El diestro vasco, de 36 años, fue corneado en el costado al resbalar cuando intentaba hacer un quite en la localidad de Aire-Sur-l’Adour, en el suroeste francés


El diestro Iván Fandiño (Orduña, Bizkaia, 1980) ha muerto este sábado por la tarde tras una cogida sufrida en la plaza Aire-Sur-l’Adour, situada en el suroeste de Francia. El torero resbaló al intentar hacer un quite a un toro de su compañero Juan del Álamo, cayó al suelo y allí el astado, perteneciente a la ganadería española de Baltasar Ibán, lo corneó en el costado derecho. Inmediatamente, fue trasladado a un hospital de Mont de Marsan, donde los facultativos no pudieron hacer nada por salvarle la vida. De todos modos, los facultativos no quisieron confirmar la noticia y remitieron a un próximo parte médico.

Iván Fandiño había cortado una oreja en su primer toro, y actuaba junto al citado Juan del Álamo y el torero francés Thomas Dufau.

De forma tan trágica acaba la vida de un gran torero que tocó la gloria del éxito con la yema de los dedos, y desde hace un par de años atravesaba una etapa de ostracismo de la que no ha podido salir a pesar de sus intensos esfuerzos.

El momento culminante de su vida torera lo vivió el 29 de marzo de 2015, cuando se encerró en solitario en la plaza de Las Ventas con seis toros de las llamadas ganaderías duras: Partido de Resina, Adolfo Martín, Cebada Gago, José Escolar, Victorino Martín y Palha. Colgó el cartel de no hay billetes, y protagonizó la página más brillante de su carrera taurina y una tarde para la historia de la tauromaquia.

No triunfó porque los toros no se le permitieron, pero se marchó de la plaza con paso firme y convencido de que había realizado una de las grandes gestas de la fiesta de los toros.

Pero aquella tarde le pasó factura personal y profesionalmente. Desde aquel 29 de marzo, Fandiño ya no fue nunca el mismo. Perdió su semblante de torero ilusionado, las empresas le pasaron factura y no llegó a recuperar el prestigio que se había ganado heroicamente en la plaza.

Iván Fandiño tenía 36 años, era el único torero vasco en activo. De carácter serio y hombre de pocas palabras, se abrió paso en la profesión a base de valor y una técnica bien aprendida.

Apunta su biografía que, sin tradición taurina en su familia, llegó a destacar como pelotari cuando aún era un adolescente, pero pudo más su afición a los toros. Se vistió de luces por vez primera en Llodio en 1999, y debutó con picadores en su pueblo natal en 2002. Cortó una oreja en su presentación en Madrid, el 12 de septiembre de 2004, casi un año antes de que tomara la alternativa en Bilbao el 25 de agosto de 2005, con El Juli como padrino y Salvador Vega como testigo.

Llegaron, después, unos años de retiro forzoso, hasta que confirmó en Las Ventas en 2009, y, un par de temporadas después, comenzó la remontada en todas las ferias importantes. En 2011, hizo el paseíllo en Madrid en cuatro ocasiones, cortó cuatro orejas y fue declarado triunfador de la feria de San Isidro.

En 2013, fue premiado como autor de la mejor faena del ciclo madrileño ante un toro de Parladé, que le infirió una fuerte cornada en la suerte suprema, y al año siguiente abrió la Puerta Grande el 13 de mayo tras cortar las dos orejas a otro toro de esa misma ganadería.

Iván Fandiño vivió hasta 2015 sus años de grandeza, en los que se convirtió en un torero imprescindible en todas las ferias y triunfador en muchas de ellas.

Por eso, se atrevió con el más difícil todavía, con los seis toros de las ganaderías más duras, y firmó una tarde para la historia.

Los pasados días 18 y 29 de mayo actuó en la feria de San Isidro y no pudo recuperar el éxito que se le había esfumado.

Ahora, por los misteriosos azares del destino, el torero vizcaíno descansa en paz tras una mortal cornada en una plaza francesa.

"ME ESTOY MURIENDO"
EFE
"Que se den prisa en llevarme al hospital porque me estoy muriendo", esas fueron las últimas palabras que pronunció Iván Fandiño antes de fallecer finalmente en el trayecto en ambulancia desde la ciudad francesa de Aire Sur L'Adour al hospital Layné de Mont de Marsan.

Estas palabras, según el diario francés Sud-Oest, se las dijo al torero francés Thomas Dufau, compañero de Fandiño en la corrida de hoy y uno de los encargados de llevarle en volandas a la enfermería de la plaza.

El País
Antonio Lorca
Aire Sur L,Adour, Francia
Domingo 18 de junio de 2017.


El diestro llevaba días hospitalizado tras una operación de corazón

Sebastián Palomo Martínez, Palomo Linares en los carteles taurinos (Linares, 1947), fue aprendiz de zapatero, matador de toros, figura de la década de los setenta, actor de cine, ganadero, afamado pintor y personaje de la crónica social.

Ha muerto dos días antes de su septuagésimo cumpleaños, cuando vivía una novedosa historia de amor con una jueza de Valdemoro tras una tormentosa separación de Marina Danko, exmodelo colombiana con la que estuvo casado 35 años y con quien tuvo tres hijos, Sebastián, que intenta seguir sus pasos en los ruedos, Miguel y Andrés. Tras mucho tiempo recluido en su finca El Palomar, cercana a Madrid, saltó a las páginas de la crónica del corazón a raíz de sus problemas matrimoniales que derivaron en trifulcas familiares que salpicaron con acritud las relaciones con sus descendientes. Se conoció, entonces, su faceta como pintor, su presencia se hizo frecuente en actos taurinos, y pronto se supo que el hueco sentimental de su maltrecho corazón había sido ocupado por Concha, la persona que le ha acompañado en los últimos tiempos.

Palomo Linares había sufrido tres infartos y varias anginas de pecho antes de que el pasado viernes fuera sometido a una operación quirúrgica para implantarle un doble baypass aortocoronario que no ha podido superar. Caminaba varias horas al día, jugaba al golf, pintaba y se reunía con sus amigos, pero no han sido razones suficientes para ganarle la partida a un corazón ajado.

Ha muerto un chaval de Linares, que nació en la posguerra en el seno de una familia humilde, encabezada por un padre que trabajaba en la mina. Era todavía un niño cuando aprendió las primeras lecciones de zapatero, pero el destino le tenía preparado otro guión. Fue matador de toros, figura polémica y heterodoxa de la década de los setenta, y se aupó a la cima de la popularidad cuando el 22 de mayo de 1972 cortó un rabo en la plaza de Las Ventas, un trofeo que no se concedía desde hacía 37 años, y que envolvió su figura en la grandeza por la meta alcanzada y la exigencia de quienes consideraron aquella concesión como una inaceptable herejía por la que siempre se le pidió cuentas. Ya entonces era conocido como un torero temperamental, valiente, escaso de calidad y con gran sentido del espectáculo.

Lo cierto es que Sebastián se presentó en la plaza de Vistalegre en la temporada de 1964 -acababa de cumplir los 17 años- para participar en La oportunidad, un ciclo de novilladas nocturnas abierto a todos los maletillas de España. Allí conoció a los organizadores, Pablo, Eduardo y José Luis Lozano, los hermanos Lozano en el mundillo taurino, que lo adoptaron como fenómeno en ciernes y lo lanzaron al estrellato -fue protagonista de varias películas, unas de ellas junto a Marisol- en una estrecha vinculación taurina y personal que ha permanecido en el tiempo.

De la mano de estos influyentes taurinos se convirtió en un novillero arrollador hasta que el 19 de mayo de 1966 tomó la alternativa en Valladolid, con Jaime Ostos como padrino y Juan García Mondeño como testigo.

Pronto debutó en Sevilla como matador de toros, pero razones de despacho nunca bien explicadas dilataron su presentación en Las Ventas.

De hecho, antes de acercarse vestido de luces al coso de la calle de Alcalá se alió con El Cordobés, y ambos protagonizaron uno de los pasajes más oscuros de la tauromaquia. Conocidos como Los guerrilleros, decidieron hacer frente a las grandes empresas, y juntos recorrieron España actuando en plazas de tercer nivel y portátiles. La experiencia aportó escaso beneficio a los dos toreros y ambos perdieron gran parte de su crédito ante los aficionados.

Esta descabellada iniciativa retrasó aún más su anuncio en Madrid, que no se produjo hasta el 19 de mayo de 1970, cuatro años después de su ascenso a la categoría superior, algo inusual entre los toreros. En el ruedo madrileño se encontró con Curro Romero, que lo apadrino en su confirmación de alternativa, y Juan José actuó como testigo.

No sabía entonces Palomo Linares que la plaza de la capital se convertiría en el eje de su vida profesional.

Corría el año 1972, triunfó en la feria de Sevilla y se anunció tres tardes en San Isidro: el 18, 22 y 24 de mayo. Y la noticia, el alboroto, el santo y seña de su vida se produjo el 22, acartelado junto a Andrés Vázquez y Curro Rivera, con toros de Atanasio Fernández.

Cigarrón se llamó el quinto de la tarde, y para entonces, la corrida discurría por cauces triunfales. Cuentan las crónicas de la época que el torero de Linares estuvo a la altura de un gran toro, y pronto desató la pasión en los tendidos. Mató de una gran estocada, y la euforia del público obligó al presidente a mostrar el tercer pañuelo que concedía el rabo.

La controversia que generó la decisión presidencial fue de tal calibre que le costó el puesto al comisario Pangua, que había ocupado el palco de la autoridad, y la polémica acompañó siempre al torero. Lo cierto es que hacía 37 años que no se concedía tal trofeo en Las Ventas y desde entonces no se ha vuelto a pasear ningún otro.

Se retiró en 1982; reapareció al año siguiente, y se fue y volvió en varias ocasiones, hasta que en 1995 firmó su adiós definitivo en Benidorm.

Se retiró del mundo en su finca madrileña, y se refugió en la pintura hasta que su separación matrimonial lo devolvió al escenario de la actualidad. En un reciente acto celebrado en Las Ventas sorprendió a todos con una declaración que parecía tener destinatario familiar: “Quien me hace una faena me la hace para toda la vida, porque no doy segundas oportunidades”. En cambio, la vida le dio varias a él.

¡Ha muerto un torero!

El País
Antonio Lorca
Sevilla, España
Lunes 24 de abril de 2017.


El diestro español evoluciona favorablemente luego ser intervenido quirúrgicamente tras sufrir heridas en el muslo y la región pectoral

El diestro español Juan José Padilla permanece en un hospital de Valencia (este), donde ingresó ayer tras sufrir dos cornadas de pronóstico grave, y presenta una "evolución favorable", informaron fuentes del centro sanitario.

Padilla "no tiene fiebre, ha dormido durante toda la noche y está controlado", según las fuentes, quienes señalaron que el diestro podría estar tres días hospitalizado.

El parte médico señalaba que Padilla sufre una cornada en la cara anterior externa del muslo derecho, con dos trayectorias de 15 y 20 centímetros, y otra en la región torácica, que afecta al pectoral mayor izquierdo y también de 15 centímetros.

Padilla fue intervenido en la enfermería de la plaza de toros de Valencia (este) de dos cornadas de pronóstico grave, en el muslo derecho y en la región pectoral, durante la corrida de hoy de la Feria de Fallas.

Tras una auscultación pulmonar que resultó normal, Padilla fue trasladado al Hospital Casa de la Salud, de Valencia.

El diestro resultó herido cuando pasaba de muleta al cuarto toro de la corrida, de la divisa de Fuente Ymbro, que, en un descuido, le prendió por la ingle para después voltearle y zarandearle aparatosamente.

Tras recuperarse momentáneamente, y con un torniquete que contenía le hemorragia en el muslo, Padilla volvió a enfrentarse al astado para darle muerte y cortarle finalmente una oreja que paseó camino de la enfermería.

EFE
Valencia
Lunes 13 de marzo de 2017.

Eulalio López pondrá fin a su carrera de torero, tras tomar la alternativa en 1986 y confirmar en 1989

Eulalio López “Zotoluco”, se despide esta tarde de los ruedos, en la Monumental México. Alterna con Enrique Ponce en la primera de dos corridas que la empresa Toro Plaza México ha preparado para festejar el 71 aniversario del coso de Insurgentes. Admira a su alternante, aunque recalca “no por eso voy a dejar ganarme la pelea”.

El diestro nació en la delegación Azcapotzalco de la Ciudad de México el 12 de enero de 1968. En entrevista con El Universal recuerda cómo empezó en el medio taurino.

“Fue difícil porque vengo de una familia de abajo. Gracias al apoyo de mis padres fue todo esto posible”.

Sus padres trabajaban en el campo, en Tlaxcala. En México, su madre se dedicaba al hogar y su padre puso tortillerías. Ellos son sus ídolos.

El matador tomó la alternativa en 1986. La confirmó en la México tres años después. “Ese día no me cambiaba por nadie porque estaba cumpliendo uno de mis primeros objetivos”.

Para él, valieron la pena todas las lágrimas, sudor y sufrimiento que tuvo que derramar para llegar a ser la figura que es hoy en día.

En Las Ventas de Madrid se presentó en 1997. En 2000 se encerró con seis toros de la ganadería de Miura. Varias veces ha lidiado ejemplares de la famosa ganadería. “Con salir por mi propio pie [de esas actuaciones] ya era un triunfo”.

El espada afirma no ser supersticioso. Es católico y, siempre que torea en la plaza de la Nochebuena, acude a la Basílica de Guadalupe.

En su tiempo libre, juega al golf, aunque, según él, es malo. Le gusta estar con su familia, acompañar a sus hijos, a sus actividades.

Además del golf, le gusta la natación, el tenis, frontenis, squash y el futbol. Le va a las Chivas.

Su película favorita es La vida es bella. En cuanto a libros, lee todo lo relacionado con los toros.

El balance de su carrera lo dice rápido: 30 años de matador, tres de novillero, mil 128 corridas, solamente cuatro cornadas, 30 toros indultados, 20 alternativas. “Me voy feliz”. Está seguro de que la fiesta brava tiene futuro por los toreros jóvenes y las ganaderías excelentes.

No sabe todavía a que se va a dedicar después de esta tarde. “El domingo me sentaré a pensarlo”.

El Universal
Mauricio Mejía
Ciudad de México
Sábado 4 de febrero de 2017.


El torero mexicano murió de un paro cardiaco

El torero mexicano Rodolfo Rodríguez 'El Pana' falleció a causa de un paro cardiaco, confirmó el doctor Francisco Preciado a Heriberto Murrieta, columnista de EL UNIVERSAL.

El doctor Francisco Preciado, uno de los médicos encargado de la salud del diestro de Apizaco, confirmó que falleció a las 18:45 horas en el Hospital Civil de Guadalajara. El galeno detalló que no sirvieron las maniobras de reanimación hasta que bajó a ceros su frecuencia cardiaca.

"Hicimos todo lo posible hasta que se detuvo su corazón", expresó Preciado.

Con 64 años en su haber, 'El Pana' sufrió un accidente el pasado 1 de mayo cuando toreaba en Lerdo, Durango, donde un toro lo levantó y provocó que Rodríguez sufriera en las cervicales y quedara inconsciente. Permaneció hospitalizado sin movimientos en sus extremidades tras ser declarado en estado tetrapléjico.

El Universal
Hugo García
Ciudad de México
Jueves 2 de junio de 2016.

       
Ciudad de México. - El matador de toros Rodolfo Rodríguez “El Pana” salió de terapia intensiva del Hospital Civil de Guadalajara y su evolución responde de forma correcta, tras haber superado momentos críticos.

El Pana fue embestido de manera violenta por un toro el pasado 2 de mayo en la plaza de Ciudad Lerdo, Durango, cuando el burel lo lanzó por los aires y tras la caída recibió golpes en la cabeza y costillas.

De acuerdo los reportes más recientes del estado del torero tlaxcalteca, están controladas las constantes y el ritmo cardiaco, y ha entrado en los últimos días en una fase de estabilización.

Para continuar su tratamiento se adaptó una habitación del centro médico donde se encuentra ingresado, aunque se buscará dar continuidad a los tratamientos.

Sin embargo, los doctores insisten en que se mantiene la situación de riesgo, y seguirá recibiendo antibióticos y antiinflamatorios, como en días anteriores, mientras el régimen de visitas sigue restringido.

El Informador
Guadalajara, Jalisco
Jueves 26 de mayo de 2016.


El Instituto Tlaxcalteca de Desarrollo Taurino afirma que el torero mexicano no responde a la estabilización cardiaca

Tlaxcala.- El matador de toros mexicano, Rodolfo Rodríguez “El Pana”, se encuentra muy grave en el Hospital Civil de Guadalajara, informó el Instituto Tlaxcalteca de Desarrollo Taurino (ITDT).

Oswaldo López Sánchez, personal del organismo taurino de Tlaxcala, indicó que el diestro está presentado problemas cardiacos al no reaccionar bien al tratamiento, después de que quedar cuadripléjico en una corrida en el estado de Durango.

Rodolfo Rodríguez fue atendido y operado en un hospital de Torreón, Coahuila, para después ser trasladado a Guadalajara, como parte del proceso para traerlo a la entidad tlaxcalteca.

    El maestro no está reaccionando bien a los medicamentos y el corazón está empezando a debilitarse. Él sigue internado en el nosocomio de Jalisco, desde donde se nos informa que no responde a la estabilización cardiaca que es lo que buscan sus médicos”, dijo.

“’El Pana’ sufre un debilitamiento del corazón, los médicos tratan de estabilizarlo pero no reacciona a los medicamentos”, enfatizó López Sánchez.

Notimex
Tlaxcala, Tlax.
Miércoles 18 de mayo de 2016.


Monterrey.- El diestro Rodolfo Rodríguez El Pana quedará cuadrapléjico por el resto de su vida, debido a las graves lesiones que sufrió el pasado domingo cuando fue embestido por un toro en la corrida dominical en la Plaza Alberto Balderas, en Lerdo, Durango.

Los médicos confirmaron el peor escenario y mencionaron que al ser embestido por el toro de la ganadería Guanamé, el tlaxcalteca sufrió daños irreversibles en las vértebras cervicales que lo convertirán en una persona dependiente por el resto de sus días.

El doctor Jorge Galván refirió que El Brujo de Apizaco, quien convalece en Torreón, Coahuila en estado grave, carece de movilidad en extremidades inferiores y superiores, condición que será permanente. No obstante, destacó que no sufrió daño cerebral por la arremetida.

El Pana será intervenido quirúrgicamente durante el transcurso de la noche del jueves, para fijarle las vértebras cervicales afectadas por el percance de carácter deportivo.

Además de esta operación, los médicos le practicarán una traqueotomía para facilitar su respiración y le colocarán una sonda gástrica para que pueda recibir alimentos.

Medios de comunicación regionales mencionaron que a El Pana, de 64 años, se le practicarán más operaciones en un hospital posiblemente de Guadalajara.

En la corrida del pasado domingo, el diestro fue maltratado por el Pan Francés, segundo toro de la tarde, que lo acometió de frente y lo hizo caer de cabeza sobre la arena.

Inicialmente, el veterano matador fue transportado a un hospital de Lerdo, donde fue sometido a un coma inducido. Ya estabilizado, fue llevado a un nosocomio de Torreón, donde permanecía hasta esta noche.

Proceso
Ciudad de México
Jueves 5 de mayo de 2016.


El Pana se encuentra estable dentro de su gravedad

Los médicos que dan atención a Rodolfo Rodríguez, “El Pana”, evalúan la posibilidad de someter a una intervención quirúrgica al matador después del trauma sufrido en la región cervical al ser embestido por un toro, el pasado domingo.

Luis Mariano Andalco, titular del Instituto Tlaxcalteca de Desarrollo Taurino (ITDT), órgano rector de la fiesta brava en Tlaxcala, señaló en entrevista con Notimex que de la valoración dependerá el tratamiento que deberá llevar el diestro.

Este día es fundamental para el futuro del matador, “se busca lo mejor para él, y estamos atentos para apoyar en lo que sea necesario”, enfatizó el funcionario estatal.

Andalco López explicó que al torero apizaquense “lo están valorando los médicos, y es la segunda evaluación que se le hace para tener un dictamen más exacto de la lesión”.

También refirió que “El Pana se encuentra estable dentro de su gravedad, y el resultado de la valoración será buscando lo mejor para el matador”.

Luego indicó que por el momento no está considerado su traslado a hospitales de Tlaxcala, y “la familia ya decidió que se quede allá (en Torreón, Coahuila) con la atención que está recibiendo en el Sanatorio Español”.

Proceso
Ciudad de México
Martes 3 de mayo de 2016.


Rodolfo Rodríguez "El Pana" fue trasladado a un sanatorio de Gómez Palacio ayer luego de ser embestido por su segundo toro, de nombre "Pan Francés". El matador se golpeó la cabeza y cuello al caer y quedó inconsciente en el ruedo, por lo que fue auxiliado y llevado a un hospital para estabilizarlo. Luego fue trasladado a un sanatorio de Torreón para continuar con su tratamiento.

Según información del médico Jorge Galván Zermeño, "El Pana" sufre una fractura de la segunda vértebra y no presentaba sensibilidad en las piernas. Además de tener una obstrucción en la médula.

Triunfa 'Güerito'

El novillero lagunero Jesús "Güerito" Sotomayor se proclamó triunfador al cortar tres orejas en la tradicional corrida de toros del Día del Trabajo, celebrada ayer en la plaza Alberto Balderas, de Ciudad Lerdo, donde lamentablemente el longevo matador Rodolfo Rodríguez "el Pana", debió ser trasladado a un sanatorio de Gómez Palacio, luego de sufrir una aparatosa cornada; el torero salió volando y cayó de cabeza lo que lo dejó inconsciente, de inmediato fue auxiliado y se fue en ambulancia.

Puntuales a las 17:00 horas partieron plaza los toreros bajo las notas de El Cielo Andaluz interpretado por mariachi, que acompañó durante toda la tarde taurina. Los primeros en ver acción fueron los recortadores goyescos españoles, quienes realizaron increíbles suertes saltando, esquivando y burlando la embestida del bravo toro que estuvo en el ruedo muy cooperador para el espectáculo. Los aficionados ovacionaron de pie a los talentosos jóvenes españoles, quienes se despidieron agradeciendo el furor procedente del tendido.

Salió de la puerta de toriles "Obrero", herrado con el número 27 y registrado con 478 kilogramos de peso, procedente como todo el lote de la ganadería Guanamé, con divisa guinda - rojo y bugambilia, fundada en el año 1989. Lo recibe Rodolfo Rodríguez, vestido de verde olivo y azabache, para realizar breve trabajo con capote, brindando a los aficionados presentes se enfiló a la faena con muleta, que apenas iniciando fue interrumpida por cogida del toro hacia el sexagenario matador, que azotó fuerte en la arena. Luego de que recibió atención médica, volvió al ruedo entre aplausos para colocar una estupenda estocada que hizo doblar al astado, otorgando el juez de plaza una oreja, cediendo ante las peticiones de los aficionados otorgó otra oreja más.

Entró a escena Jesús Sotomayor, vestido en guinda y oro, para recibir a "Mi Socio", marcado con el número 34, con 470 kilos de peso. Ejecutó vistosos pases con el capote que arrancaron aplausos desde el tendido, brindó al excampeón mundial de boxeo Cristian Mijares, para proseguir con una buena faena toreando por alto, con estilo y ritmo, reflejo de que "El Güerito" ha tomado experiencia. Realizó una estocada caída con la que tocó pelo, suficiente para que el toro doblara, recibiendo una oreja como resultado artístico.

"El Pana" regresó para lidiar a "Pan Francés", herrado con el número 5 y poseedor de 480 kilogramos de bravura. Apenas comenzando la faena de Rodríguez, el toro lo levantó por los aires y volvió a darse un fuerte golpe el matador, en esta ocasión muy cerca de las tablas. Rodríguez volvió a la enfermería y esta vez no pudo regresar a terminar su obra, entrando Sotomayor al quite sin mayor suerte, matando tras cuatro descabellos. El diagnóstico de "El Pana" fue de lesión en columna cervical, catalogada como "muy grave".

Culminó el festejo con "Mi Chuy". Con estocada ligeramente desprendida, Sotomayor terminó la vida del burel, dando como resultado una oreja, cediendo el juez una más a petición popular.

El Siglo de Durango
Lerdo, Durango, Mx.
Lunes 2 de mayo de 2016.

Página 1 de 3

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter