LA PAZ, 13 ene (Xinhua) -- El espejo de sal más grande del mundo es uno de los protagonistas en la jornada de hoy en el rally Dakar 2018, el salar de Uyuni, ubicado en la región homóloga en el departamento boliviano de Potosí, alberga la etapa 7 de la carrera más demandante del mundo.  

La afluencia de turistas nacionales y extranjeros a la región se incrementó masivamente en los últimos días por el paso del rally internacional, afirmó el alcalde del municipio de Uyuni, Patricio Mendoza, al canal estatal.

De acuerdo con Mendoza, en los últimos días, Uyuni recibió al menos 200.000 visitantes por lo que se dispusieron más de 75 hoteles e incluso se alistaron unidades educativas para hospedar a más visitantes.

Después de un día de descanso en el campamento del Colegio Militar de La Paz, la capital boliviana, el Rally Dakar 2018 reanudó este sábado la séptima etapa entre La Paz y Uyuni con un recorrido de 425 kilómetros.

La etapa es una de las más duras de la competencia debido a que los pilotos de las cinco categorías (motocicletas, cuatrimotos, autos, SxS y Camiones) afrontarán este recorrido en modo maratón, es decir, no recibirán ningún tipo de asistencia.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, levantó la bandera nacional, con lo que comenzó la séptima etapa de la dura competencia, la cual recorre por quinta vez consecutiva el territorio boliviano.

El salar de Uyuni, una de las joyas andinas para el turismo, es la principal atracción del Rally Dakar en Bolivia; el desierto de sal, ubicado al suroeste de Bolivia, es el mayor del mundo y está situado a una altura de 3.650 metros y cuenta con cerca de 10.600 hectáreas de superficie.

La mañana de este sábado, autoridades y pobladores de Bolivia ofrecieron una ofrenda a la Pachamama (madre tierra) en Uyuni, rodeada de whipalas (estandartes de los pueblos andinos), para desear fortuna a los corredores del Dakar en paso por territorio boliviano.

"Estamos haciendo una ceremonia porque estamos con gentes que vienen de todas partes del mundo y queremos pedir para ellos, que les vaya bien y que todos sus anhelos y propósitos, sus esfuerzos, sean compensados", dijo el viceministro de Descolonización, Félix Cárdenas.

El funcionario boliviano también detalló que la ofrenda estuvo compuesta por un feto de llama y símbolos milenarios reproducidos en plaquetas de dulce para solicitar a las deidades andinas protección para los competidores.

Los amautas (sabios aimaras) de diversas regiones acompañaron la ofrenda con plegarias pronunciadas en quechua y aimara (lenguas autóctonas de Bolivia) que fueron acompañadas por el sonar de conchas de caracol, un círculo de whipalas y libaciones de alcohol y vino indio.

Una columna de admiradores del Rally Dakar estuvo al lado de los amautas mientras esperaban la llegada de los corredores.

Desde la inclusión del salar en el recorrido del Dakar, el gobierno boliviano aprovechó el impacto mediático de la competencia para fomentar e impulsar el turismo en la zona.

La creación del monumento al Dakar en 2014 se ha convertido en un símbolo en medio del desierto y en una parada obligada para los turistas que llegan cada año a esta apartada región.

Además, las comunidades de la zona aprovechan la visita de los entusiastas del rally para vender a recuerdos hechos de sal, algunos con la forma del símbolo del Dakar, algo único en el mundo.

Con música autóctona como la tarqueada, danzas folclóricas, una feria gastronómica con platos típicos y exposiciones de adornos de sal, Uyuni no defraudó, como años anteriores, al recibir la séptima etapa del Dakar 2018.

Xinhua
La Paz, Bolivia
Sábado 13 enero de 2018.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Información reciente

Síguenos en Twitter