El Gran Telescopio Milimétrico explorará las galaxias más antiguas y lejanas del universo


Una pista sin asfaltar serpentea por las faldas del pico Sierra Negra, un volcán extinto en el estado de Puebla. Al final del camino, a 4.600 metros de altitud, sobre un espectacular mar de nubes, se alza el Gran Telescopio Milimétrico Alfonso Serrano, el mayor del mundo en su clase.

La temperatura media aquí es de cero grados y dentro del GTM parece que hace incluso más frío. Con el abrigo puesto, el astrónomo Miguel Chávez Dagostino, director científico del GTM, habla de la importancia del proyecto en una gran sala del edificio principal, una pirámide truncada que sirve de base para la enorme antena de 50 metros de diámetro. “Este telescopio representa la mayor inversión en ciencia que ha hecho este país”, asegura. De las gruesas paredes de hormigón cuelgan pósteres con los principales hallazgos realizados desde que el observatorio comenzó a funcionar de forma aún experimental, con una superficie de recepción de 30 metros, en 2011. Destaca la confirmación de la existencia de G09 83808, la segunda galaxia más lejana que se conoce, y la detección allí de moléculas de agua. La señal se emitió hace más de 12.000 millones de años, cuando el universo aún estaba en su infancia después del Big Bang.

Con un coste de unos 200 millones de dólares, el observatorio comenzará a funcionar a pleno rendimiento el próximo enero. Se especializará en los cuerpos más lejanos, fríos y desconocidos. Las ondas de radio milimétricas “son radiación que viene de zonas muy frías y con poca energía, por ejemplo, los discos protoplanetarios de los que luego surgen los planetas. Este telescopio es un instrumento esencial para entender cómo se forman las estrellas y las galaxias”, resalta el astrónomo.

En la sala de control, los astrónomos pasan largos turnos de hasta 12 horas. No se les permite usar redes wifi o el bluetooth de sus teléfonos, pues podrían interferir en las mediciones. El GTM es parte de una red de ocho observatorios —incluido otro en la cima del pico Veleta, en España— que forma un telescopio virtual del tamaño de la Tierra para explorar Sagitario A*, el agujero negro supermasivo que hay en el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea. El GTM permite buscar señales cerca del horizonte de sucesos, el punto más allá del cual nada puede escapar a la atracción gravitatoria del agujero. El proyecto quiere probar si la teoría de la relatividad de Einstein se mantiene intacta en estos violentos entornos y determinar de qué se alimenta un agujero negro cuatro millones de veces con más masa que el Sol.

El proyecto estudiará de qué se alimenta un agujero negro cuatro millones de veces con más masa que el Sol

A finales de los años ochenta, el astrónomo del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) Alfonso Serrano identificó un nicho científico que ningún otro país había cubierto y se propuso convencer al Gobierno mexicano para levantar este coloso de la ciencia. "Ahora existen grandes telescopios de radio como ALMA, pero en aquella época era algo muy novedoso", explica Raúl Mújica, astrónomo del INAOE.

Han hecho falta 20 años de duro trabajo en condiciones extremas para terminar el proyecto, una colaboración entre el INAOE y la Universidad de Massachusetts en Amherst (EE UU). Hubo que subir 3.800 camiones de material, incluida una grúa que aguanta más de 1.000 toneladas, y aprender a fraguar soldaduras a una altitud en la que escasea el oxígeno. México pagó el 70% del presupuesto y toda la obra civil estuvo a cargo de empresas del país. El resultado es un auténtico búnker que resiste terremotos de 10 grados Richter y vientos huracanados de 250 kilómetros por hora.

Alfonso Serrano murió de cáncer pancreático en 2011. El proyecto que impulsó se percibe ahora como el gran ejemplo de cómo la ciencia en México puede originar proyectos de alta tecnología que diversifiquen el modelo productivo del país. No se trata sólo de retornos económicos, también de formar a una nueva generación de mexicanos. Manuel Odilón de Rosas es un ejemplo de ello. Nacido en Atzitzintla, uno de los humildes pueblos serranos a las faldas del Sierra Negra, De Rosas creció viendo pasar los camiones que subían por la carretera para construir el GTM y el HAWC, un espectacular detector de rayos gamma que se encuentra en la misma montaña, a 4.100 metros. El joven estudió ingeniería mecánica y ahora es el encargado de operar este localizador que estudia la radiación emitida “por cuerpos en condiciones extremas, como supernovas y agujeros negros”, explica.

El HAWC funciona 24 horas, 365 días al año. Está compuesto por 300 tanques de agua purificada dispuestos en forma de panal. Cuando los rayos gamma impactan en la atmósfera, se descomponen en muones y otras partículas elementales. Esas partículas atraviesan los tanques y producen un destello azulado conocido como radiación Cherenkov, la señal que indica que viajan a más velocidad que la luz en el agua y que permite reconstruir y estudiar el rayo gamma original. El HAWC cubre dos tercios de todo el cielo y permite alertar a otros observatorios de explosiones de rayos gamma, algunas capaces de “liberar en segundos tanta energía como el Sol en sus 10.000 millones de años de vida”, explica De Rosas.

Carretera arriba, en el GTM, se instalan los últimos componentes antes de comenzar a operar en unas semanas. La esperanza es que esta instalación sea competitiva en la primera línea de la ciencia durante 30 años, ayude a consolidar el trabajo de la incipiente comunidad de astrónomos mexicanos, con unas 250 personas, y que no le afecten los recientes recortes en ciencia que ha sufrido el país.

El País
Nuño Domínguez
Atzitzintla, Puebla, México
Lunes 1 de enero de 2018.


Con una serie de conferencias, talleres, exhibiciones y concursos que organizó la Facultad de Ingeniería y otras instituciones, la BUAP se unió a las celebraciones de la contribución de la ciencia y la tecnología espaciales a la mejora de la condición humana: la Semana Mundial del Espacio, evento anual que busca inspirar a la futura fuerza laboral del área, incidir en la agenda pública a favor de programas espaciales y fomentar la cooperación trasnacional en la divulgación y educación sobre el espacio.

“Un día en la Semana Mundial del Espacio 2016” se realizó en la Facultad de Ingeniería, en Ciudad Universitaria, y contó con la colaboración de especialistas del área de instituciones como la Agencia Espacial Mexicana (AEM), el Centro Regional de Enseñanza de Ciencia y Tecnología del Espacio para América Latina y el Caribe (CRECTEALC), el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) y de otras unidades académicas de la Universidad, como la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas (FCFM) y el Instituto de Física “Luis Rivera Terrazas”(IFUAP).

Durante el día, universitarios y alumnos del nivel básico escucharon a conferencistas como Carlos Roberto de Jesús Duarte Muñoz, coordinador general de Formación de Capital Humano en el Campo Espacial de la AEM; Miguel Chávez Dagostino, investigador del INAOE, quien celebró la labor de la BUAP tanto en la formación de talento humano en el área como en la difusión y socialización del conocimiento; Raúl Mújica García, Premio Nacional de Divulgación Científica, y Juan Francisco Rivas Silva, director del IFUAP.

De esta forma, la BUAP se unió a una iniciativa de la Organización de las Naciones Unidas, que en 1999 designó la Semana Mundial del Espacio del 4 al 10 de octubre de cada año, para difundir la importancia que tienen el espacio y la investigación espacial para la humanidad.

Al respecto, Fernando Daniel Lazcano Hernández, director de la Facultad de Ingeniería, destacó que los egresados de esta unidad académica son capaces de integrarse al área, como los protagonistas del desarrollo científico y tecnológico, dadas sus fortalezas académicas.

Por ello, mediante este tipo de actividades, buscan fomentar el estudio de la ciencia en distintos sectores, dar a conocer los beneficios directos e inmediatos de la investigación, desarrollo científico-tecnológico y la formación de recursos humanos de alto nivel en las áreas.

En el lobby y explanada de la Facultad de Ingeniería, para reforzar las actividades de divulgación, se instalaron carpas del Gran Telescopio Milimétrico, drones, de telescopios para la observación del Sol, entre otros. A media jornada, estudiantes participaron en concursos de foto/selfie y de lanzamiento de cohetes de agua.

Puebl@Media
Puebla, México
Miércoles 5 de octubre de 2016.


La Escuela Internacional de Cristalografía para la Ciencia del Espacio busca preparar expertos en la explotación de minerales extraterrestres

La BUAP y el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) serán sede de la Escuela Internacional de Cristalografía para la Ciencia del Espacio, la primera en su tipo a nivel mundial, cuyo objetivo es preparar expertos en proyectos para la explotación de minerales extraterrestres. Esto, con el fin de comprender la constitución del Universo.

María Eugenia Mendoza Álvarez, académica del Instituto de Física de la BUAP (IFUAP) e integrante del comité organizador, detalló que esta escuela es promovida por COSPAR, un comité espacial fundado en 1958 para impulsar la investigación del espacio. En este caso, la BUAP, dijo, fue seleccionada por su destacada trayectoria académica y de investigación.

Del 17 al 29 de abril próximo, 30 seleccionados realizarán proyectos de investigación sobre minerales y cuerpos extraterrestres, a través del uso de técnicas analíticas. Los estudiantes también discutirán los datos de las misiones Curiosity y Discovery, ambas de la NASA. Los participantes en esta escuela son estudiantes de doctorado o jóvenes investigadores con experiencia en difracción, tratamiento de imágenes o sensado remoto. Además, trabajan en áreas afines a la Química, Física y Biología.

El trabajo teórico se efectuará en las instalaciones del INAOE, la parte práctica en el Laboratorio de difracción del IFUAP y las pruebas de campo cerca del volcán Popocatépetl.

Las diferentes sesiones serán impartidas por especialistas de alto nivel como el doctor Dave Blake, de la NASA; el astrofísico francés Jean-Pierre Bibring; investigadores de la Agencia Espacial Europea y de la Unión Astronómica Internacional, por mencionar algunos.

La doctora Mendoza Álvarez explicó que gracias al conocimiento obtenido por los telescopios y robots enviados a la Luna y Marte es posible tener datos sobre la existencia de diversos materiales y polvo cósmico, los cuales se estudian para comprender el Universo.

La académica del IFUAP indicó que los cristales jugaron un papel importante en la constitución de aminoácidos; de esta manera, su estudio permitirá comprender el origen de la vida. Tanto es su importancia que la Agencia Espacial Europea colocó un robot en un cometa, para analizar la composición química de este cuerpo celeste.

Por lo tanto, estos estudios podrían generar -en un futuro- la explotación de minerales en otros planetas, ya que hasta el momento las sustancias orgánicas identificadas en la superficie de Marte y la Luna coinciden con las de la Tierra. Esta investigación, igualmente, permitiría regresar la mirada al estudio de los minerales a altas profundidades en nuestro planeta, puntualizó.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Lunes 15 de febrero de 2016.

Con el fin de innovar con nuevas herramientas que incidan en el bienestar de los estudiantes, la Dirección de Acompañamiento Universitario de la BUAP creó el Laboratorio de Tecnologías de la Salud, en el cual un grupo multidisciplinario de académicos de las facultades de Ciencias de la Computación y Medicina, además de expertos de otras instituciones, desarrollan nuevas plataformas virtuales enfocadas al bienestar de los jóvenes.

El rector Alfonso Esparza Ortiz realizó un recorrido por las instalaciones de la DAU, acompañado por su titular María del Carmen Lara Muñoz, y en cada una de las áreas constató logros y avances de esta dependencia creada durante su gestión, con el objetivo de brindar un acompañamiento a los estudiantes, a través de programas enfocados en dos áreas: academia y salud integral –física y emocional.

Con la colaboración de investigadores de los institutos Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), Nacional de Salud Pública y Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, el Laboratorio de Tecnologías de la Salud ha desarrollado una serie de aplicaciones enfocadas a la salud de los estudiantes de la BUAP, en temas como nutrición, activación física y diabetes.

Otro programa de la DAU es el de Liderazgo y Mentoring, en el cual participan mil 883 estudiantes como lobomentores, 57mentores acreditados por el Instituto de Mentoring, de la Universidad de Nuevo México, y mil 584 tutores capacitados, cuya función es ser orientadores o guías de los estudiantes en lo académico, administrativo y en salud.

De igual forma, cuenta con un plan de apoyo a jóvenes en situaciones de vulnerabilidad, como madres solteras, adolescentes embarazadas o personas con enfermedades crónico degenerativas, con la finalidad de proporcionarles igualdad de oportunidades que contribuyan a su desarrollo integral.

En lo que respecta al tema de la salud, la DAU creó las unidades de bienestar emocional en las cuales se ha brindado atención psicológica y psiquiátrica especializadas, así como guías para la solución de problemas de conducta, a 2 mil 542 alumnos. Además, las unidades de salud para prevenir enfermedades, donde se ha atendido a 15 mil 920 universitarios. A través de la campaña “Vida Sana”, la DAU se enfoca a fomentar un estilo de vida saludable, como alimentación, actividad física y manejo adecuado del estrés.

A su vez, mediante el programa “Convive” se promueve una cultura de civilidad, respeto y paz entre la comunidad universitaria, así como brindar orientación en situaciones de crisis emocional y promover campañas de prevención de adicciones.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Miércoles 2 de diciembre de 2015.

En colaboración con el INAOE, se instalarán 200 kilómetros de fibra óptica

La BUAP y el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) encabezarán un proyecto a través del cual se instalarán 200 kilómetros de fibra óptica, para conectar a ambas instituciones con el “High Altitude Water Cherenkov” (HAWC, por sus siglas en inglés) y el Gran Telescopio Milimétrico (GTM), con el fin de optimizar el análisis de los datos generados por dichos observatorios.

Tras informar que la BUAP será sede de la trigésima Reunión Semestral de la Corporación Universitaria para el Desarrollo de Internet (CUDI), otoño 2015, Humberto Salazar Ibargüen, titular de la Dirección General de Cómputo y Tecnologías de la Información y la Comunicación, informó que 140 kilómetros de fibra óptica comunicarán al INAOE y el Laboratorio Nacional de Supercómputo del Sureste de México (LNS), con el HAWC y el GTM.

Además, en la zona metropolitana se instalarán 60 kilómetros de fibra óptica que permitirá conectar a todas las unidades académicas y dependencias universitarias de la BUAP, ubicadas en la ciudad de Puebla.

Con una inversión inicial de 1.5 millones de dólares, el proyecto ejecutado entre la BUAP y el INAOE se prevé que concluirá en cuatro meses. Su principal objetivo es abatir costos en servicios de conectividad, además de proporcionar el mismo a otras instituciones interesadas en los servicios del LNS, precisó Salazar Ibargüen.

Carlos Casasús López Hermosa, director general de la CUDI, destacó que este proyecto instalará en Puebla los primeros anillos de fibra óptica en México, acción que permitirá conectar a los principales observatorios ubicados en el país: HAWC y el GTM, con el LNS y el INAOE.

Con relación a la reunión del CUDI, Carlos Casasús resaltó la importancia de desarrollar comunicaciones de fibra óptica en los principales campus universitarios, así como redes de investigación, similares a las de países desarrollados, para incrementar el ancho de banda.

La citada reunión tiene el objetivo de informar sobre avances, aplicaciones, retos y oportunidades que genera la Red Nacional de Investigación y Educación. Se reunirán en promedio 350 especialistas de diferentes instituciones educativas y empresas de dicho sector, los días 22 y 23 de octubre.

Entre los temas a tratar estarán el proyecto encabezado por la BUAP y el INAOE, así como los avances en la legislación en materia de telecomunicaciones, además de compartir planes y experiencias con relación al tema.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Lunes 12 de octubre de 2015.

•    La petición se tramita a través de la página oficial www.inaoe.gob.mx
•    La solicitud debe ser con dos semanas de anticipación y la entrada es gratuita
•    El acceso a ambos sitios es previa solicitud para que la institución asigne un guía

Puebla.- Las visitas al Gran Telescopio Milimétrico (GTM) "Alfonso Serrano" y al observatorio de rayos gamma HAWC (High Altitude Water Cherenkov) no son exclusivas para científicos e investigadores, el público en general también puede acudir a estos sitios.
 
El director de Divulgación y Comunicación del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), Raúl Mújica, dijo que el público en general puede ingresar a estos sitios, ubicados en el Volcán Sierra Negra: el GTM, a 4 mil 581 metros sobre el nivel del mar, y el HAWC, a 4 mil 100, en el Parque Nacional Pico de Orizaba.
 
En entrevista, comentó que sí bien no son espacios abiertos al público, sí se pueden arribar a éstos a través de una solicitud para que los visitantes cuenten con un guía que les explique en qué consiste la función de cada uno y como operan.
 
La petición se tramita a través de la página oficial www.inaoe.gob.mx en el apartado que indica Visitas al GTM y HAWC, en el que también se enlista una serie de recomendaciones, debido que el Volcán Sierra Negra es un sitio de alta montaña y presentan condiciones meteorológicas y ambientales extremas.
 
También se explica que la altura a la que se eleva el Citlaltépetl implica que el aire que el visitante respira sólo contiene 60 por ciento del oxígeno disponible a nivel del mar. La falta de oxígeno, o hipoxia, se manifiesta a diferentes niveles en diferentes personas, y su impacto puede variar para una misma persona en el tiempo, sin un patrón determinado.
 
Otros más pueden presentar síntomas leves del "mal de montaña", que incluyen dolor de cabeza, somnolencia, náusea, falta de aliento, dificultad para razonar cuestiones simples, tos seca o vértigos.
 
La mejor forma de evitar el mal de montaña es prevenirlo con realizar movimientos lentos durante la visita y no realizar esfuerzos, comer ligeramente antes de subir y beber agua en pequeñas cantidades durante la visita, evitar las bebidas alcohólicas la noche anterior, y no fumar antes de la visita para favorecer la disolución de oxígeno en la sangre.
 
Mújica recomendó que antes de solicitar la visita, la cual no tiene costo alguno, es necesario que los interesados ingresen a la página del INAOE para que conozcan también del equipo que deben llevar al volcán Sierra Negra, donde la temperatura puede llegar a ser de 0 grados centígrados y la radiación ultravioleta es fuerte.
 
De acuerdo con el protocolo de visita, la solicitud se debe hacer al menos con dos semanas de anticipación; en el caso de que el solicitante sea una institución académica se debe enviar carta solicitud en hoja membretada, indicando número de alumnos, perfil y grado académico, profesores responsables y objetivo de visita.

Notimex
Ciudad de Puebla
Sábado 11 de julio de 2015.

Atzizintla, Pue.- En el Volcán Sierra Negra comenzó a operar este viernes el observatorio de rayos gamma conocido como HAWC, único en su tipo, que permitirá registrar los fenómenos más violentos del Universo y descifrar misterios relacionados con la forma en que se desarrolla la vida.

Andrés Sandoval Espinosa, investigador del Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y uno de los líderes de este proyecto, destacó que el observatorio requirió una inversión de 15 millones de dólares y la participación de 120 científicos de México y Estados Unidos.

El High Altitude Water Cherenkov (HAWC) es un observatorio situado a gran altitud y basado en la detección de las partículas de las cascadas mediante la emisión de luz Cerenkov en agua.

Concebido desde 2005, el concepto se basa en 300 tanques receptores de agua ultra pura colocados en un área de 30 mil metros cuadrados y cuentan con 11 mil 250 fotosensores con los que se logrará una alta sensibilidad para detectar rayos gamma o cósmicos.

Este observatorio, que tardó más de seis años en instalarse, está ubicado a 4 mil 100 metros de altura. Eso permitirá observar dos terceras partes de la bóveda celeste en un solo día y registrar información que después será analizada en un mega centro de cómputo.

Ante más de cien investigadores de instituciones de México y Estados Unidos, el director General del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), Alberto Carramiñana; el director de Conacyt, Enrique Cabrero, y el coordinador del área científica de la UNAM, Carlos Arámburo, encabezaron el acto inaugural del proyecto científico.

Carramiñana destacó que el HAWC es de gran importancia para la comunidad científica mundial, ya que podría descifrar grandes misterios del Universo, como las formas en las que se genera la vida y las fuerzas que producen cambios en las galaxias.

Carlos Arámburo de la Hoz, coordinador de Investigación Científica de la UNAM, explicó que este observatorio podrá detectar rayos gamma de muy alta energía –la luz más energética del Universo– que solamente se producen en las regiones más violentas del cosmos.

El director de Conacyt, Enrique Cabrero, destacó que este es un gran logro y un reconocimiento para la comunidad científica mexicana, factor clave para que este proyecto de investigación se lleve a cabo en el país.

Por parte de México participan en esta investigación los Institutos de Astronomía, de Física, de Geofísica y de Ciencias Nucleares de la UNAM, así como el INAOE, el Centro de Investigación y Estudios Avanzados y las Universidades Autónoma de Puebla, de Chiapas, Guadalajara, Guanajuato y la Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Por Estados Unidos colaboran las Universidades de Utah, Maryland, California, Michigan, New Hampshire, Pennsylvania, Nuevo México, Wisconsin y George Mason, así como Goddard Space Flight Center y el Laboratorio Nacional Los Alamos, el Instituto de Tecnología de Georgia y Harvey Mudd College.

La instalación de este proyecto tiene un permiso de operación por 10 años, aunque hasta ahora sólo cuenta con financiamiento asegurado para operar por cinco años. Una vez que se cumpla el plazo será desmantelado y se reforestará el espacio.

Proceso
Gabriela Hernández
Puebla, Puebla, México
Domingo 22 de marzo de 2015.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter