Rosa Elena Bonilla, esposa del expresidente Porfirio Lobo, fue condenada a diez años de prisión por apropiación indebida y a seis años por cada uno de ocho delitos de fraude que se le imputaban
Honduras


Tegucigalpa. Un Tribunal de Sentencia de Tegucigalpa condenó este miércoles a 58 años de cárcel a la ex primera dama de Honduras, Rosa Elena Bonilla, esposa del expresidente Porfirio Lobo (2010-2014), por delitos de corrupción.

Bonilla fue condenada a diez años de prisión por apropiación indebida y a seis años por cada uno de ocho delitos de fraude, que suman 48, para "un total de 58 años de reclusión", dijo a los periodistas el portavoz de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Silva.

La ex primera dama no acudió al tribunal, ni tampoco su esposo, quien sí estuvo en las últimas dos audiencias de agosto, en las que Bonilla fue declarada culpable por apropiación indebida de recursos del Estado y fraude.

Silva indicó que Bonilla fue absuelta del delito malversación de caudales públicos en contra de la administración pública.

Bonilla, para quien el Ministerio Público pedía 77 años de cárcel, fue capturada y remitida a prisión el 28 de febrero del 2018, por un caso denominado "La caja chica de la dama" en el que, por primera vez, una ex primera dama de Honduras ha sido acusada y condenada.

La justicia hondureña también condenó hoy, por el mismo caso, a 48 años de prisión, al ex secretario privado de Bonilla, Saúl Escobar, contra quien el Ministerio Público había solicitado 64 años de cárcel por ocho delitos de fraude.

Además, absolvió, en agosto, a un tercer implicado en el caso, Mauricio Mora, cuñado de la ex primera dama, de ocho delitos de fraude y lavado de activos por "insuficiencia probatoria".

El expresidente Lobo reiteró el 27 de agosto que se ha cometido una "injusticia" con su esposa y que la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih), que depende de la Organización de Estados Americanos (OEA), con la condena a Bonilla ya había logrado "una presea".

Lobo también reiteró que apelara ante la Corte Suprema de Justicia la condena contra su esposa, y que, si no obtiene respuesta favorable, acudirá a instancias internacionales.

Los acusados por el caso "La caja chica de la dama" fueron arrestados en el 2018 luego una investigación del Ministerio Público coordinada con la Maccih.

La acusación del Ministerio Público señala que los acusados se habrían apoderado de recursos públicos y creado una red de blanqueo de capitales para ocultar dinero proveniente del Estado, destinado a obras sociales.

Las autoridades de Honduras embargaron en marzo de este año bienes de la ex primera dama hondureña, su cuñado y su exsecretario.

El aseguramiento de las propiedades, para que no puedan ser vendidas ni traspasadas, fue coordinado por la Unidad Especial de la Fiscalía Contra la Corrupción y la Impunidad (Ufecic), del Ministerio Público, y la Maccih, que se instaló el 19 de abril en Tegucigalpa.

En marzo del 2018, la Oficina Administradora de Bienes Incautados de Honduras recibió por parte del Ministerio Público 385.000 dólares, más de tres millones de lempiras (122.000 dólares) y 140 euros (158,9 dólares) hallados en una caja fuerte de la ex primera dama.

El 27 de agosto la defensa de la ex primera dama solicitó mayores medidas de protección para ella en la cárcel de mujeres a la que fue remitida en febrero del 2018, porque ha estado recibiendo amenazas después de que se le declaró "culpable" por el Tribunal de Sentencia.

EFE
Redacción EC
Tegucigalpa, Honduras
Jueves 5 de agosto de 2019.


 Tegucigalpa. -  Honduras vive una de sus peores crisis migratorias, la más álgida desde que el pequeño país latinoamericano retornó a la democracia en la década de 1980, tras férreos gobiernos militares y azotado por fenómenos naturales como el huracán Fifí en 1974, que dejó entre 3.000 y 10.000 víctimas y que obligó a muchas familias a huir del país.

Lo que parecía una tímida convocatoria de caminata hacia la frontera con Guatemala en redes sociales y grupos de WhatsApp, que inició con 160 personas la mañana del 12 de octubre, luego aumentó a 800 y al día siguiente a 1.200, acabó siendo una auténtica y azarosa aventura migrante de hondureños hacia el norte el continente, dejando detrás una vida de peligros, hambre, enfermedad y criminalización.

Ahora la caravana alcanzó dimensiones colosales con cerca de 7.000 personas que conforman un verdadero ejército de migrantes que buscan el sueño americano y que poco a poco ha sido mermada por el hambre, la enfermedad y la desilusión.

El tema migratorio cobra singular relevancia en Estados Unidos donde el 6 de noviembre se celebran elecciones de medio término y donde, sin duda, ambos partidos quieren sacar ventaja de la actual situación.

Donald Trump ha hecho lo imposible amenazando en Twitter a los gobernantes de Centroamérica con cortar la ayuda económica si no hacen algo al respecto y fortaleciendo su dura postura ante la inmigración.

Analistas consideran que el control republicano de la Cámara de Representantes, y quizás del Senado también, luce vulnerable ante las deprimentes imágenes en la frontera, que podrían incidir decisivamente en la campaña.

Al salir desde la localidad de San Pedro Sula el 13 de octubre, los migrantes eran impulsados por su deseo de alejarse de la pobreza y la violencia que sufren en su país de origen, según dijo a Xinhua, Bartolo Fuentes, un periodista y exdiputado del Partido Libertad y Refundación (Libre) quien está en el ojo del huracán y sobre quien pesa una seria acusación por organizar la caravana, lo cual podría llevarlo a la cárcel.

"No soy coyote (traficante de personas), soy un periodista, participé en marzo o abril pasado en México de una caravana de migrantes, era una actividad organizada por mexicanos, ellos orientaron a la gente y me sumé", dijo.

Fuentes confesó que posteó algo en el Facebook a finales de septiembre para que en vez que la gente se vaya en pequeños grupos como sucede a diario en Honduras, esté atenta a que es mejor que abandone el país en grupos grandes, para evitar asaltos y otros peligros en el camino.

"No estamos tan tranquilos, aquí le hacen a uno un cocodrilo de un conejo, son terribles. Hay una actitud de la policía que trata como criminal al que se va y a la gente que les ayuda", acotó en una entrevista telefónica con Xinhua.

A 13 días desde que partió de Honduras, 4.353 personas han retornado a Honduras, los últimos 270 en un vuelo que llegó a San Pedro Sula la noche del jueves, según cifras oficiales ofrecidas por el propio gobernante hondureño, Juan Orlando Hernández.

Cerca de 1.700 han solicitado asilo en México y otros siguen su travesía, pese a las llagas en sus pies, las enfermedades, deshidratación y de tener su piel curtida por el largo camino.

Hasta ahora los intentos de frenar la caravana no han resultado del todo exitosos, pero sin duda los puestos de control en las fronteras, los campamentos utilizados para descansar entre Honduras y Guatemala y sobre todo el cansancio han hecho que muchos decidan regresar a su patria.

Sin embargo, en Honduras el caldo de cultivo sigue siendo el mismo que impulsa a más personas a organizar nuevas caravanas: pobreza, violencia, falta de empleo y temor a las pandillas.

El gobierno de Estados Unidos y el de Honduras han afirmado que existen grupos radicales de la oposición detrás de las caravanas, sin que hasta ahora haya pruebas contundentes y se abra un nuevo frente de confrontación con partidos políticos.

Pese a todo, la idea de unirse a nuevas caravanas o marcharse de forma individual está en la mente de muchos hondureños que desde décadas sueñan con un futuro mejor y con romper el círculo de pobreza que predomina en miles de sus hogares.

Xinhua
Olman Manzano
Tegucigalpa, Honduras
Sábado 27 de octubre de 2018.


El presidente estadounidense aseguró que el “asalto” que se está viviendo en el sur de su país es “mucho más importante” que los tratados comerciales

A medida que avanza una caravana de migrantes hondureños hacia Estados Unidos, también se eleva el tono de las amenazas de Donald Trump. El presidente estadounidense recurrió este jueves su artillería más pesada y amenazó a México con enviar a las tropas militares a la frontera y cerrarla. Además, lanzó una granada. El republicano sostuvo que la situación en el sur del país, “incluidos los elementos criminales y las drogas”, le importan “mucho más” que el USMCA, el nuevo acuerdo comercial pactado entre EE UU, México y Canadá, que aún debe ser firmado por los tres países para entrar en vigor.

Los cerca de 3.000 migrantes, en su mayoría hondureños, iniciaron el pasado sábado una ruta hacia EE UU para solicitar asilo alegando razones de seguridad. Desde el primer momento, el secretario de Estado Mike Pompeo advirtió de que no se los recibiría. El martes la máxima potencia mundial subió el tono. Trump informó a través de Twitter que si el gobierno de Honduras no detenía a su gente iba a cortar las ayudas económicas “con efecto inmediato”. Más tarde, la amenaza ya corría para Guatemala y El Salvador. El posible castigo es sorprendente dado que el objetivo de esas ayudas es precisamente mejorar las condiciones laborales y de seguridad para que los ciudadanos no decidan emigrar.

Los cancilleres y vicecancilleres de los tres países se reunieron este miércoles en Tegucigalpa para analizar la crisis migratoria, con la participación de un enviado especial del presidente mexicano, Manuel López Obrador. México, en un intento por controlar la crisis, ha movilizado a decenas de policías a lo largo del río Suchiate, la frontera natural entre ambos países para deportar a los inmigrantes irregulares. Pero eso no es suficiente para Trump, que este jueves le arrojó a su vecino el golpe más fuerte: "Además de detener todos los pagos a estos países, que parecen no tener casi ningún control sobre su población, debo pedir a México que detenga este avance, y si no lo logra, llamaré a los militares ¡y CERRARÉ NUESTRA FRONTERA SUR!". Enseguida amenazó con anular el tratado comercial que tardaron tres meses en alcanzar para reemplazar al TLC.

La nueva crisis migratoria ocurre en la víspera de la visita Pompeo a México, prevista para este viernes. El encuentro estará marcado por la situación en la frontera entre ambos países. Trump quiere evitar que se repitan las escenas de marzo, cuando otra caravana con cientos de familias salió de Chiapas y fue disuelta a su llegada a Ciudad de México por una amenaza del republicano. El responsable de Exteriores de Washington se reunirá con el presidente Enrique Peña Nieto, el canciller Luis Videgaray y el secretario de Relaciones Exteriores del próximo Gobierno, Marcelo Ebrard, anunció el Departamento de Estado.

Las autoridades guatemaltecas no tienen un registro sobre los hondureños que han pasado por la frontera en la caravana, pero cerca de 3.000 migrantes habían sido atendidos en el refugio dirigido por la Pastoral de Movilidad Humana de la Iglesia Católica.

La caravana y las amenazas llegan a menos de tres semanas de las elecciones legislativas del 6 de noviembre, donde los republicanos se juegan mantener la mayoría en el Congreso. Trump ha instado a sus compañeros de partido a que hagan de la inmigración un tema central en las últimas semanas de campaña y a que culpen a los demócratas por no haber aprobado una ley de inmigración más estricta. Una ley, aprobada en los últimos días del Gobierno del republicano George W. Bush, impide la deportación inmediata de menores indocumentados que no sean de Canadá o México.

El País
Antonia Laborde
Washington, DC.
Jueves 18 de octubre de 2018.


Matías Romero, Oaxaca.- Una caravana de migrantes centroamericanos que provocó las iras del presidente estadounidense estaba detenida el martes en una arena deportiva en el sur de México sin manera de llegar a la frontera con Estados Unidos, al tiempo que Donald Trump volvió a amenazar a México con tuits.

“La gran Caravana de Gente desde Honduras, que está cruzando México y acercándose a nuestra Frontera de ‘Leyes Débiles’ debe ser detenida antes de llegar”, escribió Trump. “La fuente de beneficios del TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) está en juego, lo mismo que la ayuda exterior a Honduras y otros países que lo permitan”.

La caravana que llegó a tener 1,150 personas o más se detuvo hace días en la población de Matías Romero, en el estado sureño de Oaxaca.

El martes, los miembros del grupo _principalmente hondureños_ que venían marchando por los costados de caminos y vías de tren se detuvieron a preparar sus pobres desayunos con alimentos donados.

Funcionarios de inmigración les daban asesoría para solicitar visas mexicanas de tránsito o humanitarias.

Aunque el domingo unos 200 hombres abandonaron al grupo y subieron a un tren rumbo al norte _quizá con la intención de llegar a Estados Unidos_, parecía improbable que el resto reanude su marcha antes del miércoles o jueves. Estas personas quizá subirán a autobuses que los lleven hasta el último punto del trayecto de la caravana, un simposio sobre derechos de los inmigrantes en el estado de Puebla, en el centro del país.

Irineo Mújica, director de Pueblo Sin Fronteras, el grupo activista detrás de esta reunión simbólica anual, dijo que la caravana continuará su travesía solo hasta la ciudad de Puebla, al sureste de la Ciudad de México, “pero no en la magnitud masiva”. Después del simposio, algunos migrantes podrían continuar su viaje a la capital de México, donde es más fácil solicitar asilo. Mújica dijo que entre 300 y 400 de los migrantes aseguran que tienen parientes en territorio mexicano y por ende consideran permanecer en el país al menos temporalmente.

Aunque había reportes de que México quería poner fin a la caravana, prácticamente había terminado. Los participantes carecían de equipo para marchar en masa hasta la frontera con Estados Unidos.

Las caravanas “Estaciones de la Cruz” se realizan anualmente en el sur de México desde hace unos 10 años. Comenzaron como procesiones breves de migrantes, algunos con ropaje bíblico y cargando cruces, como protesta de Pascuas contra los secuestros, extorsiones, golpizas y asesinatos que padecen muchos migrantes centroamericanos al cruzar México.

Las partes organizadas de las caravanas generalmente no sobrepasan el estado de Veracruz, sobre la costa del Golfo de México, pero algunos participantes, individualmente o en pequeños grupos, continúan en autobús o camión hasta la frontera.

Los eventos de este año aparentemente tuvieron más repercusión en Estados Unidos, y Trump ha emitido tuits que han enfurecido a México, que en años recientes ha detenido y deportado a cientos de miles de migrantes centroamericanos antes de que puedan llegar a la frontera.

“México hace muy poco, si no es que nada, para detener a las personas que cruzan a México por su frontera sur, y después a Estados Unidos. Se ríen de nuestras tontas leyes de inmigración. Deben parar el enorme flujo de drogas y personas, o yo pararé su fuente de liquidez, el TLCAN. ¡Necesito el muro!”, escribió Trump. “Con todo el dinero que ganan de Estados Unidos, esperemos que impidan a las personas que pasen a través de su país e ingresen al nuestro, al menos hasta que el Congreso modifique nuestras leyes de inmigración”.

El secretario de Gobernación (Interior), Alfonso Navarrete Prida, rechazó esas exigencias.

“Actuamos con absoluta soberanía en el cumplimiento de nuestras leyes”, dijo el lunes Navarrete Prida. “Sí, desde luego actuaremos.... con estricto cumplimento de nuestra ley migratoria, sin presión alguna de país alguno”.

En un comunicado emitido el lunes por la noche, el gobierno de México indicó que unos 400 participantes en la caravana ya habían sido enviados de vuelta a sus países de origen.

“Bajo ninguna circunstancia el gobierno de México promueve la migración irregular”, se afirma en el texto de la Secretaría de Gobernación.

Hizo notar que México considera estas caravanas anuales como “una manifestación pública que busca llamar la atención sobre el fenómeno migratorio y la importancia del respeto a los derechos de los migrantes centroamericanos”. Al gobierno estadounidense se le ha informado totalmente de la situación, agregó.

La secretaría dijo también que, a diferencia con las caravanas realizadas en años anteriores, “en esta ocasión autoridades migratorias mexicanas han procedido, conforme a la legislación correspondiente, a ofrecer la condición de refugio en los casos en que así proceda”, pero insinuó que no depende de México evitar que la gente continúe hasta Estados Unidos para solicitar asilo.

“No compete a este gobierno ejercer decisiones migratorias de Estados Unidos o de cualquier otra nación, por lo que serán las autoridades competentes de la Unión Americana las que decidan, de ser el caso, autorizar o no el ingreso a su territorio de los integrantes de la caravana que lo solicitaran”, añadió.

Navarrete Prida conversó el lunes con la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen.

Nielsen tuiteó luego que la conversación se refirió concretamente a la caravana anual de migrantes. “Trabajando con funcionarios mexicanos de cara a la caravana extranjera anual ilegal. Explorando todas las opciones”, escribió.

México suele detener a centroamericanos, a veces en cifras que igualan a las de Estados Unidos. Las deportaciones de extranjeros bajaron de 176,726 en 2015 a 76,433 en 2017, en parte debido a que se cree disminuyó el número de los que llegan a México, y aumentó el de los que solicitan asilo en el país.

México aceptó 3,223 solicitudes de asilo efectuadas en 2016, y 9,626 presentadas el año pasado están en trámite o recibieron luz verde.

AP
Matías Romero, Oaxaca, Mx.
Martes 03 de abril de 2018.

"La selección Sub'23 de México venció 2-1 a la de Honduras, que jugó con 10 hombres desde el minuto 3 de la primera parte, en el último partido de la doble jornada con la que se cerró el Grupo B y pasó"

Su rival será la selección de Canadá, que quedó segunda en el A, donde Estados Unidos también acabó invicto y le tocará enfrentarse con Honduras.

La semifinal se jugará el próximo sábado y tendrán de escenario el Río Tinto Stadium, de Salt Lake City, el campo del Real Salt Lake, equipo que milita en el fútbol de la Liga Profesional de Estados Unidos (MLS).

Los goles de México llegaron al minuto 4 de la primera parte marcado por Raúl López y a los 65 Erick Torres consiguió el segundo, mientras que el del honor de Honduras lo logró el delantero Alberth Elis.

La primera parte no pudo comenzar con mayor intensidad y emociones después que el árbitro estadounidense Armando Villarreal al minuto tres de iniciarse las acciones expulsó al defensa hondureño Allan Vargas por juego peligroso.

La falta de tiro libre con que fue castigada la acción de Vargas permitió también a López, que había salido desde el inicio del partido, sorprender al arquero hondureño Harold Espinosa.

A pesar de la ventaja numérica y de ir por delante en el marcador, México no pudo aprovecharse a la hora de conseguir el segundo gol que le diese la tranquilidad, mientras que Honduras no perdió la concentración en el juego de equipo.

Su labor, especialmente la realizada por toda la defensa y las acciones de Espinosa, junto con el gran trabajo de los jugadores del centro del campo, les hicieron merecedores a irse al descanso con la mínima desventaja en el marcador y mantenerse en el partido.

Los jugadores hondureños dirigidos por Carlos Tábora, que ocupó el puesto del colombiano Jorge Luis Pinto, que tuvo que regresar para trabajar con la selección mayor, salieron todavía más motivados en la segunda parte y volvieron a competir por igual con México, que no podía con el espíritu de lucha de los catrachos.

Premio a esa lucha y esfuerzo fue el gol conseguido por Elis que le daba nueva vida al equipo centroamericano, pero que comenzó a sentir el desgaste físico realizado para cubrir la ausencia de un jugador menos desde el inicio y ahí fue donde surgió de nuevo la recuperación de México.

La selección Tricolor comenzó a adueñarse de nuevo del balón y del control del campo para crear más oportunidades de gol y en una de esas llegó el de Torres, el delantero el Dynamo de Houston, con el que México se aseguraba el triunfo, el invicto y el liderato del grupo para comenzar a pensar en las semifinales del sábado.

A pesar de la derrota, Honduras, que acabó con seis puntos, confirmó que ha llegado al torneo en plenitud de forma y sigue con el máximo de aspiraciones de luchar por uno de los dos boletos que le dan el pase directo a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Ficha técnica:
2. México: Manuel Lajud; Erick Aguirre, Jordan Silva, Carlos Salcedo (m.75, Hedgardo Marín), Rodolfo Pizarro; Raúl López (m.81, Alfonso Tamay), Erick Gutiérrez, Víctor Guzmán; Hirving Lozano (m.74, Daniel Álvarez); Marco Bueno y Erick Torres.

Seleccionador: Raúl Gutiérrez.
1. Honduras: Harold Fonseca; Allans Vargas, Klifox Bernárdez, Jhonatan Paz, Marcelo Pereira, José Barralaga; Allan Banegas, Rodolfo Espinal (m.77, Joshua Nieto), Jhow Benavídez (m.51, Oscar Salas); Alberth Elis y Kevin López (m.66, Darwin Espinal).

Seleccionador: Carlos Tábora.
Goles: 1-0, m.4: Raúl López. 1-1, m.59: Alberth Elis. 2-1, m.65.

EFE
Dick´s Sporting Goods Park
Commerce City, Colorado, EU
Jueves 8 de octubre de 2015.

Estadounidenses reciben en Nogales, Sonora, a migrantes deportados del Estado considerado el más duro contra los indocumentados, Arizona

Nogales, Son.- Hay un pequeño comedor; hay una mesa larga y tres mujeres de cabellos dorados que sostienen un celular en sus blancas manos; hay una ciudad llamada Nogales, en el Estado mexicano de Sonora, donde tres pares de ojos azules se clavan en un joven de piel curtida por el sol y la tierra.

Su tono es pausado y su voz suave. Francisco Pacheco tiene la cara pequeña, y los pómulos salientes; larguirucho como una flauta, tímido. Pide una llamada muy lejos, “a Michoacán, a Cherán”, y una de las jóvenes —estadounidense— aunque no le entiende bien, extiende rápidamente su mano y le da un celular de plástico.

“Pancho” dice que tiene 18 años, y hace unas horas fue deportado. Su historia es así: durante siete días caminó acompañado de Alfonso, un niño de cara regordeta y mejillas de manzana, originario de Guerrero. Un pollero les prometió que por dos mil 500 pesos cruzarían por Agua Prieta a Arizona.

Se les acabó el agua y durante dos días no comieron nada; por eso a la hora de correr, desnutridos y sin fuerzas, se quedaron rezagados. La Patrulla Fronteriza los agarró y ahora están otra vez en Nogales.

Fueron deportados de Arizona, por la garita Mariposa, localizada en la zona montañosa de la frontera de Sonora. Les resulta curioso que al primer lugar al que llegaron cuando salieron de la puerta de deportaciones, en México, los recibió un sacerdote que apenas habla español.

Fantasearon por unos minutos, se sintieron en Estados Unidos. Pero no. Realmente llegaron al desayunador creado por la Kino Border Initiative, un proyecto impulsado en 2009 por un grupo de estadounidenses, ante la profunda crisis que atravesaban los migrantes en su intento por llegar a Arizona.

Francisco se encuentra herido: una protuberancia en su tobillo y un moretón que se extiende por toda su pierna parece que se gangrena. “Así no puedo cruzar, así no puedo llegar con mi hermano a Tennessee”, lamenta el joven. Sólo quiere un baño y llamar a casa, avisar que otra vez el destino lo abofeteó y necesita dinero para regresar.

“A Michoacán, a Cherán”, por favor. Alicia una de las tres jóvenes anglosajonas, voluntarias en el comedor, sonríe y mira con ternura a Francisco. Le da el celular, y lo deja alejarse; a llorar en privado, con alguien al otro lado del teléfono.

“¿Por qué colaboro con esta iniciativa? El Gobierno de Estados Unidos causa mucha violencia y no quiero ser parte de eso, quiero ser parte de la resistencia, estar en solidaridad con los migrantes. Entonces seguiré viniendo cada de semana para ayudar”.

APOYO BINACIONAL

El comedor no es muy grande. Cabrán unas 80 personas. De un costado a otro hay mesas de madera de unos tres metros de largo. Una pequeña cocinita, donde las amas y señoras son un grupo de monjas mexicanas amigables; dos baños con regaderas y una pintura en la pared alegra el lugar, donde 10 personas cenan contentas.

El Centro de Ayuda al Migrante Deportado es parte de la Iniciativa Kino para la Frontera, impulsada por jesuitas de California. Dirigido por el padre Sean Carroll —un hombre que ronda los 45 años de edad—, el lugar se ha convertido en el proyecto de ayuda migrante más importante a nivel binacional.

El padre explica que la idea surgió en 2006, cuando la provincia de California de La Compañía de Jesús y el Servicio Jesuita a Refugiados de Estados Unidos analizaron la posibilidad de iniciar un proyecto fronterizo para ayudar a los migrantes.

“Inauguramos la Iniciativa Kino para la Frontera en Nogales, Arizona, y Nogales, Sonora, en México, como respuesta a la necesidad de realizar un trabajo binacional para brindar ayuda integral ante la problemática de la migración”, en enero de 2009.

La Iniciativa Kino se ha convertido en uno de los programas de apoyo a la comunidad migrante más importante, porque ha sido financiada por organizaciones religiosas, de la sociedad civil y estudiantes en Estados Unidos, entre otras, y actualmente cuenta con un presupuesto de 638 mil dólares anuales.

Han permitido servir cada año más de 46 mil alimentos: unos 80 desayunos y 50 comidas por la tarde; han podido asearse, comer, y son atendidos de lesiones como pies severamente ampollados y deshidratación, luego de su paso por el desierto de Sonora.

LEYES CONTRA MIGRANTES

Históricamente, Arizona es uno de los estados más racistas de Estados Unidos, según activistas: en 2002 aquí empezó la primera ley antiinmigrante de la Unión Americana, en espacios públicos sólo se podía hablar inglés; en 2004 los indocumentados en hospitales podían ser deportados; desde 2006 se convirtió en el único Estado donde detienen a los indocumentados y no pueden pagar fianza.

En 2008 se aprobó una ley que establecía que quienes contrataran indocumentados serían sancionados; en Arizona también ejerce el poder el alguacil, Joe Arpaio, polémico por la persecución que ha emprendido contra los migrantes.

El padre Sean admite que algunos sectores de la población no están de acuerdo con que estadounidenses financien una iniciativa para apoyar a migrantes: “Hay gente que no está de acuerdo con lo que estamos haciendo, y lo expresan, por ejemplo, en artículos periodísticos”.

Justifican que están propiciando que no se cumpla con la ley, porque primero llegan aquí y después tratan de cruzar a Estados Unidos, por lo tanto, consideran que estamos cooperando con la actividad, explica el religioso.

Alicia, de 24 años de edad, una de las jóvenes que brinda atención telefónica en el comedor, es estudiante de la carrera en Salud Pública, de la Universidad de Arizona. Lamenta que algunas personas estén en contra de la ayuda humanitaria que se les brinda a los migrantes.

“Toda nuestra economía se basa en los salarios de personas extranjeras a las que normalmente no les pagamos lo suficiente para mantener nuestro estilo de vida, y eso no está bien. Lo menos que podemos hacer, es permitir que las personas tengan un pasaje seguro hacia Estados Unidos. Es racista y xenofóbico pertenecer a un grupo que está en desacuerdo con eso”.

Historias que no cesan: Deportados y sin comer

Laura Sánchez Ley

NOGALES, SON.- Es viernes y el desayunador Kino está repleto de gente. A las 12 de la noche deportaron un grupo grande de migrantes. Apenas los tuvieron unas horas en un centro de detención en Tucson, pero a ellos nadie les preguntó por qué cruzaron y fueron deportados inmediatamente.

Hacen fila para ingresar y recibir algunos alimentos; todos, aún abrazan una bolsa transparente que dice Homeland Security: la autoridad que se encarga de deportarlos, y donde llevan las pocas pertenencias que les quitaron.

Están formadas Catalina, una oaxaqueña que trabajaba en los campos de fresa en California. Atrás, Yolanda, su niña de 12 años, que recuerda cómo jugaron a las “escondidas” la noche que trataron de cruzar: “¡Salieron de los matorrales y dijeron ‘alto ahí’ bien chistoso y nos echaron las luces!”, ríe sin comprender lo que pasó.

Catalina está triste. Llora como quien tuviera 12 años como su Yolanda, para reír entre tanta desgracia. Tras vivir siete años en Estados Unidos y ganar 10 dólares por la caja de fresa, regresó por sus dos hijos. Tras ocho noches caminando en el desierto, la Policía Fronteriza los detuvo.

En la fila también está Blanca, una jovencita de 23 años. Pulcra, bonita y de ojos color negro intenso. Lleva un suéter café y unos pantalones ajustados. Arrebata miradas, a pesar de la tristeza generalizada. Aunque tal vez ella sea la más triste de todo el desayunador.

Hace unas horas entregó a su pequeña de un año de edad, Amairani, a una desconocida. “La señora se la llevó y la pasó, era una conocida de mi mamá que vive en California, con un acta de nacimiento falsa”. Sabe que llegó bien a Estados Unidos, pero nada más.

Ella la alcanzaría y todo estaba arreglado: llegó a una casucha en Nogales, donde pasó unas horas y entregó la “cuota”: cinco mil 500 pesos de adelanto. Se acomodó en un rincón y escuchó cómo a otra joven uno de los polleros le propuso que se acostara con ella.

“Empezaron a drogarse, a tomar. Me dio mucho miedo, y nos aventaron por un camino entre dos cerros, yo vi que en ambos lados estaba la Patrulla Fronteriza, pero el pollero se puso loco”, dice. No sabe si regresar con los mismos polleros, porque son los únicos que conoce.

Mientras tanto, en el desayunador Kino, voluntarias la consuelan, le dan de comer, hace varias llamadas y le ayudan a limpiarse las lágrimas, en lo que la delicada Blanca recobra las fuerzas y se enfrenta otra vez al grosero desierto de Arizona.

ENTÉRESE

Arizona es el único Estado donde los indocumentados detenidos no tienen derecho a pagar fianza.

EL UNIVERSAL
Nogales, Sonora
Jueves 08 de enero de 2015.

Autoridades presentaron a Plutarco Ruiz, principal sospechoso en el caso ante un tribunal

Santa Bárbara.- La asesinada reina de belleza de Honduras, María José Alvarado, quien iba a participar en el certamen internacional Miss Mundo, fue despedida el jueves junto a su hermana en un emotivo y concurrido sepelio, mientras autoridades presentaron al principal sospechoso en el caso ante un tribunal. Plutarco Ruiz, el asesino confeso, no deja de sonreír ante la cámara.

De qué se ríe…

Plutarco Ruiz tenía seis guardaespaldas en la fiesta del 13 de noviembre, dijo el teniente coronel Castillo. La policía dice que Sofía y Ruiz se pelearon porque ella bailó con otro hombre, que él disparó a las dos hermanas y con la ayuda de un amigo las enterró cerca de un río, bajo cal viva para que los cuerpos se descompusieran lo más rápido posible.

Al día siguiente, Ruiz fue a casa de las hermanas a invitarlas a almorzar y le dijo a su familia que las chicas se habían ido de la fiesta con otro hombre. Poco después, acompañó a su madre y a su tío a hacer la denuncia de la desaparición ante la policía. Una semana después, los investigadores consiguieron que confesara y los llevaran hasta el lugar donde estaban los cuerpos. Con él arrestaron a tres personas más.

El alcalde de Santa Bárbara, José Ramírez, dice que en una ciudad de 29 mil habitantes, todo el mundo sabe quién es quién y a qué se dedica cada uno. Y que el sentir popular es que la policía le dio varios días de margen a Ruiz para escapar. Pero en un país en el que se asume la impunidad, Ruiz no lo hizo y se quedó en casa.

Con cal viva

Los cadáveres de las jóvenes fueron hallados el miércoles, enterrados en las boscosas márgenes de un río en el departamento de Santa Bárbara, al oeste de Tegucigalpa, después de haber estado desaparecidas por una semana.

Autoridades señalan como autor del crimen a Plutarco Ruiz, novio de Sofía Trinidad, la hermana de María José. Según testigos, un ataque de celos lo habría llevado a dispararles a las muchachas.

Ruiz fue presentado ante un tribunal para formalizar la acusación por el delito de "feminicidio", que en Honduras conlleva una pena de hasta 40 años de cárcel.

Otros tres involucrados, el empleado de Ruiz, Aris Maldonado, y los propietarios del balneario donde ocurrió el crimen, Ventura Díaz y Elizabeth Alvarado, fueron acusados de complicidad en el hecho, dijo la fiscal local, Rosalba Reyes.

Centenares de personas, amigos y familiares caminaron junto a la carroza fúnebre y otros acompañaron en autos al cortejo por lodosas calles desde el barrio Galeras, donde vivían ambas hermanas, hasta el cementerio.

Sobre el féretro de Maria José se colocó la banda de Miss Honduras Mundo, certamen que ganó en abril y que la iba a llevar al concurso mundial en Londres.

La familia está destruida, mataron dos niñas con muchas ilusiones. No les quitaron la corona, ellas van a ser reinas recordadas toda la vida en Honduras y el mundo", dijo Claudio Muñoz, tío de las jóvenes, mientras sollozaba camino al panteón.

El crimen de María José y su hermana causó conmoción en Honduras, que es asolada por una ola de violencia fruto de venganzas y disputas entre cárteles de la droga.

La empobrecida nación centroamericana tiene la mayor tasa de homicidios del mundo, con más de 90 asesinatos por cada 100.000 habitantes, casi el doble que países que también sufren altos índices de criminalidad como Venezuela, Belice y El Salvador.

Excélsior
Santa Bárbara, Honduras
Sábado 22 de noviembre del 2014.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter