•    Empresas como Oxxo Gas, Gasmart Gasolineras, Grupo Perc, ExxonMobil, Petro-7, G500, BP y Gulf ya invierten en el que será uno de los sectores más dinámicos de la próxima década.


•    El consumo de combustible en el país alcanzó en 2016 la cifra más alta en lo que va del siglo, y seguramente en toda la historia de Mexíco


La sala de exposición de la Convención 2017 de la Onexpo, el mayor evento de agremiados del sector gasolinero, simula cómo se verán las calles de las ciudades mexicanas en los siguientes meses: con marcas de empresas que la mayoría de la gente sólo conoce por las películas extranjeras, compitiendo una enfrente de la otra, con precios y servicios diferenciados.

Las gigantes energéticas como Shell, BP, ExxonMobil y Gulf México ya están revelando sus planes para ingresar al país, donde se codearán con firmas nacionales que también quieren una parte de este mercado, como Oxxo Gas, de FEMSA, y Petro-7, de 7-Eleven, y con empresarios gasolineros que piensan competir contra estas grandes compañías en un negocio que conocen desde hace décadas como franquiciatarios de Pemex, como FullGas, Gasmart, Hidrosina, Car-Go, G500 y Grupo Perc Energéticos.

Todas prometen competir con vigor en uno de los mercados de consumo de gasolinas más grandes del mundo, pero con años de subinversión en infraestructura a lo largo de toda la cadena, y que sólo conoce los modelos más básicos del despacho de combustible bajo la marca y el control de Pemex. El gobierno espera que, con esta liberación del sector, estos ánimos se traduzcan en inversiones de 12,000 millones de dólares (MDD) en la próxima década.

LA SED POR LA GASOLINA

“¿Quién no quiere participar en uno de los mercados más grandes del mundo?”, exclama Iván Sandrea, director general de Sierra Oil & Gas, una firma involucrada en un proyecto de transporte de petrolíferos, llamado Caoba, junto con la transnacional TransCanada y la naviera mexicana TMM.

México es el quinto mayor consumidor de combustibles en el mundo y el primer importador de gasolinas, destaca Andrés Cavallari, director de Shell Downstream para México. “Además, es un mercado que sigue en crecimiento”, agrega el directivo de la firma anglo-holandesa. La compañía piensa incursionar este año con su modelo de gasolineras, que ahora abarca 70 países y cerca de 43,000 estaciones de servicio.

Las nuevas marcas de gasolineras ni siquiera deberán competir por la nueva demanda que se genere, porque simplemente pueden optar por quitarle a Pemex el mercado que ahora tiene, opina Ixchel Castro, analista de la consultora Wood Mackenzie.

Tampoco deberán competir por refinar gasolina en México —ninguna de las gigantes del sector ha mostrado su interés en hacerlo—, pues el aumento de la demanda podrá cubrirse con las importaciones, considera Sandrea. Su proyecto Caoba, de 800 MDD, planea duplicar la capacidad de importación desde el puerto de Tuxpan, Veracruz, hacia el centro del país, donde está el mayor mercado.

La llegada de nuevos jugadores al sector energético promete novedosos modelos de servicio y más ofertas, sin abandonar el despacho con personal en las gasolineras. “Por la dinámica diaria de la gente que se mueve en las ciudades, es cada vez menor el tiempo que tienes para hacer tus cosas. Lo que aquí se pretende es que el cliente pueda satisfacer sus necesidades, tanto de ir a la tienda como de abastecerse de gasolina”, dice Rolando Vázquez, director de Oxxo Gas.

La división de combustibles de FEMSA Comercio —donde también están integradas la cadena de tiendas Oxxo y varias farmacias como YZA, entre otras firmas— inauguró en 2016 su primera gasolinera al margen de la marca Pemex. Hoy tiene 382 estaciones de servicio, sobre todo en el norte y el Bajío. Una de sus fortalezas es, precisamente, que además de combustible ofrece a sus clientes los servicios de las tiendas Oxxo.

El 55% de las gasolineras en México tienen aparejada una tienda de autoservicio, pero ese porcentaje es del 82% en Estados Unidos, el 80% en Reino Unido y el 95% en Alemania, según la consultora Oliver Wyman. Por ello, es una opción aún con mucho potencial en el país.


La sociedad tienda-gasolinera deriva en mejores ventas para el negocio, asegura Luz María Gutiérrez, directora general de Petro-7, que también ofrece combustible junto con los servicios de 7-Eleven. “Al inaugurar una tienda en una gasolinera, las ventas crecen 30% más o menos. Eso indica que el tráfico de gente que va a la tienda es importante”, explica.

El grupo G500 —un consorcio formado por más de 300 operadores de estaciones de servicio— admite que su principal competencia serán las tiendas de conveniencia. Por eso planea contraatacar con la instalación de tiendas propias. “Ellos (FEMSA y 7-Eleven) se metieron a competir a nuestro segmento. Ahora nos vamos a meter al de ellos”, reta Antonio Caballero, presidente de G500.

EL TAMAÑO SÍ IMPORTA

Oxxo Gas y Petro-7 son ya dos de los mayores grupos gasolineros del país con un solo dueño. Ambas empresas planean tener más de 1,000 gasolineras bajo su control en los próximos 10 años.
Pero no son los únicos con planes ambiciosos. ExxonMobil invertirá 300 MDD para su desembarco en el sector gasolinero en México, BP quiere abrir 1,500 estaciones en los próximos cinco años, y Gulf pretende alcanzar las 2,000 gasolineras en el país.

¿Por qué todas estas empresas piensan en superar las 1,000 gasolineras? En México hay 11,800 estaciones de servicio, de las que 65% pertenecen a microempresarios que tienen de una a tres, según datos de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo). Bajo el modelo de control de precios de Pemex, esas pequeñas firmas funcionaban bien. Pero ante la apertura, alcanzar una mayor escala permitirá lograr menores costos y ofrecer mejores ofertas. “La estrategia es tener el tamaño suficiente para competir con cualquiera en el mercado”, apunta Vázquez, de Oxxo Gas.

Eso también lo saben en G500, por lo que ataron un acuerdo con la multinacional Glencore, el mayor comercializador de energéticos del mundo, para que en año y medio les surtan 25 millones de litros diarios a sus 1,400 gasolineras.

Por tanto, es la hora de las grandes empresas y de los consorcios. Frente a ellos, habrá algunas firmas nacionales relevantes como Gasmart Gasolineras, con más de 110 estaciones de servicio en el norte del país, y Grupo Perc, con casi 50.

¿Y qué pasará con Pemex? La petrolera nacional será un competidor más, y probablemente vaya perdiendo relevancia, pues la venta de gasolina no es su negocio central, que está en la exploración y producción de crudo.

Pero la mayoría de los litros de combustible todavía pasarán por sus redes, y la empresa mantendrá por un tiempo un cierto monopolio en la parte logística. Esto puede perjudicar a las nuevas gasolineras y encarecer sus costos. Algunas firmas ya se quejan de que el sindicato de Pemex no les deja usar sus pipas para el transporte.

En cuanto a los precios, su liberación a inicio del año redujo el subsidio a las gasolinas y arrancó la competencia. Sin embargo, para ver una diferencia tangible entre gasolineras aún falta tiempo, hasta que la infraestructura de logística privada que compita con Pemex pueda ofrecer mejores eficiencias en costos.

Ningún entrevistado se anima a calcular cuánto podrá reducir los precios. Pero todos saben que, para ganar clientes, además de vender papas y capuchinos en sus tiendas, tendrán que dar litros que de verdad sean litros y ofrecer buenas ofertas. A medida que el monopolio de Pemex se extingue, los empresarios deberán demostrar lo que siempre pregonaron: que con ellos el servicio puede ser mejor.

Expansión
Edgar Sigler
Ciudad de México
Martes 1 de agosto de 2017.

El Presidente Enrique Peña y Gerardo Ruiz Esparza, titular de SCT, fueron denunciados ante la PGR por presunta conspiración a favor de OHL.

El Presidente Enrique Peña Nieto y el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, fueron denunciados ante la Procuraduría General de la República (PGR) por presuntamente haber conspirado para beneficiar a la empresa OHL en su disputa legal con Infraiber.

La denuncia fue presentada ayer a las 15:00 horas por el representante legal de Infraiber, Paulo Diez Gargari, quien sostiene en el escrito que Peña Nieto instruyó retirarle a Ifraiber el convenio para medir el aforo vehicular en el Circuito Exterior Mexiquense y el Viaducto Bicentenario. "Es posible concluir que estamos en presencia de una auténtica 'conspiración de Estado', puesta en marcha por instrucciones del propio Presidente de la República, para perjudicar a Infraiber y otros, como represalia por las denuncias públicas (fundadas y bien documentadas) de los numerosos y muy graves actos de corrupción de las empresas del Grupo OHL con servidores públicos estatales y federales", señala.

El escrito establece que la instrucción del Presidente se habría dado durante una reunión celebrada el 6 de abril de 2015, en la que además de Peña Nieto estuvieron presentes Ruiz Esparza, Juan Miguel Villa Mir, entonces Presidente de OHL España; José Andrés de Oteyza Fernández, presidente de OHL México; y Juan Luis Osuna Gómez, presidente de Concesionaria Mexiquense S.A. de C.V.

En ese encuentro, refiere Diez Gargari a partir de los audios telefónicos que sobre el caso se han dado a conocer desde hace un año, y otros hechos públicos, el Presidente habría pedido a Ruiz Esparza que "regañara" al Gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, para que arreglara el problema con Infraiber.

Durante la reunión, de Oteyza, de acuerdo con su propio dicho formulado posteriormente en una conversación telefónica, habría urgido a arreglar al asunto, con el argumento de que no sólo afectaba a OHL sino "a todos nosotros", en referencia a los ahí presentes, afirma Diez Gargari.

"Mucho más que la evidente preocupación que manifiesta Oteyza, llama la atención el énfasis que éste añade para referirse al Presidente de la República, al Secretario Ruiz Esparza y al Grupo OHL como 'todos nosotros'", señala.

La confesión de parte de Ruiz Esparza de que sí actuó para que le retiraran el convenio a Infraiber, indica la denuncia, se dio el 29 de noviembre del año pasado, durante la comparecencia que el funcionario tuvo como parte de la Glosa del IV Informe de Gobierno.

Cuestionado por la diputada panista Claudia Sánchez Juárez y bajo protesta de decir verdad, el Secretario dijo que por su intervención se le había quitado a Infraiber el contrato para instalar y operar el Sistema Independiente de Verificación de Aforo Vehicular, Ingresos y Nivel de Servicio (SIVA).

"Hay que entender que a éste personaje (Diez Gargari), que usted menciona, se le entregó un convenio que le daba, por adjudicación directa, que le daba un ingreso como de 4 mil o 5 mil millones de pesos, que por intervención de su servidor se le quitó en el Estado de México", señaló Ruiz en esa comparecencia. "Por sí sola, esta manifestación constituye una confesión del Secretario Ruiz Esparza en el sentido de que cometió hechos probablemente constitutivos de delito", enfatiza la denuncia.

Reforma
Ciudad de México
Martes 10 de enero de 2017.

Las tarifas industriales de la CFE son en agosto 3.9 por ciento más altas que en julio y acumulan un encarecimiento de hasta 24.7 por ciento en lo que va de 2016.

Para las empresas en la tarifa HM (media tensión) de la Ciudad de México, el precio será de 0.76 pesos por kwh, con un costo de energía punta de hasta 1.98 pesos.

Y los comercios sufrieron este mes un incremento de entre 2.6 y 3.2 por ciento en sus tarifas, al pagar ahora entre 13.3 y 18.5 por ciento más que al cierre de 2015.

Así, los pequeños y medianos negocios pagarán un precio de hasta 2.94 pesos por kwh en tarifa 2, un 13.3 por ciento más que al cierre del año pasado.

Para los de tarifa 3 -con más de 25 kilowatts de demanda- será de 1.47 pesos por kwh, 18.5 por ciento más caro en lo que va de 2016.

En cuanto a los usuarios con tarifa doméstica de alto consumo (DAC), se les aplicó un aumento de 2.6 por ciento en agosto, llegando así a un alza acumulada de 13.3 por ciento en el año.

Estas alzas en la electricidad se suman a las de las gasolinas Magna y Premium, de 4.2 y 3.1 por ciento mensual, respectivamente. Ahora costarán 13.96 y 14.81 pesos por litro.

El aumento en las tarifas para agosto se debió a un aumento en el precio del combustóleo y del carbón, de 21.2 y 5.5 por ciento, que la CFE utiliza cada vez en menor medida para generar electricidad.

La mayoría de los incrementos en 2016 obedecen, principalmente, a los aumentos en el precio del gas natural en EU, que se usa como referencia para establecer las cotizaciones en México.

Reforma
Luis Valle
Cd. de México
Martes 02 de agosto de 2016.


El empresario fusiona dos empresas que dan servicio a Pemex para fundar “Carso Oil &Gas”

Carlos Slim se ha sumado a la fila de empresarios que ven oportunidades en la reforma energética de México. Este martes informó a las autoridades mexicanas la creación de su firma Carso Oil & Gas. Para conseguirlo, el segundo hombre más rico del mundo ha fusionado dos empresas que ya trabajan con Petróleos Mexicanos (Pemex) en la perforación de pozos petroleros en el Golfo de México.

Carso Oil & Gas comienza la carrera por el mercado energético en México con activos por 3.478 millones de pesos (227 millones de dólares). Slim ha fusionado a Carso Infraestructura, Construcción y Perforación con Condumex Perforación. Ambas poseen contratos con la petrolera estatal que serán asumidos por la nueva firma. El magnate tendrá la capacidad tanto de continuar su trabajo con Pemex, como de competir con la empresa pública por los nuevos contratos.

La reforma energética de México, aprobada en 2013, permite la participación de la inversión privada en el sector después de 76 años en los que el Estado administró el monopolio de la industria. Slim consolida así sus oportunidades para obtener contratos para explorar y perforar yacimientos en el Golfo de México, donde se ha concentrado la mayor parte de su experiencia, así como en la construcción de ductos para el transporte de hidrocarburos. El Gobierno mexicano asignará los primeros contratos, fruto de la reforma, el próximo verano.

Slim no es el primer empresario mexicano en mover ficha tras el arranque de la reforma energética. Alberto Baillères, dueño del conglomerado Grupo Bal, anunció en febrero su incursión en la industria petrolera con la fundación de su empresa energética Petrobal. Baillères, dueño de las minas más ricas de oro y plata en México, sorprendió no sólo con el anuncio de su nueva firma sino con el fichaje de un exdirector de Pemex, Carlos Morales Gil, como cabeza de su nuevo proyecto.

Las empresas del multimillonario han respondido a los cambios ordenados por la reformas impulsadas por el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto. Por una parte, en su interés en el naciente sector energético y por otro, en su supervivencia en la industria de las telecomunicaciones. La semana pasada su empresa de telefonía, América Móvil, anunció la escisión de activos de infraestructura pasiva de sus empresas de telefonía móvil en México. Slim busca así evitar las penalizaciones que la nueva legislación antimonopolios puede imponerle.

El País
Sonia Corona
Ciudad de México
Miércoles 15 de abril de 2015.

Manuel Bartlett

Dolosamente, envuelto en el engaño y la manipulación característicos de la Reforma Energética de Peña Nieto, inicia el despido de trabajadores de Pemex, pretextando la caída de los precios del petróleo. El despido no surge con la contingencia presupuestal, es parte un diseño decretado en las reformas constitucionales y legales. El propósito de la reforma: eliminar a Pemex como empresa para el desarrollo nacional, disminuida, como empresa privada, de extracción, imposibilitada de competir con las transnacionales, conducirá a su desaparición.

Previamente Lozoya y Romero Deschamps firmaron un Convenio para “redimensionar la plantilla sindical”, recorte, pero Lozoya en el Senado, negó que despedirían trabajadores. En la Reforma Constitucional, Segundo Transitorio, se estableció que los derechos laborales se respetarían, pero el Vigésimo establece que: “su régimen de remuneraciones será distinto al previsto en el artículo 127 constitucional”, o sea no corresponderá a su responsabilidad como servidores públicos, que dejan de serlo, sino como empleados de empresa privada, que es en lo deviene Pemex, y elimina garantías laborales del pacto social del Estado con sus trabajadores. El artículo 13, fracción IX, de la Ley de Pemex da al Consejo de Administración, la facultad para “aprobar las provisiones económicas máximas para la negociación del contrato colectivo de trabajo”, o sea elimina derechos que establece el contrato colectivo de los petroleros. El artículo 73 establece que las remuneraciones del personal obedecerán a “las condiciones del mercado laboral nacional e internacional y las empresas conserven a los trabajadores idóneos cumplir eficazmente con su objeto”, de empresa privada “redimensionada”. El Noveno Transitorio afirma que el cambio de su naturaleza jurídica “no deberá afectar los derechos de los trabajadores en activo ni de los jubilados y pensionados”, pero perversamente el Tercero Transitorio de la Reforma de la Ley de Deuda Púbica incluyó que: “el Gobierno Federal podrá asumir una proporción de la obligación de pago de las pensiones y jubilaciones en curso, siempre que Pemex modifique su Contrato Colectivo de Trabajo, el Reglamento para el Personal de Confianza e implemente un programa de austeridad. Dichas modificaciones deberán conllevar a una reducción de las obligaciones de pago de las pensiones y jubilaciones de la empresa”.

El Secretario de Energía, falaz, atribuyó el recorte de personal a los bajos precios del crudo, tangencialmente para mantener eficiencia en la competencia con la iniciativa privada, que demanda la reforma energética, ocultando que el recorte masivo está anunciado en los textos de la reforma; eso sí, “con todo respeto a los derechos laborales que serán indemnizados”, o sea despedidos. El cómplice Romero Deschamps afirma que ese recorte presupuestal obliga una “depuración” de la planta laboral, cuando en el Senado, durante el proceso de reforma, se le acusó que con su apoyo, se estaba aprobando el despido de los trabajadores por él representados y la pérdida de sus derechos, lo negó. Ahora acepta que el Consejo de Administración definirá dónde se aplicará el recorte presupuestal, o sea los despidos, que llama “depuración”.

Los trabajadores petroleros pierden su Contrato Colectivo; sólo no serán despedidos los trabajadores “idóneos” que decida el Consejo de Administración; sus remuneraciones obedecerán al mercado nacional e internacional, abstracción discrecional. Serán despojados de sus derechos constitucionales a pensiones y jubilaciones. Todo orquestado antes a la caída de los precios del petróleo.

Mediante el espurio control sindical y la desinformación de los medios de comunicación se ha ocultado a los trabajadores la brutalidad en su contra de la Reforma Energética, reforma ruin impulsada por el Presidente de la República contra de trabajadores mexicanos que han sostenido nuestro desarrollo. Desaparecerá Pemex si los mexicanos lo permitimos.

El Universal
Manuel Bartlett Díaz
Senador de la República
Jueves 26 de febrero de 2015.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Información reciente

Síguenos en Twitter