Alemania emitió una alerta para que sus ciudadanos no viajen o tomen sus precauciones cuando visiten el estado de Puebla y otros 13 estados del país, debido a la situación de inseguridad que se vive en dichas zonas.


Puebla. - Alemania, el principal socio comercial de Puebla, emitió una alerta por primera vez para que sus ciudadanos no viajen o tomen sus precauciones cuando visiten el estado, debido a la situación de inseguridad y porque se tiene un incremento de los delitos violentos; empresarios locales admiten percepción de inseguridad.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de ese país recomendó a sus compatriotas que en la entidad sólo usen caminos rurales de día para su traslado.

La alerta también involucra a tener cuidado en ciertas ciudades o destinos playeros de Sinaloa, Colima, Tamaulipas, Guerrero, Michoacán, Baja California, Chihuahua, Jalisco, Estado de México, Durango, Veracruz, Nuevo León, y zonas fronterizas con Guatemala y Belice.

“La situación de seguridad en muchas partes de México está empeorando constantemente. Solo por las elecciones presidenciales, del Congreso y del gobernador del 1 de julio de 2018, se espera un nuevo aumento de la violencia”, cita el documento.

También hace referencia a que robos, secuestros, homicidios y actos de venganza se llevan a cabo cada vez más en lugares céntricos y a plena luz del día en los estados que refiere del país.

Señaló que los policías pueden estas implicados en algunos delitos o algunos integrantes de bandas criminales se hacen pasar como uniformados.

Insistió el ministerio teutón que, en muchas regiones, hay conflictos armados entre las fuerzas de seguridad del estado y el crimen organizado. Particularmente fuerte es la violencia en los estados del norte y oeste a lo largo de la costa del Pacífico, así como en las principales ciudades como Tijuana, Ciudad Juárez, Reynosa, Matamoros, Tampico, Acapulco y Torreón.

El número de delitos violentos continúa aumentando en las comunidades del Estado de México, adyacentes a la Ciudad de México, así como en los estados de Puebla y Veracruz, resaltó.

CCE, admite percepción de inseguridad

Al respecto, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Montiel Solana, admitió qué hay una percepción del crecimiento de la inseguridad entre los poblanos, por ello es que las autoridades estatales deben analizar en que se tienen fallas.

Consideró preocupante que esa alerta venga de un país con el que se han tenido vínculos comerciales y de negocios desde hace varias décadas, muestra de ello que Volkswagen de México es la principal empresa que opera en el estado y la mayor generadora de empleos con arriba de 15,000 personas contratadas en forma directa.

A esto se suma, que el consorcio mundial de esa firma se decidió por el municipio de San José Chiapa para instalar una planta de Audi, que genera 4,500 empleos.

En este tenor, dijo que sí afectaría en el tema de turismo; sin embargo, en el tema de negocios se tendrá que valorar y esperar que el gobierno estatal emita una respuesta.

“Las autoridades se deben ocupar en atender esa situación, pues no es una buena noticia que la entidad se encuentre en esa posición, sobre todo con Alemania, el principal inversionista en Puebla”, apuntó.

Dijo que la entidad ha sido alcanzada por la inseguridad que se vive en otros estados vecinos, situación que obliga al gobierno poblano a reforzar las medidas para evitar que crezcan los delitos.

Consideró que las empresas alemanas tienen plena confianza en el estado, por ello es que aquí operan Volkswagen de México, la cual ha realizado inversiones para ampliar su planta de Cuautlancingo y el consorcio mundial optó por abrir una armadora de Audi en el municipio de San José Chiapa.

De acuerdo a datos de la Secretaría de Economía federal al cierre de 2017, Alemania dejó de aplicar en Puebla 204.1 millones de dólares en Inversión Extranjera Directa (IED) y el acumulado de 1999 al año pasado, los capitales que han llegado de ese país son en total 3,399 millones de dólares, de los cuales más de 1,300 millones fueron para instalar la fábrica de Audi.

El Economista
Miguel Hernández
Puebla, México
Lunes 26 febrero 2018.


Una balacera tuvo lugar esta tarde en el fraccionamiento Villas Periférico, ubicado en el Periférico Ecológico poco antes de llegar a la 24 Sur, la cual presuntamente se habría originado de un intento de desalojo contra presuntos paracaidistas de Antorcha Campesina que habrían invadido algunos departamentos.

De forma extraoficial, se sabe que el enfrentamiento se suscitó entre sujetos que fueron contratados para desalojar a un grupo de paracaidistas de estos departamentos, los cuales hicieron disparos al aire durante el intento de desalojo y para el cual llevaban camionetas de mudanza.

Tras accionar las armas de fuego, vecinos reportaron a los números de emergencia lo ocurrido y fue así como se montó un operativo para detener a los sujetos armados, comúnmente conocidos como “golpeadores”, quienes huyeron hacia colonias vecinas como Santa Clara La Venta y Villas Florencia.

Agentes ministeriales, así como personal tanto de SUMA como de Cruz Roja, arribaron al lugar ya que inicialmente se reportaron 3 personas lesionadas, no obstante, en el lugar los paramédicos descartaron que hubiera heridos por arma de fuego en la zona.

El lugar continuaba acordonado debido a que peritos de la Fiscalía General del Estado realizan el embalaje de los cartuchos percutidos y el aseguramiento de las unidades de los rijosos, entre ellas una Suburban que destrozó la entrada principal de Villas Periférico.

Antorcha Campesina acusa desalojo violento

A través de un comunicado, Antorcha Campesina confirmó que era gente agremiada a su corporación la que fue objeto de este desalojo, asegurando que se trataba de policías quienes quisieron sacarlos de los departamentos tomados, contrario a lo expuesto por los vecinos que aseguran que el conflicto fue entre civiles.

Asimismo, acusaron que 10 de sus militantes habían resultado lesionados, pero no especificaron el tipo de heridas, por lo que se presume que sólo se trataría de golpes.

e-consulta
Alberto Melchor
Puebla, México
Viernes 27 octubre 2017.



Pobladores de Quimixtlán, Puebla, lincharon y quemaron a un hombre señalado por robo de ganado.

Los hechos ocurrieron en la comunidad de Tlanepantla, cuando los habitantes descubrieron a tres sujetos quienes se presuntamente se dedicaban al robo de vehículos y de ganado.

Dos de los supuestos delincuentes lograron huir, mientras que otro fue detenido por vecinos.

Decenas de personas se congregaron para hacer justicia por su propia mano contra el hombre, quien fue amarrado en un árbol mientras era golpeado por la turba.

Ahí mismo le rociaron gasolina para prenderle fuego, por lo que el presunto delincuente murió sin que las autoridades pudieran intervenir.

Hasta el momento no se ha dado a conocer su identidad.

Excélsior
Ciudad de México
Sábado 24 de septiembre de 2016.


Investigan conflicto religioso o familiar; autoridades hallan en el lugar casquillos calibre 22


En medio de la Sierra Negra de Puebla, una pequeña y paupérrima comunidad indígena quedó en penumbra y con tristeza por la muerte violenta de 11 miembros de una familia. La noche del jueves, un grupo de sujetos con el rostro cubierto ingresó a las calles del alejado pueblo de El Potrero, perteneciente a la comunidad de El Mirador (con 60 habitantes), y decidieron ajustar viejas cuentas.

La Fiscalía General del Estado de Puebla sigue tres líneas de investigación: disputa familiar, conflicto religioso y crimen.

Sin embargo, el presidente municipal de Coxcatlán, Vicente López de la Vega, según el informe de la Fiscalía, dijo que el móvil del asesinato fue una venganza, por lo que se descartan por el momento cuestiones religiosas.

Reveló que se busca a dos personas, de quienes tienen nombres y apellidos, que serían los responsables del multihomicidio, pero no dio detalles de la investigación.

En el espacio de José Cárdenas en Grupo Fórmula, López de la Vega aseguró que “el móvil fue una venganza de una persona que alguna vez tuvo problemas con los papás que encabezan esas familias y pues se desencadenó en eso, alguna vez los amenazó y les dijo que se iba a vengar y desencadenó en esta venganza”.

Al menos cuatro hombres ingresaron a dos humildes viviendas y, con armas de fuego y punzocortantes, ajustaron cuentas. Fue, literal, una masacre. En el lugar, autoridades periciales hallaron casquillos calibre 22 y postas de mosquetones.

“Estábamos viendo el televisor”, relata uno de los sobrevivientes. Eran cerca de las 9:00 de la noche del jueves cuando inició el terror. En una de las viviendas, cuatro sujetos encapuchados ingresaron y sin decir palabra alguna abrieron fuego.

El saldo, 11 personas muertas, de las cuales cinco son hombres, cuatro mujeres y dos niños.

En una de las viviendas quedaron tendidos seis cuerpos, cuatro de ellos de adultos y dos de niños. En esa humilde vivienda murió la familia de la señora Plácida Sánchez Martínez, de 59 años. A su lado también quedaron sus hijos Ángela, de 30 años; Ángel, de 23, y Jony, y la tercera generación: sus nietas Monserrat, de 10, y Carolina, de nueve años.

En la segunda casa, cinco más fueron acribillados, igual una familia completa, entrelazada con la primera. Entre los cuerpos fue identificado Baltazar Sánchez Montalvo, de 42 años, y su esposa Isabel Hernández Sánchez, de 43. En la escena quedaron dos de sus hijas, Silvia y Belén (con un embarazo de ocho meses) y el esposo de esta última.

Los victimarios abandonaron el lugar caminando. Dejaron una estela de muerte y dolor en el lugar. Dos niños más quedaron mal heridos, con impactos de bala, y dos adultos salvaron de milagro la vida, hoy testigos de lo indescriptible.

A la cabecera municipal de Coxcatlán llegaron las noticias de lo ocurrido en esa comunidad ubicada en los límites entre Puebla y Oaxaca, donde se carece de accesos carreteros y las comunicaciones son deficientes, para no decir nulas.

Los cuerpos de las víctimas fatales fueron trasladados a Tehuacán para llevar a cabo las necropsias de ley y las autoridades cuentan con el testimonio de dos personas que estaban en el sitio cuando ocurrieron los acontecimientos; ambas reciben la protección y apoyo especial.

“Es una comunidad muy apartada, muy alejada, marginada, que tiene básicamente límites con Oaxaca y se estarán haciendo todas las investigaciones”, afirmó el gobernador Rafael Moreno Valle.

El presidente de la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas (Confraternice), Arturo Farela, solicitó la intervención del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; de la procuradora general de la República, Arely Gómez, y del ombudsman nacional, Luis Raúl González Pérez para esclarecer los hechos.

Ante la sospecha de que el homicidio pudo ser por motivos religiosos, el pastor pidió a las autoridades federales que capturen y lleven a los tribunales a los culpables. Dijo que en los estados de Chiapas, Oaxaca, Puebla, Jalisco, Guerrero y Estado de México, son víctimas de intolerancia.

El Universal
Edgar Ávila / corresponsal
Ciudad de Puebla
Sábado 11 de junio de 2016.


“Conflictos personales”, posible móvil de masacre en Puebla: Fiscalía

Puebla. - Un múltiple homicidio se perpetró en la población indígena de El Potrero, perteneciente al Mirador en el municipio de Coxcatlán en el estado de Puebla, donde fueron asesinadas once personas, entre ellas cuatro hombres adultos, cinco mujeres mayores de edad y dos mujeres menores de edad, además dos niñas salvaron la vida.

Fue en los primeros minutos de este viernes cuando el inspector del Mirador informó que en su comunidad se había perpetrado un hecho violento en el que varias personas fueron asesinadas, por lo que solicitó el apoyo a las autoridades ministeriales para atender el hecho.

Coxcatlán se ubica a poco más de tres horas de la capital poblana y se le considera el inicio de la Sierra Negra que une al estado de Puebla con Oaxaca.

El inspector de Potrero indicó que además tenía a una mejor en grave estado, por lo cual se movilizó la unidad de Sistema de Urgencias Médicas Avanzadas (SUMA), que movilizó personal para esa zona, de donde posteriormente se indicó que eran dos las menores lesionadas, ambas de cuatro años de edad.

No se precisa si todas las víctimas del múltiple homicidio les dispararon con arma de fuego o fueron ultimados con otro tipo de arma.

Alrededor de las tres y media de la mañana personal de la Policía Estatal del Estado, a mando del comandante Lucio Gómez, arribaron al sitio para iniciar las primeras indagatorias.

Según el primer reporte de esa corporación, que se hizo vía telefónica a su base, después de las cuatro de la mañana, indica que fueron once las personas asesinadas al interior de sus domicilios.

Dos niñas de cuatro años sobrevivieron al múltiple homicidio
 
Las dos menores de edad, que lograron salvar la vida, se indicó, fueron ingresadas al Hospital General de Tehuacán, una de ellas con herida en la parte posterior posterior del tórax y la otra en la zona del abdomen, las lesiones fueron hechas con arma de fuego.

En estos momentos peritos de la Fiscalía General del Estado, así como personal de la Policía Ministerial, del Servicio Médico Forense y otras corporaciones de seguridad pública se trasladan a esa zona de Coxcatlán, ubicada en la Sierra Negra, para participar en las diligencias de levantamiento de cadáveres y de indicios que lleven al esclarecimiento del múltiple homicidio.

Hombres armados matan a 11 integrantes de una familia en Puebla

11 miembros de una familia fueron asesinados en el municipio de Coxcatlán, al sur de Puebla, en la comunidad conocida como San José El Mirador.

Los fallecidos fueron 5 mujeres, 4 hombres y 2 niñas menores de edad. Además, dos niñas más que están hospitalizadas, informó la Fiscalía General del Estado.

Además, se cuenta con el testimonio de dos personas que estaban en el sitio cuando ocurrieron los acontecimientos, ambas reciben la protección y apoyo de la Fiscalía General del Estado.

El asesinato habría sido por tres posibles hipótesis: un conflicto por una diferencia religiosa ya que hace más de una década algunas familias evangélicas dejaron la comunidad de El Potrero, donde son católicas, y fundaron El Mirador, explicó en entrevista con Denise Maerker en Radio Fórmula, el presidente municipal Vicente López de la Vega.

Otras dos hipótesis son que los asesinatos sean por un conflicto entre familias o que haya participación del crimen organizado, dijo el alcalde.

El alcalde dijo en entrevista con Milenio, que una de las niñas sobrevivientes de 4 años caminó por más de 50 minutos hasta llegar a la comunidad de El Potrero para pedir ayuda.

De acuerdo con la Fiscalía varias personas llegaron a la casa de la familia y les dispararon, para luego retirarse a pie. Hasta el momento hay dos testigos de la agresión que permanecen bajo la protección de la fiscalía.

 “Conflictos personales”, posible móvil de masacre en Puebla: Fiscalía

La Fiscalía General del Estado informó que las primeras investigaciones sobre el asesinato de 11 integrantes de una familia ocurrido en el municipio de Coxcatlán, en los límites de Puebla con Oaxaca, revelan que pudo derivarse de “conflictos personales”.

En un comunicado, la dependencia informó que ya tiene identificados a dos de los presuntos agresores, los cuales habrían huido hacia la sierra de Oaxaca, por lo que se estableció comunicación con las autoridades de la entidad vecina para pedir su colaboración en la captura.

Entre las personas asesinadas se encuentran cinco mujeres, una de ellas con un embarazo de ocho meses, cuatro hombres y dos niñas.

“La información que brindan los testigos y las primeras diligencias, evidencian que hace más de 9 años, una de las mujeres occisas tuvo un hijo con uno de los presuntos agresores, bajo circunstancias de una probable agresión sexual. El hijo en cuestión resultó sin heridas ante los acontecimientos recientes”, señala el boletín.

“Los testigos identifican que uno de los agresores tiene características coincidentes con el progenitor del menor ileso”, agrega.

Asimismo, menciona que la actual pareja sentimental de la occisa, presentaba múltiples heridas por arma blanca y más lesiones con respecto a las otras personas.

Aunque algunas versiones extraoficiales señalaban que en la multiejecución se habían usado armas de alto poder, la Fiscalía asegura que en las pruebas periciales encontraron indicios balísticos calibre 22 y postas de mosquetones.

Además, reitera que los agresores llegaron caminando a las humildes viviendas ubicadas en la colonia El Mirador, inspectoría de El Potrero, y de la misma forma se retiraron del lugar después de haber asesinado a los integrantes de la familia.

En el comunicado se precisa que a través del Centro de Protección a Víctimas del Delito, se otorga protección a cinco testigos de los hechos.

También menciona que una de las dos menores lesionadas fue intervenida quirúrgicamente y que ambas continúan en atención hospitalaria.

Según fuentes de la dependencia, los integrantes de la familia habitaban en dos viviendas de la lejana comunidad que contaba apenas con unos 40 habitantes.

Las víctimas fueron identificadas como Plácida Sánchez Martínez, sus hijos Ángela, de 30 años de edad; Ángel, de 23; Jhony de 18, y las niñas Monserrat y Carolina Hernández Palacios, de 10 y 9 años, respectivamente, quienes eran hijas de Ángela.

Igual fueron asesinados Baltazar Sánchez Montalvo, y su esposa Isabel Hernández Sánchez, junto con sus hijas Silvia -ultimada junto con su esposo- y Belén, ésta última de 22 años de edad y quien presentaba un embarazo de ocho meses.

Por la mañana, el alcalde de Coxcatlán, Vicente López de la Vega, dijo que este multihomicidio podría derivarse de conflictos religiosos que han sostenido las comunidades del Mirador y el Potrero, luego de que la primera decidió constituirse en inspectoría porque la mayoría de sus habitantes profesan la religión evangélica y tenían constantes roces con los católicos de El Potrero.

La Jornada de Oriente
Animal Político / Proceso
Elizabeth Rodríguez Lezama
Gabriela Hernández / Mex.
Ciudad de Puebla, México
Viernes 10 de junio de 2016.


Siete cadáveres, cuatro de ellos calcinados, fueron encontrados este lunes en el Municipio Venustiano Carranza, en Puebla, reportó la Fiscalía General del Estado (FGE).

La dependencia notificó del hallazgo a Veracruz, ya que algunos de los restos estarían relacionados con desapariciones reportadas en ese Estado.

De acuerdo con los primeros informes, cuatro de los cuerpos fueron localizados en una camioneta Ford Explorer a nombre de Ricardo Curiel Castillo, quien fue reportado como no localizado en Poza Rica, al igual que otras cuatro personas.

Los desaparecidos desde el 23 de abril son Gabriel Hernández Pérez, Amada y Mariana González Pérez, Curiel Castillo y otro individuo de nombre Rafael.

Los cadáveres, calcinados y en avanzado estado de descomposición, estaban al interior del rancho Cedro Pando, aproximadamente a kilómetro y medio de Veracruz.

Horas después se reportó el hallazgo de tres cuerpos más en una plataforma dentro de instalaciones de Pemex conocidas como "Corralillo", a las que sólo dan mantenimiento una o dos veces por quincena.

Hallan 9 ejecutados en Puebla; 2 de las víctimas serían hermanas de “El Z-37”

En distintos puntos de los límites de Puebla y Veracruz fueron localizados, en un lapso de 48 horas, nueve personas asesinadas, entre ellas dos que se presume son hermanas del líder de Los Zetas, Cirilo González Pérez, El Puchini o El Z-37, quien fue detenido en octubre pasado.

En avanzado estado de descomposición y con signos de violencia, los nueve cadáveres fueron encontrados en distintos lugares de los municipios de Venustiano Carranza, Jalpan y Xicotepec de Juárez, los tres limítrofes con Veracruz y ubicados en la región conocida como Sierra Norte de Puebla.

Cuatro de los cuerpos fueron localizados calcinados dentro de una camioneta con placas de circulación YGP9221, en las inmediaciones de un rancho llamado Cedro Pando, en el municipio de Venustiano Carranza, y presuntamente corresponden a personas que habían sido reportadas como desaparecidas en Poza Rica, Veracruz.

Según información difundida por los medios de comunicación veracruzanos, dos de ellos serían Bertha y Amada González Pérez, hermanas de El Z-37, quien operaba grupos de sicarios en los estados de Guanajuato, San Luis Potosí, Tamaulipas y Veracruz, y fue detenido en Pachuca, Hidalgo en octubre del año pasado.

De acuerdo con esa información, las hermanas González Pérez desaparecieron cuando viajaban en una camioneta negra Ford Explorer, en compañía de Ricardo Curiel Castillo y Rafael Díaz, y fueron detenidos presuntamente por elementos de la Fuerza Civil en el municipio veracruzano de Poza Rica.

Ayer, familiares de cuatro personas que fueron detenidas el sábado 23, presuntamente por elementos de la Fuerza Civil en Poza Rica, se manifestaron frente a las instalaciones de la corporación en la colonia Miguel Hidalgo de esa ciudad veracruzana.

En la protesta, Natali Ramírez González, hija de una de las mujeres detenidas, explicó que su madre Amada González Pérez, y su tía, Mariana González Pérez, un hombre de nombre Ricardo Curiel Castillo y otro del que desconocen su nombre, viajaban en una camioneta Explorer negra cuando fueron interceptados el sábado anterior por elementos de la Fuerza Civil sobre el bulevar Lázaro Cárdenas, a la altura de la colonia Tajín.

Sin embargo, ese mismo día por la tarde las autoridades de Veracruz desmintieron la participación de la Fuerza Civil en la detención de estas personas, y aseguraron mantener el diálogo con los familiares de las personas no localizadas, “colaborando en la investigación correspondiente para dar con su paradero”.

Este martes la Fiscalía General de Puebla confirmó que el vehículo en el que fueron encontrados esos cuatro cuerpos estaba a nombre de Curiel Castillo.

Otros tres cuerpos fueron encontrados en un campo petrolero conocido como Corralillos en el mismo municipio de Venustiano Carranza, el cual colinda con la localidad veracruzana de Tihuatlán.

Por la tarde, la Fiscalía de Puebla emitió un comunicado en el que precisa que ha brindado información a Veracruz ante estos dos hallazgos de siete personas asesinadas en la misma zona, “derivados de hechos ocurridos presuntamente en el vecino estado”.

En el comunicado, la autoridad poblana señala que ofreció a su homóloga de Veracruz la información relacionada con estos dos casos para que se investigue si existe un vínculo entre los siete cuerpos localizados.

En Jalpan, el cadáver de Julio César Ortega Sampayo, de 29 años, reportado como desaparecido desde hace una semana, fue encontrado en estado de descomposición en una alcantarilla a un costado de la carretera federal México-Tuxpan.

Finalmente, en Xicotepec de Juárez fue hallado Hipólito Danin Lechuga, de 37 años, quien presenta heridas de bala en la nuca y el tórax.

Reforma/Proceso
Gabriela Hernández
Puebla, México
Martes 26 de abril de 2016.

Los peritos mexicanos que analizan varios contenedores y bolsas con restos humanos parcialmente desechos en ácido lograron distinguir los cuerpos de al menos tres hombres, aunque no descartan que haya más cadáveres, dijo este sábado a la AFP una fuente de la fiscalía de Puebla.

Gracias a una llamada anónima, elementos de esa dependencia descubrieron el jueves 10 contenedores y nueve bolsas con varios restos mutilados en un terreno del poblado rural de Calpan, cercano a la capital de Puebla y a unos 110 kilómetros al este de Ciudad de México.

Desde el viernes, los peritos empezaron a analizar los restos humanos en los tambos -que contienen ácido que los deteriora rápidamente- y hasta el momento pudieron estudiar ocho de ellos, quedando pendientes otros dos y las nueve bolsas.

"En ocho tambos se encontraron restos pélvicos de tres hombres, uno de unos 50 años" y los otros de edades aún por determinar, sin que se conozca todavía su identidad, dijo la fuente de la fiscalía a la AFP a condición de anonimato.

"No es un procedimiento sencillo. Es probable que sean más de tres, falta hacer los estudios del contenido de las bolsas, en donde estarían las cabezas y otros restos", añadió la fuente.

Las primeras indagatorias apuntan a que el descubrimiento de los cadáveres podría estar relacionado con la desaparición de tres hombres la madrugada del martes en el cercano poblado de Cuautlancingo, durante una pelea clandestina de gallos en la que irrumpieron varios individuos abriendo fuego.

"Existen indicios que plantean que el hallazgo está relacionado con la investigación que se inició sobre hechos registrados en el Teatro del Pueblo del municipio de Cuautlancingo", señaló el viernes la fiscalía de Puebla en un comunicado.

La dependencia ha señalado que, en base a denuncias de familiares, tiene confirmada la desaparición de tres hombres en esa pelea, pero, según testigos, podría haber más desaparecidos ya que varias personas quedaron gravemente heridas tras la pelea y no fueron atendidas en hospitales de Puebla.

En el sitio donde se realizó la pelea de gallos, la fiscalía localizó 13 vehículos, algunos de ellos con matrícula de los estados de Guerrero y Tamaulipas, con fuerte presencia de cárteles de las drogas.

Este hallazgo trajo a la cabeza de muchos mexicanos el espeluznante caso de Santiago Meza, apodado "El Pozolero" (en referencia al caldo a base de maíz llamado pozole), un albañil que disolvió más de 300 cuerpos en ácido por encargo de un cartel en Tijuana.

AFP
Ciudad de Puebla, Mx.
Sábado 5 de marzo de 2016.

Topo Chico: El infierno de unos, el paraíso de otros

El presidente del PRD, Agustín Basave Martínez, pidió que el motín del penal de Topo Chico, en Monterrey, Nuevo León, no se vea como un hecho aislado y se tomen medidas, pues las cárceles en México “son unas bombas de tiempo”.

Cada vez que hay un problema de estos se toma como un hecho aislado y se hace algún escándalo mediático, pero ahí queda. El problema es de mucho más fondo, el problema exige que se tomen medidas muy radicales para el manejo de los centro penitenciarios”, enfatizó Basave.

En ese sentido dijo que muchos de estos centros son controlados por los prisioneros, sobre todo por quienes son los más peligrosos e incluso los visitadores han sido recibidos con armas de fuego por los internos.

Hay casos patentes, flagrantes, de cómo los propios internos, los presos, controlan las cárceles. Todo se paga, todo se compra, por todo se les cobra”, argumentó.

Expuso que mucha población recluida, incluso la mitad de ella, no está sentenciada y son los mismos reos quienes padecen las consecuencias; específicamente aseguró que quienes murieron en Topo Chico, ubicado en la entidad gobernada por Jaime Rodríguez Calderón, se encontraban en esta situación.

Hubo quienes dijeron, bueno pues, se mataron entre ellos, son criminales, como si no tuvieran derechos humanos. Pero además, como digo, muchos de ellos ni siquiera estaban sentenciados. Ese es un problema gravísimo”, apuntó.

Topo Chico: El infierno de unos, el paraíso de otros

Un siniestro puso al descubierto la corrupción que imperaba en el penal, donde se consentía a los criminales con comida, bar, aire acondicionado y sauna

Monterrey.- Aunque vivían privados de su libertad, detrás de rejas y con altas bardas que los aislaban del exterior, los presos del penal del Topo Chico tenían lujos que no poseen el común de los ciudadanos.

Con baños sauna, minisplit, frigobar, parrillas eléctricas, un acuario, caminadora para ejercitarse, colchones de alta calidad y habitaciones con acabados, así vivían en el interior del centro penitenciario.

El Gobierno de Nuevo León difundió unas imágenes de las celdas de algunos de los reclusos del Penal, en donde la noche del miércoles se registró una riña que costó la vida de 49 internos y otros  12 resultaron lesionador.

Los hechos sangrientos fueron por la lucha de poder, por el dominio dentro del penal. Los líderes están identificados como Jorge Iván Hernández Cantú “El Credo” y Juan Pedro Saldívar  Farías, “El Z-42”.

Esos dos personajes eran quienes gozaban de más privilegios ante, presuntamente, la mirada consentidora de la propia directora, Gregoria Salazar.

La funcionaria ya se encuentra detenida por los delitos de homicidio calificado y abuso de autoridad.

La celda de “El Credo” era de grandes dimensiones, en las imágenes difundidas luce incendiada como quedó tras la riña, sin embargo era amplia y lujosa.

En la de "El Z-42" se observa un minisplit y un espacio para su propia regadera y sanitario. Las paredes están recubiertas de azulejo.

No se específica en cuál de las celdas, pero también se detectaron un sauna, un acuario y una caminadora.

Comida y bebidas dentro del penal

Se informó que dentro del centro penitenciario se desmantelaron 280  puntos semifijos de venta de abarrotes y alimentos que eran operados por el crimen organizado, de manera directa o mediante el cobro de piso.

Lo más sorprendente es que tenían un bar con techos con pinturas con una imagen de la Santa Muerte y otra de una calavera.

La construcción tenía acabados de yeso en forma de molduras y áreas recubiertas de azulejo. Las paredes pintadas de color claro.

Familiares de las víctimas, que no quisieron revelar sus nombres por temor a represalias, dijeron que las autoridades siempre estuvieron al tanto de la corrupción en el penal.

“La directora ya está tras las rejas y está bien porque ella siempre supo lo que pasaba. No era ignorante de los lujos de unos y las golpizas que les daban a otros porque no tenían para pagar la cuota por protección”, señaló una  mujer de unos 50 años.

Le pedían a la Santa Muerte

La intervención del estado, a través de Fuerza Civil retomó el control del Penal del Topo Chico, y entre lo que desmantelaron también se encontraban altares a la Santa Muerte.

La Santísima, como también se le conoce, la tenían en cuadros y también en figuras de bulto.

“La gente que se dedica a la venta de droga le pide mucho a la Santa Muerte que los cuide mucho de sus enemigos, por eso tenían sus altares”, mencionó la entrevistada.

Expuso que a “La Niña” le ponen ofrendas de vino, manzanas, tabaco, veladoras y hasta dosis de droga como mariguana y cocaína.

“Las ofrendas son a cambio de los favores que se le solicitan”, reveló.

Excélsior
Aracely Garza/Corresponsal
Monterrey, Nuevo León, Mx.
Lunes 15 de febrero de 2016.

El otro quedó herido; un taxista les habría disparado

Puebla.- Dos policías ministeriales fueron baleados esta tarde por un taxista en la colonia Benito Juárez, lo que provocó la muerte de uno de ellos, que recibió un disparo en la cabeza. Raúl Ávila era el nombre de la víctima. Alejandra Morales, la otra agente, quedó herida.

Alrededor de las 13:00 horas, los vecinos de la calle 37 Poniente, entre 27 y 29 Sur, reportaron a los números de emergencias que en ese punto se habían escuchado cerca de 10 balazos, además de que dos personas se encontraban heridas.

Al lugar acudieron paramédicos de las ambulancias 095 y 029 de SUMA, quienes durante varios minutos trataron de reanimar a uno de los lesionados, el cual no reaccionó. Pese a ello, se lo llevaron en una ambulancia, al igual que el otro.

Los colonos mencionaron que el presunto responsable fue un taxista, a bordo de un Tsuru placas 7690-SSj, que disparó contra los ministeriales, quienes iban en una patrulla tipo Jetta color blanco, placas TYU-3600 del estado de Puebla, mismos que habrían iniciado la agresión.

Al sitio se presentó el director de la Policía Ministerial, Juan Luis Galán Ruiz, y policías de las demás corporaciones que acordonaron toda la cuadra para impedir el trabajo de la prensa.

En el punto se embalaron cerca de 10 casquillos percutidos. El presunto responsable no ha sido detenido.

Los ministeriales fueron trasladados al ISSSTEP y uno de ellos, que es jefe de grupo, murió tras recibir un disparo en la cabeza y cinco más en el pecho.

Cabe mencionar que el C-4 no tiene cámaras de vigilancia en el lugar.

e-consulta
Diana Jiménez
Jueves 14 de enero de 2016.

El viernes 1 de enero, la perredista Gisela Mota Ocampo tomó protesta como alcaldesa de Temixco, Morelos. La mañana siguiente, la munícipe fue asesinada al interior de su casa.

Según se sabe, la agresión ocurrió poco después de las siete. Tras el atentado, algún vecino denunció el hecho y los agentes del Mando Único persiguieron a los responsables. Al momento se sabe de dos presuntos agresores muertos y otros tres detenidos.

El gobierno de Morelos ha dicho que cuenta con las evidencias suficientes para resolver el caso en poco tiempo. A su vez, el gobernador Graco Ramírez calificó el hecho como un desafío contra las instituciones y aseguró que el caso no quedará impune. Acaso por ello, el mismo Graco ordenó reactivar el protocolo de seguridad para alcaldes en Morelos.

Nuevamente, el gobierno de Graco Ramírez dejó ver que lo suyo es reaccionar y no prevenir. Una vez más, Graco demostró que es el gobernador que ahogado el niño, manda cubrir el pozo. Otra vez, el perredista exhibió lo absurdo que fueron —y siguen siendo— sus aspiraciones presidenciales.

Y es que, mientras el gobierno de Morelos investiga y busca deslindar responsabilidades; mientras el perredismo trata de entender hasta dónde llega su responsabilidad por el asesinato de Gisela Mota y mientras los morelenses terminan de entender el tamaño del golpe, una cosa es cierta: la tragedia de Temixco sepultó la vida política de Graco Ramírez.

En otros momentos, aquí hemos dicho que Graco es algo parecido a un gobernador zombie. Antes de lograr la candidatura a gobernador, Ramírez parecía acabado. No pocos aseguraban que el ahora gobernador había concluido sus días en la política. Sin embargo, el perredismo entregó la candidatura a Graco Ramírez y, eventualmente, lo hizo mandatario en Morelos.

Desafortunadamente —para el estado y para el mismo Graco—, su regreso a la vida sirvió de muy poco. A todas luces, la gestión del perredista ha destacado por los desaciertos y no por los triunfos; el gobierno de Ramírez pasará a la historia por sus excesos, por sus errores, por sus derrotas y no por sus avances. Hoy es evidente que el asesinato de la alcaldesa confirmó lo que muchos sabían pero pocos se atrevían a decir: que Graco es un espécimen peculiar; es el gobernador que dice que despacha pero, en los hechos, es un cadáver político.

Si existen dudas de peculiar condición de Graco Ramírez, basta recordar que Morelos es el estado donde más creció la pobreza en los primeros tres años de este sexenio. Morelos es, además, una de las entidades que concentra el mayor número de delitos de alto impacto. De hecho, en Temixco, el 56.8 por ciento de la población vive en condición de pobreza; y para rematar, la incidencia de homicidios dolosos coloca a este municipio en la posición 31 entre las 233 localidades con más de 100 mil habitantes.

Por donde se vea, el escenario político, social y de seguridad en Morelos es el menos alentador. Por donde se mire, los aciertos de la administración de Graco Ramírez fueron sepultados por sus errores y deficiencias. Por donde lo quiera entender, el atentado en Temixco ratifica que la carrera de Graco Ramírez llegó a su final.

La Otra Opinión
Ricardo Alemán
Ciudad de México
Domingo 3 de enero de 2016.

Página 1 de 5

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter