Según un sondeo divulgado este martes por la Universidad de Saint Leo, Florida

    
El 55 % de estadounidenses desaprueba el trabajo del presidente Donald Trump, según un sondeo divulgado este martes por la Universidad de Saint Leo (Florida), que evidencia además que mantiene el apoyo de su base republicana.

Mientras, en Florida, la ahora residencia oficial del republicano y donde pasa las temporadas de invierno con su familia, el 51.4 % considera que el republicano no ha hecho un buen trabajo, detalló el Instituto de Encuestas de la universidad.

El magnate inmobiliario ganó en 2016 Florida, un estado considerado clave en las elecciones presidenciales, por menos de 2 puntos porcentuales contra la ex secretaria de Estado demócrata Hillary Clinton.

Por otro lado, pese al proceso para un juicio político que enfrenta el republicano en la Cámara de Representantes de EUA, la encuesta muestra que el índice de aprobación en el país se mantiene "constante", con un 43.4 % de los estadounidenses encuestados en noviembre pasado.

Los resultados son "parte de un cambio de décadas de aprobación menos dinámica como resultado de la polarización", manifestó Frank Orlando, director del Instituto de Encuestas de la Universidad de Saint Leo.

Precisó que "de una forma u otra, quienes se opongan (a Trump) seguirán encontrando razones para hacerlo, y quienes lo apoyen harán lo mismo".

Los resultados recientes también muestran que la mayoría de los republicanos en la encuesta de Saint Leo de noviembre siguen apoyando a Trump: 85.5 % en la base nacional y 84 % en los resultados de Florida.

Entre los votantes independientes, el 39.6 % en todo el país aprobó el desempeño laboral de Trump, en comparación con el 40.5 % en Florida.

La encuesta nacional entrevistó a mediados de noviembre a 1,000 votantes, con un margen de error de 3 puntos porcentuales, y la de Florida a 500 encuestados, con un margen de error de 4.5 puntos porcentuales.

EFE
Miami, Florida, EU.
Martes 03 de diciembre 2019.


El abogado personal de Trump fue huésped del empresario Alejandro Betancourt en Madrid, al que luego defendió de una investigación del Gobierno de EE UU


Los problemas crecen para Rudy Giuliani, exalcalde de Nueva York, abogado personal de Donald Trump y nombre omnipresente en la investigación del impeachment del presidente. Al veterano abogado se le ha abierto nuevo frente, que parte de Venezuela, hace escala en Madrid, y tiene que ver con el difícil encaje de su trabajo no remunerado para el presidente y los onerosos servicios que presta simultáneamente a otros clientes.

El 25 de julio, Trump pidió por teléfono al presidente ucranio, Volodímir Zelenski, que investigara a sus rivales demócratas, y le recomendó que hablara con Giuliani. El 2 de agosto, Giuliani se reunió en un hotel de Madrid con Andrei Yermak, asistente de Zelenski, para concretar el encargo de Trump. Así lo ha reconocido el propio abogado, que dijo a The Daily Beast que Yermak se había ofrecido a viajar a Estados Unidos, pero él le sugirió Madrid, adonde tenía que viajar de todas maneras por “negocios y vacaciones”.

El principal motivo de Giuliani para viajar a Madrid, según The Washington Post, era reunirse con Alejandro Betancourt López, empresario venezolano que amasó una enorme fortuna con la crisis eléctrica sufrida por el país sudamericano a finales de la década pasada. Giuliani, según el Post, fue huésped de Betancourt en una histórica finca de su propiedad a las afueras de Madrid.

Betancourt, en una muestra de su poderío financiero, adquirió en 2012 una finca de 1.440 hectáreas en Santa Cruz del Retamar, en Toledo, apenas 50 kilómetros al suroeste de Madrid, que antiguamente albergó el castillo de Alamín. El 3 de agosto, el día después de su reunión con Yermak, Giuliani compartía en su cuenta de Twitter cuatro fotos de paisajes del “sur de Madrid”, donde encontró “bellos pueblos”, “adorables campos” y “gente maravillosa”.

Resulta, según revela el Post, que Betancourt había contratado a Giuliani para ayudarle en su defensa contra una investigación del Departamento de Justicia estadounidense sobre lavado de dinero y soborno. Se antoja una buena jugada contratar al abogado personal del presidente para defenderse de una investigación llevada a cabo por su propia Administración.

Un mes después, según las fuentes anónimas citadas por el Post, Giuliani era uno de los abogados que defendían a Betancourt en Washington y se reunían con altos cargos del Departamento de Justicia para convencerles de que el empresario venezolano no debía enfrentarse a cargos en el caso, presentado ante la justicia de Florida, sobre una trama de saqueo y blanqueo de 1.200 millones de dólares. Betancourt no se encuentra entre los ocho acusados en el caso pero, según publicó el Miami Herald, se le menciona como conspirador.

Giuliani suele jactarse de que no obtiene beneficio económico de su trabajo pro bono para el presidente. Pero casos como este revelan cómo sigue ofreciendo sus servicios, simultáneamente, a clientes extranjeros con intereses ante la Administración estadounidense. Servicio público e interés económico privado se mezclan reiteradamente en la carrera del exalcalde de Nueva York. Pero en esta ocasión, en medio del proceso de impeachment de Trump, el asunto adquiere una nueva dimensión: además de ejercer de abogado del presidente, según han declarado varios testigos, Giuliani asumía en el extranjero una suerte de representación no oficial de Estados Unidos.

The Wall Street Journal publicó el lunes que la fiscalía de Nueva York está investigando los negocios de Giuliani en el marco de una causa por financiación ilegal de campaña contra dos asociados suyos, Lev Parnas e Igor Fruman. Parnas y Fruman, empresarios inmobiliarios en Florida y de origen ucranio y bielorruso, respectivamente, trabajaron con Giuliani, además de en otros negocios privados, en sus esfuerzos para que el Gobierno de Kiev investigara a los rivales demócratas de Trump. El 9 de octubre, fueron detenidos en el aeropuerto de Dulles, junto a Washington, acusados de dirigir fondos de un Gobierno extranjero a políticos estadounidenses. Ambos, según el Post, se alojaron también en la finca de Betancourt en la provincia de Toledo, cuando viajaron para reunirse con Yermak en un hotel de Madrid.

No es la primera que Venezuela sale a relucir en las investigaciones del impeachment. La experta en Rusia del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Fiona Hill, en su testimonio a puerta cerrada previo a su comparecencia pública del pasado jueves, aludía a un vínculo venezolano. “Me dijeron que los mismos individuos que han sido imputados [Parnas y Fruman] habían estado interesados, en diferentes momentos, en inversiones de energía en Venezuela y que esto era bastante conocido", dijo Hill, según la transcripción de su primer testimonio.

El País
Pablo Guimón
Washington, DC, EU
Miércoles 27 noviembre 2019.


Los declarantes son los últimos programados de las audiencias públicas donde funcionarios han desafiado las órdenes del mandatario de EU de no declarar


Washington.- Los legisladores que encabezan el proceso de juicio político del presidente Donald Trump en la Cámara de Representantes escucharán hoy a dos testigos clave que se alarmaron por la forma en que el mandatario y otros en su órbita conducían la política exterior en Ucrania, culminando una intensa semana en esta histórica investigación.

David Holmes, consejero político de la embajada de Estados Unidos en Kiev, ha dicho que estaba almorzando con el embajador estadounidense para la Unión Europea, Gordon Sondland, este verano cuando escuchó a Trump por teléfono preguntarle al Sondland sobre las investigaciones que quería del presidente de Ucrania. El colorido intercambio no se parecía a nada que hubiera visto nunca, dijo Holmes en una declaración previa a puerta cerrada.

Fiona Hill dijo que su jefe en el Consejo de Seguridad Nacional, John Bolton, interrumpió una reunión con ucranianos que visitaban la Casa Blanca cuando Sondland comenzó a preguntarles sobre "investigaciones''.

Los dos testigos que comparecerán hoy son los últimos programados de las audiencias públicas donde funcionarios actuales y anteriores han desafiado las órdenes de Trump de no declarar sobre el tema Ucrania.

La investigación se centra en las acusaciones de que Trump buscó que Kiev indagara a rivales demócratas, entre ellos el exvicepresidente Joe Biden y su hijo Hunter, a cambio de recibir ayuda militar estadounidense.

Associated Press
Washington, DC. EU.
Jueves 21 noviembre 2019.


Un Comité de la Cámara de Representantes pidió al presidente documentos de ocho años

    
Washington.- Una corte federal de apelaciones rechazó este miércoles aceptar la apelación del presidente Trump sobre un fallo anterior para que su bufete de contadores acate las demandas que hizo un Comité de la Cámara de Representantes para que entregue los registros financieros de ocho años.

En la más reciente serie de derrotas en la corte para Trump en cuanto a su decisión de luchar “contra todos” los citatorios del Congreso, la Corte de Apelaciones del Distrito Columbia rechazó su petición de volver a escuchar el caso en el que desafía el citatorio que se le envió al bufete Mazars USA.

Ahora, Trump apelará ante la Suprema Corte, agregando a su término actual otro caso de alto perfil sobre la separación de poderes.

Los abogados que representan a Trump han argumentado que el Congreso no tiene autoridad legítima legislativa para solicitar sus registros empresariales debido a que el Comité  que los está solicitando está tratando de determina si violó las leyes existentes --- y no está sopesando el promulgar una nueva.

En el mes de octubre, el panel de una corte de apelaciones integrado por tres jueces rechazó ese argumento y ratificó la autoridad que tiene el Congreso para emitir un citatorio.
Sin embargo, Trump le pidió a la corte que eliminara ese fallo y reconsiderara el caso.

Este miércoles, la corte rechazó su petición por una votación de 8-3.

The New York Times
Washington DC, EU.
Miércoles 13 noviembre 2019.


Alexandria Ocasio-Cortez además avaló las protestan por agresiones de la policía


Alexandria Ocasio-Cortez, miembro de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, mostró su apoyo a aquellos manifestantes que decidieron evadir el pago del metro durante la jornada del pasado viernes en Nueva York.

Noticias relacionadas Los casos que detonaron la masiva evasión en el metro de Nueva York: Denuncian violencia desmedida de la policía Los casos que detonaron la masiva evasión en el metro de Nueva York.

La congresista de "La Gran Manzana", que forma parte del Partido Demócrata, escribió en Twitter que "poner fin al encarcelamiento masivo significa desafiar un sistema que encarcela a los pobres para liberar a los ricos".

 Sus palabras responden a las protestas que han acontecido en los últimos días en la poblada ciudad norteamericana a raíz de un polémico arresto a un joven que no había pagado su pasaje de metro.

 "Arrestar a personas que no pueden pagar una tarifa de US$2,75 no hace a nadie más seguro y desestabiliza a nuestra comunidad. Los neoyorquinos lo saben, lo están entendiendo y se defienden el uno al otro", añadió Ocasio-Cortez.

 En videos difundidos en redes sociales, se vio cómo al menos 12 policías ingresaron a un vagón del metro en Nueva York para arrestar a un hombre afrodescendiente, a quien lanzaron al suelo y retuvieron con sus armas.

Emol
Nathalia Quijada
Nueva York, E. U.
Domingo 03 de noviembre de 2019.


El presidente de EE UU considera que esos medios difunden noticias falsas y ordena a las agencias del Gobierno que dejen de recibirlos


No pasa un día sin que no haya una noticia que se salga de los cauces informativos habituales. Ya sea porque el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anuncie en un mitin la construcción de un muro fronterizo con México en Colorado, cuando lo más cerca que tiene Colorado del país vecino del sur es el nombre del Estado que tiene debajo, Nuevo México. O ya sea porque la Casa Blanca, a través de su portavoz, comunique su decisión de suspender la suscripción a los diarios The New York Times y The Washington Post.

Sobre el muro con Colorado, Donald Trump ya ha matizado que estaba "bromeando", que él sabe de sobra qué frontera linda con qué Estado. Si da marcha atrás sobre la decisión de prescindir de dos de los diarios más importantes de la nación está por materializarse.  “No renovamos nuestras suscripciones”, ha declarado Stephanie Grisham este jueves a la agencia France Presse. La razón esgrimida por la jefa de prensa del presidente, a través de un correo electrónico, es que representa “un ahorro sustancial para los contribuyentes”, ya que lo que la Casa Blanca planea hacer -no hay fecha fijada- es mandar una directiva a todas las agencias federales para que no renueven sus suscripciones de los mencionados rotativos. El ahorro se cifra, según Grisham, "en cientos de miles de dólares".

Quien primero ha informado de las intenciones de la Casa Blanca ha sido el diario The Wall Street Journal, que se salva de la censura presidencial. Dentro de la frenética actividad informativa, echando la vista atrás, todo debió de empezar el pasado lunes, cuando el mandatario se despachó a gusto en un programa de la cadena Fox contra los que él considera medios que publican constantemente noticias falsas. Respecto al Times, Trump dijo que no deseaba recibirlo más. "Ya no lo queremos en la Casa Blanca”, insistió el presidente. “Probablemente vamos a ponerle fin [a la suscripción del Times] así como a The Washington Post”, anunció. “Son falsos”, remató.

Dicho y hecho. Aunque la portavoz de la Casa Blanca no fue ayer capaz de aportar ningún detalle de cuándo o cómo va a proceder con semejante decisión presidencial, si dejará morir las suscripciones o se encargarán de llamar a atención al cliente para que no llegue ningún diario más ni del Post ni del Times al 1.600 de Pennsylvania Avenue.

Trump libra una batalla personal contra la prensa. El pasado mes de junio, el presidente escribió en su cuenta de Twitter, una suerte de diario en el que se desahoga sin complejos, que una historia que publicó The New York Times constituía “un virtual acto de traición”. Entonces, el dueño del rotativo neoyorquino, A. G. Sulzberger, escribió un artículo de opinión en The Wall Street Journal en el que decía que “el nuevo ataque cruzaba una línea muy peligrosa dentro de la campaña del presidente contra la prensa libre e independiente”.

Como informa este jueves The Wall Street Journal, no está claro cuántos suscriptores tiene el Post y el Times dentro del Gobierno Federal. Sí se sabe que los empleados federales pueden acceder de forma gratuita a las suscripciones digitales usando las direcciones de sus correos electrónicos del Gobierno.

La Casa Blanca es un cliente importante para la prensa. Cada madrugada llegan a sus puertas copias de USA Today, The Wall Street Journal, The Financial Times, The Washington Post y The New York Times, aunque la lectura favorita de Trump es el tabloide The New York Post.

El País
Yolanda Monge
Washington, DC, EU
Jueves 24 octubre 2019.


Marcelo Ebrard mencionó que es uno de los temas que se trataron


Los presidentes de México, Andrés Manuel López Obrador y Estados Unidos, Donald Trump, acordaron tomar acciones inmediatas para "congelar" el tráfico de armas de alto poder hacia nuestro país, como las que usó el crimen organizado el jueves pasado en Culiacán, Sinaloa, en el operativo fallido contra Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín "El Chapo" Guzmán.

Así lo informó el canciller Marcelo Ebrard Casaubón al dar a conocer los temas que se trataron en la conversación telefónica entre ambos mandatarios.

"Quiero plantearle, dijo el Presidente (López Obrador) que, usando tecnología en los dos países, cerremos, en la frontera, congelemos el tráfico de armas que es lo que está causando bajas en México, y la respuesta del presidente Trump fue que a él le parecía muy bien que se haga con base en tecnología", dijo Ebrard que ese fue uno de los temas en la llamada que ambos jefes de Estado sostuvieron esta mañana.

El Canciller refirió que las armas calibre 50 que usaron los grupos criminales el jueves pasado son propias de una guerra y de haber continuado con el operativo contra el presunto narcotraficante, estimó, habrían causado más de 200 bajas de civiles.

Ebrard Casaubón explicó que ayer se llevó a cabo una mesa de trabajo extraordinaria del grupo de alto nivel de México-Estados Unidos en las que participaron el Gabinete de Seguridad, su contraparte estadounidense, el embajador Cristhoper Landau, así como representes de la DEA y de la embajada americana.

Acordaron que la próxima semana junto con el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo y sus contrapartes de Estados Unidos se reunirían para presentar las acciones inmediatas para lograr el objetivo de congelar, no reducir, congelar el tráfico de armas hacia México proveniente de Estados Unidos.

El Universal
Ciudad de México
Sábado 19 de octubre 2019.


El periódico señala que el presidente creó con sus hermanos sociedades falsas para esconder dinero. El fisco de Nueva York revisará los expedientes de la familia

Un artículo de The New York Times publicado este martes señala a Donald Trump como artífice de parte de las estratagemas fiscales con las que ayudó a su padre, el constructor Fred Trump, a evadir impuestos en los años noventa. Una de las maniobras consistió en la creación de empresas falsas junto a sus hermanos. Citando una amplia investigación sobre más de 100.000 documentos fiscales y judiciales, entre otros, correspondientes a varias décadas, el rotativo cifra en 413 millones de dólares (en valor actual, 356 millones de euros) la cantidad de dinero que el republicano recibió de su progenitor a lo largo de su vida.

Charles J. Harder, abogado de Donald Trump, envió un comunicado al Times recalcando que las acusaciones de "fraude y evasión fiscal son falsas al 100%". El republicano causó revuelo durante la campaña electoral de 2016 al no hacer pública su declaración de la renta, como suelen hacer los candidatos presidenciales, lo que agravó las sospechas sobre sus prácticas empresariales y fiscales.

Trump nació ya rico. Su padre era un adinerado promotor inmobiliario que comenzó construyendo viviendas en Queens y en Brooklyn y la primera andadura del mandatario en el mundo de los negocios tuvo lugar en las empresas de su padre. El hijo, fascinado por el lujo neoyorquino, dio el salto a Manhattan y comenzó a impulsar rascacielos con su nombre. Y en aquella época, tanto el hoy presidente como sus hermanos siguieron recibiendo dinero de los progenitores.

Según el Times, Fred y Mary Trump transfirieron en total a sus vástagos más de 1.000 millones de dólares que, con los impuestos a donaciones y herencia del 55%, hubiesen supuesto 550 millones de dólares para el fisco, pero solo pagaron 52,2 millones (sobre el 5%).

El periódico cifra en 413 millones de dólares actuales el dinero recibido por su padre

Los primeros ingresos llegaron muy temprano para Donald Trump, a los tres años, cuando recibió el equivalente a 200.000 dólares al valor actual. A los ocho, según el artículo, ya era millonario, a los 17 se hizo con un edificio de apartamentos de 52 viviendas y, cuando se graduó en la universidad, ya recibía lo que hoy sería un millón de dólares anual. Al llegar a la cuarentena, la paga anual ya era de cinco millones.

Si los padres eran generosos, la investigación del Times muestra que el republicano también echaba una mano en lo que podía. Mucho del dinero recibido llegó a sus manos porque estaba ayudando a evadir impuestos. Creó junto a sus hermanos empresas falsas para ocultar estas donaciones y ayudó a su padre a obtener deducciones fiscales millonarias ilegales. También, según el artículo, colaboró con sus progenitores en diseñar una estrategia para depreciar las propiedades inmobiliarias para lograr un considerable ahorro en impuestos.

La Casa Blanca insistió este martes a través de su portavoz, Sarah Sanders, en que Trump comenzó su imperio con un préstamo de un millón de dólares de su padre que el hoy presidente devolvió. Ese ha sido siempre el relato de Donald Trump para defender la idea de hombre hecho a sí mismo pese al rico hogar en el que nación. Ahora, afirmó Sanders, su fortuna alcanza los 10.000 millonesde dólares, si bien unas valoraciones de Bloomberg la reducen a 2.800 millones. Si ese primer millón prestado del que habla Trump se hubiese invertido en el índice S&P de la Bolsa de Nueva York, los beneficios sumarían 1.960 millones.

James Gazzale, un portavoz del Departamento de Impuestos y Finanzas del Estado de Nueva York, ha indicado tras publicarse esta investigación que el departamento "está revisando las denuncias incluidas en el artículo de The New York Times". Para los demócratas, la aparición de estas informaciones supone un motivo más claro que nunca para obligar al presidente de Estados Unidos al habitual ejercicio de transparencia de publicar su declaración al fisco, algo a lo que se ha resistido hasta ahora. "Sabía que tenía que haber una razón convincente para este presidente se desmarcase del resto y no hiciera públicos sus impuestos y sus ingresos", señaló Richard Durbin, el senador demócrata de Illinois.

Trump reaccionó el miércoles por la mañana a través de su cuenta de Twitter. "El fracasado New York Times ha hecho algo que nunca he visto antes. Ha usado el concepto de 'valor del dinero en el tiempo' [concepto económico por el cual el valor del dinero actual es superior al del mismo montante en el futuro] para hacer una vieja, aburrida y a menudo conocida pieza castigo sobre mí", escribió, para añadir: "El 97% de sus historias sobre mí son malas. Nunca se han recuperado de su mala decisión electoral".

El País
Amanda Mars
The New York Times
Washington, DC, EU.
Miércoles 9 de ocubre 2019.


La conversación con el líder ucraniano ha sido clave para que los demócratas lanzaran un proceso de juicio político contra el mandatario estadounidense.


El Gobierno de EE.UU. ha divulgado el contenido de la llamada telefónica entre el presidente Donald Trump y su homólogo ucraniano, Vladímir Zelenski, que ha causado revuelo a lo interno de la política estadounidense.

La conversación en cuestión ha sido clave para que la Cámara de Representantes del país norteamericano iniciara oficialmente el proceso de juicio político contra el inquilino de la Casa Blanca, que podría resultar en su destitución.

En la plática, Trump intenta ahondar en los detalles en torno al proceso judicial cancelado en Ucrania que había involucrado a Hunter Biden, hijo del actual candidato demócrata a la Presidencia de EE.UU., Joe Biden.

"La otra cosa, hay mucho de qué hablar sobre el hijo de Biden, que Biden detuvo el procesamiento [judicial] y que mucha gente quiere averiguar sobre eso", indicó Trump a Zelenski. "Así que lo que sea que usted pueda hacer con el fiscal general sería genial", añadió el mandatario en referencia a un nuevo fiscal ucraniano que, según Zelenski, "analizará la situación".

El texto surge tras reportes de que Trump habría retenido la ayuda financiera a Ucrania con el fin de presionar a Kiev para que reabra la investigación de corrupción que involucra a Hunter Biden, que fue miembro de la junta directiva de la compañía ucraniana de gas.

La empresa, llamada Burisma, fue objeto de investigaciones de corrupción por parte de varios fiscales que periódicamente iniciaron y detuvieron los casos mientras Hunter Biden estaba en la junta directiva, lo que algunos señalan como uno de los varios ejemplos de poderosos oligarcas que habrían comprado el silencio del Gobierno.

A principios del 2018, Joe Biden se jactó de que durante la Administración de Barack Obama, en la que fungió como vicepresidente, presionó con éxito a Ucrania para que despidiera a su principal fiscal, Víktor Shokin, quien estaba a cargo de dicha investigación.

Citando varias fuentes en el Gobierno ucraniano, The Daily Beast reporta que Kiev probablemente reabra los casos que Trump discutió con Zelenski, aunque no necesariamente en detrimento del rival político del inquilino de la Casa Blanca.

Transcripción de la llamada con el presidente de Ucrania confirma que Trump pidió que se investigue a Biden y su hijo

"Se está hablando mucho del hijo de Biden, que Biden detuvo la investigación y mucha gente quiere averiguar sobre eso, así que lo que puedas hacer con el Fiscal General será genial", se lee en la transcripción publicada por la Casa Blanca

La Casa Blanca publicó este miércoles la transcripción de la conversación telefónica entre Donald Trump y el mandatario ucraniano, Volodymyr Zelensky, en respuesta al inicio de la investigación para poner en marcha el proceso de juicio político contra el presidente estadounidense anunciada ayer por la líder de los demócratas y presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

El contenido de la llamada telefónica del 25 de julio entre Trump y Zelensky confirma que el presidente estadounidense presionó a su homólogo para que abriera una investigación contra Joe Biden, exvicepresidente en la administración de Barack Obama y favorito en las encuestas para las presidenciales de 2020, por su papel en el despido del exfiscal ucraniano.

“Escuché que tenían un fiscal que era muy bueno y que fue despedido y que eso fue muy injusto”, dijo Trump en referencia al exfiscal Viktor Shokin, quien fue destituido del cargo por el parlamento ucraniano debido a presiones de los gobiernos de EU, sus aliados europeos y varias organizaciones internacionales, como el Fondo Monetario Internacional, que criticaban su pobre desempeño en la lucha contra la corrupción.

En un momento de la conversación, según el documento difundido en la página web de la Casa Blanca, Trump asegura al presidente de Ucrania: “Se está hablando mucho del hijo de Biden [en referencia a Hunter Biden, que tuvo negocios en Ucrania mientras su padre, el demócrata Joe Biden, estaba en el gobierno], que Biden detuvo la investigación y mucha gente quiere averiguar sobre eso, así que lo que puedas hacer con el Fiscal General será genial. Biden se jactó de que había detenido la investigación, así que si puedes averiguar eso… para mí suena horrible”.

En el fondo de la conversación está que el hijo de Biden formaba parte de la directiva de una empresa de gas ucraniana cuando el ahora precandidato demócrata era vicepresidente de Obama. Trump quería saber si hay alguna razón para sospechar que Biden usó su influencia para detener una investigación que podría afectar a su hijo.

Medios estadounidenses apuntan que el presidente estadounidense buscaba que un gobierno extranjero lanzara una investigación judicial contra el exvicepresidente, y su posible contrincante en las elecciones presidenciales de 2020.

Esto llevó a Pelosi a anunciar formalmente el inicio de la investigación para poner en marcha el proceso de destitución o juicio político contra Trump.

Otro nombre que destaca en la transcripción de la conversación es el de Rudolph Giuliani, abogado personal de Trump y exalcalde de Nueva York.

Giuliani ha sugerido, sin presentar pruebas, que Biden presionó al gobierno de Ucrania para frenar una investigación contra su hijo, hasta el punto de lograr la destitución del entonces fiscal general Shokin.

“Rudy sabe muy bien lo que está pasando y es un tipo muy capaz. Si puedes hablar con él, será genial”, le dice Trump, según el texto, tras sugerirle que hable también con el fiscal general de Estados Unidos, William Barr.

En la conversación, Zelensky es el primero en mencionar a Rudy Giuliani cuando le cuenta al presidente estadounidense que uno de sus asistentes habló con su abogado hace poco y agrega: “Simplemente quería recalcarte una vez más que, con nosotros, solo tienes amigos”.

Tras el anuncio de los demócratas y la publicación de la transcripción de la llamada, el presidente estadounidense reiteró que se trata de “una cacería de brujas” e insistió en que el memorando de la Casa Blanca demostró que su conversación con el presidente ucraniano fue una “llamada de nada”.

“De la forma en que armaron esto, esa llamada iba a ser la llamada del infierno”, dijo Trump a periodistas en Nueva York. “Resultó ser una llamada de nada, aparte de lo que mucha gente dijo ‘nunca supe que podías ser tan amable'”.

RT
The Daily Beast
Washington E. U.
Miércoles 25 septiembre 2019.


Investigaciones oficiales posteriores a los ataques del 11 de setiembre del 2001 y trabajos periodísticos permiten reconstruir paso a paso la larga planificación del más osado ataque terrorista de todos los tiempos

Querían ocasionar el mayor daño posible. Por eso abandonaron uno de sus planes iniciales: destruir la Estatua de la Libertad (no morirían muchos, pensaron). En el otro extremo, descartaron estrellar un avión contra una central nuclear porque temían una reacción desproporcionada de Estados Unidos. Al final, decidieron atacar con aviones los símbolos de la hegemonía estadounidense en el mundo: las Torres Gemelas del World Trade Center, el Capitolio y el Pentágono.

Investigaciones oficiales posteriores a los ataques del 11 de setiembre del 2001 y trabajos como el de la periodista española Pilar Urbano, autora del libro “Jefe Atta. Maestro de suicidas”, permiten reconstruir paso a paso la larga planificación del más osado ataque terrorista de todos los tiempos y cómo las autoridades obviaron ciertas señales que pudieron haber abortado el plan de Al Qaeda.

Mohamed Atta, quien se convertiría en el líder de los secuestradores, nació en Kafr el Sheikh, Egipto, el 1 de setiembre de 1968. El aspecto pétreo de su rostro y la mirada dura y fría que conocimos tras la divulgación de su foto luego de los atentados son rasgos que vienen de su niñez, como lo muestran las imágenes de su álbum familiar consignadas en el libro de Urbano.

Entre 1985 y 1990 Atta estudió planificación urbana en la Universidad de El Cairo. En 1992 voló a Hamburgo, Alemania, y se matriculó en la Technische Universität de Hamburgo-Harburg (TUHH) para estudiar planificación urbana y desarrollo.

Al llegar al país europeo se identificó como Mohamed el Amir (su nombre completo era Mohamed el Amir Awad al Sajjid Atta). Ahí empiezan los pasajes oscuros de su vida.

En la TUHH Atta conoció a Marwan al Shehhi, de Emiratos Árabes Unidos, y a Ziad Jarrah, del Líbano (junto con Hani Hanjour, que vivía en EE.UU., serían unos años después los cuatro pilotos suicidas). Así nació lo que se conocería como la célula de Hamburgo.

En 1995 Atta anunció que haría la peregrinación a La Meca y que luego iría a El Cairo. Cuando regresó, seis meses después, llevaba la barba crecida al estilo de los talibanes. Se cree que en ese tiempo fue captado por Al Qaeda.

A su regreso también empezó a ir con más frecuencia a la mezquita de Al Quds de Hamburgo.

El 11 de abril de 1996, Atta escribió su testamento en la mezquita de Al Quds. Sus testigos fueron Abdelghani Muzuadi y Mounir Motassadeq (ambos estudiantes en Hamburgo). De la lectura de sus últimos deseos y por la forma detallada en que pedía que sea manipulado su cuerpo se puede deducir que en ese entonces desconocía cómo moriría (terminó desintegrado en uno de los aviones con los que atacaron).

Un año después, según investigaciones de la CIA, Atta llegó a un campamento de Al Qaeda en Afganistán, donde recibió cursos de estrategia y técnica paramilitar durante cinco meses.

Osama Bin Laden no fue el cerebro de los atentados del 11 de setiembre. Fue quien dio luz verde al plan, brindó apoyo logístico y lo financió. El cerebro fue el pakistaní Khalid Sheikh Mohamed (preso en Guantánamo desde el 2006).

Antes de la existencia de la célula de Hamburgo, Khalid ya había fracasado en su intención de preparar un comando que estrellara un avión contra la sede de la CIA en Estados Unidos.

Además, en 1994 ideó el plan Bojinka en alianza con el grupo terrorista filipino Abu Sayyaf. Debían secuestrar 12 aviones estadounidenses que partirían del Medio Oriente y hacerlos estallar.

El plan se frustró porque al encargado de reclutar a quienes lo ejecutarían la policía filipina le incautó una computadora donde almacenaba toda la información sobre este y otros ataques. Incluso uno de ellos hablaba de estrellar aviones contra el Pentágono, las Torres Gemelas y edificios en Chicago y San Francisco. Toda esta información fue compartida con el FBI en 1995.

En noviembre de 1999 se celebró una shura (reunión de notables) en Kandahar, Afganistán. En esta cita, a la que fueron llamados Atta y sus más cercanos colaboradores --que también habían pasado meses en los campos de entrenamiento de Kandahar--, Al Qaeda planificó en detalle la operación Alá versus América. Cuando terminó la cumbre, la célula de Hamburgo tenía luz verde para preparar su viaje a Estados Unidos.

A su regreso a Alemania, Atta y los demás miembros de la célula informaron a sus respectivos consulados sobre la pérdida de sus pasaportes. El objetivo era conseguir documentos nuevos en los que no figuraran sus viajes a Pakistán y Afganistán y así no levantar sospechas a la hora de llegar a Estados Unidos.

Atta arribó a EE.UU. en junio del 2000. Los demás miembros de su célula fueron llegando por aquella fecha. A ellos se les unirían elementos "durmientes" de Al Qaeda que estaban desperdigados por varias partes del mundo, incluido Estados Unidos. El comando que perpetraría los atentados estaría formado por 20 personas divididas en cuatro grupos de cinco. Solo unos cuantos sabían que la operación que llevarían adelante 15 meses después implicaba la muerte.

Todas las instrucciones de los líderes de Al Qaeda debían cumplirse. El comando se debía dispersar, mimetizarse entre la gente, buscar oficios que les sirvieran de tapadera e inscribirse en academias para aprender a maniobrar aviones comerciales. Una vez matriculados, buscaban aprender a hacer giros, descensos planeados, bajar en picada, remontar con rapidez en contrapicado, señala la investigación de Pilar Urbano.

De manera paralela al aprendizaje, estudiaron los trayectos que emplearían el Día D. Volaron como simples pasajeros. Burlaron la seguridad de los aeropuertos llevando ocultos cuchillos. Fueron a los lugares que atacarían: las Torres Gemelas, el Pentágono y el Capitolio para registrar las coordenadas de estos lugares. No dejaron suelto ni un solo detalle, añade Urbano.

Zacarías Moussaoui era un franco-argelino que estaba en la situación de "durmiente" de Al Qaeda en Londres tras escapar, en 1999, de Francia, donde tenía vigente una orden de arresto por su conexión con la organización Yihad Islámica. En el 2000, por orden de Al Qaeda, entró a Estados Unidos y se fue a vivir a Oklahoma. Integraría el comando y también tenía el encargo de prepararse como piloto, de acuerdo con Urbano.

Estuvo acumulando horas de práctica en varias academias, hasta que llegó a la Pan Am Flying Academy, donde duró solo tres días. A su instructor le pareció extraño que Moussaoui solo quisiera perfeccionar maniobras de giro, aproximación y descensos en picada. Informó a la policía y el 16 de agosto fue detenido. Faltaba menos de un mes para el Día D.

Pero el FBI no comprobó que Moussaoui usaba un pasaporte falso, que tenía una orden internacional de búsqueda y captura y no revisó el disco duro de la computadora que le incautaron. Además, desde julio del 2001 los agentes Kenneth Wilson y Coleen Rowley habían reportado al FBI que sospechaban que extremistas árabes podrían estar aprendiendo a pilotear aviones comerciales en Estados Unidos con objetivos muy peligrosos.

Atta esperó unos días y al ver que Moussaoui no los había delatado siguió adelante con el plan. El camino era sin retorno. Y ocasionaron el mayor daño posible a un país que tuvo las evidencias a la mano para impedirlo. Tras el impacto generado por los atentados del 11 de setiembre las autoridades de Estados Unidos cayeron en cuenta de que tenían encarcelado al terrorista número 20: Zacarías Moussaoui. Ya era tarde. Hoy cumple cadena perpetua.

El Comercio
Roger Zuzunaga Ruiz
Lima/ Nueva York/ Washington
Miércoles 11 de septiembre de 2019.

Página 1 de 16

 

El mundo es comprendido por el paradigma, es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento.

Ventana al mundo

Información reciente

Síguenos en Twitter