El titular de la CNDH afirma que el país no ha dimensionado bien este grave problema

La trata de personas en México, un país de origen, tránsito y destino de víctimas, no se ha dimensionado adecuadamente, afirmó el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez.

Al inaugurar el seminario internacional “La trata de personas en contextos de movilidad humana”, el ombudsman nacional dijo que no existe una adecuada identificación de nacionalidad de víctimas y no hay un registro sobre la asistencia, atención y protección que se les brinda.

“México se encuentra dentro de los 25 países con más víctimas de trata de personas con fines de explotación sexual y trabajos o servicios forzosos. Los grupos considerados más vulnerables a la trata de personas en México incluyen a las mujeres, niñas y niños, personas originarias de comunidades indígenas o rurales, y personas migrantes”, explicó.

En la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, González Pérez consideró que la falta de identificación oportuna es una situación que vulnera o propicia la violación de los derechos humanos de las personas.

Dijo que el no corregir estas situaciones ayuda a perpetuar condiciones estructurales que fomentan la falta de acceso a la justicia y la impunidad.

“La trata de personas implica la comercialización de seres humanos con fines de explotación, su equiparación a una mercancía u objeto que se utiliza o comercializa para obtener beneficios o lucros económicos”, aseguró.

González Pérez dijo que, si bien la forma más común de trata de personas tiene que ver con fines de explotación sexual, también sucede el trabajo forzoso, mismas que requieren de una atención urgente.

El Universal
Dennis A García
Ciudad de México
Viernes 10 noviembre 2017.


Tlaxcala. - El cuerpo de Jazmín Contreras López, desaparecida desde el pasado lunes 16 de octubre, fue localizado anoche con huellas de tortura en un cerro de San Cosme Mazatecochco, en Tlaxcala.

La joven de 19 años nunca llegó a su hogar del mismo Municipio, desde que salió a las 16:00 horas de su trabajo, informó su familia a medios de comunicación de la entidad.

Tras cuatro días de búsqueda, el Grupo Especializado al Combate del Delito de Secuestro de la Policía de Investigación encontró el cadáver de la mujer, quien, según la versión de sus allegados, estuvo plagiada.

La información de medios locales, como la agencia Quadratín, señala que los supuestos secuestradores pidieron cinco mil pesos a la familia para liberarla.

Aunque en Tlaxcala y Puebla han exigido la emisión de alerta de género tras los recientes feminicidios en esos estados, la Secretaría de Gobernación no lo ha hecho.

Reforma
Ciudad de México
Sábado 21 octubre 2017.


Eusebia N, de 26 años, se encargaba presuntamente de "enganchar" a menores para ser explotadas sexualmente en diferentes estados, informó la Policía Federal

Elementos de la Policía Federal detuvieron en Tlaxcala a Eusebia “N”, uno de los objetivos prioritarios de la Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas (FEVIMTRA) de la Procuraduría General de la República.
 
De 26 años de edad, la detenida se encargaba presuntamente de "enganchar" a mujeres menores de edad para ser explotadas sexualmente en diferentes estados.
 
La corporación informó que trabajos de investigación permitieron identificar su zona de operación en los estados de Querétaro, Tlaxcala y Michoacán, donde coordinaba la logística para convencer a las mujeres.
 
Indicó que en seguimiento a las labores de investigación iniciadas en abril del presente año y derivado de líneas de investigación fue posible que los efectivos federales ubicaran y detuvieran a Eusebia “N”, en Zacatelco, Tlaxcala, donde cumplimentaron la orden judicial en el domicilio de la ahora detenida.
 
La mujer, originaria de Querétaro, fue trasladada y puesta a disposición ante el Juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio del Centro de Justicia Penal Federal en el estado de Michoacán.

El Universal
Manuel Espino Bucio
Tlaxcala, México
Sábado 7 octubre 2017.


La joven fue capturada por su ex novio y fue obligada hacer cosas que no quería por tres años. Su primera noche fue forzada a tener relaciones con 30 personas

"La joven fue capturada por su ex novio y fue obligada hacer cosas que no quería por tres años. Su primera noche fue forzada a tener relaciones con 30 personas",
Pamela trata de atajar una lágrima que rueda por su mejilla y su mirada se pierde al recordar el día que disfrutaba un paseo por el zócalo de la capital poblana y un hombre la tomó por la espalda, al tiempo que le colocó un puñal en el cuerpo.

Con lujo de violencia la subió a un taxi y así llegó a una casa del municipio de Tenancingo, en Tlaxcala, donde comenzó su tortura física y emocional. Ese hombre era su ex novio, al que había abandonado porque le plantó una bofetada el día que ella se atrevió a mirar el aparador de un negocio, reveló El Universal.

La primera noche de explotación 30 hombres usaron su cuerpo, la desgarraron por dentro y por fuera; su padrote también abusó de ella. En la regadera se esfumaron sus lágrimas porque era el único lugar donde podía llorar por horas, narró con la voz entre cortada.

Durante tres años fue obligada a recorrer las calles de los estados de Veracruz, Tlaxcala, Puebla y finalmente llegó a la Ciudad de México, donde la obligaron a prostituirse en el barrio de La Merced. Todos los días entregó cuotas de entre 3 y 5 mil pesos y cuando no lograba reunir el dinero recibía golpes, aislamientos y la dejaban sin comer. En dos ocasiones sufrió abortos por los golpes recibidos.

Pamela relata que algunas ocasiones escuchó comentarios de la gente que pasaba por las zonas de tolerancia.

“Está ahí porque le gusta el dinero fácil”, decían, pero nadie sabía que era víctima de trata, afirma.
Elementos de la División de Investigación de la Policía Federal detuvieron en Tlaxcala a ocho integrantes de una red de trata de personas y rescataron a tres de sus víctimas.  Pedro Navajas, su martirio El “padrote” no tuvo clemencia de ella y para dejar claro su destino en los próximos tres años, le puso la película Pedro Navaja, cuyo personaje enaltece la actividad de un tratante de mujeres.

En tres secuencias del filme, Pamela, de entonces 20 años de edad, supo que sería obligada a ejercer la prostitución para mantenerse con vida, so pena de recibir golpes, hambre y vejaciones, además de provocar daños contra su familia, según las amenazas que vertía sobre ella Lino Flores Merino.

Ese hombre que durante tres meses la enamoró con festejos de cumpleaños con mariachi y banda de viento, ahora la tenía sometida en su casa de Tenancingo, Tlaxcala, cuna de los tratantes de mujeres y niñas, según investigaciones de las autoridades federales.

Elementos de la División de Investigación de la Policía Federal detuvieron en Tlaxcala a ocho integrantes de una red de trata de personas y rescataron a tres de sus víctimas. En el cuarto de encierro, con la familia de Lino como custodios, la joven vio correr la vida tormentosa que le esperaba. La película ilustraba con crudeza los golpes que propinaba Pedro Navaja a su víctima, una mujer hermosa que caminaba por las calles ofertando servicios de prostitución.

“Me puso la película de Pedro Navaja, me aventaba la ropa y me decía que así me iba a poner y que él sería el tratante”, contó Pamela Como parte del programa Corazón Azul contra la Trata de Personas, organizado por el gobierno de Tlaxcala para sensibilizar a las jóvenes y evitar que sean presas de los proxenetas.   

La salvación En 2012 una llamada anónima provocó la acción de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) en La Merced y Pamela fue una de las mujeres rescatadas de los proxenetas. Lino Flores fue procesado y sentenciado a 16 años de prisión en el Reclusorio Preventivo Varonil Oriente.

Pamela recibió atención sicológica y hace un mes concluyó sus estudios universitarios en Enfermería en la UNAM. Actualmente es voluntaria en la fundación Camino a Casa, en la Ciudad de México, dando pláticas a otras jóvenes víctimas.

El Universal
Ciudad de México
Domingo 20 de agosto de 2017.


A pesar de que el estado libró la semana anterior la Alerta de Violencia de Género federal, organizaciones denuncian que es un delito que sigue imperando y se debe trabajar para poder erradicarlo en la entidad
 
-El estigma que carga Tlaxcala como la entidad donde anida la trata de mujeres creció en el sexenio anterior (2011-2017) con la petición para activar la Alerta de Violencia de Género (AVG) por la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual, única solicitud en el país en ese género. Sin embargo, la petición no prosperó ante autoridades federales, que determinaron que hay avances en el combate a este flagelo.

Este pequeño estado de la República tiene 13 de los 60 municipios donde se desarrolla la trata de mujeres y de donde salieron algunos hombres que han sido detenidos en Estados Unidos por ser parte de redes internacionales, de acuerdo con la organización “Todos para todos”, impulsora de la alerta.

El sello de trata se acentuó en agosto de 2016 cuando organizaciones civiles pidieron activar la AVG y en noviembre de ese año el gobernador en turno, Mariano González Zarur, aceptó las recomendaciones emitidas por el grupo de trabajo de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), así como el lapso de seis meses para atender y cumplir con las recomendaciones. El plazo se cumplió el 24 de mayo, pero fue hasta hace unos días cuando la dependencia federal liberó al estado de esta alerta.

González Zarur se fue en diciembre y heredó la “prealerta” a Marco Mena Rodríguez, cuya administración trabajó a marchas forzadas para cumplir con las recomendaciones e inhibir la activación de la alerta. El pasado 5 de agosto, Tlaxcala evitó la declaratoria del órgano de la Secretaría de Gobernación, al considerar que la administración realizó acciones suficientes para comenzar a revertir las condiciones de violencia contra las mujeres.

Sin embargo, el Centro Fray Julián Garcés, organismo religioso que documenta casos de trata en el estado, consideró lo contrario y en su informe rendido el 24 de mayo —el día que venció el plazo en que la Conavim emitiría la alerta—, manifestó que las acciones de esta administración “no tienen la contundencia necesaria para enfrentar el delito”, y acusó una política de simulación.

En una investigación de campo el organismo documentó que las víctimas de trata se inhiben para denunciar porque en los últimos años fueron detenidos policías municipales o funcionarios vinculados con el delito de trata de mujeres. “Eso provoca desconfianza en las autoridades”.

Refiere que en los primeros cuatro meses de gobierno de Marco Mena Rodríguez y en los últimos dos de su antecesor, Mariano González Zarur, de 200 denuncias que se presentaron por casos de trata de mujeres 70% quedaron en actas circunstanciadas —a pesar de que el delito se persigue por oficio—, 30% como averiguaciones previas, y del total de denuncias sólo 6.5% alcanzaron sentencia.

En 2014, el centro realizó el Diagnóstico de percepción ciudadana sobre trata de personas en Tlaxcala, donde concluyó que el gobierno estatal simuló la investigación y persecución de lugares de explotación, pues expuso que el gobierno estatal públicamente había clausurado 264 establecimientos dedicados a la trata de personas, pero en la revisión de campo no existió un sólo lugar en el que se aplicara la Ley de Extinción de Dominio.

La petición de la AVG de agosto de 2016 consideró ocho de los 12 municipios enlistados por el Centro Fray Julián Garcés como refugio de tratantes, y sumó a los municipios de Apizaco, Chiautempan, Tlaltelulco, Ayometla y Axocomanitla. La alerta se había pedido para 13 de los 60 municipios del estado.

De acuerdo con la información proporcionada por el estado, la edad promedio de las mujeres víctimas en dicho periodo es de 23 años. Entre los 14 y 18 años fueron nueve víctimas; de 19 a 28 años 42 mujeres, y de 31 a 35 años se reportaron tres víctimas. También se registró una víctima de 46 años, otra de cinco años y de una más se desconoce su edad. Respecto al estado civil, se informó que en dos casos eran casadas, una era viuda y 54 eran solteras.

Finalmente se indica que en 2014 el estado destinó 5 millones 749 mil 614 para incrementar el conocimiento y el respeto de las mujeres y niñas; en 2015 se mantuvo el mismo presupuesto, pero en 2016 bajó a 5 millones 463 mil pesos. Para 2017 en el Instituto de la Mujer se presupuestaron 5 millones 515 mil 220 pesos.

El gobierno sostuvo que “la trata de personas tiene un alcance nacional e internacional, por lo que no es un problema exclusivo de esa entidad y su atención requiere de un trabajo más planificado y coordinado en el que participen los tres órdenes de gobierno y la sociedad en general para inhibir de modo más contundente este flagelo”.

El Universal
Justino Miranda, Corresponsal
Tlaxcala, México
Lunes 14 de agosto de 2017.


El tráfico de mujeres en México para la explotación sexual se ha vuelto el segundo negocio más lucrativo después del narcotráfico. La mitad de las víctimas son menores de edad.

Un padrote no puede tener corazón de pollo, ni mucho menos enamorarse. El amor nunca es bueno para el negocio. Asesina cualquier sentimiento. Un padrote es un tipo de sangre fría y de fácil verbo, que sabe trabajar con la necesidad ajena. Hipnotiza como serpiente. Conquista por los oídos. Promete el cielo y la tierra. Es capaz de robar, en pocos meses, los sueños de sus mujeres y transformarlas en esclavas sexuales de por vida.

Para ser bueno hay que nacer en casa de padrote. Debe saber que primero hay que enamorar, conquistar, deslumbrar, enganchar. Los mejores son de Tenancingo, Tlaxcala. Ahí están los meros meros. Se dice que el rey se hace llamar Santísima Verga. El oficio se hereda de generación en generación. Aprenden del padre el arte de dominar a toda la que le parezca buena para el negocio. Mientras más niñas mejor.

También son buenos empresarios. Cada un cuarto de hora ganan dinero. No le pagan a ninguna de sus sexoservidoras. Ellas sólo están para generar capital. Para ayudarles a salir de su maldita “pobreza”.

Un padrote no perdona a quien intente salirse de su harén. Ninguna puede ser más fuerte que él. Se muere si se va. Para no hacer más la calle, hay que entrenar a otras chicas. Enseñarles cómo usar un condón y atender 25 o 30 clientes diarios, cada 15 minutos.

Es además un hombre con el olfato entrenado para encontrar a la mujer perfecta: la más vulnerable. Tratarla con mucha sicología. Convencerla de que él también es un alma en pena. Resulta el mejor de los manipuladores. Como buen caifán, recluta a sus víctimas en los lugares más pobres, donde la necesidad es tan grande que una mujer puede ser vendida y comprada. Sobre todo, en las sierras, en las comunidades perdidas de Puebla, Oaxaca, Chiapas, Michoacán, Guerrero…

 Cifras del espanto

El tráfico de mujeres en México para la explotación sexual se ha vuelto el segundo negocio más lucrativo, después del narcotráfico, según informe de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y el Centro de Estudios e Investigación en Desarrollo y Asistencia Social (CEIDAS). Este fenómeno igual se vincula con la desaparición de féminas. Datos del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio exponen que en sólo nueves estados del país han desaparecido nueve mil 200 mujeres y niñas en los últimos años.

También resulta una de las mayores violaciones de los Derechos Humanos, una forma de esclavitud moderna y una de las caras más amargas de la violencia de género. El 82% de las víctimas en el país resultan ser mujeres y la mitad de ese porcentaje, menores de edad, según la Comisión Unidos contra la Trata.

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo, este negocio mueve más de 32 mil millones de dólares por año en el mundo, además de que más de 12.3 millones de personas sufren situaciones laborales similares a la esclavitud. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia también aporta cifras escalofriantes: cuatro millones de personas alrededor del mundo son víctimas de la trata, la mayor parte son niñas, niños y mujeres. En América Latina, dos millones de menores son explotados sexual, comercial o laboralmente.

El gobierno mexicano ha reconocido que este delito continúa extendiéndose por todo el territorio, donde ya existe una estructura muy bien montada para trasladar a mujeres desde Tlaxcala, Puebla, Veracruz, Chiapas, Tamaulipas, Baja California, Chihuahua y Sonora hasta distintas ciudades de Estados Unidos, y desde la frontera sur a México. Esta situación está confirmada por la Fiscalía Especial para los delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas.

Tenancingo, detrás de la pequeña muralla

Tenancingo pareciera otro pueblito perdido en la geografía mexicana, si no ostentara el título de “la capital de la trata de personas” de Norteamérica, concedido por el gobierno de los Estados Unidos. Según informe de su Departamento de Estado, “(…) es legendario en ambos lados de la frontera por la explotación sexual de mujeres y niños, personas de estados del centro y el suroeste de estados mexicanos y mujeres de antecedentes pobres de naciones centro y sudamericanas”, refiere su análisis.

Ubicado al sur del estado de Tlaxcala, le debe su nombre a la lengua náhuatl y significa “pequeña muralla”. Esa es la tierra natal de las familias más renombradas del mundo de los padrotes. Investigaciones del Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos han identificado como las más prominentes a la de los Romero, Guzmán, Notario, Rojas, Jiménez, Calderón, Flores, Zacatero y Carreto, quienes reciben la ayuda de pandillas locales conocidas como Los Negros, Los Romanes y Los Güeros.

De Tenancingo se cuenta que cuando muere un padrote se lleva a la tumba sus pertenencias más valiosas. También se dice que sus casas son disparatadas. Pueden tener tigres de bengalas, elevadores, gimnasio, sala de cine y piscina o ser un búnker subterráneo de hasta cuatro pisos y convivir con cerdos y gallinas. Hay hasta quien grabó en oro sus iniciales en el piso de la sala o edificó su morada toda de mármol.

Nadie ha podido descifrar con exactitud cuánto dinero puede ganar un padrote en este negocio. Se han hecho algunos cálculos. Documentos judiciales registrados ante cortes en Estados Unidos han dado algunas referencias de sus ganancias. Mujeres liberadas de las redes que ellos operan transfronteras, en ciudades como Houston, New Jersey y Miami, han confesado dar servicio hasta 40 clientes al día por 30 dólares cada relación. A la semana podrían ser unos 200. Al año podrían “producir” 288 mil dólares.

 Las reglas del juego

La magnitud de este negocio no sólo se entiende por la cantidad de dinero. También tiene un gran componente sociocultural. El antropólogo Oscar Montiel Torres ha realizado uno de los estudios más completos sobre esta problemática, que deriva hacia la esclavitud de personas para la explotación sexual, en pleno siglo XXI.

En su investigación Padrotes, Iniciación y Modus Operandi desnuda las herramientas psicológicas que utilizan estos proxenetas para enganchar a sus víctimas. Para Montiel, investigador del CIESAS, para ser padrote hay que pasar por cuatro pasos: aprendizaje inicial; enseñanza de estrategias de reclutamiento; autodisciplinamiento de la subjetividad del proxeneta (para “matar el sentimiento” como una forma de tomar distancia de la mujer que prostituye); y finalmente la adquisición de mecanismos de control físico y psicológico sobre las mujeres a su cargo.

“Esta chamba es como cualquier juego, por ejemplo, las canicas. En este juego, como en cualquier otro, si quieres ganar tienes que aprender bien las reglas y estar actualizado en las nuevas tecnologías para estar a la vanguardia”, le confesó uno de sus testimoniantes.

Rosi Orozco, presidenta de la Comisión Unidos contra la Trata, luchadora incansable contra la explotación sexual de mujeres y niñas, reconoce que aún son insuficientes las acciones para erradicar este problema en México, aunque no es el único que lo padece. El país es parte de toda una gran red de tráfico de personas que se mueve por distintas partes del planeta, reconoce.

Ella fue la impulsora de la Ley para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas de estos Delitos, la cual continúa vigente desde 2012. Lamentablemente la nueva legislación no ha puesto freno al fenómeno, aunque su organización ha podido ayudar a más de 170 víctimas a continuar con su vida.

Sobrevivir al infierno

Karla Jacinto es hoy una activista implacable contra la trata de mujeres y niñas. Ella fue violada 43 mil 200 veces después de haber caído en las manos de traficantes de personas. Tenía sólo 12 años cuando fue enganchada por un padrote de la comunidad de Zacatelco, en Tenancingo.

Por cada día de la semana debió atender unos 30 hombres. No importó incluso los meses más avanzados del embarazo de su primera hija.  “Ya hasta algunos clientes no querían estar conmigo, porque me veían muy panzona”, rememora ahora en las oficinas de la Comisión Unidos contra la Trata, donde desarrolla su activismo contra la prostitución infantil.

Karla reconoce que fue abusada desde que tiene memoria y que se sentía rechazada por su madre. “Vengo de una familia disfuncional. Fui violada y maltratada desde la edad de cinco años por un pariente”, cuenta.

A los 12 años prácticamente vivía en la calle y pudo ser blanco fácil con palabras amables. Recuerda que estaba en una estación del metro, esperando a unos amigos, cuando un niño que vendía dulces se le acercó y le dijo que alguien le estaba regalando un caramelo.

“Cinco minutos más tarde, un hombre mayor que yo me empezó a hablar y me dijo que era vendedor de autos usados. Fue muy afectuoso. Me contó que también había sido abusado cuando pequeño. Era bastante caballeroso. Una semana después me invitó a un paseo y me deslumbró cuando lo vi conduciendo un Firebird Trans Am de color rojo. Cuando vi el auto no lo podía creer. Estaba muy impresionada por tan grandioso auto. Fue emocionante para mí. Él me pidió que me subiera al auto para ir a varios lugares”, cuenta.

A Karla no le fue difícil irse con su “nuevo amigo”. Su madre no le abrió la puerta una noche cuando llegó un poco tarde a la casa. “Al siguiente día me fui con él. Por tres meses me trató muy bien. Decía que me amaba, me compraba ropa, me daba atención, me traía zapatos, flores, chocolates, todo era hermoso”.

Pero algo siempre era extraño para Karla. Su novio solía dejarla sola en su apartamento durante una semana y los primos llegaban con nuevas chicas. Cuando finalmente tomó valor para preguntarle en qué tipo de negocio estaban, él le dijo la verdad. “Ellos son proxenetas”, respondió.

“Unos días después me empezó a decir todo lo que tenía que hacer con los clientes, las cosas que tenía que hacer con ellos y por cuánto tiempo, y cómo tenía que hablarles para que me dieran más dinero”, recuerda Karla.

Ese fue el inicio de cuatro infernales años. La primera vez que fue forzada a trabajar como prostituta la llevaron a Guadalajara. Su primer cliente vestía una camisa a cuadros y era mucho mayor que ella. Sólo recuerda eso. “Empecé a las 10 de la mañana y terminé a la medianoche. Tenía que cerrar mis ojos para no ver qué me estaban haciendo. Algunos se burlaron porque yo lloraba. Tenía 12 años”.

Después vendrían para Karla miles de experiencias en otras ciudades. La solían enviar a prostíbulos, moteles de carretera, calles conocidas para la prostitución e incluso casas. El trabajo era por siete días a la semana, sin feriados ni libres. Tenía que atender por lo menos 30 clientes diarios. No importaba que fuera dócil. Si no hacía dinero nadie la libraba de una buena golpiza.

Un día su “novio” la atacó porque uno de sus clientes la marcó en el cuello con un chupetón. “Él empezó a golpearme con una cadena de oro por todo mi cuerpo, con sus puños, me pateó, me jaló el cabello, me escupió en la cara, y luego me quemó con una plancha”.

Para Karla fueron amargos muchos días. Tuvo como clientes a todo tipo de hombre: mexicanos, extranjeros, curas, políticos, militares, policías, empresarios, viejos, jóvenes, altos, chicos… Nadie le importó que fuera menor de edad.

A los 15 años fue madre de una hija de su padrote. Al mes se la quitaron y no la volvió a ver hasta después que tuvo el año. “Si yo no cumplía con sus deseos, me amenazaba con hacerle daño a la bebé”, cuenta.

Karla Jacinto finalmente pudo escapar de ese infierno. Durante un año estuvo organizando su fuga con la ayuda de un cliente. Apenas tenía 16 cuando pudo salirse con su pequeña. Ahora se ha convertido en una defensora contra el tráfico de personas, contando su historia en conferencias y eventos públicos. Ella expuso su historia ante al papa Francisco en el Vaticano. También la relató ante el Congreso de Estados Unidos.

Su testimonio fue utilizado como evidencia en apoyo a la H.R. 515 o Ley de Megan que obliga a las autoridades estadounidenses a compartir información relacionada con ciudadanos estadounidenses que son depredadores sexuales de menores, cuando estos intentan viajar al extranjero. Pero sigue viviendo en la zozobra. Una amenaza de muerte pende sobre ella desde el día que decidió huir del infierno. Ocho años después, todavía su traficante sigue libre.

Horizontum
Ciudad de México
Jueves 27 de julio de 2017.


En documento obtenido por EL UNIVERSAL, Segob reconoce que en el municipio se ha naturalizado el comercio sexual y las agresiones contra mujeres


La población en el estado de Tlaxcala percibe como natural el delito de trata de mujeres, quienes viven violencia física, patrimonial y sexual.

Los niños del municipio de Tlaxcala también viven diversos tipos de maltrato infantil, entre los que destacan la violencia psico-emocional, física y sexual, se resalta en el Diagnóstico Integral del Programa Nacional de Prevención de la Violencia y la Delincuencia 2016 (Pronapred), realizado por la Secretaría de Gobernación (Segob).

Según lo concluido en el documento obtenido por EL UNIVERSAL, “se ha naturalizado para la población en general un dramático comercio sexual, que ha maquillado uno de sus indicios reciclados: la trata de personas con fines de explotación sexual, disfrazado de una especie de labor o trabajo de índole sexual donde muchos actores son beneficiados y las mujeres en situación de prostitución son explotadas libremente”.

Se destaca que “la problemática asociada a los casos de trata de personas en el estado de Tlaxcala, está íntimamente ligada a la gestación de una cultura proxeneta especialmente detectada en los municipios del sur de la entidad”.

Según el diagnóstico, en el municipio de Tlaxcala 32.8% de las mujeres sufren violencia sicológica; 28%, violencia física; 19%, violencia económica; 14.9%, padecen violencia patrimonial y 16.8% son agredidas sexualmente.

De los testimonios recabados por la Segob, las víctimas de trata afirmaron que el sistema judicial del estado referido tolera la prostitución y participa en actos de extorsión y petición de favores sexuales a cambio de dejarlas trabajar, situación que se presenta principalmente en la región de Huamantla.

La Segob reconoció que el trabajo que realizan las autoridades de los tres niveles de gobierno para lograr un acercamiento a la realidad de la trata de personas en el estado, es positivo pero indicó que los esfuerzos entre autoridades y sociedad civil no han sido suficientes para que los grupos que padecen el delito dejen de ser vulnerables a él.

“Se requiere profundizar sobre el estudio de los modus operandi de los proxenetas. Así como conocer los perfiles de las masculinidades y feminidades, tanto de los poblados afectados, como del mismo sistema judicial y policial, para saber dónde se encuentran alojadas las anomalías que acrecientan y han impedido la erradicación del problema”, puntualiza el documento.

Para Areli Rojas, de la Fundación ¿Y quién habla por mí?, dedicada a luchar contra las violaciones cometidas a los niños, como la trata de personas, lo que está fallando es la prevención y que la normalización de la trata y de la violencia ha derivado en que se convierte en el modo de sobrevivir de familias enteras.

“Tlaxcala y una parte de Puebla tienen familias enteras que se dedican al negocio de la trata de personas. Estas normalizaron esta conducta así como la violencia hacia las mujeres, las niñas y los niños. No lo ven como un delito porque es su forma de sobrevivir”, dijo en entrevista.

“Se ha fallado muchísimo en la prevención y en generar oportunidades para que las nuevas generaciones, jóvenes, niños y niñas, vean otra forma de allegarse de ingresos. Se puede hacer mediante intervención social con más escuelas primarias, secundarias, llevar otras actividades a la población joven y otras propuestas económicas para que dejen de dedicarse a la trata”.

La Segob indicó que el problema de trata ha migrado a las redes sociales, sin embargo no establece recomendación alguna de cómo atender esta “mutación” del delito.

Encontró que los clientes de trata tienen tres principales perfiles: “Hombres que buscan a prostitutas por considerar que su esposa no es para las cosas que a ellos les gustan”, como el sexo oral; quienes presumen de no ir a antros o centros nocturnos por temor a que los vean, razón por la que se trasladan a Puebla o a la Ciudad de México para solicitar el servicio de una prostituta. Y el de quienes consideran que las prostitutas constituyen “amores más sinceros”, puesto que los aman porque les pagan.

En Tlaxcala, el comercio sexual funciona a través de redes migratorias regionales que invitan, consumen y reconfiguran a mujeres en situación de prostitución, clientes y diversos actores involucrados, señala la Segob.

Para Bertha Islas, agente del Ministerio Público de la Fiscalía de Trata de Personas de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, hace falta distinguir entre quienes realmente son víctimas de trata y quienes no.

“Lo que está haciendo la autoridad, más que limpiar las calles, es decir ‘ya no está pasando nada’ y sólo están ocultando que estas mujeres realmente no son víctimas de trata”, explicó en entrevista.

“Lo único que podemos hacer es prevenir y difundir, sobre todo con los jóvenes, lo que ocurre con la trata, para que identifiquen los focos rojos para cuando una persona está tratando de engancharlos para tratarlos, especialmente en las redes sociales, porque comúnmente operan con perfiles falsos de menores de edad para que las chicas se enamoren de ellos y resulta que son hombres dedicados a la trata”.

Durante 2014, el Instituto Estatal de la Mujer (IEM) detectó que el 96.8% de los casos de violencia contra ellas ocurre en el seno familiar y al menos el 6.83% de las mujeres atendidas por ese organismo reportaron casos de violencia sexual.

Señaló que los funcionarios del IEM no clasifican correctamente los casos de violencia hacia la mujer.

La dependencia advirtió que el gobierno suele perseguir abiertamente a las mujeres que se dedican a la prostitución, sin detenerse a observar a los clientes como parte del problema.

“Se criminaliza a las mujeres, pero no a quienes circundan, gestan y administran el problema. Mucho menos a quienes consumen”.

Las mujeres sufren agresiones en forma de apodos, insultos, comparaciones con otras personas, gritos, palabras soeces, bullying, silencios prolongados, llamadas de extorsión, acoso en redes sociales, reproches, humillaciones.

A pesar de ello, en el municipio de Tlaxcala existen pocos lugares considerados peligrosos por las mujeres. En general los lugares de riesgo son las escuelas, el transporte público, las carreteras y las redes sociales.

La violencia sexual, explicó la dependencia, es la que más afecta socialmente a la mujer tlaxcalteca, particularmente porque en el municipio se presentan casos de trata y acoso sexual en los ámbitos laborales y escolar.

Este tipo de maltrato es generalizado en estudiantes de secundaria, preparatoria y universidad por parte de los profesores, situación que ya preocupa a los padres de familia.

“Este hecho preocupa particularmente a las madres de familia, quienes  han observado que desde hace dos años en las escuelas públicas se ha pedido a las jovencitas un determinado tamaño de la falda escolar [corta], lo que hace que las chicas sean objeto de acoso”, registró la Segob.

Datos de observatorios ciudadanos, como la Red por los Derechos de la Infancia en México, indican que en 2011, Tlaxcala tenía una prevalencia igual a la nacional en el maltrato infantil.

Parte de la violencia física que padecen las mujeres en el estado se manifiesta desde la infancia.

Esto, debido a que las niñas de Tlaxcala han sido agredidas con cachetadas, golpes con palos, cables, cinturones; empujones, zapes, patadas, pellizcos, codazos, quemaduras, intentos de estrangulamiento, jalones de cabello y orejas.

El Universal
Diana Lastiri
Tlaxcala, México
Sábado 1 de julio de 2017.


En el último año en el corredor de trata conformado por municipios de Puebla y Tlaxcala, al menos 10 niñas y mujeres fueron desaparecidas y otras asesinadas, las autoridades de ambas entidades no han podido frenar la violencia feminicida.

Las principales víctimas de trata son mujeres de entre 11 y 20 años, provenientes de Tehuacán, Xicotepec, Tepeaca y Huejotzingo en Puebla, así como en Tenancingo, San Pablo del Monte, Apizaco, Huamantla y Panotla, en Tlaxcala

Se ha detectado un patrón de actuación: mujeres desaparecen en Puebla y son encontradas en Tlaxcala, y viceversa, reportadas como desparecidas en Tlaxcala son encontradas en Puebla.

Tenancingo es conocido a nivel nacional por ser un semillero de padrotes y de trata de personas, porque mujeres de la región y de otras entidades fueron enamoradas, engañadas, amenazadas o secuestradas por hombres de ese municipio y obligadas a prostituirse contra su voluntad.

Al oriente de Tenancingo se encuentra San Pablo del Monte, un pequeño municipio de Tlaxcala de poco más de 69 mil habitantes, de donde comienzan a surgir historias de trata, desapariciones y esclavitud sexual de mujeres.

El 23 de septiembre de 2016, Karla Mireya García Paredes, una joven de 18 años, acudió a recoger unos documentos a la preparatoria donde estudiaba y fue vista por última vez en la colonia Guadalupe Conde, cerca de la Central de Abastos de Puebla cuando se dirigía a casa.

La Fiscalía General de Puebla inició la carpeta de investigación CDI.3635720167ZONACENTRO por la desaparición de la joven.

Una semana después, el 1 de octubre de 2016, en un baldío del Barrio El Cristo en San Pablo del Monte (Tlaxcala) fue encontrado el cuerpo de Karla Mireya García Paredes dentro de bolsas de plástico negras y azules.

“Asfixia por estrangulamiento” fue la causa de la muerte según la necropsia.

La niña Karla Romero Tezmol -de 11 años- se dirigía a la escuela en San Pablo del Monte el 13 de enero de 2016 y no llegó al plantel.

Se inició la averiguación previa 398/2016/AESEX y las autoridades de Tlaxcala tardaron 22 días en emitir la Alerta Amber.

La familia acudió a las autoridades poblanas porque tenía indicios de que la niña fue raptada por personas dedicados a la trata de personas y que pudo ser llevada a Puebla, secuestrada en el hotel Río de la 14 Oriente.

Karla Romero Tezmol sigue como desparecida desde hace 14 meses.

Otro caso es el de Brenda Tlatelpa Mora, una joven de 20 años, ella era originaria de San Pablo del Monte y el 5 de enero de 2016 fue reportada como desaparecida por sus familiares.

La joven se dirigía a la Universidad donde cursaba la licenciatura en Psicología.

Al día siguiente, el cuerpo sin vida de Brenda Tlatelpa Mora fue encontrado en una habitación el hotel Claudia, en el centro de Tepeaca, en Puebla. Se inició la veriguación previa número 46/2016/ TEPEACA.

De acuerdo al Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, en México hay más de 7 mil 016 niñas, niños y adolescentes de (0 a 17 años) desaparecidos, que representan un 30 por del total de las desapariciones.

Tan sólo en el 2012 en México había 2 mil 621 personas desaparecidos de entre 15 y 17 años, de los cuales mil 712 eran mujeres, lo que revela que 7 de cada 10 adolescentes desaparecidos son mujeres.

La Silla Rota
Paris Alejandro Salazar
Ciudad De México
Viernes 31 de marzo de 2017.


Ciudad de México.- Más de 800 mil individuos en todo el mundo integrados en grupos de delincuencia organizada, tienen sometidas a más de 2 millones y medio de víctimas en el delito de trata de personas y México, ocupa el segundo lugar a nivel global en el combate a este ilícito, aunque existen entidades federativas que han hecho el mínimo esfuerzo por atacarlo, aseguró Edgar Elías Azar, presidente de la Comisión Nacional de Tribunales Superiores de Justicia.

Durante la inauguración del Foro Análisis de Reformas Legislativas en Materia de Trata de Personas, el también titular del Poder Judicial capitalino, precisó que con base en el informe mundial, este delito afecta a países del todo el mundo y México ocupa el quinto lugar a nivel latinoamericano por ser un país de origen, tránsito y destino de víctimas de trata en sus diversas modalidades.

“La modernidad ha hundido escenarios de esta crudeza lamentablemente, como la trata de personas que siendo un negocio que mueve millones de dólares en todo el mundo destruye las vidas sin ninguna distinción, destruye proyectos, destruye ideales y sueños de las personas, destruye todo, acaba con todo.

“Sin duda este delito nos indigna como humanidad y nos compromete a trabajar en conjunto contra la delincuencia organizada y no podemos fallar en el tema de la trata en ninguna de sus formas”, aseveró.

En su oportunidad, el titular de la Procuraduría capitalina, Rodolfo Ríos Garza, detalló los logros de la actual administración en la lucha contra este flagelo en la ciudad de México.

“Se han iniciado 143 averiguaciones previas y cuatro carpetas de investigación por el delito de trata de personas; en ese período hemos logrado liberar a mil 356 víctimas, de las cuales mil 292 son mujeres.

“Asimismo se detuvo a 726 personas acusadas de cometer ese delito, de los cuales 530 han sido ya consignados y/o vinculados a proceso, de las cuales 254 resultaron sentencias condenatoria. Entre los logros alcanzados se cuenta también la desarticulación de 65 bandas conformadas por 443 integrantes, así como el aseguramiento de 120 inmuebles, de los cuales 21 se encuentran en proceso de extinción de dominio”, apuntó.

A su vez, la activista Rosi Orozco, manifestó que la propuesta de reformas a la Ley General de Trata de Personas que actualmente se encuentra en revisión y de aprobarse en la Cámara de Diputados, será un grave retroceso para las víctimas.

“No sólo sería un grave retroceso, podría permitir que esos quinientos y pico de sentenciados, hablamos de 530 personas en la cárcel salieran, y eso sería para las mil 356 valientes víctimas una tragedia, no quiero pensar que una Alejandra Gil venga a vengarse de sus víctimas que hoy se encuentra ya trabajando en la Suprema Corte de Justicia de la Nación”, aseveró.

Respecto a los estados que han hecho el mínimo para el combate a la trata, Elías Azar rehusó revelar cuáles son, aunque señaló que principalmente son los que aquellos tienen destinos turísticos, donde se han emitido cuando mucho dos sentencias condenatorias, lo cual señaló, es una vergüenza.

MVS Noticias
Ciudad de México
Viernes 18 de noviembre de 2016.

No hay cifras oficiales en el país porque no existe un sistema de información que permita conocer la gravedad del delito.

La senadora Adriana Dávila Fernández y la embajadora especial para el Combate de Tráfico Humano del Departamento de Estado de Estados Unidos, Susan Coppedge, analizaron la cooperación entre ambos gobiernos para el combate de este delito.

La presidenta de la Comisión contra la Trata de Personas de la Cámara alta reconoció que no hay cifras oficiales en el país porque no existe un sistema de información que permita conocer la gravedad del delito; “sólo decimos que es muy grave” y se siguen utilizando cifras de diversas instancias internacionales.

Por tratarse de un delito trasnacional, es fundamental esta colaboración para llevar a cabo un trabajo responsable y eficiente; “en ese sentido cuentan con el Senado mexicano y las legisladoras de todas las fracciones”, expuso Dávila Fernández.

Susan Coppedge subrayó, al respecto, que el problema de la trata es global y afecta a todos, “no es un problema propio de mujeres, los senadores hombres también tienen esposas e hijas; entonces, es un problema que compete a todos”.

Destacó que es fundamental llevar a cabo un trabajo conjunto y construir un método que permita ayudar a las víctimas, al mismo tiempo que atrapar a los tratantes.

Al respecto, agentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y de la Procuraduría General de la República (PGR) realizaron un operativo conjunto en Tlaxcala para detener a los miembros de una organización internacional de trata de personas.

La banda estaba formada por cuatro familias, cuyos integrantes han sido acusados de delincuencia organizada, trata de menores de edad, lavado de dinero y lenocinio.

De acuerdo a la PGR, la ruta que utilizaba esta organización criminal para sustraer niños eran los estado de Tlaxcala, Puebla, Guanajuato, Michoacán, Querétaro y Oaxaca, además del Distrito Federal y la ciudad estadunidense de Nueva York.

Notimex
El Universal
Ciudad de México
Miércoles 16 de diciembre de 2015.

Página 1 de 2

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Información reciente

Síguenos en Twitter