Derek Chauvin abandona un correccional de máxima seguridad a la espera del juicio, fijado para marzo de 2021

Derek Chauvin, el ex agente de policía de Minneapolis acusado de matar al afroamericano George Floyd, ha quedado este miércoles en libertad tras pagar una fianza de un millón de dólares (unos 850.000 euros), según los documentos judiciales. El Departamento de Correcciones confirmó que el ex policía abandonó el correccional de máxima seguridad de Oak Park Heights, en el Estado de Minnesota. Chauvin, de 44 años, clavó su rodilla durante ocho minutos y 46 segundos en el cuello de Floyd, cuya muerte provocó la mayor ola de protestas raciales en Estados Unidos desde el asesinato de Martin Luther King.

De los cuatro ex policías acusados por el asesinato de Floyd, Chauvin era el único que permanecía en la cárcel a la espera del juicio, fijado para marzo de 2021. Se enfrenta a los cargos de homicidio y homicidio en segundo grado. Los otros tres agentes implicados están acusados de complicidad. Un juez del condado de Hennepin, en Minnesota, todavía evalúa si los cuatro serán juzgados de manera conjunta.

El historial de Chauvin a lo largo de los 19 años que trabajó en el Departamento de Policía de Minneapolis está plagado de incidentes: en 2006 disparó y mató a un hombre que supuestamente tenía un arma; en 2008 hizo lo mismo contra un sospechoso de violencia machista; y, en 2011, abrió fuego contra un hombre que huía de un tiroteo. Nada de eso impidió que continuara en su puesto, hasta la muerte de George Floyd.

Las condiciones de la fianza prohíben a Chauvin salir de Minnesota. Su antigua casa en los suburbios de Twin Cities se vendió recientemente, por lo que no está claro a dónde irá y su familia no ha querido hacer comentarios. Tampoco se sabe de dónde sacó el millón de dólares para quedar en libertad.

Chauvin y su exesposa Kellie -quien anunció el divorcio tras la muerte de Floyd- están acusados de evasión de impuestos. Los fiscales del condado de Washington han afirmado que el antiguo oficial no declaró ni pagó los impuestos estatales de 2014 y no informó de los más de 95.000 dólares que ganó trabajando como guardia de seguridad en sus horas libres.

El País
Antonia Laborde
Washington, DC, EU
Miércoles  07 octubre 2020.


Los vecinos afectados por los disturbios violentos tras la muerte de George Floyd, ha dicho el presidente, son ahora “las principales víctimas de esta situación horrible”

Era un mensaje para la historia. El presidente, con un fondo de estrellas y el logo de la NASA, hablaba desde el Centro Espacial Kennedy, en Florida, después de que Estados Unidos marcara un nuevo hito en la carrera espacial, poniendo en órbita a dos astronautas por primera en una década desde suelo estadounidense, y por primera vez en la historia a bordo de una nave de una compañía privada. Pero Donald Trump dedicó la primera parte de su larga intervención a los disturbios que, por quinta noche consecutiva, incendian el país después de la muerte en una detención policial en Minneapolis del afroamericano George Floyd. Tras un hito llamado a elevar la moral y la cohesión de un país golpeado por una pandemia y una revuelta social, el presidente ha acusado de las protestas, como había hecho horas antes por Twitter, a “los antifascistas y a la extrema izquierda”.

“Comprendo el dolor que siente la gente”, ha dicho. “Apoyamos el derecho de los manifestantes pacíficos y escuchamos sus súplicas. Pero lo que estamos viendo ahora en las calles de nuestras ciudades no tienen nada que ver con la justicia o con la paz. La memoria de George Floyd está siendo deshonrada por alborotadores, saqueadores y anarquistas”.

Los vecinos afectados por las protestas violentas, ha dicho, son ahora “las principales víctimas de esta situación horrible”. “Son los antifascistas y la extrema izquierda. ¡No echen la culpa a otros!”, había tuiteado antes.

Antes de salir hacia Florida, en los jardines de la Casa Blanca, Trump arremetió contra las autoridades de Minneapolis por permitir la deriva violenta de las protestas por la muerte de Floyd. “Deben ser más duros, y siendo más duros honrarán su memoria”, dijo. La Administración ofreció al gobernador de Minnesota la ayuda del Ejército para aplacar las protestas.

El presidente tuiteó contra los medios (“enemigos del pueblo", los volvió a llamar) y contra los gobernadores “progresistas”: “Deben ser más duros o el Gobierno federal entrará y hará lo que hay que hacer”.

Las declaraciones de Trump apenas moderaron el tono de sus tuits que, desde que el viernes por la noche centenares de manifestantes se congregaron también en el exterior de la Casa Blanca, tendieron más al desafío que a la conciliación. “Dejaron a los manifestantes gritar y despotricar todo lo que quisieron, pero cuando alguien se ponía demasiado juguetón o fuera de lugar, se les echaban encima rápidamente, duro. No sabían lo que les golpeaba”, dijo Trump en un hilo de tuits, elogiando a los agentes del servicio secreto que custodiaban la Casa Blanca. “Una gran multitud, profesionalmente organizada, pero nadie se acercó a atravesar la valla. Si lo hubieran hecho, habrían sido recibidos por los perros más feroces y las armas más amenazantes que he visto jamás. Ahí es cuando la gente podría haber sido herida de gravedad, por lo menos. Muchos agentes del servicio secreto solo estaban esperando para la acción".

El presidente terminó su hilo de tuits del viernes con un mensaje que sugería una llamada a sus seguidores a concentrarse también ellos ante la Casa Blanca: “Esta noche, ¿entiendo que es la noche de MAGA [siglas en inglés de Hagamos América Grande de Nuevo, su eslogan de campaña] en la Casa Blanca?”, dijo. Preguntado después sobre si el tuit era una invitación a la violencia, respondió: “No tengo ni idea si van a estar aquí, solo estaba preguntando”.

El País
Pablo Guimón
Washington, EU.
Sábado 30 de mayo de 2020.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter