WhatsApp retrasa cambiar sus normas de servicio tras la huida de varios usuarios a Telegram o Signa

 

San Francisco.- La aplicación Whatsapp anunció este viernes que postergará una modificación en sus normas sobre intercambio de información ante la huida de usuarios hacia rivales como Telegram o Signal.

"Estamos postergando la fecha en que se pedirá a las personas revisar y aceptar los nuevos términos", dijo Whatsapp, propiedad de Facebook, en una publicación en su blog.

La empresa canceló el plazo del 8 de febrero para que los usuarios aceptaran las nuevas normas, que incluyen compartir su información con servidores de Facebook. El cambio será revisado y fue retrasado hasta el 15 de mayo.

Los nuevos términos eran rechazados por usuarios fuera de Europa que no aceptan que se les imponga un plazo para cortarles el servicio. El cambio está relacionado a la forma en que los comerciantes que utilizan Whatsapp para contactar a clientes, pueden compartir los datos con Facebook, que puede a su vez utilizar la información para avisos publicitarios personalizados, de acuerdo a la red social.

"No podemos ver sus mensajes privados ni escuchar sus llamadas, tampoco lo puede hacer Facebook", aseguró Whatsapp en una publicación anterior. "No guardamos registro sobre la actividad de los usuarios en mensajería o llamadas. No podemos ver su locación y tampoco puede hacerlo Facebook". Según Whatsapp la información sobre la ubicación y el contenido de los mensajes está encriptado de punta a punta.

"Le estamos dando a las empresas la opción de utilizar servicios seguros de almacenamiento de datos que tiene Facebook para gestionar las conversaciones con sus clientes, responder preguntas y enviar información útil como recibos de compra", explicó Whatsapp. Aunque reconoció que eso puede resultar en publicidad de parte de Facebook.

Como consecuencia la aplicación rival Telegram ha visto un marcado aumento de usuarios desde el anuncio de Whatsapp, dijo su fundador Pavel Durov. Durov, 36 años y de origen ruso, dijo en su canal de Telegram esta semana que la aplicación alcanzó 500 millones de usuarios activos mensuales en las primeras semanas de enero y "25 millones de nuevos usuarios en las últimas 72 horas". Las personas ya no quieren cambiar su privacidad por servicios gratuitos", ha asegurado Durov sin referirse a su rival.

Por su parte, Whatsapp asegura que tiene más de 2.000 millones de usuarios. India es el principal mercado de Whatsapp con 400 millones de usuarios, pero en las últimas semanas millones de personas se pasaron a Telegram o Signal.

Signal también confirmó un acelerado aumento de usuarios, ayudada en parte por un tuit del hombre más rico del mundo, Elon Musk, en el que la recomendó.

AFP
San Francisco, Cal. EU.
Viernes 15 de enero de 2021.


El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales advirtió de la posibilidad de que datos usados por la plataforma puedan llegar a terceros y sin definir las medidas de seguridad
 
Los usuarios de WhatsApp deberán leer a detalle la política de privacidad y las condiciones de uso de la aplicación, antes de aceptar los nuevos términos y el tratamiento de datos personales, alertó el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI).
 
Cabe recordar que el pasado 4 de enero, la aplicación notificó a los usuarios la actualización de las condiciones del servicio y la política de privacidad de la aplicación y estableció como fecha límite de aceptación el 8 de febrero de 2021.

De aceptar, los usuarios permitirán que WhatsApp comparta datos para que prestadores de servicios tecnológicos como Facebook o terceros puedan tener acceso e inclusive que los contratantes de estos servicios puedan almacenar los datos a través de los servicios prestados; incluso, si el usuario no tiene cuenta de Facebook, la compañía y sus subsidiarias podrán recopilar información de las cuentas, números telefónicos, mensajes e incluso transacciones.

El órgano garante llevó a cabo un análisis de la nueva política de privacidad, del cual se advirtieron los siguientes términos que los usuarios deberán tener presentes al decidir si continúan siendo usuarios.

Por un lado, en el apartado denominado “Información que recopilamos”, se establece que WhatsApp podrá recabar información adicional para proporcionar funcionalidades opcionales, sin precisar cuáles son esas funciones y qué tipo de datos serán requeridos.

En “Información que nos proporcionas” se describen los datos que los usuarios deben proporcionar para hacer uso de la aplicación; se detalla que el usuario puede compartir información sobre los números de teléfono de sus contactos y, en caso de usar los servicios de pago, compras u otras transacciones financieras, se establece que WhatsApp tratará información adicional que incluye datos sobre transacciones y cuentas de pagos como el método de pago, detalles del envío y el importe de la transacción.

Y en “Información recopilada automáticamente” se indica que se obtendrán datos y registros sobre el uso del servicio y de las opciones que utiliza como mensajería, llamadas, estados, grupos, empresas o pagos y la foto de perfil. También señala que se recaba información sobre el dispositivo y la conexión, además de que se recopila y hace uso de la información de ubicación del usuario, cuando se hace uso de opciones relacionadas con ese dato.

En tanto en “Información de terceros” se establece cómo se trabaja en conjunto con proveedores externos, servicios de terceros y otras empresas de Facebook. Si bien se señala que WhatsApp recibe y comparte información con otras empresas, no se definen con claridad las medidas de seguridad para proteger la información compartida.

De este análisis, el INAI concluye que “los nuevos términos de la política de privacidad de WhatsApp indican que la plataforma compartirá la información de los usuarios con Facebook y otras aplicaciones, recolectando datos de contactos, la dirección IP o ubicación de quienes la utilizan en ciertas situaciones, lo cual representa un elemento a evaluar por los usuarios al decidir si aceptan y continúan con el uso de la aplicación”.

Además, con excepción de las conversaciones realizadas a través de la aplicación, Facebook podrá compartir la información recibida de WhatsApp con otras empresas y crear anuncios personalizados en sus plataformas.

Es importante señalar que los usuarios que no acepten los nuevos términos y condiciones de WhatsApp no podrán seguir haciendo uso de esta aplicación y deberán evaluar el uso de otras aplicaciones o servicios de mensajería disponibles digitalmente.

El Universal
Susana Zavala
Ciudad de México
Martes 12 de enero de 2021.


•    Se presentaron los resultados del 1er. Estudio Nacional "¿Cómo usan los mexicanos las redes sociales?”, coordinado por Luis Ángel Hurtado, de la FCPyS de la UNAM

•    El 91.3 por ciento de los usuarios usa WhatsApp para conversaciones con amigos, 81.7 por ciento para cuestiones familiares y 62 por ciento para el ámbito laboral

En México, 52.5 por ciento de los usuarios de WhatsApp utilizan esta red social entre dos y cuatro horas diarias en promedio, y 17 por ciento permanece más de seis horas. En la zona centro del país se concentra el 42.64 por ciento del total de usuarios, reveló el 1er. Estudio Nacional "¿Cómo usan los mexicanos las redes sociales?”, coordinado por Luis Ángel Hurtado Razo, académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM.

Según el 15° Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios de Internet en México (2019), en nuestro territorio hay 82.7 millones de usuarios; de estos internautas, 93 por ciento tiene WhatsApp, es decir, casi 77 millones.

En la sala Isabel y Ricardo Pozas, de la FCPyS, y ante Othón Camacho Olín, coordinador de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación en el Sistema de Universidad Abierta y Educación a Distancia; y Carlos Padilla, director de la Revista Zócalo, Hurtado Razo precisó que según datos obtenidos en el primer estudio nacional, el mayor número de usuarios de WhatsApp son jóvenes de entre 21 y 30 años de edad, mientras que de Instagram la mayor concentración se halla en el rango de 14 a 21 años de edad.

“Esto llama la atención, porque la ‘tecnopolítica’ ya apunta a Instagram con miras a las elecciones de 2024, pues el sector demográfico que utilizan dicha red incidirá en las plataformas políticas con su voto. Además, según nuestros datos, es la tercera red (en esa fracción poblacional) que más se consume a través del celular, sólo por debajo de WhatsApp y Facebook, y más del 36 por ciento de sus usuarios siguen a líderes de opinión”, resaltó.

En el estudio, se aplicaron mil 58 cuestionarios de 233 preguntas cada uno en diversos estados de la república, durante este 2019; las personas, con un rango de edad de entre 14 y 95 años, fueron consultadas sobre sus hábitos de uso de WhatsApp, Facebook e Instagram.

Redes sociales

Pulgares presurosos, nucas agachadas, codos arriba y mirada fija es el escenario del mundo frente a la pantalla de un dispositivo móvil. Ahora reuniones, avisos, afectos, pagos, compras, recreación, todo se procesa a través de las redes.

Hurtado Razo indicó que Facebook es la red social más usada por los mexicanos, pues de cada 100 que utilizan Internet, 99 tienen una cuenta ahí.

Según la encuesta, el 50.25 por ciento de los usuarios de Facebook son hombres, y 49.75 por ciento mujeres. El 96 por ciento consulta Facebook a través de su celular, más del 30 por ciento navega por más de dos horas, y casi 10 por ciento pasa más de seis horas dando likes, comentando o compartiendo.

“En Facebook (con respuestas abiertas que no suman 100 por ciento) el 65 por ciento son conversaciones, el 61 por ciento publicaciones de información, el 15.7 por ciento creación y administración de fan page, y 7.8 ventas. “Es la más completa, la más usada, pero también terreno fértil para las fake news o noticias falsas”, mencionó.

Las redes sociodigitales no dejan a las personas solas; “ayudan a socializar, y ahora hasta las reuniones de trabajo se realizan ahí”. El 20.69 de los mexicanos consultados dijeron que en Facebook son integrantes de 10 grupos o más.

Sobre las conversaciones en WhatsApp, se detectó (con respuestas abiertas que no suman 100 por ciento) que 91.3 de las charlas son con amigos, 81.7 por ciento con familiares, y en ascenso las cuestiones laborales, con 62.3 por ciento.

Asimismo, 89.3 por ciento de los encuestados dijeron que utilizan WhatsApp para compartir imágenes (infografías, capturas de pantalla, memes); 79 por ciento lo hace para compartir fotos o selfies; 62 por ciento para archivos y 3.7 por ciento para difundir cadenas.

Noticias falsas

Luis Ángel Hurtado Razo expuso que parte del estudio arrojó que las noticias falsas están creciendo de una manera exponencial en las redes, y representan “un atentado contra la libertad de expresión, contra el derecho a la información, la democracia y el periodismo”.

En WhatsApp el 63.3 por ciento de las noticias falsas son reenviadas por familiares, y el 61 por ciento por amigos. Al preguntarle a la gente por qué cree que es verídica la información, señalaron que “es por el título o por el encabezado”.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Domingo 10 de junio de 2019.


La aplicación de mensajería instantánea WhatsApp sufre una caída a nivel mundial.

Los usuarios no pueden enviar ni recibir mensajes y tampoco pueden hacer llamadas mediante la aplicación.

Los servicios de mensajería de WhatsApp, propiedad de Facebook, quedaron suspendidos temporalmente en numerosas partes del mundo incluyendo México, indican usuarios y páginas de monitoreo de redes sociales.

El sitio web Downreport registró un fuerte aumento de informes de suspensión de servicios de WhatsApp a partir de las 17:00 horas tanto en Estados Unidos como en Europa, Latinoamérica y África.

Ni WhatsApp ni Facebook han informado hasta el momento de las causas de la caída del servicio de la popular aplicación.

WhatsApp tiene más de mil millones de usuarios activos y es una de las aplicaciones móviles y web más populares de internet.

EFE
Ciudad de México
Miércoles 3 de mayo de 2017.


La política de privacidad de WhatsApp cambió y compartirá datos de usuarios con Facebook; conoce cómo evitar compartir esta información.


Ciudad de México.- La política de privacidad de WhatsApp cambió y ahora compartirá datos de sus usuarios con Facebook.

¿Qué implica esto? Que ahora Facebook podrá tener datos de tu actividad para enviarte publicidad, y según algunas fuentes, acceso a tu número de teléfono.

Si no quieres compartir esta información, hay dos opciones para evitarlo. Sólo no demores mucho, porque el plazo para decir 'No' sólo estará abierto durante 30 días.

La primera forma es cuando se descargue la nueva actualización. Te aparecerá una leyenda sobre los nuevos términos y al final de éste el botón "Agree". Tómatelo con calma y todavía no le des clic para aceptar. Primero haz un scroll down para desactivar el check en la casilla donde autorizas que WhatsApp comparta datos con Facebook.

Lo más probable es que hayas aceptado en automático la nueva actualización -¿quién se pone a leer las letras chiquitas?-, pero aún así puedes desactivar fácilmente esta opción.

Dentro de WhatsApp, ve a Settings (Configuración) y luego a Account (Cuenta). En la parte baja encontrarás un botón para deshabilitarla.

Te aparecerá el siguiente mensaje: "La información de tu cuenta no será usada para mejorar tu experiencia con los productos y publicidad en Facebook".

Listo, así tus datos de WhatsApp no se compartirán con Facebook.

Reforma
Ciudad de México
Viernes 26 de agosto de 2016.

El sistema de mensajería móvil superó la barrera de los 900 millones de usuarios y reactivó así los interrogantes sobre su rentabilización.

El sistema de mensajería móvil WhatsApp, comprado el año pasado por Facebook por más de 20,000 millones de dólares, superó la barrera de los 900 millones de usuarios y reactivó así los interrogantes sobre su rentabilización.

"WhatsApp tiene ahora 900 millones de usuarios mensuales activos", escribió el jueves de noche Jan Koum, creador de la aplicación, en su perfil de Facebook.

El umbral de los 800 millones de usuarios fue superado en abril.

WhatsApp es la mayor compra de la historia de Facebook: la transacción, pagada en gran parte con acciones de la red social, valorizó el sistema de mensajería en casi 22,000 millones de dólares al momento de su cierre a principios de octubre.

Cuando se anunció esta operación, el presidente y fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, dijo que su prioridad era aumentar la base de usuarios de WhatsApp antes de intentar ganar dinero con él.

Pero también señaló que habría oportunidades de rentabilización cuando se superara la barrera de los 1,000 millones de usuarios, nivel que ya parece estar al alcance de la mano.

Tanto para Facebook (1,490 millones de usuarios) como para otra de sus filiales, la aplicación de fotos Instagram (300 millones), esta rentabilización pasa fundamentalmente por la publicidad.

Pero WhatsApp ha basado su popularidad sobre la promesa de que jamás pondrá publicidad en su servicio.

Los analistas prevén que se establecerá un sistema parcialmente pago, dado que WhatsApp ya ha introducido suscripciones a costos muy bajos en algunos países. Otra opción es que el sistema de mensajería sirva como puerta de entrada a otros servicios.

AFP
L.A. California, Estados Unidos
Sábado 5 de septiembre de 2015.

Ya es posible utilizar WhatsApp desde la comodidad de tu PC

La aplicación de mensajería presentó una extensión web de su sistema, con lo que ya no será necesario solo un teléfono inteligente para utilizarla.

"Hoy por primera vez, millones de ustedes tienen la oportunidad de usar WhatsApp en el navegador web de tu computadora. WhatsApp Web es una extensión de tu teléfono y refleja las conversaciones y los mensajes allí. Así, todos tus mensajes todavía se almacenan en tu teléfono", se puede leer en la web de Whatsapp.

Sin embargo, cabe mencionar que el sistema web de Whatsapp solamente estará disponible para usuarios de Android, Windows Phone y Blackberry.

Para acceder al sistema a través de la computadora, basta con abrir esta dirección https://web.whatsapp.com a través del navegador Chrome. Una vez dentro, podremos ver un código QR que se debe escanear, de esta forma, se sincronizará la información con la app instalada en el móvil.

La firma de California, recomendó que se instale en el smartphone la versión más reciente de Whatsapp, para evitar problemas de funcionamiento entre ambas plataformas.

El Universal
Ciudad de México
Jueves 22 de enero de 2015.

Juan Villoro

Hay partes del cuerpo que la tecnología pone de moda. El automóvil dio renovada importancia al pie derecho y los teléfonos celulares al dedo índice.

Desde hace un par de años vivimos la era de los pulgares. El diminuto teclado del teléfono los ha convertido en pinzas de las letras.

La evolución humana hubiera sido imposible sin el pulgar oponente que distinguió a nuestros remotos ancestros de los primates inferiores. Tocar con el pulgar la palma de la mano y los demás dedos permitió que el cerebro encontrara múltiples ocupaciones, de la agricultura al origami.

La Edad Media, fuente de malos recuerdos, dio importancia negativa a los dedos de la evolución, colgando a gente de los pulgares.

Poco a poco, el trabajo manual fue desplazado por la maquinaria y el siglo XX automatizó buena parte del ámbito laboral. En su extraordinaria serie El trabajo del hombre, Sebastião Salgado fotografió a la última generación que sobrevivió exclusivamente con sus dedos.

De protagonista absoluto de la evolución, el pulgar pasó a ser un actor de reparto con dificultad para conseguir papeles. Su utilidad pública se limitaba a aportar una huella digital en caso de arresto, pedir “aventón” en una carretera o comunicar buenas o malas noticias, según se orientara hacia arriba o hacia abajo. Esta última función era la más común e intrascendente (¡qué diferencia con los tiempos romanos en que un pulgar levantado perdonaba una vida!).

En la mecanografía, el pulgar ejerció la insípida tarea de separar palabras. Su contribución a la escritura era el espacio en blanco.

Con los mensajes de texto, el relegado apéndice volvió en plan grande. El cerebro depende ahora del dedo que, la verdad sea dicha, estaba un poco dormido. Juzguemos, si no, la forma en que “texteamos”. Si el índice es todo elocuencia, el pulgar es el tartamudo de la mano.

Conscientes del problema, los programadores han creado recursos para escribir como un superprimate. Inicias un mensaje y una aplicación te propone diversas palabras; tocas la necesaria y sigues adelante. Pero a veces rozas un vocablo y sin darte cuenta envías un mensaje enloquecido. ¡Bienvenidos a la era de la comunicación aleatoria!

Hace unos días mandé un whatsapp a mis hermanos con el fin de reunirnos en casa de nuestro difunto padre. Mi cerebro quiso decir: “¿Van a ir a la cena del Papaíto?”, pero mis sublevados pulgares escribieron: “¿Van a la alacena del parásito?”. Aunque esta ofensiva frase fue perdonada como un error, permitió que durante la cena afloraran reclamos por mi imprecisa conducta en otros momentos de la vida familiar.

Al combinarse con palabras predeterminadas, la escritura de los pulgares provoca insultos involuntarios y confesiones tan descaradas que parecen verdaderas. La solución de emergencia consiste en desactivar la apresurada función que confunde “Papaíto” con “parásito”. Pero esto nos deja -valga la metáfora- en manos de los pulgares. El resultado es un balbuceo que recuerda penosamente a una tribu preverbal.

Los mensajes de texto revelan que somos antropoides. Estamos ante un aleccionador efecto fortuito de un mecanismo de alta sofisticación. Aunque los programadores digitales no tuvieran el menor deseo de poner en tela de juicio la relación entre el hombre y la máquina, crearon un aparato que ha transformado el comportamiento en forma más radical de lo que podía suponerse.

Los pulgares recuperaron relevancia gracias a un teclado que se presta para ellos. Al mismo tiempo, su incierta desteridad, su falta de adiestramiento, su condición de dedos a fin de cuentas atrasados y regordetes, nos pusieron en contacto con un sistema de escritura tentativo y descompuesto donde el equívoco no es la excepción sino una esperable partícula.

El más frecuente recurso de comunicación contemporáneo no aspira a que sus contenidos sean perfectos; basta que sean veloces. Lo que ahí decimos depende más de la prisa que de la calidad.

Más allá de esta evidencia, el nuevo trato con el alfabeto brinda una inesperada lección. El pulgar nos volvió humanos y durante milenios pensamos que eso nos otorgaba superioridad. Ahora el dedo peculiar vuelve a ubicarnos: somos la especie del invento y el error. Saber que evolucionamos es positivo; saber que evolucionamos pero no tanto, es más positivo.

Los robots no usan pulgares.

Reforma
Ciudad de México
Viernes 19 de diciembre de 2014.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Síguenos en Twitter