El número de muertes tras la explosión de un ducto en Tlahuelilpan, Hidalgo, se elevó a 125, mientras que 22 personas continúan hospitalizadas en la Ciudad de México, Estado de México e Hidalgo y tres menores de edad fueron trasladados a Galveston, Texas.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) informó que uno de los heridos que atendía en el Hospital Magdalena de las Salinas falleció ayer sábado a las 22:30 horas.

Con estas muertes, el Seguro Social sigue brindando atención a cuatro personas que resultaron con lesiones tras la explosión del ducto en el municipio de Hidalgo, la cual ocurrió el pasado 18 de enero.

El pasado martes la secretaría de salud anunció que la fase de emergencia sanitaria por la explosión en el municipio de Tlahuelilpan concluyó para pasar a una etapa de asistencia con lo que garantizó la atención médica a las personas hospitalizadas.

El Universal
Ciudad de México
Domimingo 3 de febrero de 2019.


El IMSS reportó el fallecimiento de cuatro personas internadas por explosión de Tlahuelilpan, con lo que suman 100 los muertos.


El IMSS informó que en las últimas horas fallecieron cuatro de los lesionados en la explosión de un ducto en Tlahuelilpan, Hidalgo, con lo que el número de decesos aumentó a 100.

En un comunicado, detalló que un paciente murió a las 23:15 horas de este miércoles, y a las 3:42, 7:00 y 7:45 horas del jueves, otros tres.

Las víctimas eran atendidas en el Hospital de Lomas Verdes del Seguro Social, ubicado en el Estado de México.

Uno de los fallecidos había sido trasladado ayer del Hospital Regional de Tultitlán del ISSSTE.

Con estos decesos, en el Hospital de Lomas Verdes permanece sólo una persona en atención médica.

En tanto, en el Hospital Magdalena de las Salinas son atendidas nueve personas, y una más en el Hospital de Tepeji del Río, en Hidalgo.

En total, el Seguro Social continúa brindando atención médica a 11 personas afectadas por la explosión.

Reforma
Ciudad de México
Jueves 24 de enero 2019.


Puebla.- Una explosión se registró en un predio que almacenaba bidones llenos de diésel presuntamente robado, en el municipio de los Reyes de Juárez, Puebla.

Vecinos de la Junta Auxiliar Santiago Acozac reportaron que una columna de humo negro salía de un inmueble ubicado sobre la Calle Independencia. Elementos del Cuerpo de Bomberos del Municipio de Acatzingo se movilizaron para extinguir las llamas que alcanzaron los dos metros de altura.

Personal de Protección Civil Estatal realizó las primeras investigaciones en el lugar, donde no se reportaron personas lesionadas. Tras realizar la remoción de escombros, indicaron que había bidones con diesel presuntamente ilegal.

Reforma
Puebla, México
Jueves 08 Febrero 2018.


La detonación de un polvorín en el municipio de San Juan Xiutetelco, Puebla dejó un saldo preliminar de cuatro heridos, entre ellos el regidor de Gobernación Pedro Murrieta Luna, quien además es dueño del lugar.

La Dirección General de Protección Civil del estado de Puebla explicó en su cuenta de Twitter que la tragedia ocurrió al mediodía “por mal manejo de material explosivo” y que el polvorín está registrado ante la Secretaría de la Defensa Nacional.

También dio a conocer que los lesionados fueron trasladados vía aérea al Hospital de Traumatología Rafael Moreno Valle.

De acuerdo con medios locales, además de Murrieta Luna, quien tiene quemaduras en 90% de su cuerpo, también resultaron heridos Carlos Marcial Hilario, de 25 años y con quemaduras de segundo y tercer grado, quien es el más grave; Pedro Hernández Herrera, de 29 años, y Alexis Sánchez Hernández, de 26 años.

El pasado 18 de diciembre, la explosión de un polvorín en Tultepec, Estado de México, dejó como saldo un muerto, y el 5 de diciembre, en el también municipio mexiquense de Jilotepec, la detonación de otro lugar donde se produce pirotecnia mató a cuatro personas y lesionó a cinco más.

Proceso
Ciudad de México
Miércoles 20 diciembre 2017.


Cientos de personas del pueblo de San Isidro despidieron con música de Juan Gabriel los restos de las 14 víctimas de la explosión de una casa utilizada como almacén de pirotecnia

El pequeño pueblo de San Isidro despidió con música de Juan Gabriel los restos de 14 de sus vecinos que murieron la noche del lunes en la explosión de una casa del mayordomo que también era utilizada como almacén de pirotecnia.

Las calles polvorientas de la comunidad, la iglesia, escuela y los restos de la casa siniestrada, vieron por ultima vez a los once niños y cuatro adultos que fueron reventados por la pirotecnia reservada para festejar al santo patrono el próximo 15 de mayo.

Bajo la mirada de un par de sobrevivientes, con estragos en su rostro y cuerpo por la onda expansiva, los féretros de las víctimas fueron despedidos religiosamente en la iglesia de la localidad, pero siete de los once niños muertos, también le dijeron adiós a su escuela.

"Tú eres la tristeza ay de mis ojos / que lloran en silencio por tu amor / me miro en el espejo y veo mi rostro / el tiempo que he sufrido por tu adiós", se escuchaba al mariachi.

Cientos de personas, algunos calculaban en mil, acompañaron a las víctimas por todo su peregrinar que incluyó la casa donde explotó todo y abrió la puertas de la muerte.

Pobladores de comunidades cercanas, bajaron de los cerros para acompañar a sus vecinos y, de paso, formar parte de la histórica tragedia que enlutó a esta región poblana.

Durante la noche del lunes, en la comunidad de San Isidro docenas de sus habitantes se trasladaban el santo patrono de la casa del mayordomo de las festividades del año anterior a la casa del nuevo anfitrión, cuando un cohetón fue a parar a un almacén de pirotecnia.

La explosión sobrevino y destruyó en su totalidad la vivienda donde se congregaban los fieles católicos del pequeño pueblo de calles de tierra, lo que dejó en el lugar nueve personas fallecidas y cinco más murieron en hospitales cercanos (cuatro en el hospital de Quimixtlán y uno más en el nosocomio de Guadalupe Victoria).

Los pobladores, quienes realizaban los preparativos para la fiesta patronal del 15 de mayo, trasladaron a los heridos en camionetas a distintos hospitales de la zona; en tanto las autoridades estatales enviaron apoyo.

Dos de los once niños fallecidos pertenecían al grupo de Danzantes de los Negritos, un baile tradicional que representa la matanza de una víbora, y por eso 20 de sus compañeros decidieron danzar en el pueblo y así recordarlos y rendirles tributo.

Los llantos jamas pararon, porque aunque digan que los mexicanos nos reírnos de la muerte, en realidad se le llora y mucho; y mas cuando las víctimas inaugurarán el panteón del pueblo, cuyas autoridades solo así autorizaron en las faldas de una montaña.

El Universal
Corresponsalías
San Isidro, Chilchotla, Pue.
Miércoles 10 de mayo de 2017.


Se contabilizan hasta ahora 12 muertos y 30 heridos, muchos de ellos con quemaduras de segundo y tercer grado

El gobierno de Puebla confirmó a través de un comunicado que 12 personas fallecieron y 30 más resultaron heridas debido a una explosión registrada en un almacén de pirotecnia en el municipio de Chilchotla, donde se celebraba al santo patrono.

La Dirección General de Protección Civil Estatal informó que la explosión había dejado nueve muertos, aunque de acuerdo con fuentes policiales sumarían 12 los fallecidos, ya que tres personas murieron en nosocomios; entre las personas que perdieron la vida cinco son menores de edad.

La dependencia estatal detalló que este lunes alrededor de las 21:30 horas se registró una explosión en un depósito de fuegos pirotécnicos, en la comunidad de San Isidro.

El incidente sucedió en el marco de los preparativos de la fiesta parroquial de la comunidad, y al parecer una chispa alcanzó el cuarto donde se almacenaba el material pirotécnico ubicado detrás de la iglesia, provocando la conflagración.

"Gracias al trabajo coordinado entre los grupos de auxilio de la entidad, los lesionados fueron trasladados a los hospitales de Guadalupe Victoria y Quimixtlán donde ya son atendidos", detalló.

Y se explicó que se trabaja en conjunto con las autoridades municipales, la coordinación regional de Protección Civil y voluntarios en las tareas de atención a los heridos.

"En el lugar se encuentran el Director de Protección Civil, el Director General de Gobierno y autoridades competentes de Secretaría de la Defensa Nacional y de la Procuraduría General de la República".

Explota depósito de pirotecnia en Chilchotla, Puebla

El gobierno del estado de Puebla reportó el fallecimiento de cinco niños y siete adultos por la explosión de pirotecnia en San isidro, Chilchotla, Puebla.

A través de la cuenta de Twitter de la Secretaría General de Gobierno @SGGPuebla señaló: “Reportamos el fallecimiento de 5 niños y 7 adultos debido a un accidente ocasionado por manejo de pirotécnica en #Chilchotla”.

En un comunicado, la SSG señaló que de acuerdo con información corroborada por el presidente municipal de Chilchotla, Valentín Medel Hernández, se confirma la muerte de 12 personas luego de la explosión en esa comunidad.

Agregó que en el marco de los preparativos de la fiesta parroquial a celebrarse el próximo 15 de mayo, un grupo de personas convivía en la casa donde se almacenaba el material pirotécnico a usarse en los festejos.

Un cohete lanzado por las personas que se encontraban en el exterior, cayó justo en el material pirotécnico provocando la explosión que derribó la construcción, resultando nueve decesos en el sitio.

Tres persona más fallecieron al ser atendidas en los hospitales de Guadalupe Victoria y Quimixtlán. Hasta el momento se contabilizan 12 personas fallecidas, de las cuales cinco son menores de edad, y más de 30 lesionadas.

Al hospital General del Municipio de Guadalupe Victoria llegaron los primeros lesionados de los cuales ya se reportan 12 personas fallecidas. Los servicios de emergencia siguen llegando a la zona para atender a los lesionados entre los que se encuentran niños y personas de la tercera edad.

Antes, en su cuenta de Twitter, @TonyGali, el gobernador del estado de Puebla, Antonio Gali Fayad, dio a conocer el fallecimiento de varias personas así como de varios heridos debido a una explosión accidental de pirotecnia en San Isidro, Chilchotla.

El mandatario estatal señaló poco después de la medianoche: “Lamento el fallecimiento de personas por la explosión accidental durante los preparativos de la fiesta patronal de San Isidro, Chilchotla”.

En un segundo tuit anunció: “He instruido a @PC_Estatal y @Salud_Puebla para atender heridos y otorgar todo el apoyo necesario a la población de San Isidro, Chilchotla”.

Versión oficial

La Dirección General de Protección Civil Estatal (DGPCE), dependiente de la Secretaría General de Gobierno (SGG) informa que este lunes alrededor de las 21:30 horas se registró una explosión en un depósito de fuegos pirotécnicos, en la comunidad de San Isidro, municipio de Chilchotla.

El incidente sucedió en el marco de los preparativos de la fiesta parroquial de la comunidad, y al parecer una chispa alcanzó el cuarto donde se almacenaba el material pirotécnico ubicado detrás de la iglesia, provocando la conflagración.

Gracias al trabajo coordinado entre los grupos de auxilio de la entidad, los lesionados fueron trasladados a los hospitales de Guadalupe Victoria y Quimixtlán donde ya son atendidos.

La SGG a través de la delegación de gobierno trabaja en coordinación con las autoridades municipales, la coordinación regional de Protección Civil y voluntarios en las tareas de atención a los heridos.

En el lugar se encuentran el Director de Protección Civil, el Director General de Gobierno y autoridades competentes de Secretaría de la Defensa Nacional y de la Procuraduría General de la República.

El Universal / Milenio
Edgar Ávila / Corresponsal
Chilchotla, Puebla, México.
Martes 9 de mayo de 2017.


El servicio forense de Tlanepantla recibe a los familiares de los que murieron en las explosiones de Tultepec. Esta es la historia del último día de un tío y su sobrino

Sentada frente a la puerta de la morgue, Bernardina Alvarado acuna a su nieta. Le da un jugo, le rasca la frente con su barbilla. Le dice, “no llores”. La niña se llama Dulce y tiene un año y siete meses. Parece cansada, como su abuela. Están tapadas con una manta de Winnie The Pooh. Junto a ellas hay una bolsa con pañales y un par de refrescos. “Entramos al baño”, recuerda, “eso nos hizo tener más tiempo. Nos retrasó”. Se refiere a lo que pasó el martes, a las explosiones. La niña llora y Bernardina dice que tiene miedo: “No le gusta que la gente se acerque”. Bernardina dice también que Dulce está lastimada. “Se le quemaron las pompis”.

En total eran ocho. Iban Bernardina, su hija Angélica, las hijas de esta, Dulce y Susuki. Otro nieto de Bernardina, Nico Peralta –Bernardina le llama así, “Nico Peralta”–, el marido de Angélica, Israel. Luego también la hermana de Bernardina, Claudia y su propio nieto.

Salieron de casa como a mediodía. Llegaron al mercado de cohetes de Tultepec una hora más tarde. Aparcaron su camioneta en el estacionamiento. Claudia, que acaba de llegar, menciona que había ido a Tultepec, sí, pero a las casas, no al mercado. La gente vende cohetes en sus propias casas, no siempre en el mercado. Así es la cuna de la pirotecnia en México.

El martes fueron porque Israel quería comprar luces de bengala. El próximo 26 de diciembre, o el 28, Bernardina no recuerda, patrocinaba una fiesta en su pueblo, Huajuapan de León, en Oaxaca. Era el padrino. El que organiza. El que compra los cohetes.

Llegaron y se distribuyeron así: Bernardina iba con su hija y sus dos nietas. Su hermana Claudia iba con su nieto. Su yerno, Israel, iba con Nico Peralta. Aparcaron y pasaron al baño y quizá ese detalle salvó algunas vidas. Luego entraron al mercado. Bernardina dice que Dulce estaba molesta. “Le dolía un oído, no paraba de llorar”. Claudia recuerda que se cansó de andar y se sentó en una silla mientras Israel y Nico Peralta miraban las luces de bengala. Y entonces, la explosión.

Su relato a partir de aquí parece una carrera de obstáculos. Vallas, piedras con lumbre cayendo del cielo, gente corriendo, gente pisando a otra gente, pasto ardiendo, silencio absoluto, ese silencio que provocan los grandes estruendos. Y luego, mucho ruido. “El ambiente”, dice Bernardina, “se hizo como si estuviéramos debajo de una bomba atómica”.

Correr. Primero salir del mercado, llegar al estacionamiento. Luego saltar la valla, una barda de metro y medio. Bernardina, su hija y sus nietas llegaron primero. La abuela pasó a Dulce al otro lado de la valla. Alguien se la recibió. “No sé quién fue, yo no más la pasé”. Luego saltaron su hija y su otra nieta. Después le gritó a su hermana Claudia, que estaba tirada junto a un coche, tratando de que no le dieran las piedras.

“Yo”, dice Claudia, “estaba enfrente del coche y vi las piedras con lumbre cayendo. Me tiré al suelo y tapé con mi cuerpo a mi nieto. Luego alguien trató de meterse también”. ¿Meterse dónde? “Debajo mío”. ¿Y usted qué hizo? “Le dije que no. Vi que era un hombre y le dije 'no, salte' y con el pie izquierdo le hice para atrás”. Escuchó a su hermana gritar. Le decía que se iba a morir, que corriera. Y corrió. Saltó la valla no sabe cómo y todos juntos corrieron hasta las vías del tren.

O todas. Porque Israel, de 36 años y Nico Peralta, de 11, no llegaron.

Ninguna de las dos acierta a calcular el tiempo que transcurrió hasta que llegaron a las vía del tren. ¿10 minutos? ¿15? ¿20? En todo caso fue entonces cuando se dieron cuenta de que Dulce tenía las nalgas quemadas. Buscaron a un médico. Buscaron también a Israel y a Nico Peralta. No encontraron nada.

Ya por la noche, cuando había militares, bomberos, helicópteros, ambulancias, policías estatales y federales por todas partes, las trasladaron al hospital. Israel y Nico Peralta seguían sin aparecer. Cuando curaron a Dulce, empezaron a buscar por las morgues. De madrugada les dijeron que había un niño que igual era Nico, que se parecía a la descripción que habían dado de él. Estaba muerto, en la morgue de Tlanepantla, a unos kilómetros de allí. Agarraron el carro y emprendieron la marcha. Llegaron de noche y aún no se han movido de ahí.

Claudia y Bernardina esperan frente a la morgue a que les den los cuerpos de Nico e Israel. Ambas han entrado y han identificado el cadáver del niño. “Ya vi a Nico: tiene una zanja de un lado a otro del pecho”, dice Claudia, con esa cara de entender lo que dice y no entenderlo. Como si lo que ha pasado le hubiera ocurrido a otra persona.

Claudia ha entrado a ver otro cuerpo por si era Israel, pero no se decide. “No se si es él, está muy dañado”, dice con algo de vergüenza. Angélica, su esposa, la hija de Bernardina, ha ido después. Es él.

El Gobierno del Estado de México ha reconocido ya a 17 de los 33 muertos. Ocho de los fallecidos son niños.

El País
Pablo Ferri
Tlanepantla (México)
Miércoles 21 de diciembre de 2016.


La pirotecnia es negocio y tradición en Tultepec, un pueblito de 40.000 habitantes.


Tultepec.- El gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, junto con el director de Protección Civil y el procurador de la entidad dieron un balance sobre las víctimas y daños tras el estallido en el mercado de San Pablito

El gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila informó que 29 personas murieron y otras 72 resultaron heridas tras la explosión en el mercado de San Pablito en el municipio de Tultepec.

En conferencia de prensa, en la que estuvo acompañado por miembros de su gabinete, el mandatario precisó que 26 de las víctimas fallecieron en el lugar del siniestro, mientras que otros tres murieron en hospitales cercanos.

26 de las víctimas murieron en el lugar de la explosión

Precisó que el Gobierno del Estado de México cubrirá los gastos de los funerales de los fallecidos en la tragedia.

El mandatario, agregó, que la Procuraduría mexiquense realizará la investigación sobre las causas que originaron el estallido en el mercado de fuegos pirotécnicos.

Por su parte Isidro Sánchez, director de Protección Civil estatal informó que hasta el momento son 25 mujeres, 10 menores de edad y el resto hombres los heridos que se están trasladando y se atienden en los distintos hospitales.

Cabe destacar que el gobernador Eruviel Ávila detalló que tres de los 10 niños lesionados serán trasladados a Galveston, Texas para ser atendidos en un hospital especializado en quemaduras.

El gobernador del Estado de México indicó que la PGR y la Fiscalía General del Estado de México harán las diligencias pertinentes para deslindar las responsabilidades por tratarse de un delito de competencia federal pues está de por medio la Ley de Armas de fuego y explosivos.

Detalló que se identificarán a los responsables y que se darán a conocer teléfonos para que familiares puedan pedir información de las personas fallecidas o de lesionados. En el lugar además se establecerán módulos de apoyo.

“La explosión en Tultepec nos levantó del suelo”

No fumar. Los letreros de advertencia rodean todo el recinto del parque de pirotecnia de San Pablito Tultepec, una explanada del tamaño de dos campos de fútbol. Dentro, el escenario es postnuclear. Vigas de metal negras y retorcidas en cascada, muros de cemento derretidos, grúas separando escombros como si fueran carbón. 300 toneladas de explosivos estallaron en este pequeño pueblo del Estado de México el martes por la tarde, cuatro días antes de Navidad. Una de las pocas fachadas que aún aguanta en pie se llama El Trineo. En el rótulo, antes rojo y ahora negro, se distingue a Santa Claus orondo con las mejillas sonrojadas.

Diana Angélica y su familia acababan de llegar cuando empezó la detonación. “Escuchamos tronar los primeros cohetes y echamos a correr por el pasillo. Había mucha gente. Agarré a mi niña de 11 meses y entonces 'bum', se sintió una explosión muy fuerte en la espalda, como una pipa de gas”. La deflagración los levantó del suelo y los empujó contra la valla. “Nos caímos entre la gente, pero conseguimos salir fuera”. Eran alrededor de las 15:00 y la combustión en cadena duraría más de una hora pintando el cielo de humo blanco.

Cuatro helicópteros del Ejército y un destacamento de la policía estatal y federal participaron en el rescate. Durante toda la tarde, tres tiendas de campaña improvisadas atendían a familiares y amigos de las víctimas. El marido y el hijo mayor de Diana se encuentran entre los 100 desparecidos. 29 personas han muerto y 72 están heridas, según las cifras oficiales comunicadas por la noche. Las autoridades han facilitado un teléfono para agilizar la identificación de las víctimas. Han pedido a los familiares que aporten pruebas de sangre para llevar a cabo identificaciones genéticas. Algunos cuerpos están calcinados. Los heridos han sido repartidos por los hospitales de la zona.

El mercado de pirotecnia de San Pablito, como es conocido en la zona, es uno de los más grandes de México. No es la primera vez que hay accidentes. En 2005 y 2006, detonaciones en la explanada, con más de 300 puestos, dejaron decenas de heridos. Este mismo año, tres personas murieron y 13 resultaron heridas por explosiones de cohetes. El Instituto Mexicano de Pirotecnia ha salido al paso tras el suceso. “Los locales están perfectamente diseñados y con espacio suficiente para que no se dé una conflagración en cadena en caso de chispazo”.

Martín Patiño es uno de los bomberos de Tultepec que estuvo regando agua durante más de una hora. “Ha sido muy complicado controlar el fuego. Lo peor es la onda expansiva, la reacción en cadena de tanta pólvora y tanto aluminio. Hasta que no se consume no puedes hacer nada”, cuenta con la cara aún tiznada. El bombero está de acuerdo con que el lugar cumplía con las normas de seguridad. Los pasillos, ahora imperceptibles, son anchos y cubiertos de tezontle, una roca vernácula e ignífuga, y además de carteles prohibiendo fumar, también hay otros que dicen: no calar. “Los comerciantes tienen prohibido hacer pruebas de los materiales. Hay gente que lo pide porque quiere ver que la mecha funciona. No siempre les dicen que no”. Aún no hay confirmación oficial del origen de la explosión.

La pirotecnia es negocio y tradición en Tultepec, un pueblito de 40.000 habitantes. Juan Carlos Amado es la tercera generación de vendedores de fuegos artificiales. Este martes no había ido a trabajar. La cuarta generación sí. Su hijo Saúl, de 15 años, empezó la jornada a las 8 de la mañana y su padre le esperaba de vuelta a las 8 de la tarde. Pero la pista de Saúl se perdió entre el incendio.

Excélsior / El País
David Marcial Pérez
Ciudad de México
Tultepec (Estado de México)
Martes 20 de diciembre de 2016.


Aurora Fuentes López, del centro de investigación Fundar, expuso que algunos habitantes alertaron que empresas se han acercado a las poblaciones para solicitar permisos y hacer estudios de subsuelo dentro de campos de cultivos.

Puebla.- De los 65 municipios de la Sierra Norte, donde está prospectado 233 pozos para encontrar gas mediante la técnica de fracking con el uso de agua y químicos; en Pantepec, Venustiano Carranza y Francisco Zeta Mena, sus pobladores y ambientalistas advirtieron que recurrirán al amparo para evitar esos trabajos.

Aurora Fuentes López, del centro de investigación Fundar, expuso que algunos habitantes alertaron que empresas se han acercado a las poblaciones para solicitar permisos y hacer estudios de subsuelo dentro de campos de cultivos.

Mencionó que si empezaron las investigaciones en zonas ejidales, significa que no tardan en hacer las exploraciones con la técnica autorizada por la reforma energética, a pesar de que implicará daños ambientales, pues se usarán más de 30 millones de litro de agua potable al día, la cual –aseguró- utilizarán de ríos y pozos de comunidades.

Refirió que en las localidades, que comprenden más de 35,000 habitantes, el 80% está dedicado a la agricultura, “por lo que están preocupados de lo que proyectan hacer empresas que le trabajan a Pemex”.

A más de siete años que iniciaron las explotaciones de yacimientos petroleros en la Sierra Norte, ya que están dentro de la cuenca Chicontepec, las poblaciones no han visto retribución alguna.

Mantos freáticos en riesgo

Fernando Rosas Baylón, poblador de Pantepec y miembro de la organización en Defensa de la Sierra Norte, dijo que con el apoyo de investigadores buscarán la protección de la justicia federal, ya que las perforaciones de rocas con el uso de ácidos y corrosivos para buscar gas, generaría contaminar mantos freáticos y dejar inutilizables campos de cultivos donde se hagan los trabajos.

Mencionó que cultivos de café, amaranto, bambú, maíz, entre otros, están en riesgo, a pesar de que hay una base científicas de los efectos dañinos que genera el francking.

El diputado federal de Morena por Puebla, Rodrigo Abdalá Dartigues, dijo que el proyecto de exploraciones está en “stand by”, pero es latente y las autoridades en esas localidades son omisas, ya que no han dimensionado el problema.

Dijo que a diferencia de las excavaciones para localizar petróleo en territorio poblano, que se hacen en zonas en desuso, con el tracking, en cambio, harán estudios en campos de cultivos.

Agregó que mediante concesiones a 30 años y con una retribución mínima en pagos a ejidatarios, Petróleos Mexicanos (Pemex) pretende localizar gas para comercializarlo con el apoyo de transnacionales.

El Ecomomista
Miguel Hernández
Ciudad de México
Jueves 28 de abril de 2016.


A través de su cuenta de Twitter informó que 48 de los lesionados fueron dados de alta y 88 siguen hospitalizados

Coatzacoalcos.-  Petróleos Mexicanos confirmó la muerte de tres de sus trabajadores por la explosión en la Planta PMV en Coatzacoalcos, Veracruz y actualizó la cifra de lesionados la cual asciende a 136.

A través de su cuenta oficial de Twitter, Pemex detalló que 48 de los lesionados fueron dados de alta, mientras que los otros 88 permanecen hospitalizados.

La empresa afirmó que el siniestro en su la planta petroquímica ya se encuentra bajo control y que no existe riesgo para la población.

Reportan tres muertos por explosión en Coatzacoalcos

Autoridades de Veracruz informan que hay más de 60 lesionados tras el incidente en petroquímica

Xalapa. - La explosión en el complejo petroquímico Pajaritos, asentado en el sur de Veracruz, ha dejado más de 60 personas lesionadas y tres fallecidos, según confirmaron fuentes oficiales.

Sin embargo, Pemex ha señalado por su parte que la cifra de heridos es de 58.

De acuerdo con funcionarios del gobierno estatal, la fuerte explosión ocurrida en la Planta Clorados III de la empresa Petroquímica Mexicana de Vinilo (PMV), dejó tres trabajadores muertos.

Esta información fue confirmada por el mismo gobernador de Veracruz, Javier Duarte, en una entrevista para Foro TV.

En los hospitales de la localidad se reportan más de 60 personas lesionadas, ya sea con leves intoxicaciones, hasta con heridas de gravedad y quemaduras de tercer grado.

Por su parte, el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, ordenó a Luis Felipe Puente y a José Antonio González Anaya, titulares de Protección Civil y Pemex, respectivamente, trasladarse al Complejo Petroquímica Pajaritos, en el sur de Veracruz, para coordinar la atención tras la explosión.

A través de su cuenta de Twitter, el mandatario señaló que “las distintas dependencias del gobierno federal estarán apoyando a los trabajadores afectados y a los vecinos de la zona”.

La explosión, que ocurrió cerca de las 15:15 horas cimbró a la mayor parte de la ciudad de Coatzacoalcos. Ante la exposición de químicos, se llamó a la sociedad a resguardarse en sus viviendas y a que se suspendieran las clases en seis municipios, además de activar todos los protocolos de seguridad.

La conflagración fue en la Planta Clorados III de la empresa Petroquímica Mexicana de Vinilo (PMV) que opera Mexichem en copropiedad con Pemex, dentro de dicho complejo asentado en el sur de Veracruz.

SUN
Excélsior
Agencias
Xalapa, Veracruz
Miércoles 20 de abril de 2016.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter