Cuando vayas a Puebla, uno de los lugares imperdibles a visitar es La Pasita. Te contamos

Sin importar a dónde vayas, todas las ciudades —chicas o grandes— tienen una serie de atracciones que sí o sí tienes que visitar, de otra manera sería como si nunca hubieras ido.

"Tere dice por favor, pasita mejor"

En la ciudad de Puebla existen diversas actividades ya sean culturales o bien, foodies. Uno de los obligados en la segunda categoría es asistir a La Pasita, una licorería que desde 1916 (antes llamada: El Gallo de Oro) mantiene un lugar muy especial en los paladares de quienes la han visitado. Cuenta la leyenda que la cantina se hizo famosa por sus populares camineras, podías pedir pasitas para una cuadra, dos, tres, o hasta donde aguantaras.

Actualmente la barra es atendida por Don Pasita quien heredó la legendaria cantina, que, por cierto, es muy tradicional y pintoresca, rodeada de curiosidades, figuritas y lo mejor: frases cotorras como: "Para tus visitas Pasita necesitas", "Todo banquete elegante, Pasita tiene delante", "Lloraba Elena, pasita calmó su pena" o "Dice Chucho: Pasita me gusta mucho".
 
El nombre del lugar se debe a su bebida estrella: “La Pasita" la cual consiste en un licor de uva pasa servido en un caballito con un cuadrito de queso fresco y una pasa montados en un palillo de madera que contrarresta el dulzor del licor. Pero cuidado, que las pasitas pueden ser engañosas y te puedes perder en ellas.

Además de esta emblemática bebida, también se pueden encontrar otras combinaciones como la sangre de brujas (licor de zarzamora con jamaica); la sangre de artista (licor de membrillo con chabacano); el charro con espuelas (licor de tejocote, rompope y crema de cacao); o la China Poblana (licor de zarzamora con jamaica, rompope y licor de menta), entre muchos más.

Sobre advertencia no hay engaño, te aseguramos que tu visita a La Pasita será memorable. Por cierto, también puedes adquirir una botella de licor de uva pasa o rompope para llevar.

La Pasita
Dirección: 5 Oriente 602, col. Centro, Puebla, Puebla
Horario: lun, miér, jue, vie, sáb 13:00 a 17:00 horas.
(ojo: los horarios pueden variar en cualquier momento)
Precios: $25 por copa

El Universal
María Hernández
Puebla, México
Domingo 9 de julio de 2017.

El encargado de la sucursal de esta conocida pulcata de Puebla incurrió en una falta administrativa y contra los derechos humanos de una persona invidente con su perro guía.

La delegación en Puebla de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) clausuró de manera temporal el establecimiento “La Pasita”, ubicado en la calle 3 Sur 504, por no otorgar facturas a sus clientes.

Los encargados de la sucursal de este conocido bar del centro histórico de Puebla protagonizaron un escándalo en redes sociales por negar el acceso a un persona invidente con su perro guía, lo que causó indignación entre usuarios y el anuncio de una multa por parte de las autoridades municipales.

De acuerdo con un comunicado de prensa enviado por la dependencia federal, se realizó una verificación en dicho establecimiento el pasado 5 de febrero, motivada por la queja presentada el 27 de enero por discriminación en contra de un cliente con debilidad visual, pues antes de esta fecha el local había permanecido cerrado.

“Se impuso al establecimiento la medida precautoria de suspensión, debido a que se afecta la economía de una colectividad de consumidores, colocando en el establecimiento dos sellos de suspensión (…) no entregar comprobantes de las transacciones comerciales es una infracción al artículo 12 de la Ley de Protección al Consumidor”, señala la Profeco en el comunicado.

Oro Noticias
Ciudad de Puebla
Miércoles 10 de febrero de 2016.
Clausura Profeco al tradicional bar La Pasita

Hasta 70 mil pesos de multa a La Pasita de Puebla por discriminar a invidente

El propietario del bar "La Pasita" podría recibir una multa de entre 73 mil y 100 mil pesos, o el equivalente de 100 a mil días de salario mínimo, por cometer actos de discriminación luego de negar el servicio e impedir la entrada al lugar a una persona discapacitada junto con su perro guía, informó David Alvarado Limón, director de Normatividad y Regulación Comercial municipal.

Sobre el mismo incidente, Gabriela Viveros González, regidora de la Comisión de Derechos Humanos e Igualdad de Género, de la comuna, dio a conocer que el tema será abordado en mesa de trabajo para emitir un exhorto y erradicar este tipo de conductas que no son propias de la ciudad.

Entrevistados por separado con respecto a la denuncia dada a conocer en redes sociales donde el encargado del conocido establecimiento de licores preparados "La Pasita", ubicado en la calle 3 Sur 504, negó el servicio a una persona que padece ceguera y se apoya en su perro guía, el funcionario municipal garantizó la aplicación de una sanción.

Sostuvo que el área a su cargo está facultado para emitir sanciones a quienes sin razón alguna se niegue a ofrecer el servicio por alguna discapacidad, además que será revisado el inmueble para conocer si cumple con toda la documentación necesaria.

"Amerita una sanción económica que iría de los 100 a mil días de salario mínimo y estamos hablando por un acto de discriminación que no hemos tenido registro de otro caso igual, podemos decir que estamos hablando del primer caso en esta administración municipal", añadió.

Para fundamentar la multa, el director de Normatividad y Regulación Comercial municipal dijo que habrá de apoyarse en la difusión del video en redes sociales, donde es evidente el maltrato realizado por el encargado del lugar La Pasita.

El Sol de Puebla
Ciudad de Puebla
Domingo 31 de enero de 2016.

Frente a la Plazuela de los Sapos…     

Imperturbable al paso del tiempo, La Pasita, es la tienda más popular de Puebla desde 1916, famosa por sus licores, que a lo largo de su permanencia han sido degustados por intelectuales, artistas de cine, políticos encumbrados y ciudadanos del  mundo que consideran  al lugar como paso obligado, para compenetrarse un poco más en la cultura poblana.

Las mezclas e infusiones se siguen destilando y preparando de manera artesanal, como lo hacía desde principios del siglo pasado, el fundador de esa casa, Emilio Contreras Aycano.

Con el devenir de los años, la administración del negocio pasó a manos de Emilio Contreras hijo, cuya tenacidad y empeño han logrado consolidar el establecimiento, pues no siempre conoció la bonanza.

Del periodo de vacas flacas quedan algunos testimonios escritos de viejos deudores, que nunca regresaron a saldar sus cuentas, como lo revela un vale de caja existente, fechado a finales de la década de los treinta, firmado por Gustavo Díaz Ordaz, estudiante de la escuela de Derecho en la Universidad de Puebla, que a la postre fuera presidente de la República en el periodo 1964-1970, por lo que se desprende que no sólo fue un depredador de la conciencia estudiantil, sino un detractor del pequeño comercio.
 
Lo que ayer fue tragedia, hoy es anécdota histórica, pues a la "lista negra" como la llama don Emilio, se le agregan, entre otros, los nombres de Carlos I. Betancourt, Gonzalo Bautista (padre), ambos florecientes ex gobernadores de Puebla, que también dejaron deudas pendientes en la tesorería de La Pasita, en su época estudiantil. En ese listado, tampoco podía faltar el famoso doctor Julio Glockner, que además de restaurar las partes nobles de los poblanos, también fue rector de la Universidad.

No es accidental el hecho de que los estudiantes de la época fueran clientes recurrentes del negocio, el edificio Carolino, que por aquellas fechas albergaba a todas las escuelas y facultades universitarias, se encuentra a una calle de distancia.

Algunas cuentas aparentemente son insignificantes, pues el monto del adeudo es de apenas dos pesos, pero sólo en apariencia, si se considera que el costo de un trago era de diez centavos. Hoy el costo de una "pasita" es de 17 pesos, parejo.

El Museo de lo Increíble

La otra razón de la fama de La Pasita, dice don Emilio: "En la Pasita se encuentra el único Museo de lo Increíble. Tenemos -dice -una pecera con agua en la que se puede apreciar el único pez invisible; la granada que le voló la mano al manco Álvaro Obregón; la brocha con que se pintó el Mar Rojo; el compás con el que se trazó el circulo vicioso; la herradura del caballo de Troya" y otras maravillas que en ocasiones la flema poblana no alcanza a comprender.

Sin duda que la atmósfera humorística que flota en La Pasita es una de las piezas claves para la atracción de visitantes. No faltan los parroquianos que buscan desanudar el nudo gordiano de las fórmulas con las que se hacen los licores, mismos que son remitidos a un manuscrito que está a la vista, con letra tan diminuta que ni con lupa se puede apreciar.

Tampoco faltan los chispazos de humor al hurgar entre todas las chucherías que se encuentran entre las vitrinas y de pronto localizar unos espejuelos diminutos cuya leyenda refiere que se trata de los lentes del general Ignacio Zaragoza, quien los dejó empeñados antes de salir a dar fiera pelea a los zuavos del ejercito de Napoleón III.

Beber es vivir…

La nomenclatura de las bebidas que ahí se preparan da una referencia aproximada de lo que se puede encontrar en esa tienda que recrea el acertado refrán; "beber es vivir": Sangre de Bruja, Espuelas de Charro, China Poblana, Crema a Go-Go, Un Calambre, Sangre de Artista y la Pasita misma.

La fama de La Pasita ha trascendido no sólo porque es el único sitio en donde "se dan clases de cubilete, por nota"; también por sus concursos, por ejemplo, el visitante que logre tomar 20 copas, tiene derecho a golpear un monigote con apariencia del ex presidente Carlos Salinas de Gortari. Pero el que logre tomar 100 pasitas, dice don Emilio, gana 100 mil pesos y le pagan el funeral. En este caso refiere el propietario que en toda la historia de la tienda sólo una persona ha logrado tomar las 100 copas; ello fue en 1948, por un caballero apodado El Peterete.

Otro intento fue hecho en 1984 por un parroquiano que alcanzó el segundo lugar, luego de ingerir 97 vasos de licor. Luego de esta experiencia fue hospitalizado a sólo tres vasos de alcanzar el récord. La Pasita se localiza en la calle 5 Oriente 602 y abre de 12:00 a 18:00 horas diariamente. Sólo dista dos calles de Catedral y como hace 86 años, ahí se expende el famoso licor "Sangre de Diablo". ¿Gusta usted?  

Puebl@Media
Enrique Aguirre
Ciudad de Puebla
Domingo 25 de Julio de 2010.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter