Investigadores de la BUAP diseñan circuitos que consumen menos energía

Con la investigación “Internet y pueblos indígenas de la Sierra Norte de Puebla, México”, Óscar Ramos Mancilla, académico del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades Alfonso Vélez Pliego (ICSyH), de la BUAP, ganó el premio anual Cátedra Bi-Institucional “Gonzalo Aguirre Beltrán”, a la Mejor Tesis Doctoral en Antropología Social y Disciplinas Afines 2016, que otorgan el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) y la Universidad Veracruzana (UV).

En dicha investigación, con la cual obtuvo el grado de doctor en Estudios Avanzados en Antropología Social, por la Universidad de Barcelona, España, Ramos Mancilla plantea “la interacción temática de la indigenización de la modernidad con el de la localización de Internet, para explicar cómo jóvenes de esa región reelaboran su identidad étnica”.

La ceremonia tuvo lugar en el marco de la Cátedra 2017, que tuvo como invitada a la investigadora Lynn Stephen, de la Universidad de Oregón, y fue encabezada por la rectora de la UV, Sara Ladrón de Guevara, y los directores general y regional del CIESAS, Agustín Escobar Latapí y Saúl Horacio Moreno Andrade, respectivamente.

El galardonado, académico de la Maestría en Antropología Sociocultural del ICSyH, expresó: “Me siento contento con este premio porque pone en evidencia la necesidad de investigaciones y acercamientos hacia las tecnologías digitales, desde una perspectiva antropológica. En el caso de México, son pocos los trabajos que se hacen en este sentido, para comprender lo que está ocurriendo en las sociedades con distintas dinámicas entrecruzadas”.

El trabajo de Ramos Mancilla fue calificado como novedoso por el jurado.

Investigadores de la BUAP diseñan circuitos que consumen menos energía

Ante la tendencia de fabricar sistemas portables que consuman una menor cantidad de potencia eléctrica, investigadores de la Facultad de Ciencias de la Electrónica (FCE) diseñan circuitos integrados con el propósito de reducir el consumo de energía, comparados con otros sistemas en el mercado.

Un ejemplo de esta tendencia es el uso de funciones trigonométricas en sistemas de control. Los investigadores han diseñado un circuito integrado con una tecnología de 180 nanómetros, capaz de sintetizar operaciones trigonométricas de forma analógica; es decir, sin el uso de procesadores en dispositivos comerciales. Una aplicación directa está en poder reducir la energía en transceptores (circuitos de radio frecuencia) para sistemas de comunicaciones móviles.

Otra aplicación son los duplicadores de frecuencia. “Un duplicador convencional de frecuencia consume hasta un miliwatt de potencia, mientras que nuestro sistema podría realizar la misma operación hasta con 300 microwatts de energía; es decir, poco más de la cuarta parte”, indicó Víctor Rodolfo González Díaz, profesor investigador de la FCE.

Con la colaboración de Fermi Guerrero Castellanos, académico de la misma facultad, los investigadores desarrollaron este dispositivo que evita la conversión de los elementos analógicos a digitales, lo cual representa un costo alto en la medida del espacio del circuito, del número de circuitos lógicos que se necesitan y un mayor consumo de energía.

“Con el circuito que diseñamos, el tiempo en la propagación de las señales es menor, incluso del orden de millonésimas de segundos, dependiendo de la frecuencia a la que se ocupe el sistema, lo que evita en una gran proporción los retardos de la misma señal”, explicó.

Aunque ya existen circuitos que realizan funciones trigonométricas, estos trabajan con una gran cantidad de elementos analógicos o bien con procesadores que consumen muchos recursos.

Los planes a futuro para este proyecto son mejorar la robustez del circuito integrado y buscar una aplicación directa en los sistemas de control y de navegación vertical de vehículos aéreos no tripulados. El prototipo fue elaborado en el Laboratorio de Diseño y Caracterización de Circuitos y Sistemas de la FCE.

Este desarrollo, intitulado “Circuito Analógico Generador de la Función Trigonométrica Coseno”, cuenta con una solicitud de registro de patente ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, con el número MX/t/2016/000004.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Miércoles 11/10/2017.


Durante el último año, seis desarrollos tecnológicos realizados por investigadores de la Facultad de Ciencias de la Electrónica (FCE) de la BUAP obtuvieron su registro de patente ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), lo cual habla de la innovación y el trabajo académico de su comunidad, destacó el Rector Alfonso Esparza Ortiz durante el Segundo Informe de Labores de la directora, Luz del Carmen Gómez Pavón.

En sesión extraordinaria del Consejo de Unidad Académica, el rector Esparza sostuvo que desde su gestión se ha detonado esta labor científica, mediante el otorgamiento de equipos e infraestructura, como el Edificio Multilaboratorio 7 (EMA7), del cual se destinaron siete laboratorios –todos equipados- para los proyectos de la FCE, entre éstos el de Sistemas Automotrices, el único en el país con un auto híbrido.

Todo ello en beneficio de más de mil 200 estudiantes de las cuatro licenciaturas que la FCE imparte: Ingeniería en Mecatrónica, Ingeniería en Sistemas Automotrices, Ingeniería en Energías Renovables y Ciencias de la Electrónica, que encuentran en este inmueble mejores espacios para sus prácticas.

Asimismo, recordó la reciente entrega del Laboratorio de Innovación BUAP-Intel, para el desarrollo de tecnología con proyectos que generen valor agregado, como el llamado internet de las cosas. Este es el primero de una red de 12 laboratorios establecidos por el Centro de Diseño de Intel -en Guadalajara- en instituciones de educación superior del país.

En julio de 2016, esta comunidad recibió el dictamen positivo de la reacreditación de la Licenciatura en Mecatrónica. En este ámbito académico, los profesores actualizaron los programas educativos, al diseñarlos para un esquema semestral (antes cuatrimestral) y con base en competencias. Esparza Ortiz reconoció la dedicación en estos procesos: “Pasos muy importantes para ofrecer contenidos de calidad y pertinencia a los estudiantes”.

A su vez, la directora Gómez Pavón señaló que los logros alcanzados durante el último año en innovación, transferencia tecnológica y docencia son producto del esfuerzo sostenido entre todos los miembros de la facultad, quienes tienen la responsabilidad de egresar profesionales competentes en las licenciaturas que imparten, “tarea que nos ha posicionado como una de las facultades de electrónica más importantes del país”.

Durante el último año -informó- se incrementó la matrícula de la facultad y más de 180 estudiantes iniciaron su trámite de titulación, un tema que ha sido prioritario, pues se han buscado mecanismos para elevar este indicador, como cursos de inglés (para la acreditación del requisito del idioma) y de preparación para la prueba EGEL-CENEVAL, así como acciones de acompañamiento para evitar el abandono escolar: becas y el programa Lobomentores.

Asimismo, a nivel posgrado se ha asegurado una alta eficiencia terminal, lo que ha afianzado la permanencia de las maestrías en Ciencias de la Electrónica y en Ingeniería Electrónica, así como del Doctorado en Sistemas y Ambientes Educativos, en el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) de Conacyt.

Esparza Ortiz dialoga con los académicos de la FCE

Tras conocer los resultados de la gestión académica, investigación y vinculación social de los miembros de la Facultad de Ciencias de la Electrónica, durante el Segundo Informe de Labores de la directora Luz del Carmen Gómez Pavón, el rector Alfonso Esparza Ortiz escuchó las inquietudes de los docentes y planteó soluciones a sus demandas.

En este ejercicio de retroalimentación, que nutre de otra perspectiva a la administración central, el rector de la BUAP se comprometió a seguir facilitando herramientas tecnológicas, equipo y espacios para que los científicos y estudiantes realicen sus investigaciones y proyectos innovadores. Esto luego que algunos docentes manifestaron la necesidad de incrementar la infraestructura de la Universidad.

Con respecto a las condiciones laborales, el Rector destacó que se seguirán emitiendo convocatorias abiertas para que los aspirantes concursen por una plaza de nueva creación, definitividad o promoción. Sostuvo que mediante estos concursos por oposición se han entregado de forma transparente 35 nombramientos a personal de la FCE.

En este tema señaló que se modificarán los requerimientos, siempre en concordancia con la normativa institucional, para reconocer la experiencia de los docentes con destacada trayectoria en el sector industrial.  “Los programas de estudios requieren de ese conocimiento práctico que muchos profesores adquieren en su ejercicio profesional y que los actuales esquemas no consideran en los mecanismos de evaluación docente”, argumentó.

Asimismo, a fin de continuar expandiendo el alcance de sus proyectos e investigaciones en un contexto global, el rector Alfonso Esparza señaló que se apoyarán sus iniciativas mediante fondos que les permitan participar en estancias, congresos y otras actividades académicas en el extranjero, así como la agilización de los trámites necesarios para la concreción de convenios de colaboración con instituciones del mundo, pues la internacionalización es un eje fundamental del Plan de Desarrollo Institucional 2013-2017.

Finalmente, adelantó que se prevé que el próximo año sea complicado en términos financieros para muchas instituciones de educación, por lo que se etiquetará un presupuesto para el financiamiento de equipo y materiales de laboratorio, con el fin de asegurar las labores científicas de la BUAP, un tema central que la distingue.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Lunes 2 de julio de 2017.


La idea es mejorar la posición de las manos para evitar el Síndrome del Túnel Carpiano, así como facilitar y agilizar los procesos de escritura y llenado de información en un ordenador

José Luis Hernández Rebollar, un investigador de la Facultad de Ciencias de la Electrónica (FCE) de la BUAP, trabaja en el desarrollo de una interfaz híbrida que combina las funcionalidades del teclado y del ratón de la computadora en un mismo instrumento, con el fin de mejorar la ergonomía de las manos y la acción de escribir en el ordenador.

“El teclado común obliga al usuario a colocar sus manos en una postura antinatural, rígida, y esto a la larga puede provocar el Síndrome del Túnel Carpiano, que es cuando se inflama el nervio mediano de la muñeca, debido a la posición demasiado forzada de las manos”, explicó el académico de la FCE.

Para evitar esto se pensó en un teclado que tuviera la característica de estar separado en dos partes, para que de un lado estén las teclas que se utilizan con la mano izquierda (los números del 1 al 5 y las letras Q, W, E, R, T, etcétera) y del otro las de la mano derecha (del 6 al 9, junto con el cero y letras Y, U, I, O, P, entre otros símbolos).

“Esto permitiría que las muñecas de los usuarios puedan acomodarse de una manera natural, es decir, en un mejor ángulo con respecto al resto del brazo y que a su vez haya un menor esfuerzo sobre las manos al escribir”, detalló.

El investigador, quien es doctor en Ingeniería Eléctrica por la Universidad George Washington, en Estados Unidos, dio a conocer que la segunda característica de este instrumento es que debajo de una de las dos partes del teclado (ya sea, el lado derecho o izquierdo) se coloquen todos los circuitos necesarios para que funcione como un ratón, además de dos puertos usb que podrán conectarse a la computadora.

Esto quiere decir que esa parte del teclado servirá a la vez como cursor, sin perder sus propias cualidades para escribir, de modo que la persona ya no tendrá que despegar las manos del teclado para mover el ratón.

“Cuando alguien está llenando algún formato en línea tiene que brincar de un campo a otro para completar la información, por lo que debe de teclear, mover el ratón, volver a teclear y agarrar el ratón nuevamente hasta que complete los datos. Con la ayuda de la interfaz se eliminarían esos movimientos de mano y se agilizaría el proceso”, refirió.

En su opinión, el instrumento haría mucho más sencillo escribir y trabajar en programas como Excel, al formatear una celda con mayor rapidez, acceder a la barra de herramientas y seguir llenando la hoja, entre otras funciones, sin despegar las manos del teclado.

El académico comentó que la estructura del sistema es sencilla, pues se basa en los mismos componentes y circuitos de un teclado convencional y de un ratón de computadora, así como en protocolos comerciales que faciliten su uso.

El proyecto surgió hace casi dos años y hoy cuenta con una solicitud de registro de patente ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, con el número Mx/a/2015/008524 y el nombre de “Interfaz Teclado-Ratón para Computadora”.

José Luis Hernández Rebollar informó que este proyecto sigue en desarrollo. El siguiente paso es conocer el resultado de la revisión de forma y fondo de la solicitud de patente; luego someterlo a convocatorias y programas de estímulo a la innovación, con el fin de obtener recursos para fabricarlo.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Domingo 14 de mayo de 2017.


Integrantes del grupo de divulgación científica y tecnológica de la Facultad de Ciencias de la Electrónica (FCE), Hipercubo, diseñaron un piano con sensores ultrasónicos cuya función es permitir que niños con discapacidad visual comprendan el fenómeno físico de la onda y desarrollen su sentido auditivo mediante sonidos programados.

De acuerdo con Daniel Mocencahua Mora, investigador de la FCE, durante un taller de divulgación de la ciencia este instrumento fue aplicado en  menores con discapacidad visual. “Lo primero que hicimos fue explicarles el concepto de onda y frecuencia, junto con sus características. Luego, hicimos que acercaran sus manos a un ultrasonificador, el cual detectaba la proximidad de los objetos que tenían enfrente y con base en la distancia emitía una determinada frecuencia de sonido”, explicó.

Durante esta actividad se les pidió a los niños que alzaran sus manos a diferentes distancias del sensor y que brincaran para obtener una mayor intensidad de las frecuencias, todo ello para que entendieran de qué forma se emite una onda sonora.

Posteriormente, se colocó a los menores en una línea recta, con su torso dirigido hacia el piano, a cierta distancia de los sensores ultrasónicos, los cuales emitieron un determinado sonido al detectar los diferentes movimientos que realizaban.

El académico explicó que cuando algunos infantes daban un paso hacia adelante y otros hacia atrás, los sensores emitían una melodía diferente, en dos escalas de Do a Do, esto con el objetivo de tocar la canción de “Estrellita”.

“Durante las demostraciones se les pidió a los niños caminar junto a los sensores para que identificaran cómo cambiaban las notas musicales conforme seguían avanzando”, agregó.

El investigador, quien es doctor en Matemáticas por la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas de la BUAP, comentó que a través de este tipo de talleres se pretende llenar un vacío social con respecto a la enseñanza y divulgación de temas científicos a menores invidentes.

El piano nota por nota

El “piano humano”, como también lo llaman sus creadores, está conformado por 14 sensores ultrasónicos encargados de emitir una onda de sonido, con una frecuencia tan alta que resulta imperceptible al oído humano, la cual es recuperada por efecto de rebote.

Cuando alguno de los sensores detecta una presencia u objeto enfrente, a una distancia de entre 20 y 50 centímetros, se envía una señal a una placa de desarrollo basada en un microcontrolador (Arduino), que es el cerebro del sistema cuya función es emitir una nueva señal para que se reproduzca la nota musical, según el número del sensor que se activó.

El doctor Mocencahua Mora afirmó que el Arduino, además de designar la nota musical, determina a cuántos ciclos por segundo se reproduce (Hertz). En una etapa final se hicieron las configuraciones necesarias para asegurar que la salida del audio fuera la adecuada para emitir los sonidos del piano.

Mediante este tipo de instrumentos y su aplicación en niños con discapacidad visual, se busca inculcar la idea de que una limitación física no significa una limitación de vida, así como dar a conocer que en la BUAP se desarrollan tecnologías importantes y de alto impacto para beneficio de los diferentes grupos sociales.

El piano con sensores ultrasónicos es un ejemplo de la labor de divulgación científica de Hipercubo, grupo que en el 2016 cumplió 15 años de haberse formado y que gracias a su amplia trayectoria ganó la Presea Estatal de Ciencia y Tecnología “Luis Rivera Terrazas”.

En la creación de dicho instrumento participaron Alejandro Torija Méndez, José Jacob Ascencio Ortiz, Viridiana Ramírez Tendilla, César Alonso García Romo, Isidro Pale Córdoba, Mayra Gerónimo Cruz, Mariana Álvarez Chávez, Javier González Pérez y Salomón Junior Tobón León, estudiantes de la FCE e integrantes de Hipercubo.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Domingo 15 de enero de 2017.

 
Está conformado por cámaras web que actúan como sensores de visión capaces de identificar cualquier objeto
 
Investigadores de la Facultad de Ciencias de la Electrónica (FCE) de la BUAP diseñaron un sistema de visión artificial inteligente, útil para la industria al localizar y reconocer automáticamente componentes electrónicos, piezas y materiales en la fabricación de diferentes aparatos.

Jaime Cid Monjaraz, profesor investigador de la FCE, dio a conocer que dicho sistema está conformado por una serie de cámaras web que actúan como sensores de visión, capaces de identificar cualquier objeto que se desee, así como la función del mismo, gracias a que trabajan con un conjunto de algoritmos programados por ellos mismos, y que pueden ser procesados por una microcomputadora.

De este modo es posible ubicar algún elemento dentro de una habitación o espacio específico, de forma automática y en cuestión de segundos, a través de la implementación de patrones de reconocimiento de ciertas características que son captadas por la cámara y reproducidas en un plano de imágenes en dos dimensiones.

“Este procedimiento lo llevamos a cabo en el reconocimiento de diferentes tarjetas electrónicas y el sistema identificó el modelo de cada una, así como todos los componentes que la conformaban”, comentó.

Actualmente, el equipo de investigación trabaja en la adaptación de este sistema de visión inteligente, tanto en un brazo robótico como en una banda transportadora. “Esto permitirá que las cámaras verifiquen que las tarjetas electrónicas que pasen por la banda estén completas, así como reportar a la persona encargada de la producción sobre los casos en los que les haga falta algún aditamento, como un transistor, un chip, un led, etcétera”.

Cid Monjaraz señaló que estas funciones posibilitan un mayor control en los sistemas de calidad de los diferentes tipos de industrias y empresas, al asegurar que los productos y aparatos que se producen cuenten con todos los elementos necesarios una vez que han sido fabricados y con ello evitar algún error que haya pasado por alto el ojo humano.

“Además, los algoritmos que introducimos en el sistema pueden ser de gran utilidad en diferentes áreas de trabajo, como por ejemplo en el reconocimiento de señales de emergencia en las fábricas, la identificación de libros en una tienda, el rastreo de objetos perdidos, la supervisión del llenado de botellas y otras actividades que requieran de una evaluación minuciosa”, recalcó.

Para llevar a cabo esta función, lo primero es almacenar una serie de fotos e imágenes de las cosas que se desean reconocer con la cámara, para que al momento de que ésta realice la búsqueda reconozca los patrones y características de los objetos en la base de datos y establezca una relación.

Esto quiere decir que, si una persona que se encuentra en una habitación, taller o laboratorio necesita encontrar una memoria, tornillo o tarjeta, podrá buscarlo de forma sencilla y eficaz sólo con introducir las características del objeto en el sistema, el cual escaneará el lugar, por medio de las cámaras, hasta encontrar lo que se busca, sin importar la posición del objeto.

Cid Monjaraz, doctor en Ingeniería Mecatrónica, enfatizó que toda la transferencia de información de las cámaras hacia el sistema es por medio de una red inalámbrica y que la captura de imágenes se lleva a cabo en tiempo real.

En este proyecto también participa el doctor Fernando Reyes Cortés, profesor investigador de la FCE. Cuenta con dos registros de solicitud de patente ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, una con el nombre de “Sistema de Control de Movimiento para un Robot de Transmisión Directa Mediante Retroalimentación Visual”, número MX/E/2015/053144; y la otra, “Sistema para Automatización de Banda Transportadora con Retroalimentación Visual”, número MX/E/2015/053086.

De igual forma, tiene dos solicitudes de registro de patente ante el Internacional Patent System del World Intellectual Property Organization (WIPO), con los títulos “Motion Control System for a Direct Drive Robot Through Visual Servoing” y “System for Conveyor belt Automation with Visual Servoing”, respectivamente.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Viernes 23 de septiembre de 2016.


La tecnología es cien por ciento mexicana, lo cual representa un alto potencial de desarrollo y competitividad

BUAP. 4 de septiembre de 2016.- Ante la necesidad de generar fuentes reguladas de voltaje que eviten la pérdida de energía en forma de calor, al momento de llevar a cabo diversos procesos como la electrólisis, un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias de la Electrónica (FCE) diseñó un circuito de alta eficiencia que permite contrarrestar dicha situación, así como operar los transistores en condición de circuito abierto, o bien, corto circuito.

Guillermo Pérez Luna, profesor investigador de esta unidad académica, explicó que el dispositivo tiene la capacidad de realizar las funciones de rectificación y regulación de los voltajes, para trabajar con pequeñas o altas corrientes de energía eléctrica.

 El académico, quien es doctor en Ingeniería por la Universidad Nacional Autónoma de México, precisó que las amplias pérdidas de energía en forma de calor, provocadas por la conversión de voltaje alterno en voltaje de corriente directa, afectan de forma directa los costos de operación y generan más fallas en los circuitos de la fuente de energía.

Por ello, el sistema representa una alternativa para la fabricación de fuentes de alimentación, con un circuito sencillo que brinda la posibilidad de obtener altos voltajes en forma regulada.

 Indicó que el funcionamiento del sistema consiste en efectuar una descarga de un capacitor con alto almacenamiento de energía, sobre otro con menor energía. La descarga frecuente y rápida está controlada por un comparador en el que se introducen las señales de referencia y la magnitud del voltaje en la carga. El acoplamiento de señales se realiza de forma óptica para evitar un posible daño al circuito del control, el cual está constituido por el circuito comparador.       

“Las descargas que se obtienen pueden llegar hasta los 100 amperes, por lo cual es necesario el uso de dispositivos eléctricos, conocidos como conmutadores, que puedan soportar estas altas magnitudes de voltaje y de corriente instantáneamente, es decir, durante los periodos de carga y descarga”, explicó.

Tras precisar que las amplias pérdidas de energía en forma de calor provocadas por la conversión de voltaje alterno en voltaje de corriente directa, afectan costos de operación y generan mayor factibilidad de falla en los circuitos de la fuente de energía, señaló:

 “Nuestro diseño tiene la ventaja de ser adaptable a fuentes de voltaje de pequeña magnitud y alta corriente, así como fuentes de voltaje de mayor amplitud y baja corriente. Además, tiene la particularidad de ser un dispositivo económico que puede ser utilizado para el manejo de motores de corriente directa en los seguidores solares, o bien para optimizar la cantidad de energía que se produce en un panel fotovoltaico”.

Otra característica es que el diseño cuenta con tecnología cien por ciento mexicana, lo cual presenta un alto potencial de desarrollo tecnológico y competitivo en el mercado internacional.  

Pérez Luna detalló que el sistema permite pasar de un voltaje de 200 volts de corriente alterna a uno de 200 volts de corriente directa; se efectúa la rectificación correspondiente y se pueda disponer de una fuente de alto voltaje no regulada, de la cual es posible sustraer energía para pasarla a una etapa posterior, en la que se obtendrá el voltaje regulado donde se implementa el mecanismo de descarga de capacitor a capacitor.

Afirmó que una vez hecho el procedimiento anterior, es necesario establecer el voltaje de referencia que se desea, como voltaje de salida, y por otra parte el voltaje real que se tiene en el capacitor. “En paralelo con este último se va a conectar la carga, es decir, el elemento sobre el cual se va a trabajar para obtener el voltaje y la corriente correspondiente”.

El investigador comentó que una vez que se han establecido los voltajes reales y de referencia, se lleva a cabo una comparación de los mismos a partir de un control de encendido y apagado, que se puede conmutar a velocidades muy altas, lo que significa que el circuito es capaz de generar pulsos que tengan periodos de hasta un microsegundo.

Gracias a su efectividad, buen funcionamiento, aplicaciones y capacidades técnicas, este sistema cuenta con un registro de solicitud de patente ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, con el nombre “Circuito Integrado de Fuente Regulada” y el número MX/E/2016/037559.

El doctor Guillermo Pérez Luna dio a conocer que se prevé implementar un sistema digital programado, que pueda definir y controlar tanto el voltaje como la corriente, a través de un teclado integrado.

En este trabajo también participan Ignacio Carmona Gutiérrez, Héctor de la Cruz Ramos y Salvador Alcántara Iniesta, investigadores del Centro de Investigaciones en Dispositivos Semiconductores, del Instituto de Ciencias de la BUAP.

Puebl@Media
Puebla, México
Domingo 4 de septiembre de 2016.


Será sede de la Séptima Conferencia Internacional de Supercómputo en México (ISUM) 2016


Con el objetivo de incentivar el desarrollo de tecnologías de alto impacto en la región, la BUAP será sede de la Séptima Conferencia Internacional de Supercómputo en México (ISUM) 2016: un foro en el que confluyen los mejores especialistas del mundo, para intercambiar experiencias, conocimientos e investigaciones relacionadas con el uso del cómputo de alto rendimiento.

Al poseer una de las mejores computadoras del mundo: el Laboratorio Nacional de Supercómputo del Sureste Mexicano (LNS) y contar con investigadores de prestigio, la BUAP fungirá un papel importante en la reflexión sobre el trabajo que se realiza en el ámbito de investigación con el uso del supercómputo o High Performance Computing (HPC), las tendencias tecnológicas y aplicaciones científicas que sirven de apoyo en la generación y puesta en marcha del conocimiento en diversas áreas, incluyendo la industria.

Del 11 al 15 de abril, en el ISUM 2016 participarán destacados especialistas en el tema, como Amit Majumdar, director de Division of the Data Enabled Scientific Computing (DESC); Mateo Valero, del Centro de Supercómputo de Barcelona, el más grande de Europa; William Thigpen, de la NASA Advanced Supercomputing Division; y Genoveva Vargas, directora de Franco-Mexican Laboratory of Informatics and Automatic Control.

César Díaz Torrejón, director Adjunto de Innovación, de la Dirección General de Cómputo y Tecnologías de la Información y Comunicaciones (DCyTIC) de la BUAP, destacó que esta jornada es la única en México en abordar un tema relevante para el desarrollo tanto industrial como científico; habló de su prestigio, el cual se traduce en el interés de diversas empresas de tecnologías especializadas para respaldar dichas actividades.

En esta ocasión, la BUAP contará con la visita de Panagiotis Tsarchopoulos, responsable de proyectos de investigación sobre supercómputo de la Comisión Europea, para poder establecer esfuerzos transnacionales entre México, América Latina y el viejo continente, con el objetivo de incentivar el desarrollo de este tipo de tecnologías en la región, informó.

Junto con la BUAP, en la organización de este foro participan la Red Mexicana de Supercómputo, el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica, la Universidad de las Américas y la Universidad Popular Autónoma de Puebla. Las actividades de la semana incluirán conferencias, publicación de carteles, talleres, exposiciones tecnológicas y mesas de trabajo.

Además, habrá una plataforma para el intercambio del conocimiento en el área y dar continuidad a los trabajos de colaboración interinstitucional con herramientas de cómputo de primer mundo.

Instituto de Física de la BUAP, unidad académica de vanguardia

•    Juan Francisco Rivas Silva rindió su Tercer Informe de Labores

Con programas de posgrado consolidados, uno de ellos con reconocimiento internacional; una sólida planta docente integrada por 40 académicos, 95.12 por ciento miembros del Sistema Nacional de Investigadores (SNI); un aumento en el ingreso de estudiantes extranjeros y un importante número de proyectos financiados, el Instituto de Física “Ing. Luis Rivera Terrazas” de la BUAP (IFUAP) es una unidad académica de vanguardia, aseveró Ygnacio Martínez Laguna, titular de la Vicerrectoría de Investigación y Estudios de Posgrado (VIEP).

Tras escuchar el Tercer Informe de Labores de Juan Francisco Rivas Silva, al frente de esta unidad académica, Martínez Laguna destacó que la vinculación del IFUAP en proyectos bilaterales con la comunidad europea, Taiwán, India y la Universidad de Stanford, en California, Estados Unidos; así como una elevada producción científica, son indicadores que revelan la generación y transferencia del conocimiento.

En representación del Rector Alfonso Esparza Ortiz, el titular de la VIEP enfatizó en la atención de nuevos espacios de investigación para este instituto, ya que “nuestra aspiración es que la ciencia genere respuestas viables y efectivas para que la población disponga de mejores condiciones de vida, para lograr la sustentabilidad en el uso de los recursos, aprovechar de mejor manera la riqueza natural y generar conocimientos que garanticen el bienestar de las futuras generaciones. El IFUAP trabaja en este sentido, honrando el nombre del ingeniero Luis Rivera Terrazas, un gran impulsor de la ciencia, al servicio de la sociedad”.

En su informe, Juan Francisco Rivas Silva notificó que en 2015 se tuvieron dos solicitudes de registro de patentes. El trabajo científico estuvo integrado por cinco proyectos bilaterales internacionales con la comunidad europea, Taiwán, India, la Universidad Stanford y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos.

Se firmaron convenios nacionales e internacionales, entre ellos con el Centro Internacional de Física Teórica de Trieste, en Italia; la Universidad Estatal de San Petersburgo, en Rusia; el MIT, Universidad Stanford y el Laboratorio Nacional de Brookhaven, en Estados Unidos; la Agencia Espacial Mexicana, UNAM e Instituto Politécnico Nacional (IPN).

De igual manera, Rivas Silva exaltó las fortalezas del instituto con cuatro planes de estudio reconocidos en el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) del Conacyt, uno con reconocimiento internacional. Seis cuerpos académicos, cinco de ellos Consolidados y uno en Consolidación, en los que participan 40 investigadores, más del 50 por ciento nivel II y III del SNI. Del total de la planta docente, 31 profesores tienen perfil deseable Prodep y 39 pertenecen al Padrón de Investigadores de la VIEP.

En cuanto a publicaciones se tuvieron 53 artículos indizados, un libro publicado, dos capítulos de libro, la edición número dos de la revista estudiantil de divulgación a cargo del IFUAP, una revista virtual, 12 artículos en prensa y el mismo número de trabajos enviados. Con ello, se tiene un promedio de 1.4 artículos por investigador al año.

También existe una mejora de los indicadores de retención, eficiencia terminal y titulación. Impulso de la movilidad estudiantil, cursos de capacitación, realización de estancias de investigación, incremento del acervo bibliográfico e incorporación de nuevos equipos de investigación, por mencionar algunas acciones.

BUAP apoya a estudiantes que participarán en desafío tecnológico F1 in Schools

La BUAP, a través de la Facultad de Ciencias de la Electrónica (FCE), apoyó a los estudiantes de los bachilleratos del estado de Puebla que participarán en el Desafío Tecnológico F1 in Schools, mediante el proceso de maquinado e impresión de los prototipos de automóviles que se utilizarán en dicha competencia.

Durante una semana, los alumnos de nivel medio superior acudieron a las instalaciones de esa unidad académica, donde recibieron asesoría sobre el modelaje de sus prototipos para ser procesados en un software especializado y, finalmente, pasar al proceso de manufactura.

Emilio Miguel Soto García, coordinador del Departamento de Educación Continua de la FCE, destacó que produjeron diez modelos de automóviles a escala, diseñados a partir de un material liviano de baja intensidad, similar al poliuretano, que fue proporcionado a cada escudería por F1 in Schools.

Asimismo, destacó que a lo largo de esta etapa los estudiantes tuvieron el apoyo del maestro René Pacheco Luna, coordinador del Laboratorio de Mecatrónica de la FCE, quien fue el encargado de orientar a los jóvenes y de llevar a cabo el proceso de sujeción y manufactura de los modelos con la ayuda de un centro de maquinado vertical.

La directora de la FCE, Luz del Carmen Gómez Pavón, hizo entrega de los modelos fabricados a cada una de las escuderías que participaron en este proceso. Para la BUAP, dijo, es importante contribuir en programas como el Desafío Tecnológico F1 in Schools, que motivan a los estudiantes de nivel medio superior a interesarse por el estudio de las ingenierías.

La competencia estatal de este desafío se realizará el 22 de abril, en la Universidad Tecnológica de Puebla. Los equipos que logren calificar continuarán en la fase nacional, que se desarrollará en julio próximo.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Martes 5 de abril de 2016.

De ser un proyecto estudiantil, su prototipo hoy se encuentra en vías de ser patentado ante el IMPI

En la Feria de Proyectos 2012, de la Facultad de Ciencias de la Electrónica (FCE), fue uno de los estudiantes premiados. Más tarde, con la asesoría del doctor Sergio Vergara Limón, investigador de esa unidad académica, mejoró su diseño. En 2014, su proyecto estudiantil fue elevado al rango de solicitud de registro de patente ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), con el número MX/a/2013/011502 y el nombre “Sistema de recolección para uso en aguas grises”. Su autor: Ángel David Barranco Vergara, alumno del octavo cuatrimestre de la Licenciatura en Electrónica de la BUAP.

 La idea nació de un hecho doméstico pero trascendente: una familia de cuatro personas gasta entre 20 y 25 metros cúbicos de agua al mes, en promedio; una importante cantidad de tal consumo es desperdiciada al pasar de la llave al drenaje.

 Para solucionarlo, Ángel David Barranco Vergara, estudiante del octavo cuatrimestre de la FCE de la BUAP, diseñó un método que permite reutilizar las aguas grises para uso doméstico y disminuir hasta en 50 por ciento el consumo de este recurso: el “Sistema Ahorrador de Agua Potable”, por el cual se reciclan el agua que se utiliza en lavabos, lavadora y regadera, así como de lluvia.

“Dejar abierta una llave durante un minuto representa un desperdicio de siete litros, la gente normalmente espera este tiempo para que se caliente el agua al momento de bañarse, o mientras se lava los dientes. Además, una lavadora utiliza en promedio 40 litros por carga, dependiendo del tamaño, pero el agua de la última enjuagada, casi limpia y con poco detergente, se va directo al caño sin aprovechar al máximo su uso”, explicó.

 El sistema consiste en adaptar una nueva tubería sencilla en la casa, para capturar el agua de lluvia, así como conectar el lavamanos del baño, la regadera y la lavadora a un tinaco o cisterna alterna, dependiendo del tamaño de la vivienda, que a su vez está conectado con el inodoro y con alguna llave externa localizada en el patio o jardín.

El agua corre por las tuberías hasta llegar a unos filtros y posteriormente es almacenada dentro del depósito, esto permite tener una reserva de agua reciclada que puede ser utilizada para uso doméstico, como lavar el coche, el patio, regar el jardín o utilizar el inodoro, lo que representa un ahorro  aproximado de entre dos y tres metros cúbicos de agua a la semana. Para que este ahorro se vea reflejado en su totalidad es indispensable que la casa cuente con un inodoro ahorrador, es decir que no gaste más de tres litros de agua para fluidos y seis litros para sólidos.

Prototipo y registro de patente

La idea de crear este sistema surgió a raíz de un proyecto que tenía que presentar en dos de sus materias, así como de la necesidad de crear nuevos métodos de ahorro de agua para uso doméstico. Si bien él es el autor del proyecto, relató que fue de gran valía la ayuda de sus compañeros de la carrera, para ser presentado en la Feria de Proyectos 2012 de la Facultad de Ciencias de la Electrónica.  

Este primer prototipo consistió en dos pequeños contenedores, unidos por unas llaves, que simulaban el tinaco y la caja de baño del inodoro, en uno de ellos se colocó la regleta con los sensores que estaba conectada al tablero electrónico y el agua subía gracias a una pequeña bomba instalada.

Gracias a la asesoría del doctor Sergio Vergara Limón, profesor investigador de la FCE de la BUAP, la idea fue mejorada al añadirle un proceso de recolección de agua de lluvia. De este modo, en  2014 se tramitó la solicitud de registro de patente ante el IMPI, con el número MX/a/2013/011502,  con el nombre “Sistema de recolección para uso en aguas grises”.

Sistema de filtración

Las aguas grises se reciclan mediante un proceso sencillo de filtrado que se encarga de eliminar los sólidos, malos olores, bacterias y jabón. El uso de jabones y químicos de limpieza biodegradables ayuda a que el sistema de filtración sea más eficiente,  pues al no contener sosa, amoniaco, solventes de grasa, las aguas están libres de sustancias nocivas para el medio ambiente.

El sistema está compuesto por dos filtros autosuficientes de fácil limpieza, uno para aguas pluviales y otro para aguas grises, los cuales están armados con un tubo de PVC de seis pulgadas, reductores de una pulgada o de tres cuartos, mallas, arena, carbón activado y cápsulas porosas de cerámica.

El agua de lluvia debe ser filtrada, ya que si sólo se almacena se descompone y genera hongos debido a todas las bacterias contenidas en el medio ambiente, explicó su autor. Posteriormente se almacena dentro del depósito, que puede ser menor de 80 litros si se coloca en el baño y no mayor de 200 litros si está en la azotea, donde gracias a unas pastillas de cloro contenidas en su interior concluye el proceso de eliminación de bacterias.

Barranco Vergara explicó que este sistema ahorrador de agua es automático, ya que cuenta con unos sensores eléctricos establecidos en el tinaco que indican la cantidad de agua que se está almacenando y que se encarga de controlar las electroválvulas, para depositar el agua reciclada cada vez que se necesita.

“Los sensores son pequeños clavos puestos sobre una regleta adherida al contenedor, separados por medio centímetro en posición horizontal, los cuales al ser mojados por el agua jabonosa producen un pequeño corto circuito que es registrado en un tablero electrónico”.  Este tablero, agregó, permite hacer el cálculo de la cantidad de agua que se consume y del ahorro total por mes. Asimismo, controla las válvulas eléctricas para el paso de agua reciclada o potable.

Ángel David Barranco Vergara experimenta gran satisfacción por este logro. Sobre todo, porque –dice- “es necesario que exista una conciencia sobre el uso del agua, porque si no la ahorramos se acabará en muy poco tiempo y generará un problema mundial; es por eso que me siento muy satisfecho de contribuir a reducir este problema”.

Puebl@Media
Ciudad de Puebla
Martes 24 de marzo de 2015.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Información reciente

Síguenos en Twitter