Con sede en la ciudad de Puebla, Ecovelocity ofrece un sistema barato de iluminación industrial LED para este controvertido proyecto.


Algunas compañías han expresado interés en ayudar a construir el muro que propone Donald Trump en la frontera sur de Estados Unidos, sin embargo Ecovelocity llama la atención. Esta pequeña firma con apenas cuatro empleados se distingue de las demás por una característica poco común: Se encuentra ubicada en México.

Con sede en la ciudad central de Puebla, ofrece un sistema barato de iluminación industrial LED para este controvertido proyecto, detalla la agencia Reuters.

El dueño de esta empresa, Theodore Atalla, un egipcio con raíces griegas, quien adoptó a México como su hogar en las dos últimas décadas, aseguró que le gustaría proveer la iluminación del muro con material que importan mayormente desde China.

“Sería nada más del lado mexicano, no creo que se permitiera que nos metamos al otro lado (…) dijeron que quieren puros productos americanos”, comentó Atalla en una entrevista telefónica, detalla la agencia.

Trump, quien ha insistido en que México pagará por el muro, ha asegurado que pronto comenzarán las obras para ampliar la actual barrera a lo largo de los 3,200 kilómetros de frontera, con los que espera frenar la migración ilegal y el narcotráfico.

Hasta el momento, unas 640 compañías de diversas parte del mundo, pero mayormente estadounidenses, han mostrado interés en participar de alguna forma en el diseño y construcción de la obra, según el sitio de oportunidades de negocio del gobierno federal.

Ecovelocity es la única que tiene su sede en México, un signo de la profunda aversión que generan Trump y su muro en país latinoamericano, donde surgió una oleada de patriotismo por los repetidos insultos del magnate republicano contra los mexicanos.

Atalla, sin embargo, dijo que la dificultad de hacer negocios con el sector público mexicano por la corrupción ha hecho que vea el muro de Trump como una oportunidad de expansión para su compañía. “Puse mi nombre allí para ver qué salía”, sostuvo.

La mexicana Cemex, una de las mayores cementeras del mundo, ha dicho que está abierta suministrar material para el muro mientras que Grupo Cementos de Chihuahua también ha asegurado estar lista para participar en el proyecto. Ambas tienen una amplia presencia en Estados Unidos.

Reuters / Forbes
Ciudad de Puebla, México
Viernes 17 de marzo de 2017.


México.- El presidente Enrique Peña Nieto anunció que no asistirá a la reunión de trabajo que estaba programa para el próximo martes con su homólogo estadunidense, Donald Trump.

“Esta mañana hemos informado a la Casa Blanca que no asistiré a la reunión de trabajo programada para el próximo martes con el @POTUS”, precisó en su cuenta de Twitter @EPN.

En un segundo tuit escribió que “México reitera su voluntad de trabajar con los Estados Unidos para lograr acuerdos en favor de ambas naciones”.

Notimex
Ciudad de México
Jueves 26 de enero de 2017.


El repudio al muro de Trump es unánime entre políticos, intelectuales y mexicanos de a pie


El muro que Donald Trump quiere construir en la frontera ha unido a México. Las divisiones entre los mexicanos se han matizado después de que el magnate estampara su firma en el decreto que pone en marcha la separación entre Estados Unidos y su vecino del sur. Políticos e intelectuales, gente de la cultura y mexicanos de a pie han repudiado la decisión del mandatario de Estados Unidos y han solicitado al presidente Enrique Peña Nieto a cancelar su visita a Washington, programada para el 31 de enero.

“Presidente Trump: su muro nos agrede y deja la Estatua de la libertad como leyenda”, escribió Andrés Manuel López Obrador, dirigente del izquierdista Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y puntero rumbo a las presidenciales de 2018. El político, que lleva en campaña desde el año 2006, ha realizado un viraje al centro y solicitó a los mexicanos respaldar a Peña Nieto en su encuentro frente a Trump la próxima semana, donde se renegociará el Tratado de Libre Comercio. Ante la firma del decreto de Trump de este miércoles, López Obrador dijo que acudirán a los tribunales internacionales por la separación entre ambas naciones. “Viva la fraternidad”, escribió en Twitter.

En un evento en el Estado de México, una de las tres entidades que celebrarán elecciones este verano, López Obrador sugirió al Gobierno mexicano demandar al estadounidense antes la Organización de las Naciones Unidas por "violación de derechos humanos y discriminación racial". El político, uno de los pocos que no han pedido a Peña Nieto cancelar sus planes, pidió al mandatario representar "con dignidad a nuestro pueblo y a todos los seres humanos que sueñan con un mundo justo... Eleve el decoro y la imagen de México".

Cuauhtémoc Cárdenas, otro líder histórico de la izquierda mexicana, pidió a Peña Nieto “cancelar su visita a Estados Unidos y buscar una posición digna para México”. Cárdenas, fundador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y tres veces candidato presidencial, dijo que los emisarios de Peña Nieto, el canciller Luis Videgaray e Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, fueron recibidos con un “portazo en la nariz” este miércoles en Washington. Los secretarios iniciaron hoy las negociaciones con el Gobierno de Trump del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

El muro no solo ha desatado la indignación en la izquierda, un sector históricamente nacionalista y que ha mantenido su distancia con Estados Unidos. Los políticos de la derecha también han repudiado la medida. Vicente Fox, expresidente de México del conservador Partido Acción Nacional (PAN) pidió a Peña Nieto “cero concesiones” y solicitó a su sucesor no repetir la fotografía del 31 de agosto, Trump fue recibido en Los Pinos en un humillante momento para el presidente del PRI. “Mexico is not going to pay for that fucking wall (México no pagará por el jodido muro)”, agregó Fox.

Otras voces prominentes del PAN han hecho públicas sus posturas. “Es una ofensa para México… se debe reconsiderar la visita”, dijo Margarita Zavala, aspirante a presidencia, un cargo que su esposo, Felipe Calderón, tuvo de 2006 a 2012. Roberto Gil, expresidente del Senado, dijo que “no tiene ningún sentido” el encuentro del día 31. “Trump dejó claro que la conversación con México será con sus condiciones y sobre su agenda”.

Jorge Castañeda, exsecretario de Exteriores el Gobierno de Fox, dijo que el anuncio de Trump la víspera a la llegada de Videgaray y Guajardo ha sido un “golpe en la cara” y se ha sumado a la petición para que Peña Nieto cancele su encuentro. Luis Ernesto Derbez, otro canciller de la primera presidencia del PAN, escribió en el periódico Reforma que el mandatario mexicano corre el riesgo de salir humillado del encuentro. Derbez citó el caso de Mitt Romney, que fue crítico con el magnate republicano durante la campaña y después fue a entrevistarse con el hoy presidente de Estados Unidos solo para ser maltratado.

Enrique Krauze dijo que los mexicanos nunca pagarán la obra de Trump, al que llamó el “monumento a la mentira” y “muro de la infamia”. El historiador ha llamado al Gobierno mexicano a confrontar a Trump en vez de negociar con él y recordó la guerra entre ambos países a mediados del siglo XIX. “México no negoció en 1846 la venta forzada de territorios a USA. México se negó a venderlos. Y nos defendimos. Así hay que actuar”.

El escritor e historiador Héctor Aguilar Camín también aseguró que no existe una coyuntura favorable para que Peña Nieto visite la Casa Blanca. “No recuerdo condiciones peores para un viaje del presidente mexicano a Estados Unidos”.

La oficina de la presidencia mexicana no ha dado señales de haber recibido la opinión mayoritaria de los mexicanos. Peña Nieto canceló ayer in extremis su participación en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que iniciaba hoy en República Dominicana. El canciller Videgaray dijo que la cancelación se hizo por motivos de agenda, pero el hecho antecedió el anunció de Trump de que este miércoles firmaría el decreto que daría vida al muro en la frontera con México. El silencio de la presidencia aumenta por el momento la indignación de todo un país.   

El País
Luis Pablo Beauregard
Ciudad de México
Miércoles 25 de enero de 2017.

Washington, EU.- El presidente Donald Trump comenzará el miércoles a emitir órdenes ejecutivas sobre la inmigración, empezando con medidas para reforzar la seguridad fronteriza —incluido su muro propuesto en la frontera entre Estados Unidos y México— y otras políticas internas para controlar a los migrantes, según dos funcionarios del gobierno.

Días después, se espera que el mandatario tome medidas para restringir el flujo de refugiados a Estados Unidos. Un funcionario dijo que existe la expectativa de que Trump dé a conocer estrategias contra la inmigración en los próximos días.

Ambos funcionarios insistieron en guardar el anonimato para poder confirmar los planes antes de que Trump haga el anuncio oficial. Se espera que el presidente firme la autorización para las primeras acciones el miércoles durante una visita al Departamento de Seguridad Nacional.

Trump prometió en su campaña hacer más estrictas las políticas migratorias de Estados Unidos, incluido el refuerzo de la seguridad fronteriza y refrenar el flujo de refugiados. Exhortó también a detener el ingreso a territorio estadounidense de personas provenientes de países musulmanes, pero posteriormente modificó esa política a un enfoque sobre lo que llamó una "verificación de antecedentes extrema" de los individuos que vienen de naciones vinculadas al terrorismo.

Como mandatario, Trump puede utilizar una orden ejecutiva para detener la admisión de refugiados. El presidente George W. Bush utilizó ese mismo poder inmediatamente después de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001. La investigación de antecedentes de refugiados fue renovada y el proceso fue reiniciado varios meses después.

Aunque se desconocen los detalles específicos de las órdenes de Trump, los dos funcionarios dijeron que las acciones del miércoles estarían enfocadas en parte en los planes del presidente de construir un muro a lo largo de la frontera sur. Ha insistido en que México pagará la barda, aunque el gobierno mexicano ha afirmado reiteradas veces que no será así.

Trump se reunirá con el presidente mexicano Enrique Peña Nieto en la Casa Blanca la semana próxima.

El gobierno de Trump también debe apegarse a un tratado firmado hace décadas con México que limita dónde y cómo pueden construirse estructuras a lo largo de la frontera. Dicho tratado de 1970 requiere que las estructuras no alteren la corriente de los ríos, los cuales definen la frontera entre los dos países a lo largo de Texas y en 38 kilómetros (24 millas) de Arizona, de acuerdo con la Comisión Internacional de Límites y Aguas, una agencia conjunta mexicana-estadounidense que administra el tratado.

AP
Washington, DC. EU
Martes 24 de enero de 2017.


Washington.- La promesa de campaña del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, de que México pagaría la construcción de un muro fronterizo, es una cortina de humo y un argumento que da risa, considera el diario The Washington Post.

En un editorial titulado; “México pagara por el muro… ¿eventualmente?”, el influyente diario estadunidense matiza que “siempre llego al borde de la risa” la propuesta de Trump de construir la “Gran Muralla” en la zona limítrofe y que el costo sería sufragada por los mexicanos.

A unos días de que inicie su mandato de cuatro años, el 20 de enero, el Washington Post apunta que ahora Trump, en un giro de posición, sabe que “serán los contribuyentes estadunidenses y no los mexicanos, quienes abrirán sus carteras para pagar la Gran Muralla”.

La admisión de Trump de que no serán los mexicanos quienes paguen por la construcción del muro en la frontera común, se basa en la solicitud presupuestal que hará al Congreso federal para dicho proyecto de infraestructura fronteriza.

En su cuenta personal de la plataforma de Twitter, Trump calificó de “deshonesta” a la prensa que reporta la realidad del pedido presupuestal para la muralla, e insistió en que México eventualmente reembolsaría los gastos de infraestructura.

“Marean los detalles de hacerlo realidad, a un costo que puede oscilar entre los 20 mil o 25 mil millones de dólares”, subraya el editorial del Washington Post.

La propuesta presupuestal que Trump enviará al Capitolio en febrero, tendría que ser aprobada en abril.

El periódico de la capital estadunidense anota que los republicanos están listos para respaldarlo, pero que los demócratas también lo están para impedirlo. “Prepárense”, advierte el Washington Post en referencia al pleito legislativo que se viene por la muralla fronteriza, entre republicanos y demócratas.

“Una mayoría de los estadunidenses dice que no quiere el muro en la frontera, mientras que los republicanos lo justifican bajo el argumento de que Estados Unidos no cubrirá el costo”, agrega el editorial.

El Washington Post destaca a su vez que Trump no ha explicado cómo lograría que México reembolse eventualmente el gasto de la construcción del muro en la frontera. “Es un juego de tontos esperar que un candidato cumpla todas sus promesas de campaña”, subraya el Washington Post, para exponer que es posible que el próximo mandatario pretenda justificarlo imponiendo aranceles más altos a las importaciones mexicanas, o con meterle mano a las remesas para afirmar que con ello se reembolsó la inversión de infraestructura fronteriza.

“Es tonto suponer que México no tomara represalias contra Estados Unidos imponiendo aranceles dolorosos, cuotas, problemas a los visados, o impedimentos que compliquen más una variedad de temas bilaterales y de cruce fronterizo cuyo éxito recae en la cooperación mexicana”, concluye The Washington Post.

Proceso
J. Jesús Esquivel
Ciudad de México
Lunes 9 de enero de 2017.


"Mientras aumenta la controversia en EU y México por el plan del presidente electo Donald Trump de construir “un muro” a lo largo de la frontera entre los dos países, una firma israelí se posiciona para tener un auge con nuevos negocios."

Mientras aumenta la controversia en Estados Unidos y México por el plan del presidente electo Donald Trump de construir “un muro” a lo largo de la frontera entre los dos países, de manera silenciosa una compañía israelí se posiciona para tener un auge con nuevos negocios.

Magal Security Systems, el proveedor de tecnología de seguridad perimetral más grande del mundo, dice que disfruta de un aumento en la demanda de sus productos, sobre todo, pero no solo en EU. Los inversores lo reconocieron con un incremento de dos dígitos en el precio de sus acciones, después de la elección del populista de derecha la semana pasada.

Saar Koush, director ejecutivo de la empresa, dijo al Financial Times, que Magal espera suministrar a EU los sensores, cámaras y otros equipos para la frontera si el presidente electo cumple con su promesa de construir un muro.

“Sin entrar en política, contamos con la tecnología más prestigiosa y probada en todo el mundo en materia de seguridad fronteriza”, dijo Koursh en una conferencia sobre seguridad nacional en Tel Aviv. “Si Trump construye una valla o un muro, creemos que definitivamente nuestra tecnología será un beneficio”.

Durante la campaña, Trump destacó la experiencia que tiene Israel en la construcción de muros en las fronteras como un ejemplo a seguir. Si el proyecto sigue adelante y se elige a la compañía israelí como vendedor, Magal probablemente participe como proveedor para un grupo de defensa de EU más grande.

Magal es más conocida por su papel en la construcción de la polémica barrera de seguridad de Israel, que se extiende a lo largo y a través de Cisjordania y el este de Jerusalén, al igual que la barrera que se encuentra en la frontera de la Franja de Gaza. Los palestinos llaman a los muros de Cisjordania “muro de separación” y “muro de apartheid”, por las restricciones que impone al tránsito y a la vida diaria.

Magal también es proveedor de sensores que se usan en la “valla inteligente” a lo largo de la frontera de Israel con Egipto, que redujo el flujo de migrantes y refugiados africanos a un puñado desde que se construyó en 2013. Su tecnología incluye sensores de fibra óptica, sistemas de video de reconocimiento facial y dispositivos móviles de control fronterizo que pueden recorrer a lo largo de la cima de la cerca, con lo que se reemplaza la necesidad de las patrullas tripuladas.

La compañía, que cotiza en el Nasdaq, afirma que tiene 10 por ciento de un mercado global de nicho de seguridad perimetral, el cual Koursh calcula que tiene un valor de alrededor de 500 mdd anuales. EU es el mayor mercado, y entre sus clientes se encuentran el Departamento de Defensa, el Servicio Secreto y minoristas que quieren atrapar a ladrones. Es proveedor del aeropuerto de Múnich, con vigilancia en video, y compite por un contrato para construir un muro en la frontera de Kenia con Somalia.

“Vemos que la demanda aumenta, principalmente en EU, y vemos más en los próximos meses”, dijo Koursh. “Sobre todo con el cambio de gobierno, creemos que habrá más presupuesto para la seguridad”.

La división en EU, de Elbit Systems, el grupo de defensa más grande de Israel, ya construye un sistema de alta tecnología de control fronterizo con un valor de 145 millones de dólares para el Departamento de Seguridad Nacional de EU en el sur de Arizona.

El precio de las acciones de Megal subió cerca de 20 por ciento desde la sorpresiva victoria de Trump el 8 de noviembre.

Las brillantes perspectivas de la compañía destacan el grado al que las empresas de defensa de seguridad cibernética de Israel, que aprovechan la simbiosis con el ejército y la inteligencia del Estado judío, disfrutan de un creciente negocio en un mundo cada vez más inseguro y autosuficiente. Israel reportó que las exportaciones de su industria de defensa fueron de 5 mil 700 mdd el año pasado.

“Nos enfocamos mucho en el mercado internacional y en la promoción de tecnologías”, dice Paul Friedberg, subdirector de Sibat, la agencia del Ministerio de Defensa responsable de promover las exportaciones. “Las tecnologías israelíes salvan vidas y combaten el terrorismo diariamente”.

Las autoridades militares mueven las unidades de inteligencia de las fuerzas de defensa de Israel, que son incubadoras claves de nueva tecnología, a Beer Sheva, en el sur de Israel, en un intento por cultivar la ciudad y su universidad de Ben Gurion como un centro global de seguridad cibernética. “En Israel tenemos un ecosistema único, que involucra a las Fuerzas de Defensa de Israel, la industria y la academia”, dijo Friedman.

Benjamin Netanyahu, el líder derechista de Israel, repetidamente rechazó las críticas del extranjero por la ocupación de Israel de tierras palestinas, al decir que al mundo solo le interesa tres cosas: “la tecnología israelí, la tecnología israelí y la tecnología israelí”.

Friedman y Koursh hablaron con FT en la conferencia HLS & Cyber 2016 en Tel Aviv esta semana, a la que asistieron 5 mil personas, incluidos mil 600 visitantes de más de 60 países.

Entre los visitantes extranjeros se encontraba una delegación de Turquía —país con el que Israel recientemente concilió una amarga división política— y representantes de las policías de Múnich e Italia. Un funcionario italiano dijo que el aeropuerto de su país cooperó con sus contrapartes de Israel responsables de la seguridad en la terminal Ben Gurion de Tel Aviv.

“Obviamente, ese es un país en el que la seguridad ocupa el primer lugar, porque el nivel de amenaza que tiene es muy alto”, dijo Franco Gabrielli, director de la policía italiana. “Han podido desarrollar tecnología y equipo muy efectivo”.

Financial Times
John Reed
Londres, Inglaterra
Domingo 20 de noviembre de 2016.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter