Enfrentamientos entre policías y manifestantes en los parisinos Campos Elíseos empañaron este domingo la fiesta del 14 de julio en Francia, luego de que el presidente francés Emmanuel Macron encabezara un desfile bajo el signo de la cooperación militar europea.

Tras el desfile, decenas de manifestantes, que decían ser integrantes del movimiento de los "chalecos amarillos", pero que no llevaban su habitual chaquetilla fosforescente, intentaron levantar obstáculos y quemaron basura sobre la turística avenida parisina.

Los agentes antimotines trataron de dispersar con gases lacrimógenos a los manifestantes, algunos de los cuales llevaban los rostros cubiertos con pañuelos, máscaras o capuchas.

Un total de 180 personas fueron detenidas al margen del desfile militar, antes de estos incidentes, anunció a la AFP la Prefectura de policía.

Es la primera vez que los "chalecos amarillos" se manifestaron en los Campos Elíseos desde el 16 de marzo, cuando se registró un nuevo auge de violencia de este movimiento social de protesta iniciado en noviembre a raíz de un proyecto para aumentar el precio de los combustibles.

En la apertura del desfile, al bajar los Campos Elíseos a bordo de un vehículo militar abierto junto a su jefe de Estado Mayor, Macron, que encabezó por tercer año la fiesta nacional desde su elección en mayo de 2017, recibió silbidos de los "chalecos amarillos" mezclados en la multitud, mientas que otros espectadores aplaudían.

"Aquellos que han querido impedir este desfile deberían tener un poco de vergüenza", declaró, antes de los incidentes, el ministro del Interior, Christophe Castaner.

- Defensa, tema predilecto -

Macron y sus invitados europeos presenciaron el desfile desde un tribuna, en la plaza de la Concordia, en uno de los extremos de los Campos Elíseos.

"Nunca, desde el final de la Segunda Guerra Mundial, Europa había sido tan necesaria. La construcción de una Europa de la defensa, vinculada con la Alianza Atlántica, de la que celebramos los 70 años, es para Francia una prioridad" y "constituye el hito de este desfile", explicó el presidente francés.

Frente al Brexit y a unas relaciones transatlánticas un tanto debilitadas durante la era Donald Trump, Macron ha hecho de la Europa de la defensa uno de sus temas predilectos, al considerar que para el Viejo Continente es crucial incrementar su autonomía estratégica, complementaria a la OTAN.

Además de la canciller alemana Angela Merkel -que apareció en buena forma tras varias crisis de temblores-, asistieron entre otros el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

La primera ministra británica, Theresa May, a la que le quedan unos diez días en el cargo tras presentar su dimisión, estuvo representada por el vice primer ministro, David Lidington.

Los nueve países que participan junto a Francia en la Iniciativa Europea de Intervención (IEI), impulsada por Macron, estuvieron representados en el desfile a nivel de jefes de Estado, de Gobierno o ministro de Defensa.

"Es ese un bello símbolo de la Europa de la Defensa que queremos construir (...). Es una prioridad de mi mandato", había indicado Macron en un discurso ante la comunidad militar.

"Es un gran gesto para una política de defensa europea", aseguró Merkel, al concluir la ceremonia. "Estamos honrados por la participación alemana, es un símbolo de la fuerte cooperación franco-alemana" agregó.

El desfile aéreo incluyó un avión de transporte A400M alemán y un C130 español. También participaron dos helicópteros Chinook británicos.

La fiesta nacional sirvió para destacar la innovación en la defensa, otra de las prioridades del presidente francés.

En el desfile se exhibieron robots y drones que utilizan las fuerzas armadas, mientras que el plato fuerte del acto consistió en una demostración futurista de Flyboard Air, una plataforma que permite planear con cinco turboreactores, inventada por el francés Franky Zapata, que pilotó su aparato a varias decenas de metros del suelo.

El desfile se cerró con un grupo de militares heridos del ejército francés, actualmente implicado en múltiples operaciones exteriores, de Oriente Medio al Sahel.

También se presentaron algunos de los materiales nuevos previstos en una ley destinada a aumentar el presupuesto para los ejércitos, como el vehículo blindado Griffon, sucesor del emblemático VAB, del que el ejército de tierra recibió varios ejemplares.

Unos 4.300 militares, 196 vehículos, 237 caballos, 69 aviones y 39 helicópteros fueron movilizados para el desfile.

AFP
Paris, Francia
Domingo 14 de julio de 2019.


La cantante francesa dio a conocer el anuncio a través de redes sociales

Los seguidores de Alizée tendrán que esperar más para ver a la cantante francesa en la Ciudad de México pues anunció que su presentación del próximo 18 de octubre fue cancelada.

A través de un mensaje de Twitter la cantante dio cuenta de la cancelación de su presentación en el Paragüero debido a un problema con los organizadores.

La francesa indicó que el contrato que tenían no se respetó, por lo que no podía asegurar su show en las mejores condiciones, "como a mí me gusta ofrecerme a ustedes en mis shows".

Debido a esto se cancelaron las presentaciones que estaban contempladas para Puebla y la capital del país.

Añadió que espera ver pronto a sus seguidores con otros organizadores y mejores condiciones para encontrarse con su público tras años de separación.

Por su parte los organizadores dieron cuenta a través de un comunicado de los problemas que tuvieron con la artista, en especial tras el cambio de fecha de la presentación que daría Alizée en Puebla y los boletos de los vuelos México-Ajaccio.

El Universal
Ciudad de México
Jueves 11 de octubre de 2018.


El conjunto de Deschamps acaba con el ímpetu del conjunto balcánico, que dominó gran parte del partido, pero que fue incapaz de contener el potencial ofensivo de su rival

Una Francia letal en ataque dejó en la lona a una más que digna Croacia (4-2) y se proclamó campeona del mundo en Rusia 20 años después de conquistar su primer Mundial. El conjunto de Didier Deschamps, con una de las generaciones más talentosas de su historia, fue demasiado para una Croacia valiente, muy superior en gran parte del partido, pero que no supo cómo contener el enorme potencial ofensivo de les bleus. La victoria de Francia dos años después de caer en la final de la Eurocopa ante Portugal demuestra que la hornada de jugadores que dirige Deschamps estaba predestinada a plantarse de nuevo en una final y en esta ocasión ganarla sin discusión.

En su tercera final mundialista (1998 y 2006) Francia demostró aplomo suficiente a la hora de contener a una Croacia desatada. El conjunto balcánico, debutante en un escenario como este, se reveló contra su falta de experiencia entró al partido decidido a gobernarlos. Su voluntad de tener el balón unido a su buen trato con el mismo, le permitió tener arrinconada a Francia. Modric y Rakitic se hicieron con el reloj de la final, mientras Rebic, Perisic y Mandzukic obligaban a la defensa francesa a excederse en la marca desde el primer instante.

No carburaba Francia en el centro del campo, donde Kanté y Pogba no lograban imponer su superioridad física, e incluso, como en el caso del jugador del Chelsea, se veía en la necesidad de cargarse de una tarjeta amarilla en los primeros minutos. Sin embargo, Francia demostró su mayor potencial ofensivo en la primera ocasión que tuvo. En una falta de Brozovic sobre Griezmann (muy dudosa) el jugador del Atlético metió el balón en el corazón del área y Mandzukic lo desvió involuntariamente al fondo de su portería. El mazazo, lejos de deprimir a Croacia, la despertó. Siguió empujando y mandando sobre el campo, y pronto logró devolver la igualada al marcador. Perisic se hizo con un balón en la frontal del área y tras colocárselo para su pierna izquierda lanzó un disparo violento que se coló junto al palo izquierdo de Lloris.

Francia se convirtió (puede que obligada por las circunstancias) en un equipo contragolpeador que empezó a recurrir a los balones largos a Mbappé. El jugador del PSG salió victorioso en cada carrera, aunque no terminaba de rematar sin oposición ante Subasic. Croacia mantenía el empuje y se hacía más peligrosa con el balón parado, pero tampoco lograba superar a Lloris. En un córner para Francia lanzando por Griezmann Perisic golpeó con la mano el balón tras la peinada de Giroud. El árbitro del encuentro, el argentino Néstor Pitana, recurrió al VAR y tras revisar la jugada en el monitor señaló el punto de penalti. Griezmann engañó a Subasic y volvió a adelantar a Francia antes del descanso.

La segunda parte empezó de nuevo con el dominio de Croacia, que parecía decidida a mantener las señas de identidad de la primera parte. Sin embargo, si la productividad ofensiva de Francia había sido casi impecable en el primer tiempo, en el segundo lo fue aún más. Tras una galopada de Mbappé por la derecha el balón cayó en los dominios de Pogba que con su pierna izquierda colocó el balón suavemente en costado derecho de la portería de Subasic. Predispuesta al contragolpe y con Croacia volcada al ataque, los franceses demostraron su voracidad. Mbappé esta vez tras una gran internada de Lucas se buscó un disparo claro y raso que colocó el cuarto tanto en el marcador. Todo parecía decidido, a pesar de que Croacia nunca bajó los brazos, hasta que Lloris cometió un error impropio de un portero de su nivel al intentar regatear a Mandzukic y este desvió un mal pase del portero francés al fondo de la portería.

Croacia siguió generando peligro, pero Francia demostró su gran fortaleza defensiva. Varane y Umtiti se multiplicaron en el centro de la defensa y repelieron todos los balones que llegaron por esa zona. El conjunto de Dalic lo intentó de todas las maneras pero no fue capaz de superar a una Francia que 20 años después vuelve a proclamarse campeona del mundo.

El País
Gorka Pérez
Daniel Gómez
Moscú, Rusia
Domingo 15 julio de 2018.


Macron le concede la nacionalidad francesa a Mamoudu Gassama, un inmigrante de Mali, salvó a un niño suspendido de un balcón trepando por la fachada del edificio


Mamoudu Gassama tenía grandes sueños cuando, hace ocho meses, llegó sin papeles procedente de Malí, como tantos inmigrantes irregulares, en busca de una vida mejor en Francia. Pero el pasado sábado, la verdad es que solo buscaba un sitio donde ver la final de la Champions League con su novia. Sus planes, y su vida, cambiaron bruscamente cuando escuchó los gritos de un grupo de personas agrupadas ante un edificio del distrito XVIII de París. Como muchos, elevó la vista siguiendo la mirada de la gente que observaba horrorizada cómo un niño pequeño colgaba suspendido de una mano de uno de los balcones de la vivienda. Pero como ningún otro, tomó una decisión que lo ha convertido en el nuevo héroe de Francia: rápida y ágilmente, empezó a escalar a puro pulso cuatro pisos por la fachada de la casa hasta llegar al balcón maldito y salvar al pequeño metiéndolo de nuevo en la vivienda. Un gesto altruista que en solo 48 horas ya ha transformado su vida, dado que el Gobierno francés ha anunciado que recibirá la nacionalidad francesa.

“No dudé. Vi a un niño de cuatro años en esa situación y no pensé en nada, solo en que había que salvarlo y, gracias a Dios, lo salvé”, ha relatado Gassama una y otra vez desde entonces. Eso sí, agregaba este lunes a la emisora BFM TV con una sonrisa tímida, sorprendido aún de la enorme atención que ha atraído en las últimas horas, “cuando entré en el apartamento, mis piernas empezaron a temblar”. Para entonces sin embargo, Gassama ya era el nuevo héroe de Francia.

El vídeo de la gesta grabado por un transeúnte se ha vuelto viral. Mamoudu Gassama, de solo 22 años, que hace menos de uno se jugó la vida como miles de inmigrantes más atravesando África para salir desde Libia en una precaria embarcación que lo llevó hasta la costa italiana y luego a Francia, ya es conocido como el Spiderman sin papeles. El domingo, recibió la felicitación de la alcaldesa de París, Anne Hidalgo. Este lunes, fue recibido en el Elíseo por el presidente, Emmanuel Macron, a quien le volvió a contar su gesta. “Bravo”, le dijo el mandatario. “Gracias”, respondió tímidamente Gassama.

Al salir del palacio presidencial, el joven mostró, aún abrumado por su súbita fama y el encuentro con el jefe de Estado, una condecoración por su valor que le había entregado el mandatario. No fue el único gesto: Macron le prometió que su situación será regularizada rápidamente y que podrá obtener la ciudadanía francesa. Además, le propuso trabajar como bombero en París.

El presidente respondía así a las demandas unánimes de recompensar con papeles al joven héroe. Una petición en la plataforma change.org había recopilado en pocas horas miles de firmas solicitándole al ministro del Interior, Gérard Collomb, que regularizara su situación en Francia y que además le concediera una condecoración. Varios políticos se habían unido a esta demanda.

Collomb aseguró el lunes que se ocupará “personalmente de que su demanda de naturalización sea aceptada lo antes posible”. Porque “la patria reconoce a un gran hombre”, añadió. No ha sido el único ministro que se ha deshecho en alabanzas para el joven inmigrante. “Felicidades, es magnífico, en educación, lo que más cuenta es la ejemplaridad, y usted ha sido ejemplar”, le dijo el ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, a un apabullado Gassama cuando ambos se cruzaron en los pasillos de una emisora de televisión.

Menos ejemplar ha sido la actuación del padre del pequeño, que salió de su odisea solo con una uña arrancada. Se trata de un hombre de 37 años y sin antecedentes que ha admitido que dejó a su hijo solo —la madre vive en la isla de Reunión con parte de la familia— para “ir a hacer unas compras”. "El problema", explicó el fiscal, François Molins, en televisión, "es que tardó en regresar, simplemente porque al salir de la tienda se puso a jugar a Pokemon Go". El domingo fue puesto bajo detención provisional bajo el cargo de dejación de la obligación parental. El juicio tendrá lugar en septiembre. Se enfrenta a una condena de hasta dos años de cárcel y 30.000 euros de multa.

El País
Silvia Ayuso
Paris, Francia
Lunes 28 mayo 2018.


El centrista derrota a Marine Le Pen con un 66,06% de votos frente a un 33,93%


Y Francia dijo no. La victoria en las elecciones presidenciales de Emmanuel Macron, un exbanquero europeísta y liberal, frena la ola de descontento populista que triunfó en noviembre en las presidenciales de Estados Unidos y, antes, en el referéndum europeo de Reino Unido. Al frente del nuevo movimiento En Marche!, derrotó con rotundidad a Marine Le Pen, alineada con el presidente estadounidense Donald Trump y el ruso Vladímir Putin. Macron, que a los 39 años será el presidente más joven de la V República, conectó con las ansias de aire fresco y renovación moderada de millones de franceses, y se benefició de amplio rechazo que suscita el partido de su rival, el Frente Nacional. Macron consiguió un 66,06% de votos, frente a un 33,94% de Le Pen, con el 100% de las papeletas escrutadas. Después del Brexit y de Trump, no habrá Le Pen.

Nunca en la V República, con la excepción de Jacques Chirac en 2002, un presidente habrá llegado al poder con una victoria tan clara. Chirac derrotó al padre de Marine Le Pen, Jean-Marie, con un 82% de votos. El nivel de abstención también se acerca a niveles récord, un 24,89%, la más elevada desde 1969.

La historia nunca se mueve en línea recta, ni sirven los relatos que todo lo abarcan, como demuestra la elección francesa de 2017. En el año del populismo y el nacionalismo, en unas sociedades marcadas por el hartazgo con las élites, en un momento de escepticismo con el capitalismo de libre mercado y el orden liberal internacional, de crisis de la integración europea y de miedo a los inmigrantes y refugiados, Francia emprende otro camino.

Si hace unos meses, en el mundo convulsionado por la irrupción de Trump y la salida de Reino Unido de UE, alguien hubiese pronosticado que los franceses elegirían un presidente europeísta y liberal, defensor de la globalización y partidario de la apertura de las fronteras a las personas y a las mercancías, habría pasado por un desinformado, o un incauto.

Si, además, este candidato hubiese sido banquero de inversiones —solo nueve años después de la caída del banco de inversiones Lehman Brothers, detonante de la Gran Recesión— y ministro de Economía del presidente más impopular de la V República, cualquier consultor electoral le habría aconsejado que se olvidase inmediatamente de aspirar a la presidencia.

Emmanuel Jean-Michel Frédéric Macron (Amiens, 1977), sin renunciar a ninguna de estas ideas ni esconder su biografía, desafió todas las advertencias y se convertirá en el octavo presidente de la V República. La ceremonia de traspaso de poderes con el socialista François Hollande se celebrará esta misma semana y en los próximos días nombrará a un primer ministro. Nadie le esperaba, pocos creían en él cuando hace un año lanzó En Marche!, siendo aún ministro independiente de Hollande.

"Defenderé Francia, sus intereses vitales, su imagen", dijo Macron en un discurso solemne. "Defenderé Europa: es nuestra civilización lo que está en juego, nuestra manera de ser libres. Me esforzaré para rehacer los vínculos entre Europa y sus ciudadanos. Envío a las naciones del mundo un saludo de la Francia fraternal".

 Le Pen, tras felicitar al vencedor, anunció la transformación del Frente Nacional en un nuevo movimiento que defenderá lo que ella llama los "soberanistas" frente a los "mundialistas".

Una mezcla de suerte y audacia explica su éxito. Tuvo la suerte de ver cómo los principales aspirantes para la presidencia iban cayendo uno a uno en las elecciones primarias (Nicolas Sarkozy y Manuel Valls), bajo el peso de los escándalos (François Fillon) o por la decisión de no presentarse (François Hollande). Y supo aprovecharla al ocupar el preciado centro político para apelar a los “dos de cada tres franceses” de los que hablaba Valéry Giscard D’Estaing en un libro de 1984: el espectro que va del centroizquierda al centroderecha, la masa crítica necesaria para emprender las siempre aplazadas reformas.

La audacia de Macron consistió en entender que, en el año del descontento con el statu quo, había espacio para un hombre como él. Criado en y por el statu quo autóctono—el producto mejor acabado de la meritocracia francesa—, rompió con el statu quo. Por su juventud, casi revolucionaria para la clase política de este país. Y por su visión al emanciparse de los partidos tradicionales en el momento en que estos estaban a punto de implosionar. El nuevo presidente ha sabido captar el humor de una parte de la sociedad francesa, harta de la vieja política y las viejas estructuras y al mismo tiempo esperanzada y optimista. Es la Francia más cosmopolita y educada, la de los ingresos más elevados y las metrópolis globalizadas, pero también de la cornisa atlántica, en parte rural, la que menos ha sufrido los embates del capitalismo transnacional.

Una parte del voto a Macron es un voto de adhesión; una parte aún mayor lo constituyen ciudadanos de derechas e izquierdas que ante todo querían frenar al Frente Nacional de Le Pen. Son votantes prestados, que no regalarán nada al presidente en los próximos meses y que en algunos aspectos —la economía, o Europa— se oponen a sus ideas.

El sistema de elecciones con dos vueltas es una diferencia clave de Francia respecto a otros países sometidos a la sacudida populista. En Francia, aunque la opción extremista se clasifique, como ocurrió en la primera vuelta del 23 de abril, en la segunda vuelta se forman mayorías que impiden su acceso al poder. Esta es la maldición del FN y Le Pen, que, pese a los avances, siguen cargando con el estigma de la ultraderecha de raíz racista, antisemita y colaboracionista. La derrota en el momento más dulce para sus ideas —excepcionalmente un candidato estaba en sintonía con Moscú y Washington, y era Marine Le Pen— abrirá una reflexión y puede hacer tambalear su liderazgo. Cuenta sin embargo con el aval de millones de votantes y la aspiración de transformarse en el primer partido de la oposición. Y la alta abstención, comparada con otras elecciones, y un resultado que dobla el de su padre, Jean-Marie, en 2002, son una señal: el frente anti-Le Pen muestra signos de debilidad.

El peligro para Macron es la fuerte contestación que encontrará a izquierda y derecha, los sempiternos bloqueos con los que cualquier presidente reformista —y casi todos llegan prometiendo, por fin, la reforma— se estrellan a los pocos meses de instalarse en el Elíseo. Antes deberá nombrar al primer ministro —las quinielas señalan desde al veterano barón centrista François Bayrou hasta una mujer procedente de la sociedad civil— y obtener una mayoría parlamentaria en las elecciones legislativas de junio.

La victoria de Macron por ahora significa más por lo que evita —el ascenso al poder de un partido extremista que quería sacar a Francia de la UE y del euro— que por sus propuestas en sí. La potencia simbólica del resultado —un hombre joven, al que ya se ha comparado con el canadiense Justin Trudeau y al que se comparará con John Kennedy en el mundo de los Trump, Putin y el Brexit— desborda los detalles programáticos de En Marche!

Francia, pese a su menguante peso internacional y sus inseguridades existenciales, tiene en común con EE UU su vocación universal, la creencia de que la ‘idea francesa’ —los ideales de la Revolución, los derechos humanos— trasciende sus fronteras. El general De Gaulle hablaba en 1945 de “estos momentos de la historia en los que en el suelo de Francia se decidía la suerte de Europa y, a través de ella, incluso del mundo”. La elección de Emmanuel Macron es un mensaje global.

El País
Marc Bassets
París, Francia
Domingo 7 de mayo de 2017.


La sombra de la culpa, ese buitre que no abandona a quienes tienen conciencia de sus actos, se cierne sobre los personajes de Tres días y una vida, la novela más reciente de Pierre Lemaitre. Antoine, el protagonista, guarda el secreto de un crimen que lo condena a una existencia mediocre, una vida gris y pueblerina en la que la redención nunca llega.

La desazón y el estado de alerta permanente moldean la atmósfera que se respira en las 219 páginas de esta novela que no cesa de alimentar las dudas de los lectores. Como dice uno de sus personajes hacia el final de la narración: “Nos hacemos muchas preguntas, ¿sabe? Yo, el primero… Y un día dejamos de hacérnoslas”.

Lemaitre, ganador del prestigioso premio Goncourt 2013, sonríe cuando le preguntan por la naturaleza explosiva de los secretos que atraviesan la trama de esta novela: “Los secretos de familia son los peores porque producen reacciones tremendamente violentas. No decir las cosas es algo extraordinariamente violento y esta es una historia acerca de los desastrosos efectos de lo que no se dice”.

Las nociones de destino y fatalidad persiguen a Antoine, un personaje que Lemaitre dice que le recuerda a su infancia con un padre lejano y “una madre que cultivaba la negación”. El escritor parece ofrecer pistas constantes para que el lector se pregunte sobre las decisiones de Antoine y las múltiples posibilidades de condena que acarrean los actos infames.

“Lo que intento plantear es que, si la fatalidad golpea a una edad muy temprana, ¿termina por afectarnos todo el tiempo o es como una enfermedad que se va desvaneciendo?”, dice el autor. “Pero también existe la posibilidad de que la fatalidad se inscriba de forma duradera en la existencia de quien la sufre y cambie el resto de su vida”.

A fines de abril, Lemaitre visitó Ciudad de México y conversó con The New York Times en español sobre la naturaleza de su estilo narrativo, la selección de sus personajes, los retos de la novela negra y el futuro político de Francia ante las elecciones del próximo fin de semana.

El final de Antoine parece inscribirse en cierta tradición francesa de personajes atormentados que se resignan a seguir adelante más por inercia que por otra cosa. ¿Qué autores influenciaron esa visión narrativa?

Antoine se condena a una vida flaubertiana porque es un trasunto de madame Bovary: un médico de campo que un poco como Swann acepta vivir con una mujer que no le gusta. En el fondo, el final que elijo es el resultado de una culpabilidad de palabra porque en cualquier momento de su vida él pudo haber confesado y decir: “Sí, fui yo y voy a contar cómo sucedieron las cosas”.

Pero nunca confiesa y se inicia una espiral de acontecimientos imparables.

Lo interesante es que, si hubiese confesado de una vez, todo el mundo le habría dicho que fue un accidente y las cosas se habrían arreglado de una forma tranquila. Pero, mientras más pasa el tiempo, lo que tiene que confesar se convierte en algo terrible porque el acto de callarse las palabras es lo que las convierte en un suceso violento.

Tres días y una vida pertenece más al género negro que a un policial convencional. ¿Cree que este género literario sirve como un medio para tratar los temas de la tragedia clásica en el siglo XXI?

Sí, y creo que hay varias razones para que eso suceda. La novela negra capta las grandes pasiones humanas, al igual que la tragedia, pero también pienso que su modalidad de narración mediante el suspenso y la sorpresa que logran atrapar al lector genera una especie de interés lúdico que ya tenían las grandes tragedias de la antigüedad. Por eso creo que la novela negra es un arte mayor de nuestra época.

Suele decir que es un hombre de vocaciones tardías porque después de los 50 años comenzó a publicar, volvió a casarse y se convirtió en padre a los 60. ¿Qué influyó en esas decisiones?

Lo que pasa es que siempre he vivido como escritor; es decir, siempre he tenido una relación con la realidad en la cual la ficción tiene una gran cabida. Creo que miro la vida cotidiana percibiendo la dimensión trágica narrativa y siempre me imagino qué historia se podría contar. Es una especie de rasgo de carácter y cuando me hice escritor me di cuenta de que la literatura que enseñé como profesor me había dado las herramientas narrativas para contar mis historias.

Y, además del ejercicio intelectual, ¿hubo algún detonante en su vida personal?

Bueno, antes vivía con una mujer que pensaba que yo tenía mala suerte. Conocí a otra persona que creía en mi talento y, cuando leyó mi primera novela, me dijo: “Termínala y vamos a hacer que la publiquen”. Se la enviamos a 22 editoriales y todas la rechazaron. En ese momento le comenté que tal vez su teoría tenía límites y ella solo me contestó que estaba equivocado. Quince días más tarde recibí una llamada de un editor diciéndome que se había equivocado y estaba interesado. Mi pareja me dijo: “¿Ves? Era un error”. Y yo hice lo que cualquiera habría hecho en mi caso: me casé con ella porque nunca iba a encontrar otra mujer igual.

Suele decir que el carácter melancólico de Antoine le recuerda a su niñez. ¿Los años cincuenta fueron tiempos tristes en Francia?

Muchos recordaban la guerra pero, aunque suene raro, creo que esa guerra no existió. Fue una guerra peculiar porque solo duró tres semanas, ese fue el tiempo que le tomó a Alemania invadir Francia. Lo importante de ese periodo no fue la guerra en sí misma, sino la ocupación y el holocausto. Para nosotros el conflicto armado solo duró unas semanas y culminó con la desbandada del ejército francés, así que francamente no se puede hablar mucho del heroísmo en las batallas.

¿Su familia no resultó afectada durante ese periodo?

La verdad es que no se vio afectada de forma extraordinaria por el holocausto y como nací en los años cincuenta pude ver cómo mi entorno se acostumbró a una nueva vida que fue excitante y estimulante. Eran años alegres de un progreso social que ya no existe porque hoy vivimos un proceso de regresión social. En esa época era lógico suponer que los niños iban a tener una mejor vida que la de sus padres, ahora estamos al revés porque tenemos la certeza de que nuestros hijos tendrán una vida más difícil que la nuestra.

¿Cómo ve el surgimiento de Marine Le Pen como una fuerte candidata a la presidencia de Francia?

Creo que la clase política de mi país ha utilizado todo el tiempo al partido de Le Pen, al Frente Nacional, porque pensaban que les convenía. Pero no se dieron cuenta de que al utilizarlo lo reforzaban y ahora se les fue de las manos.

¿Crearon un monstruo que ahora amenaza a todo el sistema político francés?

Sí, a ellos les gustaba usarlo como una variable de ajuste. Decían: “Hay un partidito por ahí que nos va a permitir hacer esto o lo otro”, y resulta que ese partidito le ganó a los aprendices de brujería. Es probable que Marine Le Pen obtenga un resultado de 40 por ciento en la segunda vuelta; eso significaría que ha duplicado el 16 por ciento que consiguió su padre, Jean-Marie, cuando enfrentó a Jacques Chirac en el balotaje de 2002. Es decir: eso demostraría que el Frente Nacional ha ganado más de un uno por ciento al año por lo que ya no es una agrupación política marginal. Además, creo que los franceses tienen ganas de probar.

¿Ganas de probar con un gobierno de extrema derecha?

Sí, tienen ganas de probar la extrema derecha porque ya han intentado con la izquierda y la derecha. Ahora con Macron van a intentar apoyar al centro, pero ya han votado por todos y el desempleo sigue siendo algo endémico: tenemos ocho millones de personas que viven en el umbral de la pobreza y a muchos ciudadanos no les importa lo que pase. Si no lo prueban ahora lo harán en cinco años, pero tarde o temprano Marine Le Pen gobernará Francia.

¿Cree que el ascenso del Frente Nacional es inevitable?

No veo que exista algún movimiento que se le pueda oponer a la extrema derecha que ha venido subiendo en cada elección desde que se volvió un partido normal. Están ganando puntos, ganan legitimidad y ganan ciudades porque la gente está harta y quiere vivir otro tipo de gobierno. Si Macron no logra sus objetivos le va a entregar su último boleto de entrada a Marine Le Pen porque la gente dice que la izquierda no funciona y la derecha tampoco. Si ven que el centro no funciona, entonces van a apoyar a Le Pen.

The New York Times
ALBINSON LINARES
Ciudad de México
Viernes 5 de mayo de 2017.

  • Puebla, protagónica durante el imperio de Maximiliano de Habsburgo y la intervención francesa.
  • Miguel Negrete, Felipe Reozábal y Porfirio Díaz tuvieron una actuación sobresaliente. Formaron parte de un ejército que peleó con muchas carencias

El gran ejército francés fue derrotado por los mexicanos en las cercanías de la ciudad de Puebla. El 5 de mayo de 1862 fue y será recordado como una de las fechas más emblemáticas del orgullo nacional, pues el país obtuvo una de sus escasas victorias frente a invasores, en este caso, ante uno de los más capacitados del mundo. No obstante, el júbilo, entre los mexicanos hubo quienes sí apoyaron a los extranjeros, aseveró Arturo Aguilar Ochoa, historiador de la BUAP.

Incluso en Puebla, continuó el académico y escritor, hubo un sector muy importante que estaba a favor de la intervención francesa, al considerarla como una alternativa a toda una trayectoria de problemas que venía arrastrando el país desde su independencia.

Previo a la segunda intervención de Francia, explicó, México era un país dividido entre quienes apoyaban el proyecto conservador y quienes promovían una ideología liberal. Por ello, los europeos encontraron apoyo en un gran grupo de mexicanos que facilitaron su llegada. Entre estos personajes se encuentran Juan Nepomuceno Almonte y Leonardo Márquez.

El investigador del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego” de la BUAP enlistó divisiones internas, intervenciones exteriores por parte de Estados Unidos -que ocasionaron la pérdida de la mitad del territorio nacional-, golpes de estado, luchas entre centralistas y federalistas y la falta de un gobierno fuerte que hiciera frente a las problemáticas del país, como las causas de los enfrentamientos políticos entre conservadores y liberales.

En Puebla todo esto detonó que varios grupos sociales apoyaran la intervención francesa. “Se ha dicho que el 5 de mayo fue un momento crucial para la identidad del país, pero también hay que entender que fue, para algunos, un intento fallido de su búsqueda de un mejor México”, comentó.

En este sector se encuentra la Iglesia, que veía en los europeos una posibilidad de recuperar los privilegios -bienes y poder político e ideológico- que había perdido con la promulgación de las Leyes de Reforma. Entre sus destacados miembros se encuentra el padre Miranda -Francisco Javier Miranda- y monseñor Ignacio Antonio Labastida y Ávalos, poblanos que trabajaron en la instalación de la monarquía de Maximiliano de Habsburgo.

Así también las clases altas –principalmente hacendados y comerciantes-, que estaban cansadas de que el país no avanzara hacia un destino de progreso y desarrollo, o que habían sido afectadas por diversas circunstancias.

Con la victoria del ejército de la República Mexicana, bajo el mando del general Ignacio Zaragoza, frente a la sofisticada milicia del Segundo Imperio Francés, dirigido por Charles Ferdinand Latrille, los americanos obtuvieron un momento cumbre para la unificación de su país. “Permitió que los grupos críticos al gobierno tuvieran confianza en el gobierno republicano, que demostró su capacidad para enfrentar potencias extranjeras como Francia. Es decir, la Batalla del 5 de Mayo tuvo un efecto unificador”, destacó Aguilar Ochoa.

“Señor Presidente: deseo que nuestro querido México, hoy tan desgraciado, sea feliz y respetado por todas las naciones”, Ignacio Zaragoza

Los medios de comunicación de aquel entonces tuvieron un papel fundamental en la unificación del país y la consolidación de la Batalla del 5 de Mayo, como una de las más significativas de la identidad nacional, comentó Aguilar Ochoa, autor del libro Las Glorias Nacionales (2013), editado por la BUAP y el Colegio de Puebla, y coordinador de la publicación El sitio de Puebla, 150 aniversario (2015), que contiene trabajos del seminario que al respecto convocaron la BUAP y el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM).

Tras la notificación que vía telégrafo enviara el general Ignacio Zaragoza al presidente Benito Juárez de la inesperada victoria del ejército mexicano, el sector republicano emprendió una propaganda muy importante para consolidar a la Batalla del 5 de Mayo como un símbolo de fuerza y poder de los liberales, y demostrar que no estaban equivocados.

“La noticia se conoció por telégrafo en todo el país, se propagó a estados muy alejados como Yucatán, Chiapas y Guerrero. En diversas ciudades hubo manifestaciones públicas en los que se expresaba el apoyo a los defensores de la patria. Benito Juárez inmediatamente condecoró a muchos de los que participaron. Los periódicos dieron sus titulares a la victoria de México”.

“La prensa, las novelas y revistas ilustradas -muy pocas en ese siglo-, incluso algunos caricaturistas famosos, dieron a conocer a la población la importancia de la victoria. Se crearon piezas musicales especiales para su celebración. Desde este momento comenzó a constituirse en una efeméride que había que celebrarse, en un momento histórico que debía tener una resonancia no sólo en Puebla, sino en todo el país. En esta labor, los medios de comunicación jugaron un papel muy efectivo”, señaló.

El héroe al que la colonia Joaquín Colombres le debe su nombre

Considerado ahora como un dictador, Porfirio Díaz contribuyó de forma importante en la Batalla del 5 de Mayo, en ese entonces como general del Ejército de la República Mexicana. “Sin restar el mérito que tuvo la estrategia del general Zaragoza para la victoria en Puebla, también hubo otros personajes que ayudaron a que se obtuviera la batalla, combatientes brillantes como el general poblano Miguel Negrete, Felipe Reozábal y el mismo general Porfirio Díaz, quienes tuvieron una actuación sobresaliente durante el enfrentamiento.

Ellos formaron parte de un ejército mexicano que peleó con muchas carencias: sin uniformes y con pocas armas, sin disciplina militar ni capacitación y reclutando hombres de manera forzada. “A pesar de ello, tuvieron la valentía para enfrentar a los franceses, y en ese sentido se reconoce a los indígenas de Zacapoaxtla”, comentó el investigador de la BUAP, nivel II del Sistema Nacional de Investigadores, quien sostuvo que estos no fueron los únicos en participar, también provenían de otros pueblos cercanos como Teziutlán y Huajuapan de León.

“La victoria no fue exclusiva del general Zaragoza, cuyo papel al frente de la estrategia militar fue imprescindible para el éxito de los americanos, sino de la participación de todos estos grupos, incluyendo algunos habitantes de la propia ciudad de Puebla, que pese a tener un grupo significativo de personas que apoyaban la invasión, también ofreció ayuda por parte de varios sectores, como ingenieros militares, tal es el caso de Joaquín Colombres, en cuyo honor se nombró a una colonia de la capital del estado.

Entre quienes colaboraron se encuentra el propio Benito Juárez, quien visitó a los soldados antes de la batalla para motivarlos. Estuvo en la Plaza Mayor y en lo que fue la penitenciaría de la urbe, ahora el Museo del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos de Puebla, cerca del Paseo Bravo.

Puebla es fundamental para entender el periodo 1862-1867 de México: Aguilar Ochoa

La Batalla del 5 de Mayo fue importante para Puebla y el país porque se ganó algo que no se esperaba. Sin embargo, la población de la ciudad se vio más afectada por el sitio que sufrió un año después que por el propio enfrentamiento.

“Un año después de su derrota, los franceses volvieron con un mayor número de soldados para sitiar la ciudad, con el fin de borrar la idea de que en México se les humilló. Fue cuando los poblanos vivieron un sitio de 62 días, tiempo en el que muchas personas sufrieron hambre y murieron debido a la estrategia fallida del zacatecano Jesús González Ortega”, narró el historiador.

Una vez más, continuó, con este sitio Puebla se vuelve protagonista en la vida del país. Y lo vuelve a hacer por tercera ocasión, esta vez hasta el 2 de abril de 1867, cuando se libró otra batalla.

“Puebla sufrió la destrucción de muchos edificios, tuvo muchas muertes durante la intervención de Francia. Esto demuestra que era una de las ciudades más importantes del país, en ese entonces la segunda en todo el territorio nacional. No había otra ciudad de provincia con el mayor número de población que fuera Puebla. México tenía aproximadamente 200 mil habitantes y Puebla 70 mil; Monterrey apenas llegaba a los 10 mil”, refirió.

De aquí, que la ciudad de Puebla fue fundamental durante la Intervención Francesa y el Imperio de Maximiliano –de 1862 a 1867-, más que en otros periodos, como la Revolución Mexicana o la Independencia. “Yo creo que la ciudad es fundamental para entender este momento de la historia nacional y por ello habrá que rescatar su papel”.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Viernes 5 de mayo de 2017.


•    El conductor, según el Ministerio del Interior, fue abatido por disparos de la policía

•    Atentado en Niza, mientras Francia se prepara para intensificar su participación en los combates contra los yihadistas en Siria e Irak.

El terror vuelve a golpear a Francia, objetivo prioritario del yihadismo. Decenas de personas -75, según datos provisionales de la fiscalía- han muerto atropelladas por un camión lanzado contra una multitud durante los festejos del 14 de julio, fiesta nacional francesa, en el Paseo de los Ingleses de Niza. El vehículo atropelló a gran velocidad y a lo largo de casi dos kilómetros a grupos de congregados para ver los fuegos artificiales, según la fiscalía. El conductor fue abatido por disparos de la policía, ha informado el Ministerio del Interior.

La fecha elegida para el ataque es muy significativa: la fiesta nacional es una demostración de unidad en torno a las fuerzas armadas, hoy implicadas en los frentes de Oriente Próximo y África para combatir a los yihadistas. La primera alerta de que se trataba de un atentado la ha lanzado el presidente del Consejo Regional de Provence-Alpes-Côte d'Azu, Christian Estrosi, en Twitter. Desde París, el fiscal antiterrorista, François Molins, ha asegurado que "todo parece indicar que se trata de un atentado". También la prefectura de Niza señala que se ha tratado de un atentado.

Poco ante de las 23.00 horas, un camión blanco ha arrollado indiscriminadamente en el paseo marítimo de Niza, a la altura de la plaza de Masséna, a la multitud que a esas horas se congregaba para ver los fuegos artificiales que iban a servir de cierre a las celebraciones de la fiesta nacional. Varias personas han intentado impedir que el vehículo prosiguiera su marcha, "pero iba a demasiada velocidad", según uno de los primeros testimonios recogidos por las televisiones locales. A unos 90 kilómetros por hora, cree la policía.

Agentes de la policía han disparado contra el conductor del camión, que ha muerto en el lugar. "Un individuo ha lanzado un camión contra la multitud y ha sido neutralizado por la policía; está muerto", ha dicho el portavoz de Interior, Pierre-Henry Brandet. El ministerio ha indicado que se había localizado un arma corta en la cabina del vehículo. "No hay rehenes", ha dicho Interior en un tuit.

Minutos después del ataque, el alcalde de Niza, Christian Estrosi, ha pedido a los ciudadanos que no salgan de sus casas a través de Twitter: "Queridos ciudadanos, el chófer de un camión parece haber causado decenas de muertos. Quédense en casa por el momento". Estrosi ha comentado que en Niza se ha producido esta noche "una sensación de pavor y horror".

Pasada la una de la madrugada, la prefectura de policía ha insistido en el mismo consejo ante la posibilidad de que el conductor del camión tuviera cómplices, mientras los servicios de urgencia se desplegaban por la zona para trasladar a los fallecidos y atender a las decenas de heridos, varios de ellos muy graves.

El presunto atentado de Niza se produce solo unas horas después de que el presidente Hollande anunciara que el estado de excepción vigente desde los atentados de noviembre sería levantado el próximo día 26, después del Tour. "No se puede estar de forma permanente en estado de excepción, ha declarado el jefe del Estado. Tanto él como los principales responsables de seguridad del país se habían declarado satisfechos de que la Eurocopa, que durante un mes ha atraído a Francia a cientos de miles de aficionados, se ha desarrollado sin incidentes graves ni atentados. Los 10.000 militares desplegados por el país van a ser reducidos a 7.000.

Pese a todo, el nivel de alerta no ha bajado en ningún momento, mientras Francia se prepara para intensificar su participación en los combates contra los yihadistas en Siria e Irak. "Debemos golpear y golpear más fuerte", ha dicho el presidente tras el habitual desfile militar del 14 de julio. Hollande comentó que enviará más armas y asesores militares al Ejército iraquí. En paralelo, en otoño será enviado a la zona el portaviones Charles de Gaulle, buque insignia de la flota, para reforzar los bombardeos sobre los yihadistas.

El presidente de Francia, François Hollande, ha regresado desde Avignon para asistir a la reunión de la célula de crisis que se ha convocado en el Ministerio de Interior, a la que también asiste el primer ministro, Manuel Valls. Varios altos cargos del Gobierno también han abandonado apresuradamente el recinto en el que se habían reunido junto a Trocadero, en la capital, para presenciar los fuegos artificiales de la torre Eiffel.

Uno de ellos ha sido el fiscal Molins, que se ha alejado de la zona mientras hablaba continuamente por teléfono. Molins, máximo responsable de la investigación de ataques terroristas, se ha hecho cargo del caso a primera hora de la madrugada.

La cita futbolística era el evento más sensible ante el peligro de que los yihadistas pudieran cometer un atentado. En mayo, el jefe de los servicios de espionaje interior, Patrick Calvar, alertó de la posibilidad de que los ISIS practicara en Francia "un nuevo tipo de ataque": hacer estallar bombas en lugares de gran afluencia de público "para crear un clima de pánico".

Aunque no con bomba, sino con un camión, es lo que ha ocurrido en Niza. Y con la fórmula brutal y de escasos medios habitualmente usada por suicidas en Irak o Siria. "Nunca hemos negado la amenaza. El riesgo cero no existe", repetía esta madrigada el portavoz del Ministerio del Interior. A medida que el ISIS pierde terreno en Oriente Próximo, aumenta la posibilidad de atentados en Occidente, según han coincidido en afirmar estas semanas distintos expertos.

Los fuegos artificiales en la noche de la fiesta nacional constituyen un evento típico en las principales ciudades francesas. Desde el año pasado, son sometidos a especiales medidas de seguridad. En París, el perímetro de seguridad incluye más de un kilómetro en torno a la torre Eiffell. Para acercarse a ver los fuegos, hay que pasar uno o dos controles de policía por calles cerradas al tráfico.

Según Nice Matin, un diario local, se han producido escenas de pánico entre la población, que ha comenzado a correr en todas direcciones. Las fuerzas del orden, militares incluidos, han establecido un perímetro de seguridad.

Numerosas ambulancias y fuerzas de seguridad acudieron a continuación al lugar y acordonaron la zona. Algunos testigos indicaron también haber oído un intercambio de tiros, según la prensa local.

París sufrió varios atentados la noche del pasado 13 de noviembre que causaron la muerte de 130 personas y heridas a más de 250. El mayor número de fallecidos ocurrió en la sala Bataclán de la capital francesa, donde se estaba celebrando un concierto de la banda Eagles of Death Metal. En enero de 2015, tres yihadistas también causaron una matanza en la revista satírica Charlie Hebdo y en un supermercado de comida judía.

El País
Carlos Yárnoz
Ana Teruel
París / Niza
Jueves 14 de julio de 2016.

El suceso ocurre en una casa de la localidad Roubaix, según reportan medios; habría heridos

Fuentes policiales francesas reportaron una balacera y una toma de rehenes esta noche en la localidad de Roubaix, en el norte del país.

De acuerdo con los primeros informes, un grupo equipado con armas de guerra habría tomado como rehenes a un director de banco y a varias personas más.

Diversas fuentes indicaron que en la balacera se habrían producido varios heridos, pero la información no fue confirmada oficialmente.

La policía habría asegurado el barrio residencial de Van Gogh y habría desplegado a numerosos elementos.

A las 20:30 horas locales (19:30 GMT), las informaciones eran todavía muy confusas sobre la toma de rehenes.

Roubaix es una zona industrial del norte de Francia, en las afueras de la ciudad de Lille, cercana a la frontera con Bélgica.

Toma de rehenes en Francia

Una toma de rehenes se ha producido este martes en la ciudad francesa de Roubaix, fronteriza con Bélgica, después de que un grupo de delincuentes se hicieran fuertes en una casa tras un tiroteo con las fuerzas del orden.

El alcalde de Roubaix ha confirmado a la agencia AFP que los secuestradores habían intentado llevar a cabo un atraco previamente.

También la cadena de televisión iTélé indicó que se trató de una tentativa de atraco que fue abortada y que los delincuentes se hicieron fuertes en su huida en una casa y tomaron como rehenes a la familia que la ocupaba.

Según una fuente policial que recoge el diario Le Figaro,” un director de banco y su familia fueron tomados como rehenes".

Fuentes policiales han asegurado se habrían escuchado varios disparos y habría varios heridos. En la operación policial han intervenido también las fuerzas de intervención rápida de la RAID.

AFP / Le Figaro / UNO
Roubaix, Francia/ Argentina
Martes 24 de noviembre de 2015.

Semanario satírico dedica su portada a los atentados

Paris.- El semanario satírico “Charlie Hebdo”, objeto de un ataque mortal perpetrado por un comando yihadista en enero pasado, regresa hoy a los quioscos con una portada dedicada a los atentados del viernes en París: “Ellos tienen armas. Que se jodan, nosotros tenemos champán”.

La portada, que firma la dibujante Coco, muestra a un hombre en actitud festiva, botella y copa de champán en mano, con el cuerpo repleto de agujeros de bala por donde escapa el vino espumoso, sobre fondo rojo.

El dibujo representa los ataques ocurridos el pasado viernes en lugares vinculados al ocio, como la sala de conciertos Bataclan, el Estadio de Francia y varios bares y restaurantes en los que perdieron la vida al menos 129 personas.

Blancos cercanos

Algunos de estos enclaves se hallan muy próximos a la sede de “Charlie Hebdo”, donde el pasado 7 de enero los hermanos Chérif y Saïd Kouachi asesinaron a 12 personas, entre ellos el entonces director de la publicación, Charb, y dibujantes emblemáticos de la revista, como Cabu o Wolinski.

“Imaginábamos que a los atentados de enero seguirían otros. Esperábamos, resignados, que nos cayera sobre la cabeza, como una espada de Damocles”, indica el dibujante y actual director de la publicación, Riss, en el editorial de la revista que hoy saldrá en papel.

El director de la publicación semanal llama a “no ceder, ni al miedo ni a la resignación. Es la única respuesta posible”.

El texto insta también a relanzar el debate sobre el Islam, convertido “desde hace veinte años en un campo de batalla donde los radicales quieren exterminar a los no creyentes y someter a la fuerza a los moderados”.

En una viñeta publicada en la página web de la revista, “Charlie Hebdo” muestra tres fantasmas ataviados con boina negra y barras de pan, en alusión al modo de vida francés bajo el titular: “Los franceses regresan a la vida normal”. En otra, publicada también en internet, aparece un terrorista suicida francés que cabría imaginarse como dandi, esbelto y elegante, contrapuesto al perfil de los autores de las matanzas recientes en París.

La publicación, que se distingue por sus críticas a los extremismos religiosos de todo tipo, fue blanco de los ataques terroristas por mostrar en sus portadas al profeta Mahoma.

Tras el atentado del pasado enero, “Charlie Hebdo” regresó a los quioscos con una portada en la que aparecía Mahoma llorando bajo un titular en el que podía leerse “Todo está perdonado”.

En la imagen, el profeta sujetaba un cartel que reproducía el eslogan que se popularizó tras esas acciones, “Yo soy Charlie”.

EFE
Paris, Francia
Miércoles 18 de noviembre de 2015.

Página 1 de 3

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter