Reformas darán mayor control fiscal; se reforzarán las sanciones penales

La Cámara de Diputados aprobó un dictamen que reforma cuatro ordenamientos jurídicos en materia fiscal y penal, para fortalecer y uniformar los mecanismos de supervisión y control de toda la cadena de valor de la industria petrolera, con el fin de evitar la compra de combustible robado.

Asimismo, para reforzar los supuestos y sanciones relativas a las conductas ilícitas en materia de hidrocarburos.

El pleno avaló con 404 votos a favor, cero en contra y una abstención, y se turnó al Senado de la República para su discusión y eventual ratificación.

El documento reforma y adiciona diversas disposiciones del Código Fiscal de la Federación, de la Ley Aduanera, del Código Penal Federal y de la Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos Cometidos en Materia de Hidrocarburos.

El dictamen surgió de una iniciativa que presentaron diputados del PRI el pasado 5 de diciembre, y fue elaborado por la Comisión de Hacienda y Crédito Público.

En el Código Fiscal de la Federación se reforman los artículos 28, 29, 42, 56, 81, 82, 83, 84, 110 y 111, y se adicionan los preceptos 53-D, 69-B Bis y 111 Bis; mientras que en el Código Penal Federal sólo se reforma el artículo 11 Bis.

En la Ley Aduanera se modifican los artículos 29, 36-A, 108, 135 y 135-B, y en la Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos Cometidos en Materia de Hidrocarburos se cambia el artículo 1 y se agrega el 22 Bis.

En su exposición de motivos, los diputados proponentes indicaron que el mercado ilícito de hidrocarburos, emanado por el robo de combustible, ha impactado en el mercado formal, ya que algunos distribuidores de gasolinas adquieren combustible robado por sus precios menores, afectando con ello a la industria y al erario.

Señalaron que esos distribuidores aprovechan lagunas legales, involucrando a personas físicas o jurídicas con actividades reguladas de transporte, almacenamiento y comercialización de combustibles, y vulnerando los sistemas de medición y control, para esquemas de lucro indebido.

El Código Fiscal de la Federación se reforma para estipular que los contribuyentes que participen en la cadena de valor de la industria petrolera (producción, procesamiento, transporte, almacenamiento, distribución y enajenación) tendrán la obligación de llevar controles volumétricos, con equipos y programas informáticos que adquirirán con personas autorizadas por el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Además, se establece como un agravante el no contar con controles volumétricos, no tenerlos en operación o que no funcionen con las especificaciones del SAT.

Se faculta al SAT a establecer, mediante reglas de carácter general, las características que deben contener los comprobantes fiscales que amparen operaciones realizadas con el público federal, para permitir que quienes intervienen en la cadena de valor y llevan a cabo una gran cantidad de operaciones al día tengan un mejor control de éstas.

También se faculta a la autoridad fiscal a realizar visitas domiciliarias para verificar el correcto cumplimiento de obligaciones fiscales respecto de los registros electrónicos de controles volumétricos, que permitirá identificar la procedencia de los hidrocarburos o petrolíferos.

Se establece un nuevo mecanismo para visitas domiciliarias para circunstanciar, en cualquier lugar o establecimiento, la obtención de ingresos y el valor de las actividades.

Se refuerzan las facultades comprobatorias de la autoridad fiscal respecto a pérdidas fiscales o compensación de saldos a favor.

El Universal
Ciudad de México
Viernes 15 diciembre 2017.


Antonio Martínez, El Toñin, y Roberto de los Santos de Jesús, El Bukanas, pugnan por el dominio del robo de hidrocarburo en los municipios de Acajete, Tepeaca, Quecholac, Acatzingo, Tecamachalco y Palmar de Bravo, en Puebla

El control por el llamado "Triángulo Rojo", en Puebla, la zona de oro del huachicol en México, ha generado una ola de violencia por los enfrentamientos entre las organizaciones criminales, escisiones, traiciones y pugnas al interior de los grupos que se quieren apoderar de la sustracción de hidrocarburos de los ductos de Pemex.

Las ganancias son amplias, de ahí la disputa. Según el reporte de las autoridades estatales, de enero al 4 de noviembre de 2017 se decomisaron 4 millones 403 mil 116 litros de hidrocarburo; de haberse vendido en el mercado negro —a los 9 pesos el litro en que se ofrece— las organizaciones criminales habrían obtenido una ganancia de 39 millones 628 mil pesos en esos primeros 10 meses del año.

En ese periodo las autoridades encargadas de combatir a los huachicoleros han asegurado 788 tomas clandestinas en el "Triángulo Rojo", 2 mil 351 vehículos y han sido detenidas 694 personas.

Uno de los que encabezaba el robo de combustible era Jesús Martín Mirón López, El Kalimba, con operación en Palmar de Bravo; sin embargo, fue ejecutado en una clínica cuando se preparaba para una cirugía estética.

Fuentes ministeriales consultadas por EL UNIVERSAL informaron que El Kalimba operaba para Roberto de los Santos de Jesús, El Bukanas, uno de los máximos líderes, pero creó su propia estructura.

Quien estuvo detrás de su ejecución fue su primo Irving Mirón, El Gato, que lo traicionó y lo delató al Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG). Después de ese movimiento, El Gato también fue ejecutado.

El cuerpo de Irving Mirón fue localizado sobre la carretera federal Cañada-Tecamachalco, en Palmar de Bravo, y buscaba el control de la organización conformada por familiares y encabezada por El Kalimba.

Las autoridades identifican a Rafael Cortés Mirón, El Nigga, primo de El Kalimba, como parte de la estructura.

También está Rafael Cortés, papá de El Nigga, y Martín Mirón, padre de El Kalimba; incluso se menciona que el padre de El Kalimba tenía interés por ser presidente municipal de Palmar de Bravo.

Otro de los grupos huachicoleros que han cobrado fuerza es el de Rigoberto Cervantes, El Rigo. Su centro de operación son los municipios de Tepeaca y Acatzingo, que mantiene junto con Héctor Rosas y José Guadalupe Sánchez, El Chapulín.

El Triángulo Rojo —que abarca los municipios de Acajete, Tepeaca, Quecholac, Acatzingo, Tecamachalco y Palmar de Bravo—, lo disputan Antonio Martínez, El Toñín, y Roberto de los Santos de Jesús, El Bukanas, quienes utilizan armas AR-15, AK-47, granadas y equipo táctico tipo militar.

Martínez Fuentes, El Toñín, prófugo de la justicia, es ubicado por las autoridades como el autor del ataque a los militares el pasado 3 de marzo en Palmarito Tochapan, con un saldo de cuatro soldados y seis civiles muertos.

Conocido como El Amigo del Pueblo, es ubicado por las autoridades como uno de los más violentos y utiliza a la población como escudo cuando hay operativos de las policías y Fuerzas Armadas; el día que enfrentó a elementos militares puso en la primera línea a mujeres junto con sus hijos.

El Toñín se mueve en camionetas y vehículos blindados y siempre porta armas de grueso calibre.

Actualmente se identificó que puso a su primo, Cruz Antonio Martínez Sánchez, El Hacha, como operador en Quecholac.

Escuela Zeta

Roberto de los Santos de Jesús, El Bukanas, encabeza el otro brazo fuerte de huachicoleros. Tenía su centro de operación en La Encrucijada, municipio de Palmar de Bravo, pero fue desmantelado por las autoridades de Puebla y las fuerzas federales.

El Bukanas tiene la escuela de la organización criminal de Los Zetas.

En Veracruz utilizó su cargo como policía municipal en Acultzingo, Maltrata, Camerino Z. Mendoza y Río Blanco para comenzar a operar y después armó su grupo en Puebla para el robo de combustible.

La información con la que cuentan las autoridades indica que El Bukanas era albañil y al tomar el control del robo de huachicol logró tener varios carros, entre ellos, un Corvette en el que se movía cotidianamente.

Con la primaria terminada, logró ser policía municipal, según su cédula del registro nacional del personal de seguridad pública del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Su grupo lo conformó casi exclusivamente con gente joven, de entre 18 a 35 años, varios de ellos originarios de Veracruz, con experiencia en secuestro y extorsión, pero además en el manejo de armas. En La Encrucijada tenía un autolavado, pero era la fachada de su centro de operación, donde también escondía armas entre la tierra.

Aunque no se encuentra en el Triángulo Rojo, Arely Pérez, La Negra, encabeza otro grupo en los municipios de San Martín Texmelucan y San Matías Tlalancaleca. No se reporta otro grupo, hasta el momento, en esa zona.

El enfrentamiento en Palmarito

El Toñín preparaba todo para responder al convoy militar que acudió, el 3 de mayo, tras recibir una llamada en la que se informaba de tomas clandestinas. Organizó a los pobladores, mujeres principalmente, para mandarlos a impedir el ingreso de los soldados.

La organización de Antonio Martínez comenzó a movilizarse en camionetas blindadas y, tras el escudo humano que logró organizar el líder huachicolero, dispararon contra los militares. Fue un acto para provocar, pero los uniformados no respondieron para no herir a las mujeres y niños.

Se registró una segunda agresión en la que sí respondió el convoy militar al no haber presencia de civiles ajenos a la agresión, de inmediato ingresaron a Palmarito para ir por los responsables.

Pero El Toñín tenía todo controlado en el poblado, incluso veía todos los movimientos de las autoridades, pues instaló cámaras de seguridad. Tenía su propio centro de mando.

En el video que se obtuvo de las cámaras de seguridad y que fue difundido, se observa el ingreso del Ejército, uno de los agresores fue sometido. Llegaron más autos blindados y en ese momento en que se olvidan del detenido, sacó un arma y disparó por la espalda a un soldado.

Luego, bajaron a unas personas de una camioneta BMW con blindaje cuatro, uno de los civiles estaba en el piso y un uniformado accionó su arma contra él.

Los pobladores comenzaron a poner barricadas con llantas incendiadas y cerraron la pista. Todo por instrucciones de El Toñín.

El Universal
Dennis A. García
Ciudad de México
Martes 5 diciembre 2017.


Los cadáveres de tres personas fueron hallados en un pozo ubicado en el municipio de San Salvador Huixcolotla.

De acuerdo con un reporte policiaco, al parecer dos de las víctimas fueron asesinadas hace varias semanas, debido a que se encontraron en estado de putrefacción, mientras que la tercera habría sido ejecutada en los últimos días.

Destacó que un grupo de civiles y policías municipales de Acatzingo, quienes recorrían la zona en busca de una persona reportada como desaparecida, captó los fétidos olores que salían de un pozo con varios metros de profundidad, por lo que pidieron el apoyo de los bomberos para bajar y sacar los cuerpos.

Según reportes extraoficiales, dos de los cadáveres eran de hombres que tenían la cabeza cubierta con bolsas, y ataduras en pies y manos. El tercero no se logró identificar.

Hasta esta tarde la Fiscalía General de Puebla no había emitido información oficial sobre el hecho registrado en Huixcolotla, municipio localizado en la zona donde operan las bandas dedicadas al robo de combustible.

Proceso
Gabriela Hernández
Ciudad de Puebla, Mx.
Jueves 30 noviembre 2017.


El asesinato fue perpetrado por hombres armados en el llamado Triángulo Rojo de robo de hidrocarburo

Tres personas fueron asesinadas ayer en el municipio de Palmar de Bravo, una región asentada en el llamado Triángulo Rojo de robo de hidrocarburo, en el estado de Puebla.

Los hechos ocurrieron en la junta auxiliar de Bella Vista, donde hombres armados que viajaban en camionetas atacaron a las víctimas a las afueras de su domicilio.

Agentes policiacos municipales acudieron al lugar a resguardar la zona, pero los pobladores enardecidos trataron de arremeter en su contra, por lo que fue necesaria la presencia de la Policía Estatal.

Al lugar también acudieron elementos de la Fiscalía General del Estado a realizar el levantamiento de los cuerpos e iniciar investigaciones que apuntan a una venganza de os huachicoleros.

El Universal
Puebla, México
Domingo 19 noviembre 2017.

   
San Matías Tlalancaleca, Puebla– Elementos de la Procuraduría General de la República (PGR), Secretaría de Marina (Semar) y de la Policía Federal (PF) efectúan varios operativos y cateos contra el robo de combustible en distintos municipios.

La presencia de las autoridades federales se dio desde las primeras horas del sábado en los municipios de San Martín Texmelucan y San Matías Tlalancaleca y hasta el momento continúa.

En Texmelucan, el operativo se realiza en la colonia La Purísima, así como en la zona denominada Las Piñas, donde los uniformados resguardan las inmediaciones de varios inmuebles.

Mientras que en Tlalancaleca, los cateos son en domicilios de las juntas auxiliares de Juárez Coronaco y de San Francisco Tláloc.

En cada uno de los puntos referidos se han dado aseguramientos importantes de combustible robado, localización de tomas clandestinas, incendios de ductos y enfrentamientos entre bandas dedicadas al robo de combustible.

Hasta el momento, ninguna corporación ha reportado si hay personas detenidas o vehículos e inmuebles asegurados.

Reforma
Puebla, México
Domingo 12 / 11 / 2017.

Puebla.- Dos elementos policiacos del municipio de San Salvador El Verde, fueron asesinados por un grupo armado.

De acuerdo a los primeros reportes, los hechos ocurrieron la madrugada de hoy en la cabecera municipal donde un grupo de hombres armados, quienes viajaban en una camioneta Explorer y una Pick up, atacó a los agentes.

Los policías identificados como Desiderio “N” de 30 años y Ernesto “N” de 37 años, murieron a un costado de la patrulla en la que viajaban.

Autoridades ministeriales contabilizaron más de 50 casquillos de balas de alto calibre.

Ejecutan a dos policías en el municipio poblano de San Salvador El Verde

Un grupo armado ejecutó este miércoles a dos elementos de la policía municipal de San Salvador El Verde.

De acuerdo con los primeros reportes, los hechos ocurrieron alrededor de las 5 de la madrugada, cuando varios sujetos que portaban armas de grueso calibre arribaron al municipio en cuatro camionetas, y al descender abrieron fuego contra varios policías que se encontraban en una patrulla.

Dos uniformados quedaron muertos en el lugar, pero se desconoce si hay otras personas heridas.

Se presume que el hecho está relacionado con las bandas dedicadas al robo de hidrocarburo, que cambiaron hacia esa región su centro de operaciones, antes ubicada en el llamado Triángulo Rojo.

En días recientes, las mismas autoridades de Petróleos Mexicanos (Pemex) reconocieron que los grupos que antes operaban en la región cercana a Tehuacán se desplazaron hacia San Martín Texmelucan, luego de que la empresa cerro el flujo de combustible en los municipios del Triángulo.

El Universal
Proceso
Gabriela Hernández
Puebla, México
Miércoles 8 noviembre 2017.


Ciudad de México.- Aún no concluye el año, pero 2017 ya tiene un récord asegurado: el de mayores tomas clandestinas a manos del crimen organizado en ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) para sustraer gasolinas, diesel, turbosina y toda clase de hidrocarburos.

De acuerdo con información de la empresa productiva del Estado, entre enero y septiembre de este año se reportaron 7 mil 642 perforaciones ilegales, cifra que supera, en nueve meses, los 6 mil 873 casos registrados en todo 2016.

Los datos de la petrolera muestran que los grupos criminales cada vez perforan en tramos más cortos. En 2016, los huachicoleros realizaron perforaciones cada 2.47 kilómetros, en promedio, para colocar aditamentos y robar combustibles. En este año cada 2.22 kilómetros.

También el ritmo con el que los chupaductos realizan las perforaciones es más acelerado. Mientras el promedio de tomas clandestinas fue de 18.8 diarias en 2016, durante este año es de 27.9.

Pemex informó que Guanajuato es el lugar preferido de los huachicoleros. En los primeros nueve meses del año se registraron mil 393 tomas clandestinas en la entidad. Le siguió Puebla, con mil 92; Tamaulipas, con 880; Veracruz, con 769; Hidalgo, con 727; Estado de México, con 726, y Jalisco, con 401.

Tan sólo estas siete entidades suman 5 mil 983 del total de perforaciones ilegales, lo que significa que casi ocho de cada 10 tomas clandestinas se llevaron a cabo en esos sitios.

El Universal
ciudad de México
Martes 7 noviembre 2017.



El líder de una banda de ladrones de combustible en el centro de México murió tras ser baleado en un hospital en el que estaba sometiéndose a una cirugía plástica para cambiar su apariencia, informaron las autoridades hoy.

El hombre al que las autoridades identificaron solo como Jesús Martín, así como otros dos hombres y una mujer, fueron muertos a tiros en el hospital el lunes, aparentemente a manos de integrantes de su propia banda, indicaron fiscales del estado de Puebla.

El asesinato ocurre en medio de un aumento de hechos violentos que involucran a ladrones de combustible de oleoductos en el estado, a los que se conoce como “huachicoleros”. Al menos 16 personas han muerto en el estado de Puebla esta semana durante aparentes disputas entre pandillas. Los crímenes más recientes cobraron cuatro víctimas en un camino rural el martes en Palmar de Bravo, un poblado conocido como centro de las actividades de los “huachicoleros”.

Los ladrones de combustible en México efectúan en promedio 28 perforaciones ilegales en oleoductos diariamente. Según las autoridades estatales, las disputas entre pandillas se deben en parte a un operativo de la policía que les ha dificultado efectuar este tipo de robos.

El principal sospechoso del asesinato de Martín también ha sido relacionado con las muertes de cinco personas en el pueblo de Tlaltenango, en un terreno baldío que aparentemente servía como base para los ladrones de combustible, según funcionarios.

Los fiscales revelaron que Martín también había intentado que le quitaran las huellas dactilares. Los médicos en el hospital están bajo investigación por posible complicidad.

En 1997, el capo de la droga Amado Carrillo Fuentes falleció mientras se sometía a una cirugía plástica para cambiar su apariencia. Sus aliados creen que los médicos causaron su muerte de manera intencional.

Associated Press
Ciudad de México
Viernes 3 noviembre 2017.


Al asegurar que las ejecuciones desatadas en los últimos días en la entidad se derivan de conflictos al interior de un mismo grupo delictivo, la Fiscalía General del Estado (FGE) reveló que Jesús Martín Mirón, El Kalimba, había acudido a la clínica particular en la que fue ultimado para cambiar su identidad.

En un comunicado, la FGE indica que las indagatorias sobre la racha de hechos violentos registrados esta semana en distintos puntos de la entidad apuntan a que las ejecuciones se relacionan entre sí y fueron cometidas por un integrante del mismo grupo delictivo al que identifican como El Irving.

Además, menciona que se ha podido establecer que El Kalimba, considerado uno de los principales líderes del robo de combustible a Pemex en la zona conocida como Triángulo Rojo, pretendía cambiar su identidad a través de cirugías estéticas en el rostro, e intentó retirarse las huellas dactilares para no ser posteriormente identificado.

Ante esta situación, la Fiscalía señala que investigará al personal médico de la clínica Epmac, localizada en la colonia Lomas de 5 de Mayo, donde el líder huachicolero se encontraba internado cuando un comando ingresó y lo ejecutó junto con otras tres personas.

También informa que los responsables de las ejecuciones cometidas en esa clínica serían los mismos que acribillaron a otras cinco personas en Tlaltenango, donde fue privado de la vida Alfredo “N”, alias El Cuino o El Kino, propietario de un predio en el que se hallaron mangueras, válvulas, conexiones y bombas para el robo de combustible, así como tres vehículos con reporte de robo.

“… de acuerdo al avance de las indagatorias, a uno de los probables responsables se le identifica como El Irving, quien a nivel de mando forma parte del mismo grupo de los occisos, lo que refuerza que el móvil sería el ajuste de cuentas al interior”, puntualiza la dependencia.

Proceso
Gabriela Hernández
Ciudad de Puebla Mx.
Viernes 3 de noviembre de 2017.


La Fiscalía General de Puebla confirmó que el líder huachicolero Jesús Martín, alias "El Kalimba", fue abatido en la balacera registrada el lunes por la noche en la clínica EPMAC, ubicada en la Colonia Lomas 5 de Mayo de la capital poblana.

En un comunicado, la dependencia confirmó que el cuerpo fue identificado por sus familiares y que ya fue entregado.

"Una vez que concluyeron las diligencias para la identificación del cuerpo, éste fue entregado a los familiares", especificó la Fiscalía.

En la balacera también fueron ultimadas tres personas más que también fueron identificadas por sus familiares, pero la FGE no precisó sus nombres.

El cuerpo de "El Kalimba" estaba registrado como desconocido con número 319.

El 31 de octubre, se registraron dos balaceras en distintos puntos del Estado que dejaron como saldo 12 personas muertas.

Entre los occisos también estaba "El Quino", líder huachicolero.

Jesús Morales, Secretario de Seguridad Pública, precisó que "El Kalimba" era operador del "Bukanas", principal líder huachicolero de Puebla.

Morales aseveró que en las investigaciones preliminares establecieron que pudo ser cobro de deudas o un reacomodo dentro de los grupos huachicoleros.

Reforma
Puebla, México
Jueves 02 noviembre 2017.

Página 1 de 10

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Información reciente

Síguenos en Twitter