Estudio muestra que los hispanos representan el 34 por ciento de los infectados por coronavirus en todo el país

 

Dinuba, California.- Cuando el coronavirus se propagó por primera vez a los campos y las fábricas de procesamiento de alimentos del Valle Central de California, el jefe de Graciela Ramírez anunció que los trabajadores de línea que temen la infección podrían quedarse en sus hogares sin paga.

Como operadora de máquinas en Ruiz Foods, el mayor fabricante de burritos congelados del país, la señora Ramírez se quedó en el trabajo para asegurarse de no perder su salario de 750 dólares por semana.

"Tengo necesidades", dijo Ramírez, de 40 años y madre de cuatro hijos. "Mi comida, mi renta, mis cuentas".

Pronto sus compañeros de trabajo comenzaron a enfermarse, y cuando la señora Ramírez se congestionó y se fatigó y no podía oler la diferencia entre el arroz en su estufa y la sopa de fideo en su plato de sopa, su prueba también resultó positiva.

Fue una variación de lo que se ha convertido en un tema demográfico sombrío, y no solo en California. Las infecciones entre los hispanos han superado con creces al resto de la nación, un testimonio de la composición de la fuerza laboral esencial de la nación a medida que la epidemia estadounidense ha aumentado una vez más en las últimas semanas.

Los hispanos en Estados Unidos no son un monolito cultural, y todavía no hay evidencia de que ningún grupo étnico sea inherentemente más vulnerable al virus que otros. Pero en las últimas dos semanas, los condados de todo el país donde al menos una cuarta parte de la población es hispana han registrado un aumento del 32 por ciento en nuevos casos, en comparación con un aumento del 15 por ciento para todos los demás condados, según un análisis del New York Times.

El análisis confirma los recuentos nacionales del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, que muestran que los hispanos representan el 34 por ciento de los casos en todo el país, una proporción mucho mayor que el 18 por ciento del grupo de la población.

También subraya un cambio desde el inicio del brote, especialmente en áreas fuera de las ciudades, como el condado de Tulare, California, que inicialmente había evitado en gran medida los picos de infección observadas en Nueva York, Nueva Orleans, Chicago y otras áreas metropolitanas importantes.

La disparidad es particularmente marcada en estados muy poblados como California, Florida y Texas. Pero también ha surgido en otros lugares. En Carolina del Norte, los hispanos representan el 10 por ciento de la población, pero el 46 por ciento de las infecciones. En Wisconsin, son el 7 por ciento de la población y el 33 por ciento de los casos. En el condado de Yakima, Washington, el sitio del peor brote del estado, la mitad de los residentes son hispanos. En el condado de Santa Cruz, que tiene la tasa más alta de casos en Arizona, la proporción hispana de la población es del 84 por ciento.

Los datos detallados de coronavirus desglosados por origen étnico son incompletos en muchos lugares, lo que dificulta saber por qué los hispanos han sido infectados a tasas más altas. Los condados con una alta proporción de hispanos también tienden a tener atributos que han hecho que las comunidades sean vulnerables al aumento reciente: hogares hacinados, poblaciones más jóvenes y un clima más cálido que empuja a las personas al interior.

Pero el aumento inexorable desde Semana Santa en infecciones entre hispanos, tanto aquí como en los países de Latinoamérica, ha alarmado a los funcionarios de salud y las organizaciones hispanas, que piden pruebas más específicas, una recopilación de datos más completa y mejores protecciones en el lugar de trabajo a medida que la economía se reabre.

The New York Times
 Dinuba, California, EU.
Domingo 28 de junio de 2020.


El fiscal de Minnesota eleva a homicidio no premeditado la acusación al policía que mató a George Floyd y procesa a los otros tres agentes

La familia de Floyd celebró la decisión en un comunicado: "Este es un paso importante hacia la justicia"

El fiscal general del estado de Minnesota, Keith Ellison, endureció este miércoles los cargos contra Derek Chauvin, el ex policía que fue grabado arrodillado sobre el cuello del afroamericano George Floyd, quien murió poco después, e incluyó en el caso a los otros tres ex agentes presentes en la escena.

Ellison explicó en una comparecencia ante periodistas que decidió elevar la acusación contra Chauvin al cargo de asesinato en segundo grado, tras haber sido imputado el pasado 29 de mayo de asesinato en tercer grado y de homicidio imprudente.

"Presenté una demanda enmendada", señaló el funcionario, que explicó que las pruebas disponibles apoyan "la acusación más fuerte de asesinato en segundo grado".

De acuerdo con la legislación del estado de Minnesota, el asesinato en tercer grado es aquel que causa la muerte de la persona de manera no intencionada a través de un acto eminentemente peligroso y puede acarrear una pena de cárcel de no más de 25 años. Por su parte, el asesinato en segundo grado es el que ocasiona el fallecimiento de alguien sin intención mientras se inflige o se intenta infligir un daño y puede ser penado con no más de 40 años de prisión.

El fiscal, que se espera comparezca ante los medios en las próximas horas, acusó igualmente a los ex policías Tou Thao, J. Alexander Kueng y Thomas Lane, presentes durante la detención de Floyd, de ayudar e instigar asesinatos en segundo grado.

La familia de Floyd, cuya muerte el 25 de mayo generó la mayor ola de protestas en décadas en Estados Unidos, celebró la decisión en un comunicado difundido por su abogado, Ben Crump. "Este es un paso importante hacia la justicia", afirmó el letrado.

El 25 de mayo, George Floyd, de 46 años, padre de una niña de seis años y ex guardia de seguridad -había perdido su empleo, como millones de estadounidenses, durante la pandemia de coronavirus- fue detenido por la policía después de que el empleado de una tienda lo denunciara por intentar pagar con un billete falso de 20 dólares. Cuatro agentes arrestaron a Floyd y lo esposaron; uno de ellos lo mantuvo retenido en el suelo, arrodillándose sobre su cuello durante más de ocho minutos, mientras Floyd gritaba que no podía respirar. Los vídeos de este momento, que captan los últimos minutos con vida de Floyd, se hicieron virales y provocaron una oleada de indignación en todo el país, a la que se sumaron personalidades políticas y artísticas que denunciaron la violencia policial contra los negros. El día después de la muerte de Floyd, los cuatro oficiales involucrados en el incidente fueron despedidos. Pero no era suficiente. Las protestas empezaron esa misma noche en Minneapolis al grito de "I can't breathe". Mientras, hasta dos autopsias distintas han señalado que Floyd murió por homicidio debido a "una compresión del cuello".

Derek Chauvin fue detenido el pasado viernes, acusado de homicidio involuntario por su responsabilidad en la muerte de George Floyd. Chauvin siguió apretando su rodilla contra el cuello de Floyd minutos después de que éste hubiera perdido el conocimiento y cuando los servicios de emergencias ya habían llegado hasta el lugar de los hechos.

Protestas

El 26 de mayo comienzan las protestas en Minneapolis, inicialmente de manera pacífica, pero a lo largo de la noche desembocan en violencia y saqueos. Los días siguientes, los manifestantes incendian hasta tres comisarías de policía de la ciudad. El 28 de mayo, el gobernador del estado de Minnesota despliega hasta 500 soldados de la Guardia Nacional mientras el alcalde de Minneapolis declara el estado de emergencia. Al mismo tiempo, las protestas contra el racismo se extienden hasta en un centenar de ciudades de todo el país, entre ellas algunas tan importantes como Chicago, Las Vegas, Los Ángeles, Detroit, Nueva York, San Francisco o Washington, llegando incluso a las puertas de la Casa Blanca.

Los manifestantes consiguieron romper la valla erigida por la policía frente a la residencia presidencial. Hubo lanzamiento de adoquines, piedras y botellas, y tras once horas de protestas, la policía dispersó a los manifestantes -que amenazan con volver- con gases lacrimógenos. Dentro de la Casa Blanca, Trump tuiteaba: "Estaba dentro, seguí cada movimiento. No podía haberme sentido más seguro. Si los manifestantes ("grupos organizados") hubieran traspasado la valla les habrían recibido con feroces perros y temibles armas".

Hasta 12 ciudades mantienen el toque de queda nocturno. El domingo, 15 estados autorizaron el despliegue de hasta 5.000 efectivos de la Guardia Nacional -reservistas del Ejército-. Además, la 82 División -una unidad que puede ser desplegada en cualquier parte del mundo en 18 horas- está acuartelada en Carolina del Norte, por si fuera necesario enviarla a alguna ciudad. Al menos cuatro policías han resultado heridos en las protestas y dos personas han muerto en los disturbios de Chicago.

La familia pide que cese la violencia

Un portavoz de la familia de George Floyd pidió este miércoles a los manifestantes que no utilicen su nombre para actos violentos y saqueos y pidió, en una comparecencia conjunta con el comisario de policía de Nueva York, Dermot Shea, que se respete el legado de la víctima y se haga justicia.

Durante una rueda de prensa celebrada en una iglesia del distrito neoyorquino de Brooklyn en la que iba a comparecer Terrence Floyd, hermano de la víctima que finalmente no pudo hacerlo debido a su estado emocional, el portavoz de los Floyd trasladó a los medios un mensaje de tranquilidad y apuntó que George hubiese hecho un llamamiento a la paz y a la justicia.

"Hemos visto que la justicia se está abriendo paso y que vamos en esa dirección. Es algo bueno, pero debemos continuar teniendo esta conversación", dijo el portavoz de los Floyd.

Asimismo, la familia pidió que la conversación que se ha abierto en la sociedad tras el asesinato de George Floyd se traduzca en "paz, justicia, política y legislación".

Por su parte, el comisario de la policía de Nueva York (NYPD), Dermot Shea, mostró sus condolencias a la familia Floyd, aseguró que la NYPD condena lo sucedido y dijo que debería servir como una "llamada a la justicia en este país". "Ha sido una semana larga", dijo el comisario, quien aseguró estar orgulloso del trabajo que realizan sus agentes de policía a la par que admitió que "cometen errores" y que tienen sesgos.

Shea pidió "trabajo conjunto" de las autoridades, escucha entre las partes y dijo que no había mejor lugar que Nueva York para tener una conversación sobre lo ocurrido y "un diálogo de muchos" que sirva para llegar a un punto común y "traer paz" tanto a la familia Floyd, como a la ciudad y el país en general.

El Mundo
Minnesota, EU / Madrid
Miércoles 3 de junio de 2020.


Representaciones de migrantes hicieron llegar cinco ventiladores marca Philips. En la Sierra Norte se registra un repunte de contagios.

Con el apoyo de empresarios, la delegación de la Secretaría de Relaciones Exteriores hizo llegar al Hospital de Zacatlán cinco ventiladores procedentes de Chicago, para combatir la pandemia del Covid-19.

La Jurisdicción Sanitaria, con sede en Chignahuapan, detalló que se trata de ventiladores marca Philips, los cuales fueron entregados a través de la representación de Rodrigo González.

"Gracias a los esfuerzos del sector público y la iniciativa privada; los ventiladores fueron diseñados específicamente para tratar casos de Covid-19", señaló la jurisdicción.

La donación llega en el momento que se presenta un pico muy alto de contagios. Entre Zacatlán y Chignahuapan han confirmado 13 casos de Covid-19.

Mientras que en Huauchinango han registrado hasta 55 casos y 13 defunciones; En Napuan se contabilizaron tres casos y dos defunciones; y Xicotepec registra una baja incidencia con 15 casos y dos muertos.

El Popular
Mario Reyna
Puebla, México
Martes 2 de junio de 2020.


Derek Chauvin, policía de Minneapolis, este viernes fue quien provocó la muerte de un hombre negro al que sometió colocando su rodilla en el cuello mientras se encontraba esposado.


Minneapolis. - El entonces oficial de policía fue grabado mientras sometía a George Floyd, un hombre negro que ya estaba esposado y quien finalmente falleció. Posteriormente fue despedido.

El arresto de Derek Chauvin ocurre luego de tres días de protestas violentas y en las que los manifestantes incluso incendiaron una sede de la policía abandonada por los agentes.

Este viernes, el gobernador Tim Walz reconoció el “fracaso absoluto” de la respuesta a las violentas protestas y pidió justicia rápida para la policía involucrada en la muerte de George Floyd.

“Minneapolis y St. Paul están en llamas. El fuego todavía arde en nuestras calles. Las cenizas simbolizan décadas y generaciones de dolor, de angustia sin precedentes “, dijo Walz.

“Ahora generaciones de dolor se manifiestan frente al mundo, y el mundo está mirando”, agregó.

El mandatario estatal dijo que recibió una llamada del senador estatal en la que reportó que su distrito está “en llamas, sin policía ni bomberos, sin control social y con los electores encerrados en sus casas, preguntándose qué iban a hacer”.

“Esa es una falla abyecta que no puede suceder”, dijo Tim Walz.

Queman estación de policía

La noche del jueves, los manifestantes prendieron fuego a una estación de policía que fue abandonada poco antes por los agentes tras verse rodeados.

Otra decena de incendios se reportaron en las cercanías de St. Paul, donde casi 200 empresas sufrieron daños o fueron saqueadas.

El alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, asumió la responsabilidad de evacuar la sede de la policía debido a que se volvió demasiado peligroso para los oficiales. Mientras Frey continuaba, un periodista cruzó en voz alta con una pregunta: “¿Cuál es el plan aquí?”

“¿Con respecto a?” Frey respondió. Luego agregó: “En este momento hay mucho dolor y enojo en nuestra ciudad. Entiendo que … Lo que hemos visto en las últimas horas y las últimas dos noches aquí en términos de saqueo es inaceptable “.

Defendió la falta de compromiso de la ciudad con los saqueadores, solo un puñado de arrestos durante las dos primeras noches de violencia, y dijo: “Estamos haciendo absolutamente todo lo posible para mantener la paz”. Dijo que los miembros de la Guardia Nacional estaban estacionados en lugares para ayudar a detener el saqueo, incluso en bancos, supermercados y farmacias.

Tras la muerte de Floyd, también se registraron protestas, bloqueo de vías y enfrentamientos con policías en Nueva York, Columbus, Ohio y Denver.

Trump amaga con disparos

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con poner a Minneapolis “bajo control”. Calificó a los manifestantes de “matones” y tuiteó que “cuando comienza el saqueo, comienzan los disparos”.

El tuit atrajo otra advertencia de Twitter, que decía que el comentario violaba las reglas de la plataforma, pero la compañía no lo eliminó.

Trump también criticó la “falta total de liderazgo” en Minneapolis.

Detienen a equipo de CNN

También la madrugada del viernes, la Patrulla Estatal de Minnesota arrestó a un equipo de televisión de CNN que informaba sobre los disturbios.

Mientras transmitía, el reportero de CNN Omar Jiménez fue esposado y se lo llevaron. Un productor y un reportero gráfico de CNN también fueron llevados esposados.

La Patrulla Estatal de Minnesota dijo que los periodistas se encontraban entre las cuatro personas arrestadas porque los soldados estaban “limpiando las calles y restaurando el orden”, y fueron liberados después de que se confirmó que eran miembros de los medios.

CNN dijo en Twitter que los arrestos fueron “una clara violación de sus derechos de la Primera Enmienda”.

Policía de EU aplasta del cuello a afroamericano y lo mata

Los oficiales involucrados en el caso fueron suspendidos con goce de sueldo, como establecen las normas del departamento.

Minneapolis. - Un hombre negro en Minneapolis murió luego que un policía blanco lo arrestó y le puso la rodilla sobre el cuello pese a las súplicas del detenido de que no podía respirar, en un incidente captado en video.

La muerte, ocurrida el lunes por la noche tras un forcejeo con policías, es investigada por el FBI y agencias estatales.

El comandante de la policía de Minneapolis, Medaria Arradondo, respondió el martes por la mañana a la pregunta de un reportero sobre el uso de la rodilla para arrestar a un individuo.

Tenemos políticas muy claras sobre la manera de sujetar físicamente a un individuo”, declaró el jefe policial.

Añadió que la revisión de los hechos y de cómo esas políticas fueron implementadas “será parte de la investigación completa que haremos de forma interna”.

Los policías habían acudido a eso de las 8 de la noche del lunes a un negocio que denunció un pago con dinero falso, informó el portavoz policial John Elder.

La policía halló un automóvil que se asemejaba a la descripción ofrecida y al individuo, de unos 40 años, adentro.

Se le ordenó salir del vehículo. Cuando salió, resistió físicamente a los agentes”, relató Elder en su comunicado.

Los agentes pudieron esposar al sospechoso y se percataron de que parecía estar sufriendo problemas médicos”, añadió.

Policía de EU aplasta del cuello a afroamericano y lo mata

El individuo, que no fue identificado, fue llevado en ambulancia al hospital donde falleció poco después, informó la policía.

Tampoco fue identificado el policía que le puso la rodilla al cuello.

La Oficina de Investigaciones Penales de Minnesota se ha sumado al FBI en la investigación.

Las imágenes de las cámaras policiales fueron entregadas a la agencia policial, que investiga casos de disparos por policías o muertes de personas detenidas.

Los oficiales involucrados en el caso fueron suspendidos con goce de sueldo, como establecen las normas del departamento.

Nekima Levy-Armstrong, una activista local, expresó que “me dio náuseas” ver el video, que ha sido compartido en las redes sociales.

Añadió que es otro ejemplo de brutalidad policial, de policías blancos contra hombres negros, según el diario Star Tribune.

Sea lo que sea que ese hombre haya hecho, no se merecía una sentencia de muerte”, expresó la activista.

Nuevamente, lo que comenzó como un presunto delito económico terminó con la muerte de un hombre negro”, denunció.

AP / EFE
Minnesota, EU
Domingo 31 de mayo de 2020.


Los vecinos afectados por los disturbios violentos tras la muerte de George Floyd, ha dicho el presidente, son ahora “las principales víctimas de esta situación horrible”

Era un mensaje para la historia. El presidente, con un fondo de estrellas y el logo de la NASA, hablaba desde el Centro Espacial Kennedy, en Florida, después de que Estados Unidos marcara un nuevo hito en la carrera espacial, poniendo en órbita a dos astronautas por primera en una década desde suelo estadounidense, y por primera vez en la historia a bordo de una nave de una compañía privada. Pero Donald Trump dedicó la primera parte de su larga intervención a los disturbios que, por quinta noche consecutiva, incendian el país después de la muerte en una detención policial en Minneapolis del afroamericano George Floyd. Tras un hito llamado a elevar la moral y la cohesión de un país golpeado por una pandemia y una revuelta social, el presidente ha acusado de las protestas, como había hecho horas antes por Twitter, a “los antifascistas y a la extrema izquierda”.

“Comprendo el dolor que siente la gente”, ha dicho. “Apoyamos el derecho de los manifestantes pacíficos y escuchamos sus súplicas. Pero lo que estamos viendo ahora en las calles de nuestras ciudades no tienen nada que ver con la justicia o con la paz. La memoria de George Floyd está siendo deshonrada por alborotadores, saqueadores y anarquistas”.

Los vecinos afectados por las protestas violentas, ha dicho, son ahora “las principales víctimas de esta situación horrible”. “Son los antifascistas y la extrema izquierda. ¡No echen la culpa a otros!”, había tuiteado antes.

Antes de salir hacia Florida, en los jardines de la Casa Blanca, Trump arremetió contra las autoridades de Minneapolis por permitir la deriva violenta de las protestas por la muerte de Floyd. “Deben ser más duros, y siendo más duros honrarán su memoria”, dijo. La Administración ofreció al gobernador de Minnesota la ayuda del Ejército para aplacar las protestas.

El presidente tuiteó contra los medios (“enemigos del pueblo", los volvió a llamar) y contra los gobernadores “progresistas”: “Deben ser más duros o el Gobierno federal entrará y hará lo que hay que hacer”.

Las declaraciones de Trump apenas moderaron el tono de sus tuits que, desde que el viernes por la noche centenares de manifestantes se congregaron también en el exterior de la Casa Blanca, tendieron más al desafío que a la conciliación. “Dejaron a los manifestantes gritar y despotricar todo lo que quisieron, pero cuando alguien se ponía demasiado juguetón o fuera de lugar, se les echaban encima rápidamente, duro. No sabían lo que les golpeaba”, dijo Trump en un hilo de tuits, elogiando a los agentes del servicio secreto que custodiaban la Casa Blanca. “Una gran multitud, profesionalmente organizada, pero nadie se acercó a atravesar la valla. Si lo hubieran hecho, habrían sido recibidos por los perros más feroces y las armas más amenazantes que he visto jamás. Ahí es cuando la gente podría haber sido herida de gravedad, por lo menos. Muchos agentes del servicio secreto solo estaban esperando para la acción".

El presidente terminó su hilo de tuits del viernes con un mensaje que sugería una llamada a sus seguidores a concentrarse también ellos ante la Casa Blanca: “Esta noche, ¿entiendo que es la noche de MAGA [siglas en inglés de Hagamos América Grande de Nuevo, su eslogan de campaña] en la Casa Blanca?”, dijo. Preguntado después sobre si el tuit era una invitación a la violencia, respondió: “No tengo ni idea si van a estar aquí, solo estaba preguntando”.

El País
Pablo Guimón
Washington, EU.
Sábado 30 de mayo de 2020.


DELRAY BEACH, Florida, EE.UU. —  A medida que los disturbios se extendieron a docenas de ciudades de Estados Unidos el viernes, el Pentágono tomó la inusual medida de ordenar al Ejército que ponga a varias de sus unidades de la policía militar en servicio activo, listas para desplegarse en Minneapolis, donde la muerte de George Floyd a manos de la policía desató protestas generalizadas.

Soldados de Fort Bragg, en Carolina del Norte, y Fort Drum, en Nueva York, recibieron la orden de estar listos para movilizarse en el plazo de cuatro horas si reciben la llamada, según tres personas con conocimiento directo de la iniciativa. Efectivos en Fort Carson, Colorado, y Fort Riley, en Kansas, recibieron las mismas indicaciones pero para un plazo de 24 horas. Las fuentes pidieron no ser identificadas porque no tenían autorización para discutir los preparativos.

Las órdenes de preparación se enviaron verbalmente el viernes, luego de que el presidente, Donald Trump, pidió al Secretario de Defensa, Mark Esper, opciones militares para ayudar a frenar los disturbios en Minneapolis luego de que las protestas derivasen en saqueos e incendios en algunas partes de la ciudad.

Trump realizó el pedido en una llamada telefónica desde la Oficina Oval en jueves en la noche y en la que participaron Esper y el asesor de Seguridad Nacional Robert O’ Brien, entre otros. El presidente pidió a Esper opciones de despliegue rápido por si las protestas de Minneapolis seguían fuera de control, según un alto funcionario del Pentágono presente en la conversación.

”Cuando la Casa Blanca pide opciones, alguien abre el cajón y las saca, por así decirlo”, agregó.

Según la fuente, las unidades militares se desplegarían bajo la Ley de Insurrección de 1807, que se utilizó por última vez en 1992 durante disturbios en Los Ángeles luego del juicio a Rodney King.

“Si es aquí a donde el presidente dirige su respuesta, representaría una escalada significativa y una determinación de que las diversas autoridades estatales y locales no están listas para la tarea de responder a los crecientes disturbios”, dijo Brad Moss, un abogado de Washington D.C. especializado en seguridad nacional.

En la madrugada del sábado, los miembros de las unidades policiales seleccionadas estaban en un nivel de alerta que supone que, si reciben el aviso, deben regresar a sus bases en 30 minutos dentro del operativo para llegar a Minneapolis en plazo de cuatro horas. Está previsto que las unidades de Fort Drum sean las primeras que vayan a Minneapolis, según las tres fuentes, dos de ellas funcionarios en el Departamento de Defensa. Alrededor de 800 soldados se movilizarían en la ciudad si reciben el llamado.

Las protestas en Minneapolis estallaron esta semana tras la aparición de un video en el que podía verse a un policía blanco inmovilizando a Floyd en el piso con una rodilla sobre su cuello. Floyd falleció más tarde a causa de las lesiones y el agente, Derek Chauvin, fue arrestado y acusado de asesinato en tercer grado y homicidio involuntario el viernes.

Las protestas se tornaron violentas y el jueves los inconformes quemaron la comisaría del 3er Distrito de Minneapolis, cerca del lugar donde fue arrestado Floyd. El alcalde de la ciudad, Jacob Frey, impuso un toque de queda a las 20:00 a partir del viernes. Pero las movilizaciones pacíficas volvieron a derivar en disturbios a medida que caía la noche y miles ignoraron las restricciones y recorrieron las calles del sur de la ciudad. Se prendió fuego a algunos autos en vecindarios dispersos, comenzaron los robos en negocios y, al final, se registraron incendios más grandes.

Los disturbios se han extendido por todo el país, con protestas, en algunos casos violentas, en ciudades como Washington DC, Atlanta, Phoenix, Denver y Los Ángeles.

The San diego Union
James Laporte
Florida, Estados Unidos
Sábado 30 de mayo de 2020.


Después de que el presidente Donald Trump exigió una vacuna, el Departamento de Salud acordó proveer hasta 1.200 millones de dólares para acelerar el proyecto de AstraZeneca y asegurar 300 millones de dosis para Estados Unidos

Estados Unidos ordenó casi un tercio de las primeras 1.000 millones de dosis de una vacuna experimental contra el coronavirus que está desarrollando AstraZeneca, al comprometer 1.200 millones de dólares en momentos en que las potencias del mundo se abastecen de terapias y fármacos para revivir sus economías.

Aunque hoy no existe una fórmula probada eficaz para bloquear el coronavirus en humanos, las vacunas potenciales con consideradas por los líderes mundiales como la única forma de retomar la estancada actividad económica, e incluso de obtener ventaja respecto a competidores.

Médicos chilenos advierten que hospitales de Santiago están al límite de su capacidad por el coronavirus

Después de que el presidente Donald Trump exigió una vacuna, el Departamento de Salud acordó proveer hasta 1.200 millones de dólares para acelerar el proyecto de AstraZeneca y asegurar 300 millones de dosis para Estados Unidos.

“Este contrato con AstraZeneca es un hito en el trabajo de la operación Rápido Retorno para una vacuna efectiva, segura y que estará ampliamente disponible en el 2021”, dijo el secretario de Salud estadounidense, Alex Azar.

La vacuna, conocida anteriormente como ChAdOx1 nCoV-19 y ahora como AZD1222, fue desarrollada por la Universidad de Oxford y la farmacéutica británica AstraZeneca, que ahora tiene la licencia para acelerar la investigación de las pruebas clínicas.

La capacidad de inmunización aún no ha sido comprobada, de modo que tampoco es seguro que pueda ser utilizada contra el nuevo coronavirus.

El acuerdo con Estados Unidos permitirá seguir a la siguiente etapa -la fase III - de los ensayos clínicos, que se realizará con la participación de 300.000 estadounidenses.

AstraZeneca, con sede en Cambridge, dijo que concluyó acuerdos para entregar al menos 400 millones de dosis de la vacuna y asegurar la capacidad de manufactura de 1.000 millones de dosis, con las primeras entregas que comenzarían en septiembre.

Ahora la compañía más valiosa de las “blue-chips” del FTSE 100 en Londres, AstraZeneca ya acordó entregar 100 millones de dosis para la población de Reino Unido y 30 millones de unidades serán enviadas a partir de septiembre en el país.

Los ministros han prometido que Reino Unido será el primer país con acceso a la vacuna.

Mientras los líderes del mundo buscan superar la peor destrucción económica y social al menos desde la Segunda Guerra Mundial -que ha causado la muerte al menos a 325.000 personas- el acceso a las primeras vacunas en el mercado estará reñido.

El gobierno estadounidense ya ha alcanzado acuerdos para apoyar el desarrollo de vacunas de Johnson & Johnson (J&J), Moderna y Sanofi, lo que ha esparcido el temor a que solo las naciones más ricas podrán proteger primero a sus ciudadanos.

Reuters
Londres, Inglaterra
Jueves 21 de mayo de 2020.



La Operación Gedeón fracasó tras un año de choques entre exmilitares, políticos y contratistas que conspiraron desde Colombia. EL PAÍS reconstruye los pasos del último plan contra Maduro

Alrededor de cincuenta hombres, dos lanchas rápidas, diez fusiles y un plan suicida. El enésimo intento de derrocar a Nicolás Maduro se quedó en un rocambolesco desembarco en dos playas próximas a Caracas, Chuao y Macuto, y fue desactivado en cuestión de horas el pasado 3 de mayo. La llamada Operación Gedeón dejó al menos siete muertos y decenas de detenidos, entre los que se encuentran ex oficiales venezolanos y dos mercenarios estadounidenses. Pero ese episodio, que se enmarca en el clima belicista alentado por el sector más radical de la oposición al régimen chavista, solo es el epílogo de una larga historia. Transcurre entre Colombia —cuyos servicios de inteligencia y Gobierno quedan cuestionados—, Estados Unidos y Venezuela, y en ella intervienen políticos, militares, empresarios, contratistas, asesores de seguridad. El resultado es una muestra de la capacidad de penetración de la inteligencia del aparato bolivariano.

La incursión en la costa caraqueña de hace dos semanas es, hasta el momento, el capítulo más disparatado para intentar desestabilizar al Gobierno de Maduro. Pero no ha sido el único. El relato de lo sucedido, reconstruido por EL PAÍS gracias a los testimonios de una decena de fuentes conocedoras de los hechos, refleja el descontrol de una estrategia consecuencia de una guerra de egos que, en definitiva, se ha convertido en un bumerán que ha asestado un golpe a Juan Guaidó. El líder de la oposición rechaza, sin matices, estar involucrado e incluso haber estado al tanto de la Operación Gedeón, mientras el malestar internacional e interno, dentro de la oposición, no ha hecho sino crecer y una pregunta se repite desde hace dos semanas: ¿cuál va a ser la siguiente sorpresa?

“La caída de Nicolás Maduro se ha vuelto un negocio, es cuestión de tiempo”. La euforia con la que una persona muy cercana a Guaidó pronunciaba esta frase en febrero del año pasado, en un restaurante de Caracas, cobra más sentido con el paso del tiempo. El dirigente opositor, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países, acababa de regresar entonces de una gira por Sudamérica después de cruzar la frontera para asistir al intento de entrada de ayuda humanitaria por Colombia en uno de los momentos políticos más tensos vividos en Venezuela. Desde entonces, se han producido varios acercamientos, al menos cuatro, de personas o empresas que se presentan bajo el eufemismo de compañías de seguridad, ofreciendo sus servicios para de una u otra manera propiciar la caída de Maduro o fortalecer lo que surgiese de ella.

El hervidero de Cúcuta

Para entender las premisas de las últimas conspiraciones hay que viajar a la ciudad fronteriza de Cúcuta (Colombia) en los días previos al 23 de febrero del año pasado. La localidad era un hervidero de operadores políticos, uniformados, representantes de agencias de inteligencia de distintos países, inversores con intereses en una transición en el país vecino, cooperantes y miles, decenas de miles de personas vinculadas a la oposición. En vísperas de esa jornada, cuando fracasó la operación promovida por Bogotá, Washington y la oposición al chavismo para introducir en Venezuela camiones con ayuda humanitaria, se celebró un concierto organizado por el magnate británico Richard Branson. Entra en escena entonces una figura clave en el último plan contra Maduro. Se trata de Jordan Goudreau, exmiembro de las fuerzas especiales de Estados Unidos, veterano de Irak y Afganistán y hoy representante de la firma de seguridad privada Silvercorp, con sede en Florida. Durante esos días Goudreau se encargó de la protección de los artistas, pero también encontró un terreno fértil para intentar hacer negocios.

En ese momento Venezuela vivía días de turbulencias políticas después de que en enero Guaidó se proclamara presidente del país y en las filas opositoras varios cargos vislumbraron la posibilidad de formar una especie de ejército particular para intentar una incursión. Cúcuta era el epicentro de esos movimientos. “De los 1.700 hombres que Venezuela tuvo en los refugios encargados por el Gobierno colombiano y manejados por ACNUR [para recibir a venezolanos que querían salir del país], solamente 163 fueron los que en verdad pasaron de Venezuela hacia Colombia el 23 y los días siguientes”, relata una fuente al tanto de los movimientos de los militares desertores. “El resto era personal militar, policial, bomberos que estaban dispersos en América e inclusive algunos en Europa. Fueron llegando sencillamente porque pensaban que se iba a organizar una operación”.

Un ex general con ínfulas cercano a Chávez

Pero las expectativas de estos opositores que vieron la posibilidad de lanzar una operación contra Maduro quedaron frustradas. Sin liderazgo ni referentes, no tuvieron más alternativas que encerrarse en esos centros de acogida. El único nombre que aún resonaba entre ellos era el de Clíver Alcalá. Este ex general fiel a Hugo Chávez rompió con Maduro en 2016 y se fue a Colombia. Al menos dos fuentes que trabajaron a su lado en las fuerzas armadas venezolanas, y otras tantas que lo han seguido de cerca desde el ámbito político, lo describen como “una persona carismática, con mucha voluntad, mucho empuje: desde sus tiempos de servicio activo tenía fama de abusador, desviaba el poder, no respetaba, actuaba con mucha furia y apoyó al régimen en la mayoría de los desmanes que había cometido”.

Hace un mes y medio, a finales de marzo, Alcalá fue acusado formalmente por Washington de tráfico internacional de drogas. Fue incluido en una lista en la que aparece junto a la cúpula del chavismo. El ex general, que residía en Barranquilla, en el Caribe colombiano, decidió entonces entregarse a la DEA, pero antes habló públicamente de un complot para derrocar a Maduro que se estaba organizando en Colombia e hizo referencia a la incautación de un arsenal de armas.

Fue precisamente Alcalá el primero en hablar de un contrato estipulado el pasado mes de octubre por el equipo de Guaidó con Jordan Goudreau y su empresa, Silvercorp, que estaría detrás del desembarco en la costa caraqueña de hace 15 días. Juan José Rendón, conocido como JJ, un controvertido asesor del líder opositor que ha participado en campañas de muchos políticos latinoamericanos y al que siempre se han atribuido operaciones oscuras, admitió hace unos días haberlo firmado. “Era una exploración para ver la posibilidad de captura y entrega a la justicia de miembros del régimen”, reconoció el consultor en la CNN, que exculpó a Guaidó ante la aparición de su supuesta firma en los mismos documentos. Rendón, que llegó de la mano de Leopoldo López, dimitió de su cargo, pero la tibieza del líder opositor, que aceptó la renuncia, aunque en un principio evitó despedirlo pese a las presiones internas, ha suscitado un enorme malestar en la oposición ante lo que consideran la imposibilidad de romper con su jefe.

El hecho de que Colombia —país que comparte con Venezuela más de 2.200 kilómetros de frontera y destino de cerca de 1,5 millones de venezolanos que en los últimos años migraron en busca de oportunidades— fuera la base de operaciones hace un año para fraguar un intento de golpe pone de por sí la lupa sobre sus autoridades. Por complicidad o por omisión. Alguien de la cadena de mando militar debió de estar al tanto, al menos hasta cierto momento. Aunque todos, empezando por el presidente, Iván Duque, se desvincularon rotundamente de lo sucedido y formalmente el Gobierno instó a los dirigentes opositores en el exilio a informarles de cada paso. Las dudas sobre si un sector de la inteligencia colombiana próximo al expresidente Álvaro Uribe actuó con el beneplácito de este, pero no del de Duque, cobran fuerza con el paso de las semanas y por la versión de diferentes fuentes, tanto venezolanas como colombianas.

Esos planes, en cualquier caso, se pusieron en marcha justo después del 23 de febrero de 2019. Alcalá, con fondos procedentes de la oposición, comenzó a organizar unos campos de entrenamiento cerca del municipio colombiano de Riohacha, en el departamento caribeño de La Guajira. Se trata de un territorio poco poblado en el que se mezclan desierto, selva y montaña que linda con Venezuela y que él conoce debido a vínculos familiares y a su pasado como comandante en esa región, en la que estrechó lazos con guerrilleros de las FARC. Los ordenadores incautados en 2008 al entonces número dos de la guerrilla, Raúl Reyes, revelaban la cercanía entre Alcalá e Iván Márquez, jefe negociador de la guerrilla en La Habana, hoy un líder disidente que rompió con los acuerdos de paz.

Operadores políticos

Mientras tanto, en Caracas se intensificaba el pulso entre Guaidó y Maduro. El país sufría una crisis eléctrica sin precedentes y tomó vuelo otra opción, que se manejaba en paralelo. Todas las fuentes consultadas coinciden en que en todo momento ha habido múltiples planes sobre la mesa; pocos se explican cómo el más disparatado de todos fue el que terminó por desarrollarse. Fue la asonada del 30 de abril de 2019. Tenía el objetivo de provocar una ruptura de las fuerzas armadas y facilitar una etapa de transición con la participación de algunos altos cargos chavistas. Como los demás intentos, fracasó y terminó con un incremento de la tensión y la liberación de Leopoldo López después de pasar tres años encarcelado y casi dos en arresto domiciliario. El dirigente opositor y líder del partido Voluntad Popular encontró resguardo horas después en la residencia de la Embajada de España en Caracas, donde todavía permanece.

Esa operación se precipitó, según al menos dos fuentes, debido a la insistencia del mayor del Ejército venezolano Javier Nieto Quintero, que fue precisamente quien junto a Goudreau reivindicó el intento de incursión marítima de hace dos semanas. El fracaso del plan de abril de 2019 provocó una desbandada. El exjefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) Cristopher Figuera, que participó en esos hechos, huyó a Estados Unidos tras pasar unas semanas en Colombia. “El personal militar se quedó sin padre ni madre. Los que estaban en Cúcuta se quedaron definitivamente aislados en sus refugios y los que estaban con Clíver Alcalá también quedaron aislados en el campamento de Riohacha. Y los que estaban en Venezuela, por supuesto, temerosos de la acción del Gobierno debido al control público que se hacía”, resume un oficial.

¿Qué pasó entre abril de 2019 y mayo de 2020? Para empezar, entran en escena dos operadores políticos próximos a Leopoldo López. Ya a mediados de mayo del año pasado, Lester Toledo, que había sido uno de los coordinadores de la ayuda humanitaria, y Jorge Betancourt, organizan reuniones en Bogotá para explorar posibles acciones. Lo hicieron, durante esas semanas, en al menos tres ocasiones. Sobre la mesa estaba el plan que estaba diseñando Goudreau. El exmilitar norteamericano proponía en un primer momento entrar por las líneas fronterizas, ir destruyendo a los grupos de las FARC y del ELN, y posteriormente insistía en entrar con 300 hombres por la costa a través de La Guaira.

Pero otros sectores de la oposición al tanto de estos planes los consideraron disparatados desde el comienzo. “Para conquistar una cabeza de playa hay que tener un volumen de fuego y una cobertura aérea suficiente, más cuando te estás metiendo en el centro del poder militar venezolano. En La Guaira solamente está el cuerpo de infantería de la Marina, pero tienes a Caracas cerca y dos batallones de infantería muy poderosos que pueden decidir cualquier operación militar”, asegura una de las fuentes consultadas. El tenor de las apreciaciones de Goudreau, según algunos de quienes lo conocieron, daba la idea de su desapego de la realidad: “Cada uno de mis hombres equivale a 500 combatientes venezolanos”.

Este ex boina verde participó en otro encuentro en junio de 2019. Fue acompañado por un puertorriqueño llamado Lorenzo que actuó como intérprete y se reunió con Clíver Alcalá, que también fue con traductor, el teniente venezolano en el exilio Arturo Gómez Morantes. Los asistentes evaluaron el coste de la operación, que al principio rondaba los 700.000 dólares y posteriormente ascendió hasta 1,8 e incluso 3 millones.

El entorno de Leopoldo López quería tener la última palabra sobre el dinero recaudado, lo que generó tensiones entre los presentes. Tanto es así que Toledo y Betancourt informaron al día siguiente de la necesidad de apartar a Alcalá, puesto que ya entonces el ex general estaba sancionado por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) de Estados Unidos. Lanzaron una propuesta al teniente Gómez Morantes para que él dirigiera la incursión. Este, según las fuentes consultadas, grabó la conversación y se la envió a Alcalá. Y fue así como se produjo la primera fractura entre el sector militar y político. Contactado por EL PAÍS, Toledo asegura que nunca tuvo nada que ver con Alcalá y que lo denunció desde que fue elegido diputado por el Estado de Zulia. Además, se desvincula de forma rotunda del desarrollo final de la Operación Gedeón en las costas venezolanas.

El ex general contaba en ese momento con no más de 70 hombres repartidos en algunas casas de campo de La Guajira, pese a que él presumiera en público de 300 soldados. La falta de ingresos profundizó su malestar. Esos hombres no tenían una dieta sana y algunos enfermaron por no tener acceso al agua potable, de acuerdo con al menos tres personas al tanto de la situación en los campamentos. Solo más tarde recibió unos fondos y la situación mejoró. Alcalá hasta llegó a comprar camisetas y zapatillas deportivas para los entrenamientos.

Por entonces, en el verano de 2019, Jordan Goudreau ya estaba instalado en una vivienda del acomodado norte de Bogotá con al menos cuatro personas: un estadounidense, un puertorriqueño, un hondureño y un mexicano.

El papel de la inteligencia colombiana

Una de las incógnitas es el papel de la inteligencia colombiana. Según las fuentes consultadas, el abandono de los campos y el diseño del plan contribuyeron a que los servicios de inteligencia de Estados Unidos y de Colombia relajaran la vigilancia. Sin embargo, al menos Clíver Alcalá estuvo en contacto con la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI) colombiana desde su llegada al país. En la recta final del último mandato de Juan Manuel Santos (2010-2018), le recibió el general Juan Carlos Buitrago, entonces subdirector de la agencia, y en mayo del año pasado fue captado en medio de la celebración de una cumbre por Carlos Narváez, subdirector de operaciones, con quien mantuvo relación durante meses.

En todo momento, según varias versiones, Toledo y Betancourt presumían de contactos en el Gobierno colombiano, con el expresidente Álvaro Uribe o el entonces embajador colombiano en Estados Unidos, Francisco Santos. El actual jefe de la DNI fue el jefe de la Casa Militar durante el mandato de Uribe. El sector más radical de la oposición recela de Iván Duque, a quien atribuye demasiada prudencia el 23 de febrero, y se considera más afín al ala más dura del Centro Democrático, el partido fundado por Uribe. Sin embargo, no se han aportado evidencias de que esos contactos se produjeran con frecuencia o fueran fluidos.

Quedan las dudas sobre si alguien en el Gobierno estaba informado y dejó que los hombres de Alcalá y Goudreau siguieran actuando. En cualquier caso, al margen de la intensidad de la vigilancia de Colombia, los agentes se encontraron con un abanico de personalidades que comprometían, de entrada, cualquier tipo de conspiración. “En Venezuela todas las conspiraciones han fracasado por cinco razones: porque hay un poco de mitómanos, gente que te dice que tiene 50 batallones dispuestos a intervenir y no es verdad; porque hay un montón de ilusos, gente que piensa que si ellos dan un paso muchos los van a seguir; porque hay estafadores, gente que ha hecho de la necesidad de restituir la democracia en Venezuela un negocio; la cuarta son los ignorantes, gente que no sabe de artes y ciencia militares; y la última son los locos, con componentes de vanidad y de ego”. Estas palabras, de un antiguo alto mando militar, son de alguna manera el punto de unión entre las premisas y lo que vino después.

La organización del operativo en Colombia se complicó. Entran en escena otros dos oficiales venezolanos, los tenientes coroneles Illich Sánchez y Rafael Pablo Soto Manzanares, que desempeñaron un papel determinante en la asonada del 30 de abril, al mismo tiempo que el mayor Nieto Quintero y Rodney Pacheco, al que se le consideraba uno de los responsables de seguridad de Juan Guaidó. Fueron ellos los que, entre finales del pasado verano y el inicio del otoño, comienzan a conversar con un grupo de militares en el exilio encabezado por los hermanos Sequea, sobre todo con Juvenal y Antonio Sequea, quien fue detenido por las autoridades venezolanas el en el intento de desembarco del pasado 3 de mayo. “Illich Sánchez y Soto Manzanares le recomiendan a Leopoldo López retomar otra vez contacto con esta gente, ya que los hermanos Sequea eran los que se iban a hacer cargo de la operación”, asegura una de las fuentes al tanto de los movimientos.

Poco después, entre finales de noviembre y principios de diciembre, Antonio Sequea es detenido en el aeropuerto El Dorado de Bogotá mientras trataba de volar a España con pasaporte falso. Los motivos de ese viaje se desconocen, aunque la sospecha de operadores al tanto del plan es que tuviera que ver con búsqueda de financiación. El ex general Hugo Carvajal, apodado El Pollo, hoy prófugo de la justicia española, había sido jefe de Sequea y en 2019 apoyó públicamente la causa de Guaidó.

Hay un vacío en el tiempo que no ha terminado por aclararse y que está cubierto por un manto de especulaciones más que de certezas. Tras saltar por los aires la Operación Gedeón hace dos semanas, se supo que esta había sido planeada en un principio por asesores de Guaidó, siendo el líder visible J. J. Rendón. El estratega venezolano ha insistido en que, entre octubre y noviembre, ante las exigencias de Goudreau, rompió con él. Sin embargo, el ex boina verde siguió adelante con sus propósitos. Quién le dio el beneplácito es un interrogante, mientras muchos dudan que los servicios de inteligencia de Colombia no supieran de sus movimientos en la capital colombiana y por todo el país. Al menos tres fuentes al tanto aseguran que están tratando de seguir el hilo del dinero que pudo haber recibido, pues no dudan que, a través de testaferros, le siguió llegando financiación para la operación fallida. Ver si ese dinero llegaba desde dentro de la oposición, como piensan muchos pues hay un sector convencido de que una intervención militar es la única solución, o desde el Gobierno de Maduro, que se entera de los planes, es algo que de momento no está esclarecido.

Operación de contrainteligencia

De lo que hoy, en cambio, pocos dudan es de que la operación estaba infiltrada o penetrada por informadores del régimen de Maduro. Ya a finales del año pasado cundían las sospechas en sectores de la oposición. El mandatario venezolano se refirió en algunas apariciones públicas a supuestos “rambos” que conspiraban desde Colombia, una descripción que encaja con la figura de Goudreau. En segundo lugar, según la información filtrada desde la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), en enero el chavismo realizó una operación, cerca de las playas donde se intentó la incursión marítima. Las fuerzas de seguridad allanaron hoteles, albergues y posadas en busca de Clíver Alcalá, cuyo hermano es embajador de Venezuela en Irán, y ciudadanos puertorriqueños, hondureños y estadounidenses. Un rastreo que coincide con las nacionalidades de los hombres que compartían vivienda con Goudreau en Bogotá. Además, los uniformados realizaron un ejercicio de defensa del puerto, bautizado como Punto de Resistencia Bravo.

También hubo un simulacro de cierre de la ciudad de Caracas, ubicada a unos 30 kilómetros de la costa. En la grabación del interrogatorio de Luke Denman, uno de los mercenarios estadounidenses detenidos, este afirma que su misión era hacerse con el control del aeropuerto para permitir el aterrizaje de aviones estadounidenses y sacar a Maduro del país. Aunque en sus primeras declaraciones no lo menciona abiertamente, el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía se encuentra junto al puerto de La Guaira.

El 11 de marzo, además, el Ejército venezolano capturó en una zona fronteriza de La Guajira conocida como Trocha número 30 a un teniente llamado Figueroa Fernández. La detención se produjo en uno de esos cientos de caminos informales que conectan Colombia y Venezuela y fue fortuita, según el relato de una fuente militar, porque el oficial conducía a alta velocidad en una trocha. Este, según información de la FANB, bajó del vehículo y se dijo dispuesto a colaborar. Apenas dos semanas después, las autoridades colombianas incautan un arsenal de armas, pero no hacen público el operativo durante unos días. Sin embargo, Nicolás Maduro tarda siete horas en mencionar el decomiso, mientras el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, al día siguiente, da los detalles del plan de Goudreau y Clíver Alcalá. Cuando este se entrega a Estados Unidos, muchos en las filas opositoras pensaron que era inviable continuar con el plan. Sin embargo, la operación siguió adelante.

Malestar generado

Las consecuencias que ha tenido la Operación Gedeón aún son imprevisibles, pero no cabe duda de que ha supuesto una sacudida a las aspiraciones de Guaidó y al mayor tesoro que este tiene: el apoyo internacional. Las fuentes consultadas, dentro y fuera de Venezuela, en diversos países, admiten que el malestar generado en Estados Unidos por la chapuza de hace dos semanas ha sido mayúsculo. Lo mismo ocurre en Colombia y en algunos países de Europa. Si no ha saltado por los aires el apoyo a Guaidó ha sido porque todos los actores son conscientes de que es la única figura que aún articula una unidad frente a Maduro, al menos a nivel nacional.

En Venezuela ocurre algo parecido. Las desavenencias crónicas de la oposición no tardaron en manifestarse, sobre todo en privado. En público, el partido Primero Justicia, de Henrique Capriles, que permanece en Venezuela y de Julio Borges, exiliado en Colombia, ha sido el único que ha criticado lo ocurrido y exigió a Guaidó romper con J. J. Rendón. “Parece que nos hemos subido a la máquina de Marty Mcfly y hemos retrocedido a 2018”, resume una de las fuentes, ante el reto que tiene por delante la oposición.

En el chavismo tampoco hay una postura clara sobre qué hacer ante un nuevo intento de derrocar a Maduro. Celebran que la oposición les haya brindado, sin costo alguno, una unidad en el seno de las fuerzas armadas que tapa, al menos por el momento, las grietas internas. Un sector, que encabezaría el propio Maduro y cuya figura más visible es Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación, se muestra partidarios de no actuar contra Guaidó, esto es, descarta la posibilidad de detenerlo, pese a que se han intensificado los ataques contra él y el asedio a su círculo más próximo. Rodríguez siempre ha sido partidario de la idea de que el líder opositor termina por errar, y eso les beneficia. Hay otro bando, no obstante, encabezado por Diosdado Cabello, número dos del chavismo, que siente que la autoridad del Gobierno sufre un golpe, por leve que sea, cada vez que se evidencia un intento de fractura de las fuerzas armadas.

La Operación Gedeón, un nuevo plan disparatado, ha sacudido a Venezuela en medio de la pandemia de la covid-19. Antes de la llegada del coronavirus, la oposición y el chavismo ultimaban un acuerdo para la recomposición del CNE, con vistas a las elecciones parlamentarias previstas para finales de este año. La pandemia lo trastocó todo. No solo en el ámbito político. La crisis para los venezolanos se ha agudizado; la hiperinflación se ha vuelto a disparar, la escasez de combustible es total. Hasta hace unas semanas, miembros de la oposición mantenían canales abiertos con el Gobierno para tratar de que el ingreso de ayuda humanitaria fuese mayor. Una parte de los críticos con Maduro, dentro y fuera de Venezuela y en buena parte de la comunidad internacional, cunde la necesidad de que lograr un acuerdo humanitario abriría la posibilidad de iniciar una negociación política. “Que haya voluntad política, no es necesariamente lo mismo a que haya un acuerdo político”, señala una fuente. No obstante, aún hay líderes con peso que creen que la caída de Maduro es solo cuestión de tiempo y siguen azuzando el fuego de una intervención. De ahí que no pocos se pregunten: ¿Cuál será el siguiente plan disparatado?

El País
Javier Lafuente
Francesco Manetto
Ciudad de México / Madrid
Lunes 18 de mayo de 2020.


En la medición de las últimas 24 horas se registraron 2.448 muertes.


Estados Unidos alcanzó este jueves la cifra de 1.254.740 casos confirmados de covid-19 y la de 75.543 fallecidos, de acuerdo al recuento independiente efectuado por la Universidad John Hopkins.

Este balance con cierre a las 8 de la noche de este jueves en Washington es de 27.310 contagios más que hace 24 horas y de 2.448 nuevas muertes. En todo el país han superado la enfermedad al menos 195.036 personas, por lo cual quedan activos algo menos de un millón de casos.

El país tiene 1,25 millones de casos diagnosticados y cerca de 195.000 personas curadas, según la universidad, que precisa que se han realizado más de 8,1 millones de pruebas de detección en todo el territorio. Los balances diarios en Estados Unidos no han caído por debajo de los 1.000 fallecidos desde principios de abril. Tras haber registrado más de 3.100 muertos en 24 horas a mediados de abril, la curva de contagios está ahora en una especie de meseta de la que no consigue descender.

El estado de Nueva York se mantiene como el gran epicentro de la pandemia en Estados Unidos con 327.469 casos confirmados y 26.144 fallecidos. Solo en la ciudad de Nueva York han muerto 19.540 personas.

A Nueva York le siguen la vecina Nueva Jersey con 133.991 casos confirmados y 8.807 fallecidos, Massachusetts con 73.721 positivos por coronavirus y 4.552 muertos y el estado de Illinois, que ha reportado 70.871 contagios y 3.111 decesos. Otros estados con un gran número de fallecidos son Michigan con 4.345, Pensilvania con 3.589 y Connecticut con 2.797.

El balance provisional de fallecidos -75.543- sigue por debajo de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes; pero ha superado ya los cálculos más optimistas que hizo después el presidente Donald Trump, de entre 50.000 y 60.000 fallecidos.

El pasado domingo, sin embargo, el presidente admitió que la cifra estará entre 75.000 y 100.000, al tiempo que defendió la decisión de múltiples estados de eliminar gradualmente las medidas de confinamiento pese a reconocer que provocará algunas muertes.

El Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para comienzos de agosto la crisis habrá dejado más de 134.000 muertes en EE. UU.

EFE
Washingtos, EU
Domingo 10 de mayo de 2020.



El artículo detalla que los cálculos apuntan que contratistas privados cobrarían 750,000 dólares por kilómetro para recubrir con dos capas de pintura acrílicas las barras de metal


La propuesta del presidente estadounidense, Donald Trump, de pintar de negro los barrotes metálicos del muro en la frontera con México puede elevar el costo de construcción en 500 millones de dólares o más, reveló este miércoles la prensa local al dar a conocer estimaciones hechas por funcionarios para esa contratación.

Según el diario The Washington Post, que citó a funcionarios de la Administración, el gobernante insistió en esa propuesta durante una reunión celebrada en abril pasado en la que le pidió a su yerno y asesor, Jared Kushner, y a sus ayudantes que estimaran los costos del trabajo de pintura.

La información apuntó que esa posibilidad ha estado en el aire durante los últimos años, pero comandantes militares y funcionarios de la frontera la habían desechado por considerarla innecesaria, costosa y una carga de mantenimiento a largo plazo, según el Post.

Las estimaciones presentadas por funcionarios federales de contratación indican que los costos oscilan entre 500 millones de dólares para dos capas de pintura acrílica hasta más de 3,000 millones para un recubrimiento termoplástico.

El artículo detalla que los cálculos apuntan que contratistas privados cobrarían 750,000 dólares por kilómetro para recubrir con dos capas de pintura acrílicas las barras de metal, mientras que un recubrimiento usado para proteger presas, canales y proyectos similares se estima cueste alrededor de 2.8 millones de dólares por kilómetro. El recubrimiento termoplástico valdría unos 4.25 millones por kilómetro.

La idea del gobernante, agrega el diario, es que los barrotes -elaborados con acero y cuyo diseño prevé que puedan tener una vida útil de 30 años sometidos a luz solar intensa y cambios de temperatura en la intemperie- sean pintados de negro, como una forma de evitar que puedan ser escalados para atravesar de forma irregular el límite entre ambos países.

Pero los funcionarios involucrados en el proyecto consideran que la pintura puede retrasar el ritmo de construcción, ya que deberán regresar a las secciones que ya han sido erigidas y donde las barras son de color anaranjado debido a la rápida oxidación.

Pintar los barrotes ya instalados, explica el Post a partir del testimonio de ingenieros, haría igualmente más costosa esa operación, ya que es más barato ponerles el color previamente.

El pasado 3 de abril, un grupo de más de cuarenta legisladores demócratas instó a Trump a detener “de inmediato” la construcción del muro en la frontera con México para centrarse en la crisis sanitaria provocada por el coronavirus SARS-CoV-2.

Y ya en febrero, varias organizaciones de la sociedad civil anunciaron una demanda judicial contra el Gobierno de Trump por la transferencia de 3.800 millones de dólares de fondos adicionales del Pentágono para su barrera en la frontera con México.

Trump, que se presenta este noviembre a la reelección para un segundo mandato, ha prometido construir más de 805 kilómetros de muro para principios del próximo año.

EFE
Washington, EU
Viernes 8 de mayo de 2020.

Página 1 de 21

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Síguenos en Twitter