El fundador de Facebook comparece en el Capitolio para dar explicaciones por el masivo robo de datos por parte de Cambridge Analytica.


El fundador y máximo responsable de Facebook, Mark Zuckerberg, testifica este martes por primera vez ante el Congreso de Estados Unidos para dar explicaciones por el escándalo de Cambridge Analytica y la fuga masiva de datos de usuarios de la red social, un conflicto que se suma y combina con la difusión de propaganda rusa en las elecciones presidenciales de 2016. La imagen Zuckerberg, de 33 años y paradigma del sueño emprendedor americano, vive horas bajas ante la mayor crisis de esta la compañía. "No hicimos lo suficiente", admitió el empresario a los legisladores, "fue mi error y lo siento", recalcó.

Hasta ahora, el empresario nunca había comparecido en el Capitolio. La estrella de Silicon Valley, un multimillonario acostumbrado a vestir con camisetas de manga corta, siempre había delegado a sus subordinados la tarea de ofrecer explicaciones a los legisladores, pero estos días se pasea por Washington con traje, corbata y cara de circunstancias. Se encontró con unos legisladores duros, republicanos y demócratas, que le cuestionaron por todo lo ocurrido, así como por la fiabilidad de sus explicaciones.

Una pregunta del republicano John Thune resumió bien el estado de ánimo, una inquietud general: "Después de 10 diez años diciendo que podían haberlo hecho mejor, ¿qué hay de diferente en la disculpa de hoy? ¿Por qué deberíamos confiar en que Facebook hará los cambios necesarios para asegurar la privacidad de la gente?", inquirió. Zuckerberg respondió insistiendo en el aprendizaje de los errores y en que reforzarían los controles.

El detonante de la audiencia de este martes es el caso de Cambridge Analytica: la consultora tuvo acceso a los datos de 87 millones de usuarios sin que ellos lo supieran, un botín informativo que se utilizó con fines electorales. Sirvió al equipo electoral de Donald Trump para poder conocer mejor y segmentar a los votantes en su carrera a la Casa Blanca, por un parte, y fue explotado por las plataformas partidarias del Brexit en el Reino Unido, por otro. Facebook habló primero de 50 millones de cuentas afectadas, pero la semana pasada elevó la cifra. Además, por boca del propio Zuckerberg, admitió que los perfiles de la mayoría de su ingente comunidad de miembros —2.200 millones— era vulnerable a ataques de este tipo.

“No hicimos lo suficiente para evitar que estas herramientas se utilizasen también para hacer daño. Eso incluye las noticias falsas, la interferencia extranjera en las elecciones y los discursos del odio, así como los datos privados y los desarrolladores. No tuvimos una visión lo suficientemente amplia de nuestras responsabilidades y eso fue un gran error. Fue mi error y lo siento. Yo empecé Facebook, yo lo dirijo y yo soy responsable por lo que ocurre aquí”, afirma el empresario en su declaración inicial en el Capitolio, según el texto difundido el día anterior.

Porque, aunque el escándalo de Cambridge Analytica haya provocado estas audiencias, Facebook y otras grandes tecnológicas como Twitter o Google llevan más de un año en el centro del debate en Washington. Las elecciones presidenciales de noviembre de 2016 pusieron sobre la mesa el uso perverso de las redes sociales para difundir informaciones falsas, fomentar la división y -en el caso de la trama rusa- intentar favorecer la victoria electoral de Trump.

Zuckerberg comparece ante dos órganos del Congreso estadounidense, el Comité Judicial del Senado este martes y el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de representantes al día siguiente, miércoles. Sin embargo, ha rechazado acudir al Parlamento británico para dar explicaciones, algo que ha molestado enormemente a los legisladores de Reino Unido.

La compañía se halla inmersa en una gran crisis de reputación. Las acciones han caído un 14% en Bolsa en las últimas tres semanas, la campaña #deletefacebook (en español, #borrafacebook) causa estruendo más allá de los efectos reales y algunos analistas creen que la red puede ser objeto de multas millonarias. Mientras, según un sondeo de la plataforma Axios, su popularidad ha caído 28 puntos en cinco meses, el doble que otras tecnológicas castigadas por el conflicto de la propaganda y las elecciones.

El pasado octubre un directivo Facebook admitió en el Senado que una compañía vinculada al Kremlin llamada Internet Research Agency, ubicada en San Petersburgo, había realizado hasta 80.000 publicaciones en su plataforma entre enero de 2015 y agosto de 2017. Unos 29 millones de usuarios habían tenido acceso a estos contenidos, que se viralizaron de forma que alcanzaron a 126 millones de usuarios (la primera estimación eran tan solo 10 millones).

Al principio, el fundador de Facebook quitó importancia al papel de la red social en la difusión de noticias falsas. “Creer que influenció las elecciones de alguna forma es una idea bastante loca”, llegó a decir, pero los números fueron haciéndole cambiar de parecer. En paralelo, los servicios de inteligencia publicaron un informe en el que daban por seguro que el Kremlin había tratado de interferir en las presidenciales y que la propaganda a través de redes sociales era una pata de esta estratagema.

Al margen del mea culpa general, la compañía ha empezado a notificar lo sucedido a millones de usuarios afectados por el robo de datos por parte de Cambridge Analytica. También ha anunciado la creación de una comisión independiente que investigará “los efectos de las redes sociales en las elecciones y la democracia”.

Las medidas a tomar para evitar el robo de datos, por complejas que parezcan, plantean menos problemas de fondo que lo que las redes sociales pueden hacer para controlar el flujo de propaganda o informaciones apócrifas, un asunto que entra de lleno en la libertad de expresión. La compañía ha alegado muchas veces que no puede convertirse en “árbitro” de la verdad.

El País
Amanda Mars
Washington, DC, EU.
Martes 10 de abril de 2018.


México es el quinto país con el mayor número de usuarios de Facebook afectados por el caso Cambridge Analytica, reportó de la red social.


Facebook dio a conocer un desglose de los 10 países con el mayor número de usuarios, cuyos datos, fueron mal utilizados por la empresa de estrategia política, Cambridge Analytica.

De la decena, México ocupa el quinto lugar con 789,880 usuarios afectados, lo cual representa 0.9% del total de 87 millones de personas impactadas por el caso.

En días pasados se reveló que la firma de estrategia política británica, Cambridge Analytica, obtuvo de forma ilegal datos de 50 millones de usuarios de Facebook en el mundo para realizar perfiles psicográficos y dirigir la estrategia política que supuestamente llevó a Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos.

Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, actualizó la cifra a 87 millones el miércoles cuatro de abril.

En el documento dado a conocer por Facebook, Estados Unidos es el país con el mayor número de afectados con 70,632,350 personas, seguido de Filipinas con 1,175,870 usuarios y en tercero Indonesia con 1,096,666. De entre los mencionados, Brasil y México son los únicos dos latinoamericanos.

Entre las medidas posteriores que tomará la firma comunicaron que a partir del 9 de abril se le informará a los usuarios de la cuentas afectadas, directamente en su pantalla qué datos obtuvieron de ellos.

“A partir del lunes 9 de abril mostraremos a las personas un enlace en la parte superior de su News Feed para que puedan ver qué aplicaciones usan y la información que han compartido con esas aplicaciones”, dijo la red social en el documento.

Facebook adelantó que tomará nuevas medidas para hacer más segura la plataforma y restringir el acceso que los desarrolladores tienen a los datos de los usuarios, además de hacer más claros los avisos de privacidad y términos y condiciones, en los que las personas acuerdan dar acceso a terceros a ciertos de sus datos.

En una llamada telefónica con periodistas internacionales, Zuckerberg aceptó que en el pasado tuvieron laxas medidas de seguridad, las cuales están ya en proceso de mejora y que tendrán mucho más cuidado con los datos de la gente en un futuro.

A pregunta expresa de Expansión sobre cómo facilitar a los usuarios de la red entender que datos ceden al utilizar Facebook, Zuckerberg dijo que la mayoría de la información que la red obtiene es entregada por autorización de los internautas.

Sin embargo reconoció que es importante crear mejores controles y dar más información “de cómo vamos a utilizar los datos para que nuestros servicios ofrezcan una mejor experiencia” y puntualizó que contrario a lo que se cree “en Facebook no vendemos la información de los usuarios a las empresas”, sino que la red social utiliza la información de los post, las cosas que compartes y lo que te gusta para entregar publicidad y contenido que “agregue valor al usuario”.

Tras el incremento del número de afectados, de 50 a 87 millones, la firma Cambridge Analytica negó la cifra a través de su cuenta de Twitter y estimó que solo obtuvieron datos de 30 millones personas y que tras saber que éstos fueron obtenidos de forma incorrecta se borraron en su totalidad.

De acuerdo con Cynthia Solís de Lex Informática, de comprobarse que Cambridge Analytica, operó en México, el INAI podría tomar cartas en el asunto, aunque estima que dado el contexto electoral en México esto podría tardar o ser poco probable.

“El INAI podría tomar el caso porque cuando la opinión pública ha sido lo suficientemente incisiva con el tema los ha tomado y ha levantado la mano, como cuando la filtración de datos de Uber o de PlayStation. (...) pero no sé si en este momento estén enfocado en esto los suficiente como para tomarlo, solo si a opinión pública así lo demanda.”, dijo en entrevista.

Expansión
Gabriela Chávez
 Carlos Fernández de Lara Soria
Ciudad de México
Jueves 5 de abril de 2018.


Por fuga de datos, monto rebasa fortuna personal de Zuckerberg; Precio de acción de la red social se desplomó 13.7% en el Nasdaq



En nueve días, Facebook acumula pérdidas por 73.5 mil millones de dólares en valor de mercado, a causa del escándalo de Cambridge Analytica, firma que recopiló los datos personales de millones de usuarios de la red social en forma ilegal para influir en la elección estadounidense de 2016.

Si se compara la cifra con la riqueza de los multimillonarios del mundo, supera los 72 mil millones de dólares del francés Bernard Arnault, propietario del conglomerado Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH), el cuarto hombre más rico del mundo según Forbes, así como los 71 mil millones del dueño de Facebook, Mark Zuckerberg.

Asimismo, sería 19.1% mayor a la fortuna de Carlos Slim Helú, el hombre más rico de México según el listado de la publicación estadounidense, estimada en 61.7 mil mdd.

Comparada con otras empresas, el monto de la pérdida es cercana al valor total de la cadena tipo club de precios más grande del mundo, Costco, cuyo monto de capitalización bursátil ascendía hasta el jueves a 75.9 mil millones de dólares.

También supera los 72.6 mil millones de dólares del operador de telefonía Vodafone Group y es 63.5% superior al valor de mercado de Tesla, fabricante de coches eléctricos, y 80.5% mayor al de eBay, sitio de subasta de productos vía onternet.

El precio de la acción de Facebook en el mercado tecnológico Nasdaq pasó de 185.09 dólares el viernes 16 de marzo, antes de que se diera a conocer la noticia de la manipulación de los datos personales de los usuarios de la red social, a 159.79 dólares el pasado jueves 29 de marzo, lo que significó un desplome de 13.7%.

Esta baja en el precio de los títulos de la red social implicó que su valor de capitalización, el valor de la acción por el número de títulos de la empresa, pasara de 537.7 mil millones de dólares a 464.2 mil millones en el periodo referido, lo que arroja la diferencia de 73.5 mil millones de dólares.

Cambridge Analytica utilizó los datos recogidos sin autorización a principios de 2014 para elaborar un programa informático que predijera e influyera sobre las opciones electorales estadounidenses. Los más de 50 millones de perfiles afectados suponen aproximadamente un tercio de los usuarios activos de Estados Unidos.

La filtración de datos ha aumentado las preocupaciones de los inversores de que cualquier fracaso por parte de grandes empresas tecnológicas para proteger la privacidad podría ahuyentar a los anunciantes, los principales clientes de Facebook, y llevar a una regulación más estricta.

Zuckerberg se ha disculpado desde entonces en reiteradas oportunidades por los errores en los que incurrió la compañía, y prometió contener el abuso en la plataforma.

Para calmar el malestar, Facebook anunció cambios en su política de privacidad. Así, con miras a que sus usuarios estén más informados y tengan un mayor control de sus datos, la compañía realizó un rediseño del menú, simplificando los accesos a las herramientas de privacidad. Todas estas iniciativas frenaron el descenso de las acciones el miércoles pasado, de tal forma que en las últimas dos jornadas los papeles de la firma subieron 5%.

Analistas dijeron que los cambios parecían más ajustes superficiales. “No parece que los cambios propuestos sean particularmente significativos”, comentó el analista Brian Wieser, de Pivotal Research Group. No es seguro que esas modificaciones satisfagan a los legisladores, que en EU aún piden que Zuckerberg explique cómo los datos terminaron en manos de Cambridge Analytica.

El Universal
Rubén Migueles
Ciudad de México
Sábado 31 marzo 2018.


Las políticas de datos de Facebook son abusivas y se asemejan al trabajo de una “compañía de vigilancia”, expresó Edward Snowden, el ex contratista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés), en referencia al escándalo de Cambridge Analytica.

Snowden criticó la red social en una serie de tweets este sábado luego de las revelaciones de que Cambridge Analytica había recolectado y usado los datos de 50 millones de usuarios de Facebook en 2014. Cambridge Analytica ha sido contratada para trabajar en proyectos de alto perfil, incluida la campaña electoral de 2016 de Donald Trump.

Basado en el testimonio de Christopher Wylie, un exempleado de la compañía de 28 años, The Observer y The New York Times mostraron cómo una aplicación de “predicción de la personalidad” creada por el Dr. Aleksandr Kogan secuestró datos sin el consentimiento de las personas y con fines políticos.

Snowden, crítico de Facebook desde hace mucho tiempo y que en 2013 reveló detalles sin precedentes de cómo el gobierno estadounidense accede a metadatos de redes sociales en bruto, actualmente reside en un lugar no revelado en Rusia después de que se le concedió asilo en el país.

El exempleado de la NSA tuiteó: “Facebook hace su dinero aprovechándose y vendiendo detalles íntimos sobre la vida privada de millones de personas, mucho más allá de los escasos detalles que publicamos diariamente”.


“No son víctimas. Ellos son cómplices” comentó y luego afirmó que “las empresas que hacen dinero mediante la recopilación y venta de registros detallados de vidas privadas alguna vez fueron llamadas ‘compañías de vigilancia’. Su cambio de nombre a ‘redes sociales” es el engaño más exitoso desde que el Departamento de Guerra se convirtió en el Departamento de Defensa”.

En una declaración emitida el viernes 16 de marzo, Facebook intentó minimizar el incidente, alegando que no era una violación de datos, y anunció la suspensión de Cambridge Analytica. Más tarde suspendió la cuenta personal de Wylie.

“Cuando nos enteramos de esta violación en 2015, retiramos su aplicación de Facebook y exigimos certificaciones de Kogan y todas las partes a las que había dado información de que la información había sido destruida. Cambridge Analytica, Kogan y Wylie nos certificaron que destruyeron los datos “, dijo la compañía tecnológica.

“Hace varios días, recibimos informes de que, contrariamente a las certificaciones que recibimos, no se borraron todos los datos”, agregó. “Nos estamos moviendo agresivamente para determinar la precisión de estos reclamos. Si es cierto, esta es otra violación inaceptable de la confianza”.

Para el lunes, políticos llamaron abiertamente al CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, para que testifique ante el gobierno estadounidense. Las acciones de la empresa cayeron un 5.6 por ciento. Según Reuters, la empresa estaba en camino de perder más de $ 30 mil millones en valor de mercado.

La senadora demócrata, Amy Klobuchar, tuiteó el sábado: “Esta es una brecha importante que debe ser investigada. Está claro que estas plataformas no pueden controlarse a sí mismas. He pedido más transparencia y responsabilidad para los anuncios políticos en línea. Ellos sólo dicen ‘confíen en nosotros’. Mark Zuckerberg debe testificar”.

También, los políticos británicos expresaron fuertes preocupaciones. El miembro del Parlamento Damian Collins, presidente del Comité de Cultura, Medios de Comunicación y Deportes del Reino Unido, acusó al presidente ejecutivo de Cambridge Analytica, Alexander Nix, de engañar al Parlamento en declaraciones que hizo en el comité el mes pasado. Collins dijo que Zuckerberg debería “dejar de esconderse detrás de su página de Facebook”.

Newsweek
Jason Murdock
Nueva York, EU.
Martes 20 marzo 2018.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter