Alejandrina Guzmán Salazar, hija del Joaquín "El Chapo" Guzmán, se casó el pasado sábado 25 de enero en la ciudad de Culiacán, en un evento que ha dado mucho de qué hablar porque tuvo lugar en la Catedral de la capital de Sinaloa, la cual fue cerrada para el evento.

La hija del "Chapo" contrajo nupcias con Edgar Cázares, quien es señalado como sobrino de Blanca Margarita Cázares Salazar, a quien la DEA identifica como la líder de la red de "lavado" de dinero del cártel de Sinaloa, también conocida como "La Emperatriz del narco".

De acuerdo con medios locales, la Catedral fue precintada, para evitar que se acercaran curiosos, y los invitados llegaron en vehículos de lujo y camionetas blindadas.

En redes sociales circularon fotos de la fiesta, que habría tenido lugar en el salón de fiestas Álamo Grande y el espectáculo estuvo a cargo del cantante Julión Álvarez y la banda Calibre 50.

Entre los presentes habría estado presente Ovidio Guzmán, hermano de la novia y quien en octubre pasado fue detenido y liberado por las fuerzas federales tras la movilización de presuntos pistoleros del cártel de Sinaloa que sembraron el terror en Culiacán durante horas.

La relación entre las familias del "Chapo" y los Cázares Salazar es muy estrecha. El 9 de mayo de 2008 fue asesinado Édgar Guzmán, uno de los hijos del "Chapo", en un ataque en el que también falleció Arturo Meza Cázares, hijo de Blanca Margarita. Se presume que los responsables fueron los Beltrán Leyva.

El Universal
Ciudad de México
Lunes 03 de febrero de 2020.


El antiguo funcionario del Estado de Nayarit enfrenta cadena perpetua tras admitir haber instigado el tráfico de drogas desde México a Estados Unidos


El exfiscal mexicano Edgar Veytia se ha declarado este viernes culpable de narcotráfico frente a un tribunal federal en Nueva York tras admitir haber instigado el contrabando de heroína, cocaína, metanfetaminas y marihuana desde México a Estados Unidos a cambio de sobornos. Los hechos sucedieron cuando él era fiscal general del Estado de Nayarit —al oeste del país—, ha informado la Fiscalía. El exfuncionario sirvió como máxima autoridad de la justicia en esa entidad desde enero de 2013 hasta que fue detenido en marzo de 2017 por autoridades estadounidenses en San Diego, California. Tras la confesión, Veytia se enfrenta a cadena perpetua.

Minutos después de que terminara la jornada más reciente del juicio por narcotráfico a Joaquín  Guzmán El Chapo en el barrio neoyorquino de Brooklyn, Veytia se declaró culpable de contrabando internacional de drogas en la sala continua del tribunal. "Utilizó su posición [como fiscal general de Nayarit] para proteger el tráfico de drogas relacionado a la distribución hacia y desde Estados Unidos y obstaculizó investigaciones legítimas y el enjuiciamiento de miembros del narcotráfico en México", ha manifestado la Fiscalía a través de un comunicado.

A partir de las investigaciones llevadas a cabo en esos años por la Administración para el Control de Drogas, el FBI y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos, el tribunal de Nueva York acusó este viernes a Veytia de haber asistido judicialmente a varios carteles que operaban en Nayarit durante los cinco años que estuvo en el cargo, además de haber liberado ilegalmente a varios traficantes arrestados. Hechos que el exfiscales dio por admitidos al declararse culpable.

Veytia trabajó como fiscal general durante la Administración del exgobernador Roberto Sandoval, que pertenecía al Partido Revolucionario Institucional. Sandoval fue inhabilitado en agosto pasado para ocupar cargos públicos por más de 12 años tras ser acusado por el desvío de más 2.700 millones de pesos (135 millones de dólares) durante su mandato.

El País
Georgina Zerega
Nueva York, EU.
Domingo 6 de enero 2019.


México dejó de ser puente de tránsito de la droga hacia Estados Unidos para convertirse en uno de los principales países consumidores, según confirma hoy el influyente diario estadunidense The Washington Post.

En el texto titulado “El narcotráfico en México golpea su propio hogar”, el rotativo resalta que “si bien las tasas de consumo de drogas siguen siendo muy inferiores a las de Estados Unidos, el porcentaje de hombres mexicanos entre 12 y 65 años que consumieron drogas ilegales casi se duplicó en la última década (hasta el 15.8%) mientras que el porcentaje de mujeres aumentó más del doble (4.3%)”.

Con datos del Consejo Nacional contra las Adicciones (Conadic), el reportaje subraya que ahora los funcionarios mexicanos deben tener en cuenta el creciente consumo de heroína en la ciudad fronteriza de Ciudad Juárez; cocaína circulando en la escena playera de Acapulco; y adictos a la metanfetamina llenando centros de rehabilitación en el oeste del estado de Jalisco.

“Se produce en México, eso es un problema, y lo exportamos, pero cada año se quedan más personas aquí, y la gente comienza a consumirlo”, confirmó al diario estadunidense el propio titular del Conadic, Manuel Mondragón y Kalb.

El funcionario añadió que a pesar de “no tener un boom de consumo, en algunos estados sí tenemos un problema”.

En particular, mencionó el caso de la ciudad fronteriza de Tijuana que, en su opinión, se ha convertido en una de las áreas más problemáticas.

Según la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos, fue entre 2013 y 2016, cuando impulsado por “el voraz apetito” de los estadunidenses, México triplicó la producción. Además, a medida que las autoridades de Estados Unidos tomaron medidas enérgicas contra los laboratorios de metanfetamina de ese país, la producción se trasladó a México.

El Washington Post señala que tras las medidas de seguridad que el gobierno estadunidense impuso luego del atentado del 9/11, las drogas se han agrupado del lado mexicano.

“Los cárteles han inundado la frontera “con enormes cantidades de metanfetamina que no pueden cruzarse a Estados Unidos, por lo que tan rápido como llegan, los distribuidores de nivel medio y bajo lo expulsan a los mercados locales”, señaló un funcionario de la fuerza pública estadunidense, en anonimato, con WP.

Las drogas se han convertido en algo cotidiano en el entorno mexicano a pesar de que los funcionarios mexicanos aseguren estar trabajando duro para crear conciencia sobre el problema de las drogas. Incluso, la Comisión Nacional contra las Adicciones ha desarrollado alianzas con las escuelas militares y públicas y ha establecido consejos a nivel estatal para promover la prevención.

Sin embargo, no hay señales de que la tendencia se revierta.

Proceso
Ciudad de México
Martes 26 diciembre 2017.

Servando Gómez, el maestro de escuela que sembró el terror en Michoacán

Ciudad de México.- La vida extrema de Servando Gómez Martínez, alias La Tuta, líder del sanguinario cartel de Los Caballeros Templarios y uno de los criminales más buscados por las fuerzas de seguridad mexicanas, terminó este viernes sin un disparo. Tras años de someter a vasallaje a gran parte del estado de Michoacán, sobre todo, a la volcánica zona de Tierra Caliente, Servando Gómez fue detenido esta madrugada por la policía federal en Morelia, la capital del Estado. Con su caída, el Gobierno de Enrique Peña Nieto da satisfacción a una demanda clave de las extintas autodefensas, las partidas armadas de origen popular que se han enfrentado al imperio del narco ante el fracaso de la autoridad estatal. La detención, de altísima rentabilidad política para un Ejecutivo erosionado por casos como el de Iguala, coincide con el día en que se espera que se haga pública la primera crisis de Gobierno, con la sustitución del procurador general, Jesús Murillo Karam.

Hombre de verbo fácil, el afán de notoriedad de Servando Gómez Martínez, alias La Tuta, ha dejado en evidencia durante años a las autoridades encargadas de capturarlo. La Tuta colgaba a menudo vídeos en YouTube donde platicaba sobre las bondades de su espeluznante organización, otras veces daba entrevistas a cara descubierta en las que mostraba un inquietante y poco creíble comedimiento (“soy delincuente, pero no rapiñero”, decía), y en más de una ocasión se pavoneó con su pistola de cachas tachonadas de brillantes por los pueblos de Tierra Caliente, repartiendo billetes de 200 pesos y dejándose seguir y tocar, como un santón, por racimos de niños.

En los últimos meses, bajo la presión de las fuerzas de seguridad, había dejado de aparecer a cuerpo descubierto, pero no rebajó su presencia mediática. Para mantenerse en primera línea instrumentó una devastadora vídeoguerra. Desde sus escondrijos hacía llegar a los medios grabaciones en las que renombradas personalidades (exgobernadores, hijos de mandatarios, periodistas y alcaldes) platicaban con él en actitud servil. Cada vídeo ha pulverizado una vida política. Entre los caídos han figurado desde el priísta Jesús Reyna, secretario de Gobernación de Michoacán y gobernador interino en 2013, durante la etapa más virulenta del enfrentamiento entre los narcos y las autodefensas, hasta Rodrigo Vallejo Mora, hijo del gobernador Fausto Vallejo, cuya fulminación vino seguida días después de la retirada de la vida política de su padre. Toda una exhibición de fuerza durante años dejó al descubierto la debilidad estructural de la lucha contra el narco en Michoacán.

La detención llega tras una intensa búsqueda en la que han caído otros líderes del cartel como Nazario Moreno González, alias El Chayo, y Enrique Plancarte Solís, El Señor de los Caballos. Cuevas, ranchos perdidos, pueblos que le eran fieles, como Arteaga, su localidad natal, han sido barridos para dar con este escurridizo criminal. La intensidad de esta persecución ha sido proporcional a la importancia de La Tuta, quien con los años y los asesinatos había adquirido una significación política muy superior a la de otros jefes del narco.

El presidente Peña Nieto y su equipo han puesto en la pacificación de Michoacán gran parte de su crédito político. Para recuperar la autoridad estatal, pero también la confianza de la población, el mandatario envió a principios de 2014 un ejército de casi 10.000 policías federales y militares, bajo las órdenes del comisionado especial Alfredo Castillo. Investido de poderes extraordinarios, solo comparables a los conferidos en 1994 a la comisión encargada de frenar el alzamiento zapatista, Castillo pronto impuso su ley en Tierra Caliente. El adelantado presidencial liquidó las autodefensas, reconvirtiéndolas en fuerzas rurales, detuvo uno tras otro a los cabecillas del cartel, y estranguló sus principales fuentes de financiación. Pero no pudo con La Tuta ni apagó por completo el fuego de la violencia. Cuando a principios de año fue apartado del cargo, una miríada de grupúsculos ultraviolentos combatían por hacerse con el trono dejado por Los Templarios. Y La Tuta, aunque en retirada, seguía burlándose de la justicia. Algo a lo que estaba acostumbrado este ejemplar de narco especialmente supersticioso y cuya historia ilustra el régimen de terror de Tierra Caliente.

El País
Jan Martínez Ahrens
Ciudad de México, Mx
Viernes 27 de febrero de 2014

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter