La salida de López Dóriga se ventiló desde que la empresaria María Asunción Aramburuzabala, lo acusó de intento de extorsión por 5 millones de dólares, en septiembre pasado.

Ciudad de México.- En el marco de los recortes y modificaciones en la programación de Grupo Televisa, tras la crisis de rating e ingresos publicitarios, se determinó esta tarde que el conductor estelar de Noticieros Televisa, Joaquín López Dóriga, será sustituido por Denise Maerker después de la gira del Papa Francisco a México, del 12 al 17 de febrero próximos.

Además, se reducirá el tiempo de transmisión de Primero Noticias, segmento matutino conducido por Carlos Loret de Mola, y Adela Micha dejará su programa de entrevistas para irse a la nueva cadena televisiva de los Vázquez Raña.

A las 17 horas de este jueves 21 se reunieron en las instalaciones de la empresa los integrantes del equipo informativo de Televisa.

Directivos de la empresa les notificaron estos cambios, lo que generó una reacción negativa de Loret de Mola, quien salió muy molesto de la reunión y amagó con presentar su renuncia, según versiones internas.

Hasta el momento, la empresa no ha oficializado estos cambios, pero fuentes cercanas a la reunión confirmaron a Apro los cambios acordados y la reacción negativa de Loret de Mola, quien aspiró a sustituir a López Dóriga en el espacio del noticiario estelar del Canal 2.

Antes de determinar la sustitución de López Dóriga por Denise Maerker, conductora de Atando Cabos, Televisa negoció con León Krauze la posibilidad de incorporarlo en el horario estelar. El actual conductor de Univisión pidió condiciones de libertad de acción y la empresa no aceptó.

La salida de López Dóriga como conductor principal de El Noticiero se ventiló desde el momento en que la empresaria María Asunción Aramburuzabala acusó al periodista de intento de extorsión por 5 millones de dólares en septiembre pasado.

Los negocios de López Dóriga

Proceso publicó en su edición 2030 un reportaje sobre el modus operandi de la extorsión que el conductor estelar de Televisa y Radio Fórmula realiza a través de sus dos empresas, Akron y Ancla, que han recibido más de 237 millones de pesos en contratos por menciones, campañas y entrevistas de dependencias federales entre 2001 y 2015, justo el periodo de mayor influencia de López Dóriga, gracias a su posición en Televisa.

Los rumores sobre su salida de Televisa arreciaron a raíz de la disputa jurídica con Aramburuzabala, ex accionista de la propia empresa, y de la publicación de Proceso sobre los contratos y, al menos, seis propiedades inmobiliarias de lujo, más dos yates, que posee López Dóriga.

Desde el 30 de septiembre pasado, fuentes de Televisa confiaron a Proceso que se pretendía relevar al conductor de El Noticiero, pero postergaron esta decisión para no vincularla con el litigio de la empresaria inmobiliaria, heredera del emporio de la Cervecería Modelo.

A petición expresa de Emilio Azcárraga Jean, López Dóriga no pudo utilizar su espacio informativo en la pantalla de Televisa para defender o contraatacar. Tampoco desmintió la información publicada por Proceso, ya que argumentó que sus departamentos eran fruto de una “herencia” y que sus “barcos” no son de lujo.

Antes de que se concretaran los cambios en el área de Noticias de Grupo Televisa, la empresa de Azcárraga Jean ha realizado modificaciones en Televisa Deportes, canceló el programa En Familia, con Chabelo, el más antiguo de la televisión abierta, y el talk show conducido por Laura Bozzo, al tiempo que anunció recortes en sus telenovelas, la suspensión de realitys como el Big Brother y de programas de concurso.

Proceso
Jenaro Villamil
Ciudad de México
Jueves 21 de enero de 2016.

Censura Milenio artículo de Pablo Gómez sobre López Dóriga

Lamentable que al tratar de abordar un acto judicial de censura se produzca otra censura periodística

Pablo Gómez, representante del PRD ante el Instituto Nacional Electoral (INE) envió a esta redacción el texto que a continuación se reproduce, incluida la breve explicación que le anexó.

El día de hoy como todas las semanas desde el primer ejemplar del periódico Milenio debió salir publicado mi artículo. Sin embargo, contrario a lo establecido en el convenio verbal original, el director Carlos Marín decidió censurarlo. El artículo se intitula ¡Intocable! y se refiere a la sentencia de la Sala Superior del Tribunal Electoral en el caso López Dóriga vs PRD. Es lamentable que al tratar de abordar un acto judicial de censura se produzca otra censura periodística.

Envío el artículo censurado

Se ha producido una sentencia del Tribunal Electoral que entra en los conceptos nada contradictorios de lo cómico y lo patético. El spot del PRD, cuestionado por López Dóriga, no constituye –según mandato judicial– ninguna trasgresión a la ley, no obstante el autor (el mismo PRD) debe ser sancionado con la interrupción de la transmisión del spot que antes había sido censurado por el INE y vuelto a censurar por la llamada sala especializada. Hemos visto en la historia de las ignominias judiciales la condena de inocentes por hechos reales o inventados pero no habíamos visto la condena por hechos declarados inexistentes por el mismo juez. El PRD ha sido sancionado con la “interrupción de la transmisión” de su spot (art. 456 de la ley) pero la sentencia también sostiene que ese mismo PRD jamás cometió transgresión alguna. ¿Alguien puede explicar este disparate? Piénsese que no hubo homicidio pero el asesino ha sido sentenciado. En esta situación se encuentra el PRD sólo por haber incluido la imagen de López Dóriga en un spot.

Pero no, ya sabemos que no se trata de López Dóriga (asunto menor) sino de Televisa (a la cual se le rechazó la misma pretensión censuradora por exceso de idiotez jurídica y porque no era necesaria ante la existencia de la queja de López Dóriga, por lo demás patrocinada y redactada en la misma Televisa), empresa que no tolera que sus frecuencias sean utilizadas para criticarla.

Ahora bien, estamos ante una confabulación de intereses casi siempre coincidentes entre el gobierno y Televisa. El spot del PRD criticaba a Peña, Videgaray y Osorio (así como a la herencia priista en general) y de paso mencionaba que hay cosas que no han cambiado: el monopolio informativo de la televisión cuyo encono es López Dóriga, conductor en pantalla (por el momento) del noticiero estrella del canal de las estrellas.

En el Tribunal Electoral (siete integrantes) se produjeron tres votos a favor de que en este caso había un ataque a la honra de López Dóriga (sin decir, claro, cual es ésta), con lo cual la sentencia tiene un sustento minoritario. Otros tres dividieron sus opiniones sobre el asunto pero sin coincidir con el argumento del proyecto aprobado. Otro más manifestó su disenso completo. Se trata de una sentencia sin mayoría real pero sostenida por el Tribunal, como tal, con el propósito de acatar la consigna oficial: López Dóriga es intocable. Bueno, algún día escucharemos a Azcárraga decir lo contrario, el día en que despida al conductor estrella del canal ibidem. En realidad no hay reinado del duque de Velandia (segundo apellido de López Dóriga) sino del verdadero rey, el dueño del consorcio monopolista, Azcárraga. (Me cuesta seguir con esto porque siento que alguien me puede censurar pero me arriesgo).

Lo que ha resultado atropellado no es sólo el derecho del PRD, el cual se atrevió a criticar a Televisa junto a Peña et. al., sino la libertad de difusión, recién incorporada en el artículo 7 de la Constitución y ahí declarada inviolable pero que ya se violó. Dice el tribunal que su sentencia es resarcitoria de un derecho de López Dóriga pero, si no hubo calumnia en el spot perredista, entonces ¿qué hubo? Nada, sino algo que molestó al consorcio televisivo en absoluta convergencia con el gobierno. Por lo pronto, el insigne Poder Judicial dice que López Dóriga es intocable. Pero, ¿por cuánto tiempo? La gravedad es la más fuerte de las leyes.

Proceso
Ciudad de México
Sábado 21 de febrero de 2015.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter