La meta es que a fin de año exista un salario mínimo para todo el país

El secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete, firmó un convenio de colaboración con los sectores obrero y patronal para homologar las áreas geográficas a los salarios mínimos, con la meta de que a fin de año exista uno para todo el país.

Navarrete Prida detalló en conferencia de prensa que este acuerdo tiene como fin mejorar los salarios mínimos de los trabajadores y atender la legítima demanda de homologar las áreas geográficas A y B en 50 por ciento, como primer esfuerzo para abril próximo.

Ante representantes patronales, dijo que los sectores productivos reconocen que el diálogo permanente entre trabajadores, empleadores y gobierno han permitido avanzar en los compromisos asumidos como es el incremento del empleo formal.

Además de la disminución de la informalidad y una mayor productividad laboral en la economía se ha logrado capacitar a los trabajadores para una mejor conciliación entre el patrón y el área productiva, lo que ha enaltecido la paz laboral.

El encargado de la política laboral del país reunió a representantes del sector de los trabajadores, a Ramón Humberto Ojeda Silva, del Congreso del Trabajo; José Luis Carazo Preciado, de la CTM; y Carlos Díaz Chávez, de la Asociación Nacional de Pilotos Aviadores, a quienes manifestó que es necesario redoblar esfuerzos.

México requiere de la creación de al menos 800 mil empleos cada año para absorber a la población que se incorpora al mercado laboral y de un proceso de recuperación del poder adquisitivo de los salarios para seguir posicionando al país como competitivo y así atraer inversión.

Navarrete Prida aseguró que todo ello es posible con un compromiso de todos los agentes económicos para preservar la planta laboral y continuar los esfuerzos de formalización del empleo, que se traduzcan en un compromiso para elevar la competitividad de los centros del trabajo bajo el enfoque de responsabilidad compartida.

En la conferencia también estuvieron presentes los presidentes del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo Gutiérrez Candiani; del Consejo Mexicano de Negocios, Emilio Carrillo Gamboa; y de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación, Rodrigo Alpízar Vallejo.

También asistieron representantes de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo, Enrique Solana Sentíes; de la Confederación Patronal de la República Mexicana, Juan Pablo Castañón y de la Confederación de Cámaras Industriales, Manuel Herrera Vega.

De igual forma, de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos, Isaías González Cuevas; Confederación Nacional Obrera Mexicana, Rodolfo González Guzmán y la Confederación Nacional de Trabajadores y Campesinos, Abel Domínguez Rivero.

Notimex
Ciudad de México
Jueves 19 de marzo de 2015.

Manuel Bartlett

Dolosamente, envuelto en el engaño y la manipulación característicos de la Reforma Energética de Peña Nieto, inicia el despido de trabajadores de Pemex, pretextando la caída de los precios del petróleo. El despido no surge con la contingencia presupuestal, es parte un diseño decretado en las reformas constitucionales y legales. El propósito de la reforma: eliminar a Pemex como empresa para el desarrollo nacional, disminuida, como empresa privada, de extracción, imposibilitada de competir con las transnacionales, conducirá a su desaparición.

Previamente Lozoya y Romero Deschamps firmaron un Convenio para “redimensionar la plantilla sindical”, recorte, pero Lozoya en el Senado, negó que despedirían trabajadores. En la Reforma Constitucional, Segundo Transitorio, se estableció que los derechos laborales se respetarían, pero el Vigésimo establece que: “su régimen de remuneraciones será distinto al previsto en el artículo 127 constitucional”, o sea no corresponderá a su responsabilidad como servidores públicos, que dejan de serlo, sino como empleados de empresa privada, que es en lo deviene Pemex, y elimina garantías laborales del pacto social del Estado con sus trabajadores. El artículo 13, fracción IX, de la Ley de Pemex da al Consejo de Administración, la facultad para “aprobar las provisiones económicas máximas para la negociación del contrato colectivo de trabajo”, o sea elimina derechos que establece el contrato colectivo de los petroleros. El artículo 73 establece que las remuneraciones del personal obedecerán a “las condiciones del mercado laboral nacional e internacional y las empresas conserven a los trabajadores idóneos cumplir eficazmente con su objeto”, de empresa privada “redimensionada”. El Noveno Transitorio afirma que el cambio de su naturaleza jurídica “no deberá afectar los derechos de los trabajadores en activo ni de los jubilados y pensionados”, pero perversamente el Tercero Transitorio de la Reforma de la Ley de Deuda Púbica incluyó que: “el Gobierno Federal podrá asumir una proporción de la obligación de pago de las pensiones y jubilaciones en curso, siempre que Pemex modifique su Contrato Colectivo de Trabajo, el Reglamento para el Personal de Confianza e implemente un programa de austeridad. Dichas modificaciones deberán conllevar a una reducción de las obligaciones de pago de las pensiones y jubilaciones de la empresa”.

El Secretario de Energía, falaz, atribuyó el recorte de personal a los bajos precios del crudo, tangencialmente para mantener eficiencia en la competencia con la iniciativa privada, que demanda la reforma energética, ocultando que el recorte masivo está anunciado en los textos de la reforma; eso sí, “con todo respeto a los derechos laborales que serán indemnizados”, o sea despedidos. El cómplice Romero Deschamps afirma que ese recorte presupuestal obliga una “depuración” de la planta laboral, cuando en el Senado, durante el proceso de reforma, se le acusó que con su apoyo, se estaba aprobando el despido de los trabajadores por él representados y la pérdida de sus derechos, lo negó. Ahora acepta que el Consejo de Administración definirá dónde se aplicará el recorte presupuestal, o sea los despidos, que llama “depuración”.

Los trabajadores petroleros pierden su Contrato Colectivo; sólo no serán despedidos los trabajadores “idóneos” que decida el Consejo de Administración; sus remuneraciones obedecerán al mercado nacional e internacional, abstracción discrecional. Serán despojados de sus derechos constitucionales a pensiones y jubilaciones. Todo orquestado antes a la caída de los precios del petróleo.

Mediante el espurio control sindical y la desinformación de los medios de comunicación se ha ocultado a los trabajadores la brutalidad en su contra de la Reforma Energética, reforma ruin impulsada por el Presidente de la República contra de trabajadores mexicanos que han sostenido nuestro desarrollo. Desaparecerá Pemex si los mexicanos lo permitimos.

El Universal
Manuel Bartlett Díaz
Senador de la República
Jueves 26 de febrero de 2015.

Los Angeles Times denuncia las condiciones inhumanas en las que trabajan miles de mexicanos en campos de hortalizas

Una investigación del diario estadounidense Los Angeles Times, vuelve a poner el foco en el tema de los jornaleros agrícolas en México, luego que denunciara las condiciones inhumanas en las que trabajan miles de mexicanos en campos de hortalizas que exportan sus productos a grandes cadenas de los Estados Unidos.

La investigación, compuesta de cuatro partes, expone que las exportaciones agrícolas de México a Estados Unidos se han triplicado al llegar a 7 mil 600 millones de dólares durante la última década, a costa de métodos de trabajo que rayan en la esclavitud y la sobre explotación.

El texto hace énfasis en que los consumidores estadounidenses obtienen los productos de cadenas como Wal-Mart, Whole Food, Subway y Safeway, quienes se autoproclaman como empresas socialmente responsables y quienes, según la investigación, aseguraron desconocer las condiciones en cómo obtienen los productos.

El reportaje de Los Angeles Times cuenta como los jornaleros son ‘enganchados’ en comunidades indígenas del centro y sur del país con la promesa de ganar 100 pesos al día. Sin embargo, al llegar, las empresas les retienen su pago porque adeudan sus salarios a las tiendas de la compañía, que no es otra cosa que ‘tiendas de raya’ o en el mejor de los casos, se les retiene y se les paga hasta dos o tres meses después, cuando acaba el contrato laboral.

Además de las cuestiones laborales que están en contra de la Ley Federal del Trabajo, la investigación expone las condiciones insalubres en las que viven los jornales: bodegas sin aire, cuartos infestados de ratas, ausencia de agua potable que los obliga a bañarse en ríos, falta de comida, etcétera.

Aunque la investigación se centra en campos de Sinaloa, en Coahuila, principalmente en La Laguna, existen campos agrícolas en las mismas condiciones. Hace cuatro años Vanguardia denunció las condiciones en las que trabajaban jornaleros provenientes del sur a la región, donde de igual manera se presentaba las violaciones en la cuestión de los pagos y en las condiciones insalubres en las que vivían.

De hecho, hace dos años la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Coahuila, elaboró un informe sobre las condiciones de los campos agrícolas en La Laguna, y calificó las condiciones de trabajo como una “esclavitud moderna”.

Vanguardia
Francisco Rodríguez Lozano
Culiacán, Sinaloa, México
Viernes 12 de diciembre del 2014.

Página 2 de 2

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter