Michael Rotondo había sido demandado por sus progenitores porque no ayuda con los gastos ni con las labores domésticas. Pero tras escuchar el fallo, el hombre dijo que apelará la decisión y que mínimo le debían dar seis meses de plazo para irse
La justicia de Nueva York ordenó a Michael Rotondo, de 30 años, abandonar la casa de sus padres, donde vive sin aportar dinero ni ayudar con las tareas domésticas, tras ser demandado por sus propios progenitores.

Pero tras escuchar el fallo, Michael dijo no estar conforme con la sentencia y anunció que apelará la decisión.

"Simplemente quería un tiempo razonable para marcharme sabiendo que no estaba preparado para mantenerme por mí solo en el momento de los mensajes", dijo el Rotondo a WSTM en referencia a las cartas de desalojo que le enviaron sus padres Mark y Christina.

Mark y Christina le habían hecho llegar cinco cartas avisando del desalojo, pero Michael se negaba a irse.

"Después de una discusión con tu madre, hemos decidido que debes abandonar esta casa de inmediato. Tienes 14 días para desalojar. No se te permitirá regresar. Tomaremos las medidas necesarias para hacer cumplir esta decisión", fue el sutil mensaje que le dejaron el 2 de febrero.

Michael ignoró la carta y sus padres redactaron un aviso de desalojo apropiado con la ayuda de su abogado.

"Quedas desalojado", se lee en una notificación del 13 de febrero, firmada por la señora Rotondo.

"Se iniciará un procedimiento legal inmediatamente si no te vas antes del 15 de marzo del 2018", dice el aviso.

Días después, la pareja le ofreció a su hijo US$1.100 para mudarse y criticaron su comportamiento en otra carta. Además, le enumeraron una serie de recomendaciones.

"Hay trabajos disponibles incluso para aquellos con un historial de empleo pobre como el tuyo. Consigue uno: ¡tienes que trabajar!", le dijeron.

"Organiza las cosas que necesitas para trabajar y para administrar un departamento (...)"

"Vende cosas que tengan un valor significativo (...). Esto es sobre todo para cualquier arma que tengas. Necesitas el dinero y no tendrás lugar para eso".

Pero no hubo respuesta y para el 30 de marzo, estaba quedando claro que el hijo no tenía ninguna intención de irse.

En abril, el matrimonio Rotondo acudió a la corte municipal local para tratar de desalojar a su hijo.

Pero les dijeron que, debido a que Michael es un familiar, necesitarían que un juez de una Corte Suprema le ordenara irse de la casa.

Los Rotondo presentaron su caso ante la Corte Suprema del condado de Onondaga, cerca de Syracuse, Nueva York, el 7 de mayo.

En una audiencia celebrada este martes, Michael argumentó que no le habían notificado que se fuera con la suficiente antelación y que necesitaba un plazo mínimo de seis meses.

Michael, que se representó a sí mismo durante el juicio, sostuvo también que durante los últimos ocho años "nunca se había esperado que contribuyera a los gastos del hogar, ni ayudara con las tareas domésticas y el mantenimiento", y afirmó "que esto es simplemente un componente de su contrato de vivienda".

Pero el juez calificó la defensa del hijo como "indignante", según publica la página web Syracuse.com, y ordenó al abogado de los padres que redacte una orden de desalojo.

Cuando el juez le preguntó qué hacía para su manutención, Rotondo respondió que tenía un negocio. Pero cuando se le pidió que especificara esa actividad, Michael respondió: "Mi negocio es asunto mío".

Después de hablar con los medios, Rotondo salió del juzgado para regresar a la casa de sus padres.

El Comercio
Nueva York, EU
Miércoles 23 de mayo de 2018.

Aguinaldo y utilidades son otras carencias; casi 16 millones no tienen un contrato escrito

La población ocupada que no tiene acceso a las instituciones de salud en México ascendió a 32.6 millones en el tercer trimestre de 2017, reveló la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo que realiza el Inegi.

La cifra indica que prácticamente dos de cada tres personas (62.2%) que realizan alguna actividad productiva no cuentan con esta prestación.

De acuerdo con los datos del Inegi, son más los hombres que tienen la limitante de acceder a los servicios de salud. De los 32.6 millones en esa condición, 20.4 millones son varones (62.6%) y las restantes 12.2 millones mujeres (37.4%).

“Es un dato grave, pues una de las principales prestaciones que se otorga a la población ocupada es tener acceso a alguna institución de salud.

“Esto refleja que la gran mayoría de personas que poseen una fuente de ingresos no se encuentra en el sector formal de la economía”, comentó Héctor Magaña, profesor e investigador del Tecnológico de Monterrey, campus Estado de México.

Si al problema de que no tienen acceso a instituciones de salud se le agrega que gran parte de la población gana menos de uno y hasta tres mínimos (61.3%), implica que parte del ingreso, de por sí bajo, lo destinen a cuestiones de salud, limitando más los recursos, añadió el también coordinador del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN).

De total de empleados que no tiene acceso a las instituciones de salud, la mitad corresponden a trabajadores por cuenta propia y empleadores, en tanto que la otra mitad corresponde a trabajadores subordinados, es decir, unos 16.2 millones de personas, que representan 45% de este segmento de la población ocupada.

Carecen de prestaciones. El reporte del Inegi detalló que millones de trabajadores subordinados y remunerados en México también laboran sin recibir algún tipo de prestación por su actividad.

De las 35.9 millones de personas que se emplearon bajo ese estatus en el tercer trimestre del año, 13.5 millones (37.6%) no reciben beneficios como aguinaldo, utilidades, vacaciones y prima vacacional, entre otro tipo de prestaciones.

El carecer de prestaciones es una agravante al calcular el beneficio real que reciben los trabajadores al prestar sus servicios. Esta falta deteriora aún más su nivel salarial haciendo que la mayor parte de sus ingresos se destinan únicamente a necesidades básicas, comentó Magaña.

Como ejemplo, expuso que una vez que las personas alcancen la edad de jubilación si no cuentan con esa prestación y no han hecho aportaciones a su Afore, difícilmente van a gozar de una calidad de vida adecuada.

Inegi también informó que 15.9 millones de trabajadores subordinados y remunerados en México laboran sin tener un contrato escrito.

Tasa de desocupación. La población desocupada en México se situó en 1.9 millones durante el tercer trimestre del año, una tasa de desempleo de 3.6% como proporción de la población económicamente activa.

Si bien el nivel de desempleo se ubica en niveles bajos, éste ha ido de la mano de una generación de empleos con baja calificación e ingreso. Según la estructura de la desocupación en el país, casi la mitad de ellos (47.5%) son personas con un nivel de estudios medio superior y superior.

“Todo indica que los empleos que se generan no requieren de alta capacidad técnica y por ello también se observa que su retribución es baja, que podría ir de uno a tres salarios mínimos que es donde se ha concentrado la mayor cantidad de empleos generados”, explicó el investigador del Tecnológico de Monterrey.

La precarización de empleo también es resultado de que los niveles de la economía informal siguen siendo elevados, a pesar de los esfuerzos que se han hecho por mejorar la ocupación en el sector formal del país.

En el tercer trimestre de 2017, todas las modalidades de empleo informal sumaron 30 millones de personas, para un alza de 0.4% respecto a igual periodo de 2016 y representó 57.2% de la población ocupada.

A detalle, 14 millones conformaron la ocupación en el sector informal; 7.5 millones son del ámbito de empresas, gobierno e instituciones; 6.3 millones al agropecuario y 2.2 millones al servicio doméstico remunerado.

El Universal
Rubén Migueles
Ciudad de México
Miércoles 15 noviembre 2017.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter