El ex líder autodefensa José Manuel Mireles falleció este miércoles en un hospital del ISSSTE en Morelia, Michoacán, tras padecer secuelas luego de ser diagnosticado con Covid-19 a principios de este mes.

La noticia fue confirmada por Ramiro López Elizalde, director Normativo de Salud del ISSSTE.

"Lamentamos con profundo pesar el fallecimiento del Dr. José Manuel Mireles Valverde, subdelegado médico del ISSSTE en #Michoacán", escribió el funcionario esta tarde en Facebook.

"Se le recordará como un gran luchador social. Pronta resignación a su familia y amigos".

A través de las cuentas oficiales de Mireles en redes sociales también se informó del deceso del ex autodefensa.

"Con profundo dolor informamos al pueblo de México que el Dr. Mireles perdió la vida en la lucha contra el #COVID19", publicó.

"Su gran legado trasciende, hasta los últimos días trabajó en favor de la patria y con un enorme amor a la humanidad".

Apenas el pasado lunes, su esposa Estephania Valdés informó que Mireles permanecía intubado desde el jueves pasado y su pronóstico era incierto.

"Tiene complicaciones, primeramente, por la edad y, segundo, por la cuestión del Covid, dejó muchísimos rezagos en la parte de sus pulmones, ahorita está teniendo complicaciones en eso y en el corazón", detalló.

"De acuerdo a lo que me dicen los médicos internistas, él puede subir en los siguientes días en su condición de salud, o bien, puede bajar, todo es cuestión de cómo reaccione su organismo a los medicamentos que se le han estado dando".

El pasado 6 de noviembre, Mireles reportó en redes sociales que dio positivo a Covid-19 y confió en que saldría adelante de la enfermedad.

En febrero de 2013, el médico creó y encabezó un movimiento de autodefensas para enfrentar la violencia de "Los Caballeros Templarios" en Tepalcatepec, Michoacán.

En junio de 2014 fue encarcelado por el Gobierno federal acusado de portación de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército y delitos contra la salud, y logró ser liberado en mayo de 2017.

En agosto de 2019 fue nombrado subdelegado médico del ISSSTE en Michoacán, cargo que desempeñaba hasta la actualidad.

El pasado 12 de septiembre, el ex presidente nacional del PAN Manuel Espino pidió a los partidos políticos postular a Mireles como candidato a Gobernador de Michoacán en las elecciones del próximo año.

Reforma
Óscar Luna
Ciudad de México
Miércoles 25 noviembre 2020.


Juan José "N", ex líder de autodefensas, fue ubicado junto a otras 10 personas en la salida a Coalcomán

Elementos de la Marina Armada detuvieron este domingo en Tepalcatepec a Juan José "N", "El Abuelo", ex líder de autodefensas y presunto operador del Cártel Nueva Generación (CNG) en esa zona de la Tierra Caliente michoacana.

Fuentes del gabinete de seguridad señalaron que Juan José "N" fue ubicado desde un helicóptero cuando circulaba por la localidad en una camioneta color blanco.

Otras 10 personas cercanas a "El Abuelo" fueron detenidas también por la Marina.

Juventino Cisneros Andrade, comandante de la Policía Michoacán en Tepalcatepec, informó que cerca de las 14:00 horas, un convoy de la Marina interceptó el vehículo el que viajaba Juan José "N" en la salida a Coalcomán.

El mando policial de ese municipio ubicado a 280 kilómetros de la capital michoacana, señaló que "El Abuelo" viajaba con su esposa, un hijo y dos sobrinos, a la hora de su detención y que el menor fue golpeado por las fuerzas armadas.

Cisneros Andrade explicó que previo a que Juan José "N" fuera subido a un helicóptero de la Semar, los elementos de la Marina le prendieron fuego a la camioneta en la que viajaba.

Luego de que se confirmara su detención, habitantes de la Tierra Caliente, Sierra-Costa y Costa, iniciaron los bloqueos carreteros y de accesos a sus municipios, así como la quema de vehículos, para exigir la liberación de "El Abuelo", a quién consideran un líder Social.

Mientras que pobladores de Tepalcatepec retuvieron a un grupo de militares que circulaban por el lugar y que advirtieron, no van a soltar hasta que liberen a "El Abuelo".

Según las fuentes consultadas, agentes de la Policía Michoacán se dirigen al municipio para controlar la situación, desencadena por los seguidores de Juan José "N".

El operativo de la Secretaría de Marina se llevó a cabo en esta parte de la Tierra Caliente michoacana, un día después de que la Semar capturara en Zapopan, Jalisco a Rosalinda "N", esposa de "El Mencho".

"El Abuelo" fue uno de los tres principales fundadores de los grupos de autodefensa en Michoacán, ya que él fue el que levantó en armas al pueblo de Tepalcatepec para combatir al cártel de Los Caballeros Templarios.

Tras la designación de Alfredo Castillo Cervantes como comisionado para la seguridad y el desarrollo integral de Michoacán, Juan José "N" se convirtió en el interlocutor con el funcionario federal, de las guardias comunitarias.

Incluso, el 10 de mayo del año 2014, "El Abuelo" fue uno de los integrantes de la fuerza rural, adiestrado, bajo el mando de Castillo Cervantes, para conformar ese grupo policial que sustituyó a las autodefensas.

Ese día, en los terrenos de la Unión Ganadera de Tepalcatepec, Juan José "N" se encontraba en la segunda fila del grupo de policías rurales a los que armó Alfredo Castillo; el saludo fue cálido entre el funcionario federal y "El Abuelo", por su estrecha relación.

Dos años después, el 20 de agosto del 2016, Juan José "N", el ex fundador de los grupos de autodefensas, fue atacado por un grupo armado, hecho en el que quedó malherido y donde su sobrino de 11 años de edad falleció.

El ataque en contra de “El Abuelo", ocurrió al interior de un establecimiento comercial del municipio de Tepalcatepec.

El niño fue identificado como el sobrino de Juan José "N", este último también señalado por las autoridades federales como lugarteniente del Cártel Nueva Generación.

A pesar de que ambos fueron reportados a un inicio en su estado de salud delicados, pero estables, el menor falleció mientras recibía atención médica en el área de cuidados intensivos del Hospital Regional de Apatzingán.

"El Abuelo" estuvo varios meses hospitalizado y apenas en el 2017 retomó sus actividades, tras recuperarse de las lesiones en varias partes del cuerpo que le produjo el atentado en su contra.

Apenas el pasado 30 de marzo, en un primer intento de la Marina por detener a Juan José "N", la confrontación entre pobladores de Tepalcatepec y elementos de la Semar, dejó cuatro habitantes lesionados por disparo de arma de fuego.

El comandante Juventino Cisneros Andrade informó que el conflicto inició luego de que un grupo de marinos detuviera a un joven -familiar del "El Abuelo"- con un radio de comunicación, por lo que la ciudadanía intentó liberarlo.

En también conocido como "Comandante Tilín", explicó que los vecinos confrontaron a los marinos y los retuvieron por unos minutos, para después liberarlos.

En respuesta, el convoy de la Semar, disparó contra a muchedumbre y lesionó a cuatro habitantes, afirmó el mando policial. Pese al intento de las fuerzas armadas, Juan José "N" no pudo ser detenido.

El Universal
Carlos Arrieta / Corresponsal
y Manuel Espino / Reportero
Tepalcatepec, Michoacán, Mx.
Domingo 27 de mayo de 2018.


Tras dos años, 10 meses y 14 días en prisión, un juez federal concedió esta tarde al ex vocero de las disueltas autodefensas de Michoacán, José Manuel Mireles Valverde, la libertad provisional mediante el pago de una garantía de 30 mil pesos.

Rubén Olvera Arreola, Juez Quinto de Distrito en Michoacán, con sede en Uruapan, determinó que es procedente la sustitución de la prisión preventiva por la medida cautelar de la libertad, con base en las reglas del nuevo sistema de justicia penal acusatorio.

Una vez que pague la garantía monetaria y abandone en las próximas horas el Penal Federal de El Rincón, en Nayarit, Mireles deberá sujetarse a otra serie de condiciones que le impuso el juez Olvera.

Dichas medidas son presentarse periódicamente a firmar del libro de procesados del juzgado, no salir de Michoacán ni del País ni acercarse o comunicarse con determinadas personas, entre ellos los testigos de su proceso penal.

El líder de las Autodefensas de Tepalcatepec seguirá sujeto al juicio 137/2014 que se le instruye en dicho órgano jurisdiccional, únicamente por el delito de portación de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército, en el cual aún faltan por desahogarse algunas pruebas.

Mireles fue detenido el 27 de junio de 2014 en Lázaro Cárdenas, Michoacán, en un operativo donde el Ejército y la Policía Federal reportaron haberle asegurado una pistola, un fusil de asalto, 4 envoltorios de mariguana y uno de cocaína.

Internado en el Penal Federal de Hermosillo, Mireles consiguió que la justicia federal cancelara el cargo de delitos contra la salud, por falta de elementos, sin embargo, le ratificaron el ilícito de violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, en una modalidad grave.

Desde el año pasado, Mireles pidió la libertad conforme al nuevo sistema de justicia penal acusatorio y la Miscelánea Penal aprobada por el Senado, que ya no considera la aplicación de la prisión preventiva oficiosa para el delito de portación de armas que le imputan.

En julio de 2016, el juzgado de Uruapan le negó el beneficio con el argumento de que Mireles tenía un antecedente penal por narcotráfico, ya que el 15 de mayo de 1991 el Juzgado Segundo de Distrito de Michoacán lo condenó a 7 años con 3 meses de prisión por poseer 86 kilos de mariguana.

En noviembre, la Comisión Nacional de Seguridad autorizó su traslado de Hermosillo al Penal Federal de El Rincón, en Nayarit, catalogado como de mediana seguridad.

Su defensa, encabezada por Ignacio Mendoza Jiménez, continuó litigando hasta conseguir que esta tarde se ordenara la continuación del juicio en libertad.
Reforma
Abel Barajas
Ciudad de México
Jueves 11 de mayo de 2017.

En cualquier momento podría salir en libertad: especialistas. Hermana asegura que necesita ser operado de la columna

A un año de haber sido detenido, al fundador de las autodefensas en Michoacán, José Manuel Mireles Valverde, se le abre la posibilidad de que recupere su libertad, luego de que la Procuraduría General de la República (PGR) se desistió el recurso de revisión del amparo que había obtenido el doctor en marzo pasado.

Ayer, la procuradora Arely Gómez se reunió con Virginia Mireles, hermana de José Manuel, para informarle la decisión que se tomó a partir del análisis y valoración de las diligencias ministeriales.

La decisión permite al juez de distrito dictar una nueva resolución en el caso, debido a que el amparo concedido a Mireles —acusado de posesión de drogas y portación de armas exclusivas del Ejército— determinaba su libertad y que se repitiera el proceso judicial, lo cual fue impugnado por la dependencia federal.

Virginia Mireles confirmó que su hermano saldrá libre de un momento a otro y descartó que vaya a regresar a Michoacán, ya que, dijo, es urgente una operación de columna vertebral, que desde hace algunas semanas lo mantiene semiparalizado de la cintura hacia abajo.

Javier Livas, abogado de Mireles Valverde, consideró que la PGR debió desistirse de la acción penal desde un principio y no del recurso de revisión del amparo.

“Ahora se desiste del recurso y se puede dictar un auto que deje las cosas pendientes; puede salir, pero pudiera quedar sujeto a que aparecieran nuevas pruebas”, explicó.

Expuso que no hay fecha para que el juez en Uruapan, Michoacán, Jorge Armando Wong, resuelva; sin embargo, el desistimiento de la PGR es una señal para que el juzgador vuelva a dictar sentencia a favor de Mireles.

Miguel Carbonell, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, explicó que al desistirse la PGR no hay forma de continuar con un proceso penal.

“El Poder Judicial no tiene facultades inquisitivas para programar su persecución; si la PGR entiende que ya no concurren circunstancias que ameriten la persecución penal, tendrá que decretarse la libertad”.

Detalló que en cuanto se notifica que la PGR se desiste de la apelación, en cuestión de horas —en este caso— Mireles puede abandonar la prisión. “Es administrativo, se le notifica al reclusorio, se tiene que hacer un examen médico, completar las fichas para la libertad y obtiene su libertad”.

En tanto, Pedro Hernández Gaona, académico de la UNAM, también coincidió en que se puede otorgar la libertad de forma inmediata.

Mireles Valverde fue detenido el 27 de junio de 2014 junto con un grupo de autodefensas en la comunidad de La Mira, municipio de Lázaro Cárdenas, Michoacán, acusado de portación de arma de fuego de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

Tres días después —el 30 de junio— el juez Jorge Armando Wong ratificó su detención y fue enviado al Centro Federal de Readaptación Social 11, en Hermosillo, Sonora.

Sus abogados apelaron la decisión y se concedió un amparo el 31 de marzo, pero la PGR inició el camino del recurso de revisión, por medio del Ministerio Público federal, lo que retrasó el proceso contra Mireles.

A principios de mayo del año pasado, el gobierno federal abrió una línea de investigación contra Mireles Valverde, señalado por integrantes del Consejo General de los grupos armados como uno de los responsables de la muerte de cinco personas en la tenencia de La Mira.

El ex vocero de los grupos de autodefensa fue uno de los primeros en señalar que el ex gobernador interino de Michoacán, Jesús Reyna García, formaba parte del grupo de Los Caballeros Templarios y que su esposa era hermana de la esposa de Servando Gómez La Tuta.

El Universal
Dennis A. García
y Dalia Martínez
Ciudad de México
Sábado 4 de julio de 2015.

El gobernador de Michoacán, Salvador Jara, y miembros de la Secretaría de Gobernación se han negado a dar un balance oficial

Morelia.- Al menos 43 personas perdieron la vida hoy en un enfrentamiento entre un grupo criminal y policías federales en el municipio de Tanhuato, en el occidental estado mexicano de Michoacán, según reportes extraoficiales.

Una fuente que se encuentra en el lugar de los hechos dijo que suman 43 los fallecidos en el choque armado en la comunidad de Tinaja de Vargas, entre ellos un agente federal.

Además, un parte preliminar de la Policía Federal filtrado también da cuenta de 43 fallecidos, todos hombres jóvenes, y un miembro de la Policía Federal herido.

Los cuerpos quedaron esparcidos en las inmediaciones del rancho El Sol, ubicado sobre un camino de tierra a tres kilómetros de una caseta de cobro de la autopista de Occidente México-Morelia-Guadalajara.

El gobernador de Michoacán, Salvador Jara, y miembros de la Secretaría de Gobernación (Interior) se han negado a dar un balance oficial de las víctimas del enfrentamiento y han señalado que en las próximas horas informarán sobre lo ocurrido.

Jara declaró que hasta que no tengan bien la información no la divulgarán y añadió que al parecer el enfrentamiento comenzó cuando las fuerzas federales intentaron detener una camioneta sospechosa.

Según el parte preliminar de la PF, los presuntos sicarios tenían en su poder 42 armas largas, un lanzacohetes, un fusil barret de alta potencia y un arma corta.

Además, tres personas fueron detenidas tras el choque armado.

Fuentes de la fiscalía estatal dijeron que el choque se produjo cuando fuerzas especiales de la Policía Federal se disponían a cumplir órdenes de aprehensión contra los líderes de la banda criminal dirigida por la familia Guerrero Martínez.

Las órdenes fueron emitidas contra Adrián Alonso Guerrero Covarrubias y Heraclio Guerrero Martínez, líderes de Los Guerrero y acusados de ser los autores intelectuales del asesinato el 14 de mayo de Enrique Hernández Salcedo, candidato a la alcaldía de Yurécuaro por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Esta banda, que se dedica al tráfico de drogas, extorsiones y secuestros, controla los municipios de Tanhuato, Yurécuaro, Ecuandureo y Vista Hermosa, en los límites con los estados de Jalisco y Guanajuato.

A Los Guerrero, que operan hace 35 años en esa región, también se le atribuye el homicidio en 2014 del entonces alcalde de Tanhuato, Gustavo Garibay García, un crimen por el que fue detenido por tres meses Hernández Salcedo hasta que un juez lo liberó por falta de pruebas.

EFE
Morelia, Michoacán, Mx.
Viernes 22 de mayo de 2015.

Servando Gómez, el maestro de escuela que sembró el terror en Michoacán

Ciudad de México.- La vida extrema de Servando Gómez Martínez, alias La Tuta, líder del sanguinario cartel de Los Caballeros Templarios y uno de los criminales más buscados por las fuerzas de seguridad mexicanas, terminó este viernes sin un disparo. Tras años de someter a vasallaje a gran parte del estado de Michoacán, sobre todo, a la volcánica zona de Tierra Caliente, Servando Gómez fue detenido esta madrugada por la policía federal en Morelia, la capital del Estado. Con su caída, el Gobierno de Enrique Peña Nieto da satisfacción a una demanda clave de las extintas autodefensas, las partidas armadas de origen popular que se han enfrentado al imperio del narco ante el fracaso de la autoridad estatal. La detención, de altísima rentabilidad política para un Ejecutivo erosionado por casos como el de Iguala, coincide con el día en que se espera que se haga pública la primera crisis de Gobierno, con la sustitución del procurador general, Jesús Murillo Karam.

Hombre de verbo fácil, el afán de notoriedad de Servando Gómez Martínez, alias La Tuta, ha dejado en evidencia durante años a las autoridades encargadas de capturarlo. La Tuta colgaba a menudo vídeos en YouTube donde platicaba sobre las bondades de su espeluznante organización, otras veces daba entrevistas a cara descubierta en las que mostraba un inquietante y poco creíble comedimiento (“soy delincuente, pero no rapiñero”, decía), y en más de una ocasión se pavoneó con su pistola de cachas tachonadas de brillantes por los pueblos de Tierra Caliente, repartiendo billetes de 200 pesos y dejándose seguir y tocar, como un santón, por racimos de niños.

En los últimos meses, bajo la presión de las fuerzas de seguridad, había dejado de aparecer a cuerpo descubierto, pero no rebajó su presencia mediática. Para mantenerse en primera línea instrumentó una devastadora vídeoguerra. Desde sus escondrijos hacía llegar a los medios grabaciones en las que renombradas personalidades (exgobernadores, hijos de mandatarios, periodistas y alcaldes) platicaban con él en actitud servil. Cada vídeo ha pulverizado una vida política. Entre los caídos han figurado desde el priísta Jesús Reyna, secretario de Gobernación de Michoacán y gobernador interino en 2013, durante la etapa más virulenta del enfrentamiento entre los narcos y las autodefensas, hasta Rodrigo Vallejo Mora, hijo del gobernador Fausto Vallejo, cuya fulminación vino seguida días después de la retirada de la vida política de su padre. Toda una exhibición de fuerza durante años dejó al descubierto la debilidad estructural de la lucha contra el narco en Michoacán.

La detención llega tras una intensa búsqueda en la que han caído otros líderes del cartel como Nazario Moreno González, alias El Chayo, y Enrique Plancarte Solís, El Señor de los Caballos. Cuevas, ranchos perdidos, pueblos que le eran fieles, como Arteaga, su localidad natal, han sido barridos para dar con este escurridizo criminal. La intensidad de esta persecución ha sido proporcional a la importancia de La Tuta, quien con los años y los asesinatos había adquirido una significación política muy superior a la de otros jefes del narco.

El presidente Peña Nieto y su equipo han puesto en la pacificación de Michoacán gran parte de su crédito político. Para recuperar la autoridad estatal, pero también la confianza de la población, el mandatario envió a principios de 2014 un ejército de casi 10.000 policías federales y militares, bajo las órdenes del comisionado especial Alfredo Castillo. Investido de poderes extraordinarios, solo comparables a los conferidos en 1994 a la comisión encargada de frenar el alzamiento zapatista, Castillo pronto impuso su ley en Tierra Caliente. El adelantado presidencial liquidó las autodefensas, reconvirtiéndolas en fuerzas rurales, detuvo uno tras otro a los cabecillas del cartel, y estranguló sus principales fuentes de financiación. Pero no pudo con La Tuta ni apagó por completo el fuego de la violencia. Cuando a principios de año fue apartado del cargo, una miríada de grupúsculos ultraviolentos combatían por hacerse con el trono dejado por Los Templarios. Y La Tuta, aunque en retirada, seguía burlándose de la justicia. Algo a lo que estaba acostumbrado este ejemplar de narco especialmente supersticioso y cuya historia ilustra el régimen de terror de Tierra Caliente.

El País
Jan Martínez Ahrens
Ciudad de México, Mx
Viernes 27 de febrero de 2014

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, dio por terminada la labor de Alfredo Castillo en Michoacán; anunció que el general Felipe Gurrola quedó al mando de la seguridad en el estado.

Ciudad de México.- El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, anunció que Alfredo Castillo dejará el cargo de comisionado federal para la Seguridad y el Desarrollo Integral en Michoacán para no afectar los próximos procesos electorales en la entidad.

El Presidente "ha tomado la decisión que el comisionado Alfredo Castillo concluya su encomienda para incorporarse a nuevas responsabilidades en el gobierno de la República", dijo Osorio durante la evaluación del Plan Michoacán "Juntos lo vamos a lograr".

El secretario de Gobernación dijo que hay un antes y un después del comisionado Castillo en Michoacán, "en esta tarea la labor de Castillo ha sido fundamental. La ha desempeñado siempre en competencia y absoluto respeto con autoridades locales".

"Lo digo a nombre del gobierno federal, tiene el reconocimiento del mismo, pero más importante sin duda, es que también tiene el reconocimiento de las mujeres y hombres de Michoacán".

Osorio Chong anunció que el general Felipe Gurrola Ramírez quedó al mando de la seguridad en el estado.

Alfredo Castillo agradeció a Osorio Chong por el apoyo brindado durante este año que estuvo al frente de la comisión de seguridad para Michoacán.

"Como todo en la vida hay aciertos y errores, la historia nos juzgará en su debido momento (...) en este año, quiero agradecer a usted señor secretario su apoyo incondicional en todo momento", dijo.

Antes, el gobernador de Michoacán, Salvador Jara, dijo que en el último año, desde la llegada de la comisión federal, se logró recuperar la seguridad y confianza ciudadana.

El gobernador reconoció el trabajo conjunto del gobierno estatal y el federal, a través del comisionado Alfredo Castillo, para "para sacar de la crisis a Michoacán".

Milenio Digital
Ciudad de México
Jueves 22 de enero de 2015.

Carlos Ferreyra

Dos grupos enemigos, ambos interesados en controlar la zona donde se trasiega con precursores para la fabricación de anfetaminas, se enfrentan a balazos. Mueren once y como se trata de Fuerzas Rurales, armados, uniformados y consentidos por el comisionado Alfredo Castillo, se apela a su buena voluntad y se les pide que se entreguen.

Entre los muertos, el hijo mayor de uno de los dos rijosos: Manuel Mora, lo que permite que a su padre, Hipólito, una juez con sede en Morelia lo consigne por el asesinato de diez. Le perdona al menos el crimen contra su propio hijo. Las pruebas: el calibre de las balas disparadas, mismo que comparte por cierto con el grupo enemigo.

Días después y tras imponer ciertas condiciones que no son del uso público, se entrega la otra parte. El primero llevó a 29 participantes en la balacera, el segundo se apersona únicamente con nueve, y la juez, la misma moreliana, le cuelga la ejecución de ocho de los muertos en el choque armado.

La señora impartidora de justicia no explica —estamos acostumbrados de que nadie explique— cómo hará para que los dos delincuentes se repartan los cadáveres: cuántos tiros le diste a aquel, cuántos le disparé yo, ni cómo colocará a las víctimas para que los dos sujetos sean causantes de los mismos cadáveres.

No hay problema. El comisionado Castillo saldrá al quite y de hecho lo hizo con su más reciente aparición ante los medios, a los que sin aportar prueba, sencillamente porque él lo dice, informó que el hijo de Hipólito Mora, uno de los once muertos en el choque con las fuerzas de Simón el Americano, fue el primero en disparar durante el fatídico encuentro entre las dos fuerzas policiacas que usaron las armas que les diera le propio enviado del centro.

A Castillo nada le importó que en sus primeras declaraciones los gendarmes federales aseguraran que los cientos —así lo dijeron— de acompañantes de El Americano llegaron disparando contra el grupo de Mora, el rico limonero que disputa el control de La Ruana con el extraño ciudadano gringo devenido en Guardia Rural.

Días previos al combate, Mora había advertido que Simón y su gente lo buscaban para matarlo. Castillo asegura que todo se inició cuando Manuel Mora, el muerto, disparó contra El Gringo, quien repelió la agresión y dejó malherido a Mora chico, al que remataron con un disparo en la cabeza.

Como culminación de este desorden, se registró la lucha por la recuperación por parte del Ejército de la alcaldía de Apatzingán; allí apresan a 44 sujetos y en el intercambio de disparos, dos veces en una mañana, muere otra decena de supuestos guardias rurales a los que se decomisa una veintena de vehículos de recientes modelos.

Pero Castillo anuncia que se está recuperando la institucionalidad en Michoacán, y que pronto pasarán al desarme los ex comunitarios. El funcionario, que apenas está conociendo a los michoacanos, ignora que la rebelión registrada antes con Simón el Americano que bloqueó la zona que rodea a Apatzingán, y ahora con las advertencias del Padre Goyo y la agrupación de sus milicianos de la organización Cristos, el panorama se presenta imposible de controlar.

Y cuidado con desestimar lo que sucede en el estado vecino, Guerrero, en lo que ya no parece, sino que es una evidente acción concertada. En el gobierno parecen no darse cuenta de la gravedad del asunto; la CETEG, con absoluta impunidad, advierte que no habrá comicios en el estado, para lo cual destruye las instalaciones del INE sin que se acerque autoridad alguna por lo menos para curiosear.

Paralelamente, ocupa tres casetas de cobro en la autopista, obteniendo un ingreso superior al millón de pesos diario. Los cobradores, jóvenes supuestamente normalistas y desempleados, reciben un estipendio que en su vida soñaron.

Castillo aparece en los medios y decide quién disparó primero, quiénes serán consignados, mientras la dirección nacional perredista afirma que está acumulando pruebas —dice tenerlas en su poder— de que en Michoacán se está ejerciendo un cacicazgo que impone castigos e impide la impartición de justicia. Jueces por consigna, como los hay en todo el país, pero aquí descaradamente.

Crónica
Carlos Ferreyra C.
Ciudad de México
Jueves 8 de enero de 2015.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La violencia en México muestra múltiples facetas como la de las autodefensas que combaten a los narcos. Hoy ya son un ejército que libra batallas con numerosas víctimas.

Cerca de Apatzingán, Michoacán, al oeste de México, un hombre vestido de jeans y cachucha (gorra) da indicaciones a un comando civil de más de 50 hombres, todos con fusiles y enseguida dejan una estela de polvo al movilizarse en camionetas para acechar a otro hombre de sombrero, un agricultor de limones, que fundó las autodefensas para protegerse de Los Templarios, temible cartel del narcotráfico. Aunque todos acabaron en posición de guerra ese día no pasó nada, pero meses después el de la cachucha y los suyos ya con uniformes de policía puestos –no apócrifos– vuelven al pueblo y empiezan una balacera de fin del mundo.

Pobladores de la Ruana alcanzan a llegar a las trincheras de la comunidad armados con fusiles, palos, piedras y todo lo que pudieron sacar de sus casas o hallaron en el camino para defenderse. Poco después, sin embargo, algunos empiezan a caer muertos.

–Acaban de matar a mi hijo y a unos más– se oye en la radio nacional la voz desesperada de Hipólito Mora, el fundador de las autodefensas, cuyo caso de alerta se sostiene en la consternación y movilización en todo el país por la desaparición de 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, Guerrero, una entidad colindante al estado.

A esa hora están rodeados por Luis Antonio Torres, alias Simón El Americano, aquel hombre que hace nueve meses daba las indicaciones con jeans y tenis deportivos puestos, que durante todo ese tiempo a la fecha ha merodeado la zona y que este 16 de diciembre ha vuelto a comandar la emboscada. Mora está agazapado a menos de 50 metros del cadáver de su hijo mayor cuando habla por teléfono con el rey de la radio Pepe Cárdenas durante su transmisión en vivo.

–Les estoy contestando porque ahorita están los balazos calmados, pero están a punto de comenzar. Estamos rodeados. Somos pocos, pero vamos a pelear hasta la muerte. ¡Mexicanos: defiéndanse, luchen, peleen por sus derechos, no le crean al gobierno!– dice sintiendo que su voz está a punto de quebrarse como la de un adolescente, será la última vez que se escuchará.

Sigue siendo extraño todo lo que ocurre en Michoacán después de casi dos años de surgidas las autodefensas con más de cinco mil elementos. Las fuerzas federales, obligadas a sumarse al esfuerzo por devolver la paz robada desde hace más de 10 años, no intervienen en la balacera a pesar de que están apostadas cerca y de que se pidió su ayuda.

En Michoacán las historias recientes han enseñado que hay que creer lo que dice la gente y cerrar los oídos a las versiones del gobierno. Y lo que medio mundo asegura es que El Americano ha estado siempre con el crimen organizado, que después de romper con Los Templarios se puso la camiseta de autodefensa, que ahora como policía rural busca desaparecer a todo el que se interponga en su camino y que cuenta con la protección del gobierno federal. También, y de eso ni duda hay, que decenas de ex templarios arrepentidos y de otros grupos rivales se unieron a las autodefensas y ahora están contratados por el gobierno federal como policías rurales.

El gobierno federal negaba, por ejemplo, que las comunidades de Nueva Italia y Apatzingán eran refugio de los líderes templarios hasta que fueron depuestos por las autodefensas. Tampoco aceptaba que El Más Loco, fundador de Los Templarios, estuviera vivo hasta que fue abatido con facha de pordiosero cuando, montado en una mula, cruzaba un cerro. Y descalificó que Los Templarios estuvieran metidos en la gubernatura de Michoacán hasta que se encontraron y divulgaron videos del secretario de gobierno con el sucesor de El Más Loco: Servando Gómez, alias La Tuta, a quien el Ejército estuvo cerca de atraparlo los días que se refugió en cuevas y que sigue sin encontrar por ningún lado. Otros videos también mostraron a uno de los hijos del gobernador depuesto sentados en una mesita con La Tuta, cuando éste le daba instrucciones, y bebían cerveza.

Nada de eso habría sido exhibido ni desmembrado de no ser porque Mora y sus hombres se levantaron en armas para salvar Michoacán, en donde los sicarios extorsionaban, violaban mujeres, secuestraban, desaparecían, y asesinaban a quien se pusiera enfrente. Ni siquiera hay cifras de los delitos ni los desplazados.

“Ahora todo eso ocurre con la policía rural de Simón El Americano como jefe. Tenemos testimonios de la gente”, asegura la diputada federal de oposición Selene Vázquez, a quien hombres armados en el estado la bajaron de su camioneta Volvo del año para robársela, pero que por fortuna no tuvo la suerte de otro legislador, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), al que mataron a machetazo limpio a la hora en que un reportero lo entrevistaba en la calle. Después de la emboscada Mora se ha escondido en algún lugar porque en el ataque de El Americano además de su hijo murieron 10 hombres de ambos bandos, y teme que el gobierno lo quiera volver a encarcelar como hace unos meses cuando apareció calcinado un líder de las autodefensas y la federación lo culpó sin pruebas ante un juez que ordenó su libertad.

Michoacán es una entidad con el número de habitantes y dimensión territorial similar a Costa Rica, conformada por casi 60 mil kilómetros cuadrados y alrededor de cuatro millones 800 mil personas. La diferencia radica en la geografía. Michoacán tiene una configuración con una Sierra Madre ideal para la siembra de todo tipo de frutos y vegetales. Marihuana y amapola también. Esa región del estado es tan abrupta que apenas se puede cruzar por dos carreteras pavimentadas. Y tiene llanuras costeras y uno de los puertos marítimos más atractivos del mundo.

De Lázaro Cárdenas parten buques con productos y mercancías a cualquier parte del mundo. La información con que contaban los ganaderos, agricultores y campesinos extorsionados y erigidos en autodefensas, y que también resultó ser cierta, era el saqueo de polvo de hierro con destino a China, ¡ah! porque otra de las riquezas en Michoacán son sus minas de ese material para explotarse en 300 años. Tan sólo se descubrió que Los Templarios en una sola embarcación enviaban 68 mil toneladas de hierro. A cambio los chinos mandaban material para elaborar metanfetaminas que después el mismo cartel metía de contrabando a Estados Unidos. Hasta donde se sabe ni la presencia federal ha logrado impedirlo. En su riqueza natural desgraciadamente Michoacán parece llevar la penitencia.

A partir de que el fantasma de la Revolución Mexicana quedó atrás no hay referencia de ningún gobierno federal que se haya visto obligado a imponer en algún estado del país a un comisionado especial para la seguridad y desarrollo como es el caso de Alfredo Castillo, trasladado a Michoacán. Es un hombre cercano al presidente Enrique Peña Nieto, que dejó la Procuraduría Federal del Consumidor, desde donde amonestaba líneas áreas por abuso a clientes el día que fue llamado para su nueva misión y poco a poco acomodó a 700 personas en cargos del gobierno estatal.

El día del ataque a Hipólito Mora, Castillo, sin embargo, estaba probándose relojes en un centro comercial de uno de los barrios más exclusivos de la ciudad de México. Mora, defensa rural también, intentaba comunicarse con él a su teléfono celular como venían haciéndolo periódicamente, pero el funcionario no respondió las llamadas. En cambio, saldría de la tienda con su nueva adquisición: un Rolex de entre 30 y 60 mil dólares.

El cineasta mexicano Mario Mandujano, quien realiza el documental La Ley del Monte, y quien me convocó para realizar el guión del proyecto captó el momento en que a las afueras de la Ruana Simón El Americano organizaba a sus hombres para ir a atacar a Hipólito Mora durante el primer intento fallido y cuando aún no se constituía la policía rural. En el material recabado se escuchan las indicaciones y las intenciones de “ir por ese cabrón”.

Luego Mandujano logró meterse en el lado de la trinchera de Mora mientras más de 10 camionetas con hombres armados con cuernos de chivos (AK-47) y fusiles merodeaban y apuntaban hacia el lado en el que el cineasta estaba apostado grabando. Tiene los detalles del momento en que Mora y su grupo esperan para responder el ataque tan pronto como se escuche la primera detonación.

–Si nos vamos a morir, nos vamos a morir peleando en defensa de nuestro pueblo, de nuestra gente– dice mientras masca un chicle y la frente se le llena de perlitas de sudor. Sin embargo, da la orden de que nadie se adelante a disparar.

Después del reciente ataque en el que mataron a su hijo Manuel de 35 años, casado y con dos hijos, el fundador de la casa productora De Cuernos al Abismo Films dijo a la estación de Carmen Aristegui –una de las periodistas más escuchadas– que la detención y ahora el ataque a Mora se debe a que se trata de un personaje incómodo tanto para los grupos de delincuentes como para el gobierno porque se opone a que se sigan cometiendo irregularidades.

A pesar de que medios de comunicación han divulgado sobre la relación de Simón El Americano con la delincuencia organizada, el comisionado Castillo mantiene el apoyo. En una de las entrevistas que le hice en mis días por Michoacán, Mora me contó que desde el año 2012 empezó a reunirse en secreto en una casa con vecinos de la Ruana para planear derrocar a los Templarios que cobraban por todo: por vender, por vivir, por no hacerles daño en sus propias casas. Pero aun así había ejecuciones, violaciones y desaparecidos.

–Empezamos cinco, luego 10, 15 y cuando parecía que el movimiento rebelde agarraría forma llegaban los amigos con los que me había reunido y me decían: “sabes que Hipólito, ya ni me saludes mano, la maña (Los Templarios) ya se enteraron y ya me dio miedo”.

Así pasó casi un año hasta que la noche del 24 de febrero de 2013 sonaron las campanas de la iglesia de la Ruana. La gente salió a la plaza central y el pueblo unido, familias enteras, declararon la guerra al cartel logrando vencerlos en poco tiempo. El movimiento creció, otros líderes se fueron sumando, recorrieron pueblos para liberarlos del crimen organizado hasta que 11 meses después y sin descansar ningún día dieron el golpe más duro contra el cartel al vencerlos en Nueva Italia, un punto neurálgico para la geografía por su conexión con todas las salidas que conducen a cualquier región de Michoacán incluyendo el codiciado puerto Lázaro Cárdenas.

Por ahora Hipólito no ha vuelto a contestar el teléfono, mientras Simón El Americano patrulla parte de una región de Michoacán. Lo puede hacer libremente a pesar de que hace no mucho un hombre demasiado parecido a él apareció en un video con La Tuta, pero la policía federal aseguró que no se trataba de él. El ataque, sin embargo, vuelve a reactivar a las autodefensas, ahora quieren ir contra la Policía Rural.

*Cronista mexicano. Finalista al Premio Gabriel García Márquez de Periodismo 2014.

Clarín
Revista Ñ
 Alejandro Sanchez.
Buenos Aires, Argentina
Desde Michoacán, México
Miércoles 31 de diciembre de 2014.

Fallece el hijo de Hipólito Mora, uno de los fundadores de los grupos de autodefensa mexicano en el Estado

Al menos once personas han muerto este martes en un enfrentamiento armado en Michoacán,  según confirmó el gobierno de México. Entre los fallecidos se encuentra el hijo de Hipólito Mora, uno de los fundadores de los grupos de autodefensa y hoy líder de la Policía Rural en la comunidad de La Ruana, de 10.000 habitantes.

 Desde el domingo, miembros de este colectivo de 3.000 personas creado en mayo por el Gobierno de Enrique Peña Nieto para dar legalidad a los grupos de civiles levantados en armas contra el crimen organizado, bloquearon varias carreteras del Estado para exigir protección a las autoridades federales tras los episodios de violencia registrados en las últimas semanas.

Apenas el pasado día 3, una joven enfermera de 19 años fue encontrada con el rostro desollado y lesiones de arma blanca en el pecho, en el municipio de Uruapan, en la zona de Tierra Caliente.

Este martes, Mora confirmó a los medios locales la muerte de su hijo Manuel y la de al menos otras cuatro personas más que conformaban su grupo de autodefensa en un ataque de civiles armados con rifles de asalto y pistolas bajo las órdenes de Luis Antonio Torres, más conocido como ‘El Americano’. Torres es un viejo rival de Mora, a quien este ha acusado en repetidas ocasiones de tener nexos con el narcotráfico. En marzo de este año, el productor de limones fue encarcelado durante dos meses acusado de matar a dos personas próximas al Americano.

El pacto sirvió como balón de oxígeno para el Gobierno y la tensión pareció ceder durante unos meses

El enfrentamiento que acabó con la vida de su hijo ocurrió en un rancho del poblado propiedad del fundador, donde el grupo mantenía su base de operaciones para evitar el ingreso de integrantes del cártel de Los Caballeros Templarios, una escisión de la Familia Michoacana que ha sometido a buena parte de la población desde 2011. En enero de 2014, el Gobierno Federal desplegó un ambicioso operativo de seguridad en el Estado para terminar con la escalada de violencia provocada por los narcotraficantes y evitar que los ciudadanos, organizados, siguieran combatiendo al crimen por su cuenta.

Tras meses de negociaciones, el comisionado para la paz en el estado, Alfredo Castillo, un hombre enviado por Peña Nieto para dirigir la estrategia gubernamental, logró un acuerdo con las autodefensas para que los interesados pudieran formar parte de un nuevo cuerpo de seguridad -no remunerado-, a cambio de registrar sus armas. El pacto sirvió como balón de oxígeno para el Gobierno y la tensión pareció ceder durante unos meses, pese a que el otro líder del movimiento junto a Mora, el doctor José Manuel Mireles, no aceptó el trato. El cirujano fue detenido el 27 de junio en posesión de armas de grueso calibre y se encuentra actualmente recluido en una prisión de máxima seguridad en Sonora, a unos 1.500 kilómetros de distancia de Michoacán. Tras el bloqueo del domingo, Castillo ha negociado con los grupos su repliegue. Este martes ha explicado a través de las redes sociales que para “contener los hechos violentos en La Ruana, fuerzas federales se encuentran realizando acciones en la zona”.

El País
Paula Chouza
Ciudad de México
Miércoles 17 de diciembre de 2014.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter