La compañía tiene previsto cerrar esta semana un acuerdo con el Departamento de Justicia de EE UU

Los accionistas exigen 8.200 millones a Volkswagen por el fraude de las emisiones

Nueva York. - La investigación en Estados Unidos por el escándalo de las emisiones da sus últimos coletazos. A la espera de que se conozca la inminente reprimenda del Departamento de Justicia contra Volkswagen, se conoció la pasada madrugada que la oficina federal de investigación (FBI) arrestó a un alto ejecutivo por su participación en el fraude. Se trata de Oliver Schmidt, antiguo responsable de la oficina que supervisa el cumplimiento de la regulación.

El último desenlace de la saga que comenzó en septiembre de 2015 lo adelantó el The New York Times. Schmidt, que fue arrestado el sábado en Florida, estuvo al frente de ese departamento hasta marzo de ese año. Es el segundo directivo en EE UU a manos de la justicia. El pasado mes de septiembre se declaró culpable James Liang, un veterano ingeniero que formó parte del núcleo duro de técnicos que participó en el desarrollo del sistema electrónico que permitió falsear las emisiones.

El fraude afectó a cerca de 600.000 automóviles en Estados Unidos, en su mayoría vehículos de pequeña cilindrada. Volkswagen admitió que violó la legislación y las ventas de coches con estos motores fue suspendida.

En junio fue arrestado otro directivo de la oficina en Corea del Sur. El arrestado de Corea del Sur, de 52 años, fue identificado por su apellido, Yook, y se enfrentaba a cargos por falsificación de documentos y violación de la Ley de Conservación del Aire, entre otros.

Schmidt tiene previsto comparecer este lunes en un tribunal en Miami (Florida) acusado de conspiración para cometer un fraude. La compañía alemana ha llegado a un acuerdo para indemnizar en Estados Unidos a los propietarios de los casi 500.000 vehículos con motores diesel de dos litros vendidos en el país, así como a las autoridades estadounidenses., por el que va a desembolsar 17.500 millones de dólares. También a un pacto para los concesionarios y los motores de gran cilindrada.

AFP
Sandro Pozzi
Nueva York, EU
Lunes 9 de enero de 2017.

Volkswagen no ha pagado una multa que le impuso la Profepa, por haber vendido vehículos de las marcas Audi, Bentley, Porsche, Seat y VW que no tenían los certificados de cumplimiento ambiental tras interponer un recurso legal.

Volkswagen de México, la subsidiaria del mayor fabricante alemán de autos, no ha pagado una multa que le impuso la Procuraduría Federal de Protección Ambiental, por haber vendido vehículos de las marcas Audi, Bentley, Porsche, Seat y Volkswagen que no tenían los certificados específicos de cumplimiento ambiental, debido a que interpuso un recurso legal contra esa sanción.

La Profepa, agencia encargada de verificar el cumplimiento de las normas ambientales del país, multó a Volkswagen con 168 millones de pesos (unos 8.3 millones de dólares) por comercializar 45,494 vehículos modelo 2016 que no contaban con los certificados que aseguraban que esos autos cumplían con los límites máximos de emisión de contaminantes o de generación de ruido.

Sin embargo, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) confirmó a Infosel, a través de una solicitud de información, que no ha recibido el pago correspondiente a esa multa.

Volkswagen presentó una demanda de nulidad en contra de la sanción que le impuso Profepa en febrero de este año, por lo que la dependencia no podrá cobrar la multa hasta que el sistema judicial determine si es procedente.

"La multa a VW no ha sido cobrada porque no se ha enviado al SAT para su ejecución en razón de haberse presentado una demanda de nulidad en contra de la resolución en la que se impuso la sanción", dijo Profepa a preguntas enviadas por Infosel, a través de correo electrónico. "Hasta no resolverse el juicio correspondiente no podrá determinarse si la multa puede o no cobrarse".

La sanción de Profepa es independiente de las investigaciones que inició la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), en colaboración con el Instituto Mexicano del Petróleo, para determinar si el desempeño ambiental de los vehículos diésel en circulación que Volkswagen comercializó en México entre el 2009 y 2015 pudieron contar con un programa de cómputo para reducir las emisiones al momento en el que los vehículos eran verificados.

Esa investigación se originó tras una similar en Estados Unidos, donde se reveló que algunos vehículos motores diésel de Volkswagen contaban con un software para engañar a las autoridades que verifican las emisiones de gases de efecto invernadero. En México, Volkswagen ha vendido muy pocos de esos autos.

No obstante, respecto a la multa de Profepa, la compañía en ese entonces atribuyó la sanción a un error administrativo interno y dijo que esos vehículos fueron comercializados hasta octubre del año pasado.

Infosel buscó a Volkswagen para conocer su postura respecto al proceso legal, pero la compañía prefirió no hacer comentarios.

"Tratándose de un proceso legal en curso, no podemos hacer comentarios al respecto", informó Volkswagen a Sentido Común a través de un correo electrónico. "Volkswagen de México reitera su total apego al cumplimiento de la reglamentación y normatividad del marco legal vigente".

"Todos los vehículos del Grupo Volkswagen que se comercializan actualmente, y que se comercializaron en el pasado en el mercado mexicano, cumplen con la normatividad vigente en materia ambiental", agregó la compañía.

Reuters
Ciudad de México
Miércoles 16 de noviembre de 2016.



Volkswagen ha destinado miles de millones a indemnizaciones y provisiones, pero el escándalo de las emisiones está lejos de haber acabado

El 17 de septiembre del año pasado, la canciller Angela Merkel se dejaba fotografiar en el Salón del Automóvil de Fráncfort junto a la sonriente cúpula de Volkswagen, entre la que destacaba su presidente, Martin Winterkorn. “Vivimos un gran cambio tecnológico y social. Nuestra misión es ser el motor de ese cambio”, aseguró el todopoderoso ejecutivo del que se decía que controlaba hasta el último tornillo de su empresa. Al día siguiente, el sector automovilístico europeo y el orgullo alemán recibían un golpe del que aún no se han recuperado. Un año después de que estallara la manipulación masiva de motores diésel, Volkswagen trata de adaptarse a los nuevos tiempos.

Los consumidores europeos protestan por recibir un trato peor que en EE UU

En los últimos 12 meses, la compañía que era el orgullo de la primera economía europea se ha visto obligado a reemplazar a su presidente, ha visto cómo en solo dos días se esfumaban más de 25.000 millones de su valor en Bolsa, ha registrado las mayores pérdidas de su historia y ha dotado provisiones y pagado indemnizaciones milmillonarias. Su acción ronda hoy los 120 euros, mientras que a principios del año pasado estaba en los 250.

Volkswagen ha logrado, por otra parte, mantener el tirón en las ventas y prepara un cambio cultural que promete transformarla. El gigante que factura 200.000 millones de euros y emplea en todo el mundo a 600.000 personas no se ha venido abajo, como predecían los más agoreros. “Volkswagen ha hecho en los últimos 12 meses avances sustanciales”, dijo esta semana su presidente, Michael Müller, en el cuartel general de la compañía en Wolfsburgo. Es cierto, pero el diéselgate está lejos de haber acabado, como muestra el hecho de que cada pocos días surjan nuevos frentes en esta crisis que parece no tener fin.

El penúltimo disgusto lo ha proporcionado Blackrock. La mayor gestora de fondos del mundo anunció el viernes que se unía a la demanda presentada por un centenar de accionistas que acusan a Volkswagen de haber difundido demasiado tarde la información sobre los engaños en los niveles de gases contaminantes que emitían 11 millones de motores diésel. Es el mismo motivo por el que Winterkorn tiene abierto un proceso en los tribunales alemanes. Los accionistas reclaman una compensación de 2.000 millones de euros.

El escándalo salpica al Gobierno alemán, al que se investiga si tenía información previa

Es esta una cantidad no muy elevada si se compara con los casi 15.000 millones de dólares con los que indemnizó a un grupo de clientes estadounidenses. O los 18.000 millones de euros que la compañía ha apartado para provisiones que hagan frente a la crisis. O los más de 30.0000 que algunos analistas calculan que puede acabar costando el mayor escándalo de la empresa desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Esta crisis de mil cabezas no ha acabado. Volkswagen puede haber indemnizado a 485.000 compradores estadounidenses, pero otros 85.000 esperan su turno para cobrar compensaciones. Los problemas judiciales se extienden prácticamente por todo el mundo: Australia, Corea del Sur, Alemania, Francia, Italia… La empresa se enfrenta además a la furia de los clientes de Europa, que ven cómo solo los estadounidenses obtienen jugosas indemnizaciones. Los europeos tienen que conformarse con la reparación de los motores. “No puede ser que nos traten como compradores de segunda clase”, protestaba el viernes en el diario Handelsblatt Klaus Müller, jefe de la organización de consumidores más importante de Alemania.

Los responsables de la compañía insisten en que la estafa no partió de la cúpula, sino de unos ingenieros de nivel medio que, ante la presión por cumplir los objetivos de ventas, prefirieron saltarse la ley. Habrá más información a finales de año, cuando el despacho de abogados Jones Day publique la investigación que le encargó la propia Volkswagen y para la que ha analizado decenas de miles de documentos y correos electrónicos. Mientras, la empresa ya ha anunciado que a partir de ahora quiere centrarse en el coche eléctrico, con el lanzamiento de 30 nuevos modelos en la próxima década.

El escándalo crece; y los damnificados van más allá de una sola empresa. El “made in Germany” ha quedado seriamente tocado, sobre todo en EE UU. La tecnología diésel, también. La Justicia de EE UU estudia si empresas como Bosch participaron en el engaño. El Gobierno alemán, que tanto ha presionado en Europa para ayudar a un sector vital para su economía, tampoco sale intacto. El Parlamento investiga si sabía lo que estaba ocurriendo antes de septiembre de 2015. Este mismo sábado la revista Der Spiegel publicaba que el Ministerio de Medio Ambiente disponía ya en 2008 información sobre la manipulación de los motores diésel. En lugar de investigar estos indicios, el Gobierno optó por borrarlos.

El País
Luis Doncel
Berlín
Domingo 18 de septiembre de 2016.


Audi Puebla despide a dos ejecutivos por presunto fraude

A un mes de que la planta Audi en Puebla inicie operaciones, la automotriz alemana está de nuevo envuelta en un escándalo por corrupción, luego de tener que despedir a dos ejecutivos quienes, presuntamente, se apropiaron de recursos que correspondían al pago de contratistas.

El líder de la CTM en Puebla, Leobardo Soto Martínez, informó que el vicepresidente de Recursos Humanos de Audi México, Matthias Rust, fue dado de baja la semana pasada, mientras que Horacio Garmendia Salman, encargado de Relaciones Laborales de la armadora, fue cesado de su cargo este miércoles por el mismo caso.

Aunque existen versiones de que Rust estaría preso en Alemania, hasta ahora la empresa automotriz no ha confirmado esa información.

Ambos ejecutivos estarían relacionados con un supuesto fraude, cuyo monto hasta ahora se desconoce, pero que se calcula entre 10 y 20 millones de pesos. Presuntamente, ese dinero sería destinado al pago de trabajos realizados por empresas contratadas para la construcción de la planta, ubicada en el municipio de San José Chiapa.

Durante los últimos meses, empleados de las empresas IC Infraestructura, JC Construcción y Sigsa han realizado dos bloqueos a la planta Audi que se construye en esta entidad, para reclamar el pago de sus salarios.

Representantes de las compañías explicaron que fueron subcontratadas por las compañías españolas Rubau, Aldesa y Topisa, las cuales les dejaron de pagar sus contratos desde mayo pasado bajo el argumento de que Audi no cumplió con sus pagos.

La primera manifestación de los trabajadores se llevó a cabo el pasado 13 de julio. La segunda fue este jueves 18 de agosto. Con carteles que decía “Audi no paga” y “Audi rata”, los obreros se quejaron de que tenían meses de no recibir pago por su trabajo y que el adeudo superaba los 21 millones de pesos.

La automotriz se comprometió primero a cubrir 50% del adeudo, aunque insistió en que los pagos sí se llevaron a cabo conforme al calendario establecido en el contrato.

Desde la semana pasada, columnistas de Puebla manejaron la versión de que el alto ejecutivo Matthias Rust fue el primero en salir de la compañía, supuestamente por estar vinculado con este faltante.

Rust tiene el antecedente de haber piloteado a los 19 años (en 1987) una avioneta en la Plaza Roja de Moscú, con la que logró evadir a las defensas aéreas soviéticas.

Garmendia estaría vinculado al gobierno de Rafael Moreno Valle, ya que al inicio del sexenio fue nombrado presidente de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje del estado, y en 2012 fue delegado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social federal en Puebla.

Audi, filial de la automotriz Volkswagen, también se ha visto afectada por el “Dieselgate”, luego de que se confirmó que vehículos de esta marca usaban un software que manipulaba los reportes de emisiones contaminantes.

Entre ellos se encuentra la camioneta Q5 que, precisamente, será el vehículo que se ensamblará en la planta de San José Chiapa y que ahora tiene prohibida su comercialización en su principal mercado que es Estados Unidos.

Ante esta situación, el gobierno de Rafael Moreno Valle ha sido criticado por invertir más de 10 mil millones de pesos en infraestructura para que la planta se instale en Puebla.

Además de adquirir terrenos, construir las plataformas donde se instalará, así como carreteras, conexiones ferroviarias y demás infraestructura básica para su operación, el gobierno poblano erige actualmente una “Ciudad Modelo” para que la habiten los trabajadores de la planta Audi de San José Chiapa.

En tanto, el Congreso del Estado autorizó la condonación de impuestos para la armadora por 12 años. Incluso, antes de que empezara a trabajar, procedió a la firma de un contrato laboral considerado de “protección” para la parte patronal, ya que incluye cláusulas como el llamado “banco de horas” y fija con anticipación los aumentos salariales de los primeros años de operación.

Proceso
Gabriela Hernández
Ciudad de Puebla, Mx.
Jueves 25 de agosto de 2016.


Pese a la crisis que atraviesa la empresa a nivel mundial, los obreros están abiertos a escuchar las propuestas de los directivos de la armadora: Sitiavw

Puebla. - En la próxima negociación que corresponde a la revisión del Contrato Colectivo, el Sindicato Independiente de Trabajadores de la Industria Automotriz Volkswagen de México (Sitiavw) buscaría un incremento salarial del 10%, el cual empezó a consensuar con sus agremiados.

El secretario de prensa en esa organización obrera, Mariano Bueno Sánchez, comentó que ante la crisis que atraviesa la empresa a nivel mundial, estarán abiertos a cualquier propuesta que plantean los directivos cuando inicien las pláticas formales, cuyo emplazamiento a huelga está programado el 18 de agosto próximo a las 11 de la noche.

Expuso que iniciaron las consultas en las distintas áreas con los basificados sobre el porcentaje que pretenden pedir a la armadora alemana, con el propósito de ver si hay consenso.

Mencionó que también habrán de definir a la comisión negociadora para tener acercamientos con la parte patronal, para lo cual aún no definen la fecha para el primer acercamiento, ya que aún están en tiempo.

Respecto al porcentaje no quiso decir si es alto, ya que dependerá de lo que determinen los más de 9,000 afiliados al Sitiavw, por lo que “no es momento de entrar en especulaciones hasta no empezar las negociaciones”.

El año pasado, el Sitiavw pidió 7.5% de incremento salarial, pero acordaron con Volkswagen de México 4.5%, cifra que fue inferior a los de los últimos dos años, cuando lograron 5% y 5.27% en 2013 y 2014, respectivamente.

Bueno Sánchez insistió que el problema por el cual atraviesa el consorcio alemán es un tema que analizarán cuando tengan una contrapropuesta a lo que pedirán, ya que lo primordial es garantizar que no haya despidos y que el aumento sea acorde a las necesidades de los trabajadores.

Confió en que el arranque de operaciones del nuevo segmento de la planta en Puebla para fabricar la camioneta Tiguan, a partir de marzo del 2017, genere más empleos, aun cuando en este año la empresa ha anunciado que no habrá contrataciones.

El Economista
Miguel Hernández
Ciudad de Puebla. Mx.
Miércoles 6 de abril de 2016.

A pesar del escándalo por la manipulación de su software, las ventas de la automotriz crecieron 11.9% en el acumulado de 2015

Ciudad de México. El mercado mexicano se muestra como una luz en el túnel para Volkswagen que, en medio del escándalo por la manipulación de los motores de 11 millones de unidades en todo el mundo para falsear los resultados de pruebas contaminantes, incrementó sus ventas en el país en 16% durante diciembre y 11.9% en el acumulado de 2015.
 
De acuerdo con información de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), Volkswagen vendió en México 22 mil 44 unidades durante diciembre y 218 mil 616 vehículos en todo el año, para cerrar 2015 como la tercera compañía automotriz en el país, con 16.2% de participación del mercado.
 
La situación contrasta con la de Estados Unidos, en donde se dio a conocer que las ventas de la automotriz alemana cayeron 9.1% en diciembre y 5% en el acumulado de 2015, esto en el marco del llamado dieselgate.
 
En total, Volkswagen vendió 30 mil 956 unidades durante el mes pasado en el mercado estadunidense y un total de 349 mil 440 vehículos durante 2015, según informó la compañía este martes.
 
Asimismo, luego de darse a conocer una demanda civil contra la automotriz por parte del gobierno de Estados Unidos, la cotización de las acciones de la compañía cayeron 3.96% en la bolsa de Frankfurt para ubicarse en 121.40 euros.
 
Al cierre de 2015, las acciones de Volkswagen habían caído más de 27%, siendo un año crítico para la empresa que sufrió de diversos problemas en su comunicación, marca y que tuvo que hacer diversos cambios en su administración, tras las acusaciones de manipulación de motores diésel.
 
De acuerdo con especialistas, las multas a las que se pueden hacer acreedoras la empresa pueden ser superiores a los 90 mil millones de dólares.

24 Horas
Ciudad de Mexico
Miércoles 6 de enero de 2016.

Tras el escándalo de emisiones contaminantes, Volkswagen perdió un 19.5 por ciento de su valor en el mercado mundial y desapareció del ranking de las 100 empresas más relevantes del 2015, elaborado por la consultora Ernst and Young (EY) y el diario económico Handelsblatt.

En sólo un año, la automotriz alemana con planta en Puebla registró la merma de 17 mil millones de euros en su valía mercantil. La explicación a esta debacle se remonta al pasado septiembre, cuando se descubrió la instalación ilegal en los automóviles fabricados por la marca de un software que modificaba los resultados de los controles técnicos de emisiones contaminantes.

La pérdida económica no fue la única consecuencia para el prestigio de la firma. A diferencia de años atrás, Volkswagen desapareció del índice de empresas más valiosas, es decir, con mayor presencia económica en el mercado mundial.

"Volkswagen, la segunda fabricante mundial de automóviles tras Toyota, ya no aparece en la lista", detalló el análisis hecho público ayer en el diario alemán. "Tras la revelación del escándalo por las emisiones de diésel en septiembre, la fabricante de coches Volkswagen, Audi y Porche ha perdido la quinta parte del valor de su mercado y ahora está valuada sobre los 70 mil millones de euros, 17 mil millones de euros menos que en el último año".

La marca japonesa Toyota logró posicionarse en vigésimo primera posición con un valor en el mercado en 189 mil millones de euros, casi el triple que la estimación económica atribuida a la relevancia de Volkswagen.

La crisis de influencia sufrida por la armadora alemana se reflejó también en las exportaciones. Volkswagen exportó en noviembre pasado, de acuerdo a las últimas cifras de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), 29 mil 502 automóviles, es decir, 11 mil 263 unidades menos que en un año atrás, en noviembre de 2014, cuando 40 mil 765 coches fabricados por la marca en el país fueron enviados a mercados extranjeros.

Aun así, las predicciones sobre la empresa alemana no son negativas. Especialistas consideraron, tal y como publicó El Sol de Puebla en su edición del pasado 5 de octubre, que Volkswagen está enfrentando de manera positiva el escándalo. Sin embargo, advirtieron también los expertos, el impacto del denominado "diéselgate" no es inmediato sino que se apreciará a largo plazo, debido a la gran producción de coches dirigida hacia Estados Unidos que se encuentra implicada.

El Sol de Puebla
Carolina Vega
Ciudad de Puebla
Miércoles 30 de diciembre de 2015.

Sólo 9 modelos muestran problemas con emisiones CO2, admite la armadora alemana

Acuerda medidas para mejorar la supervisión en el desarrollo de software de motores para evitar futuras manipulaciones, luego de sufrir la peor crisis corporativa de su historia

Los primeros resultados de las investigaciones sobre la manipulación de las emisiones de óxido de nitrógeno en el fabricante de automóviles Volkswagen muestran que se produjeron conductas erróneas y faltas en algunos empleados.

El presidente de la junta directiva de Volkswagen, Matthias Müller, dijo hoy, en rueda de prensa que la compañía "empezará a implementar las soluciones en enero de 2016" y que las autoridades europeas "han evaluado positivamente" las soluciones técnicas para los clientes en Europa.

Volkswagen reconoció que hubo deficiencias en algunos procesos, lo que favoreció la falta de ética laboral de algunas personas, por ejemplo en las pruebas y procesos de certificación que afectan a los dispositivos de control del motor, los softwares que manipularon las emisiones.

"El principal problema es que las responsabilidades no estaban suficientemente claras", según VW.

La auditoría interna también encontró deficiencias en algunas áreas de la infraestructura de tecnología de la información, que ahora la compañía también va a remediar.

"Volkswagen introducirá sistemas de tecnologías de la información que permitan observar procesos individuales con mayor eficiencia y transparencia", según la empresa alemana.

El presidente del consejo de supervisión de Volkswagen, Hans Dieter Pötsch, destacó la crisis de confianza que ha generado el escándalo de manipulación de las emisiones de gases contaminantes, sobre todo en vehículos diesel.

"El grupo Volkswagen es completamente funcional, incluso en estos días turbulentos. Depende de nosotros, aunque no sólo, cómo y cuándo logramos los desafíos actuales", dijo Pötsch.

VW: sólo 9 modelos muestran problemas con emisiones CO2

El grupo automovilístico alemán Volkswagen informó que, tras una revisión en profundidad, casi todos los modelos que consideraba que podían tener problemas con las emisiones de CO2 cumplen los valores notificados y sólo nueve muestran desviaciones, con una producción anual de 36 mil vehículos.

En un comunicado, VW expuso las conclusiones de los análisis realizados después de que hace un mes informara de que había detectado "irregularidades" en la certificación de emisiones de CO2 y que podía haber alrededor de 800 mil vehículos del grupo afectados.

"En las mediciones internas sólo se han encontrado ligeras desviaciones en nueve modelos", apuntó hoy la empresa, que destacó que no se ha confirmado la sospecha de que se podían haber manipulado las cifras de consumo de carburante y señaló que no es necesario realizar modificaciones técnicas en los vehículos.

"El impacto negativo en los beneficios de dos mil millones de euros que se había estimado en un principio no ha sido confirmado", añadió el grupo antes de precisar que cualquier riesgo económico, de carácter menor, será determinado cuando se realicen nuevos análisis.

Los modelos afectados son un Polo, un Scirocco, dos Jetta, dos Golf y tres Passat, con una producción anual de alrededor de 36.000 vehículos, un 0.5 % del total del volumen total de Volkswagen.

La compañía informó de que en los próximos días estas mediciones serán revisadas por las autoridades competentes y señaló que los modelos que han superado las pruebas podrán seguir en el mercado sin ningún problema.

Volkswagen ya he entregado los resultados de sus análisis a la comisión de investigación creada por el Gobierno alemán y a la Oficina Federal de Vehículos a Motor (KBA).

Según esos análisis, las desviaciones detectadas son de "pocos gramos de CO2", lo que se corresponde con un aumento del consumo de esos vehículos de alrededor de 0,1 o 0.2 litros cada 100 kilómetros.

Las filiales de Volkswagen Audi, Skoda y Seat, añadió el grupo, se han comprometido también a poner en marcha procesos similares ante las autoridades correspondientes.

EFE / Reuters
Berlín, Alemania
Jueves 10 de diciembre de 2015.

Ingenieros de VW admiten responsabilidad en software trucado, revela 'Bild'

El sistema de control de contaminantes de los motores de Volkswagen no ha sido una simple trampa sin víctimas, sino que mató entre cinco y 20 personas en Estados Unidos anualmente en los últimos años, de acuerdo con un análisis estadístico y computarizado de The Associated Press.

El software que la empresa admitió que se utilizó para burlar los límites de emisiones impuestos por el gobierno permitió que los motores produjeran suficiente contaminación para causar entre 16 y 94 muertes durante siete años, y el conteo anual creció recientemente conforme más motores diésel salían a circulación. El costo total superó más de 100 millones de dólares.

Y eso solo en Estados Unidos. Probablemente fue mucho más letal y costoso en Europa, donde Volkswagen vende más vehículos diésel, dijeron los ingenieros. Científicos y expertos apuntaron que la cifra de muertes en Europa podría ser tan alta como centenares de personas cada año, aunque advirtieron que es difícil trasladar los modelos informáticos de salud y calidad de aire estadounidenses a las ciudades europeas, que tienen más densidad de población.

"Estadísticamente, no podemos apuntar quién murió debido a esta política, pero algunos han muerto o probablemente murieron como resultado de ella", afirmó el profesor de ingeniería ambiental de Carnegie Mellon, Peter Adams, quien calcula lo perjudicial del aire contaminado mediante un modelo sofisticado de computadora que él y la AP utilizaron en su análisis.

El software alterado permitió a los vehículos diésel de Volkswagen emitir entre 10 y 40 veces más óxidos de nitrógeno que los permitidos por las leyes, haciendo de esto "una clara preocupación por la calidad del aire y la salud pública", opinó Janet McCabe, jefa interina de calidad de aire de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA).

Los óxidos de nitrógeno forman smog — ese aire oscuro y sucio que complica la vista y en algunas personas la respiración —, pero también agravan un problema mayor y mortífero: pequeñas partículas de hollín.

Numerosos estudios médicos muestran que esas partículas diminutas provocan alrededor de 50 mil muertes al año en Estados Unidos, la mayoría por problemas del corazón.

Los óxidos de nitrógeno pueden viajar miles de kilómetros, por lo que la contaminación en Pittsburgh se puede sentir en la costa oriental de Estados Unidos, aseguró Adams.

Los expertos calculan qué tanto le cuesta la contaminación a la sociedad considerando el valor de las vidas perdidas. En este caso, Adams y otros estiman que las vidas perdidas —valuadas en 8.6 millones de dólares cada una— superan costos tales como días de trabajo perdidos o gastos de hospitalización. El costo anual total de los contaminantes en exceso de los vehículos diésel de VW se ubicó entre 40 y 170 millones de dólares, calcularon profesores de ingeniería ambiental.

Ingenieros de VW admiten responsabilidad en software trucado, revela 'Bild'

Varios ingenieros del gigante alemán del automóvil Volkswagen reconocieron su responsabilidad en la manipulación de motores diésel revelado hace dos semanas, indica este domingo el diario alemán Bild sin facilitar sus identidades ni número.

Los servicios encargados de la investigación interna del caso, que ha provocado un cataclismo mundial en el sector del automóvil, "han recibido las primeras confesiones", según el diario, que no cita sus fuentes.

"Varios ingenieros han declarado que instalaron en 2008 el programa informático destinado a trucar datos de los tests de contaminación", agrega Bild. Volkswagen admitió hace poco que equipó los motores de 11 millones con ese software. La revelación de esta trampa le ha costado el cargo al patrón del grupo Martin Winterkorn, y Volkswagen ha prometido aclarar el caso y ha confiado la investigación a un gabinete de abogados de Estados Unidos.

El grupo imputa la responsabilidad de la manipulación a "un pequeño grupo de personas" y ha suspendido a ciertos empleados. La prensa evoca una docena de personas, entre ellas el jefe de investigación y desarrollo de la filial Audi.

Las confesiones recabadas hasta ahora no han permitido identificar a los instigadores de la instalación del programa, explica Bild. Según las confesiones realizadas por los ingenieros concernidos, era técnicamente imposible fabricar el motor EA 189, desarrollado por Volkswagen en 2005, respetando a la vez los topes de emisión de gases contaminantes y los imperativos de costos. Y se decidió recurrir al programa incriminado. Volkswagen debe revisar de forma inminente millones de coches y utilitarios.

AP /AFP
Washington / Berlín
Sábado 3 de octubre de 2015.

En Puebla y Guanajuato da ocupación a más de 78 mil trabajadores

El mercado cree que hay un 25 por ciento de probabilidades de que Volkswagen quiebre. Este sencillo enunciado hubiera parecido una auténtica locura hace tan solo dos semanas. Las dudas sobre la viabilidad de la empresa, a la que muchos comienzan a ver ya como un Enron -el mayor fraude en la historia de Estados Unidos que acabó en quiebra-, han disparado los seguros para protegerse del impago del gigante del motor.

Los CDS que tan de moda han estado para hablar de Grecia ahora tocan el corazón de Alemania. Este seguro que utilizan los inversores para cubrirse ante la posibilidad de no cobrar la deuda se ha disparado hoy y ya está por encima de los 282 puntos básicos.

La posibilidad histórica de que Volkswagen quiebre estaba en un irrisorio 3 por ciento. Ahora, como explica Antoni Fernández, gestor de Smart Social Siva, un CDS a 250 representa que hay que pagar un seguro de 250 mil euros para cubrir 10 millones de euros. Hace un año solo se pedían 30 mil. Y eso pese a que las firmas alemanas están muy protegidas por la solvencia de su Estado y por la liquidez que circula a raudales por Alemania donde los inversores pagan dinero por prestar a Berlín, recuerda Droblo (seudónimo), independiente autor del libro “Especulando con la crisis”.

El vicecanciller y ministro de Economía alemán, Sigmar Gabriel, dijo hoy que el Gobierno hará todo lo que esté a su alcance para evitar que el escándalo del consorcio Volkswagen destruya puestos de trabajo dentro y fuera de Alemania. Lo que parece un mensaje dirigido a México, pues en Puebla se encuentra la segunda planta más importante para la automotriz.

En el mundo, el grupo VW opera 119 plantas en 20 países europeos, 11 países en América, Asia y África. Todos los días 592 mil 586 empleados en el mundo producen cerca de 41 mil autos, afirma su página oficial el gigante alemán.

En México, hay plantas en Puebla y en Silao, Guanajuato. En la primera representa el motor de la economía en la entidad que es gran dependiente económico del sector automotriz.

La empresa da trabajo a aproximadamente 78 mil personas sólo en el estado de Rafael Moreno Valle; de este total de plazas 18 mil son empleos directos y 60 mil indirectos. En Silao laboran alrededor de 600 personas de manera directa.

Es decir que el escándalo de Volkswagen podría afectar a cerca de 80 mil trabajadores mexicanos, ya que desde su llegada a México es una de las empresas que más genera empleos en el país.

De acuerdo con su reporte anual al cierre de 2014, de manera directa cuenta con 11 mil 305 trabajadores más los 590 mil que son beneficiados de manera indirecta.

“Pese a todo, queremos hacer todo lo necesario para que Volkswagen vuelva a estar en una situación estable, no por los directivos sino por los 600 mil trabajadores, dijo el Ministro alemán.

“La tarea de la política es que todo esto no desemboque en un desastre para el empleo, agregó.

VW EN RIESGO

Volkswagen se enfrenta a investigaciones en EU y en Alemania por la manipulación sistemática durante años de los motores diesel EA 189 para trucar las emisiones de gases nocivos para la salud. En el mundo hay 11 millones de autos trucados repartidos entre las marcas Volkswagen, Audi, Seat, Skoda y Vehículos Comerciales.

La versión que recorre Europa es que las multas, sanciones y costo de la reparación pueden estar por encima de los 40 mil millones de euros. Hasta ahora solo se barajaba la multa máxima de Estados Unidos (en una hipotética cifra de 18 mil millones de dólares), pero conforme se va aclarando la magnitud del problema las cifras se disparan. Y una multa así se comería el beneficio neto de todo un año (alrededor de 12 mil millones de dólares), sin embargo en las mesas de operaciones se habla también de que se podría consumir la caja de la compañía, que está alrededor de 16 mil 500 millones, explica Carlos Ladero, gestor de Invico. Los más optimistas, comenta Ladero, dejan la cuantía que tendrá que afrontar el grupo en 25 mil millones.

Las agencias de calificación de crédito ya situaron a la empresa con perspectiva negativa y bajo revisión la semana pasada. La cotización se ha desplomado y la mitad del capital de la compañía ha desaparecido en un puñado de jornadas.

Pero la incertidumbre ha encontrado cobijo en otra decisión tomada a unos kilómetros de Wolfsburgo, en Fráncfort, después de que el Banco Central Europeo (BCE) decidiera sacar a la compañía de su programa de compra de bonos. La financiera del grupo, Volkswagen Financial Services, tiembla ante las implicaciones de la crisis ya que, según Wall Street Journal, está evaluando si debe efectuar provisiones para reducir el valor de los coches afectados por el fraude que sirven como garantía de los créditos otorgados a los compradores de sus vehículos y a los concesionarios.

El hecho de que el BCE haya tenido estos miramientos ha desatado la estampida. Si (el BCE) se lo traga todo, comenta preocupado un gestor que insiste en el efecto contagio.

El Banco Central Europeo (BCE) ha suspendido las compras de algunos bonos emitidos por la filial financiera de Volkswagen tras el escándalo del fraude de los motores, que ha dilapidado cerca de un tercio del valor bursátil del fabricante alemán y de momento se ha cobrado la cabeza de su hasta ahora presidente, Martin Winterkorn.

Con todo, los traders recuerdan que estas cifras aún son muy bajas si se comparan con otras empresas o incluso países sobre los que hay dudas de solvencia. Brasil, por ejemplo, en el ojo del huracán financiero ahora mismo está cerca de los 400 puntos básicos en los CDS.

El mercado descuenta que en caso de debacle el Estado alemán saldría al rescate. El Land de Baja Sajonia es propietario de un 20 por ciento del capital y se podría instrumentar algún mecanismo de rescate con dinero público para reflotar la empresa. El rescate de una empresa del motor del dinero público no es ninguna ocurrencia. En 2008, Estados Unidos tuvo que salir al rescate de General Motors al borde de la quiebra. Como allí, en Alemania el motor es una industria sistémica en la economía y VW, el gatillo que puede gripar el motor de la locomotora germana. El coste para los contribuyentes en Estados Unidos fue descomunal. Se inyectaron 22 mil millones de dólares en la empresa y apenas se logró recuperar la mitad.

IMPACTO EN ECONOMÍA EUROPEA

El escándalo del grupo Volkswagen tendrá repercusiones “difíciles de cuantificar” en la economía europea e italiana, reconoció hoy el vicedirector del Banco de Italia, Luigi Federico Signorini.

“A la actual incertidumbre en los mercados globales se ha añadido en los últimos días aquella vinculada con las posibles repercusiones, difíciles de cuantificar, del grave escándalo de Volkswagen en el sector del auto y en las expectativas de inversionistas y consumidores”, declaró.

En una comparecencia ante las comisiones presupuestales de la Cámara de Diputados y del Senado, Signorini dijo que aún es prematuro para conocer los efectos del escándalo de las pruebas de emisiones trucadas del grupo alemán en la economía y, en particular, en todo el sector automotriz.

ElDiario.es
Madrid, España
Miércoles 30 de septiembre de 2015.

Página 1 de 2

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter