Durante la reinauguración del espacio, en la explanada del museo comenzó la vendimia de churros, chalupas y cemitas


Papas, chetos, churros, chicharrones y hasta las tradicionales cemitas formaron parte de las botanas que los asistentes disfrutaron durante la presentación de la función de Lucha Libre que se llevó a cabo este sábado en el estacionamiento del Museo Internacional Barroco (MIB) como parte de su reinauguración y con lo que la 4T, le dice adiós al estilo “fifí” con el que en 2016 se le dio apertura.

A pesar de que el 4 de febrero de 2016, el ex gobernador Rafael Moreno Valle inauguró este espacio museístico bajo un perfil enfocado exclusivamente para la exhibición de obras del estilo Barroco, tres años después y bajo la titularidad del secretario de Cultura, Julio Glockner Rossainz, el MIB da un cambio radical al albergar nuevas propuestas contemporáneas como lo es la Lucha Libre.

La polémica, constantemente ha rodeado a este espacio museístico. Por un lado, debido a la exorbitante inversión y deuda que representó su construcción en el periodo morenovallista: 7 mil 300 millones de pesos, pago que será finiquitado por el estado a la empresa La Peninsular en un lapso de 23 años mediante mensualidades de 23 millones de pesos.

Por otro lado, los puristas del arte y opositores de la 4T, descalificaron que este espacio que abrió con obras prestadas de 21 museos y exposiciones que representaron una inversión de más de 37 millones de pesos, hayan decidido darle cabida a exposiciones y performance que evocan al arte popular.

Durante la inauguración de la exposición y performance “Nuevos ritos, Santos, duelos y divinidades” del artista Mauro Terán, el secretario de Cultura recurrió a una metáfora para asegurar que, mediante ese corte de listón, también se “corta el cordón umbilical con el pasado” y agregó que con esta primera exposición se abre una nueva etapa en la vida de este museo.

“Somos gente libre, somos gente liberal. Hemos leído mucho, hemos visto mucho cine, mucho teatro, escuchado buena música. Todo eso te saca de esos cartones que atoran tu actitud, que te vuelven autoritario, caprichoso y no, nada de eso cabe en nuestro equipo”, señaló en entrevista.

El secretario de Cultura agregó que esta nueva fase incluye también una modificación en el nombre del museo, el cual ahora será denominado como Museo Internacional Barroco-Centro Cultural de Arte Contemporáneo, esto con el fin de integrar ambas corrientes artísticas.

La “reinauguración integral”, como la ha denominado Glockner, tuvo una inversión de 805 mil 984 pesos, la cual también incluye una serie de conferencias, la presentación de un libro, instalación del ring, contratación de luchadores y renta de equipo.

Cabe recordar que algunos de los montajes que antecedieron a esta exposición destacan “Cristóbal de Villalpando. Esplendor barroco de Puebla” con un costo de 5 millones 648 mil 386 pesos y, del primer semestre del 2019, “Rembrandt. Lo divino y lo humano”, con 5 millones 999 mil 482 pesos, que formaron parte del gobierno interino de Guillermo Pacheco Pulido.

Cemitas, máscaras y luchas de temáticas

El estacionamiento del Museo Internacional Barroco vio desfilar a grandes leyendas del Consejo Mundial de Lucha libre como Atlantis, Octagón, Aníbal Jr. y Bucanero, así como a vendedores de máscaras, cemitas y botanas que, tal y como sucede en la Arena, pasearon sobre los pasillos para ofertar sus productos.

Aunque los asistentes aventaron rechiflas y groserías contra los luchadores, el sonido de las matracas, cornetas y bullicio no fue tan estruendoso como sucede en las funciones de lunes por la noche en la Arena Puebla.

Las familias poblanas que se dieron cita en el lugar, aplaudieron y gritaron eufóricas con las actuaciones de los enmascarados que además incluyeron un par de luchas bajo la temática contra el bullying y la paridad de género.

Tanto los niños y personas adultas, no perdieron la oportunidad de tomarse fotos con los rudos y los técnicos que hicieron suyo el cuadrilátero que lució a un costado del museo que fue diseñado por el ganador del premio Pritzker de Arquitectura 2013, Toyo Ito, y del que a la fecha se desconoce el monto de sus honorarios para dicho proyecto.

El Sol de Puebla
Maricarmen Hernández
Ciudad de Puebla, México
Domingo 27 octubre de 2019.


La lucha libre, el eje temático de los actos que reinaugurarán de manera funcional al Museo Internacional Barroco


Una exposición, una serie de conferencias y un performance que giran en torno a la lucha libre en el Museo Internacional del Barroco (MIB) porque esta disciplina guarda una historia de más de un siglo en el país, que fue bien acogida por ser un deporte y un espectáculo al mismo tiempo, que llama a usar una máscara, y en ella se presencia un enfrentamiento simbólico entre el bien y el mal.

Además, completó el titular de la Secretaría de Cultura (SC) estatal, Julio Glockner Rossainz, al presentar la serie de actos que se harán del 25 al 27 de octubre en el MIB como parte de su “reinauguración funcional”, porque la lucha libre activa el imaginario colectivo de manera que en la trama que se desarrolla en el ring, los espectadores proyectan su inconsciente colectivo.

“Cuando en las funciones estelares hay luchadores reconocidos y hay retos que tienen que ver con el desenmascaramiento, se constituye un juego simbólico que en el territorio tiene su origen desde el periodo Preclásico, siendo la máscara un elemento primordial de la cultura mexicana”, aseveró el antropólogo de formación.

Asimismo, como dijo Alejandra Santamaría, directora de Patrimonio Cultural de la SC, porque el hacer lucha libre en el MIB tiene que ver con un deporte que representa a México a nivel internacional a la par que es considerado como Patrimonio cultural inmaterial en la Ciudad de México, y existen un buen número de investigadores de centros como la UNAM que lo estudian.

La funcionaria estatal dijo que el cartel que se presentará en el MIB el sábado 26 de octubre partir de las 17 horas con localidades gratuitas agotadas, atañe también a la paridad de género como será la función estelar, pues para las mujeres que se dedican a este deporte han sufrido veto y clandestinidad. Con ello, agregó, el museo “quiere abrir las puertas a todos en igualdad”.

Otra de las funciones, apuntó, será contra el bullying para erradicar la violencia, “pues la lucha es una zona de catarsis que tras sacar todo, el que la ve o la práctica se relaja”, además de que los luchadores tienen consciencia de que se trata de un espectáculo.

En el caso de la exposición Nuevos ritos. Santos, duelos y divinidades de Mauro Terán, el encargado del organismo Museos Puebla, Ernesto Cortés, consideró que el artista tiene una postura crítica pues toma como norma para su obra “el cromatismo desbordado, los cuerpos voluptuosos, los gestos exacerbados, los padres de la patria, los personajes ilustres del espectáculo y sus antagonistas, los interpretes de la política…”.

A Mauro Terán, lo definió como un artista que logra evocar con empatía una particularidad estética que supone el caos de la lucha libre, misma que lleva al plano pictórico.

Consideró que traer la obra de Terán es “adelantarse” a lo que el cronista y escritor mexicano Carlos Monsiváis había dicho referente a que esta manifestación de la cultura mexicana, en algún momento, sería digna de una exposición o una revisión dentro de un recinto museístico.

A la par, estimó que montar esta exposición que abrirá el mismo 26 pero a las 16 horas, constituye una nueva forma de trabajo del MIB, pues su costo ronda los 805 mil 984 pesos e incluye la edición de un catálogo que será distribuido entre los visitantes de la exposición, a la par de las conferencias y las funciones de lucha libre.

Lo anterior, porque otras exposiciones que se montaron -como fue el caso de Rembrandt- y otras venideras -como una próxima dedicada a las artes decorativas venidas de un museo francés-, costaban entre cinco y siete millones de pesos.

La Jornada de Oriente
Paula Carrizosa
Ciudad de Puebla, México.
Miércoles 23 octubre 2019.

En diciembre cierra el Museo José Luis Bello, luego de funcionar por 70 años

Para diciembre, el Museo José Luis Bello y González cerrará las puertas que durante 70 años estuvieron abiertas para entregar su valioso acervo artístico al Museo Internacional Barroco (MIB), proyecto impulsado por el gobernador Rafael Moreno Valle que costará alrededor de mil 390 millones de pesos y causará una deuda pública de más de 23 años.

Los rumores, una vez más en el caso de la administración estatal, se vuelven a confirmar. No lo hacen por la vía oficial sino por la vía ciudadana, por quienes laboran, investigan y están cercanos al devenir de la cultura en Puebla.

Lo dicho por este diario hace algunos días sobre el despido de trabajadores del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Puebla (CECAP) fue sólo la “punta del iceberg” de la que significa la política cultural del Estado, caracterizada por el nulo apoyo a la creación y la clausura de espacios significativos que son importantes para la identidad por el patrimonio que conservan.

En breve, el edificio de la esquina de la 3 Poniente y la 3 Sur marcado con el número 302 quedará cerrado para que la mayoría de las piezas que integran sus 22 colecciones llenen, en una curaduría desconocida, el enorme espacio expositivo del criticado y poco fundamentado MIB.

La Jornada de Oriente
Paula Carrizosa
Ciudad de Puebla
Martes 17 de noviembre de 2015.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter