El conteo no oficial otorga 52,4% a Luis Arce, del MAS, contra el 32,5% del expresidente Carlos Mesa. La presidenta interina, Jeanine Áñez, felicita al ganador

Luis Arce, del Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Evo Morales, será el nuevo presidente de Bolivia. Según dos conteos rápidos extraoficiales, Arce logró alrededor del 53% de los votos, lo mismo que Morales consiguió en 2005, cuando ganó su primera elección. El resultado ha causado un terremoto en la política boliviana y ha excedido las expectativas del propio MAS, que salió del poder de una manera violenta hace un año, en un episodio que obligó a Morales a exiliarse, inició una crisis política y dio lugar a un gobierno interino que hizo de la lucha contra el MAS su principal ocupación y objetivo.

Inmediatamente después de la difusión de estos resultados no oficiales, la presidenta interina, Jeanine Áñez los reconoció en un tuit. “Aún no tenemos cómputo oficial, pero por los datos con los que contamos, el Sr. Arce y el Sr. (David) Choquehuanca han ganado la elección. Felicito a los ganadores y les pido gobernar pensando en Bolivia y en la democracia”.

Los conteos tienen un carácter extraoficial y parcial. Los resultados oficiales se conocerán en un par de días, pero es difícil que cambien una tendencia tan notable. En ellos, Carlos Mesa ha quedado segundo, con alrededor del 30% de los votos. Luis Fernando Camacho, líder en Santa Cruz, obtuvo el 14% de la votación nacional.

Por alguna razón que no ha quedado muy clara, la presentación de los recuentos extraoficiales se postergó mucho más de lo esperado. “Las empresas encuestadoras se niegan a publicar el resultado en boca de urna por más de tres horas. Se sospecha que algo están ocultando”, dijo Evo Morales desde Argentina, donde como refugiado desde diciembre, poco antes de que los datos finalmente se liberaran. Las encuestadoras, en cambio, argumentaron dificultades técnicas para consolidar una muestra confiable.

Luego de enterarse de la gran diferencia que lo favorece, Luis Arce dio un discurso notoriamente calmado: “Hemos recuperado la democracia y hemos recuperado la esperanza. Nuestro compromiso es trabajar, llevar adelante nuestro programa. Vamos a construir un Gobierno de unidad nacional, vamos a construir la unidad de este país”, prometió. En un toque autocrítico que siempre se dijo que le faltaba a Evo Morales, aseguró que va a “reconducir el ‘proceso de cambio’ aprendiendo y superando errores”. Morales, por su parte, repitió que los bolivianos “recuperaron la patria” y festejó: “Lucho presidente”.

La campaña de Carlos Mesa no ha querido pronunciarse sobre estos resultados y ha pedido esperar a que el conteo oficial termine.

Una elección en paz

Las elecciones en Bolivia se celebraron sin incidentes destacados, con alta asistencia de la población y gran presencia de efectivos militares y policiales en las calles. Hubo largas filas ante los centros electorales porque las medidas de bioseguridad por la covid-19 hicieron más lento el procedimiento de votación. Contra lo que se temía, los ciudadanos que habían sido nominados como jurados electorales asistieron y permanecieron a lado de las urnas las nueve horas que estuvieron abiertas.

Se espera que el conteo termine el lunes, pero puede durar hasta el martes e incluso más. “Queremos destacar la tranquilidad de la ciudadanía. Los ciudadanos tuvieron paciencia, porque la jornada ha tenido características singulares por la necesidad que tuvimos de adaptarnos a los retos del coronavirus. La votación ha sido más lenta, pero ha fluido. Nuestro balance es satisfactorio” resumió Salvador Romero, presidente del Tribunal Supremo Electoral.

Pese a la división de los horarios de votación para evitar aglomeraciones, las escuelas en las que se colocaron las urnas estuvieron colmadas de gente. En Bolivia el voto es obligatorio y el índice de ausentismo resulta tradicionalmente muy bajo (entre el 10 y el 15%). Se suponía que esta vez, por la pandemia, habría menos participación de las clases medias que de las clases bajas, lo que podría favorecer a Luis Arce, del MAS. En la última semana, las autoridades del Gobierno interino y los candidatos contrarios al MAS pidieron intensamente que la gente no dejase de votar.

Poco después de finalizada la votación, la presidenta interina Jeanine Áñez apareció en la televisión, con los ministros de Defensa y Gobierno (Interior) y los comandantes de la Policía y las Fuerzas Armadas a sus espaldas. Agradeció a la población por la tranquilidad en el día de la votación y recordó que en los resultados se conocerán en unos días. Por eso pidió tres cosas concretas: paciencia, cumplir la ley y “recordar que, antes que cualquier cosa, somos bolivianos, más allá de nuestras diferencias”.

La noche previa a la votación, grandes contingentes de policías, soldados y vehículos militares patrullaron las calles de las principales ciudades de Bolivia. Las escuelas en las que se votó también estuvieron fuertemente custodiadas. El viceministro de Seguridad, Wilson Santa María, publicó en las redes sociales fotografías de las tropas con la frase “Los estamos cuidando”. La cantidad exacta de efectivos movilizados se conserva como “secreto de Estado”.

“Nosotros no tomamos el poder por la vía armada. Tomamos el poder por la vía democrática, entendemos que es la forma de hacerlo”, dijo el candidato Arce tras depositar su voto. “Quiero pedirles que no caigamos en ningún tipo de provocación. La gran lección que nunca debemos olvidar es que la violencia solo genera violencia y que con ella perdemos todos”, señaló por su parte Evo Morales. El expresidente también se refirió a los rumores sobre su inminente retorno a Bolivia, que sus adversarios hicieron circular en los últimos días con el objetivo de atemorizar a los votantes urbanos que rechazan su figura. “Ante tanto rumor sobre lo que haré, quiero decirles que la prioridad es exclusivamente la recuperación de la democracia”.

El principal problema de esta elección ha sido la suspensión del sistema de transmisión rápida de resultados preliminares, que debía permitir que se supiese en pocas horas quien ganó las elecciones. El Tribunal Electoral decidió esta suspensión este sábado, luego de que fracasara una prueba de la seguridad del sistema que había montado. Era un sistema nuevo, pues el anterior había sido cuestionado como uno de los mecanismos de fraude en las elecciones que fueron anuladas, por esta razón, hace un año. Entonces, el Gobierno de Morales insistió en que el mecanismo de conteo rápido no era legalmente vinculante y que, por tanto, no podían considerarse sus deficiencias como pruebas de un fraude. Ahora, los voceros del MAS afirman que la anulación de este mecanismo en estas elecciones les ha dado la razón: el único conteo con valor legal es el físico, que en 2019 fue menos cuestionado que el otro, aunque también se lo consideró fraudulento.

El País
Fernando Molina
La Paz/Buenos Aires Madrid
Lunes 19 de octubre de 2020.


Evo Morales, desde Argentina: “Vamos a ganar las elecciones”


El candidato fue ministro de Economía durante casi todo el mandato de Morales, asilado ahora en Argentina, y su designación supone un guiño a las clases medias y a los sectores moderados


Luis Arce Catacora será el candidato a la presidencia de Bolivia por el Movimiento al Socialismo (MAS), el partido dirigido por Evo Morales. El propio ex presidente boliviano, asilado en Argentina, hizo el anuncio en un hotel de Buenos Aires. Luis Arce fue ministro de Economía durante casi todo el mandato de Morales y su designación supone un guiño a las clases medias y a los sectores moderados. Como candidato a la vicepresidencia fue elegido el dirigente sindical David Choquehuanca, aimara y con capacidad de atraer el voto de las comunidades indígenas.

“No es sencillo elegir un candidato, han hecho falta 208 horas de debate”, dijo Evo Morales, mientras un centenar de personas, delegados del MAS o miembros de la comunidad boliviana en Buenos Aires, gritaban “volveremos, volveremos”. “La otra vez [en referencia a las elecciones del pasado 20 de octubre] nos robaron el triunfo, pero el 3 de mayo ganaremos en primera vuelta”, prometió el ex presidente, ante el entusiasmo de los asistentes al anuncio.

Parece claro que Evo Morales se vio obligado a transigir. En la última campaña electoral, antes de que el recuento fuera considerado fraudulento por la Organización de Estados Americanos y el Ejército “aconsejara” la renuncia del hasta entonces presidente, se daba por seguro que había designado como sucesor al joven dirigente cocalero Andrónico Rodríguez, de 29 años. Rodríguez aparecía junto a Morales en casi todos los actos públicos. Andrónico Rodríguez figuraba en la lista de cuatro precandidatos (el propio Rodríguez, Diego Pary Rodríguez, David Choquehuanca y Luis Arce) sobre la que debatió el congreso del MAS. Pero Andrónico Rodríguez (que excusó su asistencia a la reunión bonaerense) no convenció a los delegados.

Varias personas que participaron en los debates dijeron que Evo Morales se decantó entonces hacia Choquehuanca. Finalmente, el ex presidente se inclinó ante la mayoría que prefería a un candidato con experiencia e imagen moderada como Luis Arce, a quien se atribuye el “milagro económico” de Bolivia durante los 13 años en que Morales fue presidente.

“Tenía muchas esperanzas puestas en Andrónico, pero las encuestas van primero y no es sencillo llegar a acuerdos con los representantes de cada departamento”, admitió Morales. “A veces hay que sacrificarse, espero que la juventud me entienda”, añadió. Según el ex presidente, el MAS necesita “aliados en la ciudad y en el campo”, y “así como Luis Arce garantiza la economía nacional, su compañero de candidatura, David Choquehuanca, aporta un conocimiento científico de los indígenas originarios”.

Evo Morales efectuó repetidos llamamientos a la unidad dentro del partido y aseguró que “el imperio norteamericano” haría lo posible por fomentar la división. “Estados Unidos no quiere que Evo vuelva a Bolivia”, dijo el ex presidente, hablando en tercera persona, “pero pronto vamos a volver”. Morales tuvo que huir de Bolivia el pasado 11 de noviembre. Fue acogido inicialmente por México. Tras la llegada a la presidencia argentina del peronista Alberto Fernández, el 10 de diciembre, viajó a Buenos Aires, donde se le concedió la condición de refugiado y posteriormente, a causa de las órdenes de detención emitidas por el nuevo gobierno provisional de Bolivia, la de asilado.

Morales señaló que, bajo la presidencia provisional de la ultraderechista Jeanine Añez, nombrada en circunstancias muy discutibles, Bolivia se había convertido en una dictadura. “Ahora, alzar la voz contra el golpe de Estado ya es ser terrorista”, afirmó. “Pero vamos a recuperar la democracia”. Hace una semana, durante un encuentro con militantes en Buenos Aires, Morales dijo que en Bolivia había que “organizar milicias armadas, como en Venezuela”. La propuesta escandalizó a numerosos dirigentes del MAS. Dos días después, el jueves, el ex presidente rectificó: “Hace unos días se hicieron públicas unas palabras mías sobre la conformación de milicias. Me retracto de ellas. Mi convicción más profunda siempre ha sido la defensa de la vida y de la paz”.

El País
Enric González
Buenos Aires, Argentina
Domingo 19 de enero de 2020.


El exmandatario dijo que presentaba su dimisión para que cesara la persecución a los dirigentes sindicales, dejaran de quemar las casas de funcionarios públicos y para que grupos opositores dejaran de "secuestrar y maltratar" a los familiares de los líderes indígenas.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha comunicado su renuncia este 10 de noviembre tras una escalada de tensión después de los resultados de las elecciones generales, que derivó en una ola de protestas y violencia en ese país sudamericano.

Previamente, tanto el jefe de las Fuerzas Armadas como el comandante general de la Policía de Bolivia habían sugerido al mandatario que dimitiera para buscar la estabilización de la nación.

"Estamos dejando a Bolivia con soberanía e independencia de Estado [...] con dignidad e identidad del pueblo boliviano", manifestó el ya expresidente de Bolivia al anunciar su dimisión desde Chimoré, en el departamento de Cochabamba.

Morales explicó que decidió renunciar con el fin de que quien fue candidato, Carlos Mesa, y el jefe opositor del Comité Cívico de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, "no sigan persiguiendo a mis hermanos, dirigentes sindicales", para que "no sigan quemando las casas" de funcionarios públicos y para que dejen de "secuestrar y maltratar" a los familiares de los líderes indígenas.

"No es ninguna traición", debido a que "la lucha sigue" y "somos pueblo", indicó el saliente jefe de Estado al subrayar el nivel de desarrollo que logró Bolivia durante el tiempo que permaneció en el poder y condenar que grupos oligárquicos "conspiran contra la democracia".

Evo Morales ha afirmado que es su "obligación" como primer presidente indígena y de todos los bolivianos "buscar esta pacificación" y su esperanza en que "Mesa y Camacho hayan entendido mi mensaje", tras lo cual instó a la juventud a ser "humanos con los más humildes".

"Mi pecado es ser dirigente sindical, es ser indígena. Mi pecado es, tal vez, ser cocalero", afirmó el antiguo líder boliviano: "Ahora pueden estar satisfechos Mesa y Camacho", añadió.

El vicepresidente también dimite

Al seguir los pasos de Evo Morales, Álvaro García Linera ha comunicado que se siente "muy orgulloso de haber sido vicepresidente de un indígena, de un campesino" y "siempre" le será "leal" y estará "a su lado, acompañándolo en las buenas y en las malas".

García Linera, que también ha renunciado a su cargo de presidente nato de la Asamblea Legislativa, destacó que no deseaban "restablecer el orden constitucional en base a la sangre y al fuego" y confirmó que "el golpe de Estado se ha consumado".

Ola de renuncias en el Gobierno de Bolivia

Poco antes, se reportó que Evo Morales abandonaría Bolivia rumbo a Argentina después de solicitar un plan de vuelo para que su avión presidencial sobrevolara el espacio aéreo de ese país, de acuerdo con la Fuerza Aérea boliviana.

Sin embargo, el implicado confirmó durante su pronunciamiento que retornará a zona del trópico de Bolivia: "No tengo por qué escaparme [...] no he robado a nadie nada", recalcó.

¿Quién presidirá Bolivia?

El artículo 169 de la Constitución de Bolivia indica que, en caso de "impedimento o ausencia definitiva" del jefe de Estado, será reemplazado por el vicepresidente y, si tampoco hay, establece la opción de que ocupe su el presidente del Senado.

Desde enero, esa persona era Adriana Salvatierra, integrante del partido político Movimiento al Socialismo (MAS) que preside Evo Morales, pero anunció su dimisión poco después del pronunciamiento del expresidente de Bolivia.

En última instancia, la Carta Magna boliviana prevé que la jefatura de Estado la asuma el presidente de la Cámara de Diputados caso en que "se convocarán nuevas elecciones en el plazo máximo de noventa días" y su último titular, Víctor Borda, también ha renunciado como diputado.

La segunda vicepresidenta de la Cámara de Senadores e integrante del opositor Movimiento Demócrata Social, Jeanine Áñez, comunicó al canal Unitel que este 11 de noviembre se presentará en La Paz para "asumir formalmente la responsabilidad, siguiendo el orden de sucesión, con objeto de convocar a nuevas elecciones".

Horas antes, Evo Morales convocó a nuevas elecciones generales en Bolivia "para buscar la paz", en concordancia con una sugerencia que realizó la Organización de los Estados Americanos (OEA): "Todo por la vida, todo por la patria, por la democracia y también por la justicia social", manifestó.

Sin embargo, condenó que los grupos cívicos no aceptaran el diálogo propuesto por su Gobierno y, pese a que se anunciaron nuevos comicios y se garantizó varias de sus exigencias, rechazaran "todo" y pidieran su "renuncia" porque "esto es conspirar contra la democracia, esto es un golpe de Estado".

Evo Morales denuncia que hay orden de detenerlo

Tras su renuncia, el expresidente de Bolivia anuncia que "grupos violentos" asaltaron su domicilio


El expresidente boliviano Evo Morales, que dimitió este domingo presionado por militares y policías, denunció este domingo que hay una orden de "aprehensión ilegal en contra de mi persona".

"Denuncio ante el mundo y pueblo boliviano que un oficial de la policía anunció públicamente que tiene instrucción de ejecutar una orden de aprehensión ilegal en contra de mi persona", tuiteó Morales, que anunció también que "grupos violentos" habían asaltado su domicilio.

Evo Morales Ayma

@evoespueblo
 Denuncio ante el mundo y pueblo boliviano que un oficial de la policía anunció públicamente que tiene instrucción de ejecutar una orden de aprehensión ilegal en contra de mi persona; asimismo, grupos violentos asaltaron mi domicilio. Los golpistas destruyen el Estado de Derecho.

58,5 mil
19:29 - 10 nov. 2019
Información y privacidad de Twitter Ads
50,7 mil personas están hablando de esto

RT
AFP
La Paz, Bolivia
Domingo 10 de noviembre de 2019.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter