• Durante su entrada a territorio nacional se registró un aumento de partículas PM2.5 y PM10, que podrían ser respiradas por la población
• Cada año los desiertos africanos emiten casi 800 millones de toneladas métricas de partículas finas de polvo, que viajan hacia el Caribe
• La diferencia este 2020 es que la masa es muy grande: Luis Antonio Ladino, del CCA de la UNAM
• Usar cubrebocas y protegerse los ojos, las recomendaciones

Ante la llegada de partículas PM2.5 y PM10 contenidas en la gigantesca masa de polvo proveniente de los desiertos de África que se encuentra ya en territorio nacional, expertos de la UNAM recomiendan el uso de crubrebocas a fin de evitar que afecten la salud de la población.

En conferencia a distancia, Luis Antonio Ladino Moreno, del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) y Alejandro Aguilar Sierra, del Laboratorio Nacional de Observación de la Tierra (LANOT) del Instituto de Geografía de la UNAM, aclararon que no hay riesgos graves y que la medida es preventiva, ya que las partículas podrían ser respiradas por la población.

Ladino Moreno indicó que desde hace 50 años no se veía una nube de polvo de esa magnitud en nuestro territorio, y añadió que durante su entrada a la Península de Yucatán (el 23 de junio) se registró un aumento considerable de partículas PM2.5 y PM10. “Estamos experimentando un aumento del 800 por ciento y la pluma apenas está llegando. Es bastante significativo”, dijo.

Alejandro Aguilar Sierra, del Laboratorio Nacional de Observación de la Tierra (LANOT) del Instituto de Geografía de la UNAM, detalló que han dado seguimiento a éste y otros fenómenos atmosféricos con ayuda del satélite GOES-16 de la NASA, obteniendo información que será clave para comprender más este tipo de eventos.

“Actualmente podemos tener una detección más cualitativa de polvo, humo y una serie de fenómenos atmosféricos; trabajamos con satélites de última generación y estos datos estarán disponibles para estudios más profundos”, precisó.

Luis Antonio Ladino precisó que este polvo contiene minerales que fertilizan el océano y la tierra; en ese sentido, los suelos de Yucatán, Quintana Roo y Campeche podrían verse beneficiado. Además, al tratarse de un compuesto altamente árido y seco inhibe la formación de huracanes y nubes.

Explicó que usualmente la nube de polvo se ubica entre cinco y siete kilómetros sobre el nivel del mar, por lo que no representa afectaciones, pero en caso de que descienda, las partículas pueden afectar la salud al ser respiradas; además, al disminuir la visibilidad tendrían que cerrarse los aeropuertos, y debido a que inhibe la formación de nubes, podría afectarse el ciclo del agua.

“La calidad del aire puede verse afectada en la Península de Yucatán; el llamado es a tener ciertos cuidados como usar cubrebocas y protegerse los ojos”, recomendó.

Ladino Moreno aclaró que cada año los desiertos africanos, siendo el del Sahara el más grande, emiten a la atmósfera aproximadamente 800 millones de toneladas métricas de partículas finas de polvo, y cada verano, entre los meses de julio y agosto, se dirigen hacia el Caribe, impactando la península mexicana.

La diferencia en este 2020 es que la masa es muy grande y permanecerá aproximadamente cuatro días en la zona; posteriormente ascenderá a través del Golfo de México y podría llegar a Texas, Luisiana, Alabama y Florida, en Estados Unidos.

Estudio universitario

Este fenómeno se presenta cada año, y el verano es la época con mayor volumen de polvo, pero debido a que flota a cinco o siete kilómetros sobre el nivel del mar no es tan visible; el problema se presenta cuando desciende, pues entonces es posible respirar las partículas, reiteró.

Ladino Moreno encabezó un estudio para revisar los efectos de las plumas de polvo, entre 2017 y 2018, donde encontró que la cantidad de micropartículas (PM2.5 y PM10) que son respiradas por la población aumentan entre 300 y 500 por ciento durante su presencia. Conocidas comúnmente como polvo del Sahara, también pueden ser un medio de transporte de patógenos oportunistas, como bacterias y hongos.

Respecto a qué tanto penetra al territorio mexicano, el investigador destacó que en 2019 se hizo una medición en El Paso de Cortés (entre el Popocatépetl y el Iztaccíhuatl), y aunque encontraron algunas señales químicas, no se pudo determinar si la masa llegó hasta esa área.

Informó que la UNAM forma parte del proyecto CALIMA-PH, liderado por la Universidad de Puerto Rico y la NASA, donde se revisa en tiempo real el impacto de este polvo en Puerto Rico, Barbados, México, Miami, Isla Guadalupe, la Guyana Francesa y Martinica, para tratar de entender cómo afecta a la región.

"En el CCA realizamos mediciones a través de la Estación de Monitoreo Atmosférico de la Red Universitaria de Observatorios Atmosféricos de la UNAM, en Mérida”, precisó.

Puebl@Media
Ciudad de México
Miércoles 24 de junio de 2020.


• Es necesario entender este fenómeno y hacer justicia: Guadalupe Valencia, coordinadora de Humanidades
• El patriarcalismo, estructura dañina y persistente: José del Val, titular del PUIC de la UNAM
• Niños, adultos mayores, mujeres y comunidad LGBT, los más vulnerables, señaló Florence Rosemberg, de la ENAH
• Participaron en el ciclo virtual de conferencias “Violencia intrafamiliar en el marco de COVID-19”, organizado por el PUIC

La violencia intrafamiliar ha aumentado y se ha visibilizado durante el confinamiento; aunque el maltrato al interior de los hogares es un problema que ha acompañado a las sociedades humanas a lo largo del tiempo, la prolongada convivencia en casa limita la libertad, la privacidad y propicia el ejercicio del poder, coincidieron expertos reunidos de manera virtual en la UNAM.

Es uno de los temas más dolorosos que la COVID-19 ha visibilizado, pues en la medida que la enfermedad del coronavirus crece, también lo hace la violencia en los hogares, afirmó Guadalupe Valencia García, coordinadora de Humanidades, al inaugurar el ciclo de conferencias “Violencia intrafamiliar en el marco de COVID-19”, organizado por el Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad (PUIC).

No sólo se debe registrar este fenómeno, es necesario entenderlo y hacer justicia. No podremos atacarlo sólo por la vía legal, requiere de diversas vertientes pedagógicas, apuntó.

Al respecto, José del Val, titular del PUIC, expuso que debido a la crisis sanitaria la violencia intrafamiliar se visibiliza de manera más enfática, y en algunos casos se potencia, por lo que se hace necesario generar espacios para analizar y debatir el tema con especialistas.

Debe haber una ruptura con el patriarcalismo, una de las estructuras más dañinas y persistentes de la cultura occidental, acentuó el etnólogo.

Carolina Sánchez, secretaria académica del PUIC, informó que este ciclo inicia los espacios de reflexión y discusión sobre la violencia intrafamiliar, para contar con conocimientos útiles que aporten a la toma de decisiones frente a esta situación.

Grupos vulnerables

Los grupos más vulnerables ante la violencia intrafamiliar son los niños, los adultos mayores, las mujeres y la comunidad LGBT, subrayó la antropóloga Florence Rosemberg, de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH).

En la ponencia inaugural, señaló que el modelo de familia en México no es lineal ni mecánico, y está mediado por conflictos, enfermedades, circunstancias extrínsecas, o la combinación de algunas de ellas.

Asimismo, en la violencia intrafamiliar se combinan el sexo-género, la edad y la condición sociocultural. “En el espacio doméstico se afecta más a los niños y a los adultos mayores, mientras que las violencias más graves son hacia grupos considerados socialmente invisibles, como los homosexuales, los discapacitados, los enfermos y los adictos”, remarcó.

“Una complicación para estudiar a estos grupos se da porque en México la familia es un coto cerrado, donde los lazos afectivos permiten el abuso de un individuo sobre otro”, acusó.

En su oportunidad, la jurista Rosa María Álvarez González, del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ), recordó que durante años la violencia intrafamiliar fue considerada por el Estado como un asunto privado.

Fue hasta julio de 1996 cuando se creó en México el primer antecedente legal para abordar este tema: la Ley de Asistencia y Prevención de la Violencia Familiar, puesta en marcha por el gobierno del entonces Distrito Federal. “Esta Ley fue pionera en atender la violencia intrafamiliar, la cual siempre ha estado presente, incluso de manera normalizada”, recordó.

Por último, la jurista resaltó que con el confinamiento por la COVID-19 los viejos problemas se afianzan y las relaciones individuales se tensan. “Y el fracaso de la familia es el ámbito más propicio para gestar relaciones violentas en el futuro”.

Puebl@Media
Ciudad de México
Lunes 22 de junio de 2020.


Bajo la conducción de Luis Raúl González Pérez, la CNDH transfirió a la UNAM y a El Colmex más de 80 MDP. Hoy el ex ombudsman es funcionario de las dos instituciones académicas que favoreció.


Bajo la conducción de Luis Raúl González Pérez, la CNDH transfirió más de 71 millones de pesos a la UNAM mediante la celebración de 64 “convenios de colaboración”. La misma figura sirvió para financiar viajes a Harvard de investigadores de El Colmex y pagar servicios académicos a esta institución por más de 9 millones. Hoy el ex ombudsman es funcionario de las dos instituciones académicas que favoreció.


La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) celebró 64 Convenios de Colaboración con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que le significaron a esta última ingresos por, al menos, 71 millones 58 mil 306.88 pesos entre 2015 y 2019.

Asimismo, el organismo autónomo financió conferencias de investigadores de El Colegio de México (Colmex) en la Universidad de Harvard y otras actividades académicas de esa institución, mediante 15 instrumentos de colaboración por 9 millones 263 mil 80 pesos.

Mientras estuvo presidida por Luis Raúl González Pérez, la CNDH pactó financiar servicios, estudios y cursos, así como la impresión de libros, organización de exposiciones y el pago de viáticos de estas instituciones educativas manera discrecional.

Mediante el mecanismo de los Convenios de Colaboración, la CNDH “aportó” a las dos instituciones de educación superior un monto por 80 millones 321 mil 386.88 pesos. Este instrumento le permitió evadir los procesos de licitación y demás lineamientos que se exigen en la celebración de contratos. Por ello, en los convenios no se habla de “adquisiciones” sino de “invitaciones a participar”. Tampoco de “pagos”, sino de “aportaciones”.

Los documentos –obtenidos de la Plataforma Nacional de Transparencia y de solicitudes de información presentadas por medio de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública– generalmente llevan la firma de Luis Raúl González Pérez, entonces presidente, y de Joaquín Narro Lobo, hasta la fecha secretario ejecutivo del Consejo Técnico de la CNDH. Narro Lobo es hijo de José Narro Robles, rector de la UNAM entre 2007 y 2015 y funcionario universitario por más de 25 años.

Otros convenios están firmados por quien se desempeñara como oficial mayor, Manuel Martínez Beltrán, y por titulares de las Visitadurías Generales.

De los 928 convenios totales celebrados por la administración de Luis Raúl González Pérez al frente de la CNDH, 64 se realizaron con la UNAM, el 7 por ciento de estos instrumentos. Ninguna otra instancia pública, privada, social, local, nacional o internacional resultó más favorecida con este tipo de acuerdos. Cada “colaboración” siempre se tradujo, para la llamada “máxima casa de estudios del país”, en ingresos por cientos de miles e, incluso, hasta 8 millones de pesos en un solo acuerdo.

Una vez que concluyó su periodo al frente de la CNDH, el 11 de noviembre de 2019, Luis Raúl González Pérez fue recuperado por la UNAM. El rector Enrique Luis Graue Wiechers lo nombró coordinador del Programa Universitario de Derechos Humanos el 9 de enero pasado.

El Colmex fue la otra institución educativa favorecida por la CNDH con convenios de colaboración. Muy por debajo de los números de la UNAM, la relación de El Colegio con la Comisión destacó por financiar actividades que difícilmente se justifican como tareas necesarias en la defensa y promoción de los derechos humanos.

Para sorpresa de la comunidad académica del propio Colmex, Luis Raúl González Pérez fue nombrado nuevo integrante de la Junta de Gobierno de la institución educativa el pasado 19 de mayo.

Mediante un mensaje de correo electrónico emitido este 20 de mayo, la Presidencia de la institución, a cargo de Silvia Elena Giorguli Saucedo, enteró a investigadores, profesores y alumnos:

“Informo a ustedes que hace unos días, por razones de salud, el doctor Héctor Fix Fierro presentó su renuncia como miembro de la Junta de Gobierno de El Colegio de México. El lunes pasado, 18 de mayo, ese órgano se reunió y, de conformidad con lo previsto por el artículo 14 del Estatuto Orgánico de la institución, eligió a Luis Raúl González Pérez como miembro de la Junta de Gobierno para el periodo comprendido del 19 de mayo de 2020 al 12 de diciembre de 2023. Desde la Presidencia de El Colegio hacemos un reconocimiento a la labor de más de seis años del doctor Fix Fierro como miembro de ese órgano. Con su conocimiento, experiencia y su generosa disposición, el doctor Fix Fierro deja una importante contribución a la construcción institucional de El Colegio.” (sic)

CNDH-UNAM, intercambio de funcionarios… y recursos

El 1 de junio de 2015, la CNDH y la UNAM celebraron un Convenio Específico de Colaboración para que la Universidad “participara”, a través de su Instituto de Investigaciones Jurídicas, en la realización del seminario La Abogacía en México: su Responsabilidad Social y el Sistema Pro-Bono.

La CNDH se comprometió a “cubrir los gastos relativos a: Hospedaje y Alimentación de los ponentes del Seminario; servicio de traducción simultánea con el equipo y apoyos necesarios; una comida para treinta (30) personas en las instalaciones del propio Instituto de Investigaciones Jurídicas y el servicio de café durante el seminario” (sic). No se especificó el monto de tales gastos.

El 1 de diciembre de 2015, la CNDH y la UNAM firmaron un Convenio Específico de Colaboración mediante el cual la Universidad se comprometía a que su Escuela Nacional de Trabajo Social impartiera a funcionarios de la CNDH un taller en línea titulado Derechos Humanos con Enfoque Social. A cambio, la CNDH pagó 28 mil pesos.

Sólo tres documentos de este tipo se celebrarían en 2015, primer año de González Pérez a frente del organismo defensor de los derechos humanos.

El 20 de abril de 2016 la CNDH firmó un Convenio Específico de Colaboración con la UNAM mediante el cual se comprometió a apoyar la “Cátedra Extraordinaria Trata de Personas” (sic).

Así, la CNDH pagó la difusión, promoción y premiación del Tercer Premio Universitario de Tesis sobre Trata de Personas y el Primer Concurso de Ensayo Perspectivas Universitarias sobre la Trata de Personas. Destinó 44 mil pesos.

A lo anterior se sumarían 180 mil pesos para “Colaborar con el pago de traslado y viáticos de ponentes extranjeros y nacionales, mesa de café continua, impresión de mampara, banners y materiales de apoyo incluyendo los logotipos institucionales de ambas instancias” (sic), durante el Seminario Internacional de Políticas Públicas en Materia de Trata de Personas organizado por la UNAM.

Colmex, 15 convenios con la CNDH pagaron estudios y viáticos

El 17 de mayo de 2016 la CNDH y la UNAM firmaron un Convenio Específico de Colaboración para que el organismo encabezado por Luis Raúl González Pérez financiara la edición de 2 mil ejemplares de la obra Bases técnico-metodológicas para el informe de México al Protocolo de San Salvador, integrada por los volúmenes titulados Derecho al Trabajo, Derechos Sindicales y Derechos Culturales, a cargo del Programa Universitario de Derechos Humanos. El documento no especifica a cuánto ascendió el monto que la CNDH tuvo que erogar para financiar la totalidad del tiraje.

Previamente, el 31 de julio de 2015, la CNDH y la UNAM ya habían firmado un Convenio Específico para editar 2 mil ejemplares de la misma obra.

El 15 de junio de 2016, la CNDH firmó con la UNAM un Convenio Específico de Colaboración mediante el cual aquélla se comprometió a pagar 1 millón 308 mil pesos por “La elaboración de un estudio sobre: Derechos humanos y gasto público en México” (sic).

Para el 11 de noviembre de ese año, las instituciones firmaron un Convenio más para que la Universidad realizara un análisis sobre el “impacto de los desastres y las estrategias de protección civil sobre la plena satisfacción de los derechos humanos en México”. Para ello, a CNDH se comprometió a pagar 400 mil pesos.

El mismo 11 de noviembre de 2016 la CNDH y la UNAM celebraron otro instrumento para realizar un “Programa de Colaboración Académica entre la Comisión Nacional de Derechos Humanos y el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM”. El organismo defensor de derechos humanos erogó en favor de la institución académica 8 millones 740 mil 368 pesos.

En el documento aparecen las firmas de Manuel Martínez Beltrán y Joaquín Narro Lobo, por la CNDH, y de Domingo Alberto Vital Díaz y Pedro Salazar Ugarte por la UNAM.

La CNDH y la UNAM celebraron otro Convenio Específico de Colaboración el 11 de noviembre de 2016. Mediante este instrumento el organismo defensor de derechos humanos se comprometió a entregar 400 mil pesos a la Universidad. Lo anterior, a cambio de la elaboración del estudio Ciudades sostenibles y derechos humanos.

El 15 de noviembre de 2016 la CNDH y la UNAM celebraron un Convenio Específico de Colaboración. La Comisión se comprometió a pagar 690 mil pesos a la Universidad. Por su parte, la institución educativa realizó un “estudio de investigación académica, para identificar teórica y empíricamente los vínculos e implicaciones entre la corrupción y el ejercicio de los derechos humanos” (sic).

En esa misma fecha, las instituciones firmaron otro Convenio para que la Universidad “participe” en la realización de un “estudio sobre las Recomendaciones generales en materia de persecución a periodistas” formuladas por la propia CNDH.

Para ello, el organismo defensor de los derechos humanos se comprometió a pagar 1 millón 400 mil pesos más el impuesto al valor agregado (IVA). Es decir, la CNDH erogó por estos servicios 1 millón 610 mil pesos.

Un tercer convenio celebrado el mismo 15 de noviembre de 2016 establece que el organismo defensor de derechos humanos erogaría a favor de la Universidad 1 millón 477 mil 776.42 pesos más el IVA, es decir, 1 millón 699 mil 442.88 pesos. Lo anterior, por un estudio “para el seguimiento de las recomendaciones generales, informes especiales y pronunciamientos” emitidos por la propia CNDH en materia de violencia de género.

Un millón de pesos a la UNAM por “seguimiento” a las Recomendaciones emitidas por la CNDH. Extracto del Convenio con folio CGSRAJ/172/2016

El mismo día ambas instituciones firmaron un cuarto Convenio Específico de Colaboración con el objeto de que la casa de estudios realizara un estudio “para el seguimiento de las Recomendaciones Generales, informes especiales y pronunciamientos de ‘LA CNDH’ en el tema de Migrantes” (sic). Por ello, el organismo defensor de derechos humanos pagó 1 millón de pesos más el IVA, con lo que el monto total ascendió a 1 millón 150 mil pesos.

El 8 de diciembre de 2016, la CNDH y la UNAM firmaron un Convenio Específico de Colaboración mediante el cual el organismo defensor de los derechos humanos se comprometió a organizar cada año el ciclo de conferencias Elvia Carrillo Puerto en recintos universitarios. El ciclo consta de 10 conferencias mensuales a realizarse una cada mes.

El documento no especifica el monto que debió erogar la CNDH para la realización de la actividad académica.

El 23 de diciembre de 2016, la CNDH y a UNAM celebraron un Convenio Específico de Colaboración para la realización del XIII Congreso Iberoamericano de Derecho Constitucional.

En el documento se especifica que la organización correría a cargo del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad. Pero lo pagaría la CNDH. Para ello destinó 1 millón de pesos más el IVA. Es decir, el organismo encabezado por Luis Raúl González Pérez erogó 1 millón 150 mil pesos.

A cambio, la UNAM se comprometió a proporcionar 10 becas a funcionarios de la Comisión para asistir a Congreso.

Durante 2016, la CNDH y la UNAM concretaron la celebración de 10 instrumentos de colaboración.

Ya en 2017, el 27 de febrero, la CNDH y la UNAM celebraron un Convenio Específico de Colaboración por medio del cual el organismo pagó 75 mil 400 pesos a la Universidad a cambio de permitir el uso del patio central y el salón de profesores eméritos de la Facultad de Medicina para la presentación del libro La Planificación Transformadora por Escenarios, del empresario Adam Kahane.

El 2 de mayo de 2017, la CNDH y la UNAM celebraron un Convenio Específico de Colaboración para “realizar el estudio para el seguimiento de las recomendaciones generales, informes especiales y pronunciamientos de ‘LA CNDH’ en el tema de Defensores Civiles” (sic).

Por tal estudio, la CNDH pagó a la Universidad 600 mil pesos más IVA, es decir, 690 mil pesos. El documento está firmado por el entonces oficial mayor de la CNDH Manuel Martínez Beltrán, y por el, en aquel tiempo, coordinador de Humanidades de la UNAM, Domingo Alberto Vital Díaz.

El 3 de mayo de 2017, la CNDH y la UNAM celebraron un Convenio Específico de Colaboración, mediante el cual el organismo encabezado por Luis Raúl González Pérez transfirió 1 millón 856 mil pesos a la institución educativa. Lo anterior para que el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad elaborara un diagnóstico acerca del “problema de los linchamientos en México 2010-2016”.

El 16 de mayo de 2017 la CNDH y a UNAM firmaron un Convenio Específico de Coedición por el que el organismo defensor de los derechos humanos se comprometió a pagar la impresión de la colección titulada Estándares del Sistema Interamericano de Derechos Humanos: miradas complementarias desde la academia, la cual se integra por los siete libros.

El documento no especifica el monto, pero deja en claro que la CNDH pagaría los costos por el tiraje de 1 mil ejemplares de cada libro.

Para el 14 de julio de 2017 la CNDH y la UNAM celebraron un Convenio Específico de Colaboración. Mediante este instrumento, la CNDH se comprometió a pagar los costos de la edición de una obra de la Escuela Nacional de Trabajo Social de la Universidad.

Bajo el título Visión social de los derechos humanos. Una perspectiva multidisciplinar (sic), fue coordinada por Juana Leticia Cano Soriano, entonces directora de la Escuela Nacional de Trabajo Social, y Joaquín Rodrigo Narro Lobo, secretario técnico de la CNDH. Las firmas de ambos funcionarios figuran en el propio Convenio.

El costo de la impresión ascendió a 83 mil 636 pesos.

Ya el 28 de agosto de 2017 las instituciones firmaron un Convenio Específico Modificatorio al celebrado el 11 de noviembre de 2016 para el “Programa de Colaboración Académica entre la Comisión Nacional de Derechos Humanos y el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM”.

En este instrumento se señala que la “aportación” de la CNDH sería de 2 millones 185 mil 92 pesos más.

Por su parte, el Convenio Específico de Colaboración firmado el 20 de septiembre de 2017 establece que la UNAM realizaría un estudio para el “seguimiento de las recomendaciones generales, informes especiales y pronunciamientos emitidos por la CNDH en el tema de Indígenas” (sic). Para ello la CNDH “aportó” 696 mil pesos a la casa de estudios.

El 3 de octubre de 2017 la CNDH y la UNAM celebraron un Convenio Específico de Colaboración por medio del cual el organismo defensor de derechos humanos “aportó” a la Universidad 2 millones 475 mil pesos más el IVA, es decir, 2 millones 846 mil 250.

Lo anterior, a cambio de que la institución educativa impartiera los siguientes cursos a distancia: Libertad de Expresión; Desplazamiento Forzado Interno; Derechos Humanos de las Personas en Reclusión Penitenciaria; Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas; Introducción a los Derechos Humanos; Derechos Humanos, Medio Ambiente y Sustentabilidad; Autonomía y Derechos Humanos de las Mujeres; Diversidad Sexual y Derechos Humanos; Acoso y Violencia escolar, y Prevención de la Tortura.

El 24 de octubre de 2017 la CNDH y la UNAM firmaron el Convenio Específico de Colaboración con el objeto de que la Facultad de Psicología de la Universidad impartiera a personal de la Comisión el taller “Programa de Capacitación en Materia de Atención sobre Primeros Auxilios Psicológicos e Intervención en Crisis desde la Perspectiva de los Derechos Humanos”.

A cambio, la CNDH se comprometió a pagar un monto por 200 mil pesos más el IVA, es decir, 230 mil pesos. El taller tuvo lugar en instalaciones de la CNDH.

El 27 de octubre de 2017, la CNDH y la UNAM firmaron otro Convenio con el objeto de que la Universidad realizara “el estudio para el seguimiento de las recomendaciones generales, informes especiales y pronunciamientos de ‘LA CNDH’ en materia de Niñas, Niños y Adolescentes” (sic).

La CNDH se comprometió a pagar 1 millón 169 mil 280 pesos. Por el organismo defensor de los derechos humanos firma el entonces oficial mayor, Manuel Martínez Beltrán. Por la casa de estudios, quien se desempeñara como Coordinador de Humanidades, Domingo Alberto Vital Díaz.

Otro Convenio Específico de Colaboración, con registro UNAM: 50065-2881, se celebró ese mismo 27 de octubre. La Universidad realizaría “el estudio para el seguimiento de las recomendaciones generales, informes especiales y pronunciamientos de ‘LA CNDH’ en el tema de Administración y Procuración de Justicia en nuestro país” (sic).

Le siguió un convenio modificatorio del mismo. En el documento se señala que la CNDH pagaría a la UNAM, por el trabajo citado, 1 millón 750 mil pesos más el IVA. Es decir, la institución dirigida por Luis Raúl González Pérez desembolsó 2 millones 12 mil 500 pesos. Aparecen las mismas firmas que en el Convenio Específico anterior.

Antes de este convenio modificatorio, los servicios de la Universidad costarían 920 mil pesos.

El 3 de noviembre de 2017, la CNDH y la UNAM firmaron un Convenio Específico de Colaboración por medio del cual la institución defensora de derechos humanos aportó a la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad 1 millón de pesos más el IVA, es decir, 1 millón 150 mil pesos.

Lo anterior, a cambio de que la institución educativa realizara el proyecto “Metodología con Perspectiva de Género para la Creación del Atlas de Igualdad y Derechos Humanos”.

El 16 de noviembre de 2017 las dos instituciones firmaron otro Convenio Específico de Colaboración. Mediante este instrumento el organismo encabezado por Luis Raúl González Pérez se comprometió a pagar a la Universidad 165 mil 440 pesos por un desarrollar un servicio de firma electrónica avanzada.

Para el 1 de diciembre de 2017 la CNDH y la UNAM celebraron un Convenio Específico de Colaboración, mediante el cual, el organismo defensor de derechos humanos “aportó” a la institución educativa 1 millón 276 mil pesos. A cambio, la institución educativa elaboró un Estudio sobre la Protección de Ríos, Lagos y Acuíferos desde la Perspectiva de los Derechos Humanos.

Ese mismo día, mediante un nuevo acuerdo, la institución académica se comprometió a elaborar el “Estudio sobre la Biodiversidad y la Biotecnología y su Vínculo con el Pleno Goce y Ejercicio de los Derechos Humanos”. La institución defensora de los derechos humanos se comprometió a entregarle 1 millón 276 mil pesos.

Ya en 2018, el 9 de enero, la CNDH y la UNAM celebraron un Convenio Específico de Colaboración para que el organismo defensor de derechos humanos pagara los costos de la edición del libro Protección y cura. Medicina tradicional en comunidades negras de la Costa Chica, Oaxaca, cuya autora es Céline Marie-Jeanne. El tiraje fue de 600 ejemplares, pero no se señaló el monto que tuvo que erogar la Comisión para pagar la edición.

Por la edición del libro Las recomendaciones generales de la CNDH, elaborado por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, el organismo defensor de los derechos humanos pagó a la Universidad el costo de un tiraje de 5 mil ejemplares. El Convenio Específico, celebrado para tal efecto el 22 de febrero de 2018, omite el monto total erogado.

En febrero de 2018, la CNDH firmó un convenio específico de colaboración con la UNAM, por el cual se comprometía a “aportar” al Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad los costos de la edición de siete libros con tirajes de 3 mil y de 2 mil ejemplares cada uno.

El documento no especifica el monto que tuvo que erogar la CNDH por la impresión de un total de 16 mil ejemplares. Los títulos de las obras son: Control de convencionalidad; Estándares para niñas, niños y adolescentes migrantes y obligaciones del Estado frente a ellos en el Sistema Interamericano de Derechos; Reflexiones en torno al arraigo como medida privativa de la libertad en el proceso penal; Uso de la fuerza por parte de agentes del Estado. Análisis desde el Derecho Internacional de los Derechos Humanos; La justiciabilidad de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos; Las obligaciones generales de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (deber de respeto, garantía y adecuación de derecho interno, y Los derechos de los pueblos indígenas y tribales en los sistemas de derechos humanos.

Un nuevo Convenio Específico de Colaboración celebrado el 15 de febrero de 2018 ampara la “reimpresión” del mismo número de tirajes de las mismas obras, cuyo costo es a cuenta del organismo defensor de derechos humanos. Tampoco revela el monto erogado por la CNDH.

El 22 de febrero de 2018 la CNDH y la UNAM celebraron un convenio Específico para la “coedición” de otro libro. El organismo defensor de derechos humanos se comprometió a pagar los costos por la traducción, el tiraje y el envío a Canadá de la obra Colaborating With The Enemy, de Adam Kahane. Se trató de la impresión de una segunda obra del empresario canadiense que pagó la Comisión.

El 2 de marzo de 2018 la CNDH y la UNAM celebraron un Convenio Específico de Colaboración, con número de registro 51511-571-27-11-18. Ampara el pago de 750 mil pesos del organismo defensor de los derechos humanos a la Universidad “por la impartición del Diplomado en Derechos Humanos”.

Para el 23 de marzo de 2018, la CNDH y la UNAM celebraron un Convenio Específico de Colaboración por el que Radio Universidad se comprometió a transmitir la serie radiofónica Derecho a debate. A cambio, la Comisión pagaría 15 mil pesos cada mes durante un semestre.

El 2 de mayo de 2018 ambas instancias autónomas celebraron un Convenio Específico de Colaboración por el que Radio Universidad se comprometía a producir la sección radiofónica Zanili o la conversa. Por ello, el organismo presidio por González Pérez “aportó” 150 mil 800 pesos.

El mismo día se celebró otro Convenio para el “seguimiento de las recomendaciones generales y los informes especiales de ‘LA CNDH’ en el tema de Discriminación” (sic). Por tal seguimiento el organismo defensor de derechos humanos se comprometió a pagar a la Universidad 943 mil pesos.

El 4 de mayo de 2018 la CNDH y la UNAM firmaron un Convenio Específico de Colaboración con el objeto de que la Universidad elaborara un “estudio para el seguimiento de las Recomendaciones Generales y los Informes Especiales emitidos por ‘LA CNDH’ en el tema de Derecho a la Salud” (sic).

Por este trabajo, el organismo defensor de derechos humanos se comprometió a pagar 1 millón 552 mil 500 pesos.

Otros dos convenios se celebraron el 4 de mayo de 2018. Por el primero, la institución académica realizó el estudio Áreas Protegidas y Derechos Humanos. El organismo entonces encabezado por Luis Raúl González Pérez pagó 897 mil pesos.

Con el segundo la casa de estudios, a través de la Facultad de Filosofía, se comprometió a realizar la “Segunda Fase del Proyecto Atlas de Igualdad y Derechos Humanos”. La CNDH pagó por este trabajo 2 millones 500 mil pesos más el IVA, es decir, 2 millones 875 mil pesos.

El 21 de mayo de 2018 otro Convenio le significó a la UNAM recibir una “aportación” de 6 millones de pesos de parte de la CNDH. En este caso, para organizar actividades relacionadas con la conmemoración del Movimiento Estudiantil de 1968. El documento, con el folio GSRAJ072/2018, pone a cargo de la UNAM el Proyecto Curatorial M68 y un proyecto arquitectónico.

El 20 de junio de 2018 se celebró un Convenio Específico de Colaboración entre la CNDH y la UNAM, mediante el cual el organismo defensor de derechos humanos aportó 300 mil pesos “para apoyar a los estudiantes de licenciatura y posgrado mexicanos y a instituciones nacionales, en temas relacionados con los Derechos Humanos” (sic).

A mediados de ese año, el 26 de junio, mediante Convenio Específico de Colaboración, la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad se comprometió a elaborar el “Análisis de Cobertura y Tratamiento en Medios de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos” (sic). Por este estudio, el organismo presidido entonces por Luis Raúl González Pérez “aportó” a la UNAM 3 millones 766 mil 752 pesos.

Para el 20 de agosto de 2018, la CNDH celebró un Convenio Específico con la Universidad con el objeto de que esta institución educativa realizara el “estudio para la Formulación de un Diagnóstico del Sistema Nacional de Alerta de Violación de los Derechos Humanos” (sic). Por tal estudio, la Comisión se comprometió a “aportar” 500 mil pesos más el IVA, es decir 575 mil pesos.

El 24 de septiembre de 2018 la UNAM se comprometió a elaborar un “estudio sobre la situación de derechos humanos en la Policía Federal”. El organismo encabezado entonces por Luis Raúl González Pérez se comprometió a pagar 1 millón 680 mil 840 pesos más el IVA, con lo que la suma total ascendió a 1 millón 932 mil 966 pesos.

Para el 27 de septiembre de ese año un nuevo instrumento, con folio CGSRAJ/143/2018, señala: “El objeto del presente Convenio es para que ‘LA UNAM’, realice para ‘LA CNDH’ un estudio sobre Niñas, Niños y Adolescentes, víctimas del crimen organizado en México”.

La Comisión aportó a la Universidad, por este trabajo, un monto de 1 millón 100 mil pesos más el IVA, es decir, 1 millón 265 mil pesos.

También la CNDH solicitó a la UNAM que realizara “un informe especial sobre la situación de inseguridad y la desaparición de personas en el Estado de Veracruz” (sic). El Convenio Específico de Colaboración celebrado el 27 de septiembre de 2018 estipula una “aportación” a la Universidad por 1 millón 100 mil pesos más el IVA, es decir, 1 millón 265 mil pesos.

El 5 de octubre de 2018 la CNDH y la UNAM firmaron un Convenio Específico de Colaboración. El objeto, “la realización del estudio denominado: ‘Análisis cualitativo y cuantitativo de las Violaciones a los Derechos Humanos de Personas en Situación de Vulnerabilidad’” (sic).

Firmado, por parte de la CNDH, por Luis Raúl González Pérez y Joaquín Narro Lobo, y por la UNAM, por el secretario general Leonardo Lomelí Vanegas, el documento señala que el organismo defensor de derechos humanos pagará a la Universidad 4 millones 640 mil pesos.

Un estudio que valió una “aportación” de la CNDH a la UNAM por más de 4 millones 600 mil pesos

La CNDH aportó a la UNAM 200 mil pesos por un diplomado “de Ampliación y Profundización de Conocimientos con Opción a Titulación en ‘Derecho del Deporte, un enfoque desde los derechos humanos’”. El Convenio fue firmado el 5 de octubre de 2018.

Otro instrumento celebrado el 8 de noviembre de 2018 tuvo como objeto que la institución educativa desarrollara “indicadores del Mecanismo Independiente de Monitoreo Nacional de ‘LA CNDH’ para supervisar la aplicación de la ‘Convención Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad en México, Primera Etapa’” (sic).

Para ello, la CNDH se comprometió “aportar” a la Universidad 3 millones 300 mil pesos más el IVA, en total una suma por 3 millones 795 mil pesos.

El 8 de noviembre de 2018 la CNDH y la UNAM firmaron un Convenio Específico de Colaboración mediante el cual la institución académica se comprometió a realizar un estudio sobre “El marco institucional y presupuesta que rige la actuación del gobierno mexicano en materia de Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales. Caso Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) y la lucha contra la pobreza extrema y el hambre” (sic). La Comisión “aportó” a la Universidad 299 mil 280 pesos.

Con el objeto de que la UNAM realzara para la CNDH “El Diagnóstico en Materia del Derecho a no ser Sometido a Tortura, Tratos Crueles, Inhumanos o Degradantes, a través de la Creación de Indicadores para Consolidar Instrumentos de Prevención, Evaluación y Seguimiento, Primera Etapa”, las instituciones citadas celebraron un convenio específico de colaboración el 16 de noviembre de 2018.

Por tal trabajo, la CNDH se comprometió a pagar a la UNAM 1 millón 392 mil pesos.

La Comisión también pidió a la institución educativa la impartición de los diplomados: “Derechos Humanos para organizaciones campesinas y líderes comunitarios” e “Incidencia para la Defensa de los Derechos Humanos”. Por ellos, el organismo defensor de los derechos humanos pagó 500 mil pesos. El instrumento fue firmado el 20 de noviembre de 2018.

Un Convenio Modificatorio del 25 de setiembre de 2019 obligaría a la CNDH a entregar 200 mil pesos más a la UNAM.

Asimismo, la Comisión “aportó” a la Universidad 1 millón 500 mil pesos por “cursos a distancia autogestivos”, según el Convenio Específico de Colaboración firmado el 5 de noviembre de 2018.

Según el Convenio Específico de Colaboración, con registro 51511-571-27-11-18, celebrado entre la CNDH y la UNAM, la Facultad de Derecho de la Universidad se comprometió a impartir un “Diplomado en Derechos Humanos” a 40 funcionarios del organismo presidido por Luis Raúl González Pérez. A cambio, la CNDH “aportó” a la UNAM 750 mil pesos.

Ya en 2019, el 21 de marzo, las instituciones celebraron el Convenio Específico de Colaboración mediante el cual el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad se comprometió a impartir el “Diplomado Derechos Humanos, Dr. Jorge Carpizo a 75 años de su natalicio” (sic).

Tal diplomado estaría destinado a “cinco personas participantes designadas por la CNDH”, institución que pagó 100 mil pesos a la UNAM.

También la CNDH se comprometió a pagar 15 mil pesos mensuales durante un semestre a cambio de que Radio Universidad transmitiera la serie Derecho a debate. El acuerdo quedó establecido en el Convenio Específico de Colaboración firmado el 26 de abril de 2019.

La CNDH buscó que la UNAM realizara un “Estudio sobre ‘La nueva política de bienestar, presupuesto público y su impacto en los Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales (DESCA)” (sic). Para ello ambas instituciones firmaron el 3 de junio de 2019 un Convenio Específico de Colaboración. La institución entonces presidida por Luis Raúl González Pérez se comprometió a “aportar” 417 mil 600 pesos.

El 30 de agosto de 2019, las instituciones establecieron –convenio de por medio– la realización de la Tercera Fase del Proyecto Atlas de Igualdad y Derechos Humanos. La Universidad se embolsó 460 mil pesos.

Mediante otro Convenio Específico de Colaboración, la UNAM se comprometió a impartir el “Diplomado de Formación en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, ‘Héctor Fix Zamudio’, Edición 2019”. La CNDH, por su parte, “aportó” 135 mil pesos. El documento fue firmado el 6 de septiembre de 2019.

Con el objeto de realizar una “Actualización 2019 de la plataforma electrónica del Observatorio para la Igualdad de Género en las Instituciones de Educación Superior”, la CNDH y la UNAM firmaron un Convenio Específico de Colaboración el 31 de julio de 2019. El organismo defensor de los derechos humanos se “aportó” 230 mil pesos a la institución educativa.

Sin especificar el monto en pesos, la CNDH se comprometió a pagar los costos por la reimpresión de 1 mil ejemplares de nueve libros de la Colección Estándares del Sistema Interamericano de Derechos Humanos: Miradas complementarias desde la academia. Para ello se firmó el Convenio Específico de Colaboración, con folio CGSRn/121/2019, el 16 de agosto de 2019.

Con el objeto de que la UNAM impartiera “dos cursos a distancia autogestivos”, la CNDH le “aportó” 950 mil pesos, según el Convenio Específico de Colaboración entre ambas instituciones firmado el 25 de septiembre de 2019. Se trató del último instrumento concedido por la CNDH a la UNAM antes de que Luis Raúl González Pérez concluyera su periodo como ombudsman nacional.
Universidad de Harvard. Conferencias de El Colmex a cuenta de la CNDH

Colmex: viáticos y conferencias en Harvard

El 30 de noviembre de 2015, la CNDH y el Colmex firmaron un Convenio Específico de Colaboración mediante el cual el organismo defensor de los derechos humanos entregó 1 millón 508 mil pesos a la institución académica. Esta última se comprometió a “organizar y realizar dos conferencias, una serie de cursos y talleres en temas relacionados con violencia y cultura de paz”.

Destaca la “Conferencia Internacional en Harvard sobre Cultura de Paz en la Cuenca del Caribe”.

El documento cuenta con la firma del propio presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez y oculta la identidad y cargo de quien firmó por el Colmex.

El Segundo Convenio Específico celebrado entre la CNDH y el Colmex se celebró el 2 de febrero de 2017. El objeto de este instrumento fue “Organizar y realizar el Encuentro de Académicos de México y Estados Unidos en la Universidad de Harvard, sobre temas de Cultura de Paz el 13 y 14 de abril del año 2017”.

Para ello, la CNDH “aportó” al Colegio 300 mil pesos más el IVA, es decir, 345 mil pesos. El documento testó el nombre del responsable de la organización del encuentro académico. Sólo lo identificó como: “profesor-investigador del Centro de Estudios Internacionales” del Colmex.

El 12 de agosto de 2015 la CNDH y el Colegio de México habían celebrado un Convenio General de Colaboración “con el objeto de establecer las bases para la realización de actividades conjuntas encaminadas a la superación académica, la formación y capacitación, así como la divulgación del conocimiento, en todas aquellas áreas de coincidencia de sus finalidades e intereses institucionales, mediante la planeación, programación y realización de las acciones de colaboración, intercambio y apoyo mutuo que beneficien a ambas instituciones y a la sociedad” (sic).

De ese Convenio General se derivaron los convenios específicos, como el cuarto, celebrado el 16 de octubre de 2017. El objeto: “organizar y realizar en la Universidad de Harvard, una reunión de expertos para intercambiar opiniones acerca de la interacción ante crimen organizado y poblaciones desplazadas en la Cuenca del Caribe (en particular el triángulo de América Central y México) y la Cuenca del Mediterráneo, centrándose en la situación de niños y jóvenes” (sic).

El Colegio de México designó al doctor Sergio Aguayo Quezada para organizar dos paneles de discusión en el Centro FXB de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard el 27 de octubre de 2017: uno sobre “Europa y el Mediterráneo”; el otro, “Caribe y América Latina”. Los gastos corrieron a cargo de la CNDH, que desembolsó 120 mil pesos más el Impuesto al Valor Agregado.

Estudio y curso-taller a cambio de 1 millón 200 mil pesos

Por la CNDH firmo el entonces presidente Luis Raúl González Pérez, entonces presidente, y Joaquín Narro Lobo, secretario técnico del Consejo Consultivo.

El 28 de abril de 2017 la CNDH y el Colmex firmaron el Tercer Convenio Específico de Colaboración. El organismo de defensor de derechos humanos se comprometió a aportar a la institución educativa 1 millón 200 mil pesos más el IVA, es decir, 1 millón 380 mil pesos.

Lo anterior, para que el Colmex realizara dos “iniciativas”: la Segunda Conferencia sobre la Experiencia Mexicana en Cultura de Paz que se realizó en agosto de ese año; y la Segunda Edición del Curso-Taller para la Paz, diseñado por el Seminario de Violencia y Paz del Colmex.

El 7 de noviembre de 2017, la CNDH y el Colmex celebraron el Quinto Convenio Específico de Colaboración. Mediante ese instrumento, la institución defensora de derechos humanos se comprometió a financiar la Cátedra en Derechos Humanos Rodolfo Stavenhagen. El costo ascendió a 115 mil pesos.

El Sexto Convenio Específico de Colaboración entre la CNDH y el Colmex se firmó el 8 de marzo de 2018. Gracias a este instrumento el organismo defensor de derechos humanos aportó 2 millones 853 mil 600 pesos. El objeto fue la apertura de “un espacio de análisis y reflexión tanto para la formación académica, como para la intervención social en materia de derechos sociales y derechos humanos denominado Sistema Nacional de Información sobre Migración de Retorno y Derechos Sociales: Barreras a la Integración” (sic).

Más de 2 millones 800 mil pesos por un “Sistema Nacional de Información sobre Migración”

El 12 de marzo de 2018 la CNDH y el Colmex celebraron el Séptimo Convenio Específico de Colaboración. Mediante este instrumento el organismo defensor de derechos humanos se comprometió a pagar 805 mil pesos a la institución educativa a cambio de que ésta impartiera el “Curso-Taller Poblaciones Desplazadas: Entendimiento y Empatía”.

El Octavo Convenio Específico de Colaboración entre la CNDH y el Colmex se celebró el 12 de marzo de 2018. Este documento compromete al organismo defensor de derechos humanos a pagar al Colmex 690 mil pesos por la “sistematización de una pedagogía de la empatía” a propósito del taller anterior.

El Noveno Convenio Específico de Colaboración entre la CNDH y el Colmex consistió en que la institución educativa elaborara el estudio “Las niñas, niños y adolescentes no acompañados extranjeros en Mexico y la protección internacional” (sic). Por ello, e organismo defensor de derechos humanos pagó 400 mil pesos más el IVA, es decir, 460 mil pesos en total.

El Décimo Convenio Específico de Colaboración celebrado entre la CNDH y el Colmex fue firmado el 29 de octubre de 2018. El instrumento “consiste dar continuidad a las actividades que se han desarrollado en el marco de la ‘CATEDRA RODOLFO STAVENHAGEN DE DERECHOS HUMANOS’, que fue creada por voluntad de ‘LAS PARTES’” (sic). Para ello, el organismo entonces presidido por Luis Raúl González Pérez se compromete a “aportar” 100 mil pesos.

La CNDH y el Colmex celebraron su Décimo Segundo Convenio el 15 de abril de 2019. Mediante este instrumento la institución educativa se hizo cargo de la elaboración del proyecto “Integración laboral de las personas migrantes centroamericanas en México”. La CNDH “aportó” para ello 786 mil 480 pesos, según el instrumento con folio CGSRAJ/015/2019.

Ambas instituciones celebraron su Décimo Cuarto Convenio Específico de Colaboración para “dar continuidad a las actividades que se han desarrollado en el marco de la ‘CÁTEDRA RODOLFO STAVENHAGEN DE DERECHOS HUMANOS’” (sic). Por ello la institución defensora de derechos humanos se comprometió a “aportar” a la académica 100 mil pesos, según el documento firmado el 10 de junio de 2019.

Otros convenios discrecionales

La CNDH y la editorial Tirant Lo Blanch de México celebraron un Convenio General de Colaboración que estuvo vigente del 2 de junio de 2016 al 15 de noviembre de 2019. El objetivo fue realizar actividades conjuntas “para la formación de profesionales, investigación, docencia, comercialización editorial, difusión y extensión de la cultura en materia jurídica, en relación con otras áreas del conocimiento humano en México”.

En ese contexto, las partes celebraron un Convenio Específico de Colaboración el 29 de junio de 2016. El objeto fue la coedición de 3 mil ejemplares del libro En defensa de periodistas y defensores de derechos humanos en riesgo.

La obra, según el convenio, busca “contribuir a la divulgación del trabajo que realiza el Mecanismo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas” (sic). Tal instancia no pertenece a la CNDH, sino que está adscrita a la Secretaría de Gobernación.

En el documento se reconoce que los derechos morales de la obra son de los autores, pero aclara que éstos han cedido los derechos patrimoniales a la CNDH. A su vez, este organismo cedió a Tirant “libre de cargas y en exclusiva para todo el mundo, el derecho a imprimir en cualquier modalidad editorial, bien sea en un solo tomo o en varios, o por fascículos o entregas periódicas y en soporte informático”.

Asimismo, la CNDH le cedió los derechos digitales para que la obra pudiera ser colocada y usada en “la base de datos jurídica de la editorial ‘Tirant On Line México’, ‘Tirant On Line Latam’, ‘Tirant On Line España’, ‘Biblioteca Virtual’, ‘Biblioteca Virtual Latam’ o cualesquiera de las plataformas actuales o futuras que comercialice Tirant” (sic).

La CNDH adquirió la totalidad del tiraje a un costo unitario de 51 pesos. Es decir, 153 mil pesos. Por el organismo autónomo aparecen las firmas del entonces oficial mayor, Manuel Martínez Beltrán, y por quien se desempeñaba como quinto Visitador General, Edgar Corzo Sosa. Tanto la firma como el nombre de quien representa a Tirant fue testada.

UNAM, beneficiada con convenios otorgados por la CNDH

En efecto, el libro se publicó en 2016. Luis Raúl González Pérez aparece como coordinador de la obra de 17 autores.

Otro caso es el del Convenio General de Colaboración para la Difusión, Promoción y Divulgación en Materia de Derechos Humanos firmado el 15 de marzo de 2017 con la asociación Civil Liga de Profesionales para Apoyo Ciudadano.

El objeto del documento fue “desarrollar actividades de difusión, promoción y divulgación de en Derechos Humanos, tales como: pláticas, talleres y conferencias, distribución de materiales y publicaciones entre la población a la que se dirige el trabajo de ‘La Asociación’” (sic).

El Convenio no se refiere a los montos que implica el acuerdo, pero informa que cada proyecto se trataría en convenios específicos. El instrumento cuenta cláusula de confidencialidad en la que las “la partes acuerdan guardar absoluta confidencialidad respecto a la información que sea intercambiada o proporcionada con motivo de la celebración del presente Convenio”.

“La Asociación” fue constituida el 19 de mayo de 2014 en la Ciudad de México. No cuenta con página electrónica y sólo hay registro de instrumentos firmados con la CNDH. También realizó peticiones de recursos ante el Sistema Nacional de Desarrollo Integral de la Familia.

Por parte de la CNDH, el convenio fue firmado por el entonces presidente, Luis Raúl González Pérez, por el desde entonces y hasta la fecha secretario técnico del Consejo Consultivo, Joaquín Rodrigo Narro Lobo, y por quien fuera la directora general de Enlace y Desarrollo con Organismos No Gubernamentales, Teresita del Niño Jesús Gómez de León. Por parte de “la Asociación” firmó su presidente, del cual se censuró su nombre y su firma en la versión pública.

Un caso más es el del instrumento celebrado el 10 de mayo de 2017 entre la CNDH, la Comisión Estatal de Derechos Humanos del Estado de Durango (CEDH-Durango) y la asociación civil Federación de Organizaciones para la Atención Humanitaria.

En el documento, por la CNDH aparecen las firmas de Luis Raúl González Pérez, Joaquín Rodrigo Narro Lobo y Teresita del Niño Jesús Gómez de León (entonces presidente, secretario técnico del Consejo Consultivo y directora general de Enlace y Desarrollo con Organismos No Gubernamentales, respectivamente). Por la CEDH-Durango, quien fuera su titular en ese año, Felipe de Jesús Martínez Rodarte. El nombre y la firma de que representa a “La Asociación” fue testado para la versión pública del documento. El objeto de este instrumento fue “establecer las bases y mecanismos de colaboración y apoyo […] para realizar actividades de difusión, promoción y divulgación en materia de Derechos Humanos, tales como: pláticas, talleres y conferencias, distribución de materiales y publicaciones” (sic).

Esta federación fue constituida el 1 de octubre de 2014 en la ciudad de Durango, Durango. No cuenta con página de internet ni se encuentra en directorio alguno de organizaciones de la sociedad civil defensoras de derechos humanos. Tampoco hay evidencia de trabajo en apoyo a sectores sociales vulnerables.

Los proyectos derivados de ese Convenio General contaron con convenios específicos de colaboración. También acordaron una cláusula de confidencialidad para no divulgar “en ninguna forma” la “información que sea intercambiada o proporcionada” entre las partes.

Contralínea
Zósimo Camacho
@zosimo_contra
Ciudad de México
Domingo 21 de junio de 2020.



• Enrique Graue destacó que el IMSS siempre colabora estrechamente con la Universidad
• La UNAM, sensible a las necesidades del sector salud: Zoé Robledo
• La protección de los residentes del Instituto es crucial, remarcó el director de la Facultad de Medicina

De manera simbólica y mediante videoconferencia, el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, entregó al director General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, los primeros 20 mil kits de protección para las 17 mil médicas y médicos residentes de esa institución.

En el marco de la pandemia por la COVID-19 se entregarán esta semana un total de 170 mil equipos de protección al IMSS, para todos sus médicos residentes -sin importar de qué institución educativa sean alumnos– que contienen tapabocas, batas, guantes, gafas de protección y caretas (las únicas lavables).

El rector Graue subrayó que los residentes son fundamentales en el sistema de salud mexicano y el IMSS es pieza importante en su formación, y celebró el trabajo en conjunto para su protección. “Tenemos al águila del Seguro Social muy cerca de nosotros, siempre respondiendo a las necesidades de salud del país y colaborando estrechamente con la Universidad”, dijo.

En su oportunidad, Zoé Robledo agradeció el apoyo de la UNAM con la sociedad, a través de la donación de los kits y destacó el liderazgo del rector de la UNAM por su sensibilidad con las necesidades y la situación por la que atraviesa el sector salud, para atender a pacientes con COVID-19.

“Nos llegan, además, en un momento bien importante, cuando el Seguro Social ha llevado a cabo la mayor reconversión que haya tenido en su historia”, subrayó.

Aseguró que las dimensiones e importancia del Seguro Social para la sociedad mexicana se han visto reflejadas a través de sus acciones, tal como el convenio firmado por la red de hospitales privados del país para que se atienda toda la parte de ginecobstetricia de los derechohabientes, a fin de liberar espacios destinados para pacientes con COVID-19.

En tanto, Germán Fajardo Dolci, director de la Facultad de Medicina (FM), explicó que la protección de los residentes es crucial, para que se siga brindando la atención médica en el país, porque el IMSS da unas 500 mil consultas al día.

Tras hacer un reconocimiento a todo el personal del Instituto, por el enorme trabajo que realizan, explicó que de los 170 mil kits que la UNAM otorgará, 20 mil se entregaron hoy, y en el transcurso de la semana se darán los otros 150 mil.

Recordó que estos insumos se adquirieron gracias a la campaña lanzada por la Universidad Nacional y la Fundación UNAM, que obtuvo una donación de la Cámara de Diputados, y que permitirá entregar 400 mil kits de protección.

El director Normativo de Prestaciones Médicas del IMSS, Víctor Hugo Borja, comentó que la mayoría de los hospitales del Instituto son "hospitales híbridos", pues atienden a personas con COVID-19 y de otros padecimientos, y aunque están bien delimitadas las áreas, es muy importante que todo el personal cuente con los equipos de protección.

En su oportunidad la encargada del Despacho de la Unidad de Educación del IMSS, Carolina Ortega, afirmó que todos los residentes tendrán conocimiento del apoyo de la Universidad Nacional para hacer frente a esta pandemia.

En la videoconferencia participó también el jefe de la División de Estudios de Posgrado de la FM, José Halabe Cherem.

Puebl@Media
Ciudad de México
Martes 19 de mayo de 2020.

 
A una semana del inicio de las clases a través de diversas plataformas digitales en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), esta casa de estudios incorporó 2 mil 500 aulas virtuales, con las cuales ya suman más de 11 mil 500, informó el rector Enrique Graue Wiechers.

En un mensaje a la comunidad universitaria, y tras reconocer el trabajo realizado por el personal administrativo y docente, estimó que “vienen días aún más difíciles por delante” y que “la epidemia crecerá y requeriremos de todos nosotros para superarla”.

También se refirió, en medio del “distanciamiento social” impuesto por la contingencia sanitaria, al tema de la violencia de género. “Continuamos, por supuesto, atendiendo las demandas de los grupos que mantienen ocupadas algunas de nuestras instalaciones”, señaló el rector, quien dijo que estos problemas deben ser atendidos dentro de la normatividad universitaria, “con el ánimo de entendernos y dar cauce a resolver y erradicar la violencia de género en la Universidad”.

En el video de poco más de tres minutos, pidió a todos los integrantes de la comunidad universitaria a que se cuiden y guarden las medidas de higiene, prevención y distanciamiento que se han ampliamente difundido.

Respecto al aumento al uso de las tecnologías, dijo que en la última semana más de mil 500 miembros del personal académico, fueron capaces de modificar su forma de educar y han transferido sus habilidades educativas a las tecnologías de la información.

“Hay que felicitarnos y felicitarlos por esta gran capacidad de adaptación que con toda seguridad seguirá creciendo en los días por venir. Eso nos dejará la contingencia sanitaria: una mayor resiliencia y capacidad de transformación”, indicó el rector Graue.

La Jornada
José Antonio Román
Ciudad de México
Lunes 30 demarzo de 2020.


A la comunidad universitaria

Desde el mes de enero, un grupo de expertos universitarios ha seguido el curso de la pandemia COVID-19.

En atención a sus recomendaciones, desde hace unos días nos separamos como comunidad para enfrentar y superar la emergencia sanitaria que México atraviesa.

La UNAM desacelera el ritmo vertiginoso de su actuar. Desaceleramos en todas nuestras funciones sustantivas: en la educación presencial, en la investigación y en la difusión de la cultura.
 
Pero la Universidad nunca se detiene:

En el terreno educativo y para compensar en la medida de lo posible la educación presencial, hemos puesto a disposición de la comunidad estudiantil un riquísimo campus virtual con contenidos de aprendizaje para los distintos niveles utilizando todas las herramientas tecnológicas de que disponemos para facilitar las clases virtuales y la educación a distancia.

En relación con la investigación, continuará aquella que, por su curso natural, no pueda ser llevada a cabo desde los domicilios de los investigadores, además de que seguiremos realizando toda aquella consustancial a la seguridad nacional.
Y los canales de difusión de radio y televisión; nuestras poderosas redes sociales y nuestra comunicación en general, redistribuirán cargas de trabajo y mantendrán su importantísima labor, además de informar, de manera veraz y oportuna, sobre la situación que guarda la Universidad en relación con el COVID-19.
A todas y todos ustedes, la Universidad, como siempre, les reconoce su compromiso y lealtad con la institución y con México.

Nos distanciamos físicamente entre nosotros, pero seguimos trabajando unidos, para evitar la dispersión del contagio y su propagación a una escala mayor.

Todas y todos los universitarios tenemos la responsabilidad de lograrlo.

Los grupos vulnerables, particularmente los mayores de 65 años, deben evitar el contacto con otras personas y procurar su reclusión domiciliaria, particularmente si tienen fiebre o síntomas de congestión nasal o bronquial; si éste fuera el caso, guarden reposo en su casa.

No dejen de acudir a los servicios de salud si tienen dificultades respiratorias.

Tengan presente que el COVID-19 se propaga por contacto físico; recuerden lavarse las manos con frecuencia, usar geles desinfectantes y evitar tocarse el rostro.

Es necesario contar con la participación consciente, comprensiva y comprometida de todas y todos ustedes para reducir los riesgos, protegernos mutuamente y salir adelante. Seguimos unidos y trabajando.

Lo hacemos con todas las precauciones necesarias, y haciendo extenso uso de las facilidades que nos brindan las tecnologías de la información. Estaremos permanentemente en contacto con toda la comunidad.

Estén atentos a todas las comunicaciones oficiales que surjan de nuestra Universidad y de las autoridades sanitarias.

El regreso a la normalidad de la vida universitaria será determinado en función del desarrollo de la pandemia y se realizarán los ajustes necesarios para aminorar su impacto en nuestras funciones sustantivas.

La situación actual requiere que seamos cautelosos, firmes y veraces.

Necesitamos superar el temor y la incertidumbre anteponiendo la racionalidad, el optimismo y la esperanza.

Porque esa es la esencia de nuestro espíritu, de nuestra nación y de nuestra raza.

Muchas gracias.

Puebl@Media
Ciudad de México
Sábado 28 de marzo de 2020.


A partir de hoy, 24 de marzo, se pone a disposición de la comunidad de la Universidad Nacional Autónoma de México el servicio de diagnóstico molecular para el coronavirus SARS-CoV-2.

El número de citas es limitado hasta 20 personas por día y las pruebas se efectuarán sólo a quienes tengan una infección respiratoria. Las citas serán asignadas de acuerdo con el orden en que se reciban las llamadas al teléfono 55 5544 0587 y al celular 74 45 05 2271, en un horario de 9:00 a 15:00 horas, de lunes a viernes.

Con el propósito de poder ofrecer el servicio a los integrantes de la comunidad universitaria –personal académico, trabajadores y estudiantes-, resulta obligatorio la presentación de la credencial vigente de esta institución.

Es importante aclarar que sólo serán atendidas las personas con previa cita y que acudan 10 minutos antes de la hora indicada.

La toma de muestra para el examen clínico se llevará a cabo en una instalación universitaria cercana a Ciudad Universitaria.

Puebl@Media
Ciudad de México
Martes 24 de marzo de 2020.


• Evaluación del Aprendizaje en Escenarios Clínicos y está disponible en la plataforma Coursera

La Universidad Nacional Autónoma de México y el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey desarrollaron en conjunto y por primera vez, un curso abierto masivo en línea para estudiantes de medicina, disponible en la plataforma Coursera.

Profesores de ambas instituciones, así como de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), invitada por el Tecnológico de Monterrey para participar, diseñaron el curso “Evaluación del Aprendizaje en Escenarios Clínicos”, el cual está alojado en esa plataforma virtual de aprendizaje.

Fue diseñado por Melchor Sánchez, coordinador de Desarrollo Educativo e Innovación Curricular (CODEIC) de la UNAM, así como por Silvia Olivares, decana académica de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud del Tec, y Ramón Esperón, de la UADY.

El proyecto surgió de la colaboración entre directivos de las instituciones participantes con el fin de mejorar la educación en salud, centrados en el paciente y sus dimensiones.

Aunque es la primera vez que estas instituciones crean de manera conjunta un curso abierto masivo en línea (MOOC, por sus siglas en inglés) para esa plataforma, ya cuentan con un historial de colaboración.

En este caso se trata de un programa de capacitación específico, que abre las puertas para seguir impulsando la formación de quienes cuidan de la salud de la población.

Quienes encabezan el curso están inmersos en comités, foros y organismos, con el propósito de mejorar las competencias de egresados de programas de salud. Se trata de expertos en educación médica, que junto con un equipo de trabajo construyeron un temario y recursos que integran la visión de las tres instituciones.

El programa, desarrollado por 14 expertos, comparte metodologías y ejemplos prácticos de evaluaciones en diversos escenarios clínicos que impactan en el proceso educativo y en la atención de los pacientes.

Con una duración de cuatro semanas y disponible únicamente en la plataforma Coursera, está orientado a formar a docentes, estudiantes y profesionales de la salud en conceptos y aplicaciones para la evaluación en escenarios clínicos a partir de los principios del aprendizaje centrado en el paciente.

Consta de cuatro módulos: Educación médica y evaluación; Evaluación de la competencia clínica centrada en el paciente; Calidad de la Evaluación en escenarios clínicos; y El papel de la realimentación en la evaluación clínica.

Puebl@Media
Ciudad de México
Martes 24 de marzo de 2020.


La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) anunció que a partir de mañana comenzará con la suspensión paulatina de clases en sus diferentes campus por el coronavirus. En un comunicado de prensa que difundió hoy lunes, dijo que ante la contingencia por el Covid-19 buscará que a partir de este fin de semana, la suspensión de actividades sea total.

"Con el propósito de continuar protegiendo a nuestra comunidad y de disminuir el impacto de esta situación en las tareas sustantivas de nuestra universidad, se ha decidido iniciar a partir de mañana, martes 17 de marzo, la suspensión paulatina y ordenada de las clases en nuestros diferentes campus, con vistas a que el próximo fin de semana la suspensión de clases sea total".

Se buscará contar con el equipo básico de higiene y prevención para reducir al máximo posible las condiciones de contagio de la nueva enfermedad.

Serán las autoridades de cada escuela y facultad, así como a los titulares de las demás entidades académicas, determinar los tiempos y las modalidades específicas para cada comunidad.

"En todos los casos se prestará especial atención a que la interrupción de actividades académicas presenciales no cancele la posibilidad de los alumnos de cumplir con los estudios que el ciclo escolar demanda, por lo que se propiciarán las condiciones para facilitar las labores de enseñanza-aprendizaje desde los domicilios".

Las universidades La Salle e Iberoamericana, y el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) se sumaron a la suspensión de actividades para prevenir los contagios por Coronavirus 2019.

A partir de mañana martes en la Ibero se suspenderán las clases presenciales, los servicios de biblioteca y áreas deportivas en la Iberoamericana. Los maestros y administrativos trabajarán hasta el 20 de marzo para establecer las condiciones para dar continuidad a las clases, y conducir el trabajo a distancia.

No será obligatorio presentarse a trabajar para las personas que son población de riesgo, es decir que son mayores de 60 años, mujeres embarazadas o personas con alguna enfermedad crónica.

"La universidad ha reforzado sus medidas de higiene en todo el plantel. Es responsabilidad de todos seguir las acciones de higiene personal recomendadas por la autoridad sanitaria".

En Lasalle se tomarán medidas similares, pero los trabajadores administrativos y de limpieza sí tendrán que trabajar con regularidad; mientras que los docentes recibirán instrucciones directas de sus jefes.

Notimex
Ciudad de México
Lunes 16 de marzo de 2020.


En días recientes, la Universidad Nacional ha sufrido una embestida creciente en varios de sus planteles por parte de personas cubiertas del rostro que, amparadas en la legitimidad de la exigencia del cese de la violencia de género, intentan a toda costa paralizar las actividades académicas.

Hoy, una vez más, también la Rectoría fue vandalizada por estos grupos, los cuales arremetieron contra los vidrios de la fachada, hicieron pintas y prendieron fuego a la puerta principal del edificio poniendo en riesgo la integridad física de decenas de personas que ahí laboran.

Se trata de grupos violentos que se presentan en los planteles escolares, armados con mazos, picos, varillas y artefactos explosivos como petardos, para intentar amedrentar a las comunidades. Buscan la confrontación directa. Insultan, jalonean e incluso vejan a aquellos que intentan persuadirlos. La provocación es abierta.

Tal es el caso de lo ocurrido la noche del viernes pasado en el plantel número 8 de la Escuela Nacional Preparatoria; esta mañana en la Facultad de Derecho y por la tarde, al término de un mitin frente a Rectoría.

La Universidad no puede aceptar, en modo alguno, el maltrato y la agresión contra sus profesores y profesoras, ni contra las alumnas y los alumnos que no comparten los métodos de las personas embozadas. En las escuelas existen amplias mayorías que quieren continuar con sus clases, que desean mantener las aulas y los planteles abiertos.

Las autoridades han respondido a todos aquellos planteamientos que las alumnas indignadas, no sin razón, han formulado a través de sus pliegos petitorios y están decididas a seguir propiciando espacios seguros y libres de violencia para las universitarias. La erradicación de la cultura machista solo se logrará con la participación de toda la comunidad.

Esta tarde, las autoridades de Rectoría recibieron un nuevo pliego petitorio, el cual será respondido con oportunidad.

Solo con los planteles abiertos y trabajando se podrá avanzar en el cumplimiento de los compromisos adquiridos.

Puebl@Media
Ciudad de México
Martes 4 de febrero de 2020.

Página 1 de 5

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter