• Existen dos tipos, la de impresos y de versiones digitales ilegales en internet: Quetzalli de la Concha, del grupo editorial Penguin Random House

• Cuando alguien compra en el mercado informal se convierte en patrocinador de actividades ilícita, sostuvo Kiyoshi Tsuru, socio fundador y director de TMI Abogados

• Continúan las actividades de la XLII Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería

La piratería editorial, poco a poco, de manera progresiva y como una enfermedad crónica, atenta contra la cultura nacional. Pero no sólo eso: cuando alguien decide adquirir un libro pirata financia a quienes no respetan el estado de Derecho, coincidieron en señalaron expertos de la industria editorial.

Al participar en la mesa redonda virtual “Piratería editorial”, que forma parte de las actividades de la XLII Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, Quetzalli de la Concha, gerente Legal y de Derechos de Autor del grupo editorial Penguin Random House, destacó que cuatro de cada diez libros que se consumen en el país son pirata, lo cual coloca a México en el primer lugar en venta de piratería de libro impreso.

Ese fenómeno, tolerado por el público y por las autoridades, ha ido creciendo exponencialmente. Hace 15 años dos de cada diez obras eran pirata; ahora ya son cuatro. Y eso tiene como consecuencia que el dinero por las ventas llega a la delincuencia organizada, y los autores, editores y casas editoriales que dan trabajo a más de 400 mil familias no reciben la remuneración que les corresponde.

Además, como público nos vemos afectados porque vamos matando lentamente a la industria editorial y al mercado legal de literatura en el país, remarcó la experta.

De la Concha aclaró que en este campo existen dos tipos de piratería: la industrial, es decir, de libros impresos que se encuentran en el mercado informal; así como versiones digitales ilegales en sitios pirata de internet.

En el primer caso, redes de la delincuencia organizada hacen tirajes de 20 mil o 30 mil ejemplares, y con ello lavan dinero de otras actividades que llevan a cabo, ya sea tráfico de drogas, armas o personas, así como  piratería de medicamentos, tabaco o alcohol.

Los libros que se ofertan en la vía pública o en los tianguis, son pirata. El público lector debe tener claro que no hay ninguna editorial que distribuya al mercado informal, y “para asegurar que no estamos comprando piratería hay que asistir a liberarías formalmente establecidas”, refirió Quetzalli de la Concha.

Añadió que los textos piratas pueden estar mal pegados, faltarles un capítulo, algunas páginas o estar encuadernados al revés, porque al delincuente le tiene sin cuidado la calidad de los ejemplares que vende, aunque de manera superficial parecen originales para engañar al comprador; y tampoco son tan baratos, a lo sumo 20 por ciento menos que un original.

Si compramos en el mercado informal está garantizado que estamos comprando piratería, y al hacerlo el dinero cae “en un sótano donde hay secuestrados, armas y drogas”. Así lo han evidenciado investigaciones a escala nacional e internacional. “Poner nuestro dinero ahí, es un suicidio colectivo”, calificó la expresidenta del Centro Mexicano de Protección y Fomento de los Derechos de Autor.

Para De la Concha la parte digital también es preocupante. Hay sitios de internet donde los usuarios pueden bajar libros “gratuitos”, cuando en realidad el objetivo es obtener información de sus datos personales y lucrar con ellos, o donde pueden ser víctimas de un hackeo en sus computadoras, junto con las cuentas bancarias, fotografías y el resto de la información que contenga el dispositivo. Peor aún, se engancha a menores de edad, lo cual puede llevar a otros ilícitos “escalofriantes”.

El consumo de contenidos ilegales en la red alcanza el 48 por ciento, según datos del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial. En 2020, con la pandemia, la lectura en pantalla creció 40 por ciento y la facturación de libros digitales sólo dos por ciento. Esto habla de la diferencia abismal entre el consumo legal e ilegal, destacó Quetzalli de la Concha.

Por ello, hizo un llamado a adquirir de manera legal los libros en cualquiera de sus formatos, y así proteger a los autores, “oxígeno intelectual y cultural para nuestro país y nuestra sociedad”.

En la mesa moderada por David García Escamilla, director editorial de la División Comercial Infantil y Juvenil de Penguin Random House, Kiyoshi Tsuru, socio fundador y director de TMI Abogados, recalcó que el acervo cultural de una nación es lo más importante que posee; es la manera en que se expresa el espíritu de un pueblo. “Y la forma de premiar a quienes nos regalan su poesía y prosa, es la propiedad intelectual”.

Los lectores, usuarios de internet o jugadores de videojuegos son también inversionistas, y pueden elegir dónde poner su dinero: en el mercado formal o informal. Cuando se deciden por la segunda opción, recalcó, se convierten en patrocinadores de actividades ilícitas que ponen en peligro el tejido de la sociedad.

“Cada vez que ‘bajo’ un libro o un videojuego pirata, me expongo a mí, a mi familia, a mis compañeros de trabajo, a la empresa para que la trabajo y afecto a todo el país”, subrayó.

Al hacerlo le damos acceso, por una puerta trasera, a delincuentes organizados y “mi dispositivo puede acabar siendo el blanco de un ataque cibernético que puede pegarle al sistema de pagos electrónicos del país o difundir un virus que ponga en riesgo a una organización o a la sociedad”.

Para los problemas que suceden en el ciberespacio también hay soluciones que provienen de ahí. En ese sentido, Kiyoshi Tsuru aconsejó a los autores migrar a la nueva etapa evolutiva de protección del derecho de autor en el entorno electrónico.

Puebl@Media
Ciudad de México
Domingo 21 febrero 2021.


• La conducta delictiva cambia de modalidad, lo que provoca que el legislador nunca la alcance: José Antonio Álvarez León

• Para evitar ser víctima sugiere modificar contraseñas, no compartir datos personales y evitar ingresar a páginas de venta de armas o drogas, por ejemplo

• En la FES Acatlán se realiza un estudio en materia de ilícitos en el ciberespacio


A la par de los avances tecnológicos la delincuencia cibernética genera constantemente diferentes formas de operar, por lo que pequeñas variaciones pueden provocar que los ilícitos tengan mayor movilidad que incluso el Derecho o la sociedad, lo cual ocasiona que su detección sea más compleja, advirtió José Antonio Álvarez León, profesor de carrera adscrito al área de Posgrado en Derecho y Política Criminal de la FES Acatlán de la UNAM.

Al ingresar a la red, dijo, el usuario está expuesto a diversas circunstancias o modalidades típicas que pueden ser previsibles por la ley para salvaguardar el bien o advertir “el no hacer” a quienes quieren disminuir la seguridad o dañar un bien jurídico.

“La normatividad digital nos plantea que estar en riesgo es la posibilidad de que los bienes tutelados puedan ser vulnerados de forma exponencial respecto a la protección que se brinda. Los riesgos también se relacionan con las formas de actuar de las personas ya sea por ignorancia, falta de pericia, exceso de confianza o descuido, vulneran su identidad e información digital. Así se ubican las personas en estado de vulnerabilidad”, aclaró.

Respecto al estudio que realizan en la FES Acatlán en materia de movilidad de delito en redes, el universitario destacó que se refiere a la etiología delictiva, su crecimiento y desarrollo, y la multiplicación de las circunstancias para su realización en el espacio digital; en función de las medidas preventivas todo lo van “alcanzando”, es decir, el delito se modifica cuando las formas de control legal detectan los caminos para su realización.

Cuando hay control preventivo o de combate al delito digital en forma eficiente, aseguró, éste se fragmenta de tal manera que la conducta delictiva cambia de modalidad, lo cual provoca que el legislador no la alcance nunca. En términos jurídicos significa que cuando algo se tipifica, la forma comisiva varía de muchas formas en el hacer digital para evitar el encuadramiento legal, situación que genera la imposible imputación.

“Supongamos que alguien denuncia un fraude ante la ley, la víctima debe describir el modus operandi del delincuente, por ejemplo el robo de contraseña, y cuando los representantes de la ley detectan la operación delictiva y buscan capturar al delincuente, éste cambia la forma de actuar a través de una variación tecnológica o de identidad, de tal suerte que persiste el robo de identidad, pero lo disfrazan o combinan con otro delito; esto hace que multipliquen sus rastros generando confusión”, explicó.

Comentó que la investigación se encuentra en etapa inicial y abarca delitos convencionales como robo, fraude y trata de personas bajo la modalidad cibernética. Se busca comprender la velocidad tecnológica con la que realizan los delitos y cómo podría darse la posibilidad de que una variación típica se considere la actividad sustancial primaria del ilícito, con el fin de que las personas puedan tener un halo de seguridad y se sientan respaldadas ante la ley, porque actualmente esto no existe.

“En México existe normatividad en término de leyes sustantivas, penales y especiales que regulan las actividades que se realizan a través del ciberespacio, así como ciberpatrullaje y otros instrumentos de carácter público desde el control penal del Estado para atender a víctimas de ciberdelitos. En esta materia contamos con controles públicos, privado e individuales, pero hay mucho por hacer en la medida que haya avances tecnológicos”, puntualizó.

Tendencias en ciberseguridad

De acuerdo con el experto en Política Criminal y Seguridad Pública, los datos guardados a través de nuestros dispositivos o el uso del ciberespacio es el primer plano de riesgo al que una persona está expuesta y que puede ser vulnerado.

A partir de lo anterior se derivan otras modalidades como apropiación de bienes (desvió de dinero en cuentas), chantaje, suplantación de la persona, fraudes (el de mayor incidencia en la actualidad) y algunas más riesgosas que conectan a una persona con una gama de delitos que no se conocían en el espacio digital y que hoy se pueden vincular a las personas prácticamente a través de actividades electrónicas supeditadas a la información que el usuario coloca en el ciberespacio (como la trata de personas).

Aseveró que las estrategias de prevención en el ciberespacio constantemente están sujetas a imponderables, pero su progreso lineal es importante porque el ser humano depende cada vez más de la tecnología en la cotidianeidad y es necesario saber estas medidas para enfrentar a la delincuencia en este medio.

“Para no ser víctimas del ciberdelito se ubican dos rubros preventivos: uno público y otro privado, pero ambos coinciden en que antes de hacer algo es necesario conocer, capacitarse y preguntar. Es bueno cambiar las contraseñas y en caso de ver movimientos extraños, reportarlos; manejar datos personales en el contexto de la privacidad y no compartirlos, así como evitar relacionarse con actividades delictivas, como ingresar a páginas de venta de armas o drogas”, sugiere Álvarez León.

El especialista consideró que la información cibernética siempre debe estar resguardada, y en caso de ciberdelito reportarlo a las unidades especializadas de las fiscalías o policía para iniciar la investigación.

“Las aplicaciones son herramientas que nos dan nuestros proveedores, pero su uso resulta un poco más complejo para algunas personas de edad media hacia adelante y se necesita de apoyo y capacitación; pero los más jóvenes requieren aprendizaje articulado en la enseñanza a temprana edad respecto del uso y manejo de las nuevas tecnologías e involucramiento del sujeto en su protección, lo que generará procesos de contención del crimen”, concluyó.

Puebl@Media
Ciudad de México
Viernes 15 de enero de 2021.


• No es un cuerpo peligroso: Dolores Maravilla Meza, del IGf

• Existen aproximadamente 3.5 millones de Objetos Cercanos a la Tierra, señala Joel Castro Chacón, del IA

Es casi nula la posibilidad de que el asteroide 2009 JF1 impacte con la Tierra en mayo de 2022, pues tiene un 0.02 por ciento de posibilidades de llegar a nuestro planeta, señalaron expertos de la UNAM quienes refirieron que su tamaño es pequeño, ya que mide de 15 a 17 metros y viaja a una gran velocidad de 23.92 kilómetros por segundo.

“No hay una certeza de que vaya impactar a la Tierra, hay una probabilidad bajísima, de 0.02 por ciento”, aseguró Joel Humberto Castro Chacón, catedrático Conacyt adscrito al Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM en Ensenada, Baja California.

Aclaró que cualquier objeto que cruce la órbita de la Tierra es considerado “potencialmente peligroso”, porque se puede llegar a acercar al planeta en algún momento.

“Son peligrosos porque la predicción de su órbita no es cien por ciento correcta, ya que puede tener un desvío y alejarse o acercarse más a la Tierra. Esto se debe a efectos en el espacio que desvían los objetos, como los tirones gravitacionales”, indicó.

María Dolores Maravilla Meza, investigadora del Instituto de Geofísica (IGf) de la UNAM, señaló que el asteroide 2009 JF1 no chocará contra la Tierra, y aclaró que la información quizá salió de un sistema de monitoreo que tiene la NASA, llamado Sentry, de donde se interpretan datos sobre asteroides que pueden impactar al Globo Terráqueo en los siguientes 100 años.

“En el caso del asteroide 2009 JF1 la probabilidad de que impacte es bajísima. Realmente no es un cuerpo peligroso y está ubicado en la escala de cero, o sea, sin peligro”, aclaró.

Los asteroides, junto con los cometas, son Objetos Cercanos a la Tierra (NEO, por las siglas en inglés de Near Earth Object) y, según predicciones teóricas, existen aproximadamente 3.5 millones de ellos. “Alrededor de 25 mil están clasificados, así que la mayoría no sabemos a dónde andan”, reveló Castro Chacón.

Insistió en que no hay una predicción exacta de este tipo de objetos tan pequeños y que reflejan poca luz, porque es muy difícil observarlos. “Entre más veces se observan, es mejor la predicción que podemos tener. Ahora tenemos una trayectoria en una zona muy grande donde puede estar el objeto, pero es una región más grande que el tamaño de la Tierra”.

Reservorio del origen del Sistema Solar

Los cuerpos menores del Sistema Solar, que son los asteroides y cometas, se han vuelto muy importantes en lo que va del siglo XXI por que la humanidad sigue interesada en saber cuál es su origen y el del Sistema Solar, comentó Maravilla Meza.

“Se sabe que contienen material primigenio, que viene de la nube protoplanetaria. En el caso del Cinturón de Asteroides ya se tiene conocimiento de qué elementos o minerales los forman. Los asteroides son un gran reservorio para estudiar el origen y formación de nuestro Sistema Solar”, añadió.

Puebl@Media
Ciudad de México
Lunes 11 de enero de 2021.



• El crecimiento de la mancha urbana provoca la pérdida de su espacio y afecta el proceso de polinización

• María del Coro Arizmendi, directora de la FES Iztacala, llama a sumarse a esta tarea

Al igual que las abejas y los murciélagos, los colibríes realizan una función ecológica importante en la conservación de los ecosistemas por tratarse de una especie polinizadora; aunque no se encuentra en peligro de extinción, está perdiendo su hábitat.

Esta situación se presenta de manera particular en las grandes ciudades por la urbanización masiva que provoca desequilibrios naturales.

En México existen más de 50 especies de las cuales 19 se aprecian en la Ciudad de México, en particular en los jardines artificiales que la UNAM instaló en algunas entidades universitarias, así como en diversas escuelas de la capital mexicana y del Estado de México, con el apoyo de la especialista en la conservación de aves, María del Coro Arizmendi Arriaga, promotora del proyecto Jardines de Colibríes.

La directora de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala, explicó que la función de estos espacios naturales es promover la educación ambiental entre los ciudadanos y que participen en labores de restauración de su hábitat, además de contribuir a preservarlos; hasta antes de la pandemia, se crearon 90 espacios naturales en la Ciudad de México.

Recordó que el proyecto surgió como parte de la campaña de protección de polinizadores de América del Norte (NAPPC por sus siglas en inglés). En 2014 la FES Iztacala propuso la instauración del primer jardín con la finalidad de recrear su hábitat natural, incrementar la población y estudiar su comportamiento biológico.

Colaboración con la CDMX

Estos espacios se caracterizan por las plantas nativas que más atraen a esos polinizadores. María del Coro Arizmendi, junto con sus colaboradores, principalmente estudiantes, construyeron diversos jardines, entre ellos en los institutos de Educación Media Superior (IEMS) Iztapalapa, Iztacalco, Tlalpan, Álvaro Obregón y Milpa Alta.

Detalló que es fácil atraer a los colibríes con flores largas, tubulares, rojas, amarillas, moradas y rosas, algunas de las cuales les gustan a los colibríes son el mirto, aretillo, muicle, camarón, toronjil silvestre y lavanda.

En el IEMS 4 Iztapalapa, abundó, se puso en marcha la colibrí-terapia, estrategia terapéutica que busca fortalecer la estructura psicológica de los estudiantes para que sean más resilientes a la ansiedad, depresión, agresividad, así como al uso de drogas y embarazos no deseados.

Asimismo, indicó que impartieron un curso de capacitación sobre este tipo de jardines en la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México, y a partir de ahí se lanzó el programa Mujeres Polinizadoras, llevado a cabo en los Puntos de Innovación, Libertad, Arte, Educación y Saberes (Pilares) de las alcaldías Álvaro Obregón, Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero, Iztacalco, Iztapalapa, Tláhuac, Coyoacán y Xochimilco.
 
Como parte de esa iniciativa, se promueve que las mujeres de diferentes barrios adopten una extensión de tierra y formen un jardín para polinizadores como el colibrí, entre otros, además de sembrar plantas medicinales o alimenticias, indicó la directora de la FES Iztacala.

Recomendó colocar diversas plantas que aseguren la floración a lo largo del año, además de fuentes o un plato hondo con agua, para que la beban y se bañen; además colocar bebederos, de preferencia de vidrio –porque los plástico de baja calidad liberan sustancias tóxicas cuando se exponen al sol– con azúcar estándar o blanca diluida. Este recipiente debe lavarse al menos una vez por semana.

Resultados

Resaltó que la iniciativa incrementó el número de especies de colibríes, incluso el arribo de algunas que no venían a la ciudad. Por ejemplo, en Río Churubusco, donde colocaron salvia leucantha, una planta que les gusta, se observa un gran número de estas aves que arriban para comerla.

“Es cierto que estas aves van a todos lados, comen en tu jardín, en tu bebedero, pero necesitan también de árboles y hábitat para reproducirse; entonces, debemos conservar el hábitat natural y esa es la educación ambiental que estamos intentando hacer con la sociedad que nos pide información para realizar bebederos y jardines”, acotó.

Puebl@Media
Ciudad de México
Jueves 17 diciembre 2020.



• Expertos de la UNAM desarrollan una mutante que logra efectos alentadores


• Tratamos de mejorar la vida de las personas con esa enfermedad: Federico del Río, investigador del Instituto de Química

La doble mutante de la potente toxina del alacrán rojo de la India, llamada tamapina, que contiene su veneno, es capaz de inhibir la metástasis, es decir, la migración de algunos tipos de células cancerígenas, de acuerdo con los resultados obtenidos por científicos del Instituto de Química (IQ) de la UNAM. Por su relevancia, esa mutante se encuentra en proceso de patente.

Federico del Río Portilla, investigador del IQ, y su estudiante de doctorado, Marlen Mayorga Flores, refirieron que al modificar a la tamapina se produce el “bloqueo” del movimiento de las células malignas de 60 a 70 por ciento utilizando una concentración pequeña de la toxina del Mesobuthus tamulus, específicamente para ciertos tipos de cáncer: mama, piel y próstata.

El académico universitario explicó que el primer paso para que las células malignas se vuelvan metastásicas es que comiencen a migrar. Inicialmente se desarrollan en un órgano o tumor pequeño que luego crece; en la medida que pasa el tiempo pueden comenzar a moverse a otros sitios del cuerpo. Esa fase es la responsable de la muerte de las personas con cáncer.

Las células, detalló, tienen “poros” llamados canales iónicos, por donde se “alimentan”. De ese modo, por ejemplo, entran sales, como los iones de sodio, potasio o calcio, azúcar y otros nutrientes.

En la Universidad de Tours, Francia, colaboradores de los universitarios encontraron que algunos de esos poros, denominados canales SK, son importantes porque si se inhiben se evita que se produzca la migración de las células cancerígenas. Y la mutante de la tamapina, además de ser potente, cumple con esa función específica. Los investigadores del IQ encontraron un par más de estas mutantes con el mismo efecto, pero no tan efectivo como la doble mutante.

Marlen Mayorga, quien realizó una estancia de investigación en esa institución francesa, abundó: al salir de la célula los iones de potasio vuelven más negativo el potencial de la membrana celular; es decir, hay un cambio de voltaje entre el exterior y el interior de la célula. Por eso, otros canales iónicos, de calcio por ejemplo, tienen que abrir una “entrada” al interior celular y así compensar ese cambio de carga.

Dicho fenómeno, llamado de hiperpolarización, modifica el volumen de las células, lo cual facilita que migren. Pero en el momento en que se inhibe el canal iónico de potasio, en especial el SK3, no se da la hiperpolarización y por lo tanto la célula no migra, agregó la joven científica.

Federico del Río señaló: los canales iónicos SK3 están asociados a ciertos tipos de cáncer. “Sabemos que se generan en cáncer de mama, piel y próstata. Es decir, que esta toxina sería útil cuando las células cancerígenas tengan esos canales, que son el blanco de la mutante de tamapina”.

Mayorga Flores hizo experimentos para determinar si las toxinas, además de bloquear esos canales eran capaces de atacar a las células malignas. “No vimos un efecto citotóxico, pero sí una clara inhibición de la migración de líneas celulares que son altamente metastásicas”.

Del Río Portilla señaló que para mejorar el efecto de la toxina y obtener las mutantes se utilizó resonancia magnética nuclear e ingeniería genética. “La tamapina bloquea excelentemente el canal iónico SK2, que no tiene tanta importancia en cáncer; otra, la silatoxina, bloquea mejor a SK3, que sí es importante. Entonces hicimos que la primera se pareciera a la segunda. Logramos que tamapina se convirtiera en el mejor bloqueador de canales SK3 que, hasta hoy, se ha reportado a partir de un producto natural”.

La modificada se mejoró siete veces hasta comenzar a lograr la inmovilidad de las células cancerígenas. “Los resultados nos hacen pensar que si la modificamos un poco más, se puede obtener un mejor fármaco. Si aumentamos la concentración de la mutante de tamapina esperamos que disminuya la migración de células metastásicas aún más allá de 60 o 70 por ciento”.

Las pruebas aún continúan, ya que también se pretende mejorar el bloqueo sobre el canal SK3. “En este momento, la mutante inhibe prácticamente igual a los canales SK2 y SK3, pero queremos volverla más selectiva y que se dirija a los canales que han mostrado tener efecto en la movilidad de las células cancerígenas de un órgano a otro”, refirió del Río.

Mientras tanto, los científicos ya verificaron que la mutante de tamapina no tiene efectos citotóxicos sobre células que no poseen los canales iónicos SK3.

La siguiente fase de la investigación es, como en cualquier otro fármaco, llevar a cabo las etapas preclínicas y clínicas para comprobar su correcto funcionamiento. “Estamos en el punto de mejorarla y de comenzar pruebas en modelos animales en colaboración con investigadores mexicanos”.

Ese sería el siguiente paso, junto con la obtención de la patente nacional, proceso que comenzó en septiembre pasado. En el registro se incluyó al equipo francés de la Universidad de Tours, dedicado al estudio de la metástasis y la implicación de la modulación de los canales iónicos para detener este proceso cancerígeno. “Nosotros propusimos el modelo y ellos lo han desarrollado y nos han apoyado de manera impresionante”, reconoció el científico.

Los resultados de esta investigación (publicados en una revista de la American Chemical Society, la Medicinal Chemistry Letters, en julio pasado) son alentadores.

No obstante, “debemos poner los pies en la tierra porque la obtención de un medicamento tarda mucho tiempo. Creemos que podemos inhibir la metástasis, pero debemos ir con cautela. No queremos generar falsas esperanzas para un futuro inmediato, pero sí estamos tratando de mejorar la vida de las personas con esa enfermedad”, finalizó el científico.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Viernes 20 noviembre 2020.


• En casa se difuminaron los límites: Jesús Felipe Uribe, de la Facultad de Psicología de la UNAM

• El homeoffice podría dejar al descubierto información confidencial y generar conflicto de intereses

El hogar ya no es lugar de refugio y descanso del ajetreo diario en los centros laborales y educativos; la pandemia lo ha convertido en espacio público, oficina y escuela, donde los límites y jerarquías se han diluido, generando estrés al interior de la familia, indicó Jesús Felipe Uribe Prado, investigador del Posgrado de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM.

Así, han surgido debates sobre qué labores son más importantes: las del niño en educación básica, las del universitario, las del trabajo del papá o de la mamá, cuando todos deberían tener la misma importancia, afirmó.

Los límites también se han visto afectados, y la gente se pregunta “hasta dónde mostrar la casa o hasta qué momento el perro tiene derecho a ladrar, porque está en proceso una videoconferencia o videollamada”, detalló.

Al participar en el programa la UNAM Responde, Uribe Prado subrayó que con el trabajo en casa (homeoffice) se enfrentan retos como la ciberseguridad. Pero, ¿de quién depende la seguridad de la información?, ¿de mi empresa o de mi hogar?, “eso se vuelve un problema porque el trabajador podría manejar información confidencial desde casa, que podría ser escuchada por cualquier persona y representar un conflicto de intereses.

Estrategias para reducir el estrés

Desde la década de los 80, la Organización Mundial de la Salud y las secretaría del Trabajo y de Salud definieron que un trabajador puede enfermar por razones físicas (accidente), químicas, al estar expuesto a un compuesto biológico (virus) o a factores psicosociales.

Entonces no existía la COVID-19, “pero hoy aplica”. En 2018 se introdujo el concepto de factores de riesgo psicosocial en la Norma 035, que incluye el ambiente de trabajo, “y ahora la pandemia ha venido a colocar al trabajo en casa como parte del ambiente laboral”, precisó.

Para enfrentar esta situación, el experto consideró necesario estar conscientes del peligro de la pandemia, de los cuidados que debemos tener y valorar más la salud, la alimentación y el ejercicio.

“Es necesario que la gente sea resiliente y logre superar los problemas que enfrenta en estos momentos, pero no tenemos por qué hacerlo solos; aprovechando las herramientas informáticas y de comunicación, podríamos acompañarnos de amigos, familia o grupos de apoyo, porque todos juegan un papel importante”.

Además, recomendó tener una agenda similar a la del trabajo, pero en casa: respetar horarios laborales, de descanso, divertirse, alimentarse bien, hacer ejercicio y socializar con la familia.

“Con resistencia, flexibilidad adaptación, aprendizaje y conciencia de lo que implica la salud en tiempos de crisis, saldremos adelante”, finalizó Uribe Prado.

Puebl@Media
Puebla, México
Viernes 4 de sept. 2020.


• Liliana Navarrete fue reconocida en los Sony World Photography Awards, con una imagen de Ciudad Universitaria

• En el concurso participaron 350 mil fotografías provenientes de 63 países

Con una imagen de Ciudad Universitaria, teniendo como fondo la Biblioteca Central, Liliana Navarrete, alumna de la Facultad de Arquitectura (FA) de la UNAM, obtuvo uno de los Sony World Photography Awards, en la categoría Open, subcategoría Nacional.

Su fotografía es una de las triunfadoras de entre 350 mil provenientes de 63 países, y será incluida en la exposición anual del certamen, en una galería de Somerset House, en Reino Unido.

“Debido a la emergencia sanitaria por COVID-19 no ha habido ceremonia de premiación, que sería en Londres, y aún no hay fecha para la exhibición, que consta de los trabajos de 63 países en la categoría Nacional, incluido México; además, se hace una gira mundial para exponer las fotos”, comentó la estudiante de octavo semestre.

Arquifotografía

“Es complejo fotografiar un inmueble como la Biblioteca Central, porque todos conocemos la típica imagen de frente, o con la Torre de Rectoría de fondo. El día que la tomé esperaba una calificación, y sentada en el pasillo del último piso del edificio de la facultad me percaté que la Biblioteca resaltaba, parecía como si flotara a esa altura”, recordó Liliana Navarrete.

“En la imagen se relacionan la arquitectura y la fotografía, es un equilibrio. Mis fotografías casi siempre son espontáneas, es cuestión de ser observadora y estar atenta a lo que pasa a tu alrededor”, dijo.

Éste es el primer concurso en el que triunfa. Está a punto de terminar su licenciatura, y la foto es su pasatiempo. “He tomado cursos, pero realmente lo que importa es la práctica y la observación”.

Certamen

Los premios, en su edición 13, se dividen en cuatro concursos principales: Professional, para fotógrafos que compiten con varias imágenes; Open, para una sola imagen; Student, para instituciones académicas; y Youth, para fotógrafos de entre 12 y 19 años de edad.

La categoría Open, donde compitió Liliana, tiene como objetivo descubrir imágenes que expongan el mundo que nos rodea, además de brindar una oportunidad a los fotógrafos cuyas obras nunca se verían de otra manera, indicaron los organizadores.

Los ganadores reciben premios que van desde un equipo fotográfico hasta la muestra de su trabajo en el libro de ganadores y en la exposición anual de los Sony World Photography Awards, en Londres.

Puebl@Media
Ciudad de México
Viernes 31 de julio de 2020.


• Es necesario impulsar el consumo de lo que se produce en el país: Elena Lazos Chavero, del IIS de la UNAM

• Monocultivos implican pérdida importante de productos alimentarios, dijo

Deforestación, erosión de suelos, cambio climático, pérdida de agrobiodiversidad, falta de mercados justos, migración de jóvenes y violencia, son algunos de los principales problemas que amenazan al campo mexicano, afirmó Elena Lazos Chavero, del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UNAM.

A ello se suma la falta de integración de políticas agroalimentarias, además de las vulnerabilidades político-culturales y socioambientales, acumuladas por décadas, dijo.

Desde hace 50 años, el campo mexicano pasa por crisis continuas y profundas, que han deteriorado el bienestar de la mayor parte de las familias campesinas e indígenas. Estas dificultades estructurales se agudizan por los eventos hidrometeorológicos extremos.

“La variabilidad climática y el registro cada vez más constante de sequías o de huracanes es una situación preocupante, y este panorama hace aún más frágiles a los pequeños y medianos agricultores, porque pierden el fruto de su trabajo, su inversión e incluso la tierra”, puntualizó Lazos Chavero.

Estos factores socioambientales, económicos y políticos, han llevado al empobrecimiento extremo de estas comunidades, con la subsecuente migración de los jóvenes, que buscan un trabajo estable y seguro. “Entonces, se pierde la mano de obra familiar, se origina un envejecimiento de la población del campo y se provoca la venta de tierras”, alertó.

Escaso apoyo

Para enfrentar esa situación, es necesario coordinar directrices ambientales, agroalimentarias (desde la producción hasta el consumo), de bienestar y salud, y que éstas sean el pilar de desarrollo para los pequeños y medianos productores, remarcó la universitaria.

También, se deben impulsar economías solidarias bajo alternativas comunitarias, tener un mercado que remunere justamente y brinde prosperidad a los agricultores, e incitar a los consumidores para que adquieran productos de los campesinos.

Sin embargo, en los últimos sexenios los grandes productores, principalmente los maiceros, han sido beneficiados con créditos y subsidios, mientras que “a los pequeños se les dio sólo asistencialismo social, por considerarlos familias pobres, y no cultivadores de la tierra con gran potencial para el país”, señaló.

Ha sido un grave error, porque ellos desean producir, pero necesitan políticas que les garanticen mejores precios para sus cultivos, y apoyos mediante programas que restablezcan los ciclos de fertilidad de los suelos (arruinados por el uso excesivo de agroquímicos) y la agrobiodiversidad, resaltó.

Agrobiodiversidad

Lazos Chavero, quien coordina un proyecto del Programa de Apoyo a Proyectos de Investigación e Innovación Tecnológica, bajo ese eje, refirió que en el caso del maíz blanco, principalmente para el consumo humano, alrededor del 35 por ciento que se cosecha proviene de grandes productores (con superficies mayores a 50 hectáreas), y de 50 a 65 por ciento de pequeños y medianos agricultores (con extensiones de cinco a 50 hectáreas) de Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Puebla, Tlaxcala y Jalisco, entre otros.

Asimismo, recordó que antes había gran agrobiodiversidad, pues además de múltiples variedades de maíces, se sembraban frijoles, chiles, calabazas y tubérculos; ahora hay monocultivos, lo que implica una pérdida importante de productos alimentarios, y con ello un debilitamiento en el control de las semillas por parte de los pequeños y medianos agricultores.

“Los consumidores también tenemos un papel importante, pues se nos olvida lo que cuesta producir una tortilla; no pensamos en el esfuerzo, trabajo, organización y conocimientos que hay detrás de una taza de café, de un chocolate o de cualquier producto que consumimos diariamente”.

Por ello, reiteró, es imperioso adquirir alimentos mexicanos cultivados por pequeños y medianos agricultores. “Si adquirimos un kilo de arroz barato, producido en Asia, no sabemos en qué condiciones se produjo ni la calidad nutricional, y además traicionamos a nuestros agricultores. Urge un cambio sociocultural”.

Por último, Elena Lazos consideró que, si dejamos de usar agroquímicos, los cuerpos de agua se recuperarán de la contaminación y la calidad de los comestibles mejorará.

Puebl@Media
Ciudad de México
Viernes 17 de julio de 2020.


• Se trata de un racismo estructural que se remonta a las etapas esclavistas del siglo XVI

• En la actualidad, los cánones de la belleza occidental imponen el pelo liso: Metztli Molina Olmos, de la FFyL de la UNAM

La presión social hacia mujeres con cabello afro es un racismo estructural, proveniente de las etapas esclavistas del siglo XVI, que continúa hoy en Latinoamérica y en otras partes del mundo, afirmó Metztli Molina Olmos, de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) de la UNAM.

Al hablar de los avances de su estudio “El pelo afro no se toca: resistencia desde el activismo estético”, la integrante del Colegio de Estudios Latinoamericanos recordó que desde entonces se daban azotes y se trasquilaba a quienes expusieran su cabello, porque incomodaba a los demás.

Se trata de una corporalidad negada, pues los cánones de la belleza occidental indican una piel clara y el pelo liso, y quienes no los tengan sufren presión social y violencia, dijo.

“Todo lo que no se parezca a lo blanco y liso es raro, exótico, extravagante, y por eso a las mujeres con cabellos retorcijados se les intenta tocar la cabeza, y eso es violencia hacia los cuerpos y el espacio personal”, advirtió.

Historia en círculos

La prohibición del cabello afro en las leyes de trata de personas (a partir del siglo XVI) llegó a tal grado, que surgieron algunas legislaciones al respecto, para que fuera trasquilado, resaltó Molina Olmos.

“Como referente tenemos en Estados Unidos la ‘Ley de Negros’, de 1735, en Carolina del Sur, de los primeros estatutos que especificaban el tipo de vestimenta que los afroamericanos debían usar. En 1785 se implementó una en Luisiana, que estipulaba el uso de turbantes o pañuelos (sólo blancos o grises) en la cabeza para que las mujeres no mostraran su cabello”.

Estos pañuelos eran usados por empleadas domésticas, campesinas, las esclavizadas… “todo esto deriva en una corporalidad negada, porque parte de su cuerpo no podía ser utilizado, ni siquiera tener una representatividad, porque estaba prohibido mostrarlo”, remarcó.

Comunicación capilar

Tanto el pelo afro como los turbantes tuvieron un proceso en el que se volvieron “símbolo de identidad propia y comunitaria”, ante una sociedad que les decía que tenían que usarlo porque eran esclavas, alisarse el cabello o estar acorde a los parámetros estéticos occidentales.

“El turbante tiene muchas denominaciones, depende de sus usos utilitarios y simbólicos; se crearon en el crisol de la esclavitud y también dentro de las mismas comunidades. Por ejemplo, el nudo o moño a la derecha denotaba que la portadora estaba casada, a la izquierda que estaba soltera, en la parte de atrás que estaba viuda, en la parte de enfrente que iba de fiesta o que estaba de ‘rumba’”, describió.

Una página histórica más se dio con el movimiento Black is beautiful, nutrido por el movimiento de la negritud, en los años 60, donde surgió el peinado afro como un símbolo de resistencia. No es que antes no lo fuera o no existiera, pero se reivindica este movimiento a partir de portar así el cabello, porque a finales del siglo XIX a Estados Unidos llegaron los primeros “desenrizadores”, que eran como cremas para alaciarse el cabello.

Black is beautiful alentó a muchas mujeres para que ya no se lo alisaran, sobre todo porque en ese proceso utilizaban sustancias químicas que provocaba quemaduras en la cabeza.

Al día de hoy continúa la presión social contra el cabello rizado, reiteró Metztli Molina. Los cánones de estética establecen que debe ser liso, tanto en el trabajo como en la escuela; hay casos de mujeres que desde la niñez les practicaron el primer planchado de cabello a sus hijas, y no con un artilugio, sino con productos químicos.

Por ello, en Panamá surgió el “Día de las trenzas”, que se celebra cada 21 de mayo desde 2012, a raíz del caso de una señora que llevaba a su hija con trenzas y le prohibieron el ingreso al plantel, concluyó.

Puebl@Media
Ciudad de México
Jueves 9 de julio de 2020.


• Los antibióticos sólo funcionan contra infecciones bacterianas, y no se recomiendan para tratar COVID-19: Samuel Ponce de León
• Es relevante combatir la resistencia antimicrobiana, así como prevenir infecciones nosocomiales, señaló Enriqueta Baridó Murguía

Lograr la reducción de entre 20 y 50 por ciento de la prescripción de antibióticos, disminuir su uso en veterinaria y su utilización como promotores de crecimiento en la agroindustria, son objetivos del novedoso Plan Universitario para el Control de la Resistencia Antimicrobiana (PUCRA).

Creado por el Programa Universitario de Investigación en Salud (PUIS) de la UNAM, busca conocer el estado actual y evolución de este problema en aislamientos clínicamente relevantes, explicó Samuel Ponce de León Rosales, coordinador del PUIS.

Dentro de este proyecto se elaboró una red de vigilancia hospitalaria y un plan que mide la sensibilidad de antimicrobianos en sangre y en orina. Asimismo, se realizó un estudio de prescripción en los consultorios de farmacias, donde se detectó prescripciones incorrectas en más del 80 por ciento de los casos en consulta, detalló.

El también titular de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus consideró que en México el uso de antimicrobianos es excesivo, aunque no hay mediciones nacionales. “En la práctica médica su uso incorrecto y excesivo es la regla, por lo que es factible implementar estrategias de alto impacto e involucrar a la academia, industria, autoridad regulatoria, sector público, gobierno federal y público en general”.

La resistencia antimicrobiana es una emergencia global que crece en todo el mundo debido al abuso en el uso de antibióticos. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se producen más de 700 mil muertes en el mundo a causa de la resistencia a los antimicrobianos, y estima que para 2050 la cifra anual podría llegar a 10 millones.

Resistencia antimicrobiana y COVID-19

La resistencia antimicrobiana aumentará en el mundo con la pandemia de COVID-19, pues 90 por ciento de los pacientes recibe uno o más antimicrobianos de forma innecesaria o injustificada. Esa resistencia causa que la enfermedad que se intenta curar se prolongue y aumenta el riesgo de muerte, alertó Ponce de León.

Con este problema, los costos del cuidado a la salud se incrementan debido a estancias hospitalarias más prolongadas y con mayor gravedad.

Tras reiterar que la enfermedad del coronavirus implica un extraordinario problema por la sobreutilización de antibióticos, Samuel Ponce indicó que la forma más común de la resistencia antimicrobiana es la resistencia de las bacterias a los antibióticos, y si eso ocurre por la inadecuada prescripción o la continua exposición, el tratamiento se complica.

“Los antibióticos sólo funcionan contra infecciones bacterianas y no se recomiendan para tratar COVID-19; no obstante, es común que el SARS-CoV-2 curse con neumonía”, dijo al participar en el foro virtual “Resistencia antimicrobiana, el reto que viene”, organizado por el PUIS y la Asociación Mexicana para el Estudio de las Infecciones Nosocomiales (AMEIN).

Infecciones nosocomiales

Otro problema que se suma a la resistencia antimicrobiana son las infecciones intrahospitalarias o nosocomiales.

Se calcula que 1.4 millones de personas en el mundo contraen infecciones en el hospital, mientras que México registra 450 mil casos anuales de infecciones relacionadas con la atención sanitaria, lo que ocasiona la muerte de 320 personas al año por cada 100 mil habitantes, señaló Enriqueta Baridó Murguía, presidenta de la AMEIN.

Entre las causas más frecuentes de infecciones nosocomiales están las adquiridas en el sitio quirúrgico, neumonía asociada a ventilador, infecciones bacterianas asociadas a catéter e infecciones de vías urinarias por uso de sondas.

Baridó destacó la relevancia de combatir la resistencia antimicrobiana, así como de prevenir infecciones nosocomiales mediante la identificación de riesgos modificables, desarrollo de políticas hospitalarias, incorporación de mejores prácticas, educación y capacitación al personal médico y promover sugerencias del personal médico involucrado.

Puebl@Media
Ciudad de México
Miércoles 1° de julio de 2020.

Página 1 de 34

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Síguenos en Twitter