El movimiento telúrico se presentó hacia las 5:17 a.m., su epicentro fue en Palora y tuvo una profundidad de 152 kilómetros.


Servicio Geológico

@sgcol
 #Reportamos Evento Sísmico Internacional Sentido en Colombia - Boletín Actualizado 1, 2019-02-22, 05:17 hora local. Magnitud 7.7, profundidad 152 km,  Palora, Ecuador #NoticiaEnDesarrollo #Temblor #Sismo Más información: https://goo.gl/kuPqzX

197
4:32 - 22 feb. 2019
262 personas están hablando de esto
Información y privacidad de Twitter Ads
Aunque en un primer barrido de autoridades no se reportaron afectaciones, en Candelaria, municipio del Valle del Cauca, se cayó un tanque de almacenamiento de agua; lo que causó daños en algunas vividas y vehículos.

Panorama en Ecuador

"No hemos tenido desgracias personales hasta ahora reportadas más que unos vidrios rotos", declaró al canal ECTV Tarcisio Ojeda, alcalde de Macas, la capital de Morona Santiago.

El presidente del país, Lenín Moreno, señaló en su cuenta de Twitter que "los reportes preliminares de los primeros sismos cerca de Macas no indican daños mayores".

Al primer terremoto le siguieron otros dos, uno en la misma zona y otro en la costera provincia de Guayas (suroeste). El segundo temblor en Morona Santiago, de 6,06 grados de magnitud, ocurrió a las 05H20 locales.

Veinte minutos después del segundo sismo se produjo otro de magnitud 5,9 en Guayas, en la costa del país. Según Moreno, este terremoto, ocurrido a 34 km de profundidad, tampoco ha dejado víctimas ni daños de consideración.

El sismo en la costa "no es réplica del primero" ocurrido en Morona Santiago, aclaró Alexandra Ocles, secretaria de Gestión de Riesgos, en una entrevista con ECTV.

El Instituto Oceanográfico de la Armada (Inocar) informó a través de su cuenta de Twitter que ninguno de los sismos reúne las condiciones necesarias para generar un tsunami.

Los movimientos ocurridos en la amazonía se sintieron también en las provincias andinas de Tungurahua, Cotopaxi y Pichincha, según el Instituto Geofísico.

En abril de 2016 un terremoto de 7,8 grados de magnitud asoló las provincias costeras de Manabí y Esmeraldas (oeste), dejando 673 muertos. Las pérdidas por el potente sismo ascendieron a más de 3.000 millones de dólares.

EFE
Bogotá, Colombia
Viernes 22 de febrero 2019.


El sur de México se despertó con sobresalto la medianoche del 7 de septiembre de 2017 por las sacudidas del terremoto de 8,2 grados que dejó 99 muertos. Un año después, esta zona indígena no logra reconstruirse, con la impresión de que “el sismo continúa”.

El temblor más poderoso registrado en México en un siglo arrasó principalmente con Juchitán, una empobrecida ciudad de unos 100.000 habitantes en Oaxaca.

Por sus calles aún se ven escombros y casas inhabitables sin demoler, gente sin casa durmiendo a la intemperie o en carpas, niños tomando clases bajo los árboles o en aulas de lámina porque sus escuelas no fueron reconstruidas.

Parece “como si sólo hubiera pasado un mes del sismo, el abandono se observa por todos los rincones de esta comunidad (de la etnia) zapoteca”, dice a la AFP el escritor Jorge Magariño, uno de los damnificados.

Por su parte, Carlos Castillo, director de una escuela primaria, participa desde hace meses en manifestaciones para exigir su reconstrucción.

“La sede alterna carece de agua para los sanitarios, y en general, no reúne las características para que opere un plantel educativo de más de 500 alumnos (…) La obra de reconstrucción está abandonada, no hay trabajadores, la maquinaria se la llevaron y no sabemos cuándo reanudarán” las tareas, lamentó.

Al menos una veintena de escuelas primarias y secundarias de Juchitán se encuentran trabajando “bajo árboles, lonas o en espacios inapropiados”, denuncia el profesor Juan Rentería, integrante del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

El sismo causó daños en unos 40 municipios de Oaxaca, otros 97 de Chiapas, y en localidades aledañas, mientras la ayuda gubernamental ha estado marcada por fuertes irregularidades que mantiene a la región “en estado de emergencia”, estima Sara Méndez, coordinadora de la ONG Código DH.

Según ella, la gente dice: “El sismo no ha pasado, el sismo continúa”.

Juchitán “colapsada”

Según cifras oficiales, Oaxaca reportó 65.044 viviendas con daños parciales o totales y Chiapas 46.773.

Pero “hay cientos de familias que no fueron incluidas y siguen viviendo en las calles, en los patios de sus casas, en improvisados campamentos”, asegura Magali Sánchez, representante de la red regional de vecinos afectados en Juchitán.

Según el último informe que el saliente presidente Enrique Peña Nieto presentó el lunes pasado, el gobierno otorgó más de 7.362 millones de pesos (unos 380 millones de dólares) a Oaxaca y más de 5.323 millones (unos 257 millones de dólares) a Chiapas.

Pero el Fideicomiso Fondo de Desastres Naturales del gobierno federal es “bastante maleable, no hay un control real sobre el destino de los recursos”, y cuando realmente llegó a los damnificados, fue de forma “caótica”, denuncia Méndez.

Las autoridades se vieron superadas por otro sismo de 7,1 de magnitud que azotó el centro de México el 19 de septiembre, dejando 369 muertos y daños millonarios, la mayoría en la capital Ciudad de México.

A nivel estatal, también hay irregularidades.

El gobierno de Oaxaca perdió un fondo de unos 10 millones de dólares, según Méndez, mientras que la parte que corresponde dar al gobierno de Chiapas sigue pendiente, según Protección Civil.

Mientras, Juchitán “está colapsada”, al igual que otras poblaciones afectadas, asegura su alcaldesa, Gloria Sánchez.

“La infraestructura está por los suelos”, dijo, al explicar que el sistema de drenaje provoca graves problemas de salud “porque las aguas negras brotan por todos lados”.

“Fuerza México”

Además de tener pocos o nulos recursos, los damnificados enfrentan una marcada alza de los precios de materiales de construcción y mano de obra, así como abusos por parte de empresas que proveen estos servicios.

Rosa Pineda, una mujer de 55 años que desde hace un año vive bajo los árboles de su jardín, dio todo el dinero que recibió por la pérdida total de su casa a una constructora.

“Los albañiles solo vinieron una semana a quitar el escombro y ya no regresaron. Nadie me da razón de esa empresa”, lamenta esta mujer que sobrevive “vendiendo flores por las calles” de Juchitán, luego que el restaurante en que trabajaba se desplomó.

Como ella, muchas personas perdieron su trabajo al colapsar tiendas, despachos, consultorios, oficinas. El mercado de la ciudad sigue inoperante, y fue sustituido por puestos temporales en el parque.

Tras el sismo, Peña Nieto viajó al municipio de Villaflores, en Chiapas, para abrazar a los damnificados y prometerles apoyo.

Pero en el ejido Benito Juárez, una zona húmeda de altas temperaturas, las diminutas casas nuevas no son funcionales.

Para Méndez, el sur de México sigue “en duelo”. Muchas fiestas fueron canceladas este año y la normalidad no volverá mientras no tengan una vivienda digna.

De la visita presidencial a Benito Juárez solo queda la frase: “Fuerza Chiapas, Fuerza México”, que el gobierno mandó pintar en un muro.

“Ya perdimos la esperanza de que nos llegue ayuda. Solo estamos viviendo a la bendición de Dios. Mejor no nos hubiera dado nada”, se lamenta Rumber, un campesino de 46 años.

AFP
Gabriela COUTIÑO
Víctor RUIZ / Yemeli ORTEGA
Oaxaca  / Ciudad de México
Viernes 7 de septiembre 2018.


Al menos 14 personas murieron y centenares resultaron heridas este domingo como consecuencia de un terremoto de magnitud 6,4 en la turística isla de Lombok, en el sureste de Indonesia, según las autoridades locales.

La potente sacudida provocó escenas de pánico entre locales y visitantes, que huyeron de sus casas o se precipitaron fuera de los hoteles. Hay cinco niños entre los fallecidos.

El terremoto, con epicentro de escasa profundidad, se registró a las 06H47 hora local (22H47 GMT del sábado).

Fue seguido por más de 120 réplicas, la más fuerte de magnitud 5,7, según la Agencia de Geofísica y Meteorología de Indonesia. El gobierno local decretó el estado de emergencia durante tres días.

"Según la información que tenemos hay 14 muertos, 162 heridos y cientos de casas dañadas", declaró en un comunicado un portavoz de la Agencia de Gestión de Desastres de Indonesia, Sutopo Purwo Nugroho.

- Pánico -

El ministerio de Relaciones Exteriores malasio señaló por su parte que una de sus ciudadanas murió y otros seis resultaron heridos a consecuencia de este terremoto.

"Estaban todos al pie del monte Rinjani cuando ocurrió el terremoto", precisó refiriéndose a un volcán de 3.700 metros de altura y es muy popular entre los aficionados al senderismo.

Las múltiples réplicas contribuyeron a alimentar el pánico en algunas localidades, como en Sembalun, en el este de la isla, según un periodista de la AFP.

Más de 200 personas cuyas casas resultaron dañadas o destruidas levantaron tiendas de campaña. Algunos se negaban a regresar a sus hogares por temor a que las réplicas terminaran derrumbando sus viviendas. El tejado de una clínica local se hundió y las paredes se fisuraron.

Algunos habitantes explicaron a la AFP que necesitaban abrigo y víveres.

El epicentro del sismo se situó a unos 50 kilómetros al noreste de la principal ciudad de Lombok, Mataram. Esta isla es muy popular entre los turistas y se halla a un centenar de kilómetros de la paradisíaca y famosa Bali.

- Dos españoles levemente heridos -

A raíz del terremoto, las autoridades de la isla cerraron de forma preventiva los populares senderos del monte Rinjani debido a corrimientos de tierra.

Dos turistas españoles y un guía local que hacían senderismo en el volcán cuando se produjo el terremoto resultaron levemente heridos, declaró a la AFP el propietario de una casa de huéspedes de la zona.

"Les caían piedras encima durante el terremoto", declaró Karyadi, quien como muchos indonesios solo tiene un nombre. "Nuestros huéspedes estaban en estado de shock".

"El terremoto fue muy fuerte, todos en casa entramos en pánico, corrimos hacia fuera", contó a la AFP Zulfikli, un habitante del norte de Lombok.

"Todos mis vecinos también salieron y la electricidad se cortó", agregó.

En el hotel Katamaran en la playa de Senggigi, unos 30 clientes se precipitaron al lobby antes de regresar a sus habitaciones media hora después.

"Se calmaron y volvieron a sus habitaciones cuando les explicamos que el terremoto no había desencadenado un tsunami", declaró a la AFP el recepcionista del hotel, Nyoman Suwarningsih.

El seísmo también se sintió en las pequeñas islas de Gili, cerca de Lombok, otro popular destino turístico.

No se ha emitido ninguna alerta de tsunami, señaló el portavoz de la Agencia Indonesia de Geofísica y Meteorología, Hary Tirto Djatmiko.

El país registra numerosos seísmos, la mayoría inofensivos, pero la región sigue con atención cualquier actividad sísmica por el riesgo de tsunami.

En 2004, un tsunami provocado por un terremoto de magnitud 9,3 frente a la costa de Sumatra, en el oeste de Indonesia, dejó 220.000 muertos en varios países del Océano Índico, 168.000 de los cuales en Indonesia.

AFP
Lombok, Indonesia
Domingo 29 de julio 2018.

Instituciones, empresas y organismos no gubernamentales buscan crear de 40 a 100 espacios habitables temporales para beneficiar a familias damnificadas de la comunidad de San Juan Pilcaya, Puebla


De 40 a 100 espacios habitables temporales hechos de bambú es la meta de 12 instituciones, empresas y organismos no gubernamentales que pretenden beneficiar a familias damnificadas de la comunidad de San Juan Pilcaya, perteneciente al municipio de Chiautla de Tapia, Puebla.

Aristarco Cortés Martín, director del Instituto de Diseño e Innovación Tecnológica (IDIT) de la Universidad Iberoamericana, informó que esta institución, junto con el Grupo Puebla Bambú, trabajan de manera coordinada para que en un corto plazo se dé respuesta a los damnificados tras el sismo del pasado 19 de septiembre.

Las construcciones se tratan de espacios habitables temporales, cómodos y frescos elaborados con bambú obtenido de la Sierra Nororiental de Puebla, para impulsar la recuperación de la comunidad y el regreso a las actividades cotidianas.

Actualmente hay una siembra aproximada de 800 hectáreas en la sierra nororiental de Puebla, que son susceptibles de aprovechamiento. En la zona de la Mixteca, también se cuenta con algunas variedades de bambú endémicas.

La propuesta de colaboración está elaborada con la comunidad y por el momento se tiene el diseño y construcción del prototipo, y el segundo paso es entregar y colocar los primeros 40 espacios habitables temporales, en un periodo de dos semanas, así como hacer los ajustes menores para que puedan ser viviendas permanentes.

San Juan Pilcaya es una comunidad de aproximadamente 900 habitantes y se localiza en la región Mixteca del estado de Puebla, donde de 353 viviendas, cerca del 85 por ciento del total en la localidad, resultaron dañadas por efecto del sismo.

Se trata de una comunidad rural que se sostiene alimentariamente del campo, condiciones de temperatura entre 20 y 38 grados centígrados. Las personas están viviendo en sus hogares y evitan el traslado a los albergues (públicos o familiares), por la noche duermen en los traspatios de sus viviendas.

De acuerdo con información de Grupo Puebla Bambú, el bambú tiene propiedades como resistencia a la tensión y a la compresión, y en el estado de Puebla se tiene una de las mayores producciones del material en México.

Este prototipo de vivienda puede albergar a una familia con infraestructura básica para pernoctar durante por lo menos un año. Esto ayudará a las familias a organizarse en comunidad para la reconstrucción permanente de sus viviendas, sin poner en riesgo su salud y sus pertenencias.

El costo por módulo oscila entre los 15 y 20 mil pesos dependiendo del tamaño requerido por familia.

El proyecto está planteado para tres etapas, en la primera, de forma inmediata colocar 40 espacios en la comunidad de Pilcaya en un plazo de dos semanas. En la segunda etapa se propone escalar a 100 o 200 módulos entre la semana 3 y la semana 12.

Durante la etapa 3 se considera realizar las colaboraciones y gestiones necesarias para la instalación de viviendas permanentes con uso estructural a base de bambú y adobe para las familias.

Notimex
Puebla, México
Domingo 1 de octubre de 2017.


San Francisco Xochiteopan, Pue. - Saúl Nicolás Pérez estaba parado frente a su casa —o lo que quedó de ella— y evaluaba el daño causado por el terremoto. Grietas diagonales y profundas marcaron la fachada de adobe. Los muros eran escombros. Un colapso parecía inminente.

Él construyó la casa para su madre con el dinero de las remesas que enviaba a México, poco a poco, cuando vivió como inmigrante no autorizado durante tres años en Nueva Jersey; trabajó arduamente en cocinas de restaurantes y en un autolavado. Ahora esperaba un veredicto de parte de los ingenieros del gobierno: ¿podría ser reparada o era necesario demolerla?

Él se preparaba para lo peor.

“Uno trabaja años allá y en tres, cuatro segundos todo se acaba”, lamentó.

El epicentro del terrible sismo de la semana pasada en México, el cual ha causado la muerte de 333 personas en todo el país, fue a unos 16 kilómetros de su pobre comunidad rural, San Francisco Xochiteopan.

En este lugar de casas construidas con bloques de concreto y ladrillos de adobe, un habitante murió. Era un hombre de edad avanzada que fue aplastado en su hogar por un muro que colapsó.

El sismo dañó gravemente o destruyó muchos, sino la mayoría, de los hogares de la comunidad, y por cantidad, San Francisco Xochiteopan fue uno de los lugares del país donde el sismo dejó la mayor devastación.

El poblado, ubicado entre la sierra del sureste del estado de Puebla, hace recordar el patrón aleatorio de un bombardeo aéreo. Algunas casas con daños visibles mínimos se alternan con sitios devastados de concreto pulverizado, adobe hecho pedazos, así como objetos de la casa doblados o rotos.

Entre sus 1300 habitantes, la cifra de muertos (uno) probablemente hubiera sido más alta si el terremoto no hubiera ocurrido durante el día, cuando los niños están en la escuela y la mayoría de los adultos trabajan en los campos de maíz, frijol, amaranto y chía que rodean al pueblo como una corona de flores.

Para las familias del lugar, sus sencillos hogares eran toda la riqueza que tenían.

“Y ahora se quedaron sin nada”, dijo José Margarito Ramírez Medel, de 55 años, presidente municipal auxiliar de la comunidad.

Él está particularmente preocupado por los habitantes que, por su edad avanzada, ya no pueden trabajar en el campo y no tienen forma de reconstruir sus viviendas.

Los pobladores han oído de una posible ayuda de parte del gobierno para reconstruir, pero nadie está seguro si sucederá o cómo ocurrirá. Como todas las personas en el país, la fe en los gobiernos estatal y federal parece tan mínima que nadie apuesta por el apoyo gubernamental.

Para muchos, es más probable que la reconstrucción de San Francisco Xochiteopan dependa en parte, como ocurre con muchas otras cosas en este lugar, de las remesas provenientes de Estados Unidos. Este pueblo, como varios en esta región de México, ha enviado al norte generaciones de jóvenes en busca de trabajo, con una gran mayoría que elige como destino el área metropolitana de Nueva York. Ahí, han encontrado trabajo en restaurantes, construcciones, limpieza en casas y jardinería.

“Casi todas las casas vienen de allá”, dijo Marcial Pérez González, de 36 años, un campesino que ingresó ilegalmente a Estados Unidos en 2001 y pasó tres años en Nueva York, donde vivía en Brooklyn y trabajaba en un restaurante mexicano.

Debido al combate contra el ingreso ilegal de inmigrantes a Estados Unidos, los habitantes de esta comunidad se preocupan sobre el futuro flujo de remesas. Cualquier arresto y deportación de sus familiares podría terminar un salvavidas financiero que es vital para muchos.

 “Ahora, con el presidente que tienes, él quiere enviar a todos nuestros paisanos para acá”, dijo Ramírez Medel, quien tiene a dos hijos que viven sin papeles en Nueva York e Indiana. “¿Qué vamos a hacer?”.

Por ahora, San Francisco Xochiteopan recibe ayuda. El lugar está lleno de voluntarios que colaboran para retirar los escombros, así como a distribuir el agua y las provisiones que han sido enviadas en grandes cantidades.

El viernes pasado, un autobús llegó a la comunidad lleno de comida, ropa y otros artículos. Un letrero decía: “Brooklyn ayudando a los mexicanos”.

El patio de juegos de la escuela primaria se ha convertido en un depósito y centro de distribución de víveres donde los voluntarios y los soldados clasifican agua, alimentos y productos de higiene, y los entregan a los habitantes. En un campo de juego cercano, los funcionarios han armado tiendas de campaña para brindar refugio a cerca de 200 personas cuyas casas están demasiado dañadas para ocuparlas y que no tienen ningún lugar al cual dirigirse.

Pequeños equipos de arquitectos e ingenieros, algunos de ellos todavía estudiantes universitarios, han evaluado los daños.

Muchas casas en el poblado están acordonadas con cinta amarilla de plástico para advertir sobre el peligro de un derrumbe en un triste contraste con las alegres banderas mexicanas de plástico en los marcos de las ventanas y los techos, vestigios de los festejos del Día de la Independencia que México realizó unos días antes del sismo, el 16 de septiembre.

Unos voluntarios han caminado a través del pueblo, piden a los residentes que pernocten en un albergue en vez de permanecer dentro o cerca de sus hogares dañados. Además de los hogares que colapsaron por completo en el terremoto, los funcionarios han determinado que 240 no son aptos para ser habitados y dijeron que serían demolidos.

Un voluntario con un casco amarillo llegó a la propiedad de la familia Pérez —integrada por nueve miembros—, en la ladera de un cerro que se eleva por encima de la comunidad. Solo uno de los muros del hogar familiar estaba intacto y los artículos que antes estaban dentro de la casa ahora lucían desperdigados en el patio. Seis cabras y un gallo caminaban confundidos dentro de un pequeño corral con alambre de púas.

El voluntario recomendó a los familiares que “deberían aprovechar” el albergue y la atención médica, así como los alimentos y los servicios que ahí ofrecen.

Miguel Pérez Palacios, de 52 años, y su hijo, Ronaldo Pérez García, de 19, escucharon pacientemente. Este es un pueblo en el que todos se saludan con un amistoso “Buenas tardes”, aun cuando han perdido su hogar.

 “Vamos a sobrevivir esto porque México es un país muy fuerte”, dijo el voluntario.

Cuando se fue, el padre dijo que enviaría a su familia a pasar la noche al albergue, pero que se quedaría con su hijo para proteger a los chivos de los ladrones. Tenían que aferrarse a cualquier cosa que todavía tuvieran.

“Construimos esto poco a poco con lo que sacamos del campo”, dijo el hijo de Pérez, señalando hacia los restos de su hogar. “Vamos a quedarnos sin nada”.

Ramírez Medel, el funcionario local, dijo que había dormido poco desde que ocurrió el sismo el martes. Un par de horas en un momento, unas pocas horas después.

“Intentamos ver cómo puede ayudarnos el gobierno”, dijo.

Él lleva un radio que hace ruidos con las conversaciones de hombres que hacen peticiones y dan órdenes. El sudor brilla bajo el listón de su sombrero blanco. Los dedos de sus pies que sobresalen de sus sandalias están cubiertos de tierra y los bordes de su pantalón se arrastran por la tierra.

El antes altísimo techo de la iglesia católica colapsó dentro de la nave. Los pobladores sacaron estatuas, pinturas y un crucifijo de la destrucción y construyeron un altar improvisado en un centro comunitario. Unas sillas de plástico fueron colocadas en filas, listas para la misa dominical. Un letrero escrito a mano junto al plato de las limosnas pedía aportaciones “para la reconstrucción de las manos” del santo patrono, San Francisco.

Ramírez dijo que vivió en Nueva York durante un año, a principios de los años 2000.

Con esfuerzo, recordó el barrio: Corona, Queens. Él trabajó en un restaurante chino cerca de Canal Street en Manhattan por 200 dólares a la semana, dijo; posteriormente, se unió a un grupo de pintores en Nueva Jersey para ganar 300 dólares a la semana y enviar todo lo que pudiera ahorrar para su esposa y sus hijos en Puebla.

Recordó la terrible experiencia de perderse en el metro la primera vez que intentó usarlo, lo que lo hizo sentir como “un niño de primaria”. Jugaba básquetbol los domingos con otros obreros mexicanos, en algún lugar cercano a la calle 103, y se acordó de que su jefe estadounidense en el grupo de pintores pronunciaba la palabra “Gracias” como “Grasas”, lo que los trabajadores mexicanos consideraban muy gracioso.

Ramírez sonrió. El remolino de los esfuerzos de ayuda a su alrededor pareció desaparecer. Su migración, dijo, había sido motivada por un sueño.

“Quería conocer cómo era un dólar”, recordó. “La primera semana, cuando me pagaron”, dijo mientras levantaba sus dedos que formaban una pinza, como si sostuviera un billete imaginario. “Yo dije: ‘Gracias a Dios, ahora ya conozco un dólar’”.

Repentinamente, comenzó a llorar, sobrecogido por la emoción: la migración, las dificultares en Nueva York, el terremoto, la incertidumbre del futuro de su pequeño poblado. Puso las manos sobre su rostro —no para tapar sus ojos, pero, al parecer, para aminorar el dolor—.

Ramírez dejó de llorar, limpió sus lágrimas con su chamarra de mezclilla. El radio hizo ruidos y bajó el cerro hacia el albergue, mientras sus sandalias raspaban la tierra.

The New York Times
Kirk Semple
San Francisco Xochiteopan, Puebla
Miércoles 26 de septiembre de 2017.


La cifra de muertos en Oaxaca por el sismo de 8.2 aumentó a 71 durante las últimas horas, informó el gobernador Alejandro Murat.

Sólo en Juchitán se registraron 61 decesos y más de 300 heridos, de acuerdo con datos municipales y estatales.

Al haber centrado la zona de crisis en Juchitán, Oaxaca, el Gobierno federal supervisó el viernes pasado los trabajos de rescate en dicho municipio donde aún continúan los trabajos de búsqueda.

Fuentes cercanas a las Fuerzas Armadas adelantaron que el número de personas muertas aún no es oficial en tanto que sus tropas no concluyan con la limpieza de los escombros.

Hasta la noche del sábado continuaron registrándose réplicas de magnitud 5 en la localidad de Salina Cruz.  

El gobernador Murat informó que se reunió con los tres niveles de gobierno para evaluar los daños en las zonas afectadas y comenzar un plan de reconstrucción.

Además, dijo que seguía recorriendo los 41 municipios del Istmo para brindar apoyo a los 800 mil afectados.

Con este anuncio, la cifra total sube a 90 fallecidos, pues hubo 15 en Chiapas y 4 más en Tabasco.

El gobierno federal no reportó oficialmente hasta el momento ningún incremento en la cifra de fallecidos.

Reforma
Ciudad de México
Domingo 10 de septiembre de 2017.


Un sismo de 8.2 grados con epicentro localizado a 111 kilómetros al suroeste de Tonalá, Chiapas, a las 23:49:17 horas, dejó daños en varias entidades y al menos seis personas muertas y dos lesionadas, informaron autoridades.

Tres de los decesos se registraron en San Cristóbal de las Casas y uno más en el municipio de Villaflores, informó Manuel Velasco, Gobernador de Chiapas.

El Mandatario encabeza el Comité de Protección Civil que se instaló de manera permanece para evaluar las afectaciones.

Por su parte, el Ejército desplegó a unos mil elementos para auxilio a la población, principalmente en municipios de la costa, región del epicentro.

Fuentes de Protección Civil informaron que debido a la sicosis que se ha registrado en comunidades cercanas a la playa se han reportado evacuaciones voluntarias.

En Chiapas, también se cayeron los muros de varias estructuras en Tuxtla Gutiérrez. Motozintla y San Cristóbal de las Casas, el Gobernador decretó la evacuación en zonas costeras por alerta de tsunami.

Respecto a Tabasco, dos menores de edad fallecieron por la caída de una barda y por el corte a la electricidad en un hospital, informó el Gobernador Arturo Núñez.

En Matías Romero y Juchitán, Oaxaca, se reporta el desplome de varios edificios. Mientras que Miguel Osorio Chong explicó que en la Refinería de Salina Cruz, hay un desfogue controlado, que se aplicó de manera preventiva para evitar un problema mayor.

En Puebla, durante un recorrido de REFORMA por el primer cuadro de la capital poblana, se observó que diferentes hoteles activaron alarmas y procedieron a evacuar a más de 100 personas para resguardar su integridad física.

"Se sintió muy feo, el edificio se movía de un lado a otro y nos pidieron que saliéramos rápido", comentó un cliente del Hotel NH, en la Avenida 3 Poniente y Calle 5 Sur a un par de cuadras de Catedral.

En Tlaxcala, Marco Antonio Mena Rodríguez, informó que inició el monitoreo en el Estado para detectar posibles daños e informó que se registró un lesionado de 31 años con pierna lastimada sin fractura, en el Municipio de Atlangatepec, al norte de la entidad.

El movimiento telúrico fue perceptible en todo el territorio tlaxcalteca con mayor intensidad en la zona sur y centro.

En cuanto a Veracruz, hay coarteaduras en hospitaes, una barda caída en Acayucan y otra en Fortín, así como dos casas colapsadas en Minatitlán, reportó el Gobernador Miguel Ángel Yunes.

Hay suspensión de clases en la Ciudad de México, Edomex, Guerrero, Chiapas, Oaxaca, Puebla, Tlaxcala y Veracruz.

Reforma
Edgar Hernández
Arturo Sánchez y
Ana Laura Vázquez
Ciudad de México
Viernes 08 septiembre 2017.


Protección Civil descarta daños por el temblor de 5 grados Richter


Hasta el momento no se han reportado afectaciones por el sismo de 5.0 grados en la escala de Richter que se registró en Chiautla de Tapia, Puebla, informó Luis Felipe Puente, coordinador Nacional de Protección Civil.
 
"Estamos en comunicación y monitoreamos con los estados donde se sintió el #Sismo", publicó en su cuenta de Twitter @LUISFELIPE_P.
 
El funcionario de la Secretaría de Gobernación (Segob) recomendó a la población revisar las condiciones del inmueble donde habita antes de ingresar, con la finalidad de prevenir accidentes.
 
Por su parte, el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, dio a conocer que se concluyeron los protocolos de revisión en la capital del país y no hay daños ni lesionados.
 
El Servicio Sismológico Nacional (SSN) ajustó a 5.0 la magnitud del movimiento telúrico que se registró a 38 kilómetros al sureste de Chiautla de Tapia, Puebla, con una profundidad de 57 kilometros.
 
"SISMO Magnitud 5.0 Loc. 38 km al SURESTE de CHIAUTLA DE TAPIA, PUE 22/09/16 13:08:59 Lat 17.97 Lon -98.49 Pf 57 km", precisó en su cuenta @SSNMexico de la red social Twitter.

Sin daños en Puebla tras sismo de 5.0 grados Richter

La Unidad de Protección Civil del estado informó que, hasta el momento, no hay reporte de daños en la entidad tras el sismo de magnitud 5.0 grados Richter, con epicentro a 38 kilómetros al sureste de Chiautla de Tapia, ocurrido a las 13:08 horas.
En su cuenta de Twitter, @Pc_Estatal, detalló que fueron activados protocolos para realizar una revisión en toda la entidad.

Asimismo, en otro tuit, mencionó que en hospitales de la ciudad de Puebla y del interior del estado se reporta sin novedad luego del temblor.

Por su parte, el gobernador Rafael Moreno Valle indicó en la cuenta @RafaMorenoValle que Protección Civil no reporta daños en la entidad tras el sismo.

Notimex
Ciudad de México
Jueves 22 de septiembre de 2016.


Sismo de esta tarde ocasiona daños en el Musa y en mural de José Clemente Orozco


El temblor sentido en la Zona Metropolitana de Guadalajara en punto de las 17:35 horas, fue de 4.7 grados en la escala de Richter y tuvo una profundidad de 15 kilómetros, su epicentro fue cercano al Cerro La Col, en Tesistán, Zapopan, informó el geólogo David Barrera Hernández, del Centro de Ciencias de la Tierra, adscrito al Centro Universitario de Tonalá de la Universidad de Guadalajara.

El investigador señaló que podría haber réplicas de menor magnitud, aunque son impredecibles, por lo que no se sabe con exactitud cuándo puedan presentarse. Destacó que el temblor del 15 de diciembre pasado, que tuvo una magnitud de 4.4 grados en la escala de Richter, tuvo alrededor de 20 réplicas.

El sismo que se registró la tarde de hoy duró aproximadamente cinco segundos, fue en un principio de tipo trepidatorio y después, oscilatorio. Pudo percibirse en un inicio un empuje vertical hacia arriba y posteriormente, el movimiento lateral.

Barrera Hernández detalló que hasta el momento no se sabe si resultaron afectados algunos terrenos, pero para asegurarlo habría que realizar una investigación que incluya entrevistas y salidas al campo. Aseguró que se podría empezar a recabar información el día de mañana y la investigación podría durar tres o más días, dependiendo si hubo o no repercusiones.

Explicó que para medir los sismos, los investigadores del Centro de Ciencias de la Tierra disponen de trece sismógrafos ubicados en distintos puntos, como la Caldera de la Primavera, en El Palomar y en Chapala, entre otros puntos. La información de todas las estaciones sísmicas llega a la central, ubicada en el Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI).

Sismo de esta tarde ocasiona daños en el Musa y en mural de José Clemente Orozco

Tras el sismo de 4.7 grados ocurrido a las 17:35 horas, con epicentro cuatro kilómetros al noroeste de Tesistán, el Rector de la Universidad de Guadalajara, maestro Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, pidió a la comunidad de esta Casa de Estudio “atender medidas de las unidades de protección civil de los planteles y mantener la calma por posibles réplicas”.

Informó también que las unidades de protección civil evacuaron a la comunidad universitaria con saldo blanco, y hasta el momento los “daños son menores en infraestructura”.

No obstante, lamentablemente el mural del mexicano José Clemente Orozco, El hombre pentafásico, ubicado en el paraninfo Enrique Díaz de León, presentó trece fisuras aparentes y desprendimiento de pintura, informó la maestra Carmen Enedina Rodríguez Armenta, coordinadora general administrativa de la UdeG.

“Estamos en comunicación con la Secretaría de Cultura. A las 20:30 horas estará con nosotros el director del Centro Nacional de Conservación y Registro de Patrimonio Inmueble, para hacer una revisión técnica con los expertos, porque si bien no hay fisuras en el tema estructural, este mural que se encuentra en el falso plafón tuvo un daño”.

Algunos aplanados en el Museo de las Artes (Musa) “presentan fisuras relativas al movimiento de las ducterías y hay una grieta en la sala 9, que es la planta alta, que estamos evaluando para saber si hay un daño estructural”, agregó.

El ingeniero Esteban Segura Estrada, coordinador de Servicios Generales de la Administración General de esta Casa de Estudio, dijo que en la planta baja del Musa no se han encontrado daños estructurales ni grietas que pongan en riesgo la estabilidad del edificio.

Puebl@Media
Guadalajara, Jalisco
Jueves 11 de mayo de 2016.

De ese total, 16 personas fallecieron en la ciudad de Porto Viejo, diez en Manta y dos en la provincia de Guayas, según los reportes preliminares

Quito. - Un seísmo de magnitud 7,8 se registró este sábado en la provincia costera de Esmeraldas, en el noroeste de Ecuador, informó el Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional. Al menos 28 personas han muerto como consecuencia del terremoto, informó el vicepresidente del país, Jorge Glas. El Gobierno ha declarado el Estado de Excepción.

De ese total, 16 personas fallecieron en la ciudad de Porto Viejo, diez en Manta y dos en la provincia de Guayas, según los reportes preliminares.

Glas indicó que no se ha declarado alerta de tsunami, pero sí una "alerta de movilización" preventiva para que los ciudadanos se alejen de la costa en las provincias de Santa Elena, Manabí y Esmeraldas.

El temblor, que se sintió también fuerte y largo en Quito, ocurrió a las 18.58 hora local (23.58 GMT) y tuvo su epicentro en una zona costera entre las poblaciones de Muisne y Pedernales, a unos 10 kilómetros de profundidad.

En Quito se han producido cortes de luz en varias partes de la ciudad tras el temblor. "Representa una muy grande energía sísmica liberada", dijo Hugo Yepes, técnico del Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional. Según Yepes, el movimiento sísmico tiene relación con la zona de contacto entre las placas de Nazca y Sudamericana, donde se generan frecuentemente terremotos, por lo que "era el sitio más probable" para que ocurriera.

El Centro de Alertas de Tsunamis en el Pacífico (PTWC) de EEUU redujo la posibilidad de un tsunami solo a las costas de Ecuador tras el terremoto. El PTWC informó en su página web de que ola de 0,3 a 1 metro sobre el nviel del mar son posibles en algunas costas de Ecuador.

Con anterioridad, el PTWC había alertado de que era posible que el tsunami produjera ese tipo de olas también en una veintena de naciones del Pacífico.

Sentido en Colombia

En Colombia se sintió en ciudades como Cali, Pasto y Popayán, sin que haya de momento reporte de víctimas, según la Unidad Nacional de Gestión de Riesgo de Desastres (UNGRD). En algunos barrios de Cali, capital del departamento de Valle del Cauca, se han registrado cortes de electricidad y los bomberos de la ciudad informaron de agrietamientos en construcciones, entre ellas la Clínica Colombia, pero nada de gravedad.

El director de la UNGRD, Carlos Iván Márquez, dijo al Canal RCN que el sismo fue "muy fuerte pero profundo" y se sintió en los departamentos de Nariño, Cauca, Valle del Cauca y en el eje cafetero, en el centro del país.

"Hemos hecho un barrido a nivel general y no se tiene ningún reporte por el momento de afectación", agregó el funcionario.

Un sismo de 7.8 grados y varias réplicas sacuden al Ecuador

La noche de este sábado 16 de abril del 2016 se registró un fuerte sismo que fue sentido en Ecuador. El Instituto Geofísico señaló que se trató de un movimiento telúrico de 7.8 grados, con epicentro en la Costa ecuatoriana, entre Pedernales, Santo Domingo y Esmeraldas.

En Guayaquil y Quito varios sectores se quedaron sin energía eléctrica. Los peores estragos se vivieron en Esmeraldas en donde la gente salió despavorida a las calles. En el barrio La Tolita 1 la gente entró en pánico debido al estruendo de un estallido aparentemente en las instalaciones de la Refinería.

Varios sectores se quedaron sin energía eléctrica. En Quinindé, la situación es similar. El miedo invade a la población. Una casa se desplomó en las afueras de la urbe. Todavía no hay una evaluación oficial.

Reportes aseguran que el remezón causó fuertes efectos en el norte de Pedernales y en Muisne.

En el sector de la avenida González Suárez, en el norte de Quito, los habitantes de los edificios bajaron a Valle y ahí comentaron las experiencias vividas en sus hogares.

Sebastián Solórzano, habitante de uno de los edificios del sector, hablo de que, en su departamento, en un cuarto piso, sintió con más fuerza el sismo. "Se cayeron cuadros y también portarretratos de las repisas". Él dijo que esperaría hasta las 20:00 para retornar a su hogar.

Muchas personas de este sector prefirieron quedarse en el exterior por miedo réplicas. Hay reportes de que el sismo se sintió también en Colombia.

EFE
El Comercio
Quito, Ecuador
Sábado 16 de abril de 2016.

Página 1 de 2

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter