•    El colapso de hospitales, morgues y funerarias alarga el duelo de las familias de la comunidad latina, la más golpeada por el virus en EE UU

•    De Nueva York a Puebla: el viacrucis de repatriar un cuerpo desde el epicentro mundial de la pandemia


Se despidieron hace casi tres semanas. El pasado 10 de abril, los familiares de Alfredo Meneses recibieron la llamada que habían esperado durante días. Viajaron al North Shore University Hospital a las afueras de Manhattan con la esperanza de recibir buenas noticias. “Ay flaca, estuve en el sol todo el día y después me agarró la lluvia, se me hace que me va a dar gripa”, se lamentó a mediados de marzo cuando iba a llegar a su casa en Queens. “Ve al doctor, Alfredo”, le pidió su hermana, María del Carmen Meneses. Después vino la prueba por coronavirus. El diagnóstico positivo. El aislamiento en el hospital. Una lenta mejoría. Su traslado a un segundo hospital. La desesperación por salir del hospital. La impaciencia por no poder ir a visitarlo, verlo. Aquel viernes, María del Carmen y su cuñada por fin recibieron el permiso y viajaron una hora hasta llegar al sanatorio. “Cuando llegamos, tenía una media hora de haber fallecido”, cuenta María del Carmen, con la voz entrecortada del otro lado del teléfono.

El deseo de la familia es que sus restos puedan viajar más de 4.000 kilómetros hasta Santiago Momoxpan, un pequeño pueblo absorbido por la mancha urbana de Puebla, en el centro de México. Pero lo que antes duraba unos días, hoy toma semanas. Aquel 10 de abril murieron 777 personas en Nueva York, a un ritmo de 33 muertos por hora. El día siguiente fueron 783 fallecidos. El siguiente, 758. Y así hasta superar la cifra de más de 22.000 defunciones hasta esta semana. El epicentro mundial de la pandemia está colapsado. Los hospitales están saturados. Los servicios funerarios no se dan abasto con los cuerpos. Las funerarias también están desbordadas. Y los vuelos directos a México están suspendidos. En la zona más afectada del planeta, ningún otro grupo demográfico ha sido más golpeado por el virus que la comunidad latina, con más de un tercio de los decesos totales, según datos oficiales. Y repatriar los cuerpos a sus países se ha vuelto una odisea.

“Quería que Alfredo se fuera de cuerpo presente, pero me dicen que es casi imposible”, comenta resignada su hermana. El Gobierno da cuenta de 448 mexicanos fallecidos por coronavirus en Nueva York y casi nueve de cada diez solicitudes que recibe el consulado están relacionadas con trámites para repatriar sus cuerpos. María del Carmen Meneses llama cada tercer día a la funeraria, manda correos electrónicos, insiste, vigila cada parte del proceso y busca opciones en otras funerarias, pero la respuesta siempre es la misma. Su hermano Alfredo lleva casi 20 días en una morgue. “No quiero que después me digan que no saben dónde quedó el cuerpo”, lamenta sobre el estira y afloja en el que está atrapada. “Ya no puedo hacer más”, dice desesperada. “Es un viacrucis para las familias”, afirma el cónsul mexicano en Nueva York, Jorge Islas.

A la espiral de la crisis sanitaria y económica que azota a la ciudad más poblada de Estados Unidos y al mundo entero, se le suma el impacto social, familiar y personal. “Lo describiría como una novela apocalíptica”, resume Islas, después de un largo suspiro. “Es una situación indescriptible”, agrega Islas, que apela a palabras como zozobra, frustración e incertidumbre para digerir sus emociones. No solo es el efecto en cadena del colapso de los centros sanitarios. Es el grito de auxilio de un lugar que no puede enterrar a sus muertos y que ha tenido que comprar 45 morgues móviles para conservar en refrigeración 3.500 cuerpos. Es el laberinto burocrático de una ciudad en cuarentena, en donde los trámites se tienen que resolver desde casa. Es la urgencia de abrir el consulado en medio de la emergencia, aunque no se pueda.

Después de que el paciente fallece en un hospital o una ambulancia recoge su cuerpo en su casa, el cadáver es llevado a una morgue. Ahí inicia un periodo de dos semanas para completar los trámites funerarios y obtener un acta de defunción, emitida por las autoridades sanitarias locales, aunque esos plazos se han extendido por la contingencia. Se requieren permisos especiales para el transporte del cuerpo en Nueva York, así como cápsulas especiales para los féretros y químicos especiales para tratar los restos. Después de completar todos los pasos, el consulado emite un visado especial para el traslado a México, donde cada Estado tiene sus propias restricciones a nivel local.

El vuelo del ataúd tendría que hacer varias escalas o, en su defecto, habría que encontrar un servicio de mensajería que esté dispuesto a hacer el viaje hasta los Estados de Puebla, Oaxaca, Tlaxcala y Guerrero, de donde viene el 90% de los 1,2 millones de mexicanos que viven en Nueva York. Con todas las restricciones, ningún cuerpo ha sido mandado para ser inhumado en México y solo una de las casi 450 peticiones que ha recibido el consulado ha solicitado esa opción. “Es prácticamente imposible”, insiste Islas, repitiendo las mismas palabras que retumban en la cabeza de la familia Meneses. Es el mismo atolladero que enfrentan los consulados y las familias de las víctimas neoyorquinas.

Las cremaciones se han vuelto una válvula de escape frente a la crisis forense. Tienen mejores probabilidades por cuestiones de espacio, transporte y costo, y enfrentan menos complicaciones porque los familiares pueden llevar por ellos mismos la urna a México. “Alfredo está en una lista de espera para la cremación, pero espero que me entreguen sus cenizas esta semana”, comenta Meneses.

El consulado da reembolsos parciales tras las cremaciones, que cuestan entre 900 y 1.800 dólares. El cálculo de Islas es que para mayo se regularicen los traslados de restos cremados y para junio, de cuerpos para inhumación. La representación mexicana también ha abierto 20 líneas telefónicas para dar atención en los temas comunes, desde despidos hasta discriminación, así como para ofrecer consultas de telemedicina y apoyo psicológico, en especial por el aumento de la violencia doméstica, el abuso de sustancias y los trastornos mentales. “La epidemia es un caldo de cultivo en el que la gente explota”, lamenta Islas.

Y luego están el duelo y el recuerdo. “Alfredo era un gran ser humano, muy alegre y generoso, ayudaba en todo lo que podía”, cuenta su hermana, la primera de sus cinco hermanos en dejar Momoxpan y tomar rumbo a Nueva York hace 24 años. Poco después, se fueron casi todos, salvo su madre y un hermano. La familia se adaptó rápido a Puebla York, como se conoce a Manhattan por el número de poblanos que residen ahí.

Los tres hijos y los sobrinos de Alfredo Meneses creían que era como spiderman. Se colgaba de los edificios más altos de la ciudad, a veces de 100 o 120 pisos, cuando se iba a trabajar en la construcción. Tenía la costumbre de cantar en todas partes y en su repertorio personal no podían faltar las canciones de Pablito Ruiz. “¡Ay, ya modernízate, esa canción es de tus tiempos!”, le rogaban sus hermanos apenas se arrancaba a repetir una y otra vez “Oh mamá, estoy enamorado”. Alfredo, sin embargo, todavía era joven, tenía 43 años.

“Sus compañeros de trabajo bromeaban al principio, decían que se había ido de vacaciones”, recuerda su hermana. “Cuando supieron que estaba en el hospital, se dieron cuenta de la gravedad de todo”, comenta Meneses, que se contagió al mismo tiempo que su hermano y logró recuperarse tras tres semanas en cama. “No creían en esto, creían que no les iba a pasar nada y no tomaban ninguna precaución”, dice molesta.

En ambos lados de la frontera, la preocupación de que la necesidad económica y la temeridad no empujen a los mexicanos a salir a la calle es latente. También en Queens, donde viven los Meneses y donde una cuarta parte de los habitantes son latinos. “Gracias a Dios, nosotros nos pudimos levantar, pero Alfredo, no. Todo fue muy rápido”, dice antes de colgar el teléfono.

La red consular más grande del mundo, ante la pandemia

La pandemia en Estados Unidos ha llevado al límite a la red consular de México, la más grande del mundo, con más de 50 representaciones. “Estamos en una situación extraordinaria que requiere medidas extraordinarias”, resume Alicia Kerber, cónsul en Houston. Con más de dos millones de habitantes de origen mexicano, Kerber pone la mira en que los empleos de los migrantes no se erosionen y en dar atención con perspectiva género a las víctimas de violencia doméstica, que aumentaron un 20% desde principios de mes. Otro foco de atención son las cárceles y los centros migratorios de detención. “Texas es muy Texas, pero no ignora la realidad económica y la interdependencia de ambos países”, afirma la cónsul.

En Los Ángeles, donde hay cuatro millones de mexicanos, la prioridad es proteger a los trabajadores agrícolas, muchos indocumentados, que han sido catalogados como esenciales. “Los mexicanos están dando de comer a Los Ángeles”, afirma Marcela Celorio, la cónsul. “El coronavirus ha sido un punto de inflexión, llevamos décadas buscando que se reconozca su trabajo”, agrega. Celorio busca que se garanticen las condiciones sanitarias de los trabajadores, y ha canalizado apoyos y despensas para sus familias.

La prioridad es proteger la salud de los migrantes mexicanos, así como resolver las solicitudes de repatriaciones. México ha confirmado 566 defunciones de connacionales en Estados Unidos, que ya ha rebasado el umbral de las 60.000 muertes y el millón de contagios. “Estamos demostrando quién es la comunidad mexicana, nuestros lazos de solidaridad y ayuda, todos estamos empujando ante la adversidad”, afirma Islas.

El País
Elías Camhaji
Ciudad de México
Jueves 30 de abril de 2020.


Trae equipo de protección personal, como cubrebocas N95


Ciudad de México.- Este martes llegó a las 21:04 el que fuera el hangar presidencial del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) el avión denominado Misioneros de Paz, el cual transportó desde Shanghái insumos médicos para hacer frente al COVID-19.

El vuelo 9835 despegó de Shanghái con una importante carga de insumos médicos que el Gobierno de México adquirió.

Durante el reporte de coronavirus en México, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, dijo que este avión proveniente de China trae equipo de protección personal, como cubrebocas N95. "Esto nos va a permitir cubrir el 100% de las necesidades", aseguró.

La subsecretaria de Relaciones Exteriores para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, Martha Delgado, fue quien estuvo presente en la entrega-recepción del equipo médico adquirido, en coordinación con la embajada de México en China y el consulado en Shanghái.

El Universal
Ciudad de México
Martes 07 de abril 2020.


Subsecretario de Salud dijo que se requieren los recursos para insumos


Ciudad de México. - El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, aseguró que se requieren 3 mil 500 millones de pesos para insumos que ayuden a combatir la epidemia del coronavirus, la cual podría durar 12 semanas.

"Hay una noticia positiva que ha sido motivo de preguntas ¿cuánto se va a destinar para contener la epidemia. Anticiparíamos una cifra de casi 3 mil 500 millones de pesos en insumos", dijo en conferencia acompañado del presidente.

"Esta no va a ser una epidemia corta, ya lo hemos dicho, pero quiero volverlo a dejar en claro, hemos dicho que la epidemia puede durar cuando menos 12 semanas, que es lo que duró en China, llegó a un punto máximo más o menos a la mitad de esas semanas y comenzó a descender".

El material que se requiere es equipo de diagnóstico, material de laboratorio, insumos de diagnóstico, insumos de protección personal para pacientes y personal de salud y ventilación de soporte de vida, entre otros.

Comentó que debido a la duración que se prevé, adelantar las intervenciones podría agotar a la población.

Indicó que actualmente hay 82 personas con el virus en el País y más de 500 personas sospechosas.

Asimismo, ha habido evaluación de más de mil personas.

López-Gatell pidió no politizar el tema del Covid-19 y centrarse en la información técnica.

Esto luego que ayer legisladores de oposición calificaran como un acto de ineptitud y de irresponsabilidad sus declaraciones al asegurar que de tener coronavirus, el presidente Andrés Manuel López Obrador no podría contagiar a más personas porque posee una "fuerza moral" y no de contagio.

"Me preocupa ver que se sumaron distintas voces muy legítimas creíbles, autorizadas, respetables que posiblemente motivadas por esta sensación de incertidumbre, de ansiedad natural, predecible y legítima hicieron juego desde esta perspectiva, el compromiso es centrarnos en lo técnico que me han depositado instancias para conducir la epidemia", señaló.

"Que se me vea como funcionario técnico y no se me trate de llevar a la esfera política, la cual no me interesa".

Agregó que las medidas principales para la población son las de higiene y las de sana distancia.

Suman 93 casos de coronavirus en México

La Secretaría de Salud reportó 206 casos sospechosos y 672 negativos

Ciudad de México— La Secretaría de Salud confirmó que de ayer a hoy se registran 11 nuevos casos de Covid-19 en el país, con lo que suman 93 en total.

La dependencia federal además reportó 206 casos sospechosos y 672 negativos.

La Ciudad de México es la entidad con más casos registrados.

En conferencia de prensa, José Luis Alomía, director general de Epidemiología, detalló que de los casos confirmados 88 por ciento corresponde a pacientes ambulatorios y 12 por ciento hospitalizados.

El caso más joven es de 18 años y el mayor de 80 años.

De acuerdo con el reporte, el 91 por ciento de los 373 contactos de los casos confirmados no presentó sintomatología.

El 9 por ciento sí tuvo síntomas, de los cuales nueve resultaron positivos y se les considera casos asociados a importación.

A medida que se incrementen los casos asociados a importación se acerca el país a la fase dos, con transmisión del virus comunitario, indicó el funcionario.

Suspenden misas dominicales por Covid-19

La CEM llamó a los obispos y sacerdotes a evitar que feligreses se den la mano durante el 'saludo de paz'

La Conferencia del Episcopado Mexicano anunció que, para evitar posibles contagios de Covid-19, quedarán suspendidas las misas dominicales en las iglesias del País.

Asimismo, la CEM aplicó misma medida para retiros religiosos, asambleas, congresos, jornadas y catequesis.

En un comunicado, la Iglesia mexicana recomendó transmitir en plataformas digitales y medios de comunicación públicos y privados las ceremonias, mientras dure la emergencia por el coronavirus.

"Asumamos estas medidas de emergencia nacional con serenidad, sabiduría y responsabilidad como manifestaciones de amor, solidaridad y cuidado entre hermanos", indica el texto difundido por la CEM.

Reforma
Ciudad de México
Martes 17 de marzo 2020.


Ese día, la actriz de Una Eva y dos Adanes comió carnitas, mole, chalupitas, guacamole, gusanos de maguey, acompañados de tequila y daiquirís. Un mariachi, traído ex profeso para la ocasión, alegró el banquete.


Ciudad de México. - ¡Señor Guillén, señor Guillén, ahí viene Marilyn Monroe!”, exclamó emocionado uno de los empleados cuando vio bajar de un automóvil de lujo a la actriz que acompañada de un séquito de, por lo menos ocho personas, partió plaza dispuesta a probar los platillos mexicanos en el tradicional restaurante taurino El Taquito.

“Su visita no estaba planeada, llegó de improviso. Ese día, el entonces regente capitalino, Ernesto P. Uruchurtu, le llamó a mi papá Rafael Guillén para decirle que tuviera mucho cuidado porque le mandaría a una persona muy especial y le pedía que la atendiera bien”, relató Marcos Guillén, uno de los propietarios del lugar.

Su padre insistió en saber de quién se trataba, pero el político no quiso revelarlo y a los 15 minutos después de colgar, el Lincoln color negro ya estaba estacionado en el número 69 de la calle Del Carmen en el Centro Histórico. Era viernes, 23 de febrero de 1962.

La estrella de Hollywood fue conducida al salón Dorado, hoy denominado Santiago, en una mesa junto a uno de los balcones del lugar y en cuyo lugar ocupado, hoy luce una silla cubierta de rojo en el respaldo, como símbolo especial de su visita.

Entremeses compuestos por sopes, nopalitos, quesadillas, guacamoles, chalupas, carnitas, mole y chicharrón fueron colocados de inmediato en la mesa para agasajar a los presentes, así como tacos dorados de pollo y mole poblano.

De beber sirvieron tequilas, cervezas, martinis, margaritas y daiquirís. También hubo banderillas tricolores integradas de licor de crema de cacao clara, granadina y menta verde.

“Estábamos en temporada de gusanos de maguey y mi papá ofreció a Marilyn probarlos, por lo que, en la foto alusiva de su recuerdo, se le observa sonriente tomando el taco de gusanos y al lado una copa de margarita”, contó a Notimex en entrevista.

Monroe comió dos tacos, además, bebió jugo de carne, probó unas chalupas y quesadillas de flor de calabaza, papa, queso y huitlacoche.

“Aunque no sabía de qué estaba hecha cada cosa, se comió todo lo que le trajeron”, aseguró Guillén, quien orgulloso y en tamaño gigante, presume en su oficina la imagen de la rubia estadounidense que portaba un vestido negro de encaje en la parte superior y un abrigo del mismo tono.

Los grupos norteños y el mariachi son tradicionales de El Taquito, pero para ese momento, los dueños eligieron a este último. Se trataba del Mariachi de Felipe Marmolejo que interpretó en su honor temas como “El son de la negra”, “Cielito lindo”, “Guadalajara”, “La Malagueña”.

El entonces dueño del restaurante también llamó al quinteto Los Camaradas, que cantó para ella los emblemáticos boleros “Bésame mucho” y “Peregrina”, por citar algunos.

“Tengo entendido que llegó acompañada por un grupo de amigos de ella y varios periodistas. Permaneció unas dos horas y todos los meseros la querían atender. Ella se portó muy amable, abrazó a mi padre y le dio su beso. Asimismo, accedió a tomarse fotos con todos los que ahí se encontraban”.

La visita de la actriz fue de gran relevancia para el antiguo comedor que en julio próximo celebrará el primer centenario de su fundación. Ahí ya habían asistido Dolores del Río, María Félix y Elsa Aguirre, entre otras bellezas del cine nacional, pero Marilyn resaltó por su belleza y sensualidad.

Acerca de si la protagonista de “Los caballeros las prefieren rubias” (1953) pagó la cuenta o no, Marcos Guillén no está seguro, pues nunca le preguntó a su padre. Sin embargo, asegura, eso es lo de menos “porque esa tarde ella irradió con su luz todos los rincones de El Taquito”. (lunes 01 de agosto 2016)

Notimex
Ciudad de  México
Viernes 14 de febrero de 2020.


Los primeros 12 meses del presidente mexicano en el gobierno han sido de claroscuros. En su primer año promovió numerosos programas sociales, pero enfrentó crisis de seguridad, problemas económicos y conflictos diplomáticos.

De Andrés Manuel López Obrador (AMLO) podría decirse que carga con un chaleco antibalas. A pesar de haber soportado varios problemas e inconvenientes, como el recrudecimiento de la violencia y la contracción de la economía mexicana, la popularidad del presidente permanece intacta y en niveles inéditos para un mandatario tras cumplir su primer año.

Mientras que la mayoría de los presidentes suelen perder popularidad al primer año de llegar al poder, el caso de AMLO en México indica todo lo contrario. Tras 12 meses en el gobierno, el mandatario de izquierda alcanzó cifras de aceptación nunca vistas en su país. El 70 % de los mexicanos creen que está haciendo un buen gobierno, de acuerdo con una reciente encuesta de la firma De las Heras Demotecnia.

La explosión del gasoducto en Tlahuelilpan, la amenaza del gobierno de Estados Unidos de nuevos aranceles, la “guerra” en Sinaloa por la captura de Ovidio Guzmán, el hijo del Chapo Guzmán, el asesinato de miembros de la familia mormona LeBaron y el asilo a Evo Morales han sido hasta el momento los momentos más difíciles de su gobierno, de acuerdo con el mismo López Obrador. Sin embargo, el mandatario asegura que ha corrido también con suerte.

“Hemos pasado en un año por momentos difíciles, pero no muchos”, dijo el presidente desde Palacio Nacional al presentar un balance sobre su primer año de gobierno.

Dentro de sus logros el mandatario destacó los grandes programas de bienestar para ayudar a los ancianos, los jóvenes y los pobres, y ha presupuestado US$13.000 millones en gasto social para el año próximo. También resaltó que subió el salario mínimo y que por primera vez hay un gabinete paritario, entre mujeres y hombres.

Pero quizás el más grande de todos es que en un país cansado de los escándalos de corrupción política, López Obrador puede presumir que los ha evitado.

Pero si su popularidad está en unos índices muy altos, los indicadores económicos y sociales muestran otra realidad. De acuerdo con el Banco Central de México, la economía del país se contrajo y no crecerá por primera vez en 10 años. AMLO había pronosticado un crecimiento de 2,0% de la economía para este 2019 y un promedio de 4% para su sexenio, pero esos objetivos ahora están seriamente comprometidos.

“El establecer como objetivo principal la redirección de recursos públicos para programas asistencialistas ha tenido un alto costo de oportunidad en el freno a la economía”, opina el analista mexicano Luis Estrada, director del centro de pensamiento SPIN. “La cancelación de programas que habían demostrado éxito en el pasado, así como proyectos como el del aeropuerto de México han tenido un impacto negativo en la confianza de los inversionistas”, agrega.

Otro tema que ha calado es el de la violencia del narcotráfico. El año 2019 ha sido particularmente violento para México, a pesar del cambio de estrategia para combatir el crimen por parte de AMLO. El plan contempla atacar las causas de la delincuencia con becas y empleo a jóvenes, así como un amplio programa contra las adicciones. También se creó la Guardia Nacional, integrada por policías militares y navales para sustituir a la Policía Federal.

No obstante, a pesar de sus intenciones, el presidente y su estrategia contra la inseguridad no han logrado contener la violencia en México. En lo que va de este año se han cometido más de 29.000 homicidios, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Una cifra que pinta para ser récord histórico, según este organismo. Le puede interesar: Las fallas de la estrategia de seguridad de López Obrador

También se han presentado algunas crisis, como la fallida operación para arrestar en Culiacán a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín el Chapo Guzmán y el aumento de las masacres, siendo la más mediática la de la familia mormona estadounidense LeBaron, que dejó nueve muertos, entre ellos seis niños.

“La política que resume en “abrazos no balazos” podría dar resultado, pero en el largo plazo”, explica el mexicano Roy Campos, presidente de la firma encuestadora Consulta Mitofsky. Para el analista, si bien hay que darle tiempo a la estrategia del presidente, es claro que todavía hay delincuencia y que se necesita de la fuerza al Estado para enfrentarla. “Tarde o temprano veremos de nuevo esta fuerza en el combate”, dice a El Espectador.

Su relación con la prensa mexicana tampoco es la mejor. Organizaciones como Amnistía Internacional han llamado la atención por la retórica utilizada por el mandatario contra periodistas que son críticos con su gobierno. Esto, según la ONG, es grave porque promueve “un ambiente hostil” contra los reporteros en un país en el que ya de por sí es difícil ejercer el periodismo. A lo largo de este año, dice Amnistía Internacional han muerto al menos 15 periodistas. Vea también: Las alarmantes cifras de violencia en México

Pero a pesar de lo que muestran los indicadores, lo cierto es que AMLO no ha recibido esas balas. Por el contrario, aunque la percepción de la ciudadanía frente a temas como la inseguridad y la economía sí ha decaído, no es el caso de la opinión hacia el presidente mexicano. Analistas consultados por este diario concuerdan en que su principal acierto ha sido el mantener su imagen de hombre honesto y humilde. De hecho, según la encuesta de la firma De las Heras Demotecnia, el 72 % creen que es una persona sincera, 79 % que es un líder y el 80 % lo consideran una persona cercana a la gente.

“La popularidad de AMLO se basa en su personal estilo de gobernar. Gusta, y mucho, que madrugue. Es una señal de que sí está trabajando desde temprano por cambiar al país. También gustan sus conferencias matutinas de prensa y giras semanales. Dan la impresión de un presidente omnipresente”, explica Leo Zuckermann, analista político y académico mexicano.

“Después de un año su imagen de honestidad está intacta y ha logrado comunicar que este es un cambio verdadero y no solo un cambio de personas, que son las dos variables que lo hicieron ganar”, dice Roy Campos, de Consulta Mitofsky. “Además, políticamente logró sacar todas las leyes que propuso y tumbar todas las que prometió en campaña”, agrega el analista.

Un “malabarista” internacional

La llegada de AMLO al poder en México significó también el regreso de la denominada doctrina Estrada, una vieja norma que orientó la política exterior del país durante la mayor parte del siglo XX. Promulgada en 1930, la doctrina Estrada sentó los principios de libre autodeterminación de los pueblos y de no injerencia en los asuntos internos de otros países como elementos rectores de la diplomacia mexicana.

A solo un mes de su posesión, el regreso de esta norma se hizo evidente con la decisión del Estado mexicano de desmarcarse del Grupo de Lima, del cual su país hacía parte, y reconocer a Nicolás Maduro como legítimo presidente de Venezuela. Si bien no lo ha apoyado públicamente, tampoco lo ha criticado. Ha decidido mantenerse neutral.

“La política exterior de AMLO es política interior. El presidente ha mencionado varias veces que “no quiere ser candil de la calle y oscuridad de su casa”, como dice un dicho mexicano”, dice Luis Estrada, presidente del centro de pensamiento mexicano SPIN.

Sobre la aplicación de esta norma, hay voces a favor y en contra. “Con ello México recupera el protagonismo de la diplomacia que tuvo hasta el inicio de los años noventa, dijo a BBC Mundo el exdiplomático mexicano Eduardo Navarrete. “Demasiado cerca está de Maduro y lejos del pueblo venezolano”, manifestó por su parte Vicente Fox, expresidente mexicano y acérrimo enemigo político de AMLO.

Pero la doctrina Estrada tuvo el mes pasado una nueva prueba. La forma en que México asumió la crisis política de Bolivia, al ofrecerles asilo a Evo Morales y a varios de sus funcionarios, le han significado al mandatario críticas por su “espectacularidad”.

“En el caso de Bolivia, el problema no fue haber dado asilo a Morales, sino la forma y el espectáculo que se montó”, opina Roy Campos, de Consulta Mitofsky. “Se le mandó un avión y parecía algo como un rescate. No sabemos cómo se hacía antes, pero hacerlo hoy es estar sujeto a la exposición y a la crítica”, explica.

Sin embargo, la crisis boliviana no es la última que ha tenido que sortear AMLO. La creciente violencia por parte del narcotráfico tiene intranquilo a Estados Unidos, su poderoso vecino del norte, que amenazó incluso con nombrar como “terroristas” a los carteles mexicanos. Pero, a diferencia de su antecesor Enrique Peña Nieto, López Obrador ha lidiado de manera “magistral” su relación con Donald Trump, de acuerdo con expertos consultados por este diario.

“AMLO no se enfrenta a Trump por pragmatismo, sabe del daño que podría hacernos con cualquier decisión incluso sin apoyo del Congreso, así que prefiere no enfrentarlo como política de Estado. Tenemos enfrente amenazas de aranceles, de la firma del T-MEC y ahora de la declaración de terroristas a los delincuentes mexicanos”, explica Roy Campos.

“Mientras Trump sea presidente, desde la aprobación del T-MEC hasta cualquier amenaza comercial, pasando por críticas severas a las políticas del gobierno mexicano, serán aceptadas por AMLO con tal de no generar un pleito que seguro perdería”, concuerda Luis Estrada, del SPIN.

El Espectador
Jesús Mesa / @JesusMesa
Bogotá, Colombia / México
Domingo 01 de diciembre de 2019.


"Me duele abandonar el país por razones políticas, pero siempre estaré pendiente. Pronto volveré con más fuerza y energía", escribió el expresidente


Después de haber sido el primer presidente indígena de su país, y quien tuvo el mandato más largo de su historia hasta el momento, Morales informó de su partida a través de Twitter un día después de que se viera obligado a renunciar por presiones del ejército y de manifestantes de la oposición que lo señalaban por fraude tras los comicios presidenciales del 20 de octubre.

"Hermanas y hermanos, parto rumbo a México, agradecido por el desprendimiento del gobierno de ese pueblo hermano que nos brindó asilo para cuidar nuestra vida. Me duele abandonar el país por razones políticas, pero siempre estaré pendiente. Pronto volveré con más fuerza y energía", decía el mensaje.

Evo Morales Ayma

@evoespueblo
 Hermanas y hermanos, parto rumbo a México, agradecido por el desprendimiento del gobierno de ese pueblo hermano que nos brindó asilo para cuidar nuestra vida. Me duele abandonar el país por razones políticas, pero siempre estaré pendiente. Pronto volveré con más fuerza y energía.

Horas antes, el canciller mexicano Marcelo Ebrard informó su país accedió a conceder asilo al exmandatario. Según Ebrard, recibió una llamada de Morales en la que éste solicitó "verbal y formalmente asilo político" y que se le concedió porque "su vida y su integridad corren riesgo".

El diplomático agregó que su país había recibido otra veintena de solicitudes de asilo por la misma situación, aunque no especificó de quién se trataba.

Poco antes, el mando militar de Bolivia ordenó la salida de soldados a las calles de La Paz y otras ciudades para repeler a "grupos vandálicos violentos que causan terror en la población", anunció el lunes en la noche el general William Kalimán, Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas.

México otorga asilo político a Evo Morales

Por la noche, antes de anunciar su salida, el expresidente tuiteó una foto suya recostado sobre un piso austero y unas mantas. "Así fue mi primera noche después de dejar la presidencia forzado por el golpe de Mesa y Camacho con ayuda de la Policía. Así recordé tiempos de dirigente. Muy agradecido con mis hermanos de las federaciones del Trópico de Cochabamba por brindarnos seguridad y cuidado".

Avión mexicano viaja a Bolivia a buscar a Morales; hace escala en Perú

Fuentes militares de Lima confirman que la aeronave espera el permiso de las autoridades aeronáuticas bolivianas para partir hacia ese país

Un avión de la Fuerza Aérea Mexicana llegó este lunes a Lima, desde donde se dirigirá a Bolivia a buscar al renunciado presidente Evo Morales, a quien México concedió asilo, informó una fuente militar peruana.

"Tenemos la aeronave de la Fuerza Aérea de México en el parqueo del Grupo 8 (de la Fuerza Aérea del Perú, contiguo al aeropuerto internacional Jorge Chávez de Lima). Aún no tenemos su hora de salida hacia Bolivia", dijo la fuente a la AFP.

"La aeronave llegó hace una hora (hacia las 16:00 locales), no tenemos más información", indicó.

México otorga asilo político a Evo Morales

Según fuentes del gobierno peruano, el avión espera el permiso de las autoridades aeronáuticas bolivianas para partir hacia ese país.

En tanto, el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández dijo que el mandatario peruano Martín Vizcarra habilitó un espacio aéreo de Perú para que puedan volar el avión de México a Bolivia para buscar a Morales, quien renunció el domingo acorralado por protestas masivas tras su polémica reelección en los comicios de octubre.

Fernández habló en la presentación de un libro en la que además expresó "su eterna gratitud" hacia el Presidente Andrés Manuel López Obrador por darle asilo a Evo Morales y hacia el mandatario paraguayo Mario Abdo, quien dijo que estaban las puertas abiertas de Paraguay para recibir al renunciado mandatario boliviano.

AP /  AFP
Ciudad de México / La Paz
Lunes 11 de noviembre de 2019.


Ebrard informó que hasta el momento 20 personas que eran parte del Poder Ejecutivo y Legislativo en Bolivia ya recibieron asilo.


Notimex.- El Gobierno de México ofreció asilo al expresidente boliviano Evo Morales, e informó que hasta el momento 20 personas que eran parte del Poder Ejecutivo y Legislativo en Bolivia ya recibieron asilo.

El canciller Marcelo Ebrard aseguró mediante su cuenta en Twitter que “México, de conformidad a su tradición de asilo y no intervención, ha recibido a 20 personalidades del Ejecutivo y Legislativo de Bolivia en la residencia oficial en La Paz, de así decidirlo ofreceríamos asilo también a Evo Morales”.

Marcelo Ebrard C.

@m_ebrard
 México,de conformidad a su tradición de asilo y no intervención, ha recibido a  20 personalidades del ejecutivo y legislativo de Bolivia en la residencia oficial en La Paz, de así decidirlo ofrceríamos asilo también a Evo Morales.

14,5 mil
17:35 - 10 nov. 2019
Información y privacidad de Twitter Ads
12,4 mil personas están hablando de esto

Previamente el canciller mexicano había escrito que en Bolivia había una operación militar en curso, luego de que el ahora exmandatario Morales presentó su renuncia al cargo.

Marcelo Ebrard C.

@m_ebrard
 En Bolivia hay una operación militar en curso, la rechazamos,es similar a aquellos trágicos hechos que ensagrentaron nuestra América Latina el siglo pasado. México mantendrá su posición de respeto a la democracia y las instituciones. Golpe no.

9.839
16:46 - 10 nov. 2019
Información y privacidad de Twitter Ads
7.722 personas están hablando de esto

Forbes
Ciudad de México
Domingo 10 de noviembre 2019.


El escritor Enrique Serna retrata el lado oscuro del reportero Carlos Denegri en su novela ‘El vendedor de silencio’

El periodista Carlos Denegri fue asesinado en su casa por su esposa la madrugada del 1 de enero de 1970. La pareja, bebida, había discutido fuertemente. Era el enésimo choque de un matrimonio que apenas sumaba 18 meses de unión. El cuerpo del reportero mexicano que había arrancado exclusivas en los cinco continentes entrevistando a Pío XII, Martin Luther King, Kennedy, Franco, Perón, Sinclair Lewis y varios más yacía sobre una alfombra color mostaza. “La esposa permaneció todo el tiempo en la sala, sin comprender la magnitud de la tragedia”, se leyó en la crónica del Excélsior, el diario donde el muerto firmó por 30 años. Ese fue el colofón de una vida periodística esplendorosa convertida en leyenda negra por la misoginia y la corrupción.

Enrique Serna (Ciudad de México, 1959) fue seducido por esta leyenda hace 25 años, cuando comenzó a leer las anécdotas sobre Denegri narradas por sus contemporáneos. El hombre que llegó a caballo al hospital el día que murió su padre; el corresponsal de guerra que escribió sobre los jóvenes pilotos de la Real Fuerza Aérea; el júnior que transó con corruptelas mientras su padre fue embajador de México en España durante la Guerra Civil. El resultado es El vendedor de silencio (Alfaguara), un perfil novelado que viaja a la mente de quien ha sido llamado “el reportero de México”. Julio Scherer, uno de los grandes referentes del periodismo mexicano, describió en La terca memoria la contradicción de Denegri. “Genial en la primera plana de Excélsior, toda para él. Cruel e insensible en su vida personal. Borracho cuando de beber se trataba, trabajador cuando de trabajar se trataba”.

Serna decide situar la novela en los últimos años de la vida de Denegri, cuando era veloz el camino abajo. A la locura. “Sabemos que Denegri lazó a su sirvienta y la arrastró por las calles, pero ¿cómo llegó a eso? ¿Qué pasaba por el alma de este hombre para poder cometer tal barbaridad? Allí entra la tarea de un novelista que se mete en la piel de un personaje para tratar de reproducir su conciencia”, asegura Serna, un escritor que se ha probado varias pieles en su trayectoria. Lo ha hecho con ídolos populares como el cantante Jorge Negrete (Jorge El Bueno, 1993) y con algunos de los peores villanos, como el dictador Antonio López de Santa Anna (El seductor de la patria, 1999), quien perdió la mitad del territorio tras la guerra con Estados Unidos.

El vendedor de silencios ha creado una pequeña conmoción en el mundo periodístico mexicano, que ve desfilar por la novela a figuras de la política y del periodismo que ocuparon la cúpula del poder hace poco más de medio siglo. Entre ellos los maestros de quienes hoy ocupan los puestos de dirección de las redacciones mexicanas. El libro llena una laguna en la vida de Excélsior, un centenario diario retratado por Salvador Novo en A ocho columnas, una obra de teatro de 1954 sobre un corrupto reportero que todo espectador interpretó era Carlos Denegri. 24 años después llegó Los periodistas, una crónica del golpe dado por el presidente Luis Echeverría al diario timoneado por Scherer. El libro fue escrito por Vicente Leñero, uno de los damnificados por el manotazo autoritario.

Serna echaba de menos una historia del choque entre las fuerzas periodísticas del mal, representado por Denegri, y el bien, encarnado por Scherer. “Hacía falta narrar el desencuentro de dos personajes arquetípicos (el ángel exterminador y el Anticristo de la prensa nacional)”, escribe el autor. “Me tomé muchas licencias, no solo con la intimidad de Denegri, sino en cosas que pudieron suceder así”, explica Serna en entrevista. “No sé el motivo, a ciencia cierta, por el que Julio Scherer apartó a Denegri de las páginas de Excélsior. Pero sé que hay un testimonio de la mujer que lo mató de que por esa época la perseguía a balazos por la azotea y quería matarla a ella y a sus hijos. Supongo que eso tuvo algo que ver con el despido”, relata.

Machismo tóxico

La mirada atrás también permite a Serna revisar la misoginia predominante de la época. “Hay una correspondencia muy clara entre el machismo patológico de Denegri y el carácter autoritario del régimen del PRI al que sirvió. Hubo varios capos del hampa institucional que se comportaban de igual o peor manera con las mujeres”, cuenta el autor. Entre ellos, también incluidos en la novela, están Maximino Ávila Camacho, el influyente hermano mayor del presidente Manuel Ávila Camacho (1940-1946), y el empresario Jorge Pasquel, presidente de la Liga mexicana de béisbol.

La pluma de Serna convierte el viaje al fuero interno de Denegri en un estudio del carácter del macho mexicano. El periodista fue educado en la época de oro de los charros cantores del cine nacional. “Es el arquetipo del macho exhibicionista, que pretende tener más coquetería que las mujeres. En ese terreno también quieren avasallar. Es un profundo narcisismo que busca la aprobación de los hombres”, describe el autor. El propio Scherer escribió alguna vez del embrujo galante del reportero. “Mirarlo con su sombrero de lado, solo eso podía ser la noticia del día”, escribió, a quien decían con sorna El mirlo blanco porque su plumaje no era manchado con los embutes que recibían periodistas como Denegri en Excélsior.

“Hay un renacimiento del peor machismo mexicano por la criminalidad impune”, dice Serna, que comenzó a redactar El vendedor de silencio en 2015, antes de que el movimiento #Metoo cobrara fuerza. Serna está seguro de que su relato de la leyenda negra de Denegri, compuesto por testimonios como el de un testigo que vio cómo le quemó las nalgas a una mulata, sacarán a la luz otros episodios criminales de una leyenda del diarismo. La novela lanza preguntas urgentes, muy formuladas en el cine actual. ¿Puede separarse una obra magnífica de la vida de un monstruo?
(13 SEP 2019)

El País
Luis Pablo Beauregard
Ciudad de México / Madrid
Domingo 27 de octubre de 2019.


Las organizaciones como Los Zetas, el Cartel de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación, continúan manteniendo un fuerte y letal control sobre el país norteamericano.

El reciente arresto y posterior liberación de Ovidio Guzmán, hijo del narcotraficante “El Chapo” Guzmán, en Culiacán, Sinaloa, causó controversia y generó una gran polémica en todo México.

Las conversaciones ahora se centran en el fuerte y letal control sobre el país que los grupos de carteles del narcotráfico continúan manteniendo.

Bajo el gobierno del expresidente Felipe Calderón en el 2006 el país comenzó una agresiva lucha contra las organizaciones criminales con el objetivo de sofocar su influencia comenzando desde arriba, atacando a los líderes.

En 2009 se estimó que 45 mil soldados militares, policías federales y estatales se encontraban inmersos en la “Guerra del Narco”.

Derribar a los cabecillas provocó la caída de algunos carteles, divisiones en otros e incluso nuevos grupos. Aunque las iniciativas resultaron en la eliminación de varios líderes de carteles de drogas de alto perfil, surgió un problema nuevo y más grande.

“Tan pronto como comenzó la guerra del narco, la tasa de asesinatos aumentó exponencialmente”, explicó Guadalupe Correa-Cabrera, profesora y experta en crimen organizado de la Universidad George Mason. “Fue todo un desastre… no vimos ninguna mejora”.

“Desde que inició la “guerra del narco”, se estima que han muerto o desaparecido unas 200 mil personas debido a la violencia de los carteles".
 
Cartel de Sinaloa

Este cartel es conocido como el más poderoso y peligroso del país.

Se estima que opera en al menos 17 de los 31 estados de México. Nació entre los 60 y los 70 con contrabando comercial pero luego empezó a traficar drogas.

Su líder más famoso, “El Chapo” Guzmán, asumió el control del cartel en 2008, y bajo su liderazgo se vieron algunos de los actos más violentos que han sido perpetrados por la organización.

“El Chapo” ahora está en una cárcel de Estados Unidos cumpliendo una cadena perpetua, pero sus hijos siguen dirigiéndolo. La semana pasada, el grupo generó caos en Culiacán, ciudad capital del estado de Sinaloa y uno de sus fortines militares, después de que el Ejército intentó capturar a Ovidio, uno de los hijos de El Chapo, miembros del cartel, fuertemente armados, empezaron a disparar, matar, secuestrar soldados, amenazar a sus familiares y dejar una estela de vehículos quemados en las principales vías de la ciudad.

El gobierno decidió regresar a Guzmán hijo al grupo criminal a cambio de la paz en la ciudad, lo que fue aplaudido por algunos funcionarios mexicanos, incluida la secretaria de la Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

“Uno de los objetivos principales de esta administración es pacificar al país, pero no debe de ser arriesgando a padres, madres e hijos. Lo más importante es la vida de las personas”, escribió la secretaria en su cuenta de Twitter.

Entre tanto, a expertos de seguridad como Correa-Cabrera les preocupa que esta decisión pueda desatar una tragedia humana en el futuro, pues sostiene que este incidente evidencia lo débil que es el Gobierno mexicano con respecto a áreas dominadas principalmente por el crimen organizado.

“Culiacán es básicamente el reflejo de todas las limitaciones y problemas a las que se enfrenta [el presidente] Andrés Manuel López Obrador, una falta de comunicación y de coordinación entre agencias”, indicó la profesora. “Esto le envía un horrible mensaje a otros grupos criminales”.

Cartel Jalisco Nueva Generación

Esta agrupación es relativamente nueva y nació de un cartel más antiguo.

Está establecida en Jalisco y se estima que opera en 22 estados. El grupo es conocido por sus enfrentamientos con el cartel de Los Zetas y sus actos públicos y extremadamente violentos.

En 2011, el cartel se atribuyó la responsabilidad de los asesinatos de 35 personas en Veracruz. En 2018, confundió a tres estudiantes con miembros de una banda rival, los mató y disolvió sus cuerpos en ácido.

Después de esto, fue considerado como el segundo cartel más peligroso en México. El grupo ha hecho uso de propaganda en redes sociales para atraer a los civiles y al mismo Gobierno, al asegurar que librará a los estados de otros carteles como el de Los Zetas.

Los grupos que están perdiendo poder

Los esfuerzos del gobierno de capturar líderes de los carteles han llevado por lo general a divisiones y luchas internas entre organizaciones que alguna vez fueron fuertes. A pesar de estar en declive, estos grupos continúan operando en regiones del norte como Tamaulipas.

Para sobrevivir, están acudiendo a otras actividades, desde robar petróleo a secuestros o administrar escondites en la frontera entre Estados Unidos y México.

“Están diversificando sus actividades. Ya no estamos hablando solo de drogas”, explica Correa-Cabrera.

Cartel del Golfo

Es uno de los carteles más antiguos de México, empezó a operar en los 80 bajo el liderazgo de Juan García Ábrego, quien hizo crecer a la agrupación hasta convertirse en una organización de miles de millones de dólares.

El cartel es conocido por su habilidad de hacer que el Gobierno mexicano se haga la vista gorda frente a sus operaciones.

En un momento, la organización incluso pagó la oficina del Fiscal General. Pero comenzó a declinar después del arresto de varios de sus principales líderes. Además, se dice que Los Zetas, un cartel más nuevo, sería su sucesor.

Le puede interesar: Los diez delitos por los que el Chapo Guzmán terminará sus días tras las rejas

Los Zetas

El Cartel del Golfo le pagó a un grupo de soldados para que le dieran la espalda al gobierno y empezaran a trabajar en su protección.

Lo que alguna vez fue un grupo de 31 soldados, pasó a convertirse en uno de los carteles más poderosos del país. Los Zetas se separaron oficialmente del Cartel del Golfo en la primera década del siglo XXI para pasar a conformar su propia organización.

Se basó en su experiencia militar para intimidar y atacar violentamente a sus enemigos en vez de caer de nuevo en la extorsión y los sobornos. Eventualmente se debilitó por los conflictos con el Cartel de Sinaloa, pero sigue operando en Tamaulipas.

¿Qué está haciendo el Gobierno mexicano?

Después de muchos años de violencia por la “guerra del narco” el presidente López Obrador se comprometió a cambiar la narrativa. Durante su campaña electoral dijo que el gobierno no debería combatir “violencia con violencia”, en vez de esto, buscó adoptar un enfoque más pacífico.

“No se puede combatir el fuego con fuego... No queremos muertes. No queremos guerra”, declaró el presidente.

En la práctica, expertos como Jorge Chabat, quien es investigador de tráfico de drogas y profesor de la Universidad de Guadalajara, dice que las actuales políticas del presidente no parecen ser diferentes de aquellas políticas de seguridad manejadas por muchos otros presidentes antes que él.

Aunque habla de paz, asegura Chabat, sigue operando como los presidentes anteriores.

Pero los expertos señalan el hecho de que envió al Ejército a capturar a un líder de un cartel y que creó una Guardia Nacional, un grupo policial de élite, como evidencia de que está combatiendo agresivamente a los carteles.

“Pienso que no mucho ha cambiado… en realidad, la operación con el hijo de 'El Chapo' Guzmán fue como operaciones previas [ordenadas por otros presidentes]”, sostuvo el profesor. “La diferencia es que esta vez se ejecutó de una manera muy pobre”.

El Mundo
Agencia Anadolu
Sierra Suárez
Viernes 25 octubre 2019.


Rosario Ibarra de Piedra condiciona recibir la Belisario Domínguez hasta que sea esclarecido el paradero de Jesús Piedra, desaparecido hace 44 años

Rosario Ibarra de Piedra solo quiere la verdad. La activista, de 92 años, ha sido reconocida este miércoles por el Senado mexicano con la medalla Belisario Domínguez, la presea más importante del país, por su trayectoria en favor de los presos, desaparecidos y exiliados políticos. Ibarra ha decidido no aceptar el galardón hasta que el presidente, Andrés Manuel López Obrador, le dé avances del paradero de su hijo, Jesús Piedra Ibarra, víctima de desaparición forzada durante la Guerra Sucia, cuando el Gobierno de los años 60 y 70 persiguió a los movimientos sociales y políticos.

La pionera en la lucha social en México no acudió a la ceremonia de premiación debido a su delicado estado de salud. Esto no impidió que su voz fuese escuchada. Su hija Claudia fue la encargada de transmitir la exigencia al mandatario mexicano: “No quiero que mi lucha quede inconclusa, es por eso que dejo en tus manos la custodia de tan preciado reconocimiento y te pido que me la devuelvas, junto con la verdad sobre el paradero de nuestros queridos y añorados hijos”. Los amigos y familiares convocados a la ceremonia en el viejo edificio del Senado, en el centro de Ciudad de México, pronunciaron la frase que ha acompañado a Rosario por más de 40 años: “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”

Claudia, le hija menor de Ibarra de Piedra leyó con voz firme y enérgica las palabras de su madre frente al presidente, decenas de legisladores e invitados especiales como la escritora Elena Poniatowska. “La impunidad absoluta de este aparato represor y de sus creadores ha permitido que hasta nuestros días se siga cometiendo la desaparición forzada y se continúe arrojando lodo y agravio a nuestros familiares desaparecidos”.

La denuncia de doña Rosario tiene el rostro de su hijo, Jesús Piedra Ibarra. El joven de entonces 21 años, estudiante de medicina y presunto integrante de la organización guerrillera Liga 23 de Septiembre, desapareció el 18 de abril de 1975. Esa fecha marcó el destino de la familia. Sobre todo de su madre, una mujer menuda originaria de Saltillo, Coahuila (norte de México) que soñaba con ser bailarina o declamadora, pero ante la ausencia de Jesús se convirtió en una de las primeras defensoras de los desaparecidos en México. Una causa que ha abrazado los últimos 44 años.

El nombre de Jesús se convirtió en su bandera, el puño en alto fue el estandarte para sumar a más madres que, como ella, habían perdido el rastro de sus hijos e hijas. Su grito en el desierto fue escuchado. Junto a Rosario, cientos de mujeres que también perdieron la pista de sus hijos, conocidas como Las Doñas marcharon, hicieron huelgas de hambre y se plantaron frente a las oficinas del entonces presidente Luis Echeverría para exigir justicia.

De las oficinas de la policía en el Estado de Nuevo León a los pasillos de la Secretaría de Gobernación (Interior), en Ciudad de México, y a los accesos del Campo Militar Número 1, Ibarra de Piedra tocó todas las puertas, acudió a todas las ventanillas oficiales y denunció en todas las palestras posibles la desaparición de su hijo por parte del Estado. En su cruzada, fundó en 1977 el Comité Pro-Defensa de Presos, Perseguidos, Desaparecidos y Exiliados Políticos de México, mejor conocido como Comité Eureka para apoyar a más personas que compartían su tragedia. Con el trascurso de los años lograron encontrar a un centenar de desaparecidos que estaban recluidos en prisiones clandestinas. Aún quedan 600 expedientes sin respuesta, entre ellos el de Jesús.

Sin saberlo, los clamores de Eureka serían la punta de lanza para revelar, años más tarde, los delitos de la denominada Guerra Sucia, un periodo plagado de desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y torturas clandestinas. Del horror de los crímenes de Estado de los años 60 y 70 a las víctimas de la guerra contra el narcotráfico, el drama de las desapariciones en México es una sangría que no ha dejado de crecer. De acuerdo con los últimos cálculos oficiales, están pendientes por esclarecerse las desapariciones de 40.000 personas e identificar a más de 26.000 cuerpos hallados en un millar de fosas clandestinas durante los años de combate contra el crimen organizado.

Ibarra de Piedra ha pasado la mitad de su vida buscando a su hijo. Una estafeta que continuará su familia. “Como dice mi mamá: ‘no podemos matarlos ni con el pensamiento’, para nosotros están vivos. No estamos resignados, tenemos que seguir luchando, es un compromiso, un pacto entre las madres de los desaparecidos y entre los demás familiares también de continuar la lucha”, asegura Rosario Piedra, hija mayor de doña Rosario. Ella y el resto de los integrantes del Comité Eureka le han prometido que pelearán contra el olvido con el que el Gobierno ha querido silenciar a las víctimas de los crímenes de Estado.

El País
Karina Suárez
Ciudad de México
Miércoles 24 octubre 2019.

Página 1 de 15

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter