Una investigación de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público sobre los movimientos financieros de Emilio Lozoya, exdirector de Pemex –a la cual Proceso accedió–, arroja detalles sobre el entramado que el brasileño Marcelo Odebrecht construyó en México. También da cuenta de cómo fueron usadas empresas, cuentas bancarias y firmas fantasma para pasear el dinero por diversas partes del mundo y que al final fue usado para concretar sobornos.

El entramado financiero que Marcelo Odebrecht montó en México no sólo se usó para presuntamente transferirle millones de dólares a Emilio Lozoya Austin, también sirvió para inyectarle recursos a las empresas del brasileño que están relacionadas con casos de sobornos en diversas partes del mundo.

De acuerdo con documentos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), a Emilio Lozoya se le depositaron 5 millones de dólares vía una empresa offshore que Odebrecht creó, y a la cual Altos Hornos de México (AHMSA) depositó 3.7 millones de pesos poco después de que vendió Agronitrogenados a Petróleos Mexicanos (Pemex).

AHMSA también depositó 2.1 millones de dólares a la Constructora Norberto Odebrecht SA en 2014.

Hay más en el entramado: de una de las cuentas de ESEASA Construcciones, empresa mexicana vinculada comercialmente a Odebrecht, “salieron recursos en diversas divisas” hacia AHMSA y a una cuenta de la empresa Tochos Holding Limited, creada en Suiza y en la cual el beneficiario es Emilio Lozoya.

Los documentos de los cuales Proceso tiene copia aclaran que “se desconoce” el monto de las transferencias en moneda extranjera; no obstante más adelante se detalla cuánto tiene la cuenta donde Lozoya habría sido el beneficiado y que se trata de dólares, francos suizos y euros.

Lo presuntamente entregado por Odebrecht a Lozoya no se compara con los recursos que la empresa brasileña movió en México y que tuvieron como destino final compañías creadas en otras partes del mundo y que fueron usadas para los sobornos. ((Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2237).

Proceso
Jesusa Cervantes
Ciudad de México
Sábado 14 de septiembre de 2019.

  • En una entrevista con The Wall Street Journal,  el exfiscal electoral, Santiago Nieto acusó que un funcionario buscó darle dinero para silenciarlo, y que además lo han amenazado.


    El exfiscal electoral, Santiago Nieto, acusó en una entrevista con el diario The Wall Street Journal que un funcionario del gobierno de Enrique Peña Nieto buscó darle dinero, para que guardara silencio sobre el caso Odebrecht.

    Esto después de que lo despidieran de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE), cuando indagaba el caso de sobornos de Odebrecht y la probabilidad de que estos recursos hubieran llegado a la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto en 2012.

    “Intentaron comprarme para que guardara silencio”, dijo Nieto, de acuerdo con WSJ. Ante ese ofrecimiento, respondió: “Lo siento, pero no puedo recibir dinero de Peña Nieto”.

    El funcionario que presuntamente buscó darle dinero, según el reporte, fue Jorge Márquez. Este último, si bien confirmó que tuvo una reunión con Nieto, rechazó haberle ofrecido dinero, reportó WSJ. El diario además indicó que Márquez ya no trabaja para el gobierno federal, tras estar en Gobernación.

    Santiago Nieto fue removido de la Fiscalía electoral el pasado 20 de octubre por “violar el Código de Conducta de la institución”, de acuerdo con la Procuraduría General de la República.

    La decisión fue tomada por el actual encargado de despacho Alberto Elías Beltrán, luego de que Nieto declarara en entrevista con el diario Reforma que el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, le envió una carta en la que le pedía que no lo inculpara en el caso de presunto desvío de recursos a favor del PRI, durante la campaña presidencial de 2012.

    Por este caso, que involucraba presuntos sobornos de la constructora Odebrecht, Fepade abrió una carpeta de investigación para indagar si parte de los recursos habrían financiado la campaña de Enrique Peña Nieto, sin que hasta ahora haya funcionarios procesados.

    Teme por su vida

    En la entrevista con WSJ, Nieto dijo que la controversia por la carta de Lozoya fue parte de un esfuerzo más amplio para que saliera de la FEPADE y silenciarlo.

    El funcionario federal que lo citó en un hotel, de acuerdo con Nieto, presuntamente le dijo que el gobierno quería mantener una buena relación con él, y que “como un gesto de buena fe”, le ofrecían dinero, al quedarse sin trabajo luego de ser despedido de la FEPADE.

    Nieto, agregó el reporte de WSJ, detalló que antes de que lo despidieran había solicitado información bancaria a las Islas Caimán, y documentos a autoridades brasileñas, para establecer si se podían presentar cargos contra Lozoya.

    El extitular de la Fepade señaló que los esfuerzos para tratar de callarlo, sobre el caso Odebrecht, incluyeron amenazas, que llegaron de forma anónima vía Telegram. “Un consejo, mantente lejos de los problemas”, dice uno de los mensajes que recibió, y que WSJ dijo haber revisado.

    En la entrevista, Nieto también relató que quien era su esposa recibió fotos de él junto a otra mujer, y que el matrimonio terminó pronto.

    Respecto a sus razones para hablar en este momento, Nieto dijo que teme por su vida y las de sus dos hijas adolescentes. Mencionó que ya reportó las amenazas que recibió a la PGR.

    El caso Odebrecht es uno de los mayores escándalos de corrupción en América Latina.

    Luis Alberto de Meneses y Luiz Mameri e Hilberto da Silva, ex directivos de Odebrecht que colaboran en la investigación Lava Jato —por los sobornos de la constructora—declararon haber transferido a Emilio Lozoya sobornos por cerca de 10 millones de dólares, a cambio de su apoyo como funcionario público en México para obtener contratos de obra pública, lo cual fue rechazado por el exfuncionario federal.

    Esta es la aclaratoria de Jorge Márquez Montes sobre los señalamientos de Nieto.

    En relación a la nota publicada por su diario, derivada del reportaje del Wall Street Journal titulado “Ex-Mexican Prosecutor Says He Was Fired to Stymie Corruption Probe”, me permito comunicarle lo siguiente:

    Como funcionario de la Secretaría de Gobernación, mis responsabilidades incluían el mantener una comunicación plural con los distintos actores políticos, sociales e institucionales del país.

    Fue en ese marco que durante los 5 años y 2 meses que laboré en la SEGOB, sostuve encuentros con Santiago Nieto Castillo.

    Sin embargo, las imputaciones que hace el señor Nieto Castillo son absolutamente falsas y carecen de cualquier sustento. Es por ello que las rechazo categóricamente.

    Me he desempeñado como funcionario público por más de 20 años, y siempre lo he hecho con honradez, compromiso y entrega.

    Agradecemos se haga la aclaración correspondiente, y quedo en toda la disposición de hacer las precisiones necesarias, con respecto a esta publicación o cualquier otra.

    Animal Político
    Ciudad de México
    Jueves 15 marzo de 2018.


El expresidente de Odebrecht, la empresa que protagonizó la trama de corrupción más grande de Brasil, con ramificaciones en América Latina, salió de la cárcel.

Marcelo Odebrecht, el expresidente de Odebrecht condenado en el mayor escándalo de corrupción en Brasil, seguirá purgando su condena en una mansión de 3.000 metros cuadrados en Sao Paulo tras haber abandonado hoy la celda de 12 metros cuadrados en Curitiba en la que estuvo recluido dos años y medio.

El otrora todopoderoso presidente de la mayor constructora brasileña, una gigante multinacional con negocios en decenas de países, seguirá cumpliendo su condena en prisión domiciliaria gracias al acuerdo de colaboración judicial por el que se comprometió a confesar todas las corruptelas de su empresa.

El heredero de una de las mayores empresas de América Latina ha sido condenado hasta ahora a 31 años y 6 meses de prisión en dos de los siete procesos abiertos en su contra, pero el acuerdo de colaboración redujo esa condena a 10 años.

Tras dos años y medio en unas estrechas celdas de la Policía Federal en la ciudad de Curitiba, pasará los próximos dos años y medio en prisión domiciliaria, otros dos años y medio en régimen semi abierto (puede salir de día a trabajar) y los últimos dos años y medio en régimen abierto (sólo tendrá que estar los fines de semana en casa).

Los siete años y medio que le quedan de pena los pasará en su residencia en Sao Paulo, una mansión con piscina, gimnasio y varias comodidades en el exclusivo barrio de Morumbí, controlado por una tobillera electrónica que oficiales de Justicia le pusieron este martes.

El empresario, de 49 años y apodado "Príncipe", abandonó las celdas de la Policía Federal en Curitiba y fue trasladado a un foro de justicia donde fue informado por un juez de las reglas que tendrá que cumplir durante la prisión domiciliaria.

Tres horas después, ya con la tobillera electrónica, salió del foro judicial en un vehículo particular escoltado por dos patrullas de policía hasta un aeropuerto privado en Curitiba, en donde abordó un avión particular que lo trasladó hasta Sao Paulo.

Su abogado, Nabor Bulhoes, el único que habló con la prensa al final de la audiencia, aseguró que la definición de la mansión que queda en un condominio de lujo a pocos metros de la gobernación de Sao Paulo como la nueva prisión es un "asunto que sólo incumbe a Odebrecht y al juez de ejecuciones penales".

Marcelo Odebrecht en prisión domiciliaria

Agregó que el empresario sólo tendrá derecho a recibir visitas de sus familiares, sus abogados y de 15 personas incluidas en una lista que le entregó este martes al juez y que sólo tendrá autorización para abandonar la casa en dos oportunidades, con fechas aún no definidas y que serían para asistir a ceremonias de graduación universitaria de sus hijas.

"El único compromiso que tiene Marcelo Odebrecht en adelante es seguir colaborando con la Justicia en los términos del acuerdo de colaboración que firmó con la Fiscalía y como reconocidamente lo viene haciendo", dijo su abogado.

"Reiteró que su gran objetivo es volver a la convivencia familiar, algo muy importante para él", agregó.

Las penas iniciales a las que fue condenado por corrupción, lavado de dinero y asociación ilícita fueron reducidas tras el acuerdo que la Fiscalía firmó con 76 ejecutivos y exejecutivos de Odebrecht para que revelaran todas las corruptelas cometidas por la empresa en Brasil y otros países.

Además de ser uno de las principales implicadas en el gigantesco escándalo de corrupción por los desvíos en la petrolera estatal Petrobras, Odebrecht es investigada por sobornos pagados a dirigentes públicos en decenas de países para adjudicarse contratos.

Las revelaciones han provocado terremotos políticos en países como Panamá, Perú, República Dominicana y Ecuador.

Solo en Brasil, la divulgación de los testimonios de los ex directivos hizo que la Corte Suprema autorizara la apertura de 76 investigaciones contra casi 100 políticos aforados citados en las delaciones, entre ellos varios ministros del Gobierno del presidente Michel Temer.

Cuando cumpla su pena, Odebrecht todavía tendrá restricciones en el ámbito profesional, pues hasta 2025 estará impedido de ejercer cualquier función ejecutiva en las empresas de su familia, según el acuerdo que firmó con la Justicia.

Su padre, Emilio Odebrecht, ha anunciado que dejará la presidencia del Consejo de Administración el próximo abril, además de afirmar que ningún miembro de la familia volverá a presidir el grupo, en medio de un programa de reestructuración para "pasar página" de los escándalos de corrupción.

EFE
Curitiba, Brasil
Martes 19 diciembre 2019.


El detenido empresario Marcelo Odebrecht afirmó haber entregado esta suma al ex presidente de Brasil entre 2012 y 2013


El empresario brasileño Marcelo Odebrecht, ex presidente de la constructora Odebrecht, declaró ante la Justicia haber pagado 13 millones de reales (unos 4,15 millones de dólares) en efectivo al ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva entre 2012 y 2013, informaron medios locales.

Marcelo Odebrecht, preso desde junio de 2015, declaró este lunes ante el juez federal Sérgio Moro, responsable de las investigaciones del gigantesco caso de corrupción en Petrobras, que Lula es en realidad el beneficiario de los pagos descubiertos en las libretas de contabilidad de la empresa bajo el nombre de "amigo".

Se trata de la primera declaración del ejecutivo ante la justicia tras haber llegado a un acuerdo para delatar la trama de corruptelas alrededor de la petrolera estatal Petrobras a cambio de tener una rebaja en la condena.

Aunque su testimonio está bajo sigilo, fue filtrado a los medios de comunicación. Según las informaciones, Odebrecht aseguro haber entregado el dinero a Lula, presidente de Brasil entre 2003 y 2010, en pagos realizados entre 2012 y 2013.

El empresario también explicó que hizo varios pagos al Instituto Lula, que dirige el expresidente, para la compra de un terreno en el que debía construirse un edificio en el que la entidad tendría su sede.

Además, también habría entregado 50 millones de reales (cerca de 16 millones de dólares) para la campaña electoral en 2010 de Dilma Rousseff, ahijada política de Lula y sucesora suya en el cargo (2011-mayo de 2016), mediante el entonces ministro de Hacienda, Guido Mantega.

Odebrecht declaró que otros nombres que aparecían en la libreta de contabilidad del grupo, como "post-italiano" e "italiano", eran Guido Mantega y Antonio Palocci respectivamente.

Palocci, quien fue ministro con Lula y Rousseff, era el principal interlocutor del Gobierno con el grupo Odebrecht, según el empresario, y fue sustituido en la función por Mantega.

Odebrecht declaró en un proceso contra Palocci, acusado de usar su influencia en el Gobierno para favorecer los intereses de la constructora Odebrecht, la mayor de Brasil, y de la que habría cobrado 128 millones de reales (40 millones de dólares).

Tras conocer las acusaciones, el Instituto Lula emitió un comunicado en el que rechazó las acusaciones y dijo que el exmandatario no comentaría ninguna declaración bajo sigilo en la Justicia "filtrada selectivamente y de forma ilegal".

Odebrecht fue condenado a 19 años de prisión en uno de los procesos vinculados a la gran red de corrupción en Petrobras, en la que la constructora que dirigía es una de las más salpicadas por los desvíos.

Según investigaciones policiales divulgadas hoy por la prensa, el grupo Odebrecht, causó daños por valor de 5.684 millones de reales (unos 1.810 millones de dólares) en 11 contratos inflados firmados con Petrobras entre 2003 y 2014.

La mayor constructora de Brasil participó de un "cartel" con otras 15 importantes constructoras del país para hacerse con las licitaciones de manera fraudulenta de Petrobras, según ha descubierto la investigación.

Las autoridades comprobaron que ese exclusivo grupo obtenía contratos amañados con Petrobras, inflaban los valores y repartían las diferencias entre directores de la petrolera estatal y partidos políticos que amparaban la práctica y legislaban a favor de estas empresas.

El caso Petrobras investiga el mayor caso de corrupción de la historia de Brasil desde hace tres años y por la que han sido detenidos decenas de empresarios y políticos debido a su participación en la red de corrupción destapada en el seno de la petrolera estatal.
 
EFE
Brasil
Martes 11 de abril de 2017.


Marcelo Odebrecht está implicado en una trama de corrupción de la petrolera estatal

El juez Sérgio Moro, responsable por la Operación Lava Jato, que investiga desvíos de dinero en la estatal, considera a Odebrecht culpable de crímenes de corrupción, lavado de dinero y asociación criminal. Según Moro, Odebrecht formó un "club" con otras compañías para conseguir licitaciones fraudulentas con Petrobras. "Los contratistas acordaban previamente quiénes se llevarían los contratos, manipulando los precios durante la licitación. Conseguían, sin competición real, contratos al precio más alto posible", afirma la sentencia.

El magistrado califica el sistema de lavado de dinero que usaba Marcelo Odebrecht de "sofisticado", con cuentas en el exterior de Brasil, y lo acusa de realizar pagos ilícitos por valor de 108 millones de reales (28,7 millones de dólares) y 35 millones de dólares a empleados de Petrobras. Los sobornos servían para que los trabajadores "no obstaculizaran el funcionamiento de la trama y los ajustes fraudulentos de las licitaciones", según Moro.

Marcelo Odebrecht presidió entre 2008 y 2015 el grupo de ingeniería y construcción creado por su abuelo Norberto. Dejó el cargo en junio de 2015, cuando entró en prisión preventiva por el escándalo de Petrobras. El empresario es uno de los pocos acusados en la operación Lava Jato que no ha aceptado un acuerdo de delación premiada (confesiones a cambio de rebajas en la condena) con la Justicia.

Su abogado, Nabor Bulhões, ha calificado la sentencia de "equivocada e injusta". Según él, "todos los delatores eximieron a Marcelo, así como los 97 testigos oídos en el proceso (...). Los acusados [en el mismo proceso] interrogados en juicio no se refieren a él a no ser para decir que no tienen conocimiento de que él participara de actos ilícitos". Odebrecht aún puede recurrir la sentencia.

Entre 2001 y 2014, Odebrecht participó en 120 concursos de licitación para Petrobras, de los que se llevó el 10%. Uno de los delatores de la trama de corrupción de la estatal, el presidente de la constructora Camargo Corrêa (también implicada en la red) Dalton Avancini aseguró que Odebrecht lideraba el "club de las constructoras", como llamaba a las 23 empresas que supuestamente conseguían licitaciones de Petrobras de forma fraudulenta.

El grupo empresarial que heredó Marcelo Odebrecht abarca la construcción, la ingeniería, la petroquímica, la energía, la industria naval y la defensa. Sus negocios, que prosperaron durante la dictadura militar de Brasil (1964-1985) y el llamado milagro brasileño, incluyen la construcción de la sede central de Petrobras, una universidad, un aeropuerto y una central nuclear. Hoy, con 168.000 empleados, opera en 28 países y en 2014 facturó 107.000 millones de reales, según datos de la corporación.

El País
Gil Alessi
Marina Rossi
São Paulo
Martes 8 de marzo de 2016.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter