En la BUAP crean método efectivo y económico para la degradación de fármacos

En tanto que los jóvenes son la riqueza de la BUAP, el propósito fundamental de la Institución es brindar las condiciones para que reciban una formación integral, pertinente y de calidad, pues “formar alumnos no sólo significa que cuenten con conocimientos, también es indispensable que adquieran competencias acordes a los nuevos tiempos y valores”, aseguró el rector Alfonso Esparza Ortiz.

Tras presidir el Tercer Informe de Labores de José Jaime Rogelio Sánchez López, director de la Preparatoria Urbana Enrique Cabrera Barroso, Esparza Ortiz entregó obras de remodelación a esta unidad académica: los laboratorios de Física, Química y Biología, debidamente equipados, espacios destinados a proporcionar una mejor enseñanza. Por ejemplo, el laboratorio de Física dispone de nuevo material para el estudio de aspectos de mecánica y luz, como un set de calorimetría para hacer cristales y el de Biología equipo para realizar micro muestras.

Por otra parte, el rector de la BUAP reconoció los resultados de esta preparatoria en la evaluación por parte de la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR), en la más reciente Auditoría de Seguimiento al Sistema de Gestión de Calidad. La aplicación del examen GESE del Trinity College London, con el cual se logró la certificación de 38 estudiantes y un docente. Las acciones para fomentar una cultura ecológica, como reducir el consumo de recipientes de unicel y el programa de separación de basura.

Asimismo, felicitó a los alumnos que participaron en certámenes académicos. Estos reconocimientos –dijo- “son altamente significativos porque demuestran la importancia de alentar vocaciones científicas y potenciar el talento de los jóvenes”.

Durante su informe, Sánchez López destacó que los resultados del último año se deben a la participación de toda la comunidad universitaria. Entre ellos, la remodelación y equipamiento de tres laboratorios, la sala de maestros y otros inmuebles que se construirán, como la sala lúdica.

La capacitación docente de 102 profesores en Puebla y Cuetzalan, de ellos el 80 por ciento se actualizó en competencias. La Academia de Inglés continúa con el programa de certificación; como parte de este programa una de sus integrantes obtuvo una beca para realizar una estancia en Austin, Texas. De igual manera, continúan vigentes los programas de acompañamiento estudiantil, la escuela para padres y de sustentabilidad.

En cuanto a premios, Sánchez López indicó que se obtuvo un segundo lugar en un concurso de cristalografía, convocado por la Unión Nacional de Cristalografía y la Unión Astronómica Internacional; un primer lugar en el Concurso Regional de Ciencias Básicas de Nivel Medio Superior, que ganó un estudiante del plantel de Cuetzalan, y el primer lugar del Concurso de Experimentos Científicos, de esta misma sede regional. Mientras que, en Verano de Talentos, programa de la Vicerrectoría de Investigación y Estudios de Posgrado, de 135 aceptados, 41 fueron de esta unidad académica.

El porcentaje de deserción escolar en el plantel de Puebla está por debajo de la media nacional, con 2 por ciento; mientras que en la extensión en Cuetzalan es de 0 por ciento. Por último, destacó que el próximo año la Preparatoria Urbana Enrique Cabrera Barroso cumplirá 40 años, motivo por el cual se realizarán diversas actividades conmemorativas.

En la BUAP crean método efectivo y económico para la degradación de fármacos

Aun siendo sólo agua, por su temperatura el agua caliente contamina. Máxime otras sustancias. Un grupo de científicos de la Facultad de Ciencias Químicas (FCQ) de la BUAP trabaja con diversos materiales para degradar contaminantes tan perjudiciales, como los fármacos. Por ejemplo, el óxido de titanio que ha sido caracterizado para degradar un antibiótico de tercera generación y amplio espectro en el sector médico: la ciprofloxacina.

Los doctores Genaro Carmona Gutiérrez y Albino Moreno Rodríguez, académicos de la FCQ, confían que con financiamiento del gobierno y del sector privado, esto será un hecho a mediano plazo, así como otras soluciones de la química que han descubierto en su laboratorio, como respuesta a importantes retos ambientales.

Con esta motivación, encontraron y presentaron la capacidad de degradación del óxido de titanio, que actúa eficazmente en la ciprofloxacina, hoy en día uno de los antibióticos más utilizados por el sector salud, en pacientes con virus resistentes a otros bactericidas o con enfermedades crónicas.

El método de degradación a partir del óxido de titanio creado en la BUAP genera mínimos productos contaminantes (concentraciones que pueden ser medidas en partes por millón), es más económico y más rápido que otras técnicas. Por ello, posee una solicitud de patente ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

Los antibióticos y las consecuencias ambientales

Al desecharse, este fármaco se acumula en mantos acuíferos, en parte también por la orina de sus consumidores. Como resultado, la ciprofloxacina almacenada fortalece los virus y bacterias presentes en el medio, dificultando el tratamiento futuro de pacientes afectados por los microbios robustecidos.

Dada la ineficacia de los procesos de depuración convencionales, se han identificado muchos de estos compuestos en aguas superficiales y subterráneas; otros estudios científicos hablan sobre sus efectos acumulativos y tóxicos en la vida marina.

Por lo tanto, a medio o largo plazo esta situación podría producir efectos perjudiciales sobre la fauna acuática e incluso en la salud humana. La metodología de los investigadores de la BUAP busca revertir este camino: que no ocurra o bien con el menor impacto negativo.

¿Cómo el óxido de titanio degrada a la ciprofloxacina?

Cada que los investigadores activan el óxido de titanio con la ayuda de un catalizador y luz visible, éste genera huecos que ocurren cuando alguno de sus electrones pasa a otro nivel energético u órbita y deja un lugar disponible.

Como el electrón es de carga eléctrica negativa, el lugar vacante queda con carga positiva. Este hueco es el aprovechado para degradar los enlaces químicos de los compuestos del grupo azo que contiene la ciprofloxacina, los cuales, al caer ahí, se convierten en productos más simples y menos peligrosos, como el dióxido de carbono, agua y un ácido mineral.

Lo anterior es posible gracias a que generalmente la fórmula química de la ciprofloxacina presenta compuestos del tipo azo (nitrógeno-doble enlace-oxígeno), el cual a su vez incluye bencenos.

Una alternativa eficiente con bajos costos ambientales

En la actualidad, los medicamentos son desechados básicamente mediante dos métodos: la combustión, que degrada los medicamentos en agua y dióxido de carbono, entre otros compuestos, y la confinación de fármacos más especiales. Aunque ambas técnicas son factibles, suponen riesgos ambientales. Mientras que en el primero se generan altas cantidades de dióxido de carbono, responsable en gran parte del calentamiento global; el segundo, sino es un contendor seguro, podría ocasionar la incorporación directa de las sustancias tóxicas al medio.

Colegas de otras instituciones diseñan diversos métodos como aquellos que involucran combustiones a pequeña escala, bacterias, lodos y carbones activados, coagulantes biológicos, ozonación y virus, entre otros. Sin embargo, mucho de los productos resultantes de los procesos de depuración siguen siendo tóxicos. “Nosotros producimos mínimas cantidades de dióxido de carbono, ácido mineral y agua en concentraciones por partes de millón”, destacó Moreno Rodríguez.

Si proyectos como éste trascienden el laboratorio, Genaro Carmona Gutiérrez y Albino Moreno Rodríguez harían realidad uno de sus sueños: la presencia de altos edificios con muros capaces de degradar contaminantes al contacto y al ritmo de cada soplido del viento, gracias a su recubrimiento –pintura o esmalte-, elaborado con alguno de los materiales caracterizados por ellos.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Lunes 28 de noviembre de 2016.

Con la participación de alumnos en el programa binacional México-Estados Unidos “Jóvenes en Acción”, la BUAP se suma a proyectos en beneficio de la sociedad, a la par que promueve el liderazgo estudiantil para enfrentar los retos actuales, afirmó el Rector Alfonso Esparza Ortiz, al inaugurar la oficina del proyecto Make it Happen, en la Preparatoria Urbana Enrique Cabrera Barroso, cuyo objetivo es combatir el bullying.

“Para la Institución es muy alentador que diferentes equipos de alumnos participen en estos proyectos, de los cuales tres de ellos recibieron apoyo. Son ejercicios que la Máxima Casa de Estudios en Puebla respaldará y buscará involucrar a más jóvenes y preparatorias, porque entre más participen mayor será el impacto social”, señaló.

En esa unidad académica, el Rector de la BUAP inauguró además un bebedero de agua potable, para reducir el consumo de bebidas azucaradas y promover una cultura de vida sana entre la comunidad universitaria.

Amber Aura, Agregada Cultural Adjunta de la Embajada de Estados Unidos en México, felicitó a los jóvenes por ser parte de este compromiso social e invitó al resto de los estudiantes a sumarse en la convocatoria que se emitirá en enero próximo.

Rogelio Sánchez López, director de la Preparatoria Urbana Enrique Cabrera Barroso, refirió que a través de este programa la Institución atiende diversos problemas sociales. Además de Make it Happen, que continúa desarrollándose no obstante que sus creadoras ya egresaron, en este año el proyecto de la BUAP que participó en “Jóvenes en Acción” fue All for one, one for all.  

Judith Ballesteros Villascán, integrante de Make it Happen, comentó que este proyecto enfocado a combatir el bullying nació en 2014. Como parte del programa “Jóvenes en Acción”, sus integrantes realizaron una estancia de verano en Estados Unidos, para mejorarlo y desarrollar habilidades de liderazgo, con el firme propósito de servir a su comunidad. A su regreso, lo pusieron en marcha en la preparatoria, donde desarrollaron diferentes dinámicas y establecieron vínculos con los integrantes del proyecto ¡Aguanta, no te vayas!, del Bachillerato 5 de Mayo, el cual también participó y se enfocó a combatir la deserción escolar.

 Este año se gestionó un espacio para continuar con las labores de dicho proyecto. Como parte de los logros se crearon tres grupos estudiantiles: un club de óptica, de danza y de conversación en inglés.

De esta manera, “buscamos romper nuestros propios límites y encontrar metas en común, por lo que seguiremos trabajando y expandiendo este proyecto. Nosotros podemos hacer el cambio, hagamos que suceda”, enfatizó Ballesteros Villascán.

En su intervención, Atzelbi Ceseña Cortés, integrante del proyecto All for one, one for all, explicó que éste se enfoca a combatir la segregación social de niños sin padres. Tiene como finalidad integrarlos a la sociedad y motivarlos a realizar estudios universitarios.

“Jóvenes en Acción” es un programa convocado por la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la embajada estadounidense, a través del cual preparatorianos de instituciones públicas o privadas tienen la oportunidad de desarrollar capacidades de liderazgo en Estados Unidos, para emprender un proyecto que ayude a enfrentar los retos actuales.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Jueves 19 de noviembre de 2015.

El rector Alfonso Esparza Ortiz se reunió con estudiantes destacados de la preparatoria Urbana Enrique Cabrera Barroso, a quienes felicitó por sus triunfos

Las preparatorias de la BUAP son un semillero de talentos, ya que sus estudiantes destacan en diferentes foros, además de vincularse en actividades sociales que benefician a la población, afirmó el rector Alfonso Esparza Ortiz, al reunirse con alumnos destacados de la preparatoria Urbana Enrique Cabrera Barroso, a quienes felicitó por sus recientes triunfos y reiteró su apoyo para futuras competencias y proyectos.

José Jaime Rogelio Sánchez López, director de la citada escuela, agradeció el respaldo del Rector de la BUAP, ya que su gestión promueve la movilidad estudiantil y académica. En cuanto a logros, informó que recientemente 46 jóvenes participaron en el programa Verano de Talentos, impulsado por la Vicerrectoría de Investigación y Estudios de Posgrado, quienes trabajaron codo a codo con científicos de la Institución.

Otro caso de éxito son Aline Aguilar Cervantes, Carlos Daniel Orantes Olguín, Lisseth González Landa, Ruth Scarlett Robles Ávalos y Atzelbi Ceceña Cortés, quienes participan en el programa binacional “Jóvenes en Acción”, a través del cual preparatorianos de instituciones públicas o privadas tienen la oportunidad de desarrollar capacidades de liderazgo en Estados Unidos, para emprender un proyecto que ayude a enfrentar los retos actuales.

All for one, one for all es el proyecto encabezado por los estudiantes, cuyo objetivo es combatir la segregación social de niños sin padres. Tiene como finalidad integrarlos a la sociedad y motivarlos a realizar estudios universitarios, comentaron sus integrantes. Cabe destacar que este grupo es el cuarto de esta preparatoria -y el único de la BUAP este año- que participa en la estancia de verano en Estados Unidos.

La estancia del programa “Jóvenes en Acción” es del 11 de julio al 6 de agosto, tiempo en el que los estudiantes asistirán al campamento World Learning International, en Vermont; visitarán Washington, D.C. y otra ciudad ‘sorpresa’ elegida por la embajada estadounidense, donde trabajarán diversas actividades que contribuirán a la estructuración y realización de su proyecto. Asimismo, estarán con familias anfitrionas para conocer más de la cultura norteamericana.

A su regreso, los jóvenes pondrán en práctica los conocimientos adquiridos en el orfanato Casa Cuna, donde impulsarán diferentes actividades, entre éstas el taller “Un valor por mes”, círculos de lectura, clases de regularización y de inglés básico. El proyecto estará a su cargo un año, pero esperan darle continuidad para apoyar a más jóvenes.

Un caso más es el de Enya Zetina Rosas y Ángel Gutiérrez Cortés, quienes representarán al estado de Puebla en el “Taller de Ciencia para Jóvenes” que organiza el Centro de Investigación en Matemáticas (CIMAT), en la ciudad de Guanajuato, del 27 de julio al 1 de agosto.

El taller está diseñado con el propósito de acercar a los participantes a la ciencia, a través de cursos y mini-talleres intensivos en grupos pequeños dirigidos por académicos invitados, visitas a sedes de actividad científica en la región y pláticas con investigadores. Los temas principales de este año son Matemáticas, Astronomía, Química y Biología.

A su regreso, los estudiantes compartirán sus conocimientos con sus compañeros de clase y, si es posible, con el resto de los alumnos de la preparatoria.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Viernes 10 de julio de 2015.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Información reciente

Síguenos en Twitter