•    Hemos visto una política económica que descansa en la apertura comercial, sin hacer política industrial activa ni estimular el desarrollo regional y la generación de valor agregado en la producción: Jorge Basave, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM

•    Se requiere una mayor inversión pública para mejorar el bienestar de la población, dijo

•    Una industria moderna y diversificada requiere inversión en sectores dinámicos como la electrónica, telecomunicaciones, autopartes y aeronáutica, consideró

En México, de no llevarse a cabo una reforma fiscal a fondo, no habrá recursos para más inversión. “En los últimos años hemos visto una política económica que descansa en la apertura comercial, sin hacer política industrial activa ni estimular el desarrollo regional y la generación de valor agregado en la producción. Es momento de discutir la política industrial del país”, afirmó Jorge Basave Kunhardt, del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM.

Para que los mexicanos alcancen mayores niveles de bienestar se requiere más inversión pública, sobre todo en la industria manufacturera y en infraestructura, sectores que contribuyen con una tercera parte del producto interno bruto (PIB).

La inversión es fundamental para cualquier economía moderna; sin embargo, en el país representa 22 por ciento del PIB, cuando debería ser de 25 por ciento si queremos tener impacto, advirtió

Para nuestra economía, “la inversión insuficiente se manifiesta en una capacidad productiva limitada, en una incapacidad crónica para generar empleos e ingresos crecientes, y en impedimentos para desarrollar innovación e incorporar nuevas tecnologías”.

La inversión debe ser más dinámica y para tener una industria moderna y diversificada debe enfocarse a sectores con capacidad de arrastre, como la electrónica, telecomunicaciones, autopartes y aeronáutica, consideró el analista financiero, expuso el exdirector del IIEc.

Reiteró que el país debe aprovechar y diversificar su comercio, e incrementar sus relaciones con China. “Sería un error asentar el crecimiento sólo en la exportación de materias primas como el crudo. Mientras no diversifiquemos nuestras relaciones, seguiremos pegados a la economía estadounidense y sujetos a sus vaivenes”.

Basave Kunhardt informó que el 16 y 17 de mayo se llevará a cabo el XXV Seminario de Economía Mexicana en el IIEc. Se plantearán propuestas de política económica mexicana mediante seis mesas de análisis y 20 ponencias.

Bajo el título “Retos de la economía mexicana, presente y futuro hacia un nuevo modelo de desarrollo”, este encuentro abordará aspectos como el diseño de nuevas políticas industriales, y se analizarán temas como el desafío tecnológico, las condiciones laborales y el combate a la pobreza.

También, perspectivas macroeconómicas y finanzas públicas, los cambios del TLCAN al MEXCUSA, y la nueva integración económica internacional.

Puebl@Media
Ciudad de México
Domingo 14 de abril de 2019.


•    La respuesta arancelaria hecha por Estados Unidos responde originalmente “a la baja de su hegemonía global, pero en particular con el mercado asiático”, consideran especialistas del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM

Ante el embate arancelario del gobierno de Donald Trump y un replanteamiento profundo o posible remoción del TLCAN, México tiene una oportunidad histórica para trazar una nueva economía nacional, con el replanteamiento de otra política comercial, coincidieron académicos del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM.

En conferencia de medios en el IIEc, Gerardo González Chávez, especialista en políticas públicas para el desarrollo y la competitividad, dijo que es la ocasión para modificar la política económica y abocarse al mercado interno.

“México importa de Estados Unidos 60 por ciento de la gasolina y es su principal cliente en materia de alimentos: maíz, frijol, trigo... La autonomía de una nación parte del rubro alimentario y energético, por lo que hay que transformar esa situación”, indicó.

La oportunidad está aquí, para transitar a una verdadera política industrial, expuso Andrés Blancas Neria, experto en política fiscal, monetaria y financiamiento del desarrollo. “Hay que fomentar el crecimiento y desarrollo, no sólo hacer gasto corriente, sino emprender la inversión en grandes proyectos nacionales”.

El investigador del IIEc resaltó que la respuesta arancelaria hecha por Estados Unidos responde originalmente “a la baja de su hegemonía global, pero en particular con el mercado asiático”.

A mediano plazo o más, continuó, los bloqueos comerciales podrían dejar al gobierno de Trump no sólo fuera de los mercados de Asia y Europa, sino con “una tendencia a abandonar la producción para convertirse en una nación importadora”.

Opciones

González Chávez apuntó que los tratados buscan, de manera común, reducir los costos de producción y abrir los mercados, pero EU lo hace ahora a la inversa.

“Es importante que México también responda con la misma moneda (con aranceles) como forma compensatoria, pero sería adecuado que esos ingresos se destinen a la producción de lo que no tenemos: energéticos y alimentos”, precisó.

Para José Manuel Márquez Estrada, del área de Análisis Macroeconométrico Prospectivo del IIEc, no hay que temer a dejar la dependencia con Estados Unidos, pues nuestro país tiene una gran posición para diversificar sus relaciones comerciales. “En el caso del acero y del aluminio, que se puede importar a mediano plazo de otros territorios, como Argentina y Brasil”.

Finalmente, José Nabor Cruz Marcelo, del Área de Economía Aplicada del IIEc, dijo que el proteccionismo estadounidense no cederá, y si Trump es reelecto se agudizará; además, están muy cerca las elecciones intermedias en EU, por lo que se debe avanzar en un preacuerdo bilateral, por separado, con Canadá y China”.

Puebl@Media
Ciudad de México
Lunes 4 junio de 2018.


•    No sólo es el efecto Trump, también arrastra un problema estructural por el precio del petróleo, la inflación y la devaluación del tipo de cambio, entre otros aspectos

•    México no alcanzará su expectativa de crecimiento para 2017, y se ubicará en dos por ciento

La economía mexicana está en un momento de alta vulnerabilidad e incertidumbre; no existen condiciones para generar un mercado interno sólido, coincidieron académicos del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM en la conferencia “El aumento a la tasa de interés y sus repercusiones en la población y en la economía nacional”.

No sólo es el efecto Trump, también arrastra un problema estructural en la economía: el precio del petróleo, la inflación, la devaluación del tipo de cambio peso-dólar (que en menos de tres años ha pasado de 13 a 20 pesos), la fuga de capitales y el aumento de la deuda externa, señaló Alicia Girón, coordinadora del Seminario Universitario de Estudios Asiáticos.

Basada en sus investigaciones y en datos del Country Information Report del Fondo Monetario Internacional (FMI), dijo que México no alcanzará su expectativa de crecimiento para 2017, y se ubicará en dos por ciento.

“El FMI insiste en llevar hasta las últimas consecuencias las llamadas Reformas Estructurales, pero lo que se requiere son cambios en las políticas monetaria, fiscal y financiera”, indicó la ex directora del IIEc.

La fuga de capitales es un hecho, pues las reservas del país pasaron de 192,365 mil millones de dólares en diciembre de 2014, a 174,498 mil millones de dólares en noviembre de 2016, por lo que en el curso de casi dos años han decrecido más de 20 mil millones de dólares.

Vulnerabilidad

En su oportunidad, César Armando Salazar López, también del IIEc, comentó que no existen condiciones para generar un mercado interno sólido, por lo que estamos altamente vulnerables a los golpes y choques externos.

“No contamos con una política económica que ayude en forma adecuada a enfrentar las situaciones y movimientos financieros del exterior; la política actual no distingue lo que es mejor para la economía nacional, no se buscan condiciones de crecimiento, sólo de estabilización”.

Intentar mantener la política monetaria con instrumentos tradicionales en un contexto donde ya no funcionan, llevará a impactar los costos del Estado por su deuda, apuntó.

“Los pronósticos de crecimiento para la economía mexicana han caído para 2016, y para 2017; pasamos de un rango de 1.5 a dos por ciento”, reiteró Salazar López.

Al referirse al mercado cambiario, expuso que éste reaccionará conforme haya anuncios en el plano internacional, por lo que se padecerá “una incertidumbre completa”.

TLCAN

En cuanto a la posibilidad de la reapertura del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), César Salazar subrayó que nuestro país debería aprovechar la ocasión para replantear las condiciones en materia agroalimentaria, pues México es un gran importador de alimentos estadounidenses, mayoritariamente de maíz.

Al respecto, Alicia Girón, manifestó que esa reapertura también es una oportunidad para reintentar una renegociación de la deuda externa y especificar con qué sectores se ha contraído.

Puebl@Media
Ciudad de México
Martes 22 de noviembre de 2016.


El salario mínimo “es un verdadero insulto, pues un día de paga ni siquiera alcanza para una comida al día”, aseguró el académico


Una vez más el precio de la gasolina en el país tuvo un incremento, superior a los registrados en los últimos años, lo que provoca un efecto inflacionario que afecta en gran medida la economía de millones de mexicanos, en particular a los sectores de menores ingresos, resaltó Fabio Barbosa Cano, académico del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM.

El especialista en el tema del petróleo señaló que esta medida incluso está siendo criticada por miembros de la esfera política, pues afecta los intereses nacionales, ya que los salarios mínimos están muy deteriorados.

“En lugar de elevar el precio de los combustibles que provocan estas repercusiones inflacionarias, podríamos comenzar por ajustar el gasto público, como reducir los salarios elevados en algunos ámbitos del gobierno, además de disminuir gastos suntuarios”, acotó el investigador.

El nuestro es un país con una seria desigualdad salarial y el llamado salario mínimo “es un verdadero insulto, un atentado a la inteligencia, pues un día de salario ni siquiera alcanza para una comida al día”.

Fabio Barbosa puntualizó que este proceso es indicativo de una inestabilidad económica en el país, pues en estos momentos se vive un periodo dramático de deterioro económico de gran parte de la población, de simulaciones al aparato productivo y al sector agrícola, de desempleo y, por primera vez en muchos años, también podemos contemplar otro fenómeno, el descontento social, lo que el Presidente llama “mal humor social”.

Estos recursos que el gobierno espera obtener por el incremento de las gasolinas es una medida fiscal que “significa convertir a las gasolineras en oficinas de la Secretaría de Hacienda para recaudar fondos. No somos un país donde los precios se establezcan por la oferta y la demanda, sino por decreto presidencial para cubrir un hoyo fiscal”, subrayó.

Dicho déficit es producto de la disminución de los precios del barril de petróleo en México, por lo que se espera que este aumento a la gasolina –que no se produce en el país– cubra ese desequilibrio en la economía financiera.

Los recursos que recaude el gobierno con esta medida serían invertidos, principalmente, en seguridad, es decir: policía, ejército y armamento, “el principal o único renglón que en estadísticas podemos comprobar que está en crecimiento”.

Entre los planteamientos de la academia para superar esta crisis y reactivar el mercado interno destacan la necesidad de mejorar la capacidad de compra de los consumidores, elevar la actividad de las empresas y crear empleos, además de seguir una política de ahorro y uso eficiente de los hidrocarburos, indicó Barbosa Cano.

Por último, consideró necesario iniciar la discusión nacional para impulsar un cambio en el modelo de desarrollo y un viraje en las políticas públicas.

Puebl@Media
Ciudad de México
Viernes 5 de agosto de 2016.

El modelo económico impide el desarrollo con mejorías en los indicadores de desigualdad, en la redistribución progresiva del ingreso y en la reducción de la pobreza

Alrededor de 63 millones de mexicanos viven en pobreza patrimonial. La brecha entre ésta y la pobreza alimentaria se ha ampliado y en 2014 fue mayor que en años anteriores. Aunque se podría decir que hay efectos positivos de los programas sociales para enfrentar esa condición, el problema se ha trasladado a las dificultades de vivienda y servicios, afirmó Adolfo Sánchez Almanza, del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM.

Al participar en el seminario Dimensiones espaciales de la pobreza y la exclusión social en ciudades mexicanas, organizado en el Instituto de Geografía (IGg), expuso que los municipios centrales tienen una situación menos desfavorable que los periurbanos, los cuales “están peor en todos los indicadores, como pobreza y desigualdad”.

El modelo económico impide el desarrollo con mejorías en los indicadores de desigualdad, en la redistribución progresiva del ingreso y en la reducción de la pobreza, subrayó.

En la ponencia Relaciones entre crecimiento económico, desigualdad y pobreza en México, explicó que el avance tiene sus ciclos, pero en el modelo de apertura comercial es menor, con mayor pobreza. “Hay igualación en ciertos años, pero con crecimientos económicos bajos, es decir, nos empobrecemos en general”.

Las zonas metropolitanas tienen un fuerte peso: 75 por ciento del PIB y 56 por ciento de la población están en ellas, abundó.

En la presentación Crítica de las bases epistemológicas del concepto de pobreza y su medición, Orlando Moreno y Guadalupe García Balderas, de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón, explicaron que ese fenómeno ha sido evaluado bajo un solo criterio, que ha sido “construido desde la hegemonía y tiende a cosificar las necesidades de los seres humanos, siempre bajo una lógica mercantil; en consecuencia, omite otras formas de análisis”.

Por lo anterior, se plantea la necesidad de conceptualizarla a partir de incluir realidades suprimidas, silenciadas o marginadas, tanto como otras, emergentes o imaginadas.

No se trata, aclararon, de desacreditar el conocimiento científico existente, sino de entender que puede ser analizado desde distintas perspectivas. “El ser humano es complejo y muchas veces la cuantificación de las necesidades no alcanza a reflejar del todo la realidad”.

Durante la inauguración, Adrián Guillermo Aguilar, organizador del seminario, recordó que éste se enmarca en los trabajos del proyecto de ciencia básica del Conacyt denominado Segregación socio espacial y pobreza urbana en zonas metropolitanas de la región centro del país.

“Hemos tenido este proyecto los últimos tres años y participa un grupo de académicos del IGg, del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias (CRIM) o del Colegio Mexiquense. Su objetivo general es conocer y entender los nuevos patrones de la segregación residencial”, señaló.

La segregación, consideró, se ha dado en diferentes ciudades mexicanas; por ello, se requiere elaborar metodologías que puedan ser aplicadas para comparar el proceso en varias urbes; analizar los espacios de pobreza que se multiplican; conocer las características físicas de esos asentamientos y el impacto que ha tenido para los pobres vivir ahí, así como analizar los factores causales.

Puebl@Media / UNAM
Ciudad de México, Mx.
Lunes 18 de enero de 2016.

Difícil sacar del atraso a los países sin autosuficiencia alimentaria

Las reformas estructurales y el proceso de apertura de la economía mexicana han causado grandes daños al sector agrícola, señaló Berenice Ramírez, del IIEc de la UNAM

El sector agrícola ha sido de los más afectados en el proceso de apertura de la economía mexicana y por las diversas reformas estructurales, lo que plantea una situación preocupante, pues sin autosuficiencia de comestibles es difícil que los países superen su atraso, advirtió Berenice Ramírez, del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM.

En la inauguración del XXXV Seminario de Economía Agrícola. Reflexiones sobre Seguridad Alimentaria, Búsqueda y Alternativas para el Desarrollo en México, Ramírez estuvo acompañada de María del Carmen del Valle y Felipe Torres, ambos de la misma entidad universitaria.

Lo más desconcertante de la situación agraria mexicana es nuestra dependencia creciente; en este contexto, las transformaciones ambientales y el interés por la explotación minera intensifican las disputas por espacios rurales, agudizan las desigualdades, profundizan la pobreza campesina y agravan los desplazamientos poblacionales, añadió.

A su vez, Torres aseveró que tener un país sin hambre equivale a lograr la estabilidad, un equilibrio en las políticas de crecimiento y una mejor sociedad.

Por la apertura de los mercados y la eliminación de las fronteras se ha dado un resquebrajamiento de las aspiraciones de la seguridad alimentaria, entre otras cosas porque se presenta la paradoja de que los incrementos de los precios internacionales, lejos de resolver el problema en una nación dependiente como la nuestra, lo empeoraron.

Al respecto, Valle refirió que se observa un deterioro en las condiciones de vida de la población, pero también hay recursos naturales, conocimiento y espíritu dispuestos a la búsqueda de alternativas para el bienestar de los habitantes.

Desarrollo y seguridad alimentaria

Al impartir la conferencia magistral Desarrollo y seguridad alimentaria, Margarita Flores, secretaria académica e investigadora del Programa Universitario de Estudios del Desarrollo (PUED) de la UNAM, detalló que tener acceso a comestibles significa que todas las personas tengan ingresos suficientes para adquirirlos o producirlos, ya sea en cantidad, calidad, diversidad e inocuidad.

Además, es preciso que alcance para un buen estado nutricional y una vida sana de acuerdo con sus preferencias, así como que estén disponibles físicamente (y los mercados funcionen). El resultado será salud y nutrición adecuada. Su garantía es una expresión del derecho a la alimentación.

De acuerdo con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en 2014 la población mexicana con dificultades para acceder a los elementos mínimos requeridos fue de 23.4 por ciento, es decir, 28 millones.

México es un productor importante, con empresas agroalimentarias que compiten exitosamente en los mercados internacionales, pero las políticas públicas dan preferencia a los apoyos individuales más que a los bienes públicos. Además, hay una disociación entre las directrices sociales (asistencial de acceso a comestibles) y la productividad (empleo y generación de ingresos).

Falta una visión comprensiva de estrategias de seguridad incluyentes y sostenibles en el renglón, así como protección de la biodiversidad, concluyó.

Puebl@Media
Ciudad de México
Lunes 2 de noviembre de 2015.

Con un campo abandonado, industrias poco competitivas, un mercado interno frágil y distribución desigual del ingreso, entre otros

En tanto no se corrijan los desequilibrios estructurales provocados por un campo abandonado, industrias poco competitivas, un mercado interno frágil, la distribución desigual del ingreso, una política monetaria orientada al control de la inflación y un gasto público que no responde a las necesidades de expansión, el crecimiento de México está condenado a ser bajo, advirtió Armando Sánchez Vargas, del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la UNAM.

Una política de cambio estructural real debe equilibrar el alto coeficiente de importaciones, pues de lo contrario, toda estrategia relativa generaría déficits en la cuenta corriente con riesgo de una crisis financiera interna, expuso el coordinador de Análisis Macroeconométrico Prospectivo (CAMP) de la misma entidad universitaria.

En la presentación del modelo macroeconométrico del IIEc, informó que al cierre de 2014 la economía nacional registrará un crecimiento de hasta 2.3 por ciento, con cerca de 700 mil empleos generados. Además, se estima un incremento de 6.24 por ciento en las exportaciones y 3.86 en las importaciones.

En este marco, Verónica Villarespe Reyes, directora de la instancia universitaria, aludió a la pertinencia de la propuesta académica, con variables útiles para realizar distintas indagaciones.

En tanto, Eduardo Loría Díaz, coordinador del Centro de Modelística y Pronósticos Económicos (CEMPE) de la Facultad de Economía (FE), añadió que, en una situación global compleja, el crecimiento potencial de México es de entre dos y 2.5 por ciento.

En un escenario favorable, sustentado en el éxito de las reformas estructurales y un entorno social positivo, es probable alcanzar el 3.5 por ciento, aseveró.

De aumentar la inversión pública y privada podría incrementarse hasta 3.4 en 2016. Asimismo, la tasa de desempleo permanecerá en cinco por ciento el próximo bienio, con un déficit fiscal y niveles de deuda pública crecientes.

Estructura del modelo

Armando Sánchez, también coordinador del boletín del IIEc Situación y perspectivas de la economía mexicana, explicó que el modelo macroeconométrico es parte de un esfuerzo institucional para proveer de una herramienta científica encaminada a realizar pronósticos fundamentales que abonen a la toma de decisiones de política pública.

El sistema integra 70 ecuaciones y 30 identidades para estimar indicadores productivos, de precios, laborales, financieros, externos y del sector público a partir de datos nacionales y variables externas que modelan la economía global, como los índices del Nasdaq y Dow Jones, las calificaciones de Standard & Poor’s, las tasas de interés mundiales y el crecimiento de China, Estados Unidos o la Unión Europea, entre otras.

Con esta información pueden crearse escenarios distintos para pronosticar los efectos de los choques externos en la economía nacional, entre otros aspectos. El modelo ya está calibrado y probado, concluyó.

Puebl@Media
Ciudad de México
Domingo 07 de diciembre de 2014.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter