A 83 mil 207 personas ascendió la población desocupada en Puebla durante el primer trimestre del 2020, es decir que hay 12 mil 291 más ciudadanos sin empleo que de enero a marzo del 2019, cuando eran 70 mil 286.

En los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reportó una Tasa de Desocupación (TD) de 2.8 por ciento, 0.4 puntos porcentuales por encima de la de 2.4 por ciento registrada en los primeros tres meses del año pasado.

La población ocupada en el estado de Puebla asciende a 2 millones 847 mil 348, de los cuales, el 71 por ciento se encuentra en la informalidad laboral, es decir que carecen de seguridad social.

Entre estos se encuentran trabajadores agrícolas, servicio doméstico remunerado en los hogares y trabajadores subordinados que, aunque laboran para unidades económicas formales, estas no los dan de alta.

La tasa de informalidad de esta entidad está por encima de la nacional de 56.1 por ciento, y es la sexta más alta en el país, después de Campeche, con 79 por ciento; Querétaro, con 77.6; Chihuahua, con 74.1; Baja California Sur, 73.1; y Yucatán, que registró 72.7 por ciento.

La Jornada de Oriente
Patricia Gutiérrez Rodríguez
Ciudad de Puebla, México
Martes 19 de mayo de 2020.


La exportación de vehículos de Audi y Volkswagen, cayó en 97.7 y 89.1 por ciento, respectivamente, durante abril pasado, reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El desplome es consecuencia de la baja o cierre en mercados internacionales por la pandemia del Covid-19.

En dicho mes de 2019 Audi envió a otros países 16 mil 444, camionetas Q5, mientras  que en el mismo ciclo del 2020 solo fueron 381.

En tanto que Volkswagen exportó el mes pasado 4 mil 287 automotores, cantidad significativamente inferior a las 39 mil 369 de abril de 2019.

Actualmente la planta de la firma de los cinco aros, ubicada en San José Chiapa; y la de Volkswagen, en Cuautlancingo, se encuentran en paro por la emergencia sanitaria, por lo cual la producción también descendió en 100 por ciento.

La primera fabricó en el cuarto mes del año pasado 16 mil 020 unidades, mientras que la segunda 38 mil 278.

La Jornada de Oriente
Patricia Gutiérrez R.
Ciudad de Puebla, Mex.
Lunes 11 de mayo de 2020.


Ocupa un lugar por delante de otras mucho más violentas, o más conocidas por ello

La ciudad mexicana de Puebla, otrora tranquila, enfrenta una serie de delitos que han llevado a su población a ser la que se siente más insegura de México, según datos oficiales recientes que exhiben la transversalidad de la violencia en el país.

El 92.7 % de los habitantes de Puebla -capital del estado del mismo nombre y cercano a la capital de México- se sienten inseguros según la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) divulgada el 16 de enero por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De esta manera, esta ciudad de unos 1.6 millones de habitantes llegó a ocupar la primera posición de municipios inseguros de México, por delante de otros mucho más violentos, o más conocidos por ello, como Ecatepec de Morelos o Tapachula.

Según expertos, la percepción de inseguridad en la ciudad -y en la región en general- ha ido 'in crescendo' en los últimos cinco años. Tomando especial relevancia en 2019 cuando una serie de hechos delictivos se dispararon y estos, junto con la información periodística y el boca a boca, aumentaron el temor de la ciudadanía.

La percepción de inseguridad es distinta a las cifras de violencia, aunque habitualmente existe una correlación.

Según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, la cifra de asesinatos del 2019 (1,249) fue incluso algo menor a la del 2018 (1,277) en todo el estado de Puebla.

No obstante, otros delitos se han disparado. Es el caso de las lesiones, que pasaron de 3,161 casos en 2018 a 6,787 casos en 2019, un aumento del 114.7 %. O del secuestro, con 48 casos en el estado de Puebla en 2018 y 84 sucesos en 2019, un alza del 75 %.

Asimismo, los feminicidios casi se duplicaron al pasar de 32 casos en 2018 a 60 el pasado año.

Subjetividad de datos

"Reconocemos que hubo un incremento desfavorable de la incidencia durante los cuatro primeros meses del año, pero ahora esa alza ya se contuvo y el secretariado reporta números a la baja", dijo este lunes en entrevista con Efe la secretaria de Seguridad Pública en la capital de Puebla, Lourdes Rosales Martínez.

Para la encargada de seguridad, "no termina de haber una correlación" entre violencia y percepción de inseguridad.

En este sentido, datos de la autoridad de Puebla refieren que del período 15 de octubre de 2018 al 15 de enero de 2020 se logró desarticular un total de 110 grupos organizados para delinquir.

Se detuvieron 3,572 presuntos delincuentes, se logró la incautación de 186 armas de fuego y 7,385 cartuchos útiles y se decomisaron sustancias como la marihuana o el cristal en grandes cantidades.

Asimismo, en la ciudad el robo a casa habitación bajó 28.8 %, el robo de autopartes 28.6 % y el robo a transeúnte 6.6 % comparado con el mismo periodo del año anterior, según las cifras esgrimidas por la funcionaria.

Se deben establecer "estrategias desde el Gobierno para centrarnos en el sentimiento de inseguridad o percepción de inseguridad, y no solo en bajar los índices delincuenciales", dijo a Efe el especialista y responsable del programa de Seguridad y Justicia del Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría de la Universidad Iberoamericana Puebla, Tadeo Luna de la Mora.

Pero la ciudadanía no lo percibe así

Sin embargo, a pesar de estas cifras que mostrarían una disminución de la delincuencia en la ciudad, la sociedad se mantiene en alerta y con miedo a padecer algún hecho delictivo en cualquier momento.

La presidenta de Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Olga Méndez Juárez, aseguró a Efe que el tema de la percepción los está perjudicando, debido a que al cierre de 2019 tuvieron perdidas del 20 %, año contra año.

Siendo los establecimientos del centro histórico los más afectados debido a que los comensales tanto nacionales como extranjeros ya no llegan a la zona.

En este sentido, refirió que cada día invierten más en seguridad, destinando entre el 4 % y el 6 % de sus recursos en la instalación de sistemas de seguridad.

"Hay datos reales. Hemos tenido incidentes donde lo que nos alarma más es que cada vez son incidentes más violentos. Llegan las personas con armas largas. (...) Nosotros creemos que la percepción va muy de la mano con la realidad", advirtió.

En sentido contrario, José Juan Ayala Vázquez, presidente del Consejo de Comerciantes del Centro Histórico, compartió que la percepción de inseguridad no los está afectando tanto porque la gente sigue comprando.

Sin embargo, son víctimas del llamado "robo hormiga" -a pequeña escala- ya que se reportan entre 8 y 10 robos de mercancía a diario con valor por arriba de 5,000 pesos (unos 260 dólares).

"Es cierto que estamos pasando por momentos complicados no solo en la ciudad sino en el país", apuntó este representante en relación a las cifras nacionales, pues México reportó 34,582 asesinatos en 2019, la cifra anual más alta en 20 años de registro oficial y un 2.49 % más que el año anterior.

La estudiante Gabriela compartió con Efe que vive con temor debido a que la delincuencia contra las mujeres ha aumentado en su ciudad. "Da miedo porque ya no sabes si vas a regresar o no. O si alguien te puede hacer algo en el camino", apuntó.

José Luis Flores fue recientemente víctima de un asalto en un transporte público en el que tres sujetos amenazaron a todos los pasajeros con armas de fuego y les arrebataron sus pertenencias.

"Antes podíamos andar más seguros. Ahora nos tenemos que andar cuidando para que no nos asalten. La inseguridad en lugar de bajar, sigue subiendo", lamentó.

EFE
Ciudad de Puebla
Lunes 27 de enero de 2020.


Mapa de la percepción sobre la inseguridad pública, según la encuesta realizada por el Inegi en diciembre. Foto: Twitter @SantaellaJulio


El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dio a conocer este jueves los resultados de las vigésima sexta Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) de la que se desprendió que las ciudades de  Puebla, Tapachula, Ecatepec, Uruapan, Fresnillo y Tlalnepantla fueron consideradas por la mayoría de sus pobladores como las más inseguras del país.

Los datos que arrojó la encuesta realizada en la primera quincena de diciembre del año pasado no dejan duda de ello. En Puebla, 92.7 de la población de 18 años y más declaró sentirse inseguro, mientras que en Tapachula (Chiapas) el porcentaje fue de 92.1%; en Ecatepec (Estado de México) 92%, Uruapan (Michoacán) 92%; Fresnillo (Zacatecas) 91.9%, y Tlalnepantla (Edomex) 90.9%.

Julio A. Santaella

@SantaellaJulio
#ENSU las ciudades con mayor porcentaje de población que consideró en diciembre que vivir en su ciudad es inseguro fueron #Puebla (92.7%), #Tapachula (92.1%), #Ecatepec y #Uruapan (ambas 92%); las de menor porcentaje fueron #Mérida, #SanPedro (ambas 18.9%) y #SanNicolás (31.7%)

En contrapartida, las ciudades con menor percepción de inseguridad fueron: Mérida, San Pedro Garza García, San Nicolás de los Garza, Saltillo, Los Cabos y Puerto Vallarta, con 18.9, 18.9, 31.7, 32.1, 32.7 y 34.2%, respectivamente.

De acuerdo con la ENSU, en el mes de diciembre del año pasado 72.9% de la población de 18 años y más declaró sentirse inseguro en la ciudad en donde habita.

Este porcentaje, aclaró, representa un cambio estadísticamente significativo respecto al de 71.3% de septiembre de 2019, pero no es estadísticamente diferente al de 73.7% registrado en diciembre de 2018.

La percepción de inseguridad siguió siendo mayor en el caso de las mujeres con 77.2%, mientras que para los hombres fue de 67.8%.

El 35.5% víctima directa de la inseguridad

A nivel nacional, 35.3% de los hogares contó con al menos una víctima de robo y/o extorsión durante el segundo semestre de 2019. Las ciudades con mayor porcentaje de hogares con al menos una víctima fueron: Tláhuac, Tlalnepantla, Puebla, y las alcaldías Coyoacán y Gustavo A. Madero con 55.7, 55, 53.2, 52.1 y 51.9%, respectivamente.

Julio A. Santaella

@SantaellaJulio

#ENSU las ciudades con mayores porcentajes de hogares víctimas de robo o extorsión durante 2019-S2 fueron #Tlahuac (55.7%), #Tlalnepantla (55%) y #Puebla (53.2%); los menores fueron en #Tampico (13.3%), #Campeche (17.7%) y #Mérida (19%).

En cambio, las ciudades con menor porcentaje de hogares victimizados fueron: Tampico, Juárez, Campeche, Mérida y Los Mochis, con 13.3, 16.6, 17.7, 19 y 19.1%, respectivamente.

En cuanto a víctimas de actos de corrupción por parte de autoridades de seguridad pública, durante el segundo semestre de 2019 se estima que el 14.6% de la población de 18 años y más tuvo contacto con alguna autoridad de seguridad pública, del cual 48.3% declaró haber sufrido un acto de corrupción por parte de éstas.

A partir del segundo trimestre de 2019 se estima el porcentaje de personas que fue testigo o escuchó sobre el robo o venta ilegal de gasolina o diésel (huachicol) en los alrededores de su vivienda. De igual forma, se estima el porcentaje de población que identifica a la Guardia Nacional y se evalúa la percepción sobre su desempeño, así como el grado de confianza en esta nueva institución del Estado mexicano.

Finalmente, a partir de este trimestre se proporciona una estimación de las víctimas de acoso personal y violencia sexual. Se estima que de la población de 18 años y más, durante el segundo semestre de 2019 el 19.4% fue víctima de acoso personal y/o violencia sexual. En el caso de las mujeres este porcentaje fue de 27.2%, mientras que en hombres fue de 10.1 por ciento.

Proceso
Gabriela Herández
Ciudad de Puebla
Jueves 16 de enero de 2019.


El presidente López Obrador ganará cada mes 111 mil 990 pesos netos

    
El ministro Alberto Pérez Dayán concedió una suspensión al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) contra la Ley de Remuneraciones de los Servidores Públicos, por lo que podrían tener un salario mayor al del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El INEGI interpuso el año pasado una controversia constitucional por el recorte a los salarios previstos en la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, así como a su presupuesto.

El acuerdo publicado este martes señala que se concede la suspensión solicitada por el INEGI en la tercera ampliación de demanda, "en los términos y para los efectos que se indican en este proveído".

"La medida suspensional concedida surtirá efectos de inmediato y sin necesidad de otorgar garantía alguna, sin perjuicio de que pueda modificarse o revocarse derivado de algún hecho superveniente", precisa.

Además el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) admitió a trámite la tercera ampliación de la controversia constitucional 75/2019, con la que el INEGI impugnó el Presupuesto de Egresos para 2020.

Notimex
Ciudad de México
Miércoles 15 de enero 2020.

 
     MEXICO, 9 ene (Xinhua) -- La inflación interanual en México terminó 2017 en un 6,77 por ciento, su mayor nivel en más de 16 años, en gran medida por el traspaso a los precios de la volatilidad de la moneda, según cifras oficiales divulgadas hoy martes.

     El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) de México informó en un comunicado que la tasa de inflación al cierre del año pasado es la más alta desde mayo de 2001, cuando fue de 6,95 por ciento, y mayor al 6,63 por ciento interanual registrado en noviembre.

     En diciembre del año pasado, el Indice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) creció un 0,59 por ciento por los aumentos del 42,91 por ciento en el precio del tomate, del 22,69 por ciento en las tarifas de transporte aéreo, del 0,82 por ciento en los precios de las gasolinas, y del 7,43 por ciento de los servicios turísticos, entre otros.

     La inflación subyacente, el referente en las decisiones de política monetaria del banco central, se aceleró un 0,42 por ciento en diciembre, su crecimiento más elevado desde abril del año pasado.

     El índice subyacente interanual cerró 2017 en un 4,87 por ciento, un leve descenso contra el 4,90 por ciento registrado hasta noviembre.

     La permanencia del índice subyacente por arriba del 4,0 por ciento es una consecuencia de la volatilidad que registró la moneda en todo el año pasado, consideró la directora de análisis económico del Banco Base, Gabriela Siller.

     "Esto es evidencia de un nuevo efecto del traspaso de la depreciación cambiaria a niveles de precios", explicó Siller en un reporte.

     Tras conocer el informe del Inegi, el banco Ve por Más (BX+) estimó que el central Banco de México (Banxico) podría considerar elevar nuevamente la tasa clave de interés en 25 puntos base en su próximo aviso del 8 de febrero.

     Banxico elevó el pasado 14 de diciembre su tasa clave de interés a un 7,25 por ciento desde 7,0 por ciento, al contemplar un entorno más adverso para la inflación.

     El banco Ve por Más dijo que además de la depreciación de la moneda, hay un contexto de "alta volatilidad" por la incertidumbre en torno al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) actualmente en renegociación y las próximas elecciones presidenciales que tendrá México en julio.

     Por su parte, el ministro mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo, dijo a reporteros que al comienzo del año los ajustes en los precios no están impactando artículos de la canasta básica de forma generalizada.

     "Estamos trabajando con aquellos productores de los artículos más importantes para seguir observando su comportamiento", dijo Guajardo tras inaugurar el II Foro sobre Competencia y Regulación de Mercados, en la Ciudad de México.

     "Los cierres de año y los arranques de año siempre muestran estacionalidad", agregó.

     Guajardo dijo que a partir de este mes espera que el índice de precios retome una tendencia a la baja que sea congruente con el objetivo del banco central, de un 3,0 por ciento, con un diferencial de un punto porcentual arriba y abajo de esa cifra.

Xinhua
Ciudad de México
Martes 9 de enero de 2018.



Cuatro de cada diez personas encarceladas en México fueron detenidas sin orden de aprehensión, mientras que alrededor del 70 por ciento sufrió agresiones físicas o psicológicas durante su arresto, reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Según datos de la primera Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (ENPOL), de las 211 mil personas internas en prisiones federales, estatales o municipales en octubre de 2016, 21.5 por ciento fue sustraída de un lugar privado y 20 por ciento arrestada cuando iba en la calle, en ambos casos sin orden de aprehensión.

Del total de la población interna, al momento de su detención, el 75.6 por ciento sufrió violencia psicológica, principalmente fueron incomunicados, desvestidos o amenazados con el levantamiento de cargos falsos.

Mientras que 63.8 por ciento recibió algún daño físico, como golpes con puños u otros objetos (98 por ciento), descargas eléctricas (19.4 por ciento) o violencia sexual (4.5 por ciento).

El estudio, para el cual el Inegi visitó 338 centros penitenciarios en las 32 entidades federativas, revela que en 41.9 por ciento de los casos las personas fueron recluidas después de declarar que cometieron un delito.

Tras su detención, en sólo la mitad de los casos la persona fue presentada ante el Ministerio Público (MP) en menos de cuatro horas, y ya ahí, dos de cada cinco personas recibieron patadas o puñetazos, 13 por ciento descargas eléctricas, 4 por ciento quemaduras, entre otras violencias físicas.

Ante el MP, sólo el 62.6 por ciento rindió su declaración, pero de ese porcentaje prácticamente la mitad fue presionada por las autoridades para dar otra versión de los hechos, mientras que al 37.8 por ciento le dieron a leer su declaración.

Julio Santaella, presidente del Inegi, presentó la ENPOL, que fue creada a partir de la reforma al Sistema Penal e incluida en la Ley Nacional de Ejecución Penal, y adelantó que estiman que se realice cada tres años.

"Los resultados que vamos a dar a conocer a continuación nos van a dar una radiografía, como nunca se ha tenido, del sistema penal mexicano", presumió.

"Intuíamos las condiciones de precariedad de la vida penitenciaria, pero ahora por primera vez las hemos medido".

Reforma
César Martínez
Ciudad de México
Lunes 31 de julio de 2017.


México es un país principalmente urbano –el 76,8% de la población reside en localidades urbanas y solo el 23,2% en zonas rurales

La población de México ha superado los 122 millones (el 51,4%, mujeres y el 48,6%, hombres), según la estimación de la última Encuesta Nacional de Hogares 2016 elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Esa estimación de una población total de 122,3 millones supone un crecimiento del 1% en 2016 respecto al año anterior, que viven en 32,9 millones de hogares integrados por un promedio de casi cuatro personas.

La encuesta revela que México es un país principalmente urbano –el 76,8% de la población reside en localidades urbanas y solo el 23,2% en zonas rurales- y que en casi una tercera parte de los hogares (27,3%) la jefatura corresponde a una mujer. Este dato varía según los Estados, desde el 21,5% en Nuevo León al 35,3% de Ciudad de México o el 36,1% de Sonora. La edad promedio del jefe del hogar es de 48,7 años.

En cuanto al tipo de hogares en términos sociodemográficos la encuesta revela que el 56,2% son biparentales (cuentan con la presencia de ambos padres), el 17,1% son monoparentales y el 26,3% o no hay presencia de hijos o son no familiares. Aunque la mayoría de los encuestados afirma que habita en viviendas sólidas, en las localidades rurales el 4,1% vive en casas construidas con materiales frágiles, sean los techos (3,3%) o porque tengan piso de tierra (6,9%).

Sobre las características educativas de la población entre los 3 y los 30 años, –se calcula en más de 60 millones las personas en esta franja de edad que está cursando algún tipo de estudio, mayoritariamente en un centro público-, destaca que una de cada cinco mujeres indicaran que no estudiaban por motivos de matrimonio, unión, embarazo o el nacimiento de un hijo.

El estudio señala también que el 34,4% de la población mayor de 15 años, es decir, 30,8 millones de personas están una situación de atraso educativo por abandono de los estudios o no haber concluido la secundaria por distintos motivos.

La encuesta se realizó entre enero y diciembre de 2016 sobre una muestra de 65.154 hogares.

El País
Ciudad de México
Jueves 29 de junio de 2017.

En México existe un millón 381 mil 853 personas que se reconocen como afrodescedientes, cantidad que representa 1.2 por ciento de la población total del país.

En la presentación de la publicación “Perfil sociodemográfico de la población afrodescendiente en México”, autoridades y organismos retomaron la demanda de dos décadas de líderes afromexicanos para lograr su reconocimiento constitucional y el respeto de sus derechos.

El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, dijo que hay que reconocer explícitamente a los afrodescendientes en la Constitución, con su mención explícita en el Artículo 2, como se hizo con las comunidades y pueblos indígenas.

La presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), Alejandra Haas, expuso a su vez que los afromexicanos enfrentan una “discriminación estructural”, pues son víctimas del rechazo de manera reiterada en el tiempo.

En su oportunidad, el presidente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), Julio Santaella, apuntó que en los 100 municipios con mayor población afromexicana, los niveles de satisfacción de sus derechos, de atributos en sus viviendas y sus condiciones de vida y de trabajo están por debajo del resto de lo observado del país “y deben ser atendidos”.

De acuerdo con la información de este proyecto conjunto de la CNDH, el INEGI y el Conapred, Guerrero es la entidad que tiene la mayor proporción de afrodescendientes, con 6.5 por ciento, seguido de Oaxaca, con 4.9 por ciento, y Veracruz que registró 3.3 por ciento.

En rueda de prensa, los funcionarios participantes señalaron que los indicadores sociales muestran que en 100 municipios del país al menos 10 por ciento de la población se considera afrodescendiente.

En estos municipios, 15.7 por ciento de la población afrodescendiente de 15 y más años no sabe leer ni escribir un recado, mientras que el promedio de analfabetismo en el país es de 5.5 por ciento.

Esta población alcanza una escolaridad promedio de siete años, que equivale al primer año de secundaria, 18 por ciento habla lengua indígena y dos terceras partes se asume también indígena.

En cuanto al trabajo y al ingreso, de las personas de 12 años y más que se reconocen como afrodescendientes, seis de cada 10 son no económicamente activas.

En los municipios seleccionados, su principal actividad es la agropecuaria, y en los sectores secundario y terciario tienen una participación reducida con respecto al promedio nacional.

Los apoyos de programas de gobierno significan la primera fuente de ingreso diferente al trabajo de los hogares de afrodescendientes (88 por ciento), mientras que las remesas del extranjero representan la segunda fuente de ingresos (18.8 por ciento).

Sobre las características de la vivienda de las personas afrodescendientes en los municipios seleccionados, se usan con mayor prevalencia materiales menos resistentes que en el promedio de viviendas del país.

De cada 10 viviendas, solo tres cuentan con techo de concreto o viguetas con bovedilla, siete tienen paredes de ladrillo y en una el piso es de tierra.

En cuanto a drenaje conectado a red pública, disponibilidad de sanitario con taza de baño y disponibilidad de agua entubada, estas viviendas tienen rezagos del 18.8, 16.7 y 11 por ciento, respectivamente, con respecto al promedio nacional.

De acuerdo con la publicación conjunta de la CNDH, INEGI y Conapred, por cada 10 viviendas siete disponen de refrigerador, cuatro cuentan con lavadora, dos poseen automóvil o camioneta y sólo 15.3 por ciento tiene horno de microondas.

En Tecnologías de la Información y la Comunicación, estos hogares tienen niveles inferiores al promedio nacional: disponibilidad de radio, 26.7 por ciento menos; televisión de pantalla plana, 23 por ciento por debajo del promedio; línea de telefonía fija, 16.1 por ciento abajo; computadora, inferior en 21.3 por ciento, e Internet, con una diferencia negativa de 24.1 por ciento.

Notimex
Ciudad de México
Lunes 27 de marzo de 2017.


•    De la excelencia en la medición de la desigualdad se debe pasar a la reflexión sobre el  compromiso de construir estrategias para superarla, expuso Rolando Cordera, coordinador del Programa Universitario de Estudios del Desarrollo


México es un país con una gran desigualdad y urge definir los mecanismos que midan adecuadamente esta situación lacerante y sirvan para diseñar políticas que brinden soluciones, afirmó el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers.

Al inaugurar el Seminario Internacional “Medición de la distribución del ingreso y la desigualdad”,organizado por el Programa Universitario de Estudios del Desarrollo (PUED) y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), expuso que en el país hay 55.3 millones de pobres, y una tercera parte de la población se encuentra en condiciones de vulnerabilidad. Además, 35 millones de mexicanos están en rezago educativo: sólo seis de cada 10 jóvenes tienen acceso al bachillerato y tres de cada 10 a la educación superior.

“Medir la desigualdad adecuadamente es totalmente urgente para nuestro país porque es la única forma para evaluar políticas públicas encaminadas a superar esta brutal brecha”, expresó.

En el auditorio Jesús Silva Herzog, del Posgrado de la Facultad de Economía, el rector Graue señaló que “tener una correcta medición de la pobreza es una responsabilidad moral, ética y política. El seminario nos debe permitir llegar a nuevas conclusiones que encaminen al país a una mejor condición de equidad social”.

Al respecto, el coordinador del PUED, Rolando Cordera Campos, explicó que importa llegar a la excelencia en la medición de la desigualdad, pero sobre todo, entender sus dinámicas, cómo evoluciona e impacta en el resto de la actividad humana.

La desigualdad, añadió, es una preocupación institucional en el actual mundo convulso y exige construir perspectivas de mediano y largo plazos que permitan generar nuevas políticas y estrategias para enfrentarla.

Nos preocupa que de la discusión de esa medición pasemos a preguntarnos sobre la ética de nuestro conocimiento, por el compromiso moral y político que podamos generar a partir de éste, a fin de construir una verdadera estrategia que combine progreso técnico y crecimiento económico con equidad para enfrentar la desigualdad, superarla y llegar a nuevas plataformas de convivencia social, expresó.

En su oportunidad, el vicepresidente de la Junta de Gobierno del INEGI, Enrique de Alba, destacó que la medición de la distribución del ingreso y la desigualdad es clave para comprender la estructura y dinámica económica y social de un país, por ello se requiere de fuentes de información confiables.

Hasta el momento, reiteró, no hay consenso de las metodologías para tener la mejor medición, por lo tanto es necesario contrastarlas, evaluar sus fortalezas, debilidades y lograr acuerdos.

En la inauguración del seminario estuvieron presentes el integrante de la Junta de Gobierno de la UNAM, Mario Luis Fuentes; la directora del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc), Verónica Villarespe Reyes; el jefe de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Economía (FE), Carlos Guerrero de Lizardi; funcionarios del sector público y privado, del INEGI y académicos de esta casa de estudios, así como el coordinador de las Humanidades, Alberto Vital.


Puebl@Media
Ciudad de México
Jueves 17 de noviembre de 2016.

Página 1 de 2

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter