Octavio Spíndola Zago

    —¿Cómo te hiciste halcón?

    —Fácil, mis primos y tíos son huachicoleros y ellos me involucraron en el negocio. Tenía yo 16 años cuando me dieron las claves para avisar de los chapulines verdes, los operativos y también del ingreso de extraños a la toma del ducto. Cuando es momento de la ordeña suena este celular —muestra un equipo sencillo— me pongo mi chamarra y me subo a la moto.

Puebla, la entidad que se ha jactado de ser no sólo una de las más pacíficas sino una de las más cosmopolitas y desarrolladas del país, ocupa las portadas de los medios nacionales e internacionales otra vez. A pesar de los esfuerzos forrados de dinero —del erario público, naturalmente— de especialistas en marketing, opinión pública, “comunicación social”, coaching político y demás decadencias posmodernas que el ex gobernador Rafael Moreno Valle puso a su servicio y heredó principescamente a su delfín, Antonio Gali Fayad, no ha sido por su fatal Museo Internacional Barroco, su desmantelado sistema de políticas culturales, su insufrible feria anual, los fallidos pueblos mágicos, los abandonados barrios del centro histórico y su periferia ni por los numerosos hospitales vacíos que construyó. Ni los puentes, el teleférico, la farsa de los túneles ni las ciclopistas recreativas (que el actual ejecutivo ha reconocido estuvieron mal planeadas en algunos casos). Ni por sus decadentes jardines y parques públicos. No, Puebla reaparece en la mira por los focos de violencia que se vuelven endémicos y suben de tono gradualmente (feminicidios, crímenes de odio, asaltos a mano armada, supuestos ajustes de cuentas, choques entre la policía y ambulantes, etcétera).

En México, como en el mundo entero (tanto a la derecha como a la izquierda), según apunta Gustavo Romero Umlauff, “los políticos han adquirido una cualidad distinta de obrar en las campañas [y durante su gestión previo al obligado “chapulinazo”] apoyándose en la individualización y en una destacada exposición mediática. En un extremo de exhibicionismo, se destaca a la persona por encima de su partido.” Las preocupaciones son mayormente de tipo cuantitativo para subir en los rankings de opinión y obtener preciadas certificaciones o acreditaciones antes que interesarse en construir una agenda de gobierno multilateral y democrática. La ideología ha muerto para que las personas puedan negociarse en manejos electoreros; aunque Hobsbawm daba cuenta de este fenómeno desde el siglo XIX, hoy parece haberse llevado a su radicalidad esquizofrénica.

Pero la promoción de libros, la publicidad pagada en revistas o espectaculares y la inserción en entrevistas televisivas o radiofónicas más allá de los límites geográficos permitidos por la ley electoral no pueden ocultar lo evidente. Palmarito Tochapan, un pequeño pueblo de apenas tres mil vecinos, ubicado al oeste de la capital poblana, ha sido arrastrado al vórtice de violencia que ahoga a los pobladores del triángulo rojo: el territorio comprendido por los municipios de Esperanza, Amozoc, Cuapiaxtla, Ciudad Serdán, Huixcolotla, Atzizintla, Felipe Ángeles, Tepeaca, Quecholac, Acatzingo, Palmar de Bravo y Tecamachalco, en el que grupos vinculados al narcotráfico han desplazado a las autoridades para establecer un régimen de facto con el fin de asegurar la estabilidad en su cotidiana ordeña de ductos petroleros y gaseoductos. No obstante, lo que en realidad ocurre es un amasiato entre los alcaldes, todos ellos emanados de los partidos Social de Integración o Compromiso por Puebla (ambos creados por operadores políticos de Moreno Valle durante su sexenio) o de la coalición Puebla Unida que en 2014 reunió, de nueva cuenta, al PRD, el Panal y el PAN; los diputados franquiciarios, provenientes de toda la policromía partidista, y los huachicoles, muchos de ellos perteneciente al cártel de los Zetas.

Vecinos de Palmarito Tochiapan

El 2 de mayo, no muy lejos de Palmarito Tochapan, una familia fue fracturada al vivir una inhumana experiencia de asalto, disparo a quemarropa a su bebé y violación de una menor de edad y su madre en plena autopista México-Veracruz. Al día siguiente, durante las celebraciones de la Santa Cruz, y respondiendo a un reporte de hallazgo de toma clandestina, el ejército se enfrentó con pobladores de la comunidad en un choque que dejó ocho muertos, diez heridos y 13 detenidos-desaparecidos. La Secretaría de la Defensa Nacional argumenta que la población defendió pistola en mano, con mujeres y niños a modo de escudos, a las bandas delictivas.

El 4 de mayo, por su parte, los pobladores cerraron la caseta de la autopista a la altura del kilómetro 186, para difundir su versión: que el ejército fue quien agredió sin ninguna razón a campesinos que huían al ver llegar a los efectivos. Reclaman que el fiscal general, Víctor Carrancá (puño represor del morenovallismo junto con las fuerzas policiacas al mando de Jesús Morales, sucesor de Jesús Rodríguez Almeida), investigue el caso a profundidad, demandan la aparición con vida de los 13 desaparecidos que los soldados se llevaron consigo y exigen a Roberto Flores Toledano, magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia del estado, que cese en el encubrimiento a los abusos de fuerza del ejecutivo. En el servil congreso cualquier petición o exigencia es desoída felizmente por los espurios diputados.

La pobreza y la marginalidad en la que han vivido inmersos los habitantes de la olvidada franja huachicol, sexenio tras sexenio, entraron en reacción fatal con la errada guerra que Calderón declaró contra el narcotráfico, debido a que, al eliminar a los cabecillas, se propició la fragmentación de diversos grupos desorganizados (a los que se incorporaron muchos de los militares desplegados por las calles) que diversificaron sus actividades delictivas más allá del tráfico de drogas y sumieron al país en la violencia endémica y el estado de sitio con el que respondió el gabinete de seguridad. El coctel se encendió con el ascenso del heredero del cacicazgo neoavilacamachista, Rafael Moreno Valle Rosas (hijo del anterior presidente de FUNAM y nieto del secretario de salud durante el mandato de Díaz Ordaz, titular del ejecutivo poblano obligado a renunciar por el Movimiento de Reforma Universitaria), quien se ha caracterizado por las tendencias postfascistas —recuperando un concepto de Enzo Traverso, propias de esa famiglia política.

El huachicol es, pues, parte del problema estructural de la violencia y la pobreza que la elite gobernante ha desatado y magnificado con su indiferencia por el día a día de los millones de mexicanos que contemplan la farándula de Los Pinos, Casa Puebla y demás espacios políticos, unas veces con incredulidad, otras con enojo, cuántas con fascinación y las más con hartazgo. Es una alternativa “desde abajo” a la crisis económica que habita millones de hogares y se ha enredado con la corrupción que adolece la cultura política mexicana, en lo que con Foucault caracterizaríamos como un “juego recíproco de ilegalismos”.[1] En el reportaje citado al principio de este artículo se da cuenta de las condiciones que han llevado a los pobladores a coludirse en la ordeña de ductos y su comercialización: la necesidad agravada por la desesperación. “No tengo un carro de lujo, yo uso lo que gano para comer, vestir a los niños que vayan bien a la escuela que salgan con buenos zapatos”, dicen campesinos que han debido dejar las faenas agrarias “porque te pagan por hacer una bolsa de hierbas 13 o 14 pesos. Todavía voy dos veces por semana, porque no hay trabajo. Cuando salió la gasolina vas y tienes unos litros que vender, por muy caro a siete pesos ya tienes para dar a la familia 700 pesos.”

[1]. En Vigilar y castigar, Foucault refiere el funcionamiento del sistema jurídico con matices entre lo legal y lo ilegal: el ilegalismo, esa singularidad tolerada por el derecho que envuelve todo un núcleo de criminalidad que es a la vez su forma extrema y su peligro interno: “Separación que cubre una oposición de clases, ya que, de una parte, el ilegalismo más accesible a las clases populares habrá de ser el de los bienes: trasferencia violenta de las propiedades; y, de otra, la burguesía se reservará el ilegalismo de los derechos: la posibilidad de eludir sus propios reglamentos y sus propias leyes; de asegurar todo un inmenso sector de la circulación económica por un juego que se despliega en los márgenes de la legislación, márgenes previstos por sus silencios, o liberados por una tolerancia de hecho.”

El Presente del Pasado
Octavio Spíndola Zago
Ciudad de México
Martes 23 de mayo de 2017.


Estado tiene los mismos niveles de chupaductos que Oaxaca y Nuevo León

Un incendio en un ducto de Pemex en el municipio de Calpulalpan, provocado presuntamente por la sustracción ilegal de combustible, alertó a las autoridades estatales porque de las 120 tomas clandestinas que detectó Petróleos Mexicanos en el estado en 2016, 88 se localizaron en ese municipio.

Pemex ubica a Tlaxcala en el lugar número 12 en el tema de tomas clandestinas y por el número de perforaciones a ductos, la entidad se encuentra en los mismos niveles de Nuevo León y Oaxaca, en donde se reportaron 121 tomas en 2016.

La evaluación de Petróleos Mexicanos es que “Tlaxcala es un estado medio para el crimen organizado si se toma como referencia que entidades como Puebla, Guanajuato, Tamaulipas, Veracruz y el Estado de México reportaron entre mil 533 y 483 tomas clandestinas en el mismo año”.

El incendio de ayer se registró entre las comunidades de Santa Isabel y La Soledad, del municipio de Calpulalpan, y fue reportado alrededor de las 07:15 horas. De acuerdo con versiones de lugareños un grupo de sujetos fue descubierto cuando “ordeñaban” el ducto, por lo que prendieron fuego y huyeron.

Las lenguas de fuego eran visibles a kilómetros de distancia por lo que personal de Pemex, Protección Civil estatal, soldados de la 23 Zona Militar y fuerzas policiales, federales y estatales, acudieron al sitio para activar el protocolo de protección mediante el acordonamiento del sector. Además, se tomaron previsiones para zonas aledañas al lugar del siniestro.

El gobierno de Tlaxcala informó que no hubo reportes de personas lesionadas. Precisó que la Comisión Estatal de Seguridad (CES) a través del Cuerpo de Bomberos fueron los encargados de sofocar el incendio.

La zona del siniestro es foco de atención por las autoridades federales desde febrero de 2015. Ese año la Procuraduría General de la República (PGR) abrió a una indagatoria por el robo de combustible en ductos de Pemex en el paraje denominado Los Colgados, perteneciente al municipio de Nanacamilpa, colindante con Calpulalpan.

La PGR informó en esa ocasión que policías municipales acudieron al lugar y hallaron una camioneta de 3.5 toneladas con placas del Estado de México, en cuyo interior encontraron tres contenedores llenos con capacidad de mil 100 litros, cada uno.

El Universal
Justino Miranda / Corresponsal
Tlaxcala, Tlaxcala, México
Sábado 18 de marzo de 2017.


En los primeros cuatro años del sexenio de Enrique Peña Nieto la ordeña de combustibles se ha quedado con 97 mil millones de pesos, señaló Dwight Dyer, consultor independiente en seguridad del sector energético.

Sus cálculos realizados con datos de Pemex, obtenidos a través de solicitudes de transparencia, apuntan a que el año pasado el robo de combustibles se disparó significativamente.

"Esto quiere decir que la empresa productiva del estado no ha podido lidiar con el problema y se le ha salido de las manos aún más", apuntó en su participación en el evento Energy México 2017.

En cambio, durante el sexenio del ex Presidente Felipe Calderón las pérdidas ascendieron a 63 mil millones de pesos.

El experto refirió que de 2009 a 2016 el valor comercial de las pérdidas mínimas en ductos de Pemex, fueron de 160 mil millones de pesos.

El consultor explicó que en años anteriores los ductos que registraban mayor robo de combustibles eran el Cadereyta-Reynosa-Brownsville y en segundo lugar el de Madero-Cadereyta, ambos ubicados en el estado de Tamaulipas.

"La madre de todas las ordeñas fue durante un largo periodo el ducto de Cadereyta a Reynosa", apuntó.

Sin embargo, a partir del 2014 el ducto Minatitlán-México escaló en el número de barriles robados y actualmente es el que más fugas representa.

Dyer estimó que de cada ducto se ordeñan 150 mil barriles al trimestre, aproximadamente 50 mil barriles por mes.

Gustavo Mohar, socio fundador y director general de Grupo Atalaya, detalló que con las más de 6 mil tomas clandestinas registradas el año pasado México ocupa el segundo lugar a nivel mundial en este tema, sólo después de Nigeria.

Recordó que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) está preparando un sistema de monitoreo electrónico a las estaciones de servicio para detectar combustible ilegal.

Se prevé que este sistema entre en vigor en julio de este año.

Reforma
Norma Zúñiga
Ciudad de México
Jueves 2 de febrero de 2017.


La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del estado informó que detuvo a siete policías del municipio de Amozoc, acusados de estar vinculados con las bandas dedicadas al robo de combustibles a los ductos de Pemex.

El titular de la SSP, Jesús Rodríguez Almeida, dijo que al ser detenidos los uniformados han señalado que recibían instrucciones de uno de los regidores de Amozoc, cuyo nombre no quiso revelar, para operar en protección a los llamados “huachicoleros”.

Indicó que en sus primeras declaraciones los policías reconocieron que recibían un pago por parte de un grupo delictivo para protegerlos, vigilar tomas clandestinas y custodiar combustible robado.

Al momento de ser detenidos, los policías se trasladaban en dos motopatrullas y tres camionetas con los números P-011, P-012 y P-019, pertenecientes al municipio de Amozoc, y en una de ellas llevaban al menos dos tanques con hidrocarburo extraído de los ductos de Pemex.

Según Rodríguez Almeida, la detención de los elementos policíacos de Amozoc se dio a partir de que policías estatales fueron emboscados por una banda de ordeñadores de ductos, quienes, con la ayuda de los uniformados municipales, los llevaron a un paraje solitario en la junta auxiliar de Chachapa.

Luego de que uno de los elementos estatales pudo escapar de donde los tenían secuestrados y logró pedir el apoyo de la corporación, los refuerzos llegaron al lugar y lograron detener a los delincuentes y a los uniformados de Amozoc que les ayudaban.

Hasta ahora, las autoridades poblanas no han precisado si las investigaciones sobre este caso implican al alcalde panista de Amozoc, José Cruz Sánchez.

En condiciones similares fueron detenidos, en julio de 2015, el ahora ex director de la Policía Estatal, Marco Antonio Estrada López, y el ex jefe del GOES, Tomás Méndez Lozano, quienes custodiaban varios vehículos que transportaban combustible robado.

Las tres camionetas y dos motocicletas oficiales que eran usadas por los uniformados para movilizar hidrocarburo robado, fueron confiscadas por la Fiscalía General del Estado.

Según informes de la Fiscalía General del Estado, los elementos policíacos detenidos serían puestos a disposición del Ministerio Público federal en el transcurso de este día.

Proceso
Gabriela Hernández
Ciudad de Puebla, Mx.
Jueves 1 de septiembre de 2016.


Además de personal contraincendios de Pemex, en el sitio también laboran bomberos de distintos municipios como Puebla, Tepeaca, Tecamachalco y Acatzingo.

Puebla. - El incendio en un ducto de Pemex en el Municipio de Quecholac, provocado por una toma clandestina, fue sofocado luego de 38 horas, tiempo en que bomberos de distintos municipios y personal de la paraestatal laboraron.

La ordeña ocurrió la tarde del miércoles en inmediaciones de la comunidad de Palmarito Tochapan.

Tras apagar el siniestro, los cuerpos de emergencia municipales y estatales trabajan para reparar y sellar el ducto.

La zona es resguardada por personal de la Policía Federal (PF), que mantiene aislada el área y no se reportan daños materiales a terceros ni riesgos a la población.

Además de personal contraincendios de Pemex, en el sitio también laboran bomberos de distintos municipios como Puebla, Tepeaca, Tecamachalco y Acatzingo.

Los vulcanos que controlaron la conflagración reportaron que la maquinaria que se utiliza complicó las labores, ya que rompió otra toma que estaba en la zona.

Algunos bomberos decidieron suspender labores alrededor de las 20:00 horas del jueves luego de agotar todo su material.

Reforma
Jesús Lima / Corresponsal
Puebla, México
Viernes 26 de agosto de 2016.


El alcalde de Tlalancaleca, Óscar Anguiano Martínez, confirmó que los pobladores de la comunidad de San Francisco Tláloc mantienen guardias comunitarias para contrarrestar la delincuencia que se ha disparado en esa zona por la operación de bandas dedicadas al robo de combustibles.

El edil reconoció que estos grupos, formados por lugareños que participan como voluntarios, se mantienen armados y se turnan para montar guardias “por la misma seguridad de la comunidad”.

Anguiano justificó estas acciones luego de que hace un año el Ejército y el personal de seguridad de Pemex dejaron de hacer los rondines en esa zona para vigilar los ductos y evitar el robo de combustible.

Además, a finales de mayo, pobladores de San Francisco Tláloc se enfrentaron en dos ocasiones con supuestos integrantes de las bandas de chupaductos.

El 25 de mayo, un grupo de lugareños hizo frente a los delincuentes que forman parte de la banda conocida como Los Huachicoleros, los cuales huían de elementos de la Policía Federal (PF) y en su trayecto estuvieron a punto de atropellar a un niño.

Fue entonces que los pobladores decidieron tomar por su cuenta la justicia. Primero cerraron el paso a dos vehículos en los que huían los integrantes de la banda, pero éstos les respondieron a balazos.

Cuando a los Huachicoleros se les acabaron las balas, la turba se fue contra ellos con piedras, palos y escopetas de cacería. Volcaron 14 vehículos y quemaron una camioneta que, aseguran, usan los delincuentes para ordeñar los ductos de Pemex, además de que hirieron con arma de fuego a uno de los integrantes de la banda, a quien después entregaron a las autoridades.

El 30 de mayo se volvió a desatar un conflicto similar, cuando integrantes de las bandas delincuenciales regresaron a la localidad y dispararon contra pobladores que participaban en la vigilancia del pueblo.

Pobladores y delincuentes se enfrentaron a balazos y los lugareños atraparon a dos de ellos, a los cuales pretendían linchar, pero fueron disuadidos por representantes de las autoridades estatales. Aparte, lograron quitarles a los delincuentes cinco vehículos cargados con combustible robado.

Desde el primer conflicto, los habitantes de San Francisco Tláloc mantienen las guardias comunitarias por temor a que los delincuentes traten de nueva cuenta tomar represalias contra esa localidad.

Cae líder de banda

La Secretaría de Seguridad Pública estatal informó sobre la detención de Alejandro F., “El Monstruo”, de 24 años de edad, a quien ubica como presunto líder de una célula delictiva dedicada al robo de hidrocarburo.

La dependencia también reportó la detención de Alfredo P. y Carlos G., de 34 y 38 años, respectivamente, quienes serían cómplices en la banda de chupaductos que presuntamente opera en la región del municipio de Acajete.

De acuerdo con un comunicado emitido por la dependencia, elementos de la Policía Estatal Preventiva arribaron a la calle 15 Sur entre Reforma y 4 Poniente de la Junta Auxiliar La Magdalena Tetela, donde encontraron una grúa que era abastecida con combustible presuntamente robado.

“Los policías estatales realizaron una inspección alrededor del predio donde ubicaron a Alejandro F. a bordo de una camioneta Chevrolet pick up modelo 1999 con placas de circulación SL27589, la cual cuenta con reporte de robo. Asimismo, fueron sorprendidos Alfredo. P y Carlos G. resguardando el lugar”, precisó la dependencia en un comunicado.

Agrega que a raíz de estos hechos fue incautado el predio donde se almacenaban 30 mil litros de combustible en 30 cisternas, y fueron aseguradas dos camionetas, una Grand Cherokee y una Nissan Quest, ambas con reporte de robo.

Los presuntos responsables del ilícito y las unidades fueron puestos a disposición de la autoridad federal.

Encuentran cuerpos calcinados

En el municipio de Tecamachalco, en la misma zona conocida como el Triángulo Rojo por ser una de las de mayor incidencia de robo de combustibles del país, fueron localizados dos cuerpos en estado de descomposición y con signos de haber sido calcinados.

De acuerdo con los reportes de la policía estatal, fueron unos campesinos los que reportaron este hallazgo en una barranca conocida como La Canica, ubicada en la junta auxiliar de San Mateo Tlaixpan.

Proceso
Gabriela Hernández
Ciudad de Puebla, Mx.
Miércoles 15 de junio de 2016.


Cerca de 200 pobladores de la Junta Auxiliar San Francisco Tláloc se enfrentaron contra un grupo de personas dedicado al robo de combustible en el Municipio de San Matías Tlalancaleca, Puebla, donde una camioneta fue incendiada y al menos 15 más terminaron volcadas.

Los hechos ocurrieron durante la noche del miércoles y la madrugada de este jueves, de acuerdo con los primeros reportes policiacos.

Una fuente ministerial indicó que los delincuentes fueron interceptados por los habitantes luego de extraer diesel de los ductos de Pemex.

Los acusados realizaron disparos al aire para tratar de amedrentar a los habitantes, quienes los bajaron de las camionetas para incendiarlas y volcarlas.

Mientras huían del lugar, uno de los delincuentes resultó lesionado, por lo que fue trasladado a un hospital del Municipio de San Martín bajo resguardado policiaco.

Elementos de la Policía Estatal y Municipal fueron movilizados y el agente del Ministerio Público Federal acudió a realizar las primeras investigaciones.

Reforma
Andrés Sánchez Pastén / Corresponsal
Ciudad de Puebla, México.
Jueces 26 de mayo de 2016.


Puebla.- Al menos 19 asesinatos relacionados con el robo de combustible se han registrado en Puebla de enero del 2015 a la fecha.

El último acontecimiento ocurrió el pasado jueves en el Barrio de Guadalupe, en el Municipio de Esperanza, donde dos hombres y una mujer, presuntamente embarazada, fueron ejecutados a balazos.

Los asesinatos han sido a consecuencia de enfrentamientos de ordeñadores con policías y venganzas entre bandas dedicadas al robo de combustible, de acuerdo con datos proporcionados por fuentes ministeriales.

Los municipios en los que se han registrado la mayoría de los asesinatos son Acatzingo, Palmar de Bravo, Huachinango, Quecholac, Huejotzingo, San José Chiapa, Nopalucan, San Andrés Cholula y Tepeaca.

Las ejecuciones se realizaron en su mayoría con armas largas y de uso exclusivo del Ejército Mexicano, detallaron las fuentes.

Entre los casos destaca el registrado el 2 de agosto del 2015, donde la disputa de la plaza en Palmarito Tochapan, en Quecholac, ocasionó tres enfrentamientos armados entre delincuentes.

En esa ocasión, de acuerdo con la información proporcionada a Grupo REFORMA, una pareja murió por heridas de rifles R-15 y AK-47.

Reforma
Andrés Sánchez
Ciudad de Puebla
Sábado 9 de abril de 2016.

Policías federales, estatales y municipales montaron operativos en la zona para tratar de ubicar a los delincuentes

Palmar de Bravo, Pue.- Ladrones de ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) atacaron esta mañana con armas de fuego a un convoy de soldados que se trasladaba por la autopista Cuacnopalan-Oaxaca, a la altura de este municipio.

En la agresión resultó herido un soldado, quien recibió tres disparos en tórax, un brazo y una pierna, aunque ya fue trasladado a Tehuacán para recibir atención médica.

Según reportes policiacos, el convoy de militares fue interceptado alrededor de las 6:30 horas a la altura del paraje conocido como Los Limones por unos sujetos que se trasladaban en un Mustang negro, placas TYH-2338 de Puebla.

Después de este ataque, los sujetos dejaron abandonado el vehículo y escaparon entre los campos de cultivo, sin que hasta el momento se les haya localizado.

Policías federales, estatales y municipales montaron operativos en la zona para tratar de ubicar a los delincuentes, que se presume pertenecen a las bandas de “robaductos” que operan en la entidad.

Hace apenas unas semanas en este mismo municipio se registró un ataque similar de “chupaductos” contra militares.

En esa ocasión, los soldados ingresaron a la localidad de Bella Vista, en el municipio de Palmar de Bravo, para perseguir a supuestos delincuentes dedicados al robo de hidrocarburos, pero los pobladores acusaron a los militares de golpear a jóvenes que presuntamente no estaban relacionados con los hechos.

Luego de esto, una turba golpeó a cuatro soldados y los retuvo hasta que un operativo militar ingresó a la localidad para rescatarlos.

En agosto, la PGR informó que abrió varias investigaciones relacionadas con el robo de ductos en los municipios de Palmar de Bravo, Quecholac, Tepeaca y Acatzingo, ubicados en la zona de Tehuacán, donde se han asegurado cargamentos de más de 135 mil litros de combustible robado y se han asegurado unos 156 vehículos.

El 28 de julio anterior renunció Facundo Rosas Rosas a la SSP estatal, quien es investigado por supuestamente ofrecer protección a las bandas de “robaductos” que operan en la entidad.

Lo anterior, después de que el director de la Policía Estatal, Marco Antonio Estrada, y elementos a su cargo, fueron descubiertos cuando escoltaban un cargamento de combustible robado en la zona de Tepeaca.

Proceso
Gabriela Hernández
Lunes 16 de noviembre de 2015.

Dos tomas clandestinas fueron detectadas este día y en una de ellas se produjo un incendio, según reporte de Petróleos Mexicanos (Pemex).

El primer caso fue el de una toma clandestina en ductos de Pemex que ocasionó un incendio la mañana de este viernes en el kilómetro 188 de la autopista Puebla-Orizaba, a la altura del municipio de Quecholac.

Personal técnico especializado del sector Ductos Mendoza, de Pemex informó que el siniestro se produjo en una toma clandestina instalada en el poliducto Minatitlán - México, en ese municipio.

Como medida de control se suspendió la operación del ducto, cerrando de forma automática las válvulas de seccionamiento Cuesta Blanca y Tecamachalco.

Bomberos municipales y personal contra incendio de Petróleos Mexicanos llevaron a cabo las labores en la cercanía del incendio para su control.  Asimismo, Protección Civil Municipal y elementos de la Policía Federal mantenían resguardada el área, como medida preventiva.

El incendio –dijo Pemex- se presentó en una zona despoblada sin que hasta el momento se reporten daños a terceros ni afectaciones a cuerpos de agua.

Una vez controlado el incendio, personal de Petróleos Mexicanos accederá al punto para reparar eliminar la toma clandestina, reparar el ducto afectado y reanudar su operación.

El área jurídica de Pemex tomó conocimiento de los hechos y presentó la denuncia respectiva ante el Ministerio Público Federal, para efectuar las averiguaciones correspondientes y deslindar responsabilidades.

De acuerdo con usuarios de redes sociales, el siniestro comenzó después de las 6 de la mañana en la comunidad de Palmarito Tochapan y hubo dos camionetas involucradas. No se tiene información de personas heridas.

Aunque el accidente ocurrió en Quecholac, la columna de humo se podía apreciar a varios kilómetros de distancia.

Bomberos de Tecamachalco se encargaron de terminar con las llamas, aunque se pidió ayuda a personal de la petrolera.

Detectan toma clandestina en la Puebla-Orizaba

Más tarde, otra toma clandestina expuesta al aire libre fue asegurada por agentes de la Policía Federal, a un costado de la autopista Puebla-Orizaba, a la altura del kilómetro 154+700.

Los uniformados localizaron la toma en unos terrenos de cultivo, cerca de un camino vecinal del municipio de Tepeaca, por donde pasan los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex).

La toma tenía conectada una manguera de 60 metros de longitud, sin embargo no presentaba derrame de combustible.

Los federales le notificaron el hallazgo a personal de Seguridad Física de la paraestatal, quien acudió hasta el lugar para sellar la toma.

Asimismo se le dio conocimiento al Ministerio Público de la Federación para que iniciara las investigaciones correspondientes.

e-consulta
Diana Jiménez
Ciudad de Puebla
Viernes 13 de noviembre de 2015.

Página 1 de 2

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter