de personas asesinadas en fosas, pero solo tres de los 32 estados lo han usado para establecer perfiles de ADN. Las bases de balística —que permiten rastrear las armas implicadas en delitos, dentro y fuera del país— no funcionan en uno de cada tres estados.

Los problemas del sistema fallido de justicia no se deben a la falta de dinero, pues entre 2008 y 2015 el presupuesto para seguridad interna ha aumentado de 27.000 a 43.000 millones de pesos. Hay una razón de fondo. En 2010, luego de la masacre de trece personas en una fiesta en Chihuahua, el Ejército llegó a un culpable, Israel Arzate, quien, según se dijo, circulaba en un coche robado y confesó ser el autor del multihomicidio. Tres años después, la Suprema Corte lo liberó tras confirmar que fue torturado para autoincriminarse, que no había una sola prueba que lo vinculara al crimen y que el automóvil en el que viajaba no era robado. Arzate no tuvo una investigación apropiada “porque no interesa. Vivimos en una sociedad donde la justicia solo consiste en llevar a alguien a prisión”, dijo el juez que analizó el caso.

En México abundan los casos como el de Arzate. Por ejemplo, el de Martín del Campo, un empresario encarcelado durante veintitrés años, acusado de asesinar a dos personas. Solo después de que instancias internacionales exigieron al gobierno examinar su sentencia, la Suprema Corte de Justicia ordenó su libertad al advertir que la única prueba era una confesión obtenida por un policía que reconoció haber torturado a Del Campo.

Resolver la crisis de justicia en México exige crear contrapesos legales y sociales para vigilar el servicio público. A su vez, el Congreso tiene que establecer un protocolo nacional de investigación de homicidios y establecer fiscalías especializadas que investiguen estos casos —solo la mitad de los estados cuentan con ellas—. La Procuraduría General de la República (PGR), el órgano que investiga y persigue los delitos federales, debe erradicar la tortura y, si ocurre, deben sancionarla a través de una fiscalía especializada en castigar violaciones a los derechos humanos.

Y la sociedad civil también tendría que ayudar a la renovación de nuestro sistema de justicia. Hay antecedentes: en 2002, se creó un Consejo de Participación Ciudadana en la PGR para evaluar y dar seguimiento a las políticas de seguridad pública, pero desapareció en 2013. Desarrollar órganos ciudadanos que vigilen el desempeño de la policía y que puedan tener autoridad en las reuniones de los consejos estatales, regionales y nacionales de seguridad será un paso adelante.

Pero, ante todo, se debe empezar por romper el paradigma judicial actual: no debe enfocarse solo en el número de detenidos, sino en la solución de los crímenes, el hallazgo de sus móviles y el diseño de una política preventiva eficaz afincada en el cumplimiento de la ley y el respeto a los derechos humanos. Para ello, el gobierno mexicano debe tener la voluntad política de reformar las instituciones judiciales. Hasta ahora no la ha tenido.

Arturo Angel es periodista y reportero del portal Animal Político. Ha publicado el libro “Duarte: El priista perfecto”.

The New York Times
Arturo Angel
Ciudad de México
Viernes 13 de julio de 2018.


El legislador mexicano pretende reformar el Congreso y apunta a la redacción de una nueva Constitución

El 23 de julio, Porfirio Muñoz Ledo (Ciudad de México, 1933) cumplirá 85 años. Su currículum político es también un testimonio vivo del poder en México. Fue presidente del PRI, ministro de Estado en dos Gobiernos y embajador de México ante Naciones Unidas durante seis años. Todo eso únicamente hasta 1985. Un par de años después, el 15 de diciembre de 1987, renunció al partido hegemónico y reinventó su vida en la oposición. Esa trayectoria lo llevará al Congreso por cuarta ocasión el 1 de septiembre. Esta vez como legislador del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el partido creado por Andrés Manuel López Obrador que ocasionó un tsunami electoral a inicios de este mes.

López Obrador aún no revela quién coordinará la agenda legislativa de Morena en la Cámara de Diputados. En un congreso reciente del partido, el ganador de las elecciones contó que Muñoz Ledo le había pedido ponerle la banda presidencial en la ceremonia del 1 de diciembre. Para ello, el veterano político debe convertirse en presidente de la Cámara baja. El gesto estaría cargado de un fuerte contenido simbólico. Se trata de un guiño al Frente Democrático Nacional (FDN), un movimiento formado por políticos que abandonaron el PRI para construir una alternativa de izquierdas en 1988.

 “Desafiamos desde el PRI la autoridad del PRI. El país comenzó a cambiar”, cuenta un lúcido Muñoz Ledo en su casa de Las Lomas de Chapultepec. Mientras da la entrevista bebe un whisky y enciende varios cigarrillos en cadena. A sus espaldas, tiene fotografías con Cuauhtémoc Cárdenas, fundador del Partido de la Revolución Democrática (PRD), y otra donde abraza efusivamente a Fidel Castro. “Yo no niego mis afectos”, sentencia.

Treinta años después, el legislador engrosa nuevamente las filas de un partido mayoritario. Morena controlará desde septiembre a 307 de los 500 diputados en la Cámara de Diputados y a 68 de los 128 senadores. “Decir que un Gobierno con mayoría es antidemocrático es simplemente absurdo”, responde a las voces que han mostrado su temor por el amplio dominio de la formación de López Obrador. “En México sí nos hace falta una mayoría gobernante. La hubo, pero fue terriblemente autoritaria”.

El recién elegido presidente del país definió este miércoles sus prioridades legislativas para el inicio de la legislatura. Estas incluyen una rebaja a los sueldos de los altos funcionarios, reorganizar las secretarías de la Administración Pública, acabar con la inmunidad parlamentaria y privilegios para los funcionarios públicos, revertir la reforma educativa, crear la revocación de mandato y subir los salarios mínimos en la frontera norte.

“No se trata de imponer una mayoría, sino de hablar con los demás”, afirma Muñoz Ledo. “Andrés Manuel quiere un consenso nacional. Eso es muy difícil de lograr, pero el tipo de transformación que quiere lo obliga a tener un amplio espectro de apoyos”.

Aquel primer bloque de reformas estaría destinado a cumplir las promesas de campaña y afianzar políticamente al presidente López Obrador. El futuro legislador de Morena reconoce que la tarea no será sencilla. Las iniciativas deben sacarse adelante con cambios presupuestales que no contemplan nuevos impuestos.

Muñoz Ledo augura que el éxito de esa primera etapa abriría un segundo periodo de transformaciones más profundas del Estado mexicano, entre ellas la creación de una nueva Constitución. “La nueva República depende de un nuevo diseño constitucional, Andrés está convencido de eso. Pero tiene que crear las condiciones hacia mediados de su sexenio. Todavía falta hacer una revisión integral de la Constitución o la convocatoria de una Constituyente. Ahora no se dan las condiciones”.

Antes de llegar a ese punto, Muñoz Ledo trabaja en la redacción de una nueva ley orgánica para el Congreso. “La lucha contra la corrupción comienza en el Legislativo”, asegura. El veterano político pretende reducir el número de comisiones en las cámaras y de institutos que trabajan para los diputados y senadores. Estos organismos engrosan la máquina burocrática del poder legislativo y abonan a la opacidad en el uso de recursos públicos. “Hay que reformar el Congreso: depurarlo, republicanizarlo, modernizarlo”, considera.

La relación con Estados Unidos

En sus memorias Mi historia en la oposición (Debate, 2017), Muñoz Ledo cuenta que el candidato Luis Echeverría llegó al poder con la confianza de que tendría una buena relación con Estados Unidos. La realidad lo desmintió poco después, en 1970. La tensión con Washington marcó su crispado sexenio.

Andrés Manuel López Obrador también ha apostado por el optimismo en su relación con Donald Trump, quien ha mostrado una sincera hostilidad hacia los mexicanos. El presidente electo recibe este viernes en su casa de transición a los emisarios del republicano, encabezados por el secretario de Estado, Mike Pompeo, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin. En la agenda figura la renegociación del tratado de libre comercio, seguridad y migración.

“Los acuerdos integrales con Estados Unidos siempre han fracasado porque ellos tienen más que imponernos que nosotros. Yo prefiero que se discuta tema por tema. Nada de eso de que ellos dan migración y nosotros les damos petróleo, porque nos metemos en una cadena muy complicada”, asegura.

“Lo que reduce la migración es el salario, no el empleo. Hay que probar a los americanos que la migración es el fruto natural de la relación económica”, dice el exministro del Trabajo entre 1972 y 1975. Desde ese entonces, el ingreso mínimo ha perdido 82% de su valor. “Han expropiado el salario. Ese es el verdadero drama del país”, apunta Muñoz Ledo. El veterano legislador tendrá en septiembre una última oportunidad para mejorar las condiciones de los mexicanos en lo que ha sido una prolongada vida dedicada a la política.

El País
Luis Pablo Beauregard
Ciudad de México
Viernes 13 de julio de 2018.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter