Investiga y atrae caso PGR por destrucción de capilla del siglo XIX en Tlaxcala

La Procuraduría General de la República (PGR) informó que atrajo el caso de la destrucción de la capilla de Santo Cristo de Tlaxcala.

La directora Comunicación Social de la delegación de la PGR, Elsa Martínez Flores, dijo que será la Subprocuraduría de Investigación en Delitos Federales la que continuará con las investigaciones para dar con los responsables.

El bien patrimonial del siglo XIX, que estaba ubicado en el Barrio El Cristo, del municipio de San Pablo del Monte, era una edificación considerada monumento histórico de Tlaxcala.

Martínez Flores informó que el expediente que se inició en esta delegación por el delito de daño a monumento histórico será atraído por la Subprocuraduría de Investigación en Delitos Federales (SIEDF).

La capilla de El Santo Cristo estaba clasificada como monumento histórico, de acuerdo con la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticos e Históricos y fue demolida por los pobladores.

PGR investiga destrucción de capilla en Tlaxcala

La agencia Notimex informa que la Subprocuraduría de Investigación en Delitos Federales de la Procuraduría General de la República (PGR) atrajo el caso de la capilla El Cristo, ubicada en Tlaxcala y que fue destruida hasta sus cimientos el pasado fin de semana.

Elsa Martínez Flores, directora de Comunicación Social de la delegación de la PGR, indicó que será este organismo especializado el que continuará con las investigaciones para dar con los responsables.

Agregó que ese bien patrimonial del siglo XIX y que se ubicaba en el Barrio El Cristo, del municipio de San Pablo del Monte, era una edificación considerada monumento histórico de Tlaxcala.

En un escrito, vía correo electrónico, Martínez Flores explicó que “el expediente iniciado en esta delegación por el delito de daño a monumento histórico será atraído por la Subprocuraduría de Investigación en Delitos Federales (SIEDF)”.

La capilla de “El Cristo”, que estaba clasificada como monumento histórico de acuerdo con la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticos e Históricos, fue demolida en toda su parte frontal.

Notimex / El Universal
Ciudad de México / Tlaxcala
Jueves 30 de julio de 2015.

Con uso de maquinaria pesada, el fin de semana pasado fue demolida la Capilla del Santo Cristo, que se ubica en la localidad de Vicente Guerrero, municipio de San Pablo del Monte (Tlaxcala).

Entre la tarde del sábado y el domingo próximo pasados, con uso de maquinaria pesada fue demolida la capilla, patrimonio histórico de la nación. Este acto de barbarie representa un hecho sin parangón al legado cultural de los mexicanos.

La Capilla del Santo Cristo constituye un ejemplo de arquitectura tradicional religiosa con antecedentes virreinales; y poseía elementos de mampostería en muros y contrafuertes, además de una bóveda de cañón corrido y dos torres campanario añadidas en el siglo XIX.

El conjunto tenía un gran valor patrimonial como parte de la identidad histórica de Tlaxcala y del pueblo de México. Se trata de un bien propiedad de la Nación que está catalogado e inscrito en el Registro Público de la Propiedad Federal con folio Real 15609.

El INAH ha procedido a integrar la denuncia penal en contra de quien resulte responsable, explicó el representante de la institución.

Puebl@Media
Tlaxcala, Tlaxcala
Martes 28 de julio de 2015.

Desde ayer, la edificación del siglo XVI está en la Lista del Patrimonio Mundial

El Acueducto del Padre Tembleque, la obra hidráulica más importante del virreinato, con 443 años de antigüedad, ha sido inscrito en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO y se convierte en el trigésimo tercer sitio mexicano declarado, con lo cual nuestro país se mantiene en el primer lugar del continente con 27 bienes culturales, 5 bienes naturales y un bien mixto.

El Comité del Patrimonio Mundial, en su 39 sesión celebrada en la ciudad alemana de Bonn, aprobó la postulación con el nombre “Acueducto del Padre Tembleque, sistema hidráulico” y quedó inscrito bajo los criterios i, ii y iv. Se trata del complejo hidráulico más importante construido durante el virreinato en el continente americano que ingresa en ese importante listado como Canal Patrimonial exento, es decir que no forma parte de una zona de monumentos.

La magna obra de ingeniería hidráulica del siglo XVI fue erigida en 1554 —durante 17 años— hasta 1571, por 40 comunidades indígenas que aportaron 400 canteros, ayudantes, albañiles, peones, carpinteros y, el financiamiento de las mujeres de los pueblos quienes produjeron textiles para financiar las obras sin la aportación de la Corona española aunque con la autorización del Virrey Antonio de Mendoza. Fueron dirigidos por el Padre Tembleque, fraile franciscano español, acompañado de Juan de Agüeros.

El Acueducto del Padre Tembleque que es ejemplo de la creatividad constructiva de la civilización europea con la mesoamericana, permitió llevar agua a pequeñas poblaciones del Altiplano, ubicadas entre los actuales estados de Hidalgo y de México.

La misma tarde de ayer, el Comité del Patrimonio Mundial que se reúne en Bonn hasta el próximo miércoles, anunció además la inscripción de los sitios de la revolución industrial de la era Meiji: siderurgia, construcciones navales y extracción de hulla (Japón); la ciudad de Éfeso (Turquía) y el Paisaje Cultural Industrial de Fray Bentos (Uruguay). El Comité aprobó también la extensión del sitio de los Caminos de Santiago de Compostela: Camino francés y caminos del Norte de España.

Logro patrimonial. La nominación del Acueducto del Padre Tembleque es fruto de esfuerzo conjunto de la SEP, el CONACULTA, la SRE, el INAH y los gobiernos de México e Hidalgo; especialmente de la Universidad Autónoma del Estado de México y los municipios mexiquenses de Nopaltepec, Otumba y Axapusco, y los hidalguenses de Tepeapulco y Zempoala. Además de la sociedad civil, entre ellas el Patronato Acueducto Tembleque A.C.

Bajo la supervisión del INAH, la edificación fue sometida a labores de conservación como la liberación de elementos agregados, desazolve de arena en los canales y cajas de agua, limpieza del entorno inmediato, mantenimiento y restauración de apantles, aljibes, cajas de agua y areneros del conjunto hidráulico; se recuperaron sistemas constructivos tradicionales con mano de obra local. Además se hicieron trabajos de identificación, registro de sus características, investigación histórica y levantamientos arquitectónicos en sus diversos componentes, como los 90 glifos con mano de obra indígena y levantamiento en 3D de nube de puntos láser de última generación.

El expediente técnico se sustentó en el acervo documental generado en torno al acueducto desde 1994. En él se asienta que la zona de protección abarca 34 mil 820 hectáreas de manera que la declaratoria no sólo contempla la protección de los 48 mil 22 kilómetros lineales del Acueducto del Padre Tembleque, entre los municipios de Nopaltepec, Otumba y Axapusco, en el Estado de México, así como los de Tepeapulco y Zempoala, en Hidalgo.

Ha implicado recursos técnicos, académicos y financieros del Gobierno Federal: unos, etiquetados por la Cámara de Diputados y, otros, propios, por 28.2 MDP y 10.5 MDP, estos últimos del Fondo Ambassador para la Preservación Cultural del Departamento de Estado de los EUA).

Con información de UNESCO/ INAH

El Universal
Ciudad de México
Lunes 6 de julio de 2015.

En 2012 la destrucción fue total, el gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas ordenó que la casa fuera demolida para que se edificara allí la primera de cinco torres de lo que sería un teleférico.

La fachada de la Casa del Torno era sencilla, una puerta de madera con dos columnas al lado, dos ventanas hacia la calle en la primer planta y tres más en la segunda. Al frente un torno de madera, que le dio el nombre aunque en realidad era un rastro.

El edificio del siglo XVII, ubicado en la calle 8 norte 414, remataba en una pequeña plazuela llamada del “factor” o de los “tornos”. En la casa y en los terrenos aledaños se localizaba un rastro de carneros, aprovechando que en ese entonces pasaba a un lado el río San Francisco.

Hoy no queda nada de la casa. En 2012 fue demolida para construir una torre de concreto y metal a la cual llegarían carros de un teleférico que partiría de la zona de Los Fuertes.

La Casa del Torno es ahora una construcción abandonada, con el óxido de las varillas escurriéndose por los lados, semicubierta por paredes de madera hinchadas por la lluvia, que pretenden esconder el abandono y la destrucción.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés) exigió al gobierno del estado -que proyectó el teleférico- la restitución del inmueble y políticas públicas que permitan al centro histórico quedarse en el catálogo de Patrimonio Mundial.

De igual forma pidió un informe para el 1 de diciembre de este año con el detalle técnico del teleférico y su nueva ubicación; en teoría tendría que ir de Los Fuertes al estadio Cuauhtémoc pero llega sólo del otro lado de la calzada Zaragoza.

La destrucción vino de dentro

La plazuela del Torno tuvo una gran importancia en el siglo XVII debido a que era donde se conectaba a la ciudad con el convento de San Francisco, del otro lado del río; y a la ciudad española con los asentamientos indígenas.

A partir del decreto de Zona Monumental para la ciudad de Puebla en 1977, la Casa del Torno ingresó en el catálogo oficial del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) como edificio histórico protegido.

Sin embargo el inmueble sufrió un primer embate durante la administración del gobernador Manuel Bartlett Díaz, cuando se destruyó su patio para hacer un puente que conectó la calle 8 norte con el conjunto del Paseo de San Francisco, atravesando el bulevar 5 de Mayo. De nuevo su función fue conectar.

En 2012 la destrucción fue total, el gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas ordenó que la casa fuera demolida para que se edificara allí la primera de cinco torres de lo que sería un teleférico.

Los vecinos dicen que se excavó a una profundidad de más de seis metros para cimentar la torre de concreto. El ruido y el polvo fueron insoportables para los comerciantes del Barrio del Artista, ya que allí se encuentran varios talleres de pintura, cafés y bares.

Un día a principios de 2013 los trabajadores dejaron de ir, el lugar fue cubierto de manera temporal por paredes de madera que impiden ver lo que ya no es.

Desde arriba parece que los albañiles dejaron todo como para tomar un descanso. Aún se observa material de construcción, cascos, casacas, que fueron dejados dentro y ahora están cubiertos por una capa densa de abandono.

La obra está suspendida, el Comité Defensor del Patrimonio Cultural Poblano y la Fundación Manuel Toussaint interpusieron el amparo 1962/2012 por la destrucción del edificio catalogado. Salió a relucir que ni el INAH y el ayuntamiento de Puebla dieron permiso para el proyecto.

La historia se pelea en los tribunales

En el siglo XIX con el surgimiento de otros rastros la Casa del Torno y la plazuela se transformaron en un conjunto productivo de obrajes o fábricas artesanales de hilados y productos textiles, donde también se hacían rebozos.

Por su cercanía con el mercado del Parián, donde ahora se venden artesanías, se aprovechó una parte de las casas cercanas al torno como mesones o casas-habitación.

En ese sitio el gobierno del estado decidió construir una torre de concreto en 2012 para que llegaran los carros del teleférico que vendrían de la zona de los Fuertes y cruzando buena parte del centro histórico hasta el Barrio del Artista.

Debido a que las cinco torres -dos en Los Fuertes, la del Torno, una en el barrio de San Francisco y una más en el barrio indígena de Xanenetla-, afectarían al paisaje tradicional, pues las sus 30 metros de metal competirían con elementos históricos como las propias torres de la Catedral o con el templo de San Francisco, el Comité Defensor del Patrimonio Cultural Poblano y la Fundación Manuel Toussaint iniciaron otros dos juicios de amparo contra la construcción de todas las torres.

Los tres amparos se acumularon en un mismo juicio que quedó asentado bajo el número 490/2013. El Juez Cuarto de Distrito del Centro Auxiliar de la Séptima Región, con residencia en Acapulco, Guerrero, fue quien se encargó de analizar el caso y determinó sobreseer el juicio a principios de 2015.

La oficina de la ONU indicó que las acciones no sólo deben estar centradas en desarrollos que faciliten el turismo, sino que se deben articular las herramientas de conservación con los lineamientos internacionales de conservación para evitar así que los proyectos tengan un impacto negativo.
Por ello el gobierno estatal continuó la construcción del teleférico pero ya no hacia la Casa del Torno, sino de la torre principal a un lado del Centro Expositor en la zona cívica de Los Fuertes a un parque de reciente creación que queda a menos de 300 metros.

PGR investiga el daño al patrimonio

Además de los juicios de amparo el restaurador y representante del Centro de Promoción y Defensa de los Derecho Humanos Joel Arriaga Navarro AC, Fernando Cuéllar Muñoz, interpuso una denuncia penal el 13 de febrero de 2014 por la destrucción de la Casa del Torno.

La investigación contra los funcionarios involucrados en la demolición del inmueble -entre los cuales se encuentra el gobernador poblano Rafael Moreno Valle; el actual alcalde de Puebla, Antonio Gali Fayad, que era entonces Secretario de Infraestructura; el exedil Eduardo Rivera Pérez, y el secretario de Obra Pública municipal, Felipe Vázquez Gutiérrez- está abierta con el número AP153/2014/4PGR/Delegación Puebla.

Sin embargo a más de un año de que se inició la averiguación previa la Procuraduría General de la República (PGR) no ha presentado avances, por lo cual Cuéllar Muñoz interpondrá una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) por omisiones y dilación de la dependencia.

–Hay penalidades que sí están bien identificadas porque es un delito federal y no tienen derechos a fianza, entonces aquí la pregunta es ¿por tratarse de un gobernador la Procuraduría (General de la República) valora políticamente su intervención? Dice la constitución que todos somos iguales ante la ley ¿qué tan iguales somos?

Para el restaurador el caso del teleférico también representa un daño patrimonial a las finanzas públicas, ya que se invirtió dinero en la edificación y luego en el posterior desmantelamiento de las torres que estaban dentro del Centro Histórico.

Además de que el INAH podría verse involucrado en la investigación como autoridad omisa por permitir que un edificio catalogado fuera destruido.

–Si la autoridad hace bien su trabajo y acredita la responsabilidad de todos los señalados, las penalidades mínimas son de siete a ocho años (en prisión), como fue hecha por servidores públicos eso es una agravante. No puedes hablar de que es gente que no sabe lo que estaba haciendo o que desconocía.

Unesco pide restitución del inmueble

La Unesco en un reporte del centro histórico de Puebla de 2014, que se puede consultar en su página de internet, advirtió que el proyecto original del teleférico impactaba la calidad de las vistas, debido a que las torres metálicas competirían con los elementos tradicionales del paisaje.

Además mencionó el edificio histórico denominado “Casa del Torno” fue demolido a pesar de que estaba protegido por leyes internacionales.

Dijo que las herramientas de conservación  no se traducen políticas públicas integrales y coherentes en los diferentes niveles de gobierno, situación que pone en riesgo la permanencia del centro histórico de la ciudad en la lista de Patrimonio Mundial.

La oficina de la ONU indicó que las acciones no sólo deben estar centradas en desarrollos que faciliten el turismo, sino que se deben articular las herramientas de conservación con los lineamientos internacionales de conservación para evitar así que los proyectos tengan un impacto negativo.

El director del Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco, Kishore Rao, pidió más información al INAH sobre el proyecto del teleférico y las acciones a tomarse por la devastación de la Casa del Torno.

Francisco Javier López Morales, director de Patrimonio Mundial del INAH, respondió en febrero de 2014 que el instituto pidió un cambio a la ruta del teleférico para que no se afectara la zona patrimonial, así como que el inmueble histórico se restituyera.

Sin embargo de acuerdo con el portal e-consulta será el ayuntamiento de Puebla quien haga la restitución con un presupuesto de 17 millones de pesos.

La Unesco se comprometió entonces a revisar los detalles técnicos y la locación del teleférico para evitar que impacte en el patrimonio histórico, para ello solicitó al gobierno estatal un reporte para el 1 de diciembre de este año a fin de que sea discutido en la sesión 40 del Comité que se realizará 2016.

Lamentablemente aunque se finquen responsabilidades o se vuelva a construir la casa, el inmueble que en algún tiempo albergó a carneros procedentes de Amozoc para proveer de carne a los poblanos del virreinato se perdió totalmente.

Desde noviembre de 2012 el fantasma del abandono habita la Casa del Torno. En el lugar no queda una piedra de historia, sólo el concreto y el metal.

Lado B
Jerónimo Villa
@Jerome_Vil
Ciudad de Puebla
Lunes 22 de junio de 2015.

El sitio está localizado a unos 10 kilómetros al este de la actual ciudad de Ocosingo, a 115 kilómetros de distancia de Palenque y a 85 kilómetros de San Cristóbal de las Casas (Chiapas), en México.

Enclavada en la espesura de la Selva Lacandona y sobre el remate de una montaña se ubica la Zona Arqueológica de Toniná, centro ceremonial que alberga una de las edificaciones más grandes de Mesoamérica, cuya grandeza solo es comparable con otras del área maya como Tikal y El Mirador, en Guatemala.

Significado

El nombre con el que actualmente se conoce a la ciudad, Toniná, procede de una palabra en el idioma tzeltal, teniendo el significado en español de La casa de piedra o El lugar donde se levantan esculturas en piedra en honor del tiempo, nombre que constituye una buena descripción del lugar.

Toniná se encuentra en la frontera entre tierras altas y bajas, lo confiere características únicas, se ubica estratégicamente en el extremo occidental del área maya, en una de las partes más altas del valle de Ocosingo, el cual tuvo sin duda Toniná a su capital más importante.

La acrópolis de Toniná, la escalinata central con sus 260 escalones, que atraviesa las siete plataformas y los 13 templos en la cúspide. Una pirámide de 74 metros de altura, más grande que la del Sol en Teotihuacán, es explorada por especialistas del Instituto Nacional de Antropología (INAH) en la acrópolis de Toniná, Chiapas, la cual tiene una antigüedad de 700 años.

El territorio del poder de Toniná tiene dos espacios constructivos mayores: la gran plataforma delimitada por una barrera arquitectónica y la estructura piramidal de siete grandes plataformas y 260 escalones. El acceso principal está al sur de la gran plataforma; la entrada ritual es a través de la cancha del juego de pelota, estructura que tiene en sus cabezales dos escaleras monumentales, y por el acceso al norte se llega al altar de los sacrificios.

En el extremo sur de esta gran plataforma se localiza el Templo de la Guerra, que frente a su fachada norte tiene cinco altares con discos y estelas. Hacia el norte se repite otro conjunto de cinco alteres y al fondo se eleva la gran estructura piramidal de siete niveles, ocho palacios, 13 templos, una plaza pública, ubicada en la sexta plataforma, donde se colocaron altares y un templete para la danza. Todo el conjunto arquitectónico era una especie de teatro donde se recreaban los mitos a través de la historia particular de Toniná.

La acrópolis de Toniná se calcula comenzó a construirse en el año 593 d.C., se compone de siete plataformas, diez templos y cuatro palacios interconectados por escalinatas y angostos pasillos que parecen laberintos.

De las siete plataformas sobresale la tercera, donde se encuentra el Palacio del Inframundo; en la cuarta, el Palacio de las Grecas y la Guerra; y en la sexta donde se sitúa el friso-mural de los Cuatro Soles, el cual representa el mito de las cuatro eras cosmogónicas mayas.

Toniná, que era conocida por los ancestros como “La Casa de Piedra”, urbe maya localizada en el estado de Chiapas, caracterizada por su poderío militar y conteo del tiempo, floreció en los años 600 y 900 d.C., durante el periodo Clásico Tardío.

Respecto a las esculturas más relevantes halladas en este sitio destacan el último gobernante Tzotz Choj “murciélago-tigre”, además de dos monolitos  de piedra caliza que representan a cautivos de guerra y un par de tableros que fungieron como marcadores del juego de pelota, de una antigüedad aproximada de 1,300 años.

Luego de varias investigaciones se determinó que la ciudad era más grande de lo que se creía anteriormente, ya que no solo el área del monte —donde se ubica la Acrópolis— se utilizó con fines constructivos, sino también las zonas aledañas a esta elevación natural.

Por otro lado, cercano a la zona arqueológica se ubica el Museo de Sitio de Toniná, espacio que atesora más de 200 piezas arqueológicas que se han encontrado en el lugar; este recinto brinda un recorrido por la historia y el arte de esta civilización, mediante una interesante museografía.

El recinto se diseñó a partir de la espiral del caracol cortado, que para los pueblos primigenios representa la dualidad del universo. En la entrada hay una estela con la cuenta maya: 12 Baktum 19 Katun 7 run 0 Uinal 0 Kin, que corresponde al año dos mil, fecha en la que fue inaugurado el museo.

De su acervo destacan esculturas de piedra con representaciones de dioses y gobernantes, o con inscripciones y grabados relacionados con la cosmovisión maya, además de la reproducción del mural de estuco donde se representa la noción maya de las cuatro edades de la humanidad; de igual modo se encuentran discos-marcadores del tiempo, que simbolizan la secuencia de la historia humana y divina de los mayas.

Decadencia e historia reciente del lugar

Tras que Toniná lograse sobrevivir durante un tiempo al derrumbe del viejo imperio maya, coexistiendo con las ciudades toltecas de Tula y Chichen Itzá, la llegada de los aztecas hacia el siglo XIV supuso el inicio de su decadencia.

Con posterioridad a este período la crisis y destrucción de la ciudad resulta imparable: se decapitan y destrozan las esculturas; la acrópolis es utilizada como necrópolis por nuevos pueblos que al enterrar a sus muertos saqueaban viejas tumbas y ofrendas, a la vez que perforaban templos y palacios. Finalmente, tras mil años de existencia, la tierra y la vegetación cubrieron las ruinas de la ciudad, que sólo tras una década de trabajos arqueológicos ha salido de nuevo a la luz, permitiendo así el conocimiento de su existencia.

Sin embargo, por ahora las excavaciones arqueológicas se han limitado a la quinta parte del área que se ha delimitado y protegido legalmente, de tan sólo 2 km 2, de los cuáles la ciudad ocupa únicamente unas 94 hectáreas alrededor de una colina alta del valle de Ocosingo.

Acceso: A la zona arqueológica Toniná se accede desde la ciudad de Ocosingo, El sitio está localizado a unos 10 kilómetros al este de la actual ciudad de Ocosingo, a 115 kilómetros de distancia de Palenque y a 85 kilómetros de San Cristóbal de las Casas (Chiapas), en México. Hay que trasladarse por la carretera que se adentra en la selva hasta el Rancho Guadalupe, donde hay que desviarse 1 kilómetro hacia el noroeste por una brecha que conduce al Rancho Toniná. El visitante también puede arribar al sitio tomando el colectivo que parte del poblado de Ocosingo en dirección a Toniná.

Servicios disponibles en la zona: Taquilla, auditorio, guarda bultos, sanitarios, estacionamiento.

Horario: Lunes a Domingo; 8:00 a.m. a 17:00 horas.

Contacto: Centro INAH Chiapas 01 (961) 6 12 83 60 y 6 12 28 24

Recomendaciones: Impermeable o paraguas, ropa cómoda, zapato tenis, existe una distancia de 400 metros del Museo de sitio hacia el sitio Arqueológico.

Sitio web o redes sociales: Facebook Centro INAH Chiapas

https://www.facebook.com/centroinah.chiapas

Magnética
San Luis Potosí, Mx.
Lunes 15 de junio de 2015.

Derrumban la ex fábrica textil El Mayorazgo en el perímetro de la ciudad de Puebla
   
Este miércoles amaneció destruida la ex fábrica textil El Mayorazgo, que data del año 1841 y es una de las primeras industrias mecanizadas de México, sin que pudiera hacer algo el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Se trata de la segunda fábrica textil más antigua de México, apenas cuatro años más joven que La Constancia Mexicana, símbolo del patrimonio industrial edificado.

El comienzo de la demolición de muros se dio de manera sigilosa y escalonada desde noviembre de 2012.

Se sabe que una empresa inmobiliaria presentó los planos del inmueble –ubicado entre la avenida Cúmulo de Virgo y 11 Sur– como terreno, donde proyecta la instalación de una plaza comercial.

Vecinos de la zona aledaña al antiguo inmueble histórico afirmaron que se detectó que durante la noche hombres con picos y maquinaria pesada derribaron los muros del edificio construido en el siglo XIX.

La ex fábrica El Mayorazgo se encuentra dentro del municipio de Puebla y forma parte del corredor industrial del siglo XIX que se encuentra a lo largo del río Atoyac, documentó la maestra Marcela Sonia Espinosa.

En su origen, según la investigadora, fue una hacienda transformada posteriormente en fábrica textil productora de hilos de algodón que dieron fama a las Telas Atoyac.

Fuentes confiables refieren que desde el año 2010 los anteriores dueños comenzaron a ofrecer en venta la ex fábrica, que para entonces tenía más de 90 por ciento de su estructura en pie.

El año pasado, Sergio Vergara Berdejo, perito del INAH, aseguró que no podía destruirse el edificio, y que existía la intención de construirse una institución educativa.

Sin embargo, vecinos de San José Mayorazgo entrevistados por La Jornada de Oriente hablan de que se instalará ahí un centro comercial o una tienda de autoservicio.

El periodista Sergio Mastretta Guzmán criticó la destrucción del inmueble y reclamó se salve lo que aún queda: “Lo más terrible es que ocurrió a la vista de todos. Yo vivo a unos metros. Me da mucho coraje. Mi abuelo vino a México y llegó a Puebla justamente a trabajar en esta fábrica. Una verdadera pena”, escribió en redes sociales.

Asimismo criticó que “fueron los brazos aplicados con toda la gravedad de la ambición inmobiliaria a la destrucción impune de la historia de otros hombres: los trabajadores de la fábrica textil El Mayorazgo y la de sus antiguos propietarios y constructores”.

En los últimos cinco años, a la vista de autoridades y vecinos, El Mayorazgo “fue demolida hasta la última piedra para desgracia y vergüenza de Puebla”.

En esta misma zona, pero en 2009, fueron destruidos abruptamente los testimonios de la industria textil y de los molinos de trigo en el Molino de en Medio, ubicado también Mayorazgo.

De acuerdo con la doctora María Teresa Ventura, del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego”, de la UAP, estos testimonios reflejan hitos importantes en el desarrollo histórico y económico de la ciudad que evidencian la fortaleza que tenía la sociedad, “siendo la nuestra una de las primeras del país que incursionó en el mundo industrial originado en el continente europeo”.

La Jornada de Oriente
Yadira Llaven Anzures
Ciudad de Puebla, Mx.
Jueves 30 de abril de 2015.

A pesar de las advertencias del valor histórico del inmueble, el INAH en Puebla  deliberadamente o por omisión, permite el atropello

Esta mañana, amaneció destruida la ex fábrica textil El Mayorazgo, sin que pudiera hacer algo el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

El comienzo de demolición de muros se dio de manera sigilosa y escalonada, desde noviembre de 2012.

Se sabe que una empresa inmobiliaria presentó los planos del inmueble –ubicado entre la avenida Cúmulo de Virgo y 11 Sur– como terreno, donde proyecta la instalación de una plaza comercial.

Vecinos de la zona aledaña a la antiguo inmueble histórico afirmaron que se detectó que durante la noche hombres armados con picos y maquinaria pesada derribaron los muros del edificio construidos en el siglo XIX.

La ex fábrica El Mayorazgo se encuentra dentro del municipio de Puebla y forma parte del corredor industrial del siglo XIX que se encuentra a lo largo del río Atoyac, documento la maestra Marcela Sonia Espinosa.

En su origen, fue una hacienda transformada posteriormente en fábrica textil productora de hilos de algodón que dieron fama a las telas Atoyac.

Fuentes confiables refieren que desde el año 2010 los anteriores dueños comenzaron a ofrecer en venta la ex fábrica, que para entonces tenía más de 90 por ciento de su estructura en pie.

El año pasado, Sergio Vergara Berdejo, perito del INAH, aseguró que no puede destruirse el edificio, y que existe la intención de construirse una institución educativa.

Sin embargo, vecinos de San José Mayorazgo entrevistados por La Jornada de Oriente hablan de que se instalará ahí un centro comercial o una tienda de autoservicio.

La Jornada de Oriente
Ciudad de Puebla
Miércoles 29 de abril de 2015.

Jorge Salgado Tlahuis firmó documentos ostentándose como arquitecto aunque carece de título y cédula profesional

El coordinador de Monumentos Históricos del Centro INAH Puebla, Jorge Salgado Tlahuis, firmó documentos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ostentándose como arquitecto aunque carece de título y cédula profesional.

De acuerdo con una investigación del portal Con los Ojos Abiertos, Salgado Tlahuis fue designado como uno de los arquitectos responsables para la supervisión de los trabajos realizados para el Distribuidor Vial Cholula, según consta en el oficio No. 40-A-311-(724-7)-14-00611, emitido el 11 de noviembre de 2013 y firmado por el Delegado del Centro INAH, José Francisco Ortiz Pedraza, donde se autorizaba el proyecto correspondiente.

El 24 de marzo de 2014, el coordinador de Monumentos Históricos firmó dos oficios sin número, acompañando su nombre con el título de “Arquitecto”, con los cuales daba atención a los oficios No. 401-A-311-(724-7)-03-378 y 401-A-311-(724-7)-03-379.

Dichos documentos fueron entregados como parte de la respuesta del INAH a dos solicitudes de información donde se requería copia de la bitácora de la obra del Distribuidor Vial Cholula (folio 1115100015214), así como el documento que contuviera la fundamentación y motivación para otorgar la licencia correspondiente (folio 1115100015314).

Asimismo, mediante la solicitud de información pública folio 1115100015114 se requirió al Instituto la copia digital de la cédula profesional y del título de licenciatura en Arquitectura tanto de Jorge Salgado Tlahuis, como de Sergio de la Luz Vergara Berdejo, este último también designado para supervisar la obra.

En respuesta, la Dirección de Personal de la Coordinación Nacional de Recursos Humanos del INAH informó que en el expediente de Salgado Tlahuis, únicamente contaba con “copia de Carta de Pasante de la Licenciatura en Arquitectura”.

De acuerdo con la copia proporcionada, la Carta de Pasante fue expedida por el Departamento Escolar de la Universidad Autónoma de Puebla el 4 de marzo de 1987.

Sin registro ante la SEP

Ante la respuesta otorgada por el INAH, se requirió a las Secretarías de Educación Pública (SEP) a nivel federal y estatal, vía las solicitudes folios 0001100186414 y 00263114 respectivamente, la copia digital del título de licenciatura de Jorge Salgado Tlahuis.

La primera, vía la Dirección General de Profesiones, informó que tras realizar una búsqueda exhaustiva no localizó registro alguno a nombre de Salgado Tlahuis y declaró la información como inexistente, sugiriendo consultar a la autoridad estatal para saber si ésta contaba con algún dato.

Asimismo, invitó a realizar una búsqueda en el Sistema de consulta en línea de Cédulas Profesionales para consultar si se encontraba disponible algún dato relacionado con la solicitud, sin embargo al ingresar los datos no se encontraron resultados.

Por su parte, la dependencia estatal se declaró imposibilitada para proporcionar la información toda vez que “la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) realiza de manera independiente el Registro y Validación de Títulos de profesionistas egresados de esa institución” y sugirió realizar la solicitud ante la máxima casa de estudios.

Información confidencial

El 26 de junio de 2014, se ingresó la solicitud 2014/00273 pidiendo a la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla la copia digital de la cédula profesional y del título de licenciatura en Arquitectura de Jorge Salgado Tlahuis.

Cabe señalar que en la solicitud ingresada a las 9:43 am, se indicó que éste laboraba como servidor público en el Centro INAH con el objetivo de evitar la reserva de la información.

Ese mismo día, una hora y 20 minutos después de ingresada la solicitud, la Unidad de Transparencia y Acceso a la Información de la BUAP respondió no estaba en posibilidad de proporcionar los datos “en virtud de que se trata de información que, por su naturaleza es de aquella considerada como confidencial, por tratarse de datos personales que hacen identificables al o los titulares de los mismo”.

Largo camino en la CAIP

La respuesta otorgada por la BUAP motivó que el 16 de julio se interpusiera el recurso de revisión número 182/BUAP-23/2014 ante la Comisión para el Acceso a la Información Pública y Protección de Datos (CAIP) por considerar que la información solicitada no podía ser clasificada como confidencial toda vez que se trataba de datos de un servidor público y por lo tanto eran de interés público.

Dentro del argumento se indicó que de acuerdo con el artículo segundo transitorio del Decreto que reforma la Ley Reglamentaria de los Artículos 4º y 5º Constitucionales, relativos al ejercicio de las profesiones en el Distrito y Territorios Federales, la profesión de Arquitecto requiere título para su ejercicio.

El 8 de agosto, la CAIP señaló que si bien el recurso se había ratificado en tiempo, en el documento no se advertía la firma del interesado y ordenó someterlo ante el Pleno para que resolviera a lo que conforme a derecho procediera. Ante ello se notificó al área correspondiente que el documento sí contenía el dato requerido y el 12 de agosto se publicó el auto de admisión del recurso de revisión.

Casi un mes después de admitido el recurso de revisión, el 8 de septiembre, se turnó ante el Pleno para que dictara la resolución correspondiente, sin embargo el 23 de octubre se amplió el plazo de resolución “toda vez que se necesita un mayor plazo para agotar el estudio de las circunstancias”.

Finalmente, el 1 de diciembre de 2014, cuatro meses y medio después de ingresado el medio de impugnación, el Pleno de la CAIP resolvió el recurso de revisión 182/BUAP-23/2014, bajo la ponencia del Comisionado Javier Fregoso Sánchez, determinando revocar la respuesta otorgada y ordenar a la Universidad a entregar la información solicitada.

No hay registro: BUAP

Atendiendo la resolución de la CAIP, el 27 de enero de 2015, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla entregó al Observatorio de Transparencia Con los Ojos Abiertos copia del oficio 256/2015/DAE, emitido por la Dirección de Administración Escolar.

El documento señala que dicha Dirección no cuenta con antecedente o registro de la expedición del Título Profesional ni de la Cédula Profesional a favor de Jorge Salgado Tlahuis, por lo cual no puede otorgar la información solicitada.

Con ello, el Coordinador de Monumentos Históricos del Centro INAH Puebla, encargado de la supervisión de una de las obras públicas más polémicas del gobierno del estado de Puebla, se ostenta como Arquitecto sin contar con los documentos correspondientes.

e-consulta
Ciudad de Puebla
Lunes 16 de febrero de 2015.

Página 2 de 2

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter