Además del exgobernador de Morelos serán notificados otros dos colaboradores del Gabinete estatal


Ciudad de México.- La Comisión de Gobernación y Gran Jurado del Congreso de Morelos dio inicio al juicio político en contra del ex gobernador Graco Ramírez y dos colaboradores: el ex Secretario de Hacienda, Jorge Michel Luna, y la ex contralora, Adriana Flores Garza.
 
Con siete votos a favor y tres abstenciones, los diputados admitieron este procedimiento que comenzó a solicitud de la Consejería Jurídica del Gobierno de Morelos, encabezada por Samuel Sotelo Salgado.

El presidente de la Comisión, José Casas González, explicó que los tres ex funcionarios serán notificados durante los próximos días.
 
"Una vez notificados, ellos cuentan con 15 días hábiles para poder manifestar lo que a su derecho corresponda", detalló.
 
Tras otorgarles el derecho de audiencia, la Comisión elaborará un dictamen que será sometido a votación del Pleno y, posteriormente, turnado al Poder Judicial.
 
El ex gobernador perredista y los dos ex funcionarios estatales están señalados por no haber entregado en el ejercicio fiscal 2018 el presupuesto de 120 millones de pesos a la Fiscalía General del Estado y de 2 millones 560 mil pesos al Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (Impepac).
 
En noviembre de 2019, la Junta Política y de Gobierno del Congreso de Morelos declaró procedentes los juicios políticos contra estos ex funcionarios.
 
Luego, fueron turnados a la Comisión de Gobernación y Gran Jurado, instancia encargada de esos procedimientos.

Reforma
Ciudad de México
Miércoles 5 de febrero de 2020.


El Sol Azteca viene de su descalabro electoral más profundo y de una desbandada de militantes que eran emblemáticos para el partido político


El Partido de la Revolución Democrática (PRD) llega al 30 aniversario sumido en la peor crisis de su historia. A la derrota electoral de 2018 se le suma una desbandada de militantes emblemáticos y deudas que dejan en quiebra técnica al partido que en 2006 se quedó a 300 mil votos de la Presidencia de la República.

Pese a este escenario Ángel Ávila, quien encabeza la dirigencia colegiada del PRD, afirmó que el partido tiene mucho que festejar este 5 de mayo, y lo hará en grande.

 “Hay mucho que festejar como PRD. Es un partido que le ha aportado mucho a las libertades civiles de este país, gracias a la lucha del PRD hoy se respeta el voto para elegir a nuestros representantes, hay libertad de expresión y asociación”, dijo el líder perredista.

El Sol Azteca viene de su descalabro electoral más profundo. Con dos millones 959 mil votos obtenidos el año pasado, fue la cifra más baja desde 1991 cuando obtuvo 1.9 millones, pero con la diferencia que en aquel año el Padrón Electoral era de 36.6 millones, y en 2018 fue de 89 millones de ciudadanos.

Surgido en 1989 como resultado del fraude electoral que impidió a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano ganar la Presidencia un año antes, el PRD tardó una década en consolidarse como la tercera fuerza política del país.

Para José Fernández Santillán, académico del Tecnológico de Monterrey especialista en partidos políticos, la caída del PRD se debe a que en estas tres décadas jamás pudo institucionalizarse, es decir, siempre dependió de una figura carismática para ser competitivo en las elecciones.

“¿Cómo explicar la debacle del PRD? Porque dejo de tener un caudillo electoral, ya no estuvo Cuauhtémoc Cárdenas como tutor electoral, tampoco Andrés Manuel López Obrador, y ninguna de las tribus tiene alguna figura que lo sustituya”, dijo el especialista.

Después de su primera elección federal en 1991, el PRD comenzó a subir su aceptación entre el electorado. En los comicios de 1994 alcanzó los 5.5 millones de sufragios para la Cámara de Diputados, en 1997 tuvo 7.4 millones y en el 2000 logró 6.9 millones.

También en este periodo logró triunfos históricos en elecciones locales: la victoria de Cárdenas en el Distrito Federal en 1997; la de Ricardo Monreal en Zacatecas en 1998; la de Alfonso Sánchez Anaya en Tlaxcala en 1999; la de Pablo Salazar Mendiguchía en Chiapas y de Andrés Manuel López Obrador en la Ciudad de México, ambas en el 2000.

Es en la primera década de este siglo cuando alcanza su punto más alto. Fueron siete gubernaturas las que ganó el Sol Azteca, incluida la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal, entidad que se convirtió en el bastión del partido.

Fue gracias a la figura de López Obrador que en 2006 perdió por 300 mil votos la elección presidencial. A pesar de ello, el partido ganó espacios muy importantes al lograr 151 diputaciones y 36 senadurías, cifra récord.

Ese año logró 11.9 millones de votos en alianza con el PT y Convergencia (hoy Movimiento Ciudadano), para caer a los 4.2 millones en 2009, y ya en 2012 alcanzó 8.1 millones. Cabe destacar que en 2006 se contabilizaron todos los votos de la coalición y seis años después sólo los del PRD, que repitió la coalición.

A pesar de mantener fuerza en la Ciudad de México y ganar otras tres gubernaturas, se estancó en los comicios a la presidencia con un nuevo segundo lugar de López Obrador. Después de ese año, comenzó su declive hasta llegar al fondo donde hoy se encuentra. En 2015 logró 4.3 millones de votos y en 2018 (votos separados) alcanzó sólo los 2.9 millones de sufragios.

En la actualidad sólo tienen un gobernador “puro” del PRD, Silvano Aureoles en Michoacán, y gobierna en alianza en Quintana Roo con Carlos Joaquín González. En otras entidades ganó en alianza con el PAN, pero el candidato es blanquiazul. Mientras, en el Congreso, la representación del Sol Azteca se desplomó: 11 diputados y cinco senadores.

Un partido quebrado

No sólo en el Poder Legislativo se nota la debacle del PRD, también en sus cuentas bancarias. El modelo electoral mexicano establece que el presupuesto de cada partido se dicta de acuerdo a los votos que recibe en las urnas.

De esta manera, mientras que en 2018 el Sol Azteca recibió 498.1 millones de pesos, para este año dispondrá de 396.9 millones de pesos; casi una quinta parte menos en términos presupuestales.

Esa es el presupuesto en bruto, pues todavía hay que reducirle descuentos por multas. Por ejemplo, en mayo le correspondían 33 millones, pero el INE le retuvo 10.4 millones para cubrir las multas; por eso, sólo recibe 22.6 millones de pesos.

A eso hay que sumarle las multas del partido por otros conceptos, tales como impuestos.

La acumulación de deudas tiene en una situación crítica al partido. En noviembre del año pasado, El Sol de México publicó que, para justificar el despido de 193 trabajadores, el PRD presentó a la Junta de Conciliación y Arbitraje un dictamen contable donde reconocía un boquete financiero de 9998 millones 182 mil pesos, lo que lo ponía en quiebra técnica.

“El partido político se ubica actualmente en una situación de insolvencia financiera, que pone en riesgo incluso su permanencia política por la disminución del flujo de recursos proveniente del erario público, lo que lo imposibilita para hacer frente a sus compromisos de carácter económico. Se presenta en este momento un importe por concepto de pasivos que suman la cantidad de 998 millones 182 mil 133.37”, dice el documento.

“Porque le llaman quiebra técnica simplemente y sencillamente porque no vamos a poder sostener la nómina que traía el partido”, comentó en noviembre pasado el secretario de Administración y Finanzas, Manuel Cifuentes Vargas.

AMO, Morena y la caída del PRD

Desde la aparición de Morena, hubo una desbandada de militantes perredistas al movimiento encabezado por López Obrador. Símbolos perredistas como Pablo Gómez, Ifigenia Martínez, Alejandro Encinas, Marcelo Ebrard, Dolores Padierna, Porfirio Muñoz Ledo, entre otros, dejaron el Sol Azteca para apoyar al tabasqueño. Otros, como René Bejarano, prefieren permanecer sin partido por el momento.

Pero el gran error fue la alianza con el PAN. Tal vez ilusionados por los buenos resultados de los comicios locales de 2016, el PRD aceptó ir con el panista Ricardo Anaya para 2018 con resultados devastadores en su contra.

 “La coalición a la que se integró el PRD fracasó por el candidato que la encabeza. Es irrebatible la evidencia de nuestro voto cruzado, nos equivocamos. Es posible que, con un candidato propio, el resultado electoral no hubiera sido peor, en cambio el beneficio político sería mucho mayor”, dice el informe “Balance electoral 2018” elaborado por la Secretaría Electoral del Sol Azteca.

En este punto coincide Fernández Santillán al afirmar que la alianza con Acción Nacional fue el peor error, que ahora están pagando.

“Sin figuras carismáticas es que optaron por apoyar a Ricardo Anaya, que ha sido el peor error que ha cometido el PRD porque ideológicamente el PAN y el PRD son el agua y el aceite”, dijo.

Pero el académico abrió una esperanza para el futuro cercano: el de reagruparse como una fuerza socialdemócrata, corriente que está reviviendo en diferentes partes del mundo como en España, con el triunfo de PSOE, o la misma Canadá, donde Justin Trudeau podría ser un aliado para formar un bloque en América del Norte.

Para levantarse, el partido comenzó una campaña de reafiliación, lo cual servirá para depurar su padrón, el cual, según la última actualización del INE, es de 5.2 millones de ciudadanos,

Esta cifra descuadra la realidad, ya que es el doble de los votos obtenidos en julio pasado, y es el segundo número más alto de afiliados, sólo detrás del PRI que dice contar con 6.3 millones de militantes.

El Sol de México
Alejandro Suárez
Ciudad de México
Domingo 5 de mayo de 2019.


Agustín Basave Benítez informó que renunció como militante del Partido de la Revolución Democrática, al argumentar que ya no existen las condiciones para que el perredismo se libere de sus desviaciones cupulares y lastres tribales.


Agustín Basave Benítez, ex dirigente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), renunció a su militancia al partido al argumentar que ya no existen las condiciones para que el perredismo se libere de sus desviaciones cupulares y lastres tribales.

“Con tristeza pero con convicción he decidido terminar mi afiliación al PRD. Si bien me entristece separarme de su militancia de esos miles de admirables mexicanos y mexicanas que se han jugado la vida por impulsar la Democracia y construir una Patria para todos, lo hago convencido de que ya no existen condiciones para que el perredismo se libere de sus desviaciones cupulares y lastres tribales y renazca a cabalidad en un partido socialdemócrata, como la que propuse en Presidencia”, dijo en la carta de su renuncia enviada el pasado 26 de agosto a Manuel Granados, presidente nacional del sol azteca.

La carta fue enviada el pasado domingo pero se hizo pública este martes a través de rede sociales.

Cabe mencionar que Agustín Basave nació en septiembre de 1958 en Monterrey, Nuevo León, y además de catedrático, fue líder nacional del PRD entre 2015 y 2016.

El exdirigente perredista reiteró su gratitud al partido como institución y advirtió que se lleva el orgullo de haber formado parte de ella.

El Economista
Salvador Corona
Ciudad de México
Martes 28 de agosto de 2018.


La Auditoría Superior de la Federación (ASF) promovió en enero pasado dos denuncias penales contra el gobierno de Graco Ramírez por un supuesto desvío de recursos cometidos en el ejercicio fiscal del 2016, por un monto de 534 millones de pesos.

Lo anterior se desprende del Informe General Ejecutivo de la Cuenta Pública del 2016 de la ASF, que calificó al estado de Morelos como una entidad en alta situación de riesgo para cumplir con el principio de sostenibilidad, debido a que presentaron déficit en el balance presupuestario de recursos disponibles y en el balance primario de recursos disponibles.

Es decir, Graco Ramírez no sólo llevó a Morelos a la insolvencia presupuestal, sino que, además, en los próximos cuatro años la entidad sufrirá de un deterioro y de una crisis presupuestal que lo podría llevar a la cancelación del pago de la deuda pública constituida en más de ocho mil millones de pesos.

De acuerdo con el Informe General Ejecutivo de la Cuenta Pública 2016, emitido en febrero pasado por la ASF, se evidencia que el gobierno del perredista cayó en un subejercicio por la cantidad de 162 millones de pesos.

Empero, lo más grave viene en el resultado de las auditorías, en las que se observan irregularidades financieras en la cuenta pública del gobierno de Morelos en el ejercicio fiscal de 2016 y correspondientes a las participaciones federales, por un monto de tres mil 42 millones de pesos, de los cuales aún no ha logrado solventar 959 millones de pesos.

Dentro del gasto federalizado programable, en la cuenta pública de 2016, se realizaron observaciones por un monto de dos mil 62 millones de pesos; misma cantidad que el gobierno de Graco Ramírez no ha solventado, es decir, no ha comprobado en qué se invirtió y gastó.

Con ello, el gobierno de Graco Ramírez enfrenta pliegos de observaciones acumulados desde el 2012 y hasta el 2016 por un monto global de cuatro mil 420 millones de pesos, que no ha podido solventar y que podrían representar un desfalco económico a la hacienda pública estatal.

Ante ello, la Auditoría Superior de la Federación inició procedimientos para que el gobierno de Graco Ramírez reintegre a la Hacienda Pública Estatal y Federal 297 millones de pesos. En contraste, empezó demandas penales por un probable desvío de recursos por 534 millones de pesos, equivalente a lo que se invirtió para la construcción de la nueva sede del Poder Legislativo.

Proceso
Jaime Luis Brito
Cuernavaca, Morelos
Miércoles 21 marzo 2018.


 El líder municipal del PAN, Pablo Rodríguez Regordosa, reveló que el gobernador panista Antonio Gali Fayad pidió que su hijo Antonio Gali López, de filiación perredista, sea considerado en la primer posición en la fórmula rumbo al Senado por la coalición “Por México al Frente”.

Entrevistado sobre por qué el PAN cedería al PRD esa posición que le correspondería al ser Puebla una entidad panista, Regordosa aseguró que esta fue una petición que hizo el propio Gali Fayad.

“El gobernador Tony Gali ha pedido que su hijo, a pesar de ser del PRD y de que esta posición es del PAN, sea considerado para la senaduría en esta primera posición, y naturalmente yo no he puesto ninguna objeción al respecto”, admitió el exfuncionario morenovallista.

Ante esta situación, dijo que ha decidido abandonar su proyecto político de buscar él ser postulado en esa posición.

“Mi decisión de no ir al Senado es clara, porque la petición que hace el gobernador de que su hijo sea considerado, me parece que hay que concederla”, justificó.

Contrario a esto, el secretario general del PRD en la entidad, Vladimir Luna, hizo referencia a que la primera posición en la fórmula al Senado por Puebla, de acuerdo con el convenio de coalición que firmaron los partidos, corresponde al PAN.

Gali López fue diputado local por el PRD de 2011 a 2014, en la 58 Legislatura, durante el sexenio del panista Rafael Moreno Valle.

Proceso
Gabriela Hernández
Ciudad de Puebla, Mx.
Lunes 15 de enero 2018.


Respalda Consejo Nacional del PRD a Martínez Amador como dirigente en Puebla

La diputada Socorro Quezada Tiempo dejó voluntariamente la dirigencia del PRD en Puebla después de que la Comisión Jurisdiccional del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) determinó expulsarla del partido, por lo que entregó las llaves del Comité Ejecutivo Estatal a la nueva delegada del CEN en el estado, Dulce María Arias Ataide.

En rueda de prensa informó que tomó la decisión para no entorpecer las actividades de su partido de cara al proceso electoral del siguiente año, sin embargo, advirtió que recurrirá al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para impugnar su expulsión y recuperar su militancia.

De igual forma, reveló que hace tres meses realizó una denuncia formal ante la Procuraduría General de la República (PGR) en contra del ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, para que investigue su responsabilidad en el crecimiento de robo de combustible durante su gobierno, por lo que acusó que su expulsión del partido es una “venganza política” por parte del ex mandatario.

Respalda Consejo Nacional del PRD a Martínez Amador como dirigente en Puebla

El Consejo Nacional del PRD, a través de su presidente, Ángel Ávila Romero, manifestó su respaldo a Carlos Martínez Amador como el nuevo dirigente del Sol Azteca en Puebla, pues aseguró que su nombramiento está “blindado” de cualquier impugnación que se pudiera presentar contra esta designación y será él quien lleve las riendas del partido en el proceso electoral del siguiente año.

“Carlos está blindado como presidente del partido, eso no debe quedar duda”, comentó el presidente del Consejo Nacional del PRD durante su visita a Puebla, donde celebró la salida de Socorro Quezada Tiempo y acusó que durante su administración el partido estuvo secuestrado por el senador Luis Miguel Barbosa Huerta, hoy posible aspirante a la gubernatura por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Por su parte, Martínez Amador anunció que iniciará con el trabajo de campo para fortalecer la estructura del partido, pues acusó que actualmente solo hay 40 Comités Municipales en el estado de los 217 que deberían estar constituidos antes de la elección que se avecina.

El Sol de Puebla
Víctor Hugo Juárez
Ciudad de Puebla, Mx.
Lunes 6 noviembre 2017.

Mancera operó mi remoción: Barbosa

Los integrantes del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido de la Revolución Democrática (PRD) votaron a favor de retirarle a Miguel Barbosa, la coordinación de la bancada en el Senado, esto tras manifestar su apoyo a Andrés Manuel López Obrador rumbo al 2018.

La determinación fue avalada con un total de 15 votos, además de cinco votos en contra y dos abstenciones.

Tras asumir dicha decisión, se determinó que en su lugar, la coordinación del PRD en el Senado estará en manos de Dolores Padierna.

Por su parte, el senador Miguel Barbosa indicó que no abandonará su oficina en tanto que la situación no sea avalada por el Federal Electoral Tribunal.

Sigo siendo el coordinador hasta en tanto el Trife defina este asunto, el coordinador no tiene oficina, no hay una oficina que tenga yo que desocupar”, aseguró en conferencia de prensa.

Sostuvo que detrás de este procedimiento partidista, sólo se encuentra una 'sanción política', toda vez que aclaró que los estatutos del PRD no le impiden realizar ninguna clase de posicionamiento a favor de otros políticos.

En ese sentido, apeló a su derecho a la libre expresión, sin embargo, lamentó que una decisión política esté afectando a la bancada del PRD en el Senado.

Es un golpe contra la bancada y poco les importa el número de integrantes de la bancada, poco les importa que se afecte”, manifestó.

Mancera operó mi remoción.-Barbosa

Miguel Barbosa acusó al Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, de operar su remoción como coordinador del PRD en el Senado.

El legislador sostuvo que el funcionario capitalino operó en las corrientes internas del PRD y en el Comité Ejecutivo Nacional, a través de Héctor Serrano.

"El equipo de Miguel Ángel Mancera fue el que operó esta circunstancia. Lo hizo a través de su operador Héctor Serrano. Gente cercana a mí estuvo en múltiples reuniones donde ellos dijeron 'que se la iban a cobrar'", dijo.

¿Es la mano de Mancera?, se le preguntó.

"Si es la mano de Mancera, a través de Héctor Serrano. Es de los enemigos de López Obrador, a los cuales se adhiere en este propósito la mano de Miguel Ángel Mancera, operada por Héctor Serrano", respondió.

Barbosa anunció que mañana miércoles impugnará la sanción en su contra ante la Comisión Jurisdiccional del PRD y, per saltum, ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

"Van a quedar en ridículo, el CEN no tiene facultades para sancionar. Voy a interponer un recurso y lo voy a ganar", expresó.

"Yo sigo siendo el coordinador y seguiré siendo el coordinador hasta que el Tribunal resuelva".

El legislador advirtió que no dejará la coordinación cuando sus adversarios políticos lo indiquen.

"No me aferro al cargo, pero no me voy a ir cuando los enemigos de López Obrador lo digan".

Consideró que la resolución de la dirigencia nacional del PRD es un golpe contra la bancada, ya que buscan disminuir el número de sus integrantes al pedir que abandonen el grupo quienes dejaron su militancia.

"Esta decisión es un golpe contra la bancada y poco les importa el número de integrantes que tenga", señaló.

Rechaza Barrales persecución

La presidenta del PRD, Alejandra Barrales, aseguró que la destitución de Miguel Barbosa como coordinador de los senadores del partido no tiene que ver con una persecución contra el legislador.

"Hemos reiterado que en este partido político no se persigue a nadie por externar, por manifestar sus preferencias políticas, religiosas, de ninguna naturaleza; esa ha sido una característica del partido.

"Lo cierto es también que, ante el señalamiento, el anuncio que ha hecho (...) nos cancela las condiciones para que desempeñe un espacio tan importante para la vida de nuestro partido, cancela la posibilidad de depositar todas las decisiones que conlleva una coordinación", declaró Barrales.

Al informar del resolutivo del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) sobre la cancelación de derechos a Barbosa y su separación como coordinador parlamentario, afirmó que el partido debe seguir una misma ruta y una misma agenda.

También dijo que el CEN es un órgano facultado para tomar medidas cautelares en el caso de que se identifique que alguno de sus militantes está generando un daño al partido y, haciendo uso de esta facultad, se votó con mayoría calificada la remoción de Barbosa.

Resaltó que se solicitó a Dolores Padierna un informe detallado del manejo de los recursos que se han hecho en la fracción.

En la reunión del CEN también se decidió ir por el método de la encuesta para elegir al candidato al Gobierno del Estado de México.

Además, se postergó para el 24 marzo la realización del Consejo Político Nacional.

Reforma / Excélsior
Claudia Guerrero
Ciudad de México
Martes 07 marzo 2017.

El académico Agustín Basave abandona el puesto a los siete meses de ser elegido. En su despedida critica las presiones de las familias del PRD

Ha sido un viaje corto. El presidente del Partido de la Revolución Democrática (PRD), el académico socialdemócrata Agustín Basave, ha tirado la toalla a los siete meses de elegido ante la "ingobernabilidad" de la formación. Su renuncia, que se formalizará el 2 de julio, vuelve a situar a la histórica fuerza de la izquierda mexicana en su lugar de siempre: al borde del abismo.

La caída Basave es un reflejo de la balcanización del PRD. El partido, formado por una constelación de facciones en perpetua lucha, es lo más parecido a una piscina llena de tiburones. No hay paz en su interior y cualquier nuevo liderazgo es sometido a feroces ataques. Basave no ha sido menos. Apoyado en su día por la corriente mayoritaria Nueva Izquierda, fue presentado como un hombre de paz y consenso, un presidente-árbitro procedente del universo académico, cuya principal meta era lograr la pacificación interna y enfrentarse al emergente reto del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el vehículo electoral de Andrés Manuel López Obrador. La tranquilidad no duró mucho.

Los preparativos de las elecciones del 5 de junio pasado destaparon el gusto por la antropofagia del PRD. A los dos meses de elegido, Basave se enfrentó a la negativa furibunda de las principales familias a su política de alianzas con el derechista PAN para desbancar al PRI de sus feudos. La resistencia parecía insuperable, y Basave, en una jugada táctica de alto riesgo, presentó su dimisión. El golpe surtió efecto y pudo recuperar el control. Pero fue una victoria efímera.

Los comicios confirmaron la eficacia de los pactos con el PAN. En tres estados donde jamás había gobernado otro partido (Veracruz, Quintana Roo y Durango) derrotaron al PRI. El éxito tuvo su envés con Morena, que avanzó en gran parte del país, y en la Ciudad de México, el feudo histórico del PRD, se situó claramente por delante.

Con estos resultados, las hostilidades volvieron a estallar y el presidente de PRD experimentó en carne propia las dentelladas de sus correligionarios. Su dirección política fue puesta en duda y el presidente de la corriente Nueva Izquierda, Jesús Ortega, que en su día le apadrinó, dio un paso atrás. Basave, cada vez más solo, vio estrecharse peligrosamente su margen de acción y ante la disyuntiva, tomó su decisión.

“He sufrido francas agresiones y actitudes carentes de una mínima institucionalidad de parte de algunos miembros del Consejo Ejecutivo Nacional y una serie de desencuentros con el jefe de Nueva Izquierda, todo lo cual llevó soterrada y paulatinamente al PRD a rondar la ingobernabilidad y a un desgaste de mi dirigencia que no puede revertirse. En semejante contexto es imposible llevar a cabo acciones vitales (…) y dado que no estoy dispuesto a afiliarme a una corriente ni a formar parte de un bloque, y dado que en estas circunstancias la gobernabilidad es más que precaria, he decidido renunciar a la Presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PRD. Mi decisión es irrevocable”, señala en su carta de despedida.

Con su marcha, que se formalizará el 2 de julio, el PRD vuelve a su estado natural. Las familias, dueñas otra vez de la maquinaria, tendrán que pactar un nuevo líder y poner la vista en las elecciones al Estado de México en 2017, y después en la gran batalla de las presidenciales de 2018. Un reto para el que, de momento, este partido no tiene un aspirante claro, pero sí un adversario temible: Andrés Manuel López Obrador, el que fuera dos veces su candidato presidencial.

La búsqueda de alguien que pueda hacer frente a este desafío va a ser el eje sobre el que girará la tarea del futuro presidente. No será un cometido fácil. La propia configuración del PRD tiende a atomizar las decisiones. "Su gobierno interno emula un régimen parlamentario. Las corrientes, que actúan como si cada una de ellas fuera un partido político, están representadas en el Comité Ejecutivo Nacional en proporción a su votación en elecciones internas. El PRD siempre ha sido difícil de dirigir. Y sus problemas de gobernabilidad, antes de la consolidación de esa suerte de parlamentarismo, eran enfrentados a golpes de timón por caudillos con un considerable margen de maniobra metaestatutario", explica el aún presidente del partido en su carta.

Frente a esta disgregación interna, el propio Basave, sin vínculos fuertes con ninguna corriente ni experiencia en la lucha política, fue presentado en su día como una fórmula de cohesión. Era un académico de discurso socialdemócrata que se situaba a sí mismo entre Felipe González y Jeremy Corbin. Un hombre tranquilo al que se presuponía capaz de apagar el incendio que devastaba el PRD.

En una secuencia descendente, el partido no había dejado de sufrir desde su derrota en las elecciones presidenciales de 2012. Primero fue la salida de López Obrador, luego el caso Iguala, que sacó a la luz las connivencias de parte de la formación con el crimen organizado, y por último, el portazo de su fundador y líder espiritual, Cuauhtémoc Cárdenas. Los comicios parlamentarios de 2015 confirmaron esta deriva. El PRD obtuvo su peor resultado desde 1991.

"Frente a la peor crisis de su historia, el partido intentó una nueva modalidad de liderazgo, un presidente externo y sin corriente. Acepté el desafío", señala en su escrito Basave", movido por mi anhelo de forjar una opción socialdemócrata y por mi determinación de combatir la restauración autoritaria y la corrupción rampante del actual régimen priísta. Se conformó un consenso, prácticamente la unanimidad en torno a mi persona, lo cual fue para mí un indicador de que la idea de un presidente-árbitro era viable. Pero la realidad discurrió por un cauce distinto". Basave, tras formalizar su renuncia el próximo 2 de julio, volverá a su escaño en el Congreso de los Diputados.

LA CARTA DE RENUNCIA DE BASAVE

Ciudad de México, a 17 de junio del 2016

Como todos sabemos, el gobierno interno del Partido de la Revolución Democrática emula un régimen parlamentario. Las corrientes, que actúan en más de un sentido como si cada una de ellas fuera un partido político, están representadas en el Comité Ejecutivo Nacional en proporción a su votación en elecciones internas. El PRD siempre ha sido difícil de dirigir pero sus problemas de gobernabilidad, que antes de la consolidación de esa suerte de parlamentarismo eran enfrentados a golpes de timón por “caudillos” con un considerable margen de maniobra metaestatutario, se resolvieron primero mediante la negociación casuística y luego con la aprobación sistemática de la agenda de una corriente hegemónica con un bloque mayoritario en el CEN. Sin embargo, ante el agotamiento de esas etapas y frente a la peor crisis de su historia, el partido intentó una nueva modalidad de liderazgo: un presidente “externo”, sin corriente, que se situara por encima de los grupos y arbitrara sus conflictos.

Yo acepté el desafío movido por mi anhelo de forjar una opción socialdemócrata que a mi juicio le hace mucha falta a México y por mi determinación de combatir la restauración autoritaria y la corrupción rampante del actual régimen priista. Dos hechos me convencieron de la viabilidad del proyecto: 1) la mayoría de los coordinadores de las expresiones manifestaron su consciencia de las enormes adversidades que el perredismo enfrentaba y su disposición a respaldar los cambios que yo proponía; 2) se conformó un consenso, prácticamente la unanimidad en torno a mi persona, lo cual fue para mí un indicador de que la idea de un “presidente-árbitro” -un jefe de Estado y no un jefe de gobierno, para continuar con la analogía parlamentaria- era viable. Pero la realidad discurrió por un cauce distinto. La normatividad interna y la cultura política imperante obstaculizaron mi Presidencia al grado de que antes de cumplir dos meses en el cargo tuve que poner mi renuncia sobre la mesa para afianzar mi autoridad y sacar adelante las alianzas que consideré y considero indispensables para derrotar al PRI y crear buenos gobiernos para los mexicanos. Ese recurso, que obviamente no puede ser usado en más de una ocasión, junto con mi posterior deseo de formar la coalición con el PAN en Chihuahua y mi rechazo decisivo a la de Puebla, provocaron francas agresiones y actitudes carentes de una mínima institucionalidad de parte de algunos miembros del CEN y una serie de desencuentros con el jefe de Nueva Izquierda, todo lo cual llevó soterrada y paulatinamente al PRD a rondar la ingobernabilidad y a un desgaste de mi dirigencia que no puede revertirse. En semejante contexto es imposible llevar a cabo acciones vitales que puse como condición ante quienes me propusieron buscar convertirme en presidente del partido, como iniciar procesos de investigación y en su caso expulsar a perredistas acusados de corrupción ante la opinión pública, así como el urgente saneamiento de nuestras finanzas.

En virtud de que no estoy dispuesto a afiliarme a una corriente ni a formar parte de un bloque y dado que en estas circunstancias la gobernabilidad es más que precaria, he decidido renunciar a la Presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PRD. Mi decisión es irrevocable. Por ello, presidente Ávila, le pido que convoque al Consejo Nacional para sesionar el próximo sábado 2 de julio a fin de que conozca de mi renuncia y decida quién habrá de sustituirme a partir de esa fecha. El partido necesita una reforma a su Estatuto y a sus demás documentos básicos que fortalezca las facultades de la Presidencia, acote a las corrientes y permita el acercamiento a la ciudadanía que tanta falta nos hace. Y si bien entregaré a quien me suceda un documento con esas y otras propuestas de cara al próximo Congreso Nacional, es evidente que para materializarlas se requiere de la voluntad política cupular y de un acuerdo mayoritario que yo ya no estoy en condiciones de construir. En todo caso, hago votos por que mi salida detone una mayor conciencia y determinación en esa cúpula para emprender la transformación radical que las bases de nuestro instituto político piden a gritos.

No es mi papel evaluar mi desempeño como presidente nacional del PRD. De ello se encargarán otros, quienes juzgarán mi trabajo y señalarán mis posibles aciertos y mis innegables errores. Me quedo, eso sí, con la certeza de que puse todo mi esfuerzo en el cumplimiento de mis responsabilidades al frente de mi partido y de que en algo serví a México al contribuir a poner fin a tres satrapías priistas y a propiciar la alternancia y la transición a la democracia en esos estados. No es mío el mérito principal, desde luego, sino de las y los ciudadanos de Veracruz, Quintana Roo y Durango, cuya rebeldía democrática prevaleció sobre la guerra sucia y las trapacerías electorales de la maquinaria y el aparato del PRI-gobierno.

Agradezco la labor de mi equipo y de las y los trabajadores del partido, el apoyo de los dirigentes y cuadros nacionales, estatales y municipales que generosamente me pidieron permanecer en el cargo y, sobre todo, la lealtad y el compromiso de nuestra militancia, a la que nunca me cansaré de elogiar como nuestra gran riqueza. Presidir el PRD ha sido el mayor privilegio de mi carrera política. Continuaré en sus filas promoviendo su renacimiento, aunque a partir de julio lo haré desde la Cámara de Diputados, a donde regresaré para retomar mi trabajo legislativo.

ATENTAMENTE
iDEMOCRACIA YA, PATRIA PARA TODOS!
DR. AGUSTÍN F. BASAVE BENÍTEZ
Presidente Nacional del PRD

El País

Jan Martínez Ahrens
Madrid / Ciudad de México
Sábado 18 de junio de 2016.

La determinación se produjo después de que las corrientes no cedieron ante la gobernabilidad del país

Agustín Basave anunció oficialmente su renuncia como dirigente nacional de Partido de la Revolución Democrática (PRD).

En conferencia de prensa, admitió que Jesús Ortega, líder de la corriente Nueva Izquierda (NI), lo obligó a adelantar su dimisión.

Explicó que después de las elecciones del 5 de junio hubo una reunión privada entre todas las corrientes del partido en la que puso sobre la mesa su renuncia y todos, salvo Ortega, le pidieron que esperara.

Sin embargo, ayer, el líder de NI reveló la decisión de Basave

Esta mañana, en la sede del partido, el dirigente del sol azteca entregó una carta de renuncia donde expone sus motivos, entre ellos, garantizar la gobernabilidad al interior del instituto político.

"La normatividad interna y la cultura política imperante, obstaculizaron mi presidencia al grado de que antes de cumplir dos meses en el cargo tuve que poner mi renuncia sobre la mesa para afianzar mi autoridad y sacar adelante las alianzas que consideré y considero indispensables para derrotar al PRI", afirmó.

Reforma
Ciudad de México
Sábado 18 de junio de 2016.


De nuevo fracasan Carlos Martínez Amador, Jorge Benito Cruz Bermúdez y Luis Maldonado Venegas, operadores políticos de Moreno Valle en su intento por volver a meter las manos en el PRD


Operadores políticos del gobernador Rafael Moreno Valle volvieron a perder una batalla legal, luego de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) determinó que la designación del candidato del PRD a gobernador de Puebla corresponderá al Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del partido.

De acuerdo con la resolución del Tribunal, el CEN del PRD, a cargo de Agustín Basave Benítez, será quien tendrá que designar a su abanderado para los comicios estatales a más tardar este domingo 12.

Esta decisión se deriva de una serie de juicios que presentaron integrantes de las corrientes Nueva Izquierda y Foro Nuevo Sol, entre ellos Carlos Martínez Amador, Jorge Benito Cruz Bermúdez y Luis Maldonado Venegas, considerados operadores políticos de Moreno Valle.

Primero, los representantes del morenovallismo al interior del PRD fracasaron en su intento por aprobar que ese partido fuera en alianza con el PAN en los comicios locales que se realizarán este año, teniendo como abanderado al panista y exalcalde de esta capital Antonio Gali Fayad.

En distintos juicios han intentado dar validez a los acuerdos que tomaron en reunión de Consejo Estatal; primero, para aprobar la alianza y luego para elegir a un candidato cercano al mandatario estatal. Sin embargo, hasta ahora todas las resoluciones les han sido desfavorables.

El pasado fin de semana, esa facción del PRD se reunió para elegir al ex Regidor de Puebla Arturo Loyola –impresentable ex porro de la UAP- como supuesto candidato a gobernador, nombramiento que queda sin efecto con la resolución emitida este día por el TEPJF.

De acuerdo con la resolución del Tribunal, el CEN tendrá que designar candidato entre los morenovallistas Arturo Loyola González, Julián Rendón Tapia y Miguel Ángel de la Rosa Esparza. Además, deberá tomar en cuenta a Socorro Quezada Tiempo, Eric Cotoñeto Carmona y Roxana Luna Porquillo, considerados opositores al mandatario estatal.

El magistrado Flavio Galván también revocó la convocatoria para el proceso de selección que emitió Cotoñeto, que sólo permitió el registro de él mismo, de Luna Porquillo, Quezada Tiempo y Andrés Hernández Toris.

Y es que la Comisión Jurisdiccional no informó a los morenovallistas Rendón Tapia, Loyola González y De la Rosa Esparza sobre la procedencia de sus registros.

Proceso
Gabriela Hernández
Ciudad de Puebla, Mx.
Viernes 11 de marzo de 2016.

Página 1 de 3

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Información reciente

Síguenos en Twitter