En los últimos siete días se registraron en la entidad cinco asesinatos de mujeres que podrían ser tipificados como feminicidios, y con ello suman 16 crímenes de este tipo en lo que va de 2017.

En la comunidad de San Lorenzo Tlaxipehuala, del municipio de Chiconcuautla, este martes fue localizado en el fondo de una barranca el cadáver de Juana de los Santos, con huellas de golpes y un disparo en la frente.

De acuerdo con Arturo Velázquez, esposo de la víctima, la mujer salió de su casa para cuidar a su madre enferma, pero como tardaba en regresar, salió buscarla y la encontró muerta en el fondo de una barranca.

Por ese hecho, la Fiscalía General del estado abrió la carpeta de investigación número CDI/128/2017/HUAUCHI.

Un día antes de ese asesinato, otra mujer de 70 años de edad, identificada como Socorro, fue hallada muerta en la comunidad de Santa Ana Xalmimilulco, Huejotzingo.

La Fiscalía detuvo a un hombre identificado como Javier “N”, a quien la víctima le rentaba un cuarto. El sujeto confesó que la semana pasada, después de una fuerte discusión, golpeó a la anciana hasta matarla.

El presunto asesino enterró el cuerpo en el patio de la casa, luego de lo cual llamó a los familiares, les dijo que tenía secuestrada a la mujer y les exigió un rescate de 50 mil pesos. No obstante, la policía lo descubrió y finalmente confesó su crimen.

El mismo lunes, en la comunidad de San Luis Coyotzingo, Huejotzingo, se localizó el cuerpo incinerado de Enriqueta Trujillo Osorio, de 45 años de edad.

Las autoridades ubicaron al marido como probable responsable de este feminicidio, quien supuestamente sacó a la mujer de su casa el pasado viernes 25. Sus familiares no la volvieron a ver, hasta que la encontraron sin vida en un paraje.

El viernes 24 se encontró el cadáver de Felícitas “N” en un paraje llamado Texcalullo, del municipio de Vicente Guerrero. Por ese hecho se abrió la carpeta de investigación 475/2017/Tehuacán.

La Fiscalía informó que detuvo a Pedro “N”, cónyuge de la mujer, quien supuestamente confesó que la había asesinado porque ella sostenía una relación sentimental con otro hombre.

Aseguró que la víctima se levantó por la noche para salir de su casa a encontrarse con su amante, por lo que salió a esperarla en una vereda y la agredió con una arma punzocortante hasta causarle la muerte.

En la comunidad de Tehuixpango, municipio de Atlixco, el cadáver en descomposición de una mujer fue hallado el martes 21, con cinta canela en los ojos y la boca, y una bolsa en la cabeza.

Desde el domingo 12, los familiares de Araceli Gómez, de 31 años de edad, emprendieron su búsqueda a través de las redes sociales. Se presume que la mujer fue ejecutada por un sujeto con el que sostenía una relación sentimental.

Proceso
Ciudad de Puebla
Martes 28 de febrero de 2017.


Del optimismo a la demagogia con el Huachicoleo

El secretario de Seguridad Pública, Jesús Morales Rodríguez, advirtió que durante el gobierno de Antonio Gali Fayad, se reforzará la coordinación entre la Federación, el Ejército Mexicano, los municipios y el estado, con el objetivo de incrementar el combate a la ordeña de ductos de Pemex.

Apuntó que una prueba de este reforzamiento es que apenas una hora después de la toma de protesta de Gali Fayad como gobernador de Puebla, la Policía Estatal logró recuperar y asegurar cuatro vehículos- con reporte de robo- cargados con mil 800 litros de combustible de procedencia ilícita.

“Esto quiere decir que en el gobierno de Tony Gali desde que empezó a trabajar ha comenzado con acciones contundentes para luchar contra la delincuencia y estos son los primeros resultados de las acciones de gobierno de Tony Gali”, dijo.

El ahora ex director de Protección Civil estatal anunció que continuarán aplicándose las pruebas de control de confianza a los elementos de seguridad, con el objetivo de contar con policías confiables en favor de la ciudadanía.

Según el funcionario estatal, Puebla se encuentra en un buen nivel en materia de seguridad gracias a las estrategias aplicadas por el ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas y por el ex secretario de Seguridad, Jesús Rodríguez Almeida.

“Encontramos una dependencia con un gran trabajo que se ha realizado por el ex gobernador Rafael Moreno Valle y del ex secretario de Seguridad, Rodríguez Almeida, nuestro deber es continuar y seguir trabajando por Puebla, tenemos que darle continuidad a esos programas que han tenido éxito y nosotros seguir trabajando, como lo dice el eslogan ‘Puebla sigue”, dijo.

Caso Esperanza

Por otro lado, el secretario de Seguridad Pública, Jesús Morales Rodríguez, informó que la Fiscalía General del Estado (FGE) ya comenzó a realizar las investigaciones correspondientes en el incidente registrado la madrugada de ayer en el municipio de Esperanza, donde al parecer fueron levantadas ocho personas de un hotel y encontradas muertas en Veracruz.

Por supuestas razones de seguridad y por no haber acabado las respectivas indagatorias, el funcionario estatal se negó a dar detalles de lo sucedido.

“En Esperanza se están llevando a cabo las investigaciones, ya está personal de la Fiscalía tomando conocimiento y también en estos momentos se está llevando a cabo la investigación que por razones de seguridad y hasta que tengamos la información contundente se las haremos llegar”, dijo en entrevista.

El Sol de Puebla
Aldo Miguel Martínez
Viernes 3 de febrero de 2017.

Siete mujeres fueron asesinadas en la entidad durante el primer mes de 2017. El más reciente homicidio ocurrió el día 25 en el municipio Chignahuapan, donde María Luisa “M” fue victimada a golpes por su hijo de aproximadamente 30 años.

Al escuchar los gritos de la mujer y ruidos de cristales rotos, los vecinos llamaron a la Policía Municipal, que acudió al domicilio de la víctima y encontró a Eduardo “A” cuando trataba de escapar por una ventana.

El cuerpo sin vida de la mujer, quien murió por traumatismo craneoencefálico, fue localizado en el piso de la sala. Tras ser atendido por las lesiones que se hizo en los brazos por los vidrios rotos, el homicida fue puesto a disposición de las autoridades.

El 22 de enero, Dulce Rachel Castillo Mendoza, de 25 años y con mes y medio de embarazo, fue hallada muerta en Perote un día después de que su familia la reportó como desaparecida en Tehuacán. Se sospecha del novio como responsable del crimen.

El 21, Dominga Vargas, de 39 años, fue violada y ultimada a golpes frente a sus hijos por un primo de su esposo que ya fue detenido y a quien se identificó como Juan Manuel “G”, de 27 años.

Otros dos asesinatos se cometieron el día 15: Carmen Peñaloza Córdoba, de 26 años, fue localizada muerta de un balazo en el ojo izquierdo en la Junta Auxiliar de San Nicolás Tolentino, y el cadáver de María del Rocío Gómez Flores, de 46 años, fue hallado en un domicilio ubicado en Santiago Momoxpan.

Presuntamente esta última fue asesinada por un amigo que conoció a través de Facebook y a quien había presentado a sus hijas dos días antes.

Tras cometer el crimen, el homicida robó el carro de la víctima, una televisión, un celular y una tableta.

El segundo crimen de 2017 ocurrió el 14 de enero en Quecholac. María del Carmen Gabriela Valentín, de 23 años, fue estrangulada por su esposo, de quien tenía poco de haberse separado, precisamente por violencia intrafamiliar.

El primer caso se registró en esta capital el día 7. Se trata de María Antonia Ruiz Bautista, de 43 años, golpeada y degollada por su novio Javier Maldonado, quien alegó que cometió el crimen porque la mujer lo había “provocado”.

De acuerdo a un conteo de organizaciones civiles y medios de comunicación, en 2016 se cometieron 81 asesinatos violentos contra mujeres en el estado.

Proceso
Gabriela Hernández
Ciudad de Puebla, Mx.
Sábado 4 de febrero de 2017.


Con armas de grueso calibre, varios hombres irrumpieron en el hotel Karina, de la localidad de Esperanza para disparar en contra de un grupo que desde hace 15 días se hospedaban en ese lugar, se habla de algunos muertos y se presume que el comando armado secuestro al menos ocho personas.

De acuerdo con datos que dieron a conocer los pobladores, el grupo que fue agredido, estaba compuesto por más de 10 hombres, quienes utilizaban uniformes de policías federales, pero hasta el momento se desconoce si realmente pertenecían a esa corporación o se trata de delincuentes disfrazados.

Pasadas las 5 de la mañana de este jueves, el comando armado ingresó al hotel y disparó contra varios de los hospedados en las habitaciones 03, 04, 05 y 06, dejando a su paso destrozos de puertas y objetos.

Tras el ataque sacaron a todos los agredidos subiéndolos a diferentes vehículos; se habla que uno de ellos murió, pero se llevaron también el cuerpo, sin que sepa si lo abandonaron cerca de la zona, pues hasta el momento no se reporta el hallazgo del cadáver.

De igual modo no se tienen indicios de hacia dónde se llevaron a los secuestrados, ya que en el interior del hotel solo quedaron rastros de sangre, lo cual indica que la mayoría de ellos van lesionados, probablemente de gravedad.

El hotel se encuentra ubicado en la esquina que forman las calles 3 Poniente y 6 Norte, donde se concentraron elementos de las policías Federal, Estatal y Municipal, así como de la Gendarmería, el Ejército Mexicano y personal de la Fiscalía General del Estado.

Se dio a conocer que las corporaciones hallaron en el interior uniformes de la Policía Federal, lo que confirma el decir de los vecinos, de que los agredidos se vestían de policías, pero todavía no se informa si realmente se trata de elementos que pertenecen a esa corporación.

Según los pobladores, un vehículo Nissan Tiida, color vino, mismo que estaba estacionado fuera del hotel, era propiedad de los hombres secuestrados, ya que en ese auto se trasladaban cuando salían del inmueble.

Hasta el momento no se ha emitido ningún comunicado por parte de la Policía Federal, ni por la Fiscalía General del Estado o de la Procuraduría General de la República, cuyo personal se encuentra en Esperanza, donde se acordonaron varias calles que se encuentran en torno al hotel.

La Jornada de Oriente
Elizabeth Rodríguez Lezama
Ciudad de Puebla, México
Viernes 3 de febrero de 2017.


Con el propósito de enfrentar a las bandas dedicadas al robo de combustible y al secuestro, entre otros delitos, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) creó un grupo policiaco de élite, anunció el titular de la dependencia, Jesús Morales.

Esta mañana el Gobernador Antonio Gali Fayad pasó lista a un contingente de fuerzas de la corporación, que incluyó supervisión a vehículos blindados y dos helicópteros.

En el acto oficial, el Mandatario informó que con las aeronaves realizarán sobrevuelos en diferentes puntos de la entidad para atacar a la criminalidad.

Expuso que un patrullaje aéreo con uno de estos helicópteros equivale a un operativo en tierra con 30 patrullas en un sector.

Jesús Morales, titular de la SSP Puebla, comentó que cada miembro de este grupo de élite cuenta con capacitación adecuada para enfrentar los delitos de alto impacto.

"Los helicópteros, que ahora son dos, están destinados para todas las funciones de seguridad pública, podemos trabajar tanto en la ciudad de Puebla como en los municipios que se necesita", dijo.

"En este momento son 22 elementos (del grupo de élite) que ya han trabajado en operaciones aéreas y en operaciones terrestres, tienen una capacitación particular y todos han aprobado sus pruebas de confianza".

Este grupo y la Policía Estatal recuperaron mil 800 litros de combustóleo robado, como uno de los primeros resultados de estrategia e inteligencia, manifestó Morales.

Reforma
Puebla, México
Francisco Rivas/ Corresponsal
Jueves 02 de febrero de 2017.

En San Francisco Tláloc, Puebla, la población se organizó para expulsar a los "chupaductos"; aun así, el negocio clandestino sigue comandado por "La Negra"

San Matías Tlalancaleca. - Los minutos entre las 19:00 y las 02:00 horas no son tan importantes quizás en ningún lugar del mundo como lo son en San Francisco Tláloc. En este pueblo de 250 familias ubicado en el parte centro oeste del estado de Puebla, el sonido de los motores de camionetas y camiones sobre la carretera anuncian a sus habitantes que miles y miles de litros de combustible serán extraídos de los ductos de Pemex que vienen desde Veracruz y van hasta la Ciudad de México, para ser depositados en bidones que se ofrecerán en el mercado negro.

"De unos tres años a la fecha aumentó el movimiento de camionetas y camiones en el pueblo con contenedores, los veíamos estacionados en el camino para ordeñar los ductos o saliendo de las brechas ya cargadas de gasolina", comenta Luis, vecino de San Francisco Tláloc.

 En esta comunidad es una de las juntas auxiliares del municipio de San Matías Tlalancaleca. Sólo hay una carretera para ingresar calles a sus amplias, porque el pueblo está rodeado de tierras de cultivo, vegetación endémica y una pequeña formación montañosa que colinda con el estado de Tlaxcala.

Juan era hasta hace ocho meses un poblador más de la comunidad hasta que, junto con otros 60 habitantes, se armó de valor y coraje para enfrentar a la banda local que se dedica al robo de combustible y amenazaba la tranquilidad de San Francisco Tláloc.

Camina lento esta mañana de enero por la calle que lleva a la Iglesia de San Francisco de Asís, el inmueble tiene una gran cúpula en obra negra y es el único en el pueblo.

Se mueve con soltura, la playera azul marino delgada de manga larga, los pantalones de mezclilla y los tenis le permiten a Juan avanzar a grandes zancadas o correr si fuera necesario.

Cubriendo sus ojos del sol con la mano, cuenta todo lo que ha padecido la comunidad en el último año, desde que el negocio del combustible clandestino llegó para quedarse.

“Nosotros no molestábamos a los chupaductos, nos importa un cacahuete si se roban la gasolina porque ese es un problema de Pemex, pero los chupaductos se metieron con el pueblo, con nuestras familias", explica Juan.

La Silla Rota realizó una investigación en el denominado Triángulo Rojo que compone los municipios Esperanza, Palmar de Bravo, Quecholac, Tecamachalco, Acatzingo, Tepeaca, Acajete, Amozoc, Cuautlancingo, San Miguel Xoxtla, Huejotzingo, San Martín Texmelucan, San Matías Tlalancaleca, San Salvador el Verde y Domingo Arenas en Puebla.

La zona es considerada uno de los tres puntos donde más se roba combustible en el país.

Puebla ocupa el tercer lugar nacional en el delito de robo de combustible. En la zona por la que atraviesan los ductos de Pemex provenientes de la refinería de Veracruz a la Ciudad de México la delincuencia organizada formó la “Franja del Huachicol”, un perímetro de ordeña clandestina de combustible en distintos municipios.

En San Francisco Tláloc existe una guardia comunitaria contra los chupaductos formada en mayo de 2016, que tiene bien claro cómo funciona el saqueo de este bien de la nación. También el alcalde, los regidores y la policía municipal.

En entrevistas por separado las fuentes confirman el modus operandi de la banda principal, liderada por una mujer a la que llaman La Negra, quien se codea lo mismo con policías municipales –muchos de los cuales ya han sido dados de baja- que con soldados y agentes federales.

Es una hora al día, a veces hasta dos, la que los delincuentes tienen para extraer hasta cuatro mil litros de combustible.

Personal especializado de Pemex es reclutado por el cártel para sustraer combustible de los ductos, “no cualquiera sabe picarle a un ducto”, señala el guardia comunitario.

"Alguna gente de Pemex ayuda a los chupaductos, ellos son los tiene los horarios y las zonas por las que no fluirá el combustible, tienen la capacidad técnica para perforar el ducto y conectar la toma clandestina de manera segura", explica Juan, quien forma parte de la guardia comunitaria.

Para las tomas clandestinas utilizan válvulas de alta presión o de cerrado rápido, llaves de paso conectadas a mangueras de 1 a 2 pulgadas de diámetro.

El cártel perfora un ducto en San Martín Tlalancaleca y le entrega la administración a La Negra, ella se organiza con los chupaductos, también conocidos como huachicoleros, para establecer las horas de la ordeña y las rutas para salir del municipio con el combustible robado.

 La Negra y su hermano El Salinas, quienes les permiten sustraer diésel de una toma clandestina a 2 pesos el litro para que lo puedan revender de a 5 a 7 pesos el litro de combustible.

“La Negra”, la líder del Huachicol

Los rieles de tren, las bicicletas y los tanques de gas fueron los primeros artículos que comenzó a robar La Negra en San Francisco Tláloc, agrega Carlos, integrante de la guardia comunitaria que enfrentó a los huachicoleros.

“Del robo común La Negra pasó a la delincuencia organizada. Se hizo novia de un hombre que venía de Veracruz, que ya sabía de la ordeña de ductos de Pemex, así se inició en el robo de gasolina”, explica Carlos, también integrante de la guardia comunitaria y quien se cubre la boca con la mano como para evitar que vean que hizo el señalamiento.

"Ella (La Negra) llega ofreciendo dinero o mujeres a los funcionarios y soldados, si no aceptan, los amenaza”, cuenta Juan, vecino e integrante de la guardia comunitaria de San Francisco Tláloc, una de las juntas auxiliares del municipio.

La Negra, joven de silueta seductora que acentúa con ropa entallada, de piel morena y cabello rojizo decidió sumarle a la “plata o plomo”, besos y caricias de mujer, lo que le ha redituado en favores y complicidad.

El guardia comunitario afirma que los militares le aceptan todo a La Negra y que por eso no detienen la ordeña de ductos de Pemex.

“Les da $6 mil pesos a los militares para que vayan a dar una vuelta a otro lado y así su gente pueda seguir robando diesel por una o dos horas”, comenta Juan.

“Como los soldados están de paso agarran lo que les da La Negra, dinero y mujeres, no vigilan, siguen los chupaductos, luego cambian a los soldados, así se van con dinero y bien cogidos los cabrones”, afirma Juan.

Un funcionario del gobierno de San Martín Tlalancaleca, que pidió el anonimato por cuestiones de seguridad, narra que la gente de “La Negra” le ofreció $50 mil pesos semanales a cambio de “dejarla trabajar en paz”.

Tiene a sus operadores de sobornos, ella nunca hace las ofertas directamente, así en caso de una denuncia penal, su nombre y alias no aparecerán.

“Mandó a unos tipos a verme y proponerme una cuota semanal para que los policías municipales no les digan nada ni detengan huachicoleros”, explica.

La pareja de La Negra tenía contactos con un cártel del narcotráfico con presencia en Veracruz y que también dedicado al robo de combustible, platica Carlos, el guardia comunitario.

Ese hombre sabía que por San Martín Tlalancaleca pasaban los ductos de Pemex, y con los conocimientos de La Negra de los caminos y las brechas, ambos integraron una alianza perfecta para la ordeña de combustible.

Cuenta que “de un día para otro comenzaron a circular camionetas con contenedores llenos de gasolina por la madrugada, después fue por la mañana y ya en un descaro total a cualquier hora, comenzaron a circular automóviles y camionetas de lujo que no se veían por aquí, y todo fue a partir de que La Negra se hizo novia de señor de Veracruz”, relata.

Él murió en un accidente, por lo que La Negra y su hermano “El Salinas” heredaron el negocio de chupar ductos.

La Negra tiene entregarle un millón de pesos mensuales al cártel por la toma clandestina, por lo que ella pacta el precio del combustible con los huachicoleros para juntarles el dinero. Lo que junte después de millón de pesos es la ganancia de ella y su gente.

Dos pesos por litro de diésel es el precio que da La Negra a los chupaductos, mientras que en las gasolineras se vende a 17 pesos, señalaron vecinos, guardias comunitarios y autoridades municipales consultados por La Silla Rota.

Los huachicoleros la contactan y le informa cuantos contenedores de mil litros o cuantos bidones quieren llenar del diésel robado.

A San Matías Tlalancaleca llegan huachicoleros de municipios como Tlahuapan, San Salvador el Verde, Huejotzingo, Palmar de Bravo, San Martín Texmelucan, y del estado de Tlaxcala.

Los chupaductos revenden el diésel a un precio de 5 a 7 pesos en carreteras, incluso a empresas de transporte que compran grandes volúmenes para sus flotillas.

“Algunas empresas compran el diésel robado, así se ahorran más de la mitad del precio que en una gasolinera donde cuesta 17 pesos”, explica el funcionario San Matías Tlalancaleca.

Daniel, guardia comunitario, agrega que los huachicoleros ya manejan volúmenes importantes de combustibles y buscan maneras de almacenarlo mientras consiguen compradores, “quisieron contratar a uno de mis tíos para hacer una cisterna dentro de una habitación en una casa de Texmelucan, con muros reforzados para evitar escurrimientos de diésel”.

Se queja de la falta de acción de las autoridades para detener este ilícito, “a la fiscalía le hemos dado nombres y direcciones, pero no sabemos de alguna orden de aprehensión en contra de los huachicoleros”.

Sin hostigamiento ni acoso ministerial, La Negra mantiene su imperio de robo de combustible.

Guardia comunitaria

“Que instalen una base militar, y si no fuese así, les pido que nos unamos todo el pueblo, pero a la chingada los pinches delincuentes (los huachicoleros)”, propuso Oscar Anguiano Martínez, presidente municipal de San Martín Tlalancaleca, en una reunión ante los reclamos de seguridad que le hacían los vecinos de San Francisco Tláloc en mayo de 2016.

Unas horas antes elementos de la Policía Federal persiguieron una camioneta de chupaductos, estos últimos dispararon contra los uniformados en las calles del pueblo.

El riesgo de que algún un niño o mujer resultaran heridos por las balas encendió la rabia popular, vecinos buscaron al presidente municipal para que garantizara la paz y la tranquilidad de la comunidad.

En una reunión afuera de la junta auxiliar de San Francisco Tláloc, el presidente municipal hizo un llamado a presionar al gobierno federal y estatal, “si hoy no se monta un operativo, les invito a que tomemos la presidencia municipal, no me interesa, que se tome la autopista federal, pero todos unidos. Y aquí al pendejo que encuentre que está involucrado (con los huachicoleros) va chingar a su madre”.

Ante los vecinos, Oscar Anguiano Martínez reconoció que había policías municipales coludidos con los huachicoleros, “el pinche dinero ha rebasado los intereses de las personas, y en un momento dado a la policía municipal la voy a cambiar, pero con esos cabrones por desgracia, pasará lo mismo, entra un piche policía, entra otro, la pinche lana”.

En esa reunión comenzó a gestarse la guardia comunitaria y el presidente municipal vio con buenos ojos la organización ciudadana, “cuando nos rebasa el crimen, por desgracia el pueblo tiene que tomar justicia”.

Anunció que respaldaría las decisiones que tomara la comunidad, “vamos a hacer lo que tengamos que hacer, tenía que llegar el momento donde la gente tenía que tomar las armas para defender a su familia y hoy lo están haciendo".

La presencia de los huachicoleros se había incrementado en San Francisco Tláloc desde enero de 2016, los vecinos advertían a los policías, pero no les hacían caso.

San Martín Tlalancaleca tiene salida a la autopista México-Puebla para llegar al sur a San Salvador el Verde y San Martín Texmelucan, al norte Tlahuapan y Domingo Arenas en Puebla, además colinda al oeste con el municipio de San Antonio Atotonilco de Tlaxcala, por lo que en caso de una persecución policiaca los huachicoleros tienen opciones para emprender la huida.

“Hubo patrullas escoltando, y ellos mismos negociando con los huachicoleros, por eso fue que nació ese resentimiento y coraje hacia la policía municipal”, explica David, integrante de la guardia comunitaria, mientras camina por las calles de la comunidad para evitar que los “halcones” de los chupaductos se den cuenta que da una entrevista.

La ordeña de ductos comenzó de manera esporádica y discreta en San Matías Tlalancaleca, se hacía en la madrugada, a las 2 o 3 de la mañana.

Las excentricidades de los huachicoleros, como manejar un Mustang GT en una comunidad dedicada al campo y el comercio, llamaron la atención de niños que abandonaron la secundaria para integrase como “halcones”, es decir, vigilantes al servicio de la delincuencia.

De circular únicamente en las madrugadas, aumentaron las camionetas con combustible robado, dejaron de utilizar a San Francisco Tláloc como cruce a la carretera para usarlo también de escudo y escondite.

Los huachicoleros dejaban las camionetas estacionadas frente a los domicilios cargadas de gasolina, a veces tenían derrames y las abandonaban. En al menos dos ocasiones los vecinos evacuaron San Francisco Tláloc ante el temor de una explosión o incendio de grandes dimensiones por el combustible derramado en las calles.

“Hasta que vimos que de plano las autoridades no hacían nada por nuestra seguridad se decidió hacerlo por nuestra propia cuenta, se decidió unirse poner un acto definitivo esto”, comenta David mientras enciende un cigarro sin filtro.

Recuerda que la persecución de la Policía Federal a los huachicoleros fue el detonante de la organización de la guardia comunitaria.

“Desde ese momento se decidió cuidar el pueblo, cuidarnos los unos a los otros, eso fue lo que llamó la atención de las autoridades del gobierno estatal, porque a partir de ese momento se decidió formar la guardia comunitaria, invitar a todo el que quisiera, al que le importara su pueblo, que es el hogar de los que aquí vivimos y sus familias a unirse, a forma a una no especie de policía, porque no teníamos uniforme ni nada, pero si a defender la tranquilidad y seguridad del pueblo y sus habitantes, ahí es como se forma la guardia comunitaria”, explica David y vuelve a colocar el cigarro en la boca.

Los vecinos reunieron los rifles de cacería de conejos, machetes, palos, palas y picos para integrarlo como armamentos, y buscaron camionetas para poder realizar los patrullajes.

El punto de reunión fue el edificio de la presidencia auxiliar de San Francisco Tláloc, “teníamos una patrullita, una Nissan, pero no cabían, y no soportaba el peso, entonces lo que se hizo fue solicitar una patrulla grande al municipio, exigirle al presidente, ese mismo día la proporcionó a la guardia comunitaria”.

“Se salía a patrullar hasta la madrugada pues, cuando ya se veía que todo estuviera tranquilo, que se viera que no había nadie en riesgo en la calle, era como ya se repartían en sus casas, y al día siguiente lo mismo, y así fue turnándose, porque finalmente somos gente civil que tiene que trabajar de manera honesta para hacer llegar el sustento en los hogares”, precisa David.

En los primeros días no hubo presencia de huachicoleros, pero tres días después iniciaron las amenazas para que desistieran de vigilar las calles y permitirles el paso.

“Empezaros a llegarnos las amenazas, que iban a venir por nosotros, por nuestras familias, a nuestras casas, infinidad de amenazas, pero pasados unos días los muchachos estuvieron más tranquillos, sabían que esta es nuestra casa, nuestro hogar, si nosotros nos debilitados, nos dividimos, qué va a pasar, al contrario, debemos de reforzar la seguridad y hacerles llegar a esos tipos que directamente y contra ellos, no es nada personal, ellos lo hicieron personal contra nosotros”.

Los vecinos de San Francisco Tláloc tienen claro que no defienden el combustible de Pemex, si no la tranquilidad de las familias del municipio.

“De las veces que ellos estuvieron allá (en el cerro) sacando combustible, nunca se les fue a declarar la guerra, pero ellos si no la vinieron a declarar al meterse con la seguridad de la población, pues aumentaron las amenazas hasta que definitivamente nos vinieron a balacear a la presidencia, a la guardia comunitaria”, asegura.

El 30 de mayo de 2016 “algunos (huachicoleros) vinieron en el momento en que las patrullas llegaron con la guardia comunitaria de hacer el rondín, llegaron repentinamente, sacaron las armas y pum, pum, pum, dispararon a quema ropa, de puro milagro no hubo lesionados”.

“Los muchachos sacaron las escopetas y repelieron la agresión, entonces fue cuando los persiguieron y atraparon a dos de ellos, los trajeron a la presidencia, y ya estaba reunida la gente y quería lincharlos”, relata David.

El ataque de los huachicoleros directamente contra la guardia comunitaria molestó a un grupo de habitantes, quienes optaron por quemar las 16 camionetas que los chupaductos dejaron en las calles.

Cristian, vecino de San Francisco Tláloc, aclara que se les prendió fuego a las camionetas por una razón estratégica, “se incendiaron porque de que sirve de que se las lleven si después los del gobierno se las regresan, mejor así que se las llevaran inservibles”.

La guardia comunitaria definió que no era una afrenta con los huachicoleros por el robo de combustible, sino por la seguridad de las familias, que Pemex, el Ejército y la Policía Federal son los responsables de detener la ordeña.

El acuerdo fue no dejar pasar a los huachicoleros por San Francisco Tláloc y no enfrentarlos, pero si hay una agresión se defenderían. Impedir el cruce por el pueblo provocó la disminución del robo de combustible en el municipio.

De julio a diciembre de 2016, los vecinos de San Francisco Tláloc y con apoyo de la policía local han asegurado 40 vehículos de carga en los que se trasladaban contenedores con unos 150 mil litros de diésel robado a la empresa paraestatal.

La guardia comunitaria ya no patrulla las calles, pero si vigilan, están atentos y comunicados, alertan a las autoridades, los ciudadanos que pueden hacerlo, llevan a su trabajo las armas para que en caso de ser necesario reaccionar de inmediato para defender el pueblo.

“Siempre hemos dicho que es un tema federal, nosotros no estamos encargados de cuidar los ductos, pero sí para brindarle la seguridad a la ciudadanía”, expone en entrevista Adrián Flores, regidor de San Francisco Tlalancaleca.

“Al principio tuvo que impedirse el paso por el municipio, si bien es cierto que no cuidamos los ductos, teníamos que cuidar que ya no se creara tanta inseguridad o tanto vandalismo en las calles, lo que ocasionaba la inconformidad de la gente”, señala.

El regidor reitera que no es un combate frontal a los huachicoleros, ya que es de competencia federal, sino sólo impedirles el paso y que si aseguran una camioneta con combustible es puesta a disposición de las autoridades estatales y federal.

“No dejar pasar gente armada, delincuencia organizada, no es una declaración de guerra porque finalmente no es nuestra competencia cuidar los ductos, pero es una demanda de la cuidar a la ciudadanía”, explica.

“Las autoridades ya tienen nombres y es competencia de ellos, con santo y seña y dónde viven, esos nombres ya existen en investigaciones que está haciendo la autoridad y ya no es nuestra competencia, hay bastantes personajes que se dedican a esto”, afirma Adrian Flores.

Con organización y valor, los vecinos de San Francisco Tláloc formaron la guardia comunitaria para expulsar a los huchicoleros, y brindarse la seguridad que las autoridades constituidas no pueden garantizarles.

De acuerdo a cifras de la paraestatal, en los primeros seis meses del año pasado en la entidad se identificaron 601 tomas clandestinas, lo que representa casi tres tomas diarias detectadas, una cada ocho horas.

En entrevista con La Silla Rota, Cristina Ortiz vocera de la Fiscalía de Puebla aclara que el robo de combustible es un delito federal y que la dependencia estatal sólo actúa si existe flagrancia, que los detenidos y los automotores asegurados son remitidas a la delegación estatal Procuraduría General de la República.

La Secretaría de Seguridad Pública de Puebla entre el 2015 y el 2016 recuperó un millón 71 mil litros de combustible robado en la entidad, que equivale a 44 mil 625 litro al mes.

En los dos últimos años el combustible en promedio se vendió a 15 pesos en gasolineras, por lo que las autoridades habrían decomisado gasolina y diésel por un monto de 16 millones 065 mil pesos.

“Se han asegurado 469 vehículos y se han puesto a disposición a 144 presuntos delincuentes”, revela la vocera de la Fiscalía de Puebla.

En promedio en cada vehículo asegurado se confiscaron mil 465 litros de combustible diarios en los dos últimos años.

La Silla Rota solicitó a la Secretaría de la Defensa Nacional para conocer su postura respecto a los señalamientos de los pobladores de San Francisco Tláloc de que algunos soldados recibían dinero de la La Negra y los huachicoleros para permitirles la extracción de combustible de las tomas clandestinas, y al cierre de este reportaje respondieron que “seguía en trámite”.

Policía Federal, Seguridad Física de Pemex y el Ejército no han podido contener el robo de combustible, delito que podría crecer a partir del alza en los precios de la gasolina y el diésel, los pobladores de San Francisco Tláloc dan una muestra de que si se puede combatir a los huachicoleros en Puebla.

Unidad de Investigaciones Especiales LSR

Dirección: Sandra Romandía

La Silla Rota
Paris Alejandro Salazar
Investigaciones especiales
San Matías Tlalancaleca, Puebla
Domingo 29 de enero de 2017.


El alcalde recibió por lo menos dos balazos, uno en una mejilla y otro en el lado izquierdo del cuello

El presidente municipal de Tepexco, el priísta Antolín Vital Martínez, fue asesinado sobre la carretera federal Puebla-Huajuapan de León.

El munícipe fue encontrado en el interior de su vehículo, una camioneta Mazda CX-7, color blanco y con placas PXX-6344 del estado de Morelos.

De acuerdo con los reportes policiacos, el hallazgo fue a la altura de la comunidad de Tepeojuma.

El alcalde recibió por lo menos dos balazos, uno en una mejilla y otro en el lado izquierdo del cuello.

En la zona se localizaron casquillos calibre .9 milímetros.

Condena asesinato

Rocío García Olmedo, secretaria General del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el estado, lamentó el asesinato y publicó en su cuenta de Twitter:

"Exigimos investigación inmediata de este asesinato a las autoridades del Gobierno del Estado #Puebla @RafaMorenoValle #InseguridadEnPuebla".

El Universal
Ciudad de Puebla
Martes 24 de enero de 2017.


Se enfrentan pobladores de Cañada Morelos a policía federal

Cañada Morelos, Pue. - Alrededor de 200 habitantes de San José Ixtapa se enfrentaron a elementos de la Policía Federal ayer por la mañana, exigiendo la entrega de dos menores de edad que habían sido detenidos por supuestamente robar una camioneta sobre la autopista Cuacnopalan-Oaxaca; los agentes fueron agredidos con piedras y terminaron entregando a los detenidos ya que los pobladores cerraron la autopista y no permitieron ingreso para confiscar la camioneta robada.

Este hecho se reportó cerca de las 11:00 horas, cuando los habitantes habían colocado piedras sobre la cinta asfáltica, a la altura del kilómetro 13+500, evitando el paso en ambos sentidos de la circulación, manteniendo un diálogo con elementos federales, exigiéndoles que, para evitar un conflicto mayor, entregaran a dos jóvenes, los cuales eran menores de edad, pues de lo contrario se atuvieran a las consecuencias.

A pesar de contar con el apoyo de la Gendarmería y de más elementos federales, los manifestantes dejaron en claro que no era negociable su exigencia, por lo que después de 2 horas, un convoy de la Policía Federal arribó a escasos 50 metros de donde se mantenía el bloqueo, entregando a los pobladores los dos jóvenes, por lo que inmediatamente liberaron la vialidad.

Se informó que esto fue provocado al intentar ingresar a la población para recuperar una Camioneta Ford Ranger, que transportaba champiñones, la cual había sido robada por un grupo de hombres cerca de las 07:00 horas, interceptando al propietario en el kilómetro 15, quien a través del localizador satelital detectó que a escasos 3 kilómetros ésta se encontraba.

Al solicitar el apoyo de la Policía Federal se realizó un recorrido en un tramo de terracería que comunica a la población de San José Ixtapa, logrando la detención de dos jóvenes, quienes de manera inmediata fueron trasladados a la comandancia de la policía federal, en esta ciudad, por lo que un grupo de elementos, se preparaba para ingresar a la población y recuperar la camioneta.

En tan solo unos minutos, los habitantes comenzaron a llegar a la intersección del camino de la población y la pista, bloqueando el paso de las autoridades y exigiéndoles la liberación de los dos detenidos por lo que al ver que los federales, no aceptaban estas condiciones, comenzaron a lanzar piedras contra una de las patrullas, logrando romper el vidrio de la parte trasera.

A pesar de que al lugar arribó un grupo de más de 30 elementos de la Gendarmería y al menos unas 10 patrullas de la Policía Federal, habiendo más de 200 habitantes, tomaron piedras y las colocaron sobre la carretera, evitando el paso en ambos sentidos, permaneciendo así, hasta las 13:00 horas, aceptando hacer la entrega de los menores para evitar un enfrentamiento mayor.

A pesar de que se confirmaba que la unidad estaba dentro de la población, el trato fue de no enfrentamientos, ya que entre el grupo de manifestantes, se encontraban mujeres y niños que evitó que se usara la fuerza pública para liberar esta carretera federal, por lo que federales aceptaron estas condiciones, retirándose del lugar sin detenidos y sin la unidad robada.

El Sol de Puebla
Iván Rodríguez Fierro
Cañada Morelos, Puebla
Jueves 19 de enero de 2017.


El gobernador Rafael Moreno Valle no estuvo a la altura para atender la crisis de seguridad que vivió Puebla los días 5 y 6 de enero a causa de los saqueos cometidos por grupos vandálicos, acusó la dirigente estatal del PRD, Socorro Quezada Tiempo.

La también diputada local dijo que luego de que la autoridad quedó rebasada esos días, fueron los ciudadanos los que tuvieron que hacerse cargo de su autodefensa, como ocurrió la noche del 6 y la madrugada del 7.

“Lamentablemente el gobernador del estado de Puebla no estuvo a la altura de los sucesos que estaban ocurriendo, él pudo haber demostrado en este último tránsito de su gobierno que podía ponerse en los zapatos de los poblanos de a pie, de los que vivimos en las colonias de las periferias, que fue donde la mayor parte del vandalismo se presentó, pero no lo hizo”, señaló.

Indicó que tras la ola de saqueos que cometieron grupos de vándalos en tiendas de autoservicio y de conveniencia, y la amenaza de que estos ataques se extenderían a casas-habitación, fueron los ciudadanos los que se organizaron para hacerse cargo de la seguridad.

“Si le apostaba el Estado mexicano a la parálisis y al terror, se equivocaron”, expresó, “desde el Partido de la Revolución Mexicana tenemos que hacer un reconocimiento a la sociedad poblana… la ciudadanía no se le impuso el miedo, no se le impuso el terror, salió y se organizó y tuvo que tomar la seguridad en sus manos, que su única arma eran palos de ‘bat’ o de escoba”.

La legisladora perredista consideró que si la ciudadanía poblana no se hubiera organizado, es posible que los saqueos no se habrían detenido en ese momento.

Quezada indicó que la noche del 6 de enero, cuando miles de habitantes de las periferias de Puebla decidieron montar guardias en las entradas de sus unidades habitacionales, sólo la Secretaría de Seguridad Pública del Estado atendía los llamados de auxilio, pero no se daba abasto.

Narró que en algunas colonias del sur de la ciudad fueron los vecinos los que se hicieron cargo de detener el pillaje en tiendas de conveniencia, y que aún este domingo, tenían a su cargo la vigilancia.

“No esperaban esta respuesta de la ciudadanía poblana, pero finalmente ellos sí estuvieron a la altura”, refirió, “lamentable la actuación del gobierno de Puebla, pero afortunada la actuación de la ciudadanía”.

Dijo que el grupo que actuó esos dos días para atacar no sólo tiendas departamentales, sino también mercados populares y colonias de la periferia de Puebla, se trata de un grupo paramilitar que está ligado al Estado mexicano, sin querer llamar por su nombre a la organización.

“Omito decir porque no soy tonta. Ahí están los videos que hablan más que las voces… ustedes pueden recorrer el sur de la ciudad y preguntar de quién se protegían y ellos tenían muy claro de dónde podían venir los ataques”, puntualizó.

Este mediodía, un grupo de perredistas estuvieron en la caseta de San Martín Texmelucan para liberar el paso sin pago de peaje, en la autopista Puebla-México.

Moreno Valle manda mensaje

Fue hasta el sábado por la tarde, cuando ya los grupos saqueadores dejaron de actuar, que el mandatario poblano emitió un mensaje en el que aseguró que estaba atento a la situación que se vivía en la entidad.

“Estamos aquí, en el C-5  con el gabinete de seguridad, con el alcalde Luis Banck, supervisando que todo marche en paz en el estado de Puebla, afortunadamente las cosas han tomado su nivel”, declaró en el mensaje.

“Por supuesto que seguiremos aquí de manera permanente para reaccionar con toda la fuerza del estado de manera inmediata ante cualquier situación que lo amerite”, afirmó.

Pidió a la ciudadanía no hacer caso a los mensajes que son enviados por WhatsApp que alarman a la población y denunciar para verificar su procedencia.

El mensaje fue transmitido a través de sus cuentas de Twitter y Facebook, donde decenas de ciudadanos se quejaron de que fueron “abandonados” por las fuerzas del orden público ante los ataques de grupos vandálicos.

Aquí se transcriben algunos mensajes:

“@RafaMorenoValle @AlcaldeBanck @RafaMorenoValle no inventen 2 día después? aqui solitos nos defendimos, ustedes valen madre, no me vengan”.

@RafaMorenoValle @AlcaldeBanck y la policia ayer en donde estuvo resguardada, x q solo las cols del sur fueron afectadas x tus porros.

@RafaMorenoValle @AlcaldeBanck abandonaron a las colonias del sur … q pena dan..sigan en sus reunititis…disculpen la interrupción..ja ja.

@RafaMorenoValle @AlcaldeBanck mentira ninguna patrulla aparece cuando se les habla, tuvimos organizarnos entre los vecinos, mentirosos.

@RafaMorenoValle @AlcaldeBanck la reacción fue tardía, y se vio mano blanda con los saqueadores. Pero creo ya está pensando en la grande.

En entrevista este domingo, después de inaugurar la ciclopista de Periférico Ecológico, Moreno Valle aseguró que en los saqueos cometidos en Puebla se detectaron grupos “antisistema” por lo que ha pedido la colaboración de la Policía Federal Cibernética y que ya rastrean las cuentas de donde fueron enviados esos mensajes.

“Podemos afirmar que hubo, con mala intención, mensajes en redes, en WhatsApp; se grababan mensajes que eran personas que incitaban a saqueos, una situación muy delicada y que está orquestada por grupos antisistema y que utilizan equipos sofisticados”, declaró.

Proceso
Gabriela Hernández
Ciudad de Puebla, Mx.
Martes 10 de enero de 2017.


En grabaciones, videos y denuncias anónimas, comerciantes y ciudadanos ubicaron a gente de Antorcha Campesina en los saqueos realizados en esta ciudad en las últimas horas.

En un vídeo, una usuaria de redes sociales evidenció que las concentraciones de cientos de jóvenes que saquearon comercios al sur de la capital se efectuaron en una gasolinera ubicada en las calles 16 de Septiembre y 3 Sur, propiedad de Antorcha Campesina.

De hecho, la mayor parte de los desmanes registrados desde la tarde de ayer y la madrugada de este viernes ocurrieron precisamente en la zona sur, donde se encuentra el bastión de esa agrupación priista.

En los videos se observar a grupos de jóvenes que se concentran en esa gasolinera y posteriormente se desplazan a tiendas de conveniencia para romper vidrios y entrar a saquear.

Habitantes de la zona indicaron que desde la Junta Auxiliar de Azumiatla, en las colonias San Ramón y Nuevo Plan de Ayala hubo personas que contrataron a muchachos para participar en los disturbios a cambio de dinero, y les permitieron que se quedaran con la mercancía robada.

De manera anónima, comerciantes del Centro Histórico informaron a medios de comunicación locales que desde el miércoles 4 empezaron a notar la llegada de gente de otras entidades que se hospedaron en pequeños hoteles de paso del centro de la ciudad.

De acuerdo con las denuncias, esas personas presuntamente proceden del Estado de México, dado que se mueven en vehículos con placas de esa entidad.

En rueda de prensa, la dirigente estatal del PRD, Socorro Quezada Tiempo, dijo que en Puebla es evidente el operativo que se realiza para los saqueos, porque los grupos de choque no son pobladores de las zonas, además de que llegan en grupo y participan en el pillaje de manera coordinada.

“No son acciones de ciudadanos de a pie. No es la sociedad poblana la que está saqueando los comercios, son grupos organizados que quieren distraer la atención de la forma tan ruin en que el gobierno ha instrumentado el aumento de precios”, manifestó.

La dirigente perredista pidió diferenciar las manifestaciones pacíficas, verdaderamente ciudadanas, de las acciones orquestadas por el propio gobierno y los poderes fácticos, que se han activado de manera simultánea en distintos municipios del estado con la participación de grupos organizados que tienen una misma forma de actuar.

A su vez, una ciudadana del municipio de Acatzingo reveló que a este mediodía llegaron grupos de jóvenes de 16 a 35 años que se trasladaban en vehículos con placas del Estado de México para generar desmanes.

Explicó que esos grupos de choque llegaron primero a la Central de Abastos del municipio de Huixcolotla, supuestamente con la intención de saquear, pero como los locatarios reaccionaron de inmediato y cerraron sus puertas, se dirigieron a las localidades cercanas.

“Al no ver con éxito lo que pretendían hacer, se distribuyeron a los lugares cercanos, entre ellos a Tepeaca, Tecamachalco, Acatzingo. Están generando demasiado pánico entre las personas, están llegando a los lugares céntricos, saqueando, generando demasiado terror, pero no son personas de por aquí, traen placas del Estado de México, vehículos muy nuevos”.

En Acajete, los pobladores reportaron que un grupo de “pandilleros” cometieron robos en una tienda Coppel.

En la misma zona, en el municipio de Tecamachalco, se informó que los grupos vandálicos saquearon un Oxxo y voltearon una patrulla municipal. En ese municipio, los negocios optaron por bajar sus cortinas ante la presencia de los grupos de jóvenes en las calles.

Con palos y tubos enfrentan a vándalos

Locatarios de la Central de Abastos de esta capital se armaron con palos, tubos y hasta pistolas para hacer frente a unos vándalos que intentaron saquear sus negocios esta mañana.

Luego de que les llegó el rumor de que un grupo de jóvenes se dirigía al lugar para atracar los locales, los comerciantes se “armaron” y los echaron en corrida. Un día antes fueron atacadas tiendas departamentales y cadenas comerciales, y este viernes los vándalos rondaron mercados populares.

Los pseudo manifestantes rompieron los vidrios de un Oxxo ubicado en la Central de Abastos y se llevaron mercancía, y golpearon con palos y tubos los vehículos que encontraban a su paso.

Furiosos, los locatarios, que ya los esperaban, persiguieron por varias cuadras a los agresores mientras hacían disparos al aire.

Policías estatales y municipales llegaron al sitio para poner orden y fueron recibidos con piedras por los saqueadores, a quienes repelieron con gases lacrimógenos.

La tensión duró más de una hora y los grupos de choque no pudieron concretar el saqueo.
Por otra parte, se reportó que un Oxxo de la unidad habitacional San Bartolo fue saqueado y quemado durante la madrugada de este viernes.

A partir de esos hechos, en distintas colonias y mercados los ciudadanos se armaron con palos, bates y distintos objetos, y montaron guardias para defenderse de posibles atracos.

Por ejemplo, en la colonia Nuevo San Salvador, en las inmediaciones de la Central de Abastos, los vecinos se reunieron a la entrada de la colonia y se organizaron para hacer guardia.

Uno de los colonos explicó que los saqueadores se desplazan en grupos de 10 a 20 personas, pero hay lugares donde han encontrado a pandilleros o vándalos que se suman a éstos para hacer desmanes.

Pérdidas millonarias

El presidente de la Asociación de Centros Comerciales de Puebla (Acecop), Andrés de la Luz Espinoza, informó que los ataques contra comercios de la capital poblana dejaron, sólo el jueves, pérdidas por 120 millones de pesos, pues además de la mercancía que se llevaron los saqueadores, los negocios no registraron las ventas que esperaban por el Día de Reyes.

Desde el mediodía, decenas de comercios ubicados en distintos puntos de la ciudad, entre ellos el Centro Comercial Angelópolis, decidieron cerrar para evitar saqueos, ya que por las redes sociales se anunció que este viernes los disturbios serían en ese lugar.

Toman caseta de Amozoc

En protesta por el incremento al precio de las gasolinas, ciudadanos y transportistas tomaron esta mañana la caseta de peaje de Amozoc, en la autopista Puebla-Tehuacán, y también la de Tlaxcala-San Martín Texmelucan.

En uno de los pasos los manifestantes colocaron una mega manta con la leyenda: “Juraste lealtad a tu patria y a tu bandera ¡Pero tu lealtad es con el crimen y con los que odian a México! Ejército, Marina, policía, es hora de unirse al pueblo. Basta ya del mal gobierno”.

En su mayoría habitantes de Amozoc, los participantes en la protesta permitieron el paso de automovilistas sin el pago de peaje, pero impidieron el paso a los camiones de carga que se dirigían a los municipios de Tehuacán, Tepeaca, Huixcolotla, Tecamachalco y demás municipios de la zona.

En tanto, desde las 10 de la mañana hasta las 2 de la tarde, integrantes de la agrupación perredista Plan de Ayala tomaron la caseta Tlaxcala-San Martín Texmelucan en repudio al “gasolinazo”.

Por cuarto día consecutivo, en este punto carretero los manifestantes abrieron el paso a todos los usuarios para que pudieran transitar sin el pago de peaje.

Proceso
Gabriela Hernández
Ciudad de Puebla, México
Viernes 6 de enero de 2017.

Página 1 de 4

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter