Buenos Aires calificó como 'inadmisibles' los actos de 'hostigamiento' a la oposición venezolana.


El Gobierno argentino de Alberto Fernández puso fin a la "misión especial" de Elisa Trotta, diplomática enviada por el líder opositor de Venezuela, Juan Guaidó, y que el Ejecutivo de Mauricio Macri reconocía como principal representante del país caribeño en Argentina, informaron este martes desde Cancillería.

El Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de Argentina comunicó a Trotta el cese de sus funciones como "representante del presidente de la Asamblea Nacional y presidente encargado de Venezuela" y desde esta cartera aclararon a Efe que nunca la vieron como una "embajadora".

Por el contrario, el Gobierno previo al de Fernández -quien asumió el cargo hace un mes- consideraba a Trotta como "la legítima titular de la representación de la República Bolivariana de Venezuela" en Argentina.

Dado que persistía la "confusión" sobre si se la consideraba como la embajadora venezolana en el país austral, para resolver la situación la actual Cancillería emitió una resolución con el cese de sus funciones.

Desde la cartera presidida por Felipe Solá insistieron en que para ellos nunca fue una embajadora, sino la "representante política de un importante líder opositor", mientras que siguen reconociendo la potestad diplomática del actual Gobierno de Venezuela, encabezado por Nicolás Maduro.

La decisión del Gobierno argentino se produce en un contexto de crisis política en Venezuela, donde Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por unos 50 países, se disputa la titularidad de la Asamblea Nacional, único poder que controla la oposición en el país.

La Cámara celebró el pasado domingo su primera reunión del año, a la que Guaidó, que acudía como líder del órgano legislativo, no pudo ingresar tras ser retenido durante horas por un cordón de la Policía militarizada.

Sin él y sin varias decenas de legisladores que le respaldan, el diputado Luis Parra, que hace semanas se vio envuelto en un escándalo de corrupción que le valió la expulsión de su partido y que se declara opositor, aseguró que fue electo como jefe del Parlamento con el apoyo del chavismo, que gobierna desde 1999.

Pero el líder opositor declaró esa sesión como nula y lideró otra, en la que resultó reelegido como titular del Legislativo con 100 de los 167 votos en juego.

El Gobierno argentino sí había calificado el domingo como "inadmisibles para la convivencia democrática" los actos de "hostigamiento" sufridos por diputados opositores de Venezuela.

En un comunicado difundido por la Cancillería, el país austral hizo ese día una llamada a "recuperar la normalidad democrática en Venezuela" y lamentó "profundamente" los episodios registrados ante el Parlamento en Caracas.

EFE
Buenos Aires
Miércoles 8 de enero de 2020.

El presidente de Argentina figura como director en dos empresas “fantasma” radicadas en paraísos fiscales

Buenos Aires. - El presidente argentino, Mauricio Macri, dijo no tener "nada que ocultar" y haber cumplido con la ley luego de que su nombre apareciera en la filtración de los papeles de Panamá y un fiscal pidiese hoy investigar su papel en sociedades en paraísos fiscales, motivo por el que pidió "confianza".

"Yo he dicho siempre que gobernar es servir a los demás, que gobernar es cuidar, es estar cerca, es escuchar cuáles son las cosas reales que le van a cambiar la vida a la gente. Pero todo eso se puede hacer si existe confianza, basado en algo central que es la verdad y la transparencia", dijo el mandatario.

En una conferencia de prensa en la Casa de Gobierno, en Buenos Aires, y con gran parte de su gabinete ministerial entre el público, Macri se desmarcó de la decisión del fiscal federal Federico Delgado de pedir al juez Sebastián Casannello que abra una causa sobre el papel que jugó en dos sociedades radicadas en Estados del Caribe.

La decisión del miembro del Ministerio Público se produjo a raíz de una denuncia presentada por el diputado kirchnerista Norman Darío que, según el fiscal, "justifica la apertura de una investigación" para determinar si el mandatario "omitió maliciosamente" su participación en dichas empresas en sus declaraciones juradas de bienes y activos.

"Sé que hay mucha gente preocupada para estas denuncias de los 'Panamá Papers' que ha salido y que me ha involucrado a mí. Quiero decirles una vez más que estoy muy tranquilo, que he cumplido con la ley, que he informado de la verdad y que no tengo nada que ocultar", aseveró el mandatario sobre los documentos que relacionan a políticos y empresarios de todo el mundo con empresas opacas en paraísos fiscales.

Tras conocerse estas filtraciones, el pasado domingo, la Presidencia aclaró que la compañía fue creada por el padre del jefe de Estado, Franco Macri, empresario de origen italiano, para realizar una inversión en Brasil que finalmente no se realizó.

"No solamente hice la declaración inicial diciendo que no era accionista, (...) como director no recibí ningún tipo de retribución (...) sino que además llevé todos esos papeles a la Oficina Anticorrupción para que lo verifique", argumentó.

El presidente argentino, que asumió el cargo el pasado 10 de diciembre, anunció que el viernes se presentará ante la Justicia para pedir "una declaración de certeza" para verificar que no hubo una "omisión maliciosa" en su declaración jurada de bienes mientras era jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires (2007-2015).

"Además, estoy a disposición de cualquier juez que requiera información para verificar esto", agregó el mandatario.

Macri, que en la conferencia de prensa anunció que el Ejecutivo ha mandado al Congreso un proyecto de ley de Acceso a la Información Pública, detalló que creará un "fideicomiso ciego", desde el cual personas que él no conoce administrarán sus bienes mientras permanezca en la función pública.

"Esta es la manera de que yo me desligue de todo lo que tiene que ver conmigo y otras personas lo administren", dijo.

"Lo hago porque no quiero (que) existan dudas", afirmó Macri, quien destacó que ningún presidente argentino ha adoptado una iniciativa desde este tipo para garantizar "transparencia" a la ciudadanía.

Luego del acto, el ministro de Justicia, Germán Garavano, dijo a la prensa que el "fideicomiso ciego" es un "instrumento financiero en donde el presidente se desliga de todas las inversiones y del manejo de sus bienes".

"Esto permite claramente demostrar que el presidente no ha venido ni quiere enriquecerse en su gestión, sino simplemente, por un medio independiente, conservar los fondos que él tiene", señaló el titular de Justicia.

Garavano concretó que la decisión de Macri de crear este fideicomiso "es un ejemplo y es algo que la sociedad debe valorar muy positivamente".

EFE
Buenos Aires, Argentina
Jueves 7 de abril de 2016.

También reafirmó que buscará una Justicia independiente: "No puede haber jueces militantes de ningún partido". Asumió en el Congreso, al que llegó escoltado por unos 300 Granaderos, mientras saludaba a miles de personas en las calles.
    
Había jurado hacía instantes como nuevo presidente de los argentinos. Pero, de algún modo, decidió volver sobre uno de los ejes de su campaña. En el tramo más fuerte de su discurso en el Congreso, el líder del PRO prometió que su gobierno "combatirá la corrupción". "No habrá tolerancia", reforzó con vos firme y buscó diferenciarse claramente del kirchnerismo. Enseguida, lo haría con otra de las frases emblema de su mensaje: "No habrá jueces macristas". En ambos casos fue ovacionado.

Macri habló sólo 27 minutos ante cientos de diputados, senadores e invitados locales e internacionales. La jura también fue breve pero particular: por la negativa de la ex mandataria Cristina Kirchner a sumarse a la ceremonia, y luego de un dictamen judicial que dejó inesperadamente a Federico Pinedo como presidente por unas horas, el senador le tomó primero juramento a la vicepresidenta, Gabriela Michetti, y esta hizo lo propio con Macri.

El día había arrancado bien temprano para el nuevo presidente. Tras una visita fugaz por la asunción de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires, Macri volvió en helicóptero a su casa de Palermo y desde allí, en una camioneta blanca, y acompañado por su esposa Juliana Awada y su hija Antonia, partió hacia el Congreso. El Volkswagen Touareg que lo llevó, avanzaba lento en medio de una multitud, una característica -la del calor de la gente- que lo acompañaría el resto de la jornada.

Saludando por la ventanilla derecha del auto, llegó hasta la avenida Alem, donde lo recibieron los Granaderos a caballo, que lo escoltaron hasta el Congreso Nacional.

A las 11.35, Macri y su esposa bajaron en las escalinatas del Congreso Nacional y saludaron a los legisladores que integraron la comitiva que recibió al Presidente electo. Macri se fundió en un fuerte abrazo con la diputada Laura Alonso y caminó acompañado por Pinedo, Presidente Provisional del Senado a esa hora su antecesor. Enseguida se sumaron la vicepresidenta Gabriela Michetti y al titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

Luego de firmar el libro en el Salón de los Pasos Perdidos, el mandatario electo posó en una foto con Pinedo, Michetti y Monzó, junto a una copia de la Constitución Argentina. A las 11.41 Macri y su comitiva ingresaron al recinto donde la Asamblea Legislativa estaba en un cuarto intermedio en espera de la llegada del futuro Presidente para la jura. Dos minutos después, Michetti juró por Dios y la Patria. Ahora sí, le llegó el turno a él.

"Yo Mauricio Macri, juro por Dios nuestro señor y estos santos evangelios desempeñar con honestidad y patriotismo, hacer observar con fidelidad la Constitución de la Nación Argentina. Si así no lo hiciere, que Dios y la Patria me lo demanden", dijo Macri, quien luego besó a Michetti y a Monzó y que saludó a los palcos poniendo su mano derecha sobre su corazón.

Macri luego se sentó y comenzó su discurso: "Esto que parecía tan difícil se hizo realidad. Tenemos que ser optimistas sobre nuestro futuro", arrancó.

"Hoy me han elegido para ser Presidente. Me llena de alegría y orgullo. Quiero decirles que voy a seguir siendo el mismo: que les hable sencillo y con la verdad. Como Presidente quiero ser un ciudadano que se pueda comunicar con todos los argentinos", señaló Macri mientras su mujer y su hija observaban desde un palco.

"La política no es el escenario para engañar a la gente con datos falsos; quiero pedirles que nuestro lugar de encuentro sea la verdad", afirmó en una de sus primeras diferenciaciones de Cristina. "Para mí la política no es una competencia para ver quién tiene el ego más grande", agregó al afirmar que en este siglo comienza una nueva etapa política.

Macri se esforzó en poner un tono firme a su discurso, aunque reiteradamente apeló a lo emocional. En paralelo, casi no hubo definiciones económicas. ¿No buscó empañar un día de fiesta? Se espera que el lunes comiencen las definiciones.

En su mensaje, Macri se planteó como objetivo que "los que más nos necesitan estén viviendo mejor dentro de cuatro años". Prometió gobernar "con la verdad" y recordó que no es "infalible".

Se diferenció de los "políticos que mienten para engañar a la gente con datos falsos. Nuestro lugar de encuentro sea la verdad". Y llamó a trabajar juntos para encontrar "las mejores soluciones".

Luego, Mauricio Macri dedicó un párrafo importante al combate contra la corrupción. Y lo dedicó tanto para los anteriores mandatos como para sus futuros funcionarios: “Los bienes públicos son de los ciudadanos y no para el uso incorrecto de los funcionarios”.

“Voy a ser implacable con propios y ajenos, no habrá tolerancia”, indicó el flamante Presidente. E insistió: “Este gobierno va a combatir la corrupción. Voy a ser implacable con todos los que dejen de cumplir lo que dice la ley”.

Como otro punto fuerte, Macri abordó la situación de la Justicia. "Quiero una Justicia independiente. En mi gobierno no habrá jueces macristas", señaló, enfático, mientras la cámara tomaba el gesto de aprobación del titular de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti.

El flamante Presidente también desgranó sus tres ejes de campaña. Pobreza cero, unir a los argentinos y combatir el narcotráfico. "Ya pasaron las elecciones, llegó el momento de unirnos para crecer y mejorar para que nuestro país avance", aseguró y buscó alejar fantasmas sobre posibles recortes sociales: "Vamos a universalizar la protección social, para que ningún chico quede desprotegido".

Siguió con las promesas: "Vamos a urbanizar las villas para transformar la vida de miles de familias. Pero para que haya pobreza cero tenemos que generar trabajo, ampliar la economía. Vamos a producir una transformación para que se multipliquen fuentes de trabajo" y corregir una "pobreza inaceptable".

Clarín
Buenos Aires, Argentina
Jueves 10 de diciembre de 2015.

Mauricio Macri, Presidente electo de Argentina, consiguió hoy un 51.42 por ciento de votos, una ventaja de tres puntos, sobre el oficialista Daniel Scioli, con el 99 por ciento del escrutinio.

Buenos Aires.- Mauricio Macri, Presidente electo de Argentina, consiguió hoy un 51.42 por ciento de votos, una ventaja de tres puntos, sobre el oficialista Daniel Scioli, con el 99 por ciento del escrutinio.

Scioli, Gobernador saliente de la provincia de Buenos Aires y miembro del oficialista Frente para la Victoria, se quedó con un 48.58 por ciento de votos, de acuerdo con los datos provisionales de la autoridad electoral.

La jornada transcurrió con normalidad y con una participación del 80.91 por ciento.

Alrededor de 32 millones de argentinos estaban llamados hoy a las urnas para elegir a su presidente en una convocatoria que estrenó en Argentina la segunda vuelta, sistema instaurado en 1994.

El fiscal electoral Jorge Di Lello recibió unas 200 denuncias por irregularidades menores y más de 53 contra la Presidenta, Cristina Fernández, por saltarse la veda electoral en las declaraciones realizadas tras depositar su voto.

También fueron denunciados, a través del teléfono o vía internet, Scioli y Macri por violar la veda.

Mauricio Macri tomará posesión de su cargo el próximo 10 de diciembre y relevará en la Presidencia a Cristina Fernández (2007-2015), poniendo fin así a los doce años de la denominada “era K”, iniciada por el fallecido ex mandatario Néstor Kirchner (2003-2007).

“Hoy es un día histórico, es un cambio de época”, dijo Macri, visiblemente emocionado ante las más de 7 mil personas que abarrotaron el búnker de Cambiemos.

“Es un cambio que nos tiene que llevar hacia el futuro, a las oportunidades que necesitamos para crecer, para progresar. Este cambio no puede detenerse en revanchas o ajustes de cuentas. Hay que poner toda la energía y la vitalidad en construir la Argentina que soñamos”, añadió.

“Les pido a todos, especialmente a aquellos que hoy no nos votaron, que se sumen, que la Argentina necesita que todos desarrollemos nuestras capacidades”, subrayó.

“Esta Argentina que soñamos no va a ser fruto de un iluminado, de uno que lo sabe todo. Eso no existe”, afirmó Macri, quien llamó a “unir a todos los argentinos” para “mejorar” la “calidad democrática”.

Aprovechó también para avanzar que su política internacional se basará en “tener buenas relaciones con todos los países”. “Queremos trabajar con todos”, insistió.

“Sabemos que el pueblo argentino tiene mucho para aportarle al mundo, y esperamos encontrar un agenda de cooperación”, continuó el empresario, que insistió en agradecer a los argentinos por su apoyo y reconoció que no le va “a alcanzar la vida para agradecer”.

“Hemos aprendido mucho, hemos fortalecido nuestro sistema democrático”, añadió Macri, que recordó que “ustedes empezaron a gritar sí se puede” cuando comenzó su campaña electoral, y que su tarea ahora “es ayudarlos a encontrar el camino del desarrollo personal, de sus familias”.

“Ustedes hoy hicieron posible lo imposible con su voto, lo que nadie creía” y “le pido a Dios que me ilumine para poder ayudar a cada argentino a encontrar su forma de progresar, de ser feliz”, aseveró.

“Estoy acá porque ustedes me llevaron hasta este lugar. Les pido, por favor, no me abandonen, que sigamos juntos, que el 10 de diciembre comienza esta etapa maravillosa de Argentina”, concluyó el líder de Cambiemos que, como ya es habitual, cantó y bailó entre globos de colores antes despedirse de sus simpatizantes.

Scioli reconoce su derrota

El candidato del gobernante Frente para la Victoria, Daniel Scioli, reconoció su derrota y felicitó al opositor Mauricio Macri por su triunfo en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales argentinas, celebrada hoy.

En su primera aparición pública tras el avance del escrutinio que confirma el triunfo del candidato de la alianza Cambiemos, Scioli explicó que habló con Macri para felicitarle por los resultados.

“Yo he puesto lo mejor de mí”, añadió Scioli. “Se optó por un cambio, Dios quiera e ilumine al ingeniero Macri y que ese cambio sea por el bien de nuestro pueblo”, agregó el candidato oficialista, que compareció con el semblante serio ante los medios de comunicación congregados en su búnker electoral.

“Esperamos que cuiden todos estos logros, todos estos derechos” conseguidos durante los doce años de gobiernos kirchneristas (2003-2015), apuntó.

“La dinámica del balotaje (segunda vuelta) ha elegido la alternancia. Es nuestra democracia, tenemos que hacerla madurar día a día y cuidarla. Hoy hemos dado una manifestación ejemplar al mundo”, añadió.

El todavía gobernador de Buenos Aires adelantó que, a partir del próximo 10 de diciembre, cuando deje el cargo, buscará “desde donde sea poder defender coherentemente a un ideal, a un proyecto de país que comenzó hace doce años, con un sueño, lo que parecía inalcanzable fue avanzando; Argentina se transformó”.

Antes de concluir, expresó su voluntad de colaborar con su sucesora, María Eugenia Vidal, de la alianza Cambiemos, que en tres semanas se convertirá en la primera gobernadora de la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito electoral del país.

Con el 71 por ciento de los votos escrutados, Macri se impone con un 53.07 por ciento de votos, frente al 46.93 por ciento de Scioli.

Encuestas de salida confirman victoria de opositor en Argentina

Buenos Aires— El candidato presidencial opositor Mauricio Macri fue el más votado en la segunda vuelta electoral en Argentina, según encuestas de boca de urna divulgadas por los principales canales de televisión locales.

La ley electoral argentina prohíbe difundir porcentajes de boca de urna hasta las 21:00 horas (tiempo local), tres horas después de finalizados los comicios.

Unos 32 millones de argentinos estaban habilitados para elegir al sucesor de la presidenta Cristina Fernández, una controvertida líder que dominó la política nacional en la última década.

En la primera vuelta del 25 de octubre Daniel Scioli, del oficialista Frente para la Victoria, había obtenido 35.85% de los votos seguido de Macri, del frente opositor Cambiemos, con 33.02%.

Associated Press
Buenos Aires, Argentina
Domingo 22 de noviembre de 2015.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter