El dos veces nominado al Oscar ya contempla su 'ópera prima' como director, pero antes volverá a trabajar con Martin Scorsese, en su próxima película protagonizada por Robert De Niro y Al Pacino


Ciudad de México.- Los cinefotógrafos mexicanos están al nivel de los mejores del mundo, afirmó el mexicano Rodrigo Prieto, quien está nominado al premio Oscar en la categoría de Mejor Fotografía por la película Silencio (Silence), del director Martin Scorsese.

Los fotógrafos que han estado antes de mí, como Gabriel Figueroa o Guillermo Navarro, han sido una inspiración y la prueba es que en México podemos hacer imágenes a cualquier nivel del mundo, no hay excusa. Tienes una cámara y buscas la forma de hacer imágenes poderosas”, destacó Prieto.

En conferencia de prensa, durante su visita a México, el cineasta dijo que en cada nueva producción se siente “como estudiante de cine, con el profundo deseo de descubrir, de ver qué hacer”.  

El pasado 24 de enero se dieron a conocer las nominaciones para la 89 entrega de los premios Oscar. Rodrigo Prieto se enteró ocho horas después de esta noticia debido a que se encontraba volando en avión de Nueva Zelanda hacia Taiwan, donde impartiría una conferencia magistral a estudiantes.   

El director de fotografía, quien en 2005 también fue considerado por la Academia por la cinta Secreto en la Montaña (Brokeback Mountain) del director Ang Lee, competirá por el Oscar frente a Bradford Young por (Arrival); Linus Sandren (La La Land); Greig Frases (Lion) y James Laxton (Moonlight).

Desde hace varios años, Prieto es amigo del cinefotógrafo mexicano Emmanuel Lubezki (ganador del Oscar por The Revenant (2015), Birdman (2014) y Gravity (2013), quien se congratuló de su mención y como recomendación, en caso de ganar el premio, le dijo: “haz cortito tu discurso”.

Aunque lo ojos de México estarán puestos en él durante la ceremonia del Oscar, el cineasta asegura no sentir presión por el triunfo, pues solo quiere disfrutar este privilegio y promover Silencio, que para él es una película muy especial e importante en su carrera.    

Si me dan el Oscar, qué increíble, y si no, no voy a sentir que mi trabajo no es digno”, aseveró.

Acerca del rodaje, explicó que fue muy complejo y lleno de retos. Aunque Martin Scorsese acostumbra trabajar con movimientos de cámara rápidos y fuertes, incluso con un lenguaje cinematográfico muy particular, esta vez cambió las reglas.

“Cuando empezamos a hablar de cómo lograríamos la imagen, me dijo que no sabía si filmarla como estaba acostumbrado, como le sale naturalmente o hacer algo mucho más callado", dijo.

Finalmente, decidió que esto último era lo que le correspondía a la película.

“De pronto sí hay movimientos rápidos de cámara y cuando ocurren tienen una relevancia mayor, lo cual sí fue un reto porque es difícil mantener la cámara estática, se debe ser más cuidadoso y cuestionar cosas como: ‘eso no es la luz de la Luna’”, platicó.   

Silencio se desarrolla en la segunda mitad del siglo XVII. Sebastião Rodrigues (Andrew Garfield) y Francisco Garrpe (Adam Driver) son dos sacerdotes jesuitas portugueses que se ven obligados a emprender un viaje hasta Japón para encontrar a su mentor, Cristóvão Ferreira (Liam Nesson) porque se rumora que ha renunciado a su fe de forma pública, tras haber sido perseguido y torturado.

Para tratar el tema, Prieto charló con Scorsese y éste le dijo que la fe y la religión siempre habían influido en su vida. De modo que tenían que abordarlo de la mejor manera, así como el condenalismo y la imposición de una religión de una cultura a otra.

En mi infancia tuve un acercamiento fuerte a la religión católica, pero después lo fui perdiendo. Sin embargo, esta película fue la oportunidad de ver qué significa realmente la fe, si son los dogmas religiosos o qué. Lo que me gustó es que la historia no define buenos ni malos. Para lograrla, me inspiré en imágenes de pintores barrocos y españoles para la iluminación y la composición. Después, la película cambia a una coloratura más dorada, que refleja los biombos japoneses del siglo XVII”, platicó.

En 2013, Prieto trabajó con Scorsese para el filme El Lobo de Wall Street (The Wolf Of Wall Street), cuya experiencia fue fascinante y en esta ocasión, dijo, se convirtió en una convivencia muy agradable.

“Obviamente, es muy riguroso en lo que busca y no se detiene hasta que encuentra la actuación. Cuando filma está en su ambiente, se le ve contento, feliz y bromea; pero cuando llega la mañana no tanto, le cuesta un poquito y supongo que son los nervios de empezar.

“Él acostumbra hacer un listado de todos los planos con algunos diagramas y dibujos. Normalmente me comparte esto un mes antes de empezar a rodar y está bien porque ahorita, por ejemplo, ya sé lo que tengo que llevar a cabo cuando inicie la siguiente película”, resaltó.     

Las locaciones de Silencio fueron complicadas, transcurrieron en Taiwan y varios sets.

Destacó que, pese a su avanzada edad, Scorsese subía a las montañas para dirigir a su equipo y sumergía sus botas en el lodo sin quejas, “lo cual era muy inspirador para todos, porque si él lo hacía, nosotros teníamos que hacerlo mucho más allá”.

El cinefotógrafo dio a conocer que prepara su ópera prima como director, pero aún no sabe cuándo la filmará; mientras tanto, desarrolla el guión ideal y se alista para trabajar de nuevo, en junio próximo, con Martin Scorsese para la película The Irishman.

Dicho proyecto contará con las actuaciones de Robert De Niro, Joe Pesci, Harvey Keitel, Al Pacino y Bobby Cannavale.

Silencio, dirigida por Martin Scorsese tras 28 años de idealizarla, cuenta con la participación de Andrew Garfield, Adam Driver, Liam Neeson, Tadanobu Asano y Ciarán Hinds. Se estrenará en aproximadamente 450 salas de México, el 24 de febrero.

Notimex
Ciudad de México
Miércoles 15 de febrero de 2017.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Información reciente

Síguenos en Twitter