Apicultores poblanos denunciaron que el uso sin control de herbicidas de la marca Monsanto ha provocado la muerte masiva de abejas y con ello la caída de más del 50% ciento en la producción de miel en la entidad.

Alejandro Carvajal, dirigente de El Barzón en Puebla, aseguró que el uso del herbicida Roundup, desarrollado por la trasnacional Monsanto para acabar con el zacate en las tierras de cultivo, produce deformaciones en animales que consumen el pasto rociado, así como la muerte de miles de abejas.

Refirió que este agroquímico es uno de los más usados en Puebla y en el mundo, sin tomar en cuenta los efectos adversos que genera y sin que ninguna autoridad del sector haga algo para controlar su uso.

En contraparte, mencionó que los gobiernos estatal y federal tienen en el abandono a la actividad apícola del país, aunque México se coloca entre los primeros tres lugares entre los países exportadores de este producto.

Carvajal demandó que las autoridades del sector agrícola o las instituciones académicas hagan un estudio serio de los efectos que provoca el uso indiscriminado de este químico porque afecta a miles de familias en el país que dependen de la producción agrícola.

Procedentes de la región de Tepeaca, Amozoc y Tecamachalco, los productores señalaron que de 20 a 40 toneladas de miel que se obtenían en esa región, en la actualidad la producción apenas alcanza entre 10 y 6 toneladas por lo que demandaron a las autoridades hacer un estudio para evitar que la apicultura desaparezca en Puebla.

Los apicultores María Luisa Beristaín Contreras y Nicolás Ramírez León, advirtieron que otro factor que incide en la caída de la producción es la tala de mezquites para la elaboración de carbón.

Pidieron que la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) tome cartas en este asunto y regule el uso del herbicida que produce Monsanto antes de que la actividad apícola, que cuenta con más de dos mil productores en esta entidad, acabe por desaparecer.

Los productores equipararon lo que ocurre con la merma en la apicultura en esta entidad, con la afectación que ha generado la introducción de cultivos transgénicos en la agricultura, pues la trasnacional opera, con la protección de autoridades y sin importar los daños irreversibles que causa al campo.

Proceso
Gabriela Hernández
Ciudad de Puebla, Mx.
Martes 5 de julio de 2016.


Desarrolló el herbicida más usado del mundo, causante de cáncer y malformaciones congénitas


El “juicio del siglo” para los directivos de la agroquímica Monsanto -acusada de crímenes contra la humanidad-, será realizará en octubre, en el marco del día mundial de la alimentación.

La activista Vandana Shiva dio a conocer que organizaciones populares que demandan a Monsanto presenciarán el proceso que tendrá lugar en el tribunal internacional de la ONU en La Haya.

Indicó, en una conferencia realizada en el centro cultural Tlatelolco de la Ciudad de México, que la empresa agroquímica es responsable de desarrollar y producir una sustancia conocida como “agente naranja”, herbicida utilizado para desaparecer la flora que ocultaba a los soldados de la oposición estadounidense durante la guerra en Vietnam que causó la muerte de miles de personas así como malformaciones congénitas y cáncer.

Monsanto ha plantado semillas transgénicas en campos vírgenes y producido alimentos modificados genéticamente. Hace casi tres años, activistas y académicos mexicanos detuvieron la siembra de maíz transgénico en el país, medida que ha sido impugnada por la empresa, junto una centena de la industria transgénica.

En mayo pasado, Monsanto rechazó los 62 mil millones de dólares que Bayer ofreció para obtener los derechos de la agroquímica, por considerarla una cantidad muy por debajo de sus expectativas. Sin embargo, la empresa farmacéutica aumentó su oferta a 75 mil millones de dólares este viernes.

Con información de La Jornada, Proceso y Regeneración.

Sandiego Red
Viviana Gomez
Ciudad de México
Viernes 3 de junio de 2016



Monsanto capta el 70% de sus ingresos en México por la venta de semilla de maíz mejorada tecnológicamente

Ciudad de México.- Monsanto, una de las mayores compañías de semillas y agroquímicos del mundo, espera duplicar sus ventas en México en los próximos cinco años, pero parte de esa meta dependerá de si el maíz genéticamente modificado tiene futuro en el país, dijo el martes un ejecutivo de alto nivel de la empresa.

México está en medio de un fuerte debate, que ha durado años y ahora espera por los tribunales, sobre si dar luz verde o no a la siembra comercial de maíz genéticamente modificado, de la que Monsanto tiene 19 solicitudes en espera de aprobación.

La empresa, al igual que otras grandes compañías de agrobiotecnología, quiere que se abra el uso de este tipo de tecnología en el campo mexicano, asegurando que los productores la desean para elevar el rendimiento de sus cosechas.

"Nuestra intención es poder doblar el negocio de aquí al 2020", dijo en entrevista con Reuters Eduardo Pérez, director de Asuntos Regulatorios para Latinoamérica Norte de la firma con sede en Estados Unidos.

"Lo que puede ayudar a que la agricultura en general crezca es que exista mayor tecnificación en el cultivo de maíz", añadió.

Monsanto espera mantener en el 2016 en México el nivel de inversión promedio de 20 millones de dólares que ha registrado en los últimos cinco años, que destina a investigación y plantas procesadoras de semillas.

Pérez dijo que la inversión podría crecer en los próximos años si se permite finalmente la siembra comercial de maíz transgénico.

"Lo interesante sería cuando hubiera posibilidades de accesar o de incorporar otras tecnologías, podríamos llegar a duplicar la inversión", detalló.

"En la medida en que se puedan incorporar nuevas tecnologías, en este caso estamos hablando de maíz genéticamente modificado, o agricultura de precisión o algunas otras innovaciones tecnológicas, seguramente va a requerir inversión adicional", agregó.

VENTAS SIMILARES EN EL 2016

Monsanto, cuyas ventas globales fueron de 15,000 millones de dólares en su año fiscal 2015, capta el 70 por ciento de sus ingresos en México por la venta de semilla de maíz mejorada tecnológicamente, el 10 por ciento por concepto de herbicidas y el restante 20 por ciento de semillas de hortalizas, algodón, sorgo y soja.

Los ingresos en México sumaron 400 millones de dólares en ese período. Para el año fiscal 2016, la compañía espera mantener un ritmo de ingresos semejante.

México produce en su mayoría maíz blanco, que utiliza para consumo humano, en las alrededor de ocho millones de hectáreas que destina al grano e importa al año alrededor de 10 millones de toneladas de maíz amarillo desde Estados Unidos, que emplea para alimento de animales principalmente.

Durante muchos años México, considerado por muchos como la cuna del maíz y uno de los principales productores del cereal en el mundo, ha buscado disminuir su dependencia de las importaciones del grano pero no ha tenido éxito pese a sus esfuerzos.

Reuters
Noé Torres
Adriana Barrera
Ciudad de México
Miércoles 28 de octubre de 2015.

El debate sobre los alimentos biodiseñados ha alcanzado el nivel de una multimillonaria guerra en la industria alimentaria.

Washington.- En Monsanto, las ventas de semillas genéticamente modificadas estuvieron aumentando en forma sostenida. Pero a los ejecutivos de la empresa con matriz en St. Louis en secreto les preocupaban los ataques contra la seguridad de sus productos.

Por lo tanto Monsanto, la mayor compañía de semillas en el mundo, y sus socios de la industria reorganizaron su estrategia de cabildeo y relaciones públicas con el fin de hacer hincapié en un depurado grupo de activistas: los académicos, traídos debido al brillo de la imparcialidad y el peso de la autoridad implícitos en el currículum de un profesor universitario.

“Los maestros/investigadores/científicos poseen un amplia reputación universitaria en este debate y con apoyo en sus estados, desde el de políticos hasta el de productores”, dijo mediante e-mail dirigido a un profesor de la Universidad de Florida Bill Mashek, vicepresidente de Ketchum, empresa de relaciones públicas contratada por la industria de la biotecnología. “¡Manténganla a la vista!”

Y la industria lo ha hecho.

Las corporaciones llevan décadas canalizando a las instituciones de educación superior fondos destinados a financiar estudios, pero ahora el debate sobre los alimentos biodiseñados ha alcanzado el nivel de una multimillonaria guerra en la industria alimentaria. Compañías como Monsanto están enfrentándose a empresas orgánicas grandes como Stonyfield Farm, el fabricante de yogurt, y ambos bandos han reclutado agresivamente investigadores académicos, según evidencian e-mails obtenidos mediante la ley de transparencia.

Los mensajes electrónicos arrojan una rara luz sobre la estrategia y las tácticas de una campaña de cabildeo que ha transformado en poderosos actores a las élites de las universidades de prestigio. El hecho de que ambos bandos recurran a científicos de terceras partes, y a sus supuestamente estudios imparciales, contribuye a explicar la razón de que el público estadounidense con frecuencia se halle confuso al procesar la información contradictoria.

La presión se ha intensificado ahora que el Senado se prepara a fin de abordar este otoño iniciativas respaldadas por la industria que el Congreso ya aprobó y que prohibirían a los estados adoptar leyes que exijan dar a conocer los alimentos producidos con ingredientes genéticamente modificados.

Los esfuerzos han contribuido a producir importantes frutos, incluyendo la aprobación que reguladores federales dieron a semillas genéticamente modificadas luego de que expertos académicos intervinieran a favor de la industria ante el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, muestran los e-mails.

Charla Lord, portavoz de Monsanto, señaló que la asociación que desde hace largo tiempo la compañía sostiene con miembros del mundo académico contribuyó a desmitificar a la ciencia.

“Para los académicos constituye un asunto de interés público participar con credibilidad, no sólo ante los consumidores sino también con actores como legisladores y reguladores”, dijo.

The New York Times
Eric Lipton
Washington, DC. EU
Lunes 7 de septiembre 2015.

Monsanto lleva años canalizando a las instituciones de educación superior fondos destinados a financiar estudios, pero ahora está echando mano de los académicos.  (The New York Times)

Más de 60 variedades nativas de maíz en riesgo por la siembra de grano transgénico en México

El maíz transgénico eleva el riesgo de padecer cáncer, malformaciones congénitas y abortos espontáneos, por lo que su uso debe ser prohibido, afirmó el académico del Instituto de Ecología (IE) de la UNAM, Emmanuel González-Ortega.

En un comunicado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el especialista aseguró que varios investigadores están en contra de la siembra de maíz transgénico, debido a que cada vez hay más evidencia científica sobre los daños potenciales a la salud.

González-Ortega enfatizó que dicha práctica no es necesaria, pues la producción agrícola del grano nativo cubre los requerimientos de cantidad y necesidades alimenticias de la población.

El cultivo transgénico es aquel cuyo material genético se modifica, es decir, a la planta se le insertan genes procedentes de otros organismos para otorgarle características que no posee de manera natural.

En diferentes países existen productos comerciales sobre todo de maíz, algodón o soya transgénica, a los cuales se les introdujo información que les hace producir su propio pesticida o ser tolerantes a herbicidas químicos como el glifosato.

Sin embargo, no se sabe a profundidad cuáles son los efectos que producen las inserciones de transgenes en el genoma y proteoma de las plantas, aunque hay estudios que encontraron en las de maíz alteraciones en la expresión general de proteínas.

Quienes se oponen al uso de este método lo hacen por el peligro que representan las variedades transgénicas para la biodiversidad del maíz. Además, no se puede dejar de lado la parte cultural, simbólica y económica que tiene para los pueblos en México, dijo el académico.

Las más de 60 variedades nativas de ese cereal constituyen una enorme riqueza genética que servirá para cubrir las necesidades de mejoramiento genético actual y futuro, señaló González-Ortega.

Dijo que en el contexto de eventualidades como el cambio climático, las variedades adaptadas a condiciones que pueden considerarse extremas serían una reserva genética invaluable para generar híbridos tolerantes.

“No se puede permitir que en México, donde surgió y se domesticó el maíz, se destruya la herencia biocultural que representa”, consideró.

En la actualidad, González-Ortega efectúa un monitoreo e identificación de secuencias transgénicas en alimentos elaborados con maíz (tanto tradicionales como los elaborados en industrias) y en muestras de semillas colectadas en algunos estados.

El especialista invitó a campesinos y productores agrícolas a tener contacto con el laboratorio del IE a fin de analizar sus cultivos y corroborar que no existan secuencias transgénicas en sus maíces, que muchas veces son herencia ancestral.

“Encontrar transgenes en variedades nativas podría implicar riesgos a la biodiversidad, a la salud de las personas y pérdida de la soberanía alimentaria”, apuntó.

De acuerdo con el investigador, este monitoreo es importante por cuestiones nutricionales, económicas, culturales e históricas, ya que el maíz es el principal alimento de México, pues algunos datos indican que el mexicano promedio consume más de 500 gramos al día en diferentes presentaciones (tortillas, atoles o tostadas).

Además, González-Ortega dijo que el maíz en la cocina tradicional se caracteriza por estar poco procesado, en comparación con alimentos industrializados.

“Con el supuesto de que México es el país que consume más maíz, y en el caso de que exista grano transgénico en los alimentos, ello implicaría un potencial riesgo para la salud pública”, agregó González-Ortega.

Notimex
Ciudad de México
Lunes 06 de julio de 2015.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Información reciente

Síguenos en Twitter