Cuatro de cada diez personas encarceladas en México fueron detenidas sin orden de aprehensión, mientras que alrededor del 70 por ciento sufrió agresiones físicas o psicológicas durante su arresto, reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Según datos de la primera Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (ENPOL), de las 211 mil personas internas en prisiones federales, estatales o municipales en octubre de 2016, 21.5 por ciento fue sustraída de un lugar privado y 20 por ciento arrestada cuando iba en la calle, en ambos casos sin orden de aprehensión.

Del total de la población interna, al momento de su detención, el 75.6 por ciento sufrió violencia psicológica, principalmente fueron incomunicados, desvestidos o amenazados con el levantamiento de cargos falsos.

Mientras que 63.8 por ciento recibió algún daño físico, como golpes con puños u otros objetos (98 por ciento), descargas eléctricas (19.4 por ciento) o violencia sexual (4.5 por ciento).

El estudio, para el cual el Inegi visitó 338 centros penitenciarios en las 32 entidades federativas, revela que en 41.9 por ciento de los casos las personas fueron recluidas después de declarar que cometieron un delito.

Tras su detención, en sólo la mitad de los casos la persona fue presentada ante el Ministerio Público (MP) en menos de cuatro horas, y ya ahí, dos de cada cinco personas recibieron patadas o puñetazos, 13 por ciento descargas eléctricas, 4 por ciento quemaduras, entre otras violencias físicas.

Ante el MP, sólo el 62.6 por ciento rindió su declaración, pero de ese porcentaje prácticamente la mitad fue presionada por las autoridades para dar otra versión de los hechos, mientras que al 37.8 por ciento le dieron a leer su declaración.

Julio Santaella, presidente del Inegi, presentó la ENPOL, que fue creada a partir de la reforma al Sistema Penal e incluida en la Ley Nacional de Ejecución Penal, y adelantó que estiman que se realice cada tres años.

"Los resultados que vamos a dar a conocer a continuación nos van a dar una radiografía, como nunca se ha tenido, del sistema penal mexicano", presumió.

"Intuíamos las condiciones de precariedad de la vida penitenciaria, pero ahora por primera vez las hemos medido".

Reforma
César Martínez
Ciudad de México
Lunes 31 de julio de 2017.


México es un país principalmente urbano –el 76,8% de la población reside en localidades urbanas y solo el 23,2% en zonas rurales

La población de México ha superado los 122 millones (el 51,4%, mujeres y el 48,6%, hombres), según la estimación de la última Encuesta Nacional de Hogares 2016 elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Esa estimación de una población total de 122,3 millones supone un crecimiento del 1% en 2016 respecto al año anterior, que viven en 32,9 millones de hogares integrados por un promedio de casi cuatro personas.

La encuesta revela que México es un país principalmente urbano –el 76,8% de la población reside en localidades urbanas y solo el 23,2% en zonas rurales- y que en casi una tercera parte de los hogares (27,3%) la jefatura corresponde a una mujer. Este dato varía según los Estados, desde el 21,5% en Nuevo León al 35,3% de Ciudad de México o el 36,1% de Sonora. La edad promedio del jefe del hogar es de 48,7 años.

En cuanto al tipo de hogares en términos sociodemográficos la encuesta revela que el 56,2% son biparentales (cuentan con la presencia de ambos padres), el 17,1% son monoparentales y el 26,3% o no hay presencia de hijos o son no familiares. Aunque la mayoría de los encuestados afirma que habita en viviendas sólidas, en las localidades rurales el 4,1% vive en casas construidas con materiales frágiles, sean los techos (3,3%) o porque tengan piso de tierra (6,9%).

Sobre las características educativas de la población entre los 3 y los 30 años, –se calcula en más de 60 millones las personas en esta franja de edad que está cursando algún tipo de estudio, mayoritariamente en un centro público-, destaca que una de cada cinco mujeres indicaran que no estudiaban por motivos de matrimonio, unión, embarazo o el nacimiento de un hijo.

El estudio señala también que el 34,4% de la población mayor de 15 años, es decir, 30,8 millones de personas están una situación de atraso educativo por abandono de los estudios o no haber concluido la secundaria por distintos motivos.

La encuesta se realizó entre enero y diciembre de 2016 sobre una muestra de 65.154 hogares.

El País
Ciudad de México
Jueves 29 de junio de 2017.

En México existe un millón 381 mil 853 personas que se reconocen como afrodescedientes, cantidad que representa 1.2 por ciento de la población total del país.

En la presentación de la publicación “Perfil sociodemográfico de la población afrodescendiente en México”, autoridades y organismos retomaron la demanda de dos décadas de líderes afromexicanos para lograr su reconocimiento constitucional y el respeto de sus derechos.

El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, dijo que hay que reconocer explícitamente a los afrodescendientes en la Constitución, con su mención explícita en el Artículo 2, como se hizo con las comunidades y pueblos indígenas.

La presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), Alejandra Haas, expuso a su vez que los afromexicanos enfrentan una “discriminación estructural”, pues son víctimas del rechazo de manera reiterada en el tiempo.

En su oportunidad, el presidente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), Julio Santaella, apuntó que en los 100 municipios con mayor población afromexicana, los niveles de satisfacción de sus derechos, de atributos en sus viviendas y sus condiciones de vida y de trabajo están por debajo del resto de lo observado del país “y deben ser atendidos”.

De acuerdo con la información de este proyecto conjunto de la CNDH, el INEGI y el Conapred, Guerrero es la entidad que tiene la mayor proporción de afrodescendientes, con 6.5 por ciento, seguido de Oaxaca, con 4.9 por ciento, y Veracruz que registró 3.3 por ciento.

En rueda de prensa, los funcionarios participantes señalaron que los indicadores sociales muestran que en 100 municipios del país al menos 10 por ciento de la población se considera afrodescendiente.

En estos municipios, 15.7 por ciento de la población afrodescendiente de 15 y más años no sabe leer ni escribir un recado, mientras que el promedio de analfabetismo en el país es de 5.5 por ciento.

Esta población alcanza una escolaridad promedio de siete años, que equivale al primer año de secundaria, 18 por ciento habla lengua indígena y dos terceras partes se asume también indígena.

En cuanto al trabajo y al ingreso, de las personas de 12 años y más que se reconocen como afrodescendientes, seis de cada 10 son no económicamente activas.

En los municipios seleccionados, su principal actividad es la agropecuaria, y en los sectores secundario y terciario tienen una participación reducida con respecto al promedio nacional.

Los apoyos de programas de gobierno significan la primera fuente de ingreso diferente al trabajo de los hogares de afrodescendientes (88 por ciento), mientras que las remesas del extranjero representan la segunda fuente de ingresos (18.8 por ciento).

Sobre las características de la vivienda de las personas afrodescendientes en los municipios seleccionados, se usan con mayor prevalencia materiales menos resistentes que en el promedio de viviendas del país.

De cada 10 viviendas, solo tres cuentan con techo de concreto o viguetas con bovedilla, siete tienen paredes de ladrillo y en una el piso es de tierra.

En cuanto a drenaje conectado a red pública, disponibilidad de sanitario con taza de baño y disponibilidad de agua entubada, estas viviendas tienen rezagos del 18.8, 16.7 y 11 por ciento, respectivamente, con respecto al promedio nacional.

De acuerdo con la publicación conjunta de la CNDH, INEGI y Conapred, por cada 10 viviendas siete disponen de refrigerador, cuatro cuentan con lavadora, dos poseen automóvil o camioneta y sólo 15.3 por ciento tiene horno de microondas.

En Tecnologías de la Información y la Comunicación, estos hogares tienen niveles inferiores al promedio nacional: disponibilidad de radio, 26.7 por ciento menos; televisión de pantalla plana, 23 por ciento por debajo del promedio; línea de telefonía fija, 16.1 por ciento abajo; computadora, inferior en 21.3 por ciento, e Internet, con una diferencia negativa de 24.1 por ciento.

Notimex
Ciudad de México
Lunes 27 de marzo de 2017.


•    De la excelencia en la medición de la desigualdad se debe pasar a la reflexión sobre el  compromiso de construir estrategias para superarla, expuso Rolando Cordera, coordinador del Programa Universitario de Estudios del Desarrollo


México es un país con una gran desigualdad y urge definir los mecanismos que midan adecuadamente esta situación lacerante y sirvan para diseñar políticas que brinden soluciones, afirmó el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers.

Al inaugurar el Seminario Internacional “Medición de la distribución del ingreso y la desigualdad”,organizado por el Programa Universitario de Estudios del Desarrollo (PUED) y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), expuso que en el país hay 55.3 millones de pobres, y una tercera parte de la población se encuentra en condiciones de vulnerabilidad. Además, 35 millones de mexicanos están en rezago educativo: sólo seis de cada 10 jóvenes tienen acceso al bachillerato y tres de cada 10 a la educación superior.

“Medir la desigualdad adecuadamente es totalmente urgente para nuestro país porque es la única forma para evaluar políticas públicas encaminadas a superar esta brutal brecha”, expresó.

En el auditorio Jesús Silva Herzog, del Posgrado de la Facultad de Economía, el rector Graue señaló que “tener una correcta medición de la pobreza es una responsabilidad moral, ética y política. El seminario nos debe permitir llegar a nuevas conclusiones que encaminen al país a una mejor condición de equidad social”.

Al respecto, el coordinador del PUED, Rolando Cordera Campos, explicó que importa llegar a la excelencia en la medición de la desigualdad, pero sobre todo, entender sus dinámicas, cómo evoluciona e impacta en el resto de la actividad humana.

La desigualdad, añadió, es una preocupación institucional en el actual mundo convulso y exige construir perspectivas de mediano y largo plazos que permitan generar nuevas políticas y estrategias para enfrentarla.

Nos preocupa que de la discusión de esa medición pasemos a preguntarnos sobre la ética de nuestro conocimiento, por el compromiso moral y político que podamos generar a partir de éste, a fin de construir una verdadera estrategia que combine progreso técnico y crecimiento económico con equidad para enfrentar la desigualdad, superarla y llegar a nuevas plataformas de convivencia social, expresó.

En su oportunidad, el vicepresidente de la Junta de Gobierno del INEGI, Enrique de Alba, destacó que la medición de la distribución del ingreso y la desigualdad es clave para comprender la estructura y dinámica económica y social de un país, por ello se requiere de fuentes de información confiables.

Hasta el momento, reiteró, no hay consenso de las metodologías para tener la mejor medición, por lo tanto es necesario contrastarlas, evaluar sus fortalezas, debilidades y lograr acuerdos.

En la inauguración del seminario estuvieron presentes el integrante de la Junta de Gobierno de la UNAM, Mario Luis Fuentes; la directora del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc), Verónica Villarespe Reyes; el jefe de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Economía (FE), Carlos Guerrero de Lizardi; funcionarios del sector público y privado, del INEGI y académicos de esta casa de estudios, así como el coordinador de las Humanidades, Alberto Vital.


Puebl@Media
Ciudad de México
Jueves 17 de noviembre de 2016.


La expansión en enero-marzo es mayor al 0.5% del periodo previo; si se confirma el 1.5% en el sector secundario, sería el mayor aumento desde el tercer trimestre de 2010.


La economía mexicana creció 0.8% en el primer trimestre del año, lo que supone un avance frente a la expansión de 0.5% en el periodo previo, según el dato preliminar desestacionalizado del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) publicado este viernes.

El dato del instituto es mayor a las previsiones del mercado, que esperaba un crecimiento de 0.6% en promedio.

En el periodo de referencia, las actividades primarias crecieron 1.2%, el sector secundario o industrial —que se mueve al ritmo de la economía estadounidense— subió 1.5%, mientras las actividades terciarias o servicios crecieron 0.8%.

De confirmarse el dato para el sector secundario, sería el mayor avance desde el tercer trimestre de 2010.

En su comparación con el mismo periodo del año pasado y también con cifras desestacionalizadas, el Producto Interno Bruto (PIB) creció 2.9%.

De confirmarse este incremento, sería el mayor avance a tasa anual desde el segundo trimestre de 2014.

Con esta misma base de comparación, el sector primario creció 3%, mientras que las actividades secundarias aumentaron 2.2% y las terciarias 3.7%.

Con cifras originales o no ajustadas por estacionalidad, la economía mexicana creció 2.7% frente al mismo periodo de 2015.

El 20 de mayo el INEGI publicará los datos definitivos sobre la expansión de la economía en el primer trimestre de 2016, y está previsto que ese día Hacienda informe si modifica o no su previsión para todo el año.

El gobierno federal espera que México, la segunda de América Latina, crezca este año entre 2.6 y 3.6%, mientras que el Banco de México tiene una estimación más conservadora de entre un 2 y 3%.

El Producto Interno Bruto creció 2.5% en todo 2015, según el INEGI.

Reuters
Expansión
Ciudad de México
Viernes 29 de abril de 2016.

Algunos neo solteros son porque ya tuvieron una experiencia dolorosa y fracasaron

Puebla.- Una nueva modalidad entre las personas es el neo soltero, quien entre sus las preferencia en su vida no es tener una pareja, explicó Héctor Cerezo Huerta, doctor en psicología del Tecnológico de Monterrey en Puebla.

El también investigador y catedrático del departamento de Estudios Humanísticos de dicho instituto explicó que es una forma de reivindicarse a estar solo, pero no como sinónimo de soledad sino como proyecto de vida, viéndolo como parte valiosa del crecimiento personal y profesional.

De acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), México cuenta con más del 9 por ciento de hogares unipersonales, los cuales están comprendidos por una persona y de los que se han disparado en los últimos años.

“Es una forma de entender que el matrimonio y la pareja no es ni una prioridad ni una preocupación, el planificar una familia no está dentro de sus planes, sin embargo buscan la exigencia en sí mismos”, afirmó Cerezo Huerta.

Agregó que también se trata de un movimiento transitorio, pues no hay persona que no pueda estar sin pareja, por lo menos no estable, pero ocasional.

Algunas de las características que poseen son la obtención de una estabilidad económica, se preocupan por su aspecto y salud, disfrutan de sus comodidades, viajan y buscan ser profesionales exitosos vinculados a la tecnología.

Según datos del sitio Forbes, los solteros pueden alcanzar gastos de hasta 12 mil pesos mensuales por compras en internet, en temas de tecnología, mascotas, compra de bienes y en hobbies, tales como hacer ejercicio, tratamientos de belleza, ropa, salud integral y yoga, respondiendo siempre a los intereses del mercado.

En opinión del catedrático, pueden volverse más exigentes en el momento de elegir a una pareja, pues no podría cumplir todas sus expectativas y se tornará mucho más difícil encontrarla.

Asimismo, Cerezo Huerta comentó que algunos neo solteros son porque ya tuvieron una experiencia dolorosa y fracasaron, o no quieren tener una experiencia que les cause dolor. “No es una opción elegida si no una consecuencia”, dijo.

“Tiene que ver mucho con las creencias irracionales con el amor, el que todo lo puede, es omnipotente, el que lo supera todo. Estas creencias está muy arraigadas con las emociones, y piensan las personas que las relaciones van a ser de la misma naturaleza”, citó.

La primera en hablar del término fue la escritora Carmen Alborch dentro de su libro “Solas, gozos y sombras de una manera de vivir”, en la cual la autora colocó el término dentro de sus líneas para describir a los que no están casados.

Notimex
Ciudad de Puebla
Sábado 4 de julio de 2015.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter