Vastas zonas del sureste de Estados Unidos estaban gravemente inundadas el lunes después del paso del huracán Florence, que causó la muerte de al menos 23 personas y daños estimados en miles de millones de dólares.

Degradado a depresión tropical, Florence "sigue produciendo fuertes lluvias", con "inundaciones catastróficas" en Carolina del Norte y del Sur y posibles "inundaciones repentinas" en Delaware, Maryland y Pensilvania, dijo el Centro Nacional de Huracanes (NHC) en su último boletín de las 21H00 GMT.

El Servicio Meteorológico Nacional (NWS) señaló que Florence continuará debilitándose al avanzar hacia el noreste el martes, pero pronosticó "lluvias intensas" y "abundantes inundaciones fluviales" en las Carolinas y el sur de Virginia en los próximos días.

El riesgo de deslaves y fallas en represas persiste, advirtieron las autoridades, que también emitieron alertas por tornados en las Carolinas.

"Es una tormenta épica que continúa, algunas áreas aún no han sufrido la peor inundación", dijo Roy Cooper, gobernador de Carolina del Norte, al señalar en rueda de prensa que se trata de un "desastre monumental".

En Carolina del Norte, el estado más afectado, 17 personas murieron por Florence desde que tocó tierra el viernes en la costa atlántica del estado como un huracán de categoría 1 en una escala máxima de cinco. Otras seis muertes fueron confirmadas en Carolina del Sur.

Más de una decena de ríos en Carolina del Norte estaban desbordados o amenazaban con subir a niveles críticos, y medio millón de hogares en las Carolinas seguían sin electricidad el lunes, según funcionarios de gestión de emergencias.

- 21 personas, siete perros, cuatro botes -

Esta foto de la Guardia Costera estadounidense divulgada el 17 de septiembre de 2018 muestra el rescate de mascotas atrapadas por las inundaciones causadas por el huracán Florence cerca de Newport, Carolina del Norte el 16 de septiembre de 2018.

En Pollocksville, un pueblo de Carolina del Norte afectado por el desborde del río Trent, 21 personas y siete perros fueron evacuados por socorristas.

"Recibimos una llamada del condado y entramos con cuatro botes de rescate a medida que el nivel del agua aumentaba", contó Omar Bourne, un rescatista de Nueva York.

En Raleigh, la capital estatal, más de 300 personas fueron alojadas en un refugio de la Cruz Roja en un campus universitario.

Génesis, una bebé de cuatro meses, dormía en los brazos de su madre Rashaunda Dickens, ajena al bullicio alrededor. "En la casa en la que vivimos, el agua llegó hasta el segundo piso. Perdimos todo", dijo Dickens.

Thomas Hammett dejó hace casi una semana su hogar en Otway, un balneario costero, con sus dos hijos, Christopher, de tres años, y Jerry, de 11.

"Estamos deseando volver a la vida normal, con suerte será el miércoles", dijo a AFP, aliviado porque su casa aparentemente no resultó dañada. "Tuvimos que evacuar, era demasiado peligroso quedarse. Algunos murieron allí".

"Todos queremos irnos a casa", dijo Dianna van Horne, una trabajadora de la Cruz Roja.

Wilmington, una ciudad portuaria de 117.000 habitantes golpeada por Florence, estaba casi totalmente aislada por tierra, pero los socorristas lograron transportar 23 camiones con alimentos y agua embotellada para abastecer a la población.

"Estamos lidiando con situaciones muy, muy difíciles", dijo el alcalde Bill Saffo en su cuenta de Twitter, pero se mostró esperanzado: "Vamos a superar esto".

- "No ha terminado" -

Aunque las condiciones mejoraran, las autoridades instaron a la población a no viajar aún debido al riesgo de inundaciones repentinas que podrían atrapar a los automovilistas.

"Muchas carreteras todavía están bajo riesgo de inundaciones", dijo Cooper. "Por favor, no se conviertan en alguien que necesite ser rescatado", dijo.

"Esta tormenta no ha terminado y grandes inundaciones podrían producirse durante toda la semana", tuiteó la secretaria de Seguridad Interior, Kirstjen Nielsen, que este lunes visitó Carolina del Norte para seguir de cerca las tareas de socorro y discutir con el gobernador Cooper los esfuerzos de recuperación.

El presidente Donald Trump firmó el domingo una declaración de desastre natural para Carolina del Sur, que permite disponder de ayuda federal adicional por Florence. Trump dijo la semana pasada que viajaría "pronto" a las áreas afectadas.

"Vamos a necesitar fondos significativos para recuperarnos", advirtió Cooper, gobernador de Carolina del Norte, ante el fuerte golpe que implica Florence.

La empresa de análisis financiero CoreLogic estimó que el daño causado por Florence se acercará a los 170.000 millones de dólares, superando las pérdidas de Katrina en 2005 y Harvey en 2017.

Sin embargo, señaló que los inversores consideran el daño por huracanes como un evento localizado que termina inyectando crecimiento económico en la región.

En términos de bienes asegurados, la compañía especializada KCC calculó una pérdida cercana a los 2.500 millones de dólares, incluyendo daños en edificios residenciales, comerciales e industriales, así como en automóviles.

AFP
Carolina del Norte, EU.
Lunes 17 de septiembre de 2018.


El ciclón, que se formó frente a las costas de Michoacán, Jalisco y Colima, alcanza la categoría 3


El huracán Bud, que se formó este domingo en el océano Pacífico frente a las costas de los Estados mexicanos de Michoacán, Jalisco y Colima, ha alcanzado la categoría 3 durante las primeras horas de este lunes, según informó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN). El organismo indicó, en su reporte de las 07.15, que el ciclón se encontraba a 380 kilómetros al suroeste de Manzanillo, en el Estado de Colima, y se movía al noroeste a 17 kilómetros por hora, hacia la región turística de Los Cabos en Baja California Sur.

Durante las próximas horas, Bud desarrollará vientos sostenidos de 185 kilómetros por hora y rachas de 240. Se esperan tormentas de muy fuertes a puntuales intensas en Nayarit, Jalisco, Colima y Michoacán, así como rachas de viento de 40 a 60 kilómetros por hora y oleaje de dos a tres metros en las costas de Jalisco, Colima, Michoacán y Guerrero.

El SMN, en coordinación con el Centro Nacional de Huracanes de Miami, Florida (Estados Unidos), estableció una zona de vigilancia desde Manzanillo a Cabo Corrientes, en Jalisco. No obstante, según afirmaron meteorólogos a la agencia de noticias AP, el ciclón probablemente se debilitará antes de rozar la turística punta sureña de la península de Baja California a finales de la semana.

Bud es el segundo huracán de la temporada que se forma en el océano Pacífico después de Aletta, que se convirtió en categoría 1 el 7 de junio. El ciclón se degradó a tormenta tropical y actualmente se dispersa lejos de las costas mexicanas, según precisó el Servicio Meteorológico mexicano en un comunicado.

Las autoridades en materia de Protección Civil recomiendan a la población ubicada en las zonas de los Estados con pronóstico de lluvias, viento y oleaje extremar precauciones y atender las recomendaciones emitidas en cada entidad.

Agencias
Ciudad de México
Martes 12 de junio de 2018.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter