El Sindicato Independiente de Trabajadores de la Industria Automotriz Volkswagen de México (Sitiavw) depositó el pasado viernes el emplazamiento a huelga ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA), con lo que arranca el proceso de revisión contractual.

Cabe recordar que los sindicalizados acordaron solicitar para este 2018 un aumento global de 13 por ciento, de los cuales 11 puntos porcentuales son directos al salario y 2 por ciento en prestaciones.

“En los siguientes días, la Junta Federal deberá emplazar a la empresa Volkswagen y notificar al Sindicato, para dar inicio a las pláticas conciliatorias a efecto de llegar a un arreglo…el Sindicato ha cumplido cabalmente con los lineamientos establecidos tanto en el estatuto sindical como en la Ley Federal del Trabajo para tener una revisión contractual apegada a derecho y en su caso proteger en caso necesario los derechos de todos y cada uno de sus agremiados”, informó el Sitiavw en un comunicado.

Sin embargo, los diálogos entre la armadora y la representación sindical pueden comenzar de manera inmediata.

En tanto que el pasado 15 de junio el sindicato presentó a la empresa el pliego petitorio, mismo que contiene el porcentaje de incremento salarial y prestaciones solicitado; a través de la documentación presentada el viernes se reitera la petición hecha.

En 2017 el sindicato y la parte patronal acordaron un 5 por ciento de aumento salarial, 1 punto porcentual a fondo de ahorro y 0.5 por ciento a vales de despensa, así como plazas para 250 empleados eventuales.

En 2016 el incremento que lograron fue de 4 por ciento directo al salario y 0.5 por ciento en prestaciones. Mientas que en 2015 el ingreso de los trabajadores creció en 4.5 por ciento, en 2014 en un 5.27, mientras que 2012 y 2013 fue de 5 por ciento.

No obstante, durante 2011 y 2010 fue cuando se negociaron los mayores incrementos, con 6 puntos y 6.09 por ciento, respectivamente.

La Jornada de Oriente
Patricia Gutiérrez Rodríguez
Ciudad de Puebla, México
Domingo 22 de julio de 2018.


La automotriz alemana Daimler recortó su estimación de ganancias para el 2018 y BMW dijo que está revisando "opciones estratégicas" debido a la guerra comercial entre China y Estados Unidos, lo que generó temores de más rebajas de las proyecciones de utilidades en la industria automotriz.

Daimler advirtió que los aranceles de China a las importaciones de autos enviados desde Estados Unidos afectarán a las ventas de sus vehículos Mercedes-Benz, lo que resultará en ganancias antes de intereses e impuestos (EBIT) levemente menores este año.

"Creemos que Daimler no será el único OEM (fabricante de equipo original, por su sigla en inglés) que reducirá su guía. Otros también están expuestos a tendencias similares a las que cita Daimler en diverso grado", dijeron analistas de Morgan Stanley.

Su rival BMW, que también exporta vehículos utilitarios deportivos desde Estados Unidos a China y Europa, reafirmó sus pronósticos de utilidades para este año, pero dijo que ellas dependerán de que las condiciones políticas a nivel global permanezcan mayormente estables.

"Dentro del contexto de la discusión actual sobre aranceles adicionales al comercio internacional, la compañía está evaluando varios escenarios y posibles opciones estratégicas", dijo el jueves en un comunicado, sin entregar detalles.

Las menores ventas de vehículos utilitarios deportivos de la planta de Mercedes-Benz en Alabama a China resultará en un impacto de unos 250 millones de euros (289 millones de dólares), dijeron analistas de Evercore ISI.

Las acciones de Daimler se hundieron un 4.3% a 57.86 euros, mientras que las de BMW y Volkswagen cayeron 3.1% y 2.9%, respectivamente.

El pronóstico revisado de Daimler se conoció después de una propuesta del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de imponer aranceles a vehículos importados, argumentando que los desequilibrios comerciales amenazaban a la seguridad nacional de su país.

En forma separada, Trump ha dicho que impondrá aranceles a bienes chinos valorados en hasta 200,000 millones de dólares. China, por su parte, ha advertido que tomará represalias con aranceles sobre productos estadounidenses y que podrían incluir a vehículos utilitarios deportivos Mercedes-Benz enviados a China desde Alabama.

Si bien Pekín y Washington aún no han puesto en vigor los nuevos aranceles, Daimler dijo que espera que lo hagan y que no podrá traspasar los costos a los clientes.

La amenaza de China de aplicar un impuesto de 25% a las exportaciones procedentes de fábricas de autos en Estados Unidos afectará a unos 270,000 vehículos, y las firmas alemanas representarán unos 7,000 millones de dólares del total de 11,000 millones de dólares.

BMW, el mayor exportador de vehículos desde Estados Unidos por valor, tiene su fábrica más grande en Spartanburg, Carolina del Sur, y enfrenta un impacto de 965 millones de dólares debido a los aranceles, mientras que Daimler sufriría un golpe de 765 millones de dólares, dijeron analistas de Evercore ISI.

Reuters
Washington, EU
Jueves 21 de junio de 2018.


El grupo automovilístico ha pagado casi 26.000 millones de euros para la crisis del diésel.
 
 
La Fiscalía de Braunschweig ha impuesto una multa de 1.000 millones de euros por la manipulación de las emisiones de gases en motores diésel al grupo automovilístico alemán Volkswagen, que la ha aceptado. La compañía informó este miércoles de que de este modo asume su responsabilidad.

La Fiscalía de Braunschweig, que es la encargada de las investigaciones porque se encuentra cerca de la localidad de Wolfsburg, donde el grupo tiene su sede central, considera tras sus investigaciones que se produjeron incumplimientos del deber de supervisión en la división de desarrollo de agregados relacionados con las pruebas de vehículos.

Estos incumplimientos hicieron que desde mediados de 2007 y hasta 2015, 10,7 millones de vehículos con el motor diésel EA 288 de la tercera generación en EEUU y Canadá y con el motor EA 189 en otros países estuvieran equipados con una función de software ilegal, que se vendieran y que entraran en circulación.

El grupo Volkswagen ha aceptado la multa, tras realizar su propia revisión, y no va a presentar recursos legales.

De este modo concluye el proceso por infracción reglamentaria, lo que para Volkswagen "tendrá efectos positivos notables" sobre otros procesos que el grupo y sus filiales tienen en otros países de Europa.

La crisis del diésel le ha obligado a pagar acuerdos extrajudiciales, multas y modificaciones en los vehículos multimillonarias, sobre todo en Norteamérica, y ha lastrado su resultado con elevados extraordinarios. El grupo automovilístico ha provisionado casi 26.000 millones de euros para la crisis del diésel.

EFE
Fráncfort, Alemania
Miércoles 13 de junio de 2018.

El sindicato de la armadora alemana consiguió además 250 plazas para trabajadores eventuales

Volkswagen de México y su sindicato llegan a un acuerdo en la revisión salarial, con un aumento directo del 5%, 1% en prestaciones a fondo de ahorro y 0.5 % a vales de despensa, así como 250 plazas para eventuales.

Con lo anterior, se evita la huelga programada para el 18 de agosto, a las 11:00 horas, en la planta ubicada en el municipio de Cuautlancingo.

Las últimas negociaciones entre la armadora y el Sindicato Independiente de Trabajadores de la Industria Automotriz Volkswagen de México (Sitiavw), encabezada por Rey David García Avendaño, se llevaron a cabo en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) en la Ciudad de México.

Según el breve comunicado emitido por la firma alemana, se adquiere el compromiso por fortalecer los indicadores de eficiencia y productividad, que generen las condiciones para la atracción de nuevos proyectos en beneficio de la empresa y sus colaboradores.

Con ese acuerdo, se supera lo obtenido en 2016 por los casi 10,000 basificados, que fue un aumento global del 4.5% e incluso resultada una cifra histórica de los últimos siete años.

En 2010, lograron 6.09%; en 2011, 6%; durante 2012 y 2013, alcanzaron 5%; mientras que en 2014 fue 5.27%y en 2015, se le dio al Sitiavw 4.5 por ciento.

Mario Bueno, vocero del sindicato, calificó el acuerdo como positivo, pues superó las expectativas planteadas, ya que el miércoles pasado, bajaron su propuesta del 12 al 9.5% y la empresa aumentó su contrapropuesta del 2 al 2.5 por ciento.

El Economista
Ciudad de México
Miguel Hernández González
Viernes 18 de agosto de 2017.


Buscará VW mantener competitividad y rentabilidad en la negociación salarial

Volkswagen de México advirtió que su objetivo en la negociación salarial de este año es mantener la competitividad y la rentabilidad; en tanto, su sindicato espera la contraoferta a la propuesta de incrementar la remuneración 12 por ciento.

La primera jornada de negociación entre compañía y trabajadores, organizada en un hotel de la capital, se centró en el análisis de los indicadores productivos y económicos de la planta ubicada en el municipio poblano de Cuautlancingo.

“La empresa expone sus situaciones que tiene, los trabajadores exponen las suyas, y ya de ahí empieza la negociación”, explicó ayer en entrevista el secretario general del el Sindicato Independiente de Trabajadores de la Industria Automotriz, Similares y Conexos Volkswagen de México (Sitiavw), Rey David García Avendaño.

La firma, como lo hizo público ayer a través de un comunicado, aprovechó el encuentro con los representantes de los agremiados para insistir en que la rentabilidad es un factor clave para la atracción de nuevos modelos automotrices y, en consecuencia, para la “estabilidad de largo plazo para la empresa y sus colaboradores”.

“(…) Se hizo énfasis en la necesidad de fortalecer los indicadores de eficiencia, competitividad y productividad de la empresa frente a un escenario de creciente competencia en los mercados, así como dentro del propio Grupo Volkswagen, en el proceso de definir las sedes para nuevos modelos con base en la rentabilidad demostrada por las filiales”, manifestó.

El líder del Sitiavw señaló que esta primera jornada de negociación, a pocos días de que venza el emplazamiento a huelga establecido el 18 de agosto a las 11:00 horas, fue un acercamiento formal entre compañía y empleados en el que no se abordó ninguna oferta de alza salarial.

Desde abril pasado, cuando se celebraron asambleas divisionales de consulta a los trabajadores, la agrupación sindical estableció en 12 por ciento su petición de incremento salarial, petición que aún no ha sido respondida por la firma alemana. El próximo lunes se reanudará la negociación. “Por algo son los días de la negociación y el tiempo de negociación, que son cinco días hábiles antes del vencimiento. Estamos en tiempo”, consideró García Avendaño.

El Sol de Puebla
Carolina Vega
Puebla, México
Sábado 12 de agosto de 2017.


Volkswagen, Audi, Porsche, BMW y Daimler mantuvieron reuniones secretas desde la década de los noventa para burlar el libre mercado

El escándalo de las emisiones contaminantes, que estalló en Alemania y Estados Unidos en septiembre de 2015 y que afectó al Grupo Volkswagen, puede alcanzar una nueva dimensión. Un documento enviado por Volkswagen a la Autoridad de Defensa de la Competencia alemana revela que las cinco marcas más prestigiosas de la industria automotriz alemana, VW, Audi, Porsche, BMW y Daimler, mantuvieron reuniones secretas desde la década de los noventa para burlar las leyes de la competencia en asuntos tan sensibles como la tecnología, costes, suministros e, incluso, en la purificación de los gases contaminantes de coches diésel.

El documento, una especie de auto denuncia del grupo que tiene su sede en Wolfsburg remitido al Bundeskartellamt (Autoridad federal de defensa de la Competencia), ha sido publicado por la revista der Spiegel, y desvela que unos 200 técnicos de las cinco marcas mantuvieron más de 60 reuniones secretas desde los años noventa.

“Puede convertirse en el peor escándalo en materia de competencia de la historia”, señala la revista der Spiegel en su página web. "Los consorcios acordaron técnicas conjuntas para la purificación de gases contaminantes y, con ello, pusieron las bases para el escándalo”, añade la revista.

Según el documento, uno de los temas que más se discutió fue el tamaño del tanque para “Adblue”, un producto que se utiliza para reducir las emisiones de óxido de nitrógeno y que es una marca registrada de la asociación alemana de la industria del automóvil alemán.

Los técnicos llegaron a la conclusión de que un tanque grande podría elevar los costes y finalmente se pusieron de acuerdo en dotar a los coches diésel de tanques pequeños con el inconveniente de que una menor cantidad de “Adblue” no era suficiente para eliminar los gases contaminantes. “Así nació el engaño”, concluye la revista.

Las cinco grandes marcas también concertaron medidas técnicas para los coches descapotables, eligieron las firmas suministradoras y se pusieron de acuerdo en los costes para los componentes de coches. “Existe la sospecha de que se ha cometido un comportamiento monopolístico”, señala Volkswagen en el documento enviado al Bundeskartellamt y en el que se incluye a otras dos marcas del grupo, Porsche y Audi.

Las autoridades del Bundeskartellamt ya tenían sospechas sobre la existencia de estas reuniones secretas en julio de 2016, cuando encontraron documentos relacionados con conversaciones sobre el precio del acero en varias oficinas de Volkswagen. Dos semanas después, Volkswagen hizo llegar a las autoridades de Defensa de la Competencia alemana el documento auto-inculpatorio. Según der Spiegel, Daimler AG habría hecho lo mismo.

Estas conversaciones secretas también estarían siendo investigadas por la Comisión Europea, que tiene en su poder el contenido de una conversación que fue bautizada como la “Ronda de Múnich” y en la que se discutió la posibilidad de reducir las emisiones tóxicas con la ayuda de tanques pequeños de Adblue. Según la revista Stern, la Comisión estudia la posibilidad de abrir un proceso legal contra un “acuerdo de cártel”.

Poco después de que der Spiegel publicara la información sobre los acuerdos secretos, las acciones de BMW y Daimler perdieron un 3%, mientras que los títulos de VW se dejaron el 5 %.

El País
Enrique Müller
Berlín, Alemania
Domingo 23 de julio de 2017.

La compañía tiene previsto cerrar esta semana un acuerdo con el Departamento de Justicia de EE UU

Los accionistas exigen 8.200 millones a Volkswagen por el fraude de las emisiones

Nueva York. - La investigación en Estados Unidos por el escándalo de las emisiones da sus últimos coletazos. A la espera de que se conozca la inminente reprimenda del Departamento de Justicia contra Volkswagen, se conoció la pasada madrugada que la oficina federal de investigación (FBI) arrestó a un alto ejecutivo por su participación en el fraude. Se trata de Oliver Schmidt, antiguo responsable de la oficina que supervisa el cumplimiento de la regulación.

El último desenlace de la saga que comenzó en septiembre de 2015 lo adelantó el The New York Times. Schmidt, que fue arrestado el sábado en Florida, estuvo al frente de ese departamento hasta marzo de ese año. Es el segundo directivo en EE UU a manos de la justicia. El pasado mes de septiembre se declaró culpable James Liang, un veterano ingeniero que formó parte del núcleo duro de técnicos que participó en el desarrollo del sistema electrónico que permitió falsear las emisiones.

El fraude afectó a cerca de 600.000 automóviles en Estados Unidos, en su mayoría vehículos de pequeña cilindrada. Volkswagen admitió que violó la legislación y las ventas de coches con estos motores fue suspendida.

En junio fue arrestado otro directivo de la oficina en Corea del Sur. El arrestado de Corea del Sur, de 52 años, fue identificado por su apellido, Yook, y se enfrentaba a cargos por falsificación de documentos y violación de la Ley de Conservación del Aire, entre otros.

Schmidt tiene previsto comparecer este lunes en un tribunal en Miami (Florida) acusado de conspiración para cometer un fraude. La compañía alemana ha llegado a un acuerdo para indemnizar en Estados Unidos a los propietarios de los casi 500.000 vehículos con motores diesel de dos litros vendidos en el país, así como a las autoridades estadounidenses., por el que va a desembolsar 17.500 millones de dólares. También a un pacto para los concesionarios y los motores de gran cilindrada.

AFP
Sandro Pozzi
Nueva York, EU
Lunes 9 de enero de 2017.

Volkswagen no ha pagado una multa que le impuso la Profepa, por haber vendido vehículos de las marcas Audi, Bentley, Porsche, Seat y VW que no tenían los certificados de cumplimiento ambiental tras interponer un recurso legal.

Volkswagen de México, la subsidiaria del mayor fabricante alemán de autos, no ha pagado una multa que le impuso la Procuraduría Federal de Protección Ambiental, por haber vendido vehículos de las marcas Audi, Bentley, Porsche, Seat y Volkswagen que no tenían los certificados específicos de cumplimiento ambiental, debido a que interpuso un recurso legal contra esa sanción.

La Profepa, agencia encargada de verificar el cumplimiento de las normas ambientales del país, multó a Volkswagen con 168 millones de pesos (unos 8.3 millones de dólares) por comercializar 45,494 vehículos modelo 2016 que no contaban con los certificados que aseguraban que esos autos cumplían con los límites máximos de emisión de contaminantes o de generación de ruido.

Sin embargo, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) confirmó a Infosel, a través de una solicitud de información, que no ha recibido el pago correspondiente a esa multa.

Volkswagen presentó una demanda de nulidad en contra de la sanción que le impuso Profepa en febrero de este año, por lo que la dependencia no podrá cobrar la multa hasta que el sistema judicial determine si es procedente.

"La multa a VW no ha sido cobrada porque no se ha enviado al SAT para su ejecución en razón de haberse presentado una demanda de nulidad en contra de la resolución en la que se impuso la sanción", dijo Profepa a preguntas enviadas por Infosel, a través de correo electrónico. "Hasta no resolverse el juicio correspondiente no podrá determinarse si la multa puede o no cobrarse".

La sanción de Profepa es independiente de las investigaciones que inició la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), en colaboración con el Instituto Mexicano del Petróleo, para determinar si el desempeño ambiental de los vehículos diésel en circulación que Volkswagen comercializó en México entre el 2009 y 2015 pudieron contar con un programa de cómputo para reducir las emisiones al momento en el que los vehículos eran verificados.

Esa investigación se originó tras una similar en Estados Unidos, donde se reveló que algunos vehículos motores diésel de Volkswagen contaban con un software para engañar a las autoridades que verifican las emisiones de gases de efecto invernadero. En México, Volkswagen ha vendido muy pocos de esos autos.

No obstante, respecto a la multa de Profepa, la compañía en ese entonces atribuyó la sanción a un error administrativo interno y dijo que esos vehículos fueron comercializados hasta octubre del año pasado.

Infosel buscó a Volkswagen para conocer su postura respecto al proceso legal, pero la compañía prefirió no hacer comentarios.

"Tratándose de un proceso legal en curso, no podemos hacer comentarios al respecto", informó Volkswagen a Sentido Común a través de un correo electrónico. "Volkswagen de México reitera su total apego al cumplimiento de la reglamentación y normatividad del marco legal vigente".

"Todos los vehículos del Grupo Volkswagen que se comercializan actualmente, y que se comercializaron en el pasado en el mercado mexicano, cumplen con la normatividad vigente en materia ambiental", agregó la compañía.

Reuters
Ciudad de México
Miércoles 16 de noviembre de 2016.



Volkswagen ha destinado miles de millones a indemnizaciones y provisiones, pero el escándalo de las emisiones está lejos de haber acabado

El 17 de septiembre del año pasado, la canciller Angela Merkel se dejaba fotografiar en el Salón del Automóvil de Fráncfort junto a la sonriente cúpula de Volkswagen, entre la que destacaba su presidente, Martin Winterkorn. “Vivimos un gran cambio tecnológico y social. Nuestra misión es ser el motor de ese cambio”, aseguró el todopoderoso ejecutivo del que se decía que controlaba hasta el último tornillo de su empresa. Al día siguiente, el sector automovilístico europeo y el orgullo alemán recibían un golpe del que aún no se han recuperado. Un año después de que estallara la manipulación masiva de motores diésel, Volkswagen trata de adaptarse a los nuevos tiempos.

Los consumidores europeos protestan por recibir un trato peor que en EE UU

En los últimos 12 meses, la compañía que era el orgullo de la primera economía europea se ha visto obligado a reemplazar a su presidente, ha visto cómo en solo dos días se esfumaban más de 25.000 millones de su valor en Bolsa, ha registrado las mayores pérdidas de su historia y ha dotado provisiones y pagado indemnizaciones milmillonarias. Su acción ronda hoy los 120 euros, mientras que a principios del año pasado estaba en los 250.

Volkswagen ha logrado, por otra parte, mantener el tirón en las ventas y prepara un cambio cultural que promete transformarla. El gigante que factura 200.000 millones de euros y emplea en todo el mundo a 600.000 personas no se ha venido abajo, como predecían los más agoreros. “Volkswagen ha hecho en los últimos 12 meses avances sustanciales”, dijo esta semana su presidente, Michael Müller, en el cuartel general de la compañía en Wolfsburgo. Es cierto, pero el diéselgate está lejos de haber acabado, como muestra el hecho de que cada pocos días surjan nuevos frentes en esta crisis que parece no tener fin.

El penúltimo disgusto lo ha proporcionado Blackrock. La mayor gestora de fondos del mundo anunció el viernes que se unía a la demanda presentada por un centenar de accionistas que acusan a Volkswagen de haber difundido demasiado tarde la información sobre los engaños en los niveles de gases contaminantes que emitían 11 millones de motores diésel. Es el mismo motivo por el que Winterkorn tiene abierto un proceso en los tribunales alemanes. Los accionistas reclaman una compensación de 2.000 millones de euros.

El escándalo salpica al Gobierno alemán, al que se investiga si tenía información previa

Es esta una cantidad no muy elevada si se compara con los casi 15.000 millones de dólares con los que indemnizó a un grupo de clientes estadounidenses. O los 18.000 millones de euros que la compañía ha apartado para provisiones que hagan frente a la crisis. O los más de 30.0000 que algunos analistas calculan que puede acabar costando el mayor escándalo de la empresa desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Esta crisis de mil cabezas no ha acabado. Volkswagen puede haber indemnizado a 485.000 compradores estadounidenses, pero otros 85.000 esperan su turno para cobrar compensaciones. Los problemas judiciales se extienden prácticamente por todo el mundo: Australia, Corea del Sur, Alemania, Francia, Italia… La empresa se enfrenta además a la furia de los clientes de Europa, que ven cómo solo los estadounidenses obtienen jugosas indemnizaciones. Los europeos tienen que conformarse con la reparación de los motores. “No puede ser que nos traten como compradores de segunda clase”, protestaba el viernes en el diario Handelsblatt Klaus Müller, jefe de la organización de consumidores más importante de Alemania.

Los responsables de la compañía insisten en que la estafa no partió de la cúpula, sino de unos ingenieros de nivel medio que, ante la presión por cumplir los objetivos de ventas, prefirieron saltarse la ley. Habrá más información a finales de año, cuando el despacho de abogados Jones Day publique la investigación que le encargó la propia Volkswagen y para la que ha analizado decenas de miles de documentos y correos electrónicos. Mientras, la empresa ya ha anunciado que a partir de ahora quiere centrarse en el coche eléctrico, con el lanzamiento de 30 nuevos modelos en la próxima década.

El escándalo crece; y los damnificados van más allá de una sola empresa. El “made in Germany” ha quedado seriamente tocado, sobre todo en EE UU. La tecnología diésel, también. La Justicia de EE UU estudia si empresas como Bosch participaron en el engaño. El Gobierno alemán, que tanto ha presionado en Europa para ayudar a un sector vital para su economía, tampoco sale intacto. El Parlamento investiga si sabía lo que estaba ocurriendo antes de septiembre de 2015. Este mismo sábado la revista Der Spiegel publicaba que el Ministerio de Medio Ambiente disponía ya en 2008 información sobre la manipulación de los motores diésel. En lugar de investigar estos indicios, el Gobierno optó por borrarlos.

El País
Luis Doncel
Berlín
Domingo 18 de septiembre de 2016.


Audi Puebla despide a dos ejecutivos por presunto fraude

A un mes de que la planta Audi en Puebla inicie operaciones, la automotriz alemana está de nuevo envuelta en un escándalo por corrupción, luego de tener que despedir a dos ejecutivos quienes, presuntamente, se apropiaron de recursos que correspondían al pago de contratistas.

El líder de la CTM en Puebla, Leobardo Soto Martínez, informó que el vicepresidente de Recursos Humanos de Audi México, Matthias Rust, fue dado de baja la semana pasada, mientras que Horacio Garmendia Salman, encargado de Relaciones Laborales de la armadora, fue cesado de su cargo este miércoles por el mismo caso.

Aunque existen versiones de que Rust estaría preso en Alemania, hasta ahora la empresa automotriz no ha confirmado esa información.

Ambos ejecutivos estarían relacionados con un supuesto fraude, cuyo monto hasta ahora se desconoce, pero que se calcula entre 10 y 20 millones de pesos. Presuntamente, ese dinero sería destinado al pago de trabajos realizados por empresas contratadas para la construcción de la planta, ubicada en el municipio de San José Chiapa.

Durante los últimos meses, empleados de las empresas IC Infraestructura, JC Construcción y Sigsa han realizado dos bloqueos a la planta Audi que se construye en esta entidad, para reclamar el pago de sus salarios.

Representantes de las compañías explicaron que fueron subcontratadas por las compañías españolas Rubau, Aldesa y Topisa, las cuales les dejaron de pagar sus contratos desde mayo pasado bajo el argumento de que Audi no cumplió con sus pagos.

La primera manifestación de los trabajadores se llevó a cabo el pasado 13 de julio. La segunda fue este jueves 18 de agosto. Con carteles que decía “Audi no paga” y “Audi rata”, los obreros se quejaron de que tenían meses de no recibir pago por su trabajo y que el adeudo superaba los 21 millones de pesos.

La automotriz se comprometió primero a cubrir 50% del adeudo, aunque insistió en que los pagos sí se llevaron a cabo conforme al calendario establecido en el contrato.

Desde la semana pasada, columnistas de Puebla manejaron la versión de que el alto ejecutivo Matthias Rust fue el primero en salir de la compañía, supuestamente por estar vinculado con este faltante.

Rust tiene el antecedente de haber piloteado a los 19 años (en 1987) una avioneta en la Plaza Roja de Moscú, con la que logró evadir a las defensas aéreas soviéticas.

Garmendia estaría vinculado al gobierno de Rafael Moreno Valle, ya que al inicio del sexenio fue nombrado presidente de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje del estado, y en 2012 fue delegado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social federal en Puebla.

Audi, filial de la automotriz Volkswagen, también se ha visto afectada por el “Dieselgate”, luego de que se confirmó que vehículos de esta marca usaban un software que manipulaba los reportes de emisiones contaminantes.

Entre ellos se encuentra la camioneta Q5 que, precisamente, será el vehículo que se ensamblará en la planta de San José Chiapa y que ahora tiene prohibida su comercialización en su principal mercado que es Estados Unidos.

Ante esta situación, el gobierno de Rafael Moreno Valle ha sido criticado por invertir más de 10 mil millones de pesos en infraestructura para que la planta se instale en Puebla.

Además de adquirir terrenos, construir las plataformas donde se instalará, así como carreteras, conexiones ferroviarias y demás infraestructura básica para su operación, el gobierno poblano erige actualmente una “Ciudad Modelo” para que la habiten los trabajadores de la planta Audi de San José Chiapa.

En tanto, el Congreso del Estado autorizó la condonación de impuestos para la armadora por 12 años. Incluso, antes de que empezara a trabajar, procedió a la firma de un contrato laboral considerado de “protección” para la parte patronal, ya que incluye cláusulas como el llamado “banco de horas” y fija con anticipación los aumentos salariales de los primeros años de operación.

Proceso
Gabriela Hernández
Ciudad de Puebla, Mx.
Jueves 25 de agosto de 2016.

Página 1 de 3

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter