La fiscalía informa de que en el aeropuerto actuaron "probablemente" dos atacantes suicidas. Las autoridades buscan a un tercero

El terror ha golpeado Bruselas este martes con una serie de explosiones que han afectado el aeropuerto y una estación de metro y han causado al menos una treintena de muertos. La fiscalía belga ha informado de que en el aeropuerto actuaron "probablemente" dos terroristas suicidas. Las autoridades buscan ahora al tercer sospechoso.

El alcalde de Bruselas, Yvan Mayeur, ha informado en una rueda de prensa de que "unas 20 personas" han perdido la vida en el metro y fuentes del cuerpo de bomberos de la capital belga han indicado que otras 14 personas han fallecido en el aeropuerto. Más de 200 personas han resultado heridas.

El Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) ha asumido la autoría de los atentados, apunta Reuters citando a su vez una información de la agencia Amaq, vinculada al ISIS. "Los combatientes del Estado Islámico han llevado a cabo una serie de explosiones este martes con cinturones explosivos y dispositivos. Los objetivos eran un aeropuerto, una céntrica estación de metro de la capital de Bélgica, un país que participa en la coalición internacional contra el Estado Islámico", se indica en el comunicado. "Los combatientes abrieron fuego en el interior del aeropuerto de Zaventem antes de que varios de ellos detonasen sus cinturones explosivos. Otro mártir detonó su cinturón explosivo en la estación de metro de Maelbeek. Los ataques han matado o herido a 230 personas", continúa.

La agencia France Presse ha difundido una imagen de este martes de los tres sospechosos del atentado en el aeropuerto de la capital belga en un momento previo a la comisión de los atentados. La policía ha emitido una orden de búsqueda contra uno de los hombres que aparece en la fotografía, que se ha dado a la fuga. En la imagen, grabada por las cámaras de seguridad del aeropuerto, viste una chaqueta blanca y un gorro negro.

"Temíamos un ataque terrorista y ha sucedido", ha afirmado esta mañana el primer ministro belga, Charles Michel, en una comparecencia pública junto al fiscal general, Frédéric Van Leeuw.

Una doble explosión en el área de salidas del aeropuerto de Bruselas-Zaventem poco antes de las ocho de la mañana causó víctimas mortales y provocó el cierre de las instalaciones y la cancelación de todos los vuelos. Apenas hora y media más tarde, se registró una nueva explosión en el metro de Bruselas, en la estación de Maelbeek, muy cerca de todas las instituciones europeas. La estación ha sido clausurada.

El primer ministro no ha precisado aún el número exacto de víctimas. Michel ha asegurado que la policía "está tratando de estabilizar la situación", además de desplegar a las fuerzas de seguridad, entre ellas el Ejército, en lugares donde "aún existe preocupación" de que pueda haber problemas. Esta mañana ha habido varios registros en la capital belga. Michel ha hablado de tragedia y ha instado a los ciudadanos a permanecer "unidos y solidarios".

Van Leeuw ha hablado de "heridos graves", sin más concreción. Testigos citados por medios belgas apuntan que antes de las detonaciones se oyeron gritos en árabe.

La policía federal, encargada del caso, se centra ahora en averiguar quiénes son los autores y en tratar de localizar al sospechoso huido. El fiscal también ha explicado que la policía ha tenido que realizar un trabajo enorme en esa explanada de salidas porque, tras la deflagración, todos los viajeros han huido y dejado abandonados los equipajes. Y la prioridad era, en ese momento, asegurar que ninguna de esas maletas pudiera contener explosivos. Fuentes policiales han indicado que la búsqueda de armas y de sospechosos en el aeropuerto concluyó alrededor de las tres y media de la tarde.

"Ponemos todo de nuestra parte para normalizar la situación", ha asegurado el fiscal. La policía encontró un rifle Kaláshnikov en la zona y un cinturón de explosivos sin detonar. El gobernador de la provincia de Brabante, Lodewijk De Witte, ha informado además de que las autoridades belgas encontraron una tercera bomba que no llegó a explotar y que fue desactivado por los artificieros. "Tres bombas se introdujeron en el edificio, de las que una no llegó a explotar", ha dicho durante una rueda de prensa en el mismo aeropuerto.

Tras los atentados, el Gobierno de Bruselas cerró todas las líneas de transporte público. El centro de crisis en Bélgica informa de que las líneas dos y seis del metro ya vuelven a estar en funcionamiento, pero las demás continúan inactivas.

Después de las explosiones, dos estudiantes de enfermería que partían de viaje de estudios a Lisboa recorrían a pie el camino que separa el aeropuerto de la carretera, donde esperaban ser recogidas, informa Álvaro Sánchez. "Hemos oído dos fuertes explosiones y salía polvo y humo. Una compañera nuestra se ha ido en ambulancia herida en una pierna", han afirmado aún asustadas. En un momento se han detenido y el horror ha aparecido en la cara de una de ellas mientras miraba la pantalla de su móvil: "¡En el metro también!", ha dicho en referencia a los ataques en el suburbano bruselense.

"Estaba en la fila para registrarme y he escuchado una explosión. He visto humo y he visto a personas correr hacia la salida. Ha habido una segunda explosión mucho más cerca de mí después", ha explicado un testigo de los hechos a RTL. "Se ha ido todo el mundo del aeropuerto con pánico, la mayor parte de las personas han dejado sus maletas allí. Los coches han sido evacuados", ha asegurado. El servicio de trenes al aeropuerto ha sido suspendido.

Las explosiones en Bruselas se producen cuatro días después de la detención del yihadista Salah Abdeslam, huido tras los atentados del 13 de noviembre en París, que provocaron 130 muertos.

Varios países han reforzado al máximo las medidas de seguridad en los aeropuertos y han cancelado vuelos. Tras las explosiones, la frontera por carretera y tren entre Bélgica y Francia ha sido cerrada. Y la red europea de trenes de alta velocidad Thalys —con conexiones entre París y Bruselas, Colonia y Ámsterdam— ha anunciado que ha interrumpido por completo sus trayectos.

La compañía Eurostar ha informado de que reanuda su servicio "limitado" de trenes entre Londres y Bruselas, pasando por Lille, a aquellos pasajeros que deban viajar y tengan billete. Había sido suspendido tras los atentados. Las instituciones de la UE están en nivel naranja de alerta, las reuniones han sido suspendidas y solo se permite el acceso a los funcionarios identificados.

La alerta antiterrorista en Bélgica se encontraba en el nivel 3, pero después del atentado de este martes el Gobierno la ha elevado al 4, el máximo, que ya estuvo activado entre el 21 y el 25 de noviembre de 2015. Entonces, el primer ministro belga, Charles Michel, advirtió de la posibilidad de que se produjera un atentado similar al de París. El nivel actual indica la existencia de "una amenaza posible y creíble".

El País
Lucía Abellán
Bruselas, Bélgica
Martes 22 de marzo de 2016.

El suceso ocurre en una casa de la localidad Roubaix, según reportan medios; habría heridos

Fuentes policiales francesas reportaron una balacera y una toma de rehenes esta noche en la localidad de Roubaix, en el norte del país.

De acuerdo con los primeros informes, un grupo equipado con armas de guerra habría tomado como rehenes a un director de banco y a varias personas más.

Diversas fuentes indicaron que en la balacera se habrían producido varios heridos, pero la información no fue confirmada oficialmente.

La policía habría asegurado el barrio residencial de Van Gogh y habría desplegado a numerosos elementos.

A las 20:30 horas locales (19:30 GMT), las informaciones eran todavía muy confusas sobre la toma de rehenes.

Roubaix es una zona industrial del norte de Francia, en las afueras de la ciudad de Lille, cercana a la frontera con Bélgica.

Toma de rehenes en Francia

Una toma de rehenes se ha producido este martes en la ciudad francesa de Roubaix, fronteriza con Bélgica, después de que un grupo de delincuentes se hicieran fuertes en una casa tras un tiroteo con las fuerzas del orden.

El alcalde de Roubaix ha confirmado a la agencia AFP que los secuestradores habían intentado llevar a cabo un atraco previamente.

También la cadena de televisión iTélé indicó que se trató de una tentativa de atraco que fue abortada y que los delincuentes se hicieron fuertes en su huida en una casa y tomaron como rehenes a la familia que la ocupaba.

Según una fuente policial que recoge el diario Le Figaro,” un director de banco y su familia fueron tomados como rehenes".

Fuentes policiales han asegurado se habrían escuchado varios disparos y habría varios heridos. En la operación policial han intervenido también las fuerzas de intervención rápida de la RAID.

AFP / Le Figaro / UNO
Roubaix, Francia/ Argentina
Martes 24 de noviembre de 2015.

La respuesta al yihadismo desborda París

 “París es hoy la capital del mundo”, anunció por la mañana el presidente francés, François Hollande. La unidad que reclamaba a los franceses la consiguió por elevación. Como con la amplia representación de mandatarios a los que pidió su presencia en la “marcha republicana”. Acudieron la canciller alemana, Angela Merkel; el primer ministro británico, David Cameron; el presidente español, Mariano Rajoy; o los primeros ministros de Italia, Portugal, Bélgica, Grecia, o el presidente de Malí, Ibrahim Bubacar Keita.

Especial significación tuvo la presencia del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas. Ambos fueron colocados en la primera línea del cortejo oficial. “Hoy somos todos ciudadanos franceses”, señaló el secretario de Justicia de EE UU, Eric Holder, presente también en la capital. El jefe del Gobierno español señaló: “Nadie está nunca a salvo de nada. Sería una inconsciencia decir que no hay riesgos. Ningún país puede luchar solo contra esto”. El italiano Matteo Renzi aseguró: “Saldremos vencedores de este desafío contra el terrorismo. Lo importante es la Europa de los hermanos”. “La amenaza yihadista estará con nosotros durante muchos años”, lamentó el primer ministro británico, David Cameron. El 18 de febrero habrá una cumbre antiterrorista en Washington.

Cameron asegura que la amenaza extremista durará mucho tiempo

Pero, además de la masiva participación, los protagonistas en la capital francesa en esta cita contra el horror han sido los supervivientes de la revista satírica Charlie Hebdo, diezmada por el ataque del miércoles con la muerte de 12 personas, y los familiares de las víctimas de ese atentado y los del ataque del viernes al Hyper Cacher de comida judía, donde cuatro personas de esta comunidad fueron asesinadas. Los asistentes a la protesta, en muchos momentos en tenso silencio, no dejaron de aplaudir sin cesar al paso de esta comitiva de duelo. O al de furgones de policías (tres asesinados esta semana).

Los homenajes de los manifestantes a Charlie Hebdo saltaban por doquier. Alguno, muy en su línea: “¿Tengo derecho a dibujar el culo de Mahoma?”, se leía en una pancarta.

Hollande se dirigió al grupo de familiares y amigos de las víctimas. Las lágrimas saltaron cuando abrazó a Patrick Pelloux, médico y miembro del equipo de la revista; a un policía de Marsella, hermano del agente asesinado en la revista, y a familiares de los cuatro judíos asesinados el viernes.

La cifra de asistentes desbordó todas las previsiones en la fiesta de la libertad y la tolerancia. “Yo soy Charlie”, “Yo soy judío”, gritos de “Charlie, Charlie” o “Yo soy poli” fueron los gritos más escuchados cuando se rompía el silencio. “Ha hecho falta lo de Charlie para sentirnos unidos. Sigamos”, escribió alguien en grandes letras en el suelo en la plaza de la República. La marcha estalló al final como una fiesta, con una charanga que avanzó hacia la plaza de la Bastilla entre banderas francesas y de países musulmanes al grito de “libertad”.

La diversidad de los mensajes reflejaba la diversidad de los manifestantes. Yawougan, de 35 años, es de origen togolés. Llegó a Francia con seis años. Su esposa, Nassera, de 31, es francoargelina. Tienen dos hijos. Los cuatro representan la Francia que este domingo inundó París. “Hemos venido con nuestros hijos porque queríamos que viviesen una lección de tolerancia”, explicó Yawougan. “Somos musulmanes pero ellos no lo son. Las balas que mataron a la gente de Charlie Hebdo atravesaron también nuestro corazón. Es importante que mis hijos estén aquí también porque somos una familia de inmigrantes y no quiero que nadie nunca pueda decirles que no son franceses. Francia somos todos”.

En Lyon, más de 200.000 personas han salido a la calle. O 100.000 en Burdeos. Y más de 40.000 en Perpignan, como en Saint-Etienne, más de 14.000 en Tarbes y unas 10.000 en Dammartin, la localidad a 40 kilómetros al norte de París donde el viernes fueron abatidos los hermanos Chérif y Said Kouachi, autores del ataque a Charlie Hebdo. Estas manifestaciones ya han sido precedidas por otras espontáneas celebradas el miércoles pasado, horas después del ataque contra la revista, o el viernes, con más de 700.000 asistentes.

Por la mañana, el ministro francés de Interior, Bernard Cazeneuve, había anunciado “medidas excepcionales” de seguridad con la ciudad en estado máxima alerta. Francotiradores de élite, contó, se desplegaron por tejados y azoteas a lo largo del recorrido de la marcha. Las sinagogas han estado especialmente protegidas desde el sábado y el Gobierno ha anunciado que, si fuera necesario, el Ejército participará directamente en su vigilancia.

Hollande y Netanyahu acudieron a la Gran Sinagoga de París

A última hora, Hollande y Valls se trasladaron a la Gran Sinagoga de París, donde asistieron con Netanyahu a una ceremonia de duelo por los asesinados. Antes de comenzar la marcha, Hollande recibió a varios dirigentes de esta comunidad. “Estamos decididos a seguir viviendo nuestro judaísmo. No cederemos ante la violencia”, comentó después Roger Cukieman, presidente del Consejo Representativo de Instituciones Judías de Francia.

Antes de arrancar la manifestación de París, Hollande llamó por teléfono a Lassana Bathily, el joven de 24 años empleado de la tienda de productos judíos que se comportó heroicamente al esconder en el sótano de la misma a una quincena de personas que habían quedado atrapadas cuando a mediodía del viernes fue atacada por el yihadista Amedy Coulibaly.

La única nota discordante de la jornada la marcó, una vez más, el ultraderechista Frente Nacional, que había pedido a sus militantes manifestarse en otros lugares, pero no en París. Su fundador, el islamófobo Jean-Marie Le Pen, calificó de “payasos” a quienes protestaron en la capital. Es la otra Francia, este domingo minoritario.

El País
Carlos Yárnoz
París, Francia/ Madrid
Domingo 11 de enero de 2015.

El reconocido semiólogo y pensador italiano, que acaba de cumplir 83 años, habló en Il Corriere della Sera sobre la amenaza del terrorismo islamista

"Han cambiado las modalidades de la guerra; hay una guerra en curso y nosotros estamos metidos hasta el cuello, como cuando yo era niño y vivía mis días bajo los bombardeos que podían arribar de un momento a otro sin que yo lo supiera", dice en diálogo con Il Corriere della Sera.

Sus palabras llegan horas después del sangriento atentado en París contra la revista satírica Charlie Hebdo, en el que murieron 12 personas.

"El grupo Estado Islámico es una nueva forma de nazismo, con sus métodos de exterminio y su voluntad apocalíptica de apoderarse del mundo", comenta.

Para uno de los intelectuales más destacados de Italia y autor de varios ensayos sobre el islam, el método que emplea la organización yihadista, con una estructura militar y administrativa en los territorios sirios e iraquíes bajo su control, es "apocalíptico".

Una nueva serie de decapitaciones del Estado Islámico en Siria

La organización extremista, que lanzó en septiembre una llamada a los musulmanes a matar a civiles y militares de los países miembros de la coalición internacional, "se quiere apoderar del mundo", recalca.

El autor de la premiada novela El nombre de la rosa recuerda que "las grandes guerras han sido desencadenadas por religiones monoteístas a causa de un libro".

"Han sido las religiones del libro las que han provocado las guerras para imponer la idea contenida en sus textos", explica.

"¿Ha visto alguna vez que animistas hayan intentado conquistar el mundo con las armas?", se interroga al explicar las razones por las que se han desatado guerras en el curso de la historia de la humanidad.

Eco reconoce que todos los grandes cambios "aterrorizan", pero considera que sería igualmente terrible la perspectiva de que un gran centro comercial sustituya una catedral, una visión que podría realizarse.

AFP
Roma, Italia
Domingo 11 de enero de 2015.


 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter