La calificación actual es cinco puntos menor que la medición del año 2015; el organismo señala que no es suficiente el SNA


De acuerdo con el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2016, que presentó Transparencia Internacional, México obtuvo una calificación de 30 puntos, lo que lo ubica en la posición 123 de 176 países.

La calificación actual es cinco puntos menor que la de la medición anterior del año 2015. En el Índice de Percepción de la Corrupción 2016, México se mantiene por debajo de sus principales socios y competidores económicos.

Es decir, 40 posiciones separan a México de China, India y Brasil, sus principales competidores económicos.

El organismo, en su capítulo México, advirtió que las reformas anticorrupción y la primera etapa de implementación del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) no han sido suficientes para reducir la percepción y los efectos de la corrupción en México.

El organismo dijo que no basta con asegurar la transformación institucional, sino que éstos deben acompañarse de acciones sistemáticas para desmantelar las redes de corrupción que afectan a las instituciones públicas del país.

“Los casos conocidos por la comunidad nacional e internacional no deben quedar impunes”, advirtió.

Ante ese escenario, Transparencia Internacional emitió una serie de recomendaciones para el Estado mexicano.

“La corrupción e impunidad deben ser excepción y no regla. Las redes de corrupción formadas por empresas y funcionarios públicos deben ser investigadas, perseguidas y desmanteladas”.

Señala que es necesario crear una Fiscalía General de la República –cuyo proceso se encuentra atorado en el Congreso de la Unión- capaz, autónoma e independiente para asegurar que la política anticorrupción del país no dependa ni de la política interna ni de la política externa.

Recomendó que su diseño permita emprender acciones sistemáticas y permanentes para desmantelar redes de corrupción.

Transparencia Internacional urgió al Congreso de la Unión, y en especial a los Congresos locales, cumplir con su función de ser un contrapeso a los poderes ejecutivos y cumplir cabalmente con su función de vigilancia de las decisiones y el ejercicio de los recursos a nivel local.

El organismo internacional consideró que además de asegurar la correcta implementación del Sistema Nacional Anticorrupción a nivel federal, es necesario iniciar el proceso de creación de los Sistemas Locales Anticorrupción de las 32 entidades federativas del país aún no lo han hecho.

“En muchos estados del país, las instituciones que formarán parte de los Sistemas Locales Anticorrupción cuentan sólo con una autonomía jurídica, sin independencia real para investigar y sancionar la corrupción a nivel subnacional. Debe revisarse que existan contrapesos reales y no sólo formales entre los poderes de los estados, especialmente en los órganos de fiscalización estatales”.

Expresó que en el contexto económico del país, además de las medidas de austeridad anunciadas, deben incorporarse instrumentos adicionales que fortalezcan la apertura gubernamental, la integridad y la apropiada fiscalización del gasto público.

El Universal
Ciudad de México
Miércoles 25 de enero de 2017.

El Presidente Enrique Peña y Gerardo Ruiz Esparza, titular de SCT, fueron denunciados ante la PGR por presunta conspiración a favor de OHL.

El Presidente Enrique Peña Nieto y el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, fueron denunciados ante la Procuraduría General de la República (PGR) por presuntamente haber conspirado para beneficiar a la empresa OHL en su disputa legal con Infraiber.

La denuncia fue presentada ayer a las 15:00 horas por el representante legal de Infraiber, Paulo Diez Gargari, quien sostiene en el escrito que Peña Nieto instruyó retirarle a Ifraiber el convenio para medir el aforo vehicular en el Circuito Exterior Mexiquense y el Viaducto Bicentenario. "Es posible concluir que estamos en presencia de una auténtica 'conspiración de Estado', puesta en marcha por instrucciones del propio Presidente de la República, para perjudicar a Infraiber y otros, como represalia por las denuncias públicas (fundadas y bien documentadas) de los numerosos y muy graves actos de corrupción de las empresas del Grupo OHL con servidores públicos estatales y federales", señala.

El escrito establece que la instrucción del Presidente se habría dado durante una reunión celebrada el 6 de abril de 2015, en la que además de Peña Nieto estuvieron presentes Ruiz Esparza, Juan Miguel Villa Mir, entonces Presidente de OHL España; José Andrés de Oteyza Fernández, presidente de OHL México; y Juan Luis Osuna Gómez, presidente de Concesionaria Mexiquense S.A. de C.V.

En ese encuentro, refiere Diez Gargari a partir de los audios telefónicos que sobre el caso se han dado a conocer desde hace un año, y otros hechos públicos, el Presidente habría pedido a Ruiz Esparza que "regañara" al Gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, para que arreglara el problema con Infraiber.

Durante la reunión, de Oteyza, de acuerdo con su propio dicho formulado posteriormente en una conversación telefónica, habría urgido a arreglar al asunto, con el argumento de que no sólo afectaba a OHL sino "a todos nosotros", en referencia a los ahí presentes, afirma Diez Gargari.

"Mucho más que la evidente preocupación que manifiesta Oteyza, llama la atención el énfasis que éste añade para referirse al Presidente de la República, al Secretario Ruiz Esparza y al Grupo OHL como 'todos nosotros'", señala.

La confesión de parte de Ruiz Esparza de que sí actuó para que le retiraran el convenio a Infraiber, indica la denuncia, se dio el 29 de noviembre del año pasado, durante la comparecencia que el funcionario tuvo como parte de la Glosa del IV Informe de Gobierno.

Cuestionado por la diputada panista Claudia Sánchez Juárez y bajo protesta de decir verdad, el Secretario dijo que por su intervención se le había quitado a Infraiber el contrato para instalar y operar el Sistema Independiente de Verificación de Aforo Vehicular, Ingresos y Nivel de Servicio (SIVA).

"Hay que entender que a éste personaje (Diez Gargari), que usted menciona, se le entregó un convenio que le daba, por adjudicación directa, que le daba un ingreso como de 4 mil o 5 mil millones de pesos, que por intervención de su servidor se le quitó en el Estado de México", señaló Ruiz en esa comparecencia. "Por sí sola, esta manifestación constituye una confesión del Secretario Ruiz Esparza en el sentido de que cometió hechos probablemente constitutivos de delito", enfatiza la denuncia.

Reforma
Ciudad de México
Martes 10 de enero de 2017.


Filas de 10 kilómetros se hicieron en el segundo piso de la autopista México-Puebla ya que sólo hay tres módulos para el cobro del peaje.

La falta de casetas para cobro del segundo piso en la autopista México-Puebla entorpeció la circulación en la vialidad, y demoró el traslado de turistas, cargueros y autobuses de pasajeros hasta por 45 minutos.

En el sentido de México a la capital poblana se formaron filas de 10 kilómetros debido a que sólo hay tres módulos para recibir el peaje de los usuarios. Mientras que del sentido Orizaba a Puebla fueron de cinco kilómetros, por los mismo motivos.

Las empresas concesionarias del segundo piso -Pinfra y OHL- dispusieron de un operativo con un par de personas en cada extremo de la vía para agilizar el tránsito. Sin embargo, debido a que contaba con una banderola, su presencia no resolvió el problema de lentitud en el paso.

"Desde que llegamos a la punta del congestionamiento (vial) hasta aquí (a unos pasos de la caseta) nos hicimos fácil 45 minutos, no puede ser que nos tardemos tanto en un tramo tan pequeño. "Se supone que hicieron esta obra para que sea más rápido pasar por Puebla pero parece que es todo lo contrario, ahora se tarda uno mucho más", aseguró Mariano Luna, automovilista que viajaba con su familia a Veracruz.

El segundo piso de la Autopista México-Puebla tuvo un costo de 10 mil 500 millones de pesos y se construyó en más de dos años. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y el Gobierno de Puebla, aseguraron que con este proyecto el recorrido desde las inmediaciones de la fábrica Volkswagen de México hasta la zona de estadios sería rápida.

Reforma
Ciudad de México
Lunes 26 de diciembre de 2016.


La española Obrascón Huarte Lain (OHL), la empresa más favorecida por el gobierno de Enrique Peña Nieto

Ciudad de México. - El gobierno federal, particularmente el presidente Enrique Peña Nieto y su secretario de Comunicaciones y Transportes, siguen apoyando con todos los negocios de la trasnacional OHL, aun a costa de los daños que pueda ocasionar. En el caso de la autopista Perote-Veracruz, les impusieron a varios municipios la obligación de pagar el peaje más caro de América Latina. En Puebla le otorgan concesiones que desde el principio afectan a la población, a la infraestructura ya existente y se sospecha que también al erario.

La española Obrascón Huarte Lain (OHL), la empresa más favorecida por el gobierno de Enrique Peña Nieto, ha provocado la inconformidad de varios alcaldes de municipios veracruzanos debido a los 124 pesos que cobra por transitar por la autopista Perote-Veracruz, que se considera el peaje más caro en América Latina.

A dichas protestas se suma la inconformidad que la firma está generando en el estado de Puebla porque, de manera arbitraria y sin licitación alguna, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, le asignó la edificación del segundo piso de la autopista México-Puebla.

Para colmo, los habitantes de varias colonias poblanas se quejan de que la construcción de ese tramo elevado está agrietando los puentes de la parte baja que se encuentran a su paso.

El 15 de agosto de 2008, al inaugurar la autopista Perote-Veracruz, el entonces presidente Felipe Calderón aseguró a los habitantes de los municipios aledaños a la autopista que esta obra implicaba que ellos reducirían sus tiempos de traslado: “Para cruzar Xalapa, de Veracruz hacia Perote o viceversa, habrá un ahorro de casi 50 minutos en el traslado, lo cual significa ingreso para los habitantes de Veracruz en transporte de sus mercancías y, en consecuencia, ahorro en costos”.

La autopista Perote-Veracruz entró en operación el 5 de julio de 2012 con una cuota de 100 pesos, que los lugareños nunca pudieron pagar. El presidente municipal de Perote, Paul Martínez Marie, explica:

“A nosotros nos afecta porque los costos resultan muy altos para la gente que diariamente debe trasladarse a trabajar a Xalapa o a municipios vecinos. Es un tramo de 30 kilómetros de Perote a Banderilla que administra Copexa, filial de OHL, constructora que tiene la concesión de la operación.”

Alentado por los ciudadanos, el funcionario evidenció lo que considera una arbitrariedad cometida por OHL y promovió una consulta al respecto que se aplicó el pasado 9 de julio.

Se preguntó a la gente de Perote y municipios vecinos: “¿Sabías que el tramo carretero Perote-Xalapa es el segundo más caro de México y de Latinoamérica? ¿Estás de acuerdo con que la autopista cueste 124 pesos?… Nosotros tampoco. Es momento de hacer algo, te invitamos a firmar la solicitud para dar una tarifa preferencial a los habitantes de los municipios que esta vía de comunicación conecta”.

Tan sólo en Perote la consulta lleva más de 10 mil firmas.

“Los alcaldes de los municipios de Banderilla, Emiliano Zapata, Las Vigas, Villa Aldama, Altotonga y Perote, entre otros que están por unirse, pedimos a la SCT y a OHL que tenga un trato preferencial para los residentes de la zona que tienen necesidad de transitar dos veces al día por la autopista debido a que en la región casi nadie puede pagarla. Tenemos años señalando que esta autopista es la más cara no sólo del país, sino de América Latina. OHL cobra 11.4 pesos por kilómetro, lo cual para los lugareños es muy difícil pagarlo”, añade Martínez Marie.

Destaca que en reiteradas ocasiones los profesores, empleados, campesinos y otros trabajadores se han quejado con él de que siguen viajando por la carretera libre porque hacerlo de lunes a viernes en un ­vehículo de dos ejes representa un gasto de 5 mil pesos al mes en la sola caseta.

“¡Es muchísimo dinero! –se exalta Martínez Marie–. Nos vinieron a vender la idea de que la carretera impulsaría el desarrollo económico; iba a servir para los productores del campo que llevan sus productos a las centrales de Abasto de Xalapa y Veracruz; iba a ser un detonante para la economía de la región. Nada de esto ha sido cierto porque el costo es excesivo.

“Le doy un ejemplo. Tenemos ambulancias del DIF que continuamente transportan enfermos al Centro de Especialidades Médicas de Xalapa y pagan la tarifa normal de 124 pesos por pasar. A la Cruz Roja, en el viaje de ida cuando lleva al enfermo le condonan el pago, pero de regreso paga o toma la vía libre.”

Por ello, afirma, los alcaldes de la región se reunieron y elaboraron una minuta en la que exponen a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y a OHL la necesidad de aplicar una tarifa preferencial a los residentes que usan la autopista para comercializar sus productos, ir al trabajo o por una emergencia.

Para esto, argumenta, debe tomarse en cuenta que los campesinos de la zona cedieron sus terrenos a OHL al precio que la trasnacional les impuso: “No sé cuánto les pagaron por hectárea, sólo recuerdo que hubo un tiempo en que la obra estuvo detenida en alguno de sus tramos debido a un problema de indemnización. El entonces gobernador Fidel Herrera y la SCT fueron los mediadores”.

El alcalde considera que una tarifa baja para los lugareños, lejos de afectar a la empresa, la beneficiará porque aumentará la afluencia vehicular de la autopista. A su vez, contribuirá a mejorar la economía de la región, que se ha visto mermada por la alta cuota.

Dice que ya se le hizo la petición a OHL, pero la empresa se negó a bajar su tarifa argumentando que es un negocio privado y tenía que recuperar el dinero que invirtió.

La autopista México-Perote fue inaugurada hace cuatro años, pero actualmente la transitan casi solamente los turistas. “Quisiéramos que siguieran pasando por Perote, pero ya no vienen”, comenta Martínez Marie.

En consecuencia, dice que los alcaldes inconformes presentarán por escrito su petición: “Queremos hacer todo conforme a la normatividad y hacer llegar la inquietud bien fundamentada a la SCT y a la concesionaria. Estamos recabando firmas, la gente está colaborando. Proponemos un descuento abajo de 50%”.

Aclara que pretendían entregar dicho oficio la semana pasada, pero lo harán en la siguiente para mostrar que tienen más apoyo: “Se han sumado otros municipios y queremos hacer más grande el movimiento. Nos preocupa que no nos hagan caso, como sucedió hace cuatro años en que inicio operación la autopista y no fuimos escuchados”.

La inquietud de los habitantes de estos municipios resurgió hace dos semanas, cuando OHL incrementó la cuota a 124 pesos.

Forcejeo con Moreno Valle

En Puebla, OHL también ha generado inconformidad.

El 7 de marzo de 2008 Mario Marín, entonces gobernador de Puebla, otorgó a OHL la concesión para construir el Libramiento Norte, que la trasnacional operará hasta 2038. Pero lo hizo sin convocar a un proceso de licitación.

El mismo año la LVII Legislatura estatal reformó la Ley de Expropiación para que, con el esquema de utilidad pública, el gobierno tuviera facultades para despojar de sus tierras a los poblanos, en este caso en alianza con OHL.

El 31 de diciembre de 2010 la misma Legislatura emitió los decretos de cambio de uso de suelo para facilitar la construcción del Libramiento Norte y Libramiento Sur-Poniente, este último asignado a Melgarejo Construcciones.

Los ciudadanos afectados por estas maniobras legales se organizaron en el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua-Región Malinche. Su demanda principal es la cancelación del Libramiento Norte.

Cuatro años después, el 9 de mayo de 2012, el gobernador poblano Rafael Moreno Valle hizo publicar el decreto que cancelaba la concesión relativa al Libramiento Norte a OHL, argumentando que se otorgó sin licitación pública y que hubo irregularidades en la asignación.

La medida frenó el hostigamiento que OHL ejercía sobre cientos de pobladores para obligarlos a venderle sus propiedades. Pero el 28 de mayo siguiente la trasnacional emprendió acciones legales contra el gobierno estatal por el retiro de la concesión, que calificó de “arbitrario e ilegal”. Estaba en riesgo la inversión de 2 mil millones de pesos por la concesión a 30 años, con ganancias calculadas en 24 mil 700 millones de pesos.

Valentín Meneses Rojas, entonces delegado de la SCT en Puebla, se sumó a la defensa de OHL: “No hubo licitación sino un título de concesión, pues no habrá un solo peso de inversión pública”, dijo para justificar la decisión de asignarle la obra al conglomerado español.

Sin embargo, en noviembre de 2013 el gobierno poblano anunció que el Primer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Sexto Circuito le negó a OHL el amparo que solicitó contra la declaratoria que rescató la concesión para el Libramiento Norte.

El 15 de enero de 2014, en su tercer informe de gobierno, Moreno Valle solicitó a la federación apoyo económico para concretar la obra del segundo piso en la autopista México-Puebla, la cual exigía una inversión de entre 10 mil y 12 mil millones de pesos.

Ruiz Esparza aprobó el proyecto ejecutivo en junio de ese año. Posteriormente y de forma inesperada Moreno Valle dio a conocer que la construcción del segundo piso sería concesionada a OHL como “indemnización” por haberle retirado el Libramiento Norte.

Indicó que ya tenía el permiso de la SCT para utilizar el derecho de vía: “No ha sido sencillo porque implica la autorización del Banco Nacional de Obras y Servicios (Banobras), que posee el activo, y de Caminos y Puentes Federales (Capufe), que opera la autopista”.

Según el gobernador, la nueva obra se desarrollaría a través de una concesión del gobierno del estado, con aportación de recursos a fondo perdido, o sea que el gobierno federal subsidiará 50% del costo de la obra y la mitad restante provendrá en 51% por OHL y 49% por Pinfra, la subcontratista.

Transa, parche y componenda

Al respecto Héctor Sandoval Quezada, asesor técnico del sindicato de Capufe, expone en entrevista: “A OHL se le atoró la construcción del libramiento y de manera irregular la premian al permitirle construir sobre la autopista México-Puebla. El problema grave aquí es que hay un conflicto de intereses entre el gobierno federal por el apoyo a una empresa, en el cual se supone participa activamente el presidente Enrique Peña Nieto para asignarle contratos”.

La parte de abajo del segundo piso que construye OHL es de Capufe y de Banobras, por lo tanto, ambos organismos deben otorgar el permiso.

“Sin embargo”, puntualiza Sandoval Quezada, “OHL ya había empezado a construir cuando, por orden del presidente, el Comité de Banobras le notifica a OHL que le van a entregar el tramo del kilómetro 114 al 129.333. OHL no tenía dinero y se asocia con Pinfra para que lo ponga. OHL tiene el contacto presidencial, consigue la obra y luego consigue una persona que ponga el dinero. Está haciendo negocio con un bien nacional. En los lugares en que ha habido necesidad de ampliar, Capufe lo hacía, hasta que llegó OHL y le dan la obra sin licitación.”

Ese acuerdo tiene otra implicación grave: “Capufe cobra a los usuarios de esa vía carretera 1.17 pesos el kilómetro, o sea el equivalente a 20 pesos por ese tramo, y los señores de OHL pretenden cobrar 70 pesos. Si el gobierno realmente quiere beneficiar a los ciudadanos, no debe cobrar más allá de 20 pesos de peaje”.

El 11 de junio de 2015 el asesor técnico solicitó a través del Instituto Nacional de Acceso a la Información “los contratos para concesiones carreteras otorgadas a la empresa OHL”. Al entregársele la documentación, dice, “indebidamente faltó el contrato de la vía México-Puebla”.

–¿A qué lo atribuye usted?

–Es una transa. Es clarísimo. Por eso me pasan sólo algunos de ellos. No sabemos en qué vaya a parar esto, porque si, como lo estamos observando, les van a dar la concesión de la explotación tanto de la parte superior como de la inferior, ¿quién se va a hacer cargo del mantenimiento y de la limpieza, ¿quién va a atender los accidentes que se registren en el trayecto de la parte de abajo? Todo esto lo ha venido atendiendo Capufe, pero una vez que se salga de su responsabilidad, OHL tendrá que hacerse cargo.

En un oficio fechado el 5 de noviembre de 2015, Banobras le notifica a Mauricio Sánchez Woodworth, director de Infraestructura Carretera de Capufe, que los 2 millones 700 mil pesos previstos para la operación, explotación, conservación y mantenimiento de esos tramos se cancelan porque se supone que OHL, como nuevo concesionario, se haría cargo de esas acciones en ambos lados de la autopista, tanto del kilómetro 114 al 127.855 de la autopista México-Puebla, como de 1.44 kilómetros de la vía Puebla- Acatzingo.

“Le quitan la concesión a Capufe el 5 de noviembre de 2015. Eso está mal hecho, porque después de emitido este oficio Capufe sigue encargándose de ese tramo de la autopista.

“Digo que está mal porque el 15 de mayo Banobras desincorporó ese tramo, pero la construcción del segundo piso se inició en agosto de 2014, antes de desincorporarlo. Es evidente que han ido reponiendo la documentación. Pero no debe de ser así: se incorpora, luego lanzas una licitación. Aquí, sin licitación, OHL inició la construcción.”

Habitantes de las colonias Galaxia Almecatla, Nueva Alemania, Hogares Unión y las unidades habitacionales de la armadora Volkswagen denunciaron que la obra del segundo piso de la autopista Puebla-México les afecta para entrar y salir de sus demarcaciones. Y cuando se cierra la vialidad no pueden pasar ni siquiera ambulancias ni patrullas.

Venancio Gil, representante vecinal de la colonia Nueva Alemania, denunció ante varios medios que la constructora no respeta el horario que se había establecido para el cierre de la vialidad, que es de las 22:00 a las 05:00 horas, y se abre unos 50 minutos después.

Héctor León, representante vecinal, declaró al Diario Cambio de Puebla: “El martes en la noche (del 29 de julio de 2015) varios vecinos oyeron un ruido ocasionado por el paso de una grúa que pesa más de lo que puede aguantar el puente y lo tronó. Ayer estaba yo platicando con personal de Capufe y dicen que van a remodelar todo el puente porque no puede estar así”.

Trabajadores de OHL parcharon el boquete de al menos tres metros de diámetro que apareció sobre la autopista México-Puebla, a la altura del puente a Tlaltepango, con una plancha de acero.

El periódico mencionado hizo un recorrido por el lugar y detectó otro boquete de al menos un metro de diámetro abajo del puente, el cual generó desprendimiento de concreto sobre uno de los carriles del Camino a Tlaltepango, a la altura de Villa Frontera. OHL tuvo que cerrar la vialidad en dirección al norte de la ciudad y desviar el tráfico al carril lateral para evitar que una roca cayera sobre los vehículos. Y también parchó el hundimiento, de manera provisional, con una lámina de acero.

Proceso
Patricia Dávila
Ciudad de México
Martes 19 de julio de 2016.

El capital perdido debido a la corrupción representa casi el 5% del Producto Interno Bruto (PIB)

De acuerdo con cálculos del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) la corrupción podría estarle costando a México cerca de $890 mil millones de pesos por año.

Según el estudio “La corrupción en México: Transamos y no avanzamos” el capital perdido debido a la corrupción representa casi el 5% del Producto Interno Bruto (PIB) del país. Esta cantidad es tres veces el presupuesto que tiene la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Ary Naim, Country Manager de México de la Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial, asegura que el panorama puede ser peor y que el problema de la corrupción le cuesta a México el 9% de su PIB.

Además, 60% de los empresarios considera la corrupción como parte de la cultura empresarial del país.

Desde el 2007, México se encuentra entre los diez países menos competitivos, de acuerdo con el Índice de Competitividad Internacional. Este año se colocó en la posición número 36, de 43 países evaluados.

El director general del IMCO, Juan E. Pardinas, comentó “la corrupción no es un problema exclusivo de México, pero la impunidad sí. Los escándalos van del gabinete presidencial en Brasilia a la familia real en Madrid.

Sin embargo, la diferencia con México es que aquí los escándalos no tienen consecuencias en los tribunales. Mientras aquí la impunidad sea la regla, en lugar de la excepción, México no podrá romper con la tradición que más enferma nuestra vida pública y nuestro potencial de prosperidad”

El Universal
Ciudad de México
Jueves 11 de noviembre de 2015.

Arely Gómez González, titular de la Procuraduría General de la República (PGR), informó que un juez federal dictó órdenes de aprehensión contra diez agentes de la dependencia que presuntamente colocaron un arma de fuego y detuvieron ilegalmente al abogado de la empresa Infraiber Paulo Díez Gargari.

Durante su comparecencia ante diputados federales que integran la Comisión de Justicia, la funcionaria anunció que este día fueron emitidas las órdenes de aprehensión “por algunos hechos irregulares que cometieron servidores públicos de la institución”.

Ante cuestionamientos de legisladores, Gómez González defendió: “Se hizo cumplir la ley, ellos llevarán su proceso y deberán aclarar las causas. Tendrán todos los elementos para poder defenderse”.

El pasado 7 de septiembre, Diez Gargari fue detenido de manera irregular por agentes de la PGR. En un video de 14 minutos presentado ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos, un hombre vestido de mezclilla, con chamarra y gorra negras ingresó a su automóvil y le “siembra” un arma.

Dicho operativo ocurrió el mismo día en que el presidente internacional de OHL, el español Juan Villar Mir, anunció en Madrid que la compañía estaba “en proceso” de llevar a cabo “las exigencias civiles y penales” contra Inraiber.

OHL acusó a Infraiber de ser la responsable de filtrar audios de sus directivos con funcionarios de los gobiernos federal y del Estado de México en los que incurren en presunto tráfico de influencias.

Proceso
Ciudad de México
Miércoles 28 de octubre de 2015.

La escalada de agresiones de OHL a Infraiber coincidió no sólo con el anuncio de Villar Mir, sino también con la difusión, la semana pasada, de nuevos audios que involucraban tanto al secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza

Ciudad de México.- Paulo Diez Gargari, abogado de la empresa Infraiber, fue detenido el lunes 7 de manera irregular por siete agentes de la Procuraduría General de la República (PGR), quienes le “sembraron” una pistola en su automóvil BMW para acusarlo luego por portación ilegal de armas.

En el video de 14 minutos, presentado ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), se observa el momento en que, al minuto 2:15, un hombre vestido de mezclilla, con chamarra y gorra negras, ingresa al automóvil del litigante de la empresa que mantiene una demanda en su contra por la empresa española OHL.

En el video se observa que la “siembra” del arma ocurrió mientras Diez Gargari negociaba y discutía con los agentes de la PGR, quienes le mostraron una “orden de presentación” como presunto testigo del delito de filtración de audios.

Luego de ello, el abogado fue trasladado a las instalaciones de la PGR en la colonia Nápoles. Durante más de tres horas lo mantuvieron incomunicado. Doce horas después fue llevado a las instalaciones de la misma dependencia en la calle de López, en el Centro Histórico, mientras que su abogado Jesús Moreno tramitaba un amparo contra la detención irregular.

Diez Gargari salió bajo caución hasta el miércoles 9 a las 18:30 horas tras pagar 65 mil pesos de fianza.

En su queja presentada en la CNDH, el litigante también consignó que de su celular fue extraída información sobre conversaciones sostenidas por Whatsapp.

“El día de hoy consulté mi correo electrónico de manera remota y me di cuenta que el 9 de septiembre a las 19:51 horas alguien envió desde mi teléfono celular un correo electrónico a la dirección Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.”, acusa.

Diez agregó que no conoce al destinatario de ese correo y que canceló hasta el jueves 10 la línea y datos del celular, teléfono que sigue en poder de la PGR.

La intervención de comunicaciones privadas, según el Código Federal de Procedimientos Penales, sólo puede realizarse con orden de un juez especializado.

En su queja, el abogado solicitó a la CNDH que se tomen medidas precautorias para “salvaguardar su integridad” ante lo que consideró una “violación de sus derechos humanos”.

El operativo contra el abogado de Infraiber se realizó el mismo día en que el presidente internacional de OHL, el español Juan Villar Mir, anunció en Madrid que la compañía estaba “en proceso” de llevar a cabo “las exigencias civiles y penales” contra sus supuestos enemigos que han filtrado más de una decena de audios a través de la red social de YouTube.

La denuncia formal fue presentada por OHL tres días después, el jueves 10.

Este lunes 14, la trasnacional OHL publicó un desplegado para acusar a Infraiber de ser la responsable de “una campaña de difamación”, cuyo fin es “extorsionar para que se deje sin efecto la revocación de un convenio marco que había celebrado en el Estado de México”.

Desde abril de este año, la campaña de Infraiber se basó no en la filtración de los audios, sino de información sobre presuntas irregularidades de OHL en un sitio en Internet titulado www.finalabuso.net.

Según OHL, la “campaña de desprestigio ha sido absolutamente mentirosa y ha manipulado la información financiera”, además de que los audios que se difundieron fueron editados, acusa.

OHL precisó que interpuso una denuncia penal ante la PGR en contra de Infraiber por “la difusión de desplegados, comunicados y grabaciones ilícitas y manipuladas mediante las cuales se pretende extorsionar a la compañía”.

“OHL agotará los recursos legales para salvaguardar el patrimonio y el de sus accionistas, y las autoridades dirán la última palabra”, remató el desplegado.

La escalada de agresiones de OHL a Infraiber coincidió no sólo con el anuncio de Villar Mir, sino también con la difusión, la semana pasada, de nuevos audios que involucraban tanto al secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, como al propio presidente Enrique Peña Nieto en reuniones privadas con los altos directivos de la compañía española.

Proceso
Jenaro Villamil
Ciudad de México
Martes 15 de septiembre de 2015.

Por Raymundo Riva Palacio     
 
Los escándalos que involucran a la empresa constructora OHL con el Gobierno federal y del Estado de México, no paran. Desde que comenzaron hace cuatro meses, las acusaciones de conflictos de interés y las muestras de amiguismo, escalaron desde el secretario de Comunicaciones mexiquense hasta el Presidente de la República. Los audios que los exhiben, han abierto una alameda de suspicacia sobre qué tanto le deben los dos gobiernos a OHL y hasta dónde va a llegar todo. Ahora, nueva información sobre el caso sugiere que si las cosas están mal, se pondrán peor.

Tiene como origen, una vez más, la frivolidad con la que los ejecutivos de OHL México manejan información delicada, reflejo de la sensación de impunidad que acicala permanentemente Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes, que invariablemente los defiende. La última indiscreción cometida por los ejecutivos fue comentar que la captura el lunes de la semana pasada de Paulo Díez Gargari, abogado de la empresa Infraiber, a la que señalan como autora de los audios y responsable de su distribución mediática, fue pactada en Los Pinos.

Fuentes con acceso a esos niveles de información, dijeron que lo que soltaron los ejecutivos de la empresa constructora, fue que la PGR detendría al abogado Díez Gargari para “asustarlo” e inhibirlo. El abogado es la cara de Infraiber, propiedad del empresario tapatío Luis Topete, y ha sido tenaz en denunciar irregularidades en la relación de OHL con las autoridades en perjuicio de su cliente. El hecho de sugerir una complicidad con funcionarios del Gobierno federal capaces de detonar una acción judicial en sí mismo es grave, pero más lo que agregaron en su indiscreción: que el plan lo platicaron con el Presidente Enrique Peña Nieto, Juan Miguel Villar, presidente de la empresa, y José Andrés de Oteyza, presidente de OHL en México. De haber sido así, tendrían que haber tomado en cuenta, de lo que hablaron es de un delito.

Esta reunión no es la que se reveló hace unos días sobre un encuentro en Los Pinos con el Presidente Peña Nieto el 6 de abril, donde hablaron del sistema de verificación de aforos carreteros de Infraiber, cuya cancelación de un contrato otorgado por el Sistema de Autopistas, Aeropuertos y Servicios Auxiliares durante el Gobierno de Peña Nieto en el Estado de México, detonó la indignación de la empresa, y la petición de Villar y Oteyza para seguir bloqueándola. La reunión a la que aludieron los ejecutivos de OHL se dio a finales de agosto, días antes del Tercer Informe de Gobierno, al cual fueron invitados por Peña Nieto.

No hay información oficial sobre ese encuentro, pero el acceso y el tono de la reunión, como lo socializaron en su entorno, es consistente con las acciones que ha tomado a su favor Ruiz Esparza, quien lleva meses hablando con los ejecutivos de OHL sobre acciones judiciales contra de Díez Gargari y Topete. El último botón de muestra lo dio el secretario de Comunicaciones y Transportes –mismo cargo que ocupó en el Gobierno de Peña Nieto en el Estado de México–, que este domingo se defendió de las imputaciones del abogado que lo acusó de mal informar al Presidente y al secretario de Hacienda, Luis Videgaray, en una carta que publicó el periódico Reforma donde aceptó que haber mantenido el contrato sobre los aforos vehiculares de Infraiber, habría afectado la operación de OHL.

Ruiz Esparza, sin mayor matiz, aceptó que el Gobierno donde él trabaja, tomó partido por OHL. “La inquietud de los concesionarios era lógica, en razón de que el cobro de dicha tarifa alteraba el plan financiero, el modelo de negocio y el aforo, con repercusiones en los créditos bancarios otorgados”, escribió. Al no firmar Infraiber los acuerdos con las concesionarias, recordó, se canceló el contrato en un tribunal federal. “A partir de ese momento se (generaron) ataques hacia diferentes instancias a través de desplegados, suscritos algunos de ellos por el señor Díez. Al no obtener respuesta por parte de las autoridades del Estado de México, empezó a generarse filtración de audios ilegales y manipulados”, agregó.

Díez Gargari fue detenido la semana pasada para que declarara en calidad de testigo sobre la investigación de los audios grabados en forma clandestina, pero cuando terminó su diligencia, no recuperó la libertad, porque la PGR lo acusó de portación de un arma de fuego sin tener el permiso para ello. Paradójicamente, mantener detenido al supuesto autor de los audios no impidió para que, mientras estaba en los separos de la PGR, apareciera el audio del 6 de abril. Topete, el dueño de la empresa no está en México; hace semanas se fue al extranjero para evitar abusos de fuerza de la autoridad.

Las precauciones que tome no serán exageradas. La influencia de OHL en el Gobierno es tan evidente, que sólo así se explica el cinismo con el cual sus ejecutivos hablan cándidamente sobre sus acciones. ¿Qué hizo OHL para que la protección sea tan grande? Aún no se revela esa bala de plata, en caso de existir. Pero las revelaciones sobre su extraña relación van subiendo de grado y de funcionarios salpicados. Por lo pronto, el Presidente tendría que modificar su relación con OHL y aclarar si existió o no la reunión que presumen sus ejecutivos. Ya no se trataría de un conflicto de interés, sino de un acto ilegal.

Eje Central
Ciudad de México
Estrictamente personal
Raymundo Riva Palacio
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Lunes 14 de septiembre de 2015.

Los escándalos de la empresa española OHL [Obrascon-Huarte-Lain], no sólo han salpicado a funcionarios locales del Estado de México o de empresas productivas como la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Petróleos Mexicanos (Pemex), también han impactado a secretarios de Estado como el de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza.

José Andrés de Oteyza, presidente del Consejo de Administración de OHL México, se convirtió el 28 de julio en uno de los blancos de una serie de audios que han sido filtrados en redes sociales y que implican a la compañía ibérica con todo tipo de actos de corrupción.

En el libro El cártel español. Historia crítica de la reconquista económica de México y América Latina (1898-2008), publicado por la editorial Akal hace cuatro años, el escritor Oriol Malló Villaplana narra cómo desde los tiempos del ex Presidente José López Portillo (1976-1982), De Oteyza se convirtió en uno de los principales promotores y facilitadores de la inversión ibérica en el país.

Con el permiso de la editorial, SinEmbargo reproduce una parte del capítulo IV “Secuelas Mexicanas (1)”, en el que el autor hace referencia a la influencia de De Oteyza en el Gobierno mexicano y cómo sus contactos han sido de utilidad para la OHL.


Ciudad de México, 31 de julio (SinEmbargo). – Francisco Farruco Sesto, actual Ministro del Poder Popular para la Cultura en Venezuela, nació en Vigo en el año 1945, y Vigo tuvo siempre una gran tradición de lucha en fábricas como la Renault. Y ésta es también una historia de gallegos, porque mientras la ultraderecha del Centro Gallego, en Caracas, tuvo la desfachatez de expulsar con malos modos de su recinto a una Ministra del Gobierno chavista, hay otros que saben, recuerdan y participan en un proceso que representa hoy en día la conjunción de todas las luchas populares de América Latina. Cada cual elige, y como se hace en México o en Venezuela se hace en Vigo o en Avión. Por ello el accidente aéreo de Juan Camilo Mouriño no produjó en su natal Galicia conmoción alguna. Su padre no es precisamente un hombre amado y el descaro en usar las palancas políticas no es algo que, incluso en la Galicia de hoy, goce de amplias simpatías populares.

***
En todo caso, las redes empresariales de Avión siguen operando a todo tren y ejemplo de ello son sus conexiones con el indiscutible patrón de los negocios gallegos en el mundo, Amancio Ortega, el inventor del concepto Zara, la cadena de tiendas de moda a escala mundial, filial del grupo textil Inditex, que es el hombre más rico de España, tercero de Europa y octavo del mundo –24 mil millones de dólares, según la revista Forbes– y que también se expandió a México, donde rápidamente aprendió las claves políticas de toda operación económica. Desde octubre de 2004 incorporó en su consejo de administración, en calidad de «consejeros independientes», al ex Ministro de Hacienda de Salinas de Gortari, el actual consultor financiero de las cien familias, Pedro Aspe Armella, a Valentín Díez Morodo, presidente del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, consejero de la cervecería Modelo y representante máximo del lobby español en tierras mexicanas junto a Olegario Vázquez Aldir, el tercer hombre de Zara en México, hijo del mayor de los Vázquez Raña, el patriarca don Olegario, a quien este clan de Avión le adjudicó la dirección del Grupo Ángeles, el mayor operador de hospitales privados de México. Personajes centrales de esta tramoya de las 100 familias mexicanas que forman la mera oligarquía nacional y que en principio deberían abrir todas las puertas a Zara, que cuenta en México con el mayor número de tiendas, sólo por atrás de España y Portugal.

Aunque a veces las puertas estén mal engrasadas, porque cuando en 2007 Amancio Ortega aceptó la invitación del Grupo Danhos para asociarse con ellos y construir, a medias con su inmobiliaria Pontegadea, el edificio más grande de América Latina, la llamada Torre del Bicentenario, no bastó la luz verde del nuevo regente capitalino Marcelo Ebrard, gran amigo de la inversión española como nunca fue su antecesor López Obrador. Entre las llamadas grillas, o querellas partidistas, y la decidida oposición de las también relevantes familias que habitan los barrios decentes de Polanco y Lomas de Chapultepec, el proyecto se fue al garete y el empresario gallego se libró, para su bien, de pillarse los dedos en la crisis de financiación que paralizó todas las grandes obras en 2008.

Pero ya que en México todo se maneja bajo el agua, cabe repetir que la sospechosa muerte del ambicioso provinciano Juan Camilo Mouriño se produjo en un momento de subterránea confrontación de intereses económicos sobre un mismo territorio. Todos los que seguíamos la actualidad mexicana sabíamos de los frentes que se estaban gestando al calor de los excesivos favores que el cártel español estaba obteniendo de los gobiernos conservadores de México. Mis trabajos y mis fuentes indicaron durante todo 2007, y con especial intensidad en 2008, una oleada de resquemores y rabietas de la gran burguesía nacional contra los integrantes del cártel español, cuya capacidad de cabildeo en el aparato federal se ejemplificaba en la figura de José Andrés de Oteyza, hijo de refugiados republicanos y ministro del Patrimonio y Fomento Industrial en el Gobierno de López Portillo, convertido en presidente de OHL [Obrascon-Huarte-Lain] México, que en aquel año de 2008 ganó para esta constructora española las principales y más suculentas contratas para varios ejes, viarios de pago que estaba licitando el Gobierno del estado de México, un añejo bastión del PRI [Partido Revolucionario Institucional].

***

Enrique Peña Nieto, entonces Gobernador del Estado de México, con la ex Secretaria de Energía, Georgina Kessel, y José Andrés Oteyza en la inauguración del tramo Chalco-Neza del Circuito Exterior mexiquense en 2011. Foto: Cuartoscuro

De alguna forma, aquel personaje decisivo en los nuevos arreglos institucionales entre España y México, José Andrés de Oteyza, inició desde 1978 una entente cordiale entre los altos funcionarios del INI y la tecnocracia mexicana, relación poco explorada pero altamente redituable a futuro, porque incluía variados negocios fifty fifty [50-50] en un terreno donde el Estado español dependía de la buena voluntad de sus socios aztecas. No es extraño, pues, que el primero de los grandes acuerdos entre Adolfo Suárez y López Portillo fuera que PEMEX [Petróleos Mexicanos] asumiera el control, gestión y construcción de la refinería de Petróleos del Norte (Petronor) en Muskiz, en las costas de Bilbao, tras la sorpresiva huida accionarial de la Gulf norteamericana al perder sus reservas iraníes tras la Revolución chií.

Operación-rescate que implicó a toda la alta burocracia mexicana y al cuerpo de ingenieros de PEMEX desde julio de 1979 y que inició la histórica alianza estratégica de PEMEX con la industria petrolera española, que, paradojas de la vida, terminó con la creación del gigante privado Repsol, la cooptación de ex funcionarios de López Portillo para el cártel español y el sistemático saqueo de PEMEX a manos de la cleptocracia local y las multinacionales extranjeras. Cosas que nadie podía saber a finales de 1978, cuando Juan Carlos de Borbón intercedió ante el Gobierno de José López Portillo para que, en el marco de las restablecidas relaciones diplomáticas, una pequeña parte de las abultadas reservas petroleras de México se invirtiera en el sector español de los hidrocarburos, gravemente herido por la crisis energética mundial y con secciones enteras en peligro de inminente bancarrota.

El Ministerio de Comercio y los funcionarios del INI lograron convencer al Gobierno mexicano para que PEMEX invirtiera en Petronor, una empresa de capital mixto dominada por el Banco de Bilbao, el Banco de Vizcaya, la Caja de Ahorros Provincial y la Caja Municipal de Bilbao, un rescate en toda regla que se anunció como la plataforma definitiva para que PEMEX penetrara en el mercado europeo. Lisa y llanamente, un cheque en blanco de López Portillo a su admirada España, gesto de amor compensado en 1981 con el Premio Príncipe de Asturias de la Cooperación Internacional al cerrar “para siempre” el contencioso hispanomexicano. Su discreto exilio en Sevilla tras el hundimiento de México en la espiral de la deuda y la devaluación de los ochenta fue el último tributo de aquel criollo de Jalisco a su adorada Madre Patria.

Gracias a esta decisión desde las alturas, México compró acciones de Petronor en 1979 y luego en 1981, el mayor paquete accionarial de esta refinería, un 34.29 por 100, u 81 millones de dólares. El presidente de Petronor, Nemesio Fernández Cuesta, uno de los grandes tecnócratas del franquismo, no pudo más que agradecer que “México ha apostado por el futuro y ha elegido el País Vasco para ello”. Zafarrancho de alabanzas al Presidente López Portillo y al rey Juan Carlos de Borbón, que, según la hemeroteca de El País, del 1 de julio de 1980, fueron “fundamentales” en estos acuerdos. Negociaciones en la cumbre encabezadas por el Ministerio de Comercio español y la paraestatal Campsa, que lidiaban con el entonces todopoderoso director de PEMEX, Jorge Díaz Serrano, quien viajó a menudo a Bilbao para supervisar las obras, aunque el verdadero estratega de toda la operación que los expertos de PEMEX no veían nada rendible fue José Andrés de Oteyza, cerebro económico del Presidente y uno de los llamados churumbeles de España por sus conocidas simpatías hacia los intereses hispánicos en contraposición al lobby tejano de Jorge Díaz Serrano, amigo personal de George Bush padre y director de PEMEX.

En todo caso, la poca rentabilidad del rescate de la refinería de Muskiz comportó que en el Gobierno de Miguel de la Madrid, ya en 1987, intentara sacar al mercado bursátil un paquete de 15 por 100 de sus acciones de Petronor a fin de capitalizarse e iniciar su presumida y siempre pospuesta expansión europea. Aunque, por norma, predominaron las necesidades hispánicas y los directivo del Instituto Nacional de Hidrocarburos, sucesor del INI, y Repsol, empresa pública aún, convencieron a los principales socios de Petronor, el Banco Bilbao Vizcaya (BBV) y PEMEX para que les vendieran sus acciones en Petronor, incluida la propiedad de la grandiosa refinería de Bilbao, a cambio de que el banco vasco y la paraestatal mexicana tuvieran un lugar en la junta de accionistas de Repsol. Acuerdo firmado en 1989, donde PEMEX tuvo que aclarar a Repsol que la adquisición de su paquete accionario no significaba que esta empresa adquiriera derechos para realizar trabajos de exploración petrolera en México, como al final ya está ocurriendo aunque veinte años después. Éste fue un acuerdo que catapultó a la compañía Repsol en el mercado mundial, pues tras adquirir el 34,4 por 100 que PEMEX poseía en Petronor, adquirió el control completo de esta refinería que la convertía en un jugador notable del mercado europeo del petróleo.

El hombre que lideró este esfuerzo para salvar la seguridad energética de España fue justamente José Andrés de Oteyza, quien mantuvo esta línea de favores especiales hasta el fin del mandato presidencial del Presidente López Portillo en diciembre de 1982. Así en mayo de 1981 cuando se empezaron a desplomar los precios mundiales del petróleo, anunciando la venidera crisis de la deuda externa, Oteyza elevó, con permiso presidencial, los precios de la mezcla mexicana contra el criterio del director de PEMEX, discutible decisión que costó más de 10 mil millones de dólares que dejaron de ingresar a las arcas mexicanas, en una debilidad financiera que el mago financiero del Presidente López Portillo quiso equilibrar con un contrato de suministro petrolero con España por el cual se venderían diariamente 50 mil barriles de crudo.

El economista José Andrés de Oteyza reapareció en el sexenio dorado de Carlos Salinas de Gortari como uno de los consejeros del Grupo Tribasa, en aquel entonces la contratista preferida del régimen que gracias a los contactos de su presidente, David Peñaloza Sandoval con el hermano incómodo del clan, Raúl Salinas, se quedó con el 25 por 100 de toda la obra pública en los años dorados de este negocio, cuando un descomunal plan de autopistas de pago –las concesiones de carreteras– hicieron de México el país ideal para el crédito financiero internacional, que fue directamente a los compadres del Presidente, quienes obtuvieron la parte del león de estas millonarias concesiones, tras lo cual se embarcaron en faraónicas obras viales que muchos de ellos no pudieron cubrir cuando llegó la súbita devaluación del peso en diciembre de 1994, conocido en todas partes como efecto tequila.

Aquella camada de neoempresarios encumbrados por el salinato sigue todavía en el poder, pero algunos de los amiguetes que corrieron demasiado rápido terminaron en prisión o muertos y este fue el caso de Peñaloza, quien tras la quiebra de su constructora y una corta fuga a Europa, fue arrestado en Girona el 17 de agosto de 2002. El mismo personaje que diez años antes salía en la revés- tan Fortune como uno de los hombres más ricos del planeta, con una supuesta fortuna de mil 100 millones de dólares.

Curiosamente, según la hemerografía del caso Tribasa, la fulgurante estrella de David Peñaloza se debió a la intermediación de José Andrés de Oteyza, quien lo presentó al hermanísimo del Presidente, después de lo cual este reconocido intermediario tuvo su merecida recompensa como jefe de la división de concesiones del Grupo Tribasa, desde el cual Oteyza consigue un contrato en Chile por 740 millones de dólares, y que como dijo el periódico Mercurio, en su edición del 9 de febrero de 2003, se debieron a «nexos con importantes políticos chilenos». Intermediario de lujo, pues.

En el barroco diccionario de la política mexicana, Oteyza recibe el nombre de coyote, listo perro del desierto que en la sociedad urbana transmuta en agente de Bolsa, cabildero, prestamista, traficante de personas y licenciado en activo, u abogado, la especie- madre de toda esta fauna salvaje que según las inflamadas expresiones de un embajador norteamericano en tiempos de Woodrow Wilson son el infierno en la tierra.
El lenguaje más áspero con que califiquemos a nuestros abogados bribones no alcanzará a expresar las múltiples iniquidades que –considerada en su conjunto– comete esta clase. Son peritos expertos en el fraude, la corrupción y el vicio en general. Si existe un solo individuo entre todos ellos que sea honorable, nunca llegué a saber de él en tres meses de paciente investigación12.

OHL_promo

José Andrés de Oteyza, hombre de emblemática biografía, es el presidente de Obrascon-Huarte-Lain (OHL) México y representa hoy en día al mayor conseguidor del cártel español en tierras mexicanas. Pero hay otra argolla que engarza esta cadena transatlántica ya que la propia constructora tiene una pata cántabro-mexicana poco conocida. El principal accionista de OHL es Hidafa S. A., sociedad-pantalla creada en España por Higinio Gómez Sainz, un cántabro que se marchó a México con diecisiete años y constituye otro subgrupo de poder hispánico en la burguesía mexicana. Y no es poco este grupo regional en el mapa de la economía mexicana: cántabros son quienes controlan el 50 por 100 de la cuota de mercado de la leche (Grupo Lala); quienes producen el 40 por 100 del aceite de consumo (Agydsa) y quienes emplean a 33 mil trabajadores en supermercados de Estados Unidos, Costa Rica, Guatemala y El Salvador (Grupo Gigante); incluso son montañeses quienes facturan más de 60 millones de dólares al año en el sector papelero (Grupo Arpapel), o quienes controlan en un holding familiar hasta 20 empresas unificadas que actúan en construcción, hostelería, industrias, agronegocios, finanzas y carreteras (Grupo Intra).

Más poderosos que ciertas redes mexicanas, los cántabros son en los Estados Unidos Mexicanos parte, discreta pero principal, de la alta burguesía nacional, y forman parte del sistema estable de monopolios que funciona en México desde la revolución industrial que inició realmente en 1940. Su longevidad histórica es tal que los grandes mineros y comerciantes de la plata, que se movían entre Zacatecas y la Ciudad de México en el siglo XVIII ya eran de origen cántabro, como fue el caso del primer traficante de materias primas, barras de plata sobre todo, así como sedas y porcelanas chinas, Luis Sánchez de Tagle. De tal forma que su presencia entre la oligarquía mexicana tiene rango cuasi aristocrático y fundacional superando los vaivenes de la historia y reteniendo, en cada fase del juego político, el control de sus emporios agro-industriales.

Así sucedió en la comarca de la Laguna, fértil y húmedo territorio entre áridos desiertos, que se sitúa entre los estados de Durango y Cohauila, camino de la frontera norteamericana, donde pese a la reforma agraria cardenista, los grupos empresariales de origen hispánico consiguieron, tras soterradas luchas, acabar con las resistencias campesinas, sus sindicatos y ejidos, e instaurar un nuevo orden capitalista donde esta comunidad tuvo un papel de mando en todos los aspectos, aunque la cosa viene de lejos. En la época de la dictadura porfirista, estas familias organizaron el Crédito Español de México, el banco rector de la economía nacional durante décadas, el hoy primer hospital privado de la nación, la Beneficencia Española, y ellos erigieron el suntuoso edificio del Casino Español a dos manzanas del Zócalo, donde los portavoces del poder peninsular realizaban sus ritos de hispanidad.

No está de más repetir que estos personajes y grupos fueron motor y sustento de la revolución burguesa española y siguieron siendo cabeza de playa en las Américas para la futura reinversión en España, incluyendo un permanente flujo de divisas para el destemplado régimen de Franco. Poca gente sabe que las famosas galletas Cúetara, por ejemplo, pertenecen a una larga línea de cántabro-mexicanos, los Gómez Cuétara, que reconquistaron su tierra natal en 1949 con el aval de un peso que al cambio se vendía a 13 pesetas y convertían a la moneda mexicana en una de las monedas fuertes del mundo. El gigantesco Grupo SOS, uno de los mayores productores de aceite de oliva y poderoso acaparador de productos básicos, como el aceite, el vinagre y el arroz, nace de las regalías de Juan y Florencio Gómez Cuétara, y sus retornos de capital que los convirtieron en líderes del mercado ibérico de galletas, mediante el cual se desplegaron luego en el negocio mundial del aceite de oliva.

Faltan estudios, también, sobre las redes catalanas en la Nueva España, donde sorprende que unos de los más peligrosos oligarcas de México, los hermanos Lorenzo y Roberto Servitje, dueños del multinacional Grupo Bimbo y nietos de emigrantes formados en el espíritu beato de la Virgen de Montserrat, fueran quienes crearan en 1964 la conocida fábrica Bimbo en la ciudad de Granollers, cerca de su natal masía, y que suyos fueran los conceptos, los productos y hasta la harina que consumieron los hijos del milagro español, desde el pan de molde a la Pantera rosa o el Tigretón que costaban cinco pesetas. Próspero negocio que vendieron en 1978, cuando el clan Servitje, principal apoyo de la ultraderecha católica mexicana, desde la Legión de Cristo al PAN, creyó que los nuevos sindicatos de izquierda y el asesinato del prominente industrial franquista José María Bultó eran señal de la inminente caída de España en las garras del comunismo.

En 1900, mientras los norteamericanos conquistaron México con sus corporaciones y sus concesiones ferroviarias, mineras y petroleras, la comunidad hispánica de México se forjó, se enquistó y se desarrolló desde los intestinos de la economía mexicana. Siempre y en todas partes, el factor español ha sido parte toral del poder mexicano aunque nunca, como refleja el caso Mouriño, las cosas terminaron tan mal.

***
Tenemos, por ejemplo, la triunfal historia de Higinio Gómez Sainz, gran señor del lobby cántabro y presidente de Aceites, Grasas y Derivados (Agydsa). Su figura unfica todos los tópicos del emigrante ibérico. Un pariente lejano, una herencia o un trabajo seguro en la otra orilla, una pobreza extrema en su pueblo original y el carácter ahorrativo y trabajador de los españoles que des- de hacía generaciones iban a hacer las Américas. Sólida narración colectiva de los montañeses, pues todo el mundo en la cornisa cantábrica conoce alguna historia de indianos, los peninsulares que triunfaron en las Américas y que son las redes, primigenias y actuales, de la hispanidad, cultivadas por los poderes autonómicos para agenciarse su reconocida generosidad a la patria chica y des- plegar negocios transoceánicos.

En el nivel regional, la ayuda colectiva para las víctimas de las inundaciones en Valencia en 1958 y en Vallés (Barcelona) en 1963, puede acompañar donaciones individuales espectaculares, como los 100 millones de pesos de Pablo Díez (destacado industrial de origen leonés, cuyas cervezas son famosas en México) para construir una basílica en León, España, en 1961; o la de un millón de dólares de Arturo Mundet (industrial catalán, famoso por la producción de corchos y de refrescos en México) para el municipio de Barcelona en 1954. Tal filantropía regionalista puede ganar al donante honor y prestigio del Gobierno español, pero a la vez puede ocasionar duras críticas de la prensa mexicana porque da la impresión de que se olvidan de las grandes necesidades caritativas de México (cfr. Novedades, 21 de septiembre de 1961). [...] Antes de morir, Pablo Díez vendió las acciones de la Corona (inmensa empresa cervecera) a mexicanos para que no saliera el dinero del país. «Son embajadores simbólicos de España», me dijo el representante del Estado español en México con cierto orgullo y poca discreción. «Mordidas de gran escala», comentó cínicamente un extranjero observador.

Ése es el motivo por el cual las comunidades autónomas se han mostrado especialmente proclives a montar homenajes de todo tipo a sus titanes mercantiles de América Latina bajo la acertada premisa de acaparar los retornos de capital, que, junto a la habitual evasión de impuestos, es otra variable del milagro español. El recuerdo de las espléndidas herencias de los indianos del norte de España sigue presente en aquellas tierras:

Sería difícil encontrar un pueblo de emigrantes en el norte de España que no haya sido adornado o mejorado de alguna forma con la ayuda de los emigrantes. Ribadedeva, en el consejo de Llanes, en Asturias, ha sido casi totalmente renovado por grupos de asturianos que viven en México, y en especial por la familia Noriega. La escuela, el sistema de drenaje, el palacio municipal, el hospital, el cementerio, y la iglesia restaurada, son todos donaciones.

Higinio Gómez y los emigrantes cántabros tienen, pues, un notable peso en la economía mexicana. Pocos estudios, amigos que sí le prestaron y una inteligencia privilegiada lo convirtieron en uno de los empresarios más importantes de México con posición dominante en el sector de los aceites comestibles y en la comercialización de piensos, vía corporativa, Agydsa, que controla un 40 por 100 del mercado nacional. Fortuna libre de peso y paja que reinvirtió, junto a sus hijos David y Fabián, en activos españoles creando Hidafa, empresa con la que compraron el 10.3 por 100 de Cortefiel y luego revendieron a fondos de riesgo con ganancias netas de 150 millones de euros, en 2005, todo un pelotazo que los catapultó, con dinero fresco, hacia la compra del 13 mil 401 por 100 de OHL.

Una participación sólo superada por el propio dueño Villar Mir. Circular demostración de la fuga de capitales y las inversiones especulativas que han aumentado el fabuloso patrimonio español de esta saga cántabro-mexicana, dueños de edificios en Madrid, en Al- cobendas sobre todo, así como de locales y solares en la urbanización madrileña de La Moraleja. Igual que en Santander, donde como miembros de la alta burguesía local, presidida por el astro rey Emilio Botín, son propietarios de la tienda de muebles Interiores Elite, de varios locales comerciales y de 200 mil metros cuadrados de terreno urbano en Soto de la Marina.

Sin Embargo
Ciudad de México
Viernes 31 de julio de 2015.

"Este es el camino precioso con (Enrique) Ochoa que abre todas las puertas también", dice Pablo Wallentin, exdirector de relaciones institucionales de OHL, al presidente del consejo de administración de la constructora, José Andrés de Oteyza, mientras hablan sobre un viaje que este último realizaría a Cancún; "se va a volver encantado", responde el empresario refiriéndose al director de la CFE.

Nuevas presuntas llamadas telefónicas realizadas por José Andrés de Oteyza, presidente del consejo de administración de OHL México, involucran al director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Enrique Ochoa, y al director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin.

En una conversación ocurrida el 10 de abril de 2015 a las 12:54, de acuerdo con una grabación subida a Youtube, De Oteyza se comunica con Lozoya Austin para decirle que está afuera del edificio de la CFE, en avenida Paseo de la Reforma, donde habían quedado de verse para reunirse en la oficina de Ochoa.

“Me dicen que en el piso 16 está Enrique Ochoa, pero me dijo Pablo (Wallentin, ex director de relaciones institucionales de la constructora) que yo te esperara aquí en la puerta del edificio”, menciona el empresario al director de Pemex, quien le responde: “Ahí te veo, yo llego en menos, en cinco, seis minutos”.

Ese mismo día pero a las 14:31 horas, De Oteyza habría llamado a OHL México para pedir información a su secretaria sobre dos boletos de avión que necesitaba para hacer un viaje a Cancún, desde donde iría al hotel Mayakobá en Playa del Carmen, Quintana Roo, propiedad de Grupo OHL.

Durante la misma llamada, la secretaria comunica al empresario con Pablo Wallentin, quien apunta que “este es el camino precioso con Ochoa que abre todas las puertas también”. “Sí, para todos, se va a volver encantado”, responde De Oteyza.

A partir de estas conversaciones, el video difundido en Youtube concluye que el constructor “insinúa una invitación a Enrique Ochoa al hotel Mayakobá”.

Tanto la CFE como Pemex tienen contratos con empresas de Grupo OHL, aunque no directamente con OHL México, sino mediante otras divisiones controladas desde España y todos fueron firmados en el sexenio actual, informó el diario Reforma.

En otra llamada incluida en el mismo video se escucha a De Oteyza hablar con un familiar suyo llamado Álvaro sobre el pago de un bono por 40 millones de pesos que, de acuerdo con el texto añadido a la grabación, no se habría reportado a la Bolsa Mexicana de Valores.

“Ya me pagaron el primer bono, este, no sabes, pero son 40 millones de pesos, Álvaro. Son 40 millones de pesos los devengados este año, independientemente del sueldo, es el bono nada más”, afirma.

De acuerdo con el empresario, el bono está basado en los resultados de OHL México, “pero la otra mitad es sobre las contrataciones nuevas que vamos firmando y este año pasado firmamos cosas muy buenas y este también traigo aquí cuatro o cinco muy buenas y si se me hacen las de este, cuatro o cinco, pues va a ser igualito que el del año pasado”.

“Es un chingo de dinero Álvaro”, admite De Oteyza, antes de decirle a su interlocutor que “es el primero de cuatro”.

Redacción AN
Ciudad de México
Miércoles 29 de julio de 2015.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter