Por sala podrá haber hasta seis personas y un máximo de 70 asistentes en aforo total

El Museo Amparo reabre sus puertas a partir del 1 de octubre permitiendo un aforo máximo del 18 por ciento, y en apoyo a la comunidad, la entrada será gratuita de miércoles a lunes en un horario de 11:00 a 17:00 horas, anunciado Ramiro Martínez, director ejecutivo del Museo Amparo.

“Después de 6 meses y medio de estar cerrados, abrimos ya, obviamente con todos los protocolos sanitarios que se están utilizando. Va a ser una apertura gradual, de arranque el horario se modificará”, comentó en una entrevista con El Sol de Puebla.

“De vuelta al Amparo” el título con el que el Museo anuncia la reapertura de sus puertas, a través del cual se implementarán las medidas de higiene y prevención necesarias para que todos los asistentes puedan recorrer sus salas y disfrutar de las exposiciones en un ambiente seguro.

Filtro de ingreso con dispensadores de gel antibacterial y toma de temperatura, tapetes desinfectantes, así como señalética para respetar el flujo de entrada y salida, son parte de los lineamientos que el Museo ha implementado para los visitantes, así como un número controlado de 6 personas por sala y un máximo de 70 asistentes en aforo total, lo equivalente a un 18 por ciento de las 400 que puede albergar en todo el inmueble, tanto espacios cerrados como abiertos.

Asimismo, Martínez dio a conocer que la reapertura será de forma gradual, por lo que, a partir de este jueves, se ofrecerá la visita únicamente por tres exposiciones: la Colección de Arte Prehispánico, Un Arte sin Tutela: Salón Independiente en México, 1968 -1971 y Geometría Sagrada, estas dos últimas en las Salas de Exposiciones Temporales con las que cerraron en el mes de marzo.

Salas de Arte Prehispánico es una introducción a la cultura y la historia del México antiguo (1200 AC a 1500 DC.), desde su geografía, organización social e historia hasta sus expresiones artísticas.

Un Arte sin Tutela: Salón Independiente en México, 1968-1971, es la primera reconstrucción de las exposiciones que organizó el Salón Independiente de 1968 a 1970, uno de los principales momentos de quiebre entre los artistas avanzados y el aparato cultural mexicano.

Geometría Sagrada es una muestra de la fotógrafa Karina Skvirsky, explorando el complejo arqueológico de Ingapirca, el sitio más reconocido en Ecuador.

Por otra parte, el entrevistado señaló que la cafetería y la biblioteca permanecerán cerradas hasta nuevo aviso y por el momento no se contará con servicio de Guardarropa ni tampoco visitas guiadas.

La tienda solo brindará servicios en línea, mientras que la terraza estará abierta para los asistentes con el uso forzoso de cubrebocas, medida que deberá respetar, junto con mantener una distancia de 1.5 metros, unos con otros.

Sobre el costo, el director ejecutivo comunicó que, en apoyo a la comunidad, el acceso será gratuito para todos los visitantes hasta finales del 2020. “La fundación tomó la decisión de ofrecer gratuita la entrada al museo hasta finales de este año, como apoyo a la situación económica por la que estamos atravesando, para dar oportunidad a que las familias y la gente pueda visitarnos de manera gratuita”, verso.

En relación a esto, incluyó que el ingreso será conforme a los asistentes lleguen y, en caso de que sean grupos mayores a 6, deberán comunicarse vía telefónica para sugerirles un horario de visita diferente al resto de los demás.

El museo reabre con dos edificios

Los diferentes retos derivados de la crisis sanitaria provocada por la Pandemia del Covid-19 propiciaron que el Amparo continuara con un proyecto que había comenzado hace tiempo, que era concebir su espacio virtual como un edificio paralelo al edificio físico.

A partir del confinamiento, fue como se descubrió la forma de fortalecerlo, y como resultado se dio una conexión donde ambas arquitecturas se entrelazaron para encontrarse con diversos públicos y comunidades.

“Desarrollamos un programa virtual que se quedó; independientemente de la reapertura, hemos estado bastante activos en diálogos, talleres, seguimos con el diplomado en línea que estamos ofreciendo, el cuentacuentos para niños e hicimos públicos libros que tenemos en línea, mismos que pueden consultar”, confesó Ramiro, luego de añadir que, a dos días de la reapertura, pueden compartir que ahora cuentan con dos edificios: el físico y el virtual.

El Sol de Puebla
Mary Carmen M. Ávila
Ciudad de Puebla, México
Martes 29 de septiembre de 2020.


En un recorrido virtual se cruzan casi tres mil años de cultura e historia del México antiguo. A través del discurso museográfico del Museo Amparo en sus salas de arte dedicadas a este periodo, los internautas tendrán una introducción a través de la geografía, la organización social y las expresiones artísticas.

Disponible en el sitio electrónico https://museoamparo.com/prehispanico.html, conviven piezas de diversos formatos y materiales que abarcan del año 1200 antes de esta era en común al 1500 después de esta era en común. En las salas de arte del México antiguo, las piezas muestran la pluralidad de técnicas como cerámica, tallado en piedra, labrado en hueso, fundido en oro y otros metales, así como fragmentos de pintura mural que en conjunto permiten conocer algunas características de la civilización mesoamericana.

Aproximadamente son 500 objetos artísticos, ceremoniales, suntuarios y funerarios provenientes del Occidente de México, la cuenca del Balsas y algunas localidades del valle de México como Tlatilco, Teotihuacán, Tula y Tenochtitlán. También se exponen ejemplares del centro de Veracruz, la cuenca del Usumacinta, Campeche, valle de Oaxaca y otras zonas de México. Estos objetos representan a las culturas olmeca, huasteca, maya, teotihuacana, nahua, zapoteca, Mezcala, del Tajín y de la tradición arqueológica tumbas de tiro, entre otras.

El recorrido inicia con la Línea del tiempo, una representación gráfica del tiempo transcurrido entre el año 2400 antes de esta eran en común y el año 1500 de esta era en común, misma que fue concebida y realizada, en una primera versión, por el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, cuando se inauguró el Museo Amparo. Tras los cambios museográficos y curatoriales del museo, se recuperó la idea de la línea del tiempo con algunas modificaciones, como el uso de imágenes en color y la generación de una franja específica para México, abajo de la franja de América.

En la sala 1, Un espacio y un tiempo, se aclara que México antiguo refiere a la totalidad de las culturas y procesos históricos que tuvieron lugar en el territorio que hoy ocupa México, antes de la conquista española en el siglo XVI. Mesoamérica, en la colección del Museo Amparo, corresponde exclusivamente a la mitad meridional de México y de sus costas.

Mientras que en la sala 2, denominada El mundo religioso, se puede ver cómo las culturas mesoamericanas creían en la existencia de una dimensión espiritual o sagrada, apreciable a través de sonidos y esencias. “Estas esencias se movían con mayor o menor fuerza según el momento del día o del año; su función y ubicación. Los dioses estaban formados por estas esencias, reunían varias de ellas y podían acumularlas o derrocharlas: Tláloc, por ejemplo, dispersaba las esencias portadoras de la lluvia y la humedad, pero por temporadas las retenía en las montañas”.

Cuerpos, rostros, personas es el título de la sala 3. En ella, se deja ver la importancia de la pertenencia al grupo (linaje, estamento o barrio), pues con ello se asignaban sus derechos y obligaciones. Asimismo, la forma en que el arte de Mesoamérica buscó captar la singularidad de algunas personas con la descripción detallada de la fisonomía y el aspecto del cuerpo, o las formas estereotipadas de rostros, con escasa expresión individual, a través de formas esquemáticas e incluso geométricas.

En la sala 4, Sociedad y costumbres, se distinguen a las tres civilizaciones agrícolas que florecieron en América: la del Río Mississippi, la de los Andes y la mesoamericana, las cuales tuvieron el maíz como principal cereal y pseudocereales complementarios: el girasol en Norteamérica, la quinoa en Sudamérica y el amaranto y el huauzontle en México. En Mesoamérica, los pueblos desarrollaron una compleja tecnología hidráulica que permitió crear excedentes agrícolas: terrazas irrigadas, canales, represas y chinampas.

Mientras que en Lenguaje y escritura, la sala 5, se podrán conocer los sistema de escritura como la olmeca, inventada alrededor del año 1000 antes de esta era en común; o los usados por mixtecos o nahuas a la llegada de los españoles, que tenían poco tiempo de haber sido inventados, aunque eran herederos de una tradición que tenía dos mil 500 años de antigüedad.

Arte, forma y expresión es el título de la sala 6, en la que se deja ver cómo el arte estuvo presente en todas las manifestaciones de la vida en Mesoamérica. “Desde la época más temprana, la danza acompañó al ritual, la retórica a la política, el canto a la fiesta, la escultura y la pintura a los espacios sagrados. El pintor, el compositor de cantos y el ceramista eran personajes importantes y respetados en todas las ciudades… Las prácticas artísticas se vincularon de una región a otra y de una etapa a otra para formar una gran tradición mesoamericana en la que pueden distinguirse figuras, temas, fórmulas y trazos predilectos”.

Por último, en la sala dedicada a la Muerte, se da cuenta de cómo códices y fuentes escritas hablan del llanto y el pesar de la gente del México antiguo ante la muerte, a la cual “ miraban de frente, hablaban de ella, la consideraban en sus cantos y oraciones”, a la par de que “manipulaban los restos de sus antepasados, cuando hacían espacio en la tumba familiar para acomodar a un difunto reciente, lo cual ocurrió en sitios como Monte Albán y en las tumbas del Occidente”.

La Jornada
Paula Carrizosa
Ciudad de Puebla
Lunes 27 de julio de 2020.


Una exhibición extensa de obras de arte contemporáneo de América Latina en la Colección Patricia Phelps de Cisneros.

Unos 70 artistas de 16 países de América Latina, entre ellos, los mexicanos Laura Anderson Barbata con su instalación Santos y profetas, Pia Camil, con su serie Highway Folies, Tania Pérez Córdova con su Call Forwarding, y Mario García Torres con la serie ¿Alguna vez has visto la nieve caer?

Más de 100 obras de arte en distintos soportes, incluyendo fotografía, instalación, escultura, pintura, dibujo y video.

La exposición se inaugura en el Museo Amparo de Puebla, México, el 9 de febrero de 2019 y estará abierta al público hasta el 22 de julio.

5 de febrero 2019. La exposición Portadores de sentido– Arte contemporáneo en la Colección Patricia Phelps de Cisneros reúne a 70 artistas de 16 países de América Latina y el Caribe cuyas obras fueron adquiridas por la Colección Patricia Phelps de Cisneros (CPPC) entre 1990 y el 2015. La exhibición es curada por Sofía Hernández Chong Cuy, ex- curadora de arte contemporáneo de la CPPC y directora del Witte de With Contemporary Art Center en Rotterdam, Holanda; Sara Meadows es la asistente curatorial de esta muestra.

"Es un honor colaborar con el Museo Amparo en la presentación de esta extensa exposición de arte contemporáneo de la Colección Patricia Phelps de Cisneros en México. El Museo Amparo y la CPPC comparten un compromiso por fomentar el contacto entre el arte contemporáneo y un público amplio, con un enfoque educativo. Le estoy agradecida a la dirección y al equipo del Amparo por haber creado esta maravillosa oportunidad de compartir el arte contemporáneo de Latinoamérica con sus públicos”. Patricia Phelps de Cisneros.

“La importante misión de la Colección Patricia Phelps de Cisneros por difundir y promover la apreciación y el disfrute de las expresiones artísticas de América Latina de sus cinco áreas de enfoque– objetos etnográficos y obras de artistas viajeros, pasando por nuestra herencia colonial hasta llegar al arte moderno y contemporáneo– entre diversos públicos, se vincula de forma natural a la del Museo Amparo, que tiene como finalidad la promoción, el estudio y la divulgación del arte prehispánico, virreinal, moderno y contemporáneo de México en particular y de Latinoamérica en general”. Ramiro Martínez Estrada, director del Museo Amparo.

La exposición

La premisa curatorial para este proyecto se centra en los diálogos entre la colección de arte contemporáneo y las otras áreas de investigación dentro de la CPPC: arte moderno, arte colonial, artistas viajeros del siglo XIX y objetos etnográficos de la cuenca del río Orinoco. Considerando a los artistas contemporáneos como pensadores analíticos y sensibles de su entorno que, junto con sus obras, son portadores de sentido, Hernández Chong Cuy identificó cuatro temas recurrentes para esta exposición:

Inserciones: Teorías y métodos de la etnografía
Excursiones: Geografía y territorio
Ambientes concretos: El entorno urbano
Mediaciones: El impacto social de los medios de comunicación masiva

El primer grupo, Inserciones, con obras que toman de la etnografía sus metodologías y sus formas, incluye a artistas como el pintor José Bedia (Cuba), cuya obra Mamá kalunga (1992) de inicio pareciera ser una obra de abstracción geométrica, pero con detenimiento se observa un pequeño barco que hace referencia a las embarcaciones de esclavos que viajaban entre África y Cuba. Otras obras clave dentro de este grupo son la instalación de Laura Anderson Barbata (México) Santos y profetas (1995), el video de Juan Manuel Echavarría (Colombia) Bocas de ceniza (2003-2004) y Afro Charlie (2010) de Jorge Pineda (República Dominicana).

El segundo grupo, Excursiones, que se enfoca en geografía y territorio incluye a Pablo Cardoso (Ecuador), Elena Damiani (Perú), Juan Carlos Araujo (Venezuela) y Manuela Ribadeneira (Ecuador), entre otros. Este tema incluye a artistas que se inspiran específicamente en las tradiciones de las expediciones científicas para sus obras, como Adrián Balseca (Ecuador), Irene Kopelman (Argentina) y Paul Ramírez Jonas (Estados Unidos).
 
El entorno urbano es el tema de interés de los artistas en el tercer grupo, Ambientes concretos, quienes consideran el impacto que tiene el diseño de los espacios y estructuras urbanas sobre las comunidades. Las pinturas de cemento de Iosu Aramburu (Perú), la serie Highway Folies de Pia Camil (México), las estructuras de concreto de Federico Herrero (Costa Rica) y la serie de fotografías de Daniel Santiago Salguero (Colombia) están dentro de las contribuciones a este diálogo.
 
Los artistas en el cuarto y último grupo, Mediaciones, exploran el impacto de los medios de comunicación masiva en la sociedad y la identidad personal. Este grupo incluye obras como la fotografía de Aziz + Cucher (Estados Unidos, Perú/Venezuela) Zoe (1995), el video Help! de Alejandro Cesarco (Uruguay), (2002), Call Forwarding (2013) de Tania Pérez Córdova (México) y los videos de Jessica Lagunas (Guatemala) Para verte mejor (2005), Para besarte mejor (2003) y Para acariciarte mejor (2003), entre otras.
 
Algunos de los artistas incluidos en Portadores de sentido han grabado cápsulas de audio en las que discuten sus obras en la exposición. Estas cápsulas estarán disponibles en las galerías vía teléfono celular mediante un vínculo que se podrá encontrar en las cédulas de sus obras, así como en la página web de la CPPC, www.coleccioncisneros.org.
 
Una guía impresa que incluye imágenes de obra y textos didácticos sobre las obras en Portadores de sentido acompañará a la exposición y estará disponible para comprar en el Museo Amparo.
 
La exposición Portadores de sentido– Arte contemporáneo en la Colección Patricia Phelps de Cisneros se exhibirá en el Museo Amparo en Puebla, México, del 9 de febrero al 22 de julio del 2019.
 
Además de esta colaboración, el Museo Amparo recibirá dos obras de la Colección Patricia Phelps de Cisneros como parte de la red de museos internacionales a los cuales Patricia y Gustavo Cisneros han donado obras para amplificar su misión de promover una mayor apreciación de la diversidad, la sofisticación y la variedad del arte latinoamericano, particularmente con un enfoque educativo. La obra Call Forwarding (2013) de la artista mexicana Tania Pérez Córdova que forma parte de la muestra Portadores de sentido se unirá a la colección permanente del Museo Amparo, así como la obra Person Leaning on his Elbow, un extra, (2012) también de Pérez Córdoba.
 
Para más información sobre Portadores de sentido visita: www.museoamparo.com, www.coleccioncisneros.org y las redes sociales con los hashtags #portadoresdesentido y #coleccioncisneros.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Miércoles 6 de febrero de 2019.


En los 100 años del nacimiento del autor de "Pedro Páramo", el Museo Amparo expondrá 150 fotos y documentos.

La carrera de Juan Rulfo como fotógrafo, dejando a un lado al escritor, es el eje de la exposición que el 6 de abril abrirá el Museo Amparo de Puebla, en la cual se reunirán 150 fotografías y más de 30 documentos representativos de los temas de su interés, de distintas etapas de su vida y trabajos, y de las muchas relaciones que tuvo con la fotografía, las cuales incluyen el cine, las exposiciones y publicaciones para revistas.

El fotógrafo Juan Rulfo es una exposición que se enmarca en el programa de Conmemoración del Centenario de Juan Rulfo (nació el 16 de mayo de 1917, en Apulco, Jalisco). La exposición, que permanecerá abierta hasta mediados de julio y que después estará en la Ciudad de México y, en 2018, en varias ciudades del país, muestra cómo Rulfo sí publicó sus fotografías en vida, sí las expuso y, pretende resaltar, que fotografía y literatura fueron líneas paralelas, de acuerdo con el arquitecto Víctor Jiménez, director de la Fundación Juan Rulfo.

Primeras fotografías de Rulfo hechas a finales de los años 30 (algunas firmadas en el reverso), las 23 impresiones originales de su primera exposición en 1960, un facsímil de la revista América donde publicó por vez primera sus fotografías, fotos que realizó para las películas La Escondida, de Roberto Gavaldón (1955), y El Despojo, de Antonio Reynoso (1960), selección de fotografías de la exposición en Bellas Artes en 1980 y de muestras posteriores a su muerte, imágenes que tomó de arquitectura, de ferrocarriles en la Ciudad de México, y de su trabajo en la Comisión del Papaloapan, entre otras, se reunirán en las dos salas del Museo Amparo donde se podrá ver la muestra. También estarán publicaciones de revistas y de libros que han aparecido a la par de las exposiciones.

La muestra El fotógrafo Juan Rulfo es realizada por la Fundación Juan Rulfo, Canopia y la editorial RM; cuenta con curaduría de Andrew Dempsey y Víctor Jiménez; la investigadora Paulina Millán y Canopia realizaron la asistencia curatorial.

La exposición está acompañada por un libro del mismo nombre, que publica RM, y que recoge textos de varios investigadores quienes se refieren a temas como el fotógrafo y el escritor, las relaciones entre las obras de Rulfo y Paul Strand, los vínculos de la fotografía de Rulfo con la obras de artistas como John Constable y José María Velasco (ensayo de Andrew Dempsey), y contiene además una detallada cronología de la obra fotográfica de Rulfo, misma que también es parte de la exposición y que fue realizada por Paulina Millán.

De viva voz. En el libro El fotógrafo Juan Rulfo, aparece un ensayo del investigador Jorge Zepeda, donde cita dos entrevistas del año 1983, publicadas una en América del Sur y otra en México, donde Rulfo separa la fotografía de la literatura.

En la primera dice: “La realidad no me dice nada literariamente, aunque pueda decírmelo fotográficamente. Admiro mucho a quienes pueden escribir acerca de lo que oyen y ven inmediatamente. Yo no puedo penetrar la realidad: es misteriosa”. En la segunda entrevista, citado por Zepeda, Rulfo sostiene: “...cuando yo tomaba fotografías no pensaba en la literatura, son dos géneros muy diferentes”.

Las palabras del escritor y fotógrafo, dice Víctor Jiménez, demuestran que ambas, fotografía y literatura, “deben verse no sólo independientes, sino que, aunque uno quisiera conectarlas no hay manera”. Para Jiménez, “es una simplificación pensar que la literatura prestó a la fotografía; la cometió Carlos Fuentes al decir que Rulfo fotografió a los habitantes de Comala”.

Jiménez enfatiza que la muestra hace caso omiso del escritor, y que combate la idea de que el escritor está prestando sus ojos al fotógrafo o viceversa.

Elena Navarro, de Canopia, dice que esta muestra abunda en los lazos y relaciones de Rulfo con este arte: “Cuál fue la relación de Rulfo, en vida, con la fotografía, qué fotógrafos conoció, cómo se implicó en la foto, cómo era su biblioteca sobre fotografía… se ha trabajado mucho en el archivo. Va a haber inéditos de su archivo, algunas fotos coloreadas, porque le interesaba experimentar”.

Otra de las investigaciones que el libro y la exposición presentan es del propio Jiménez, quien encuentra relaciones entre varias fotografías de Paul Strand y Juan Rulfo en distintos momentos y etapas de la obra de cada uno.

Será una exposición sobre su vida de fotógrafo, acota Víctor Jiménez. Juan Rulfo, quien usaba cámaras Rolleiflex, tomó fotografías entre finales de los años 30, hasta 1961, aproximadamente. Existen poco más de 6 mil negativos de su obra que conserva la Fundación Juan Rulfo.

Los temas de su obra fotográfica fueron arquitectura (la mitad de su acervo); cine, danza, ferrocarriles y la Ciudad de México (Bellas Artes y la Alameda), Oaxaca, paisaje y montañismo.

El Universal
Sonia Sierra
Ciudad de México
Viernes 31 de marzo de 2017.

Actividades del 11 al 17 de Marzo.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter