La mayoría de los mexicanos que nacen en un hogar en situación de pobreza tienen pocas posibilidades de escalar en su vida adulta al grupo de ingresos más altos, concluyó un estudio del Colegio de México presentado este martes.

     El informe "Desigualdades en México 2018" encontró que sólo 2,1 por ciento de personas provenientes de una familia situada en el quintil uno de la población, el de menor acceso a bienes y servicios, consigue ascender de adulto al quintil cinco, el de mayor ventaja económica.

     Por el contrario, el 76 por ciento de los hijos de los hogares pobres se mantienen en los quintiles uno y dos cuando crecen, un dato que demuestra que México tiene una de las tasas de movilidad social más bajas del mundo, según el estudio.

     "En México si una persona proviene de un hogar en situación de pobreza, tiene una alta probabilidad de permanecer en una situación similar cuando alcance la edad adulta", sostiene el documento elaborado por 11 investigadores que analizaron datos oficiales desde 2000.

     El análisis muestra el caso de dos mexicanas de 48 años de edad y nacidas el mismo día para ejemplificar el escenario de la desigualdad en México, la 15ª mayor economía del orbe y la segunda de América Latina en la clasificación del Banco Mundial.

     María, originaria de un poblado indígena del sureño estado de Oaxaca, uno de los más pobres del país, es analfabeta, gana 300 pesos (14,7 dólares) diarios como empleada doméstica en la capital del país, carece de seguro médico, su esposo es trabajador de la construcción que un tiempo migró a Estados Unidos y sus cuatro hijos no terminaron el bachillerato.

     La otra, Matilde, hija de un médico y una enfermera de la ciudad de Ensenada, estado de Baja California (noroeste), estudió derecho, se casó con un abogado, tiene un salario diario de 1.500 pesos (73,5 dólares), prestaciones laborales, seguro de gastos médicos y sus dos hijas son profesionistas.

     El informe expone que, a diferencia del caso mexicano, el 13,5 por ciento de quienes nacen en pobreza en Canadá escalan socialmente al grupo de ingresos más altos, mientras que en Estados Unidos lo hace el 7,5 por ciento.

     "Esta movilidad, sumamente baja, implica que el país no tiene un sistema efectivo para igualar las oportunidades de acceso de los ciudadanos a bienes y servicios cruciales", destaca.

     Preparado por demógrafos, sociólogos, politólogos y economistas, el estudio alerta que el panorama de la movilidad se complica en la actualidad porque los ingresos de los trabajadores mexicanos se estancaron a partir de 2007 o incluso disminuyeron.

     El ingreso medio mensual en 2007 era en términos reales de 6.000 pesos (294 dólares) y una década después, en 2017, cayó a 5.200 pesos (254 dólares), en parte porque los salarios no han tenido un crecimiento.

     Una de las dos coordinadoras del informe, Melina Altamirano, sostuvo que en la revisión de los datos de los últimos 18 años encontraron un deterioro de la situación de grupos que tradicionalmente tenían buen salario y mejor aprendizaje educativo.

     "Lo que observamos tanto en términos de aprendizaje como en términos salariales es que ha habido un cierre de brechas en los últimos años en México, pero este cierre de brechas es hacia la baja", dijo Altamirano, profesora investigadora del Centro de Estudios Internacionales del Colegio de México, en la presentación.

     De acuerdo con el estudio, las mujeres, las personas con menos ingresos y los habitantes de comunidades indígenas son los que enfrentan una mayor dificultad que el resto de los grupos para alcanzar sus objetivos.

     Como ejemplo, detalla que los alumnos de nivel básico en escuelas urbanas tienen cuatro veces más probabilidades de obtener resultados buenos o superiores en ciencias y lenguaje en la prueba internacional sobre educación PISA, frente a niños de planteles rurales.

     La directora de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Gabriela Ramos, dijo en la presentación que México tiene que considerar que la desigualdad y la pobreza son un obstáculo para el crecimiento económico.

     El país debe fortalecer su sistema de seguridad social e incorporar la equidad en todas las políticas económicas, como las fiscales y monetarias, y no sólo en las sociales, agregó la también Sherpa ante el G20 de la OCDE.

     "La desigualdad no va a terminar con políticas asistencialistas, sino con esta redefinición del modelo económico que tenemos que pensar en términos de cuáles son estos elementos que se dan en las diferentes familias que quedan atrapadas en este nivel", apuntó Ramos.

Xinhua
Ciudad de México
Miércoles 6 de junio de 2018.

"The economic impact of bulffighting in Spain" fue elaborado por el doctor en Economía y profesor de la Universidad de Extremadura Juan Medina.

Madrid.- Los 15,000 espectáculos taurinos de todo tipo celebrados en España en 2013 generaron en la economía del país, a pesar de la crisis, un impacto de 1,100 millones de euros, según el estudio elaborado con datos oficiales.

Dicho estudio, con el título "The economic impact of bulffighting in Spain" ("El impacto económico de las corridas de toros en España"), fue elaborado por el doctor en Economía y profesor de la Universidad de Extremadura (oeste) Juan Medina y presentado en la V Conferencia de Estudios Culturales de Asía.

El trabajo, publicado en la revista Cuadernos de Tauromaquia, calcula también que los festejos taurinos -tanto reglados como populares- organizados ese año en todas las regiones de España, salvo en el archipiélago de Canarias, tuvieron 24 millones de espectadores.

De esta forma, el volumen de negocio directo de los toros en 2013 alcanzó los 282.4 millones de euros, de los que 156 fueron ingresos de taquilla.

Para el cómputo general, a ese volumen de ingresos se le añaden los 248 millones de euros de impacto indirecto que, según el Instituto Nacional de Estadística, los espectadores de toros generaron en restauración, transporte y alojamiento.

Hasta llegar a la cantidad definitiva de 1,100 millones que arroja el estudio, se suman también los efectos inducidos de los festejos, que suponen un aumento de producción valorado en 569,6 millones de euros y se concentran en sectores como la agricultura y la ganadería, los transportes, los servicios y las actividades culturales.

Para Medina, estas cifras "evidencian por sí mismas que el toreo es un espectáculo de masas de manera incontestable, pero si las comparamos con las que arrojan otras actividades culturales llegan a resultar demoledoras".

A la vista de todos estos datos, el economista Juan Medina asegura en su informe que "la inclusión de la tauromaquia dentro de la política cultural de las administraciones públicas no sólo se justifica como protección de un patrimonio histórico con tanto arraigo social, como demuestran esos 24 millones de espectadores, sino también por el impacto positivo que genera sobre la economía".

EFE
Madrid, España
Viernes 20 de marzo del 2015.

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Síguenos en Twitter